EL PASAJE TOGNERI: UN CAMINITO SECRETO (por Pablo R. Bedrossian)

Debemos al Dr. Eduardo Balbachan, pionero en el estudio de los pasajes porteños, muchos de nuestros hallazgos. Las dos ediciones de su libro “Los ignorados pasajes de Buenos Aires”, la primera de 1982 y la segunda de 2010, han sido faros para descubrir lugares mágicos de la ciudad. En la segunda edición encontramos mencionado por primera vez el pasaje Togneri.

La información que aparece allí es muy escueta. Solo dice que está ubicado en la calle Humberto 1º 2755, entre las calles Jujuy y Catamarca, que tiene grabado el nombre sobre el frente, que es a cielo abierto y que está cerrado por un portón de vidrios esmerilados[1]. Sin embargo, esa simple mención fue suficiente para despertar nuestro interés. De paso, buscamos también en el libro “Pasajes” del arquitecto Rolando Schere, publicado en 1998, y no lo hallamos.

Pudimos visitar el pasaje Togneri en un viaje a Buenos Aires. Nos sorprendió por su belleza y sencillez. Imperceptible a los ojos desde la calle, tras cruzar el portón con vidrios esmerilados, parece delante nuestro un camino muy angosto pavimentado.

Este pasillo al aire libre se encuentra bordeado por diminutas aceras cubiertas por cerámicas rojas y viviendas de una y dos plantas a los lados.

Luego de hacer una pequeña S para esquivar una de las viviendas del fondo -la única de tres plantas- con la cual el sendero choca, se estrecha aún más.

Ya cubierto totalmente por cerámicas, termina pocos metros después.

Los muros interiores son blancos y las vereditas están pobladas de plantas y flores.

La construcción queda dividida en dos cuerpos por el pasaje; la entradas de las viviendas se encuentran a los costados y están debidamente numeradas.

Las puertas que dan al pasaje son de madera, y las fachadas de la viviendas ofrecen algunos detalles art nouveau.

Para la iluminación nocturna cuenta con farolitos de hierro pintados de negro. Las atmósfera que se respira es la de un remanso, un sitio alejado del bullicio callejero, con ese inconfundible aroma a barrio que conocimos en nuestra niñez.

LA HISTORIA

Según el sitio web Open House Buenos Aires, el complejo habitacional cuyo centro atraviesa el pasaje fue levantado en 1908 por el arquitecto Raúl Togneri (1890-1958)[2].

Graduado con honores en la Escuela de Arquitectura de Buenos Aires y premiado con un viaje de perfeccionamiento a Europa, luego de una fugaz colaboración con el arquitecto Alejandro Virasoro, se asoció con el Raúl Fitte conformando un estudio de arquitectura que estuvo activo por más de 30 años. Esta fructífera alianza desarrolló obras en todo el país, incluyendo edificios, cascos de estancias y viviendas. En una primera etapa predominaron los estilos neocolonial, inglés y francés, y el racionalismo en la segunda.

Tras la muerte de Fitte, en 1945, se asoció a su hijo, el arquitecto Jorge Aquiles Togneri, con quien trabajó por más de 10 años[3]. Si la fecha que obtuvimos es correcta, Raúl Togneri creó el pasaje con solo 18 años, digna muestra de su enorme talento.

EL “FANTASMA” DEL PASAJE TOGNERI

Es sabido que en el pasaje Togneri han vivido muchos artistas. Algunos tenían allí sus ateliers. Uno, que conocimos circunstancialmente, nos contó una historia, a la vez extraña y divertida, supuestamente acaecida en el pasaje y en sus inmediaciones.

Corrió la voz que a medianoche aparecía un fantasma, cuyo “uniforme” era una sábana blanca. Algunos testificaban haberlo escuchado andar por los techos y más de un vecino que vivía en la misma calle Humberto 1º, aseguraba no solo haberlo visto, sino que tenía una agilidad extraordinaria. Tal como el famoso fantasma de Canterville, era ignorado por la mayoría de los habitantes del pasaje que, en realidad, no creían en tales supersticiones.

Cierta noche que se habían reunido para discutir una cuestiones del consorcio varios vieron pasar una figura con un tela blanca por encima del pasaje realizando un salto descomunal. Creyeron que era el mentado fantasma. Algunos gritaron de asombro y otros sonrieron. Enseguida, cuando la sorpresa dio paso la conversación, otro artista que vivía allí dilucidó el misterio. Contó que tenía a escondidas un monito como mascota.

El monito por las noches tomaba el guardapolvo que el artista usaba para trabajar y jugaba con él. Cada tanto se le escapaba y saltaba de techo en techo haciendo sus naturales travesuras, aunque siempre regresaba en busca de las bananas. Sin que se lo pidieran y temiendo que en alguna de sus escapadas mordiera a un niño, el artista prometió donarlo al zoológico de Palermo.

Aunque todos los que visitaban su casa no volvieron a ver al pequeño simio, por años hubo personas que aseguraban seguir viendo y oyendo al fantasma del pasaje Togneri.

© Pablo R. Bedrossian, 2021. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Balbachan, Eduardo Luis, “Los ignorados pasajes de Buenos Aires”, Corregidor, Buenos Aires, Argentina, 2010, p.93

[2] Sin firma, “Pasaje Togneri”, Puertas Abiertas 2020, http://openhousebsas.org/pasaje-togneri

[3] “Diccionario de Arquitectura en la Argentina, Clarín – Arquitectura” de Jorge Francisco Liemur y Fernando Aliata, Buenos Aires, Argentina, Tomo s/z, 2004, p.118


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la foto del Pasaje Togneri antigua, en blanco y negro, la primera en la sección “LA HISTORIA”, cuyo autor desconcemos y hemos recibido a través de un tercero.



Categorías:Pasajes y Calles Curiosas de Buenos Aires

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , ,

1 respuesta

  1. Muy interesante. No conocía este pasaje. Felicitaciones por los artículos sobre pasajes. Muy buenos. Saludos.

Responder a Sergio Hernández Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: