EL KIOSCO, UNA PELÍCULA ARGENTINA EN CONTRA DE LA CORRIENTE (Pablo R. Bedrossian)

El cine argentino de las últimas dos décadas parece estar signado, salvo meritorias excepciones, por el pasado, el resentimiento y la desesperanza. Quizás se acabaron los buenos motivos o tal vez la financiación oficial llegue solo a quienes hacen del cine una forma de propaganda, proyectando sobre el pasado los fracasos del presente. Sea cual fuere la razón, sorprende “El Kiosco”, a contramano de esa tendencia, dejando un mensaje sobre valores como la integridad, la honestidad y la honradez en medio de lo cotidiano.

La película, con guion y dirección de Pablo Gonzalo Pérez, plantea un dilema moral: si aprovecharse de los demás -algo que asociado con la viveza o picardía criolla– o ser leales a principios que permiten la convivencia respetuosa y pacífica.

Con una excelente actuación de Pablo Echarri, muy bien acompañado por Georgina Barbarossa y Roly Serrano, trata sobre un empleado que decide terminar su rutina para ser un emprendedor. Para ello compra un kiosco a un viejo conocido, quien le oculta que se abrirá un túnel frente al local: no habrá tránsito ni compradores por un largo tiempo. Sin clientela y con deudas, aparecen los dilemas. Si, tal como fue engañado, engaña para “salvarse” o actúa como un hombre ético – ¿un ingenuo? ¿un tonto? – que por fidelidad a sus principios está dispuesto a perderlo todo.

Alguien ha dicho que el principal problema de la Argentina es la falta de valores. Si esa es la enfermedad, la película muestra que el tratamiento comienza por una decisión personal que se mantenga incluso ante las circunstancias más adversas. Vale la pena verla y compartirla; un ejercicio interesante es detenerla antes de ver el final y generar un debate preguntando cómo actuaría cada uno si estuviera en el lugar del protagonista.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“THE SINNER” TEMPORADAS 2 Y 3, LA PROCESIÓN VA POR DENTRO (por Pablo R. Bedrossian)

La explosión de nuevas series ha hecho cada vez más difícil crear un guion original. En géneros como el de intriga o el policial pareciera que el molde está tan extendido que todo se vuelve predecible. Quizás por eso se viene produciendo un giro que pone en el centro no a la historia sino al personaje. Tal es el caso de series en Netflix como “Marcella”, “Karppi” y “Sorjonen” que llevan el nombre de sus protagonistas. Otro ejemplo es “The Sinner”, que trata sobre el detective Harry Ambrose, interpretado por Bill Pullman. Nuestro comentario de la Temporada 1 se puede leer en https://pablobedrossian.com/2018/06/09/sinner-pecadoraotra-nueva-miniserie-de-netflix-por-pablo-r-bedrossian/.

Las Temporadas 2 y 3 siguen la misma línea: son thrillers psicológicos donde el protagonista intenta seguir lo que llama “su método”: en apariencia trata de crear empatía -incluso de un modo compulsivo- con los sospechosos para encontrar la verdad. Sin embargo, en lo profundo es difícil saber hasta que punto está viendo en ellos sus propios pecados; de allí el título.  

La segunda temporada ocurre en su pueblo natal, donde un niño de 13 años es sospechoso de haber envenenado a sus presuntos padres. La investigación lo lleva a una secta establecida en las afueras del pueblo donde víctimas y victimarios eran parte de la comunidad.

La tercera es más elaborada donde a partir de un accidente en Dorchester, un suburbio de Nueva York, establece una relación compleja con un docente y futuro padre de familia, Jamie Burns, magníficamente interpretado por Matt Bomer, cuyo comportamiento criminal es indescifrable e impredecible. La pregunta que subyace en la trama no es quién cometió el crimen sino por qué lo hizo. El personaje de Burns es presentado como una persona impenetrable, de aquellos que, se haga lo que se haga, se diga lo que se diga, son dirigidos por sus propios impulsos y no dudan en manipular a quién sea para lograr sus propósitos, aunque por momentos parezcan dignos de lástima.

El detective Harry Ambrose nos hace recordar en sus gestos a Robin Williams. Es un personaje que lleva una vida solitaria y angustiosa, cuya raíz es atribuida a la enfermedad mental de su madre y los hechos que desencadenaron.

Quizás sea una serie demasiado lenta o complicada para algunos, sobre todo para los amantes del cine de acción, pero puede resultar atractiva para aquellos que buscan desentrañar la trama, descubrir que hay debajo de lo que se muestra y ver que el mundo no está pintado de blanco y negro sino lleno de grises.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“SORJONEN” (EN INGLÉS “BORDERTOWN”) – UN DRAMA POLICIAL A LA FINLANDESA (por Pablo R. Bedrossian)

“Sorjonen”, que en inglés ha sido titulada “Bordertown”, es una serie policial finlandesa que lleva tres temporadas de 10 capítulos cada una. Trata sobre Kari Sorjonen (interpretado por Ville Virtanen), un policía altamente intuitivo, cuyo método de trabajo se basa en la famosa técnica del “palacio de la memoria”. Su forma de razonar e interactuar, no solo con colegas y sospechosos sino con su propia familia, lo hacen una persona distinta, dueña de un extraordinario pensamiento lateral pero, a la vez, incapaz de adaptarse a convenciones sociales y a expectativas ajenas, requeridas para una sana convivencia.

Podría decirse que la serie no trata sobre los casos sino sobre el personaje. Kari Sorjonen es un experto en lo que llamaríamos “crímenes mayores”. Se traslada desde Helsinki, la capital de Finlandia, a Lappeenranta, una pequeña ciudad cercana a la frontera con Rusia, con el propósito de pasar más tiempo con su familia; sin embargo, su adicción al trabajo y su obsesión por resolver enigmas le generan conflictos lo impiden. En cada temporada los casos que enfrentan son cada vez más complejos por lo que aquella declarada intención hogareña siempre está en jaque y con frecuencia tambalea.

Debido a la cercanía geográfica, el relato por momentos se traslada a San Petersburgo, la bella ciudad imperial rusa. Desde luego, Sorjonen no está solo: la Unidad de Crímenes Mayores está integrada por otros personajes, entre los que se destaca la exagente rusa Lena Jaakkola (encarnada por Anu Sinisalo) cuya hija Katia es amiga de Janina, la hija de Sorjonen; ambas protagonizan momentos muy importantes de la serie.

Para nuestra cultura latina, entender alguno de los casos no es sencillo. Algunas acciones que son socialmente aceptables para nosotros son inaceptables en Finlandia y viceversa. Sin embargo, más allá de la experiencia transcultural que representa ver cómo piensan y viven en otras latitudes, también surge la universalidad de la experiencia humana: las emociones, los deseos y las contradicciones que se exponen en la serie.

Con sus gestos ampulosos y a veces desconcertantes Sorjonen manifiesta una personalidad diferente, moldeada desde la niñez. Creemos que la creación de este personaje es el principal aporte de esta saga; sin él, los casos no tendrían nada que los diferenciara de otras series.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

DOS EXCELENTES DOCUMENTALES DEPORTIVOS Y UN TERCERO QUE QUEDA EN DEUDA (por Pablo R. Bedrossian)

Se han puesto de moda los documentales deportivos. En Netflix han aparecido varios, algunos de muy buena calidad, en formato de miniserie. Quiero comentar brevemente tres.

“THE LAST DANCE”, MICHAEL JORDAN PARA TODOS

El primero se titula “The Last Dance” (en español “El Último Baile”) y trata sobre el sexto y último título obtenido por los Chicago Bulls en la NBA. La cámara no solo acompaña al equipo a lo largo de la temporada, sino que retrocede hasta 1991 cuando los jugadores liderados por Michael Jordan, el gran protagonista, ganaron su primer campeonato. El viaje en el tiempo no se termina allí, sino que continuamente hace un ida y vuelta entre ese “presente”, 1998, y las temporadas anteriores, incluyendo también la trayectoria deportiva juvenil de varios integrantes del equipo, el asesinato del padre de Jordan, el sorpresivo retiro de la estrella de la NBA para jugar al béisbol a fines de 1993 y su regreso en 1995.

Aunque la tecnología disponible a fines del siglo XX era muy inferior a la actual, tiene una muy aceptable fotografía y un excelente guion que mueve a ver los capítulos uno tras otro sin darse cuenta del paso de las horas. Son 10 episodios de gran intensidad.

“The Last Dance” ha despertado controversias. Un biógrafo de Jordan considera infamante que el “malo” de la película sea Jerry Krause, el manager de los Bulls. También Scottie Pippen, el inolvidable socio de Jordan dentro de la cancha, ha reaccionado al verse retratado como un tipo inseguro y problemático.

“MATCHDAY”, EL BARÇA POR DENTRO

El segundo documental es “Machtday”, dedicado al Barcelona F. C., el famoso equipo catalán de fútbol liderado por Lionel Messi. Con un excelente lenguaje visual y relatado en inglés por nada menos que John Malkovich, esta miniserie en 8 capítulos cuenta el ascenso, gloria y caída del este extraordinario conjunto deportivo durante la temporada 2018/2019. Al igual que el documental sobre Michael Jordan y los Chicago Bulls, muestra a muchos de los jugadores desde su niñez, a la vez que intercala entrevistas e imágenes de antes, durante y después de los partidos.

El séptimo episodio expone con toda crudeza la estrepitosa eliminación en la semifinal de la Champions donde, con tres goles de ventaja, el Barcelona fue superado por el Liverpool en el estadio de Anfield. Hay participaciones importantes como las de Gerard Piqué, Sergi Roberto, Luis Suárez, Jordi Alba, Sergio Busquets y, por supuesto, la “Pulga”, el gran jugador argentino. Es otra miniserie adictiva.

“ESPECIAL FUTBOL DE PRIMERA 20 AÑOS”, UNA ASIGNATURA PENDIENTE

El más flojo de los tres es, sin duda, “Especial Futbol de Primera 20 años”, de solo dos episodios de 55’ cada uno. Para los que hemos disfrutado de aquel legendario programa que recorría los domingos por la noche la jornada futbolera de Argentina, parece apenas un menú degustación: una pizca de cada cosa. Suele suceder que por querer mostrarlo todo, se termina no mostrando casi nada. Hay algunos buenos goles, escenas mínimas de los clásicos (con clara dominancia de Boca – River), frases polémicas de Diego Maradona y menciones a los equipos ganadores de los campeonatos.

Nos quedamos en ayunas pues para mostrar la esencia de lo ocurrido entre 1985 y 2005 hace falta mucho más. Este documental no es nuevo, fue lanzado en 2005 y se podía ver en Youtube, donde ya no está. La calidad visual es muy limitada. Quizás lo más emotivo es volver a la dupla conformada por el relator Marcelo Araujo y el comentarista Enrique Macaya Márquez quien, a pesar del paso de los años, sigue activo en programas de TyC. Algún nostálgico recordará la desesperada frase de Araujo en un partido de la Selección Argentina, “¡agarrame la mano, Macaya!”.

Para los amantes del deporte y sus recuerdos los dos primeros sin duda serán extraordinarios; el tercero dependerá de la opinión de cada espectador.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“THE TRIAL” (“EL JUICIO”), UNA MINISERIE ITALIANA PARA VER EN NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

“The Trial” (titulada en español “El Juicio” y en el original “Il Processo”) es una miniserie italiana en 8 capítulos que presenta el caso de una joven de 17 años asesinada en una fiesta donde trabajaba como mesera. El caso se vuelve especial cuando la fiscal que lleva el caso (encarnada por la actriz Vittoria Puccini) descubre que se trata de una hija suya que tuvo siendo muy joven y entregó en adopción. Ese vínculo ante las leyes de su país hace incompatible tanto su participación en la investigación como en el proceso judicial; sin embargo, decide ocultarlo. La razón estriba solo en hacer justicia sino también en purgar su propia culpa por el abandono.

Primero es acusado un hombre de negocios casado con una mujer muy rica y atractiva; luego la acusación recae contra la esposa, en vista del romance de la joven muerta con su marido. El padre de la mujer despechada es un magnate que no escatima recursos para salvar a su hija. La defensa es llevada adelante por un joven y brillante abogado (papel a cargo del actor Francesco Scianna, quien realiza una interpretación magnífica) que predeciblemente se enamora de su cliente, pero se resiste a ser manipulado por el padre.

La fiscal y el abogado defensor son los principales protagonistas. Son personajes que luchan contra sí mismos y sus contradicciones, dudas y errores. La competencia entre ellos revela que tienen mucho en común a pesar de sus intereses contrapuestos.

Cuando empecé a verla, la dejé a los pocos minutos porque me pareció muy lenta y sin intensidad, pero siguiendo la recomendación de queridos amigos, la retomé y no me defraudó. Si Ud. supera la primera media hora seguramente querrá seguir hasta el final.

El cine italiano que supo ser vanguardista en los años ’50 y ’60 del siglo pasado y que nos ha regalado más tarde joyas como “Cinema Paradiso” o “La vida es bella” no ha encontrado aún una identidad que lo distinga en este nuevo siglo. Veremos si en el formato de miniserie logra recuperar algo de la gloria perdida cuya base siempre han sido las emociones que comunica.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“KIDNAP” (“SECUESTRO”) UNA PERSECUCIÓN DESENFRENADA PARA RESCATAR A UN HIJO (por Pablo R. Bedrossian)

Una mesera pasa un tiempo libre en un parque con su hijo. Recibe un llamado telefónico que la distrae unos segundos. Cuando regresa el niño ya no está. Con angustia y desconcierto inicia la búsqueda. ¿Por dónde empezar? De pronto ve a lo lejos que una mujer sube al niño a un auto que arranca de inmediato. Corre. Sube a su propio vehículo y empieza una tremenda persecución que es el corazón de la película.

“Kidnap”, ofrecida en español por Netflix como “Secuestro”) atrapa del principio hasta el final. Pocas veces hemos visto una película cuya trama casi exclusivamente se base en una carrera por la vida. Recordamos la primera película de Steven Spielberg, “Duel” (que en español fue titulada “Reto a la muerte”, “Duelo” o “El diablo sobre ruedas”) donde un vendedor es acosado por el chofer de un enorme camión en una ruta desierta; “Kidnap” funciona a la inversa: es la madre de la víctima quien persigue a los secuestradores. Si le gustan las persecuciones sobre cuatro ruedas, este film es para Ud.

“Kidnap” está protagonizada por Halle Berry, quien, lejos de parecer una ex Miss, luce sin maquillaje como una humilde trabajadora, pero dispuesta a todo con tal de salvar a su hijo. Es una película de acción donde casi no hay armas, ni artes marciales ni grandes efectos especiales, que, de paso, nos deja una pregunta ¿cómo reaccionaría Ud. si raptan a la persona que más ama y ve llevárselo por desconocidos?

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

3 PELÍCULAS DE ACCIÓN INTENSA PARA VER EN NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

1. “EXTRACTION” (“MISIÓN DE RESCATE”)

El hijo de un narco de la India que está en la cárcel es secuestrado por un cappo rival de Bangladesh. Desesperado, el indio le pide a su jefe de seguridad que lo rescate, pero, a la vez, lo amenaza. Si no salva al niño, ordenará matar sin piedad a su familia. El esbirro contrata a un equipo extranjero especializado en secuestros, pero como no puede cumplir con la paga prometida se enfrasca en una temeraria lucha contra él mientras el secuestrado es víctima de los intereses en juego.

Es una película de muchísima intensidad. La persecución que ocurre en el medio del film es la más impresionante que el que escribe esta nota ha visto en su vida. Muchos se preguntan cómo se filmó esa escena de 12’ que parece hecha en una sola toma. Producida por los hermanos Joe y Anthony Russo, los productores de “The Avengers” y basada en un cómic llamado “Ciudad” escrito por ellos, esta película dirigida por Sam Hargrave será una delicia para los amantes del cine de acción. Chris Hemsworth en el papel de Tyler Rake es su principal protagonista.  Un detalle curioso: la novela gráfica que inspiró el guion fue ilustrada por el argentino Fernando León González, más conocido como Junior.

¿Qué pasa con el niño y cómo es la guerra de tres partes entre el mercenario, el equipo de rescate y la banda del secuestrador? Véala y dígame si no vale la pena entretenerse con esta película.

2.” JOHN WICK CHAPTER 2” (“UN NUEVO DÍA PARA MATAR”)

Para los que no vieron la primera película de esta saga, John Wick, encarnado por Keanu Reeves, era el más temido asesino a sueldo. Su retiro es interrumpido por el hijo de un mafioso ruso que no lo conoce, roba su auto y mata a su cachorro, último obsequio de su esposa recientemente fallecida. Obviamente el hijo del mafioso y su ejército criminal sufren las consecuencias.

En esta segunda vuelta, siempre en una Nueva York poblada de gangsters, el conflicto se traslada a la mafia italiana. Santino D’Antonio quiere entrar en la Mesa Alta donde se reúnen los doce capi maggiore. El lugar de su familia está ocupado por su hermana Gianna. John Wick tiene una deuda con él y para saldarla debe matar a la mujer. Una vez muerta por su propio encargo, Santino por honor y por sangre debe vengarla y le pone precio a la cabeza de Wick.

La estética del film parece la de un cómic, con personajes exagerados, heridas que no duelen y balas por doquier. El Hotel Continental, un lugar donde está prohibida a violencia, es una suerte de refugio donde no aplican las leyes del hampa y sin embargo se cuecen los odios y las venganzas. Fuera de ese espacio protegido, todo es acción y violencia sin lugar para los débiles.

3. RUN ALL NIGHT (“UNA NOCHE PARA SOBREVIVIR”)

Protagonizada por Liam Neeson quien encarna a Jimmy Conlon y Ed Harris en el papel de Shawn Maguire, es una serie de desafortunadas coincidencias donde estos dos amigos mafiosos se convierten en mortales enemigos.

Michael Conlon, el hijo de Jimmy, (interpretado por el actor sueco Joel Kinnaman) no se habla con su padre desde que supo que su profesión era la de asesino profesional. Trabaja como chofer de una limusina. Sin proponérselo es testigo del asesinato de dos distribuidores de drogas albaneses por parte de Danny Maguire, hijo de Shawn. Sin misericordia alguna y por miedo a que lo delate, Danny decide matar a Michael, algo que no ocurre por la providencial intervención de Jimmy, quien, por salvar la vida de su propio hijo, mata al hijo de su viejo amigo y ex jefe. A partir de allí, con la complicidad de la policía comprada por Shawn, comienza una trama que recuerda lejanamente al cine negro y sin salida.

La acción es muy intensa, alimentada por el enfrentamiento entre padre e hijo que deben trabajar juntos para sobrevivir sabiendo el precio puesto a sus cabezas. Los tiroteos, los escapes y las persecuciones ocupan prácticamente toda la película, que no da respiro al espectador.

CONCLUYENDO

Estas no son películas para pensar sino para sentir. Desde luego, no es cine realista, sino efectista. No imagine grandes personajes sino experimente el vértigo de los acontecimientos. Sépalo de antemano: en los tres films, los buenos se parecen a los malos. Si no le gusta el cine de acción, definitivamente estas películas no son para Ud. Pero si es de los que le aman la emoción y el peligro, las va a querer ver una detrás de otra.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“FAUDA” TEMPORADA 3, MÁS CAOS, MÁS ACCIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

En nuestro comentario a la Temporada 2 explicamos que Fauda significa caos en árabe y que  representa la interminable guerra entre árabes y judíos, librada sin tanques ni bombas sino entre pequeñas unidades de uno y otro lado, como si fuera un ajedrez.

El comentario completo a la Temporada 2 se puede leer el https://pablobedrossian.com/2018/07/05/fauda-el-caos-hecho-accion-por-pablo-r-bedrossian/)..

La tercera temporada, que cuenta con 12 capítulos, inicia con el protagonista de la serie, Doron Kavillio, miembro de un equipo israelí, infiltrado en el territorio palestino de Cisjordania. Trabaja como entrenador de boxeo. No se encuentra en un gimnasio cualquiera: tiene como pupilo a Bashar Hamdi cuyo primo hermano es el terrorista palestino más buscado. A partir de ese comienzo la trama se vuelve cada vez más compleja debido a la liberación del papá de Basha, un famoso combatiente palestino, tras 20 años de cárcel y a la existencia de un túnel que permite a los comandos palestinos de Gaza -a donde luego se traslada la historia- ingresar secretamente a territorio israelí para ataques por sorpresa.

En esta temporada hay más caos y más acción. El precio pagado por ambos bandos para defender sus territorios y sus derechos es tan alto que ninguno sale indemne. En alguna medida parece una guerra pírrica. ¿Qué significa? Pirro fue un general griego que venció a los romanos perdiendo a casi todo su ejército. Resumiendo, ganar a tan alto precio que parece una derrota.

La Temporada 3 agrega un costado sentimental: la vida familiar de los militares encubiertos y de los guerrilleros palestinos; hay una fuerte presencia femenina que muestra el otro lado: el de los miedos, las crisis y los afectos. Además, presenta a la amistad -y no la disciplina militar- como la amalgama que mantiene unido a los equipos aún en los peores momentos.

Pese a ser una producción israelí, en la segunda temporada mostraba de un modo más imparcial las dos partes del conflicto. En esta cae en una suerte maniqueísmo que separa a los “buenos” de los “malos” según la bandera. De paso, si a Ud. le gusta la psicología de los personajes vea la transformación producida en Bashar Hamdi, el camino que recorre desde donde empieza hasta donde termina.

Fauda fue creada por Lior Raz (el magnífico actor que encarna a Doron Kavillio) y Avi Issacharoff. Recomendamos el audio en los idiomas originales, hebreo y árabe; para la Temporada 2 habíamos elegido el inglés. Desde luego en ambos casos está subtitulada en español.  

El mayor mérito de Fauda y su mayor atractivo sigue siendo la acción. Es el ritmo y la tensión de situaciones cuyo desenlace es impredecible, incluida la escena final.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“TRAPPED” TEMPORADAS 1 Y 2, CRÍMENES A LA ISLANDESA (por Pablo R. Bedrossian)

Luego de ver “Valhalla Murders” (en español “Los asesinatos de Valhalla”), quedé admirado al ver que una nación como Islandia, una isla de solo 350,000 habitantes, pueda producir una serie de calidad internacional.

Por eso decidí ver “Trapped” (“Atrapados”), una temporada luego de la otra. Cada una cuenta de diez capítulos y confirman aquel dicho “pueblo chico, infierno grande”.

Ambas transcurren casi exclusivamente en un municipio pesquero llamado Seyðisfjörður (no se preocupe, yo tampoco sé pronunciarlo), en medio de caminos estrechos y paisajes nevados. Tratan sobre una serie de asesinatos que pueden estar conectados o no, pero siempre parecen vinculados a la historia de las familias del lugar y sus secretos.

Es una serie lenta. La primera temporada -que nos gustó un poco más que la segunda- tiene un pequeño bajón en el quinto episodio para volver a levantarse en los siguientes. Una tormenta de nieve entorpece las investigaciones que quedan en manos de la pequeña policía local.

La segunda temporada tiene que ver con la llegada de un ferry, reapariciones, intereses económicos y políticos sumados a tragedias familiares. Es un guion interesante, aunque no llega a ser brillante. Lo mejor de la serie son las actuaciones, muy creíbles, que crean estupendos personajes cuya psicología de va revelando a lo largo del relato.

Dirigida por Baltasar Kormákur, se destaca la actuación de Ólafur Darri Ólafsson en el papel del policía investigador Andri Ólafsson y la de Ilmur Kristjánsdóttir en su papel de Hinrika Kristjánsdóttir, su asistente.

Si le gustan las series de intriga, puede gustarle, a pesar que no tenga el ritmo del cine de acción al que Hollywood nos tiene habituados.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“LA PEQUEÑA SUIZA”, SONRISAS A LA ESPAÑOLA (por Pablo R. Bedrossian)

El cine español no solo ofrece buenas películas de intriga; también ofrece buenas comedias, como la famosa “Ocho Apellidos Vascos”. Ahora presentamos “La Pequeña Suiza”, un film situado en un pueblito imaginario llamado -con toda intención- Tellería, cuyo estatus político es sumamente extraño: aunque geográficamente corresponde al País Vasco, pertenece a Burgos, una provincia española de la comunidad autónoma de Castilla y León.

El descubrimiento en la iglesia católica local de la tumba de Walter Tell, hijo del legendario Guillermo Tell, genera un deseo disparatado: ser el primer cantón suizo dentro de España. Mientras se abren las negociaciones, los desvaríos políticos, los romances cambiantes y hasta un cura malhablado que trafica armas construyen una trama divertida cuyo principal mérito es mantener al espectador atento y sonriente.

Una escena graciosa muestra una guerra de graffiti en una misma pared: la primera inscripción dice “Esto no es España”, a lo que otra responde “Por supuesto: esto es una pared”. Un tercera agrega “Sí, pero es una pared suiza”.

Quizás no sea una gran película, pero sin duda es una comedia divertida, con muy buenas actuaciones que encarnan los infaltables personajes de un pueblo. Además, cuenta con una prolija fotografía y una atinada dirección.

Aunque Tellería es un nombre ficticio, el pueblo existe en realidad: se llama Artziniega y allí se rodó el 60% de la película; tiene unos 2,000 habitantes y suponemos que la película impulsará el turismo pues se lo ve muy bello; burgalés, vasco o suizo, no nos sorprendería llegar y encontrar un cartel de bienvenida anunciando “Esto no es España”.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.