EL PALACIO DE LAS ARTES DE CRACOVIA Y LA PLAZA SZCZEPANSKI (por Pablo R. Bedrossian)

Elegir la portada del muro en una red social no es sencillo. Por lo general, las personas buscan representar allí su identidad, sus afectos o sus gustos. Muchos prefieren compartir una imagen de alguien que admiran o de aquellos momentos que le dieron especial significado a sus vidas. Hace un tiempo elegí una elegante imagen de un friso que fotografié en Cracovia, Polonia, y varias personas me escribieron preguntándome por él.

Palacio de las Artes de Cracovia 04

En realidad, este bajorrelieve forma parte de una de las es una de las joyas arquitectónicas de esta bellísima ciudad. El Palacio de las Artes de Cracovia, propiedad de la Sociedad de Amigos de Bellas Artes de Cracovia, se ubica en la Plac Szczepański, una espléndida plaza de piedra con una animada fuente de agua que en verano se puebla de niños.

Palacio de las Artes de Cracovia 05
Pałac Sztuki, Palacio de las Artes de Cracovia, visto desde la Plac Szczepański.

El Pałac Sztuki, como se conoce a este magnífico edificio en lengua polaca, fue construido por el arquitecto Franciszek Mączyński entre 1898 y 1901. Está inspirado en el Pabellón de la Secession de Viena. La influencia del art nouveau y las tendencias modernistas de fines del siglo XIX son fácilmente identificables.

Vista exterior del Edificio de la Secession. Arriba se observa el "repollo de oro", como lo llaman los vieneses.
Vista exterior del Edificio de la Secession de Viena, Austria. Arriba se observa el “repollo de oro”, como lo llaman los vieneses.

El extraordinario friso diseñado por Jacek Malczewski, con relieves de color gris y fondo dorado, muestra el variado destino del artista.

Palacio de las Artes de Cracovia 08

En el exterior, columnas y pilastras jónicas ornamentan el monumental edificio, cuya fachada está coronada por un mascarón de Apolo.

Palacio de las Artes de Cracovia 02

Palacio de las Artes de Cracovia 08El Palacio rinde homenaje a grandes artistas polacos, destacándose el busto de Jan Matejko que mira hacia el interior de la plaza. Dentro del edificio se realizan exposiciones e incluso subastas de arte.

Palacio de las Artes de Cracovia 03

El Palacio de las Artes no es un edificio para mirar, sino para admirar.

LOS ALREDEDORES

La Plaza Szczepański está rodeada de edificios con ricos detalles que el ruido de los autos y los vendedores ambulantes no logran menguar. Comparto algunas imágenes para viajar con la mirada y atreverse a elegir esta increíble ciudad como destino.

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 09

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 01

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 03

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 04

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 05

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 08

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 06

Alrededores Palacio de las Artes de Cracovia 07

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

AUSCHWITZ: A 70 AÑOS DE SU LIBERACIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

“Quien no recuerda el pasado está condendado a repetirlo” (George Santayana)

El 27 de enero de 2015 se cumplieron los 70 años de la liberación de Auschwitz, el campo de concentración más temido de la Historia, y del vecino campo de exterminio de Birkenau, ambos en la Polonia ocupada por los nazis. A partir de mediados de 1940 llegaron a sus barracas aproximadamente 1,300,000 personas, de las cuales sólo sobrevivieron unas 200,000.

La mayoría de los prisioneros eran judíos; además había polacos disidentes, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová, personas con defectos físicos y muchos que no adherían al Tercer Reich o no eran considerados dignos de convivir con la raza aria. Morían por la brutalidad de los guardias, las cámaras de gas o las infrahumanas condiciones de vida a las que estaban sometidos.

Durante mi visita a Auschwitz y Birkenau adquirí un libro escrito por un sobreviviente, miembro de la resistencia polaca. Al leer las atrocidades padecidas comprendí que yo no hubiera sobrevivido ni un solo día. Fueron héroes todos, sobrevivientes y muertos.

LA VISITA POR FUERA

Un cartel de hierro negro con la inscripción Arbeit macht frei (“El trabajo los hará libres”) constituía la cínica bienvenida dada a los prisioneros.

Auschwitz 01

Los herméticos fachadas de ladrillos rojos no revelan las monstruosidades cometidas dentro de sus paredes. Por ejemplo, un castigo “ejemplar” era encerrar a varias personas en un diminuto y asfixiante calabozo de menos de un metro de superficie, donde generalmente alguno de ellos moría.

Auschwitz 03

Los alambrados electrificados son prueba fehaciente de un destino sin otra escapatoria que la muerte. Javier Gómez Pérez calificó al sistema imperante en Auschwitz y Birkenau como la arquitectura de la demencia.

Auschwitz 02

 LA VISITA POR DENTRO

Auschwitz 04

Al cruzar la puerta e introducirse en las barracas uno puede disecar la anatomía del horror. A modo de muestra comparto imágenes de calzados y carteras encontrados en el lugar. Representan cientos de miles de vidas truncadas, talentos cuya oportunidad en la vida les fue amputada por quienes se arrogaron el derecho de hacerlo por creer absurdamente que pertenecían a una raza superior.

Auschwitz 07 Auschwitz 06

Las camas y los sanitarios son otra prueba de la despersonalización a la que los prisioneros eran sometidos. No había espacio para la privacidad aún de los actos más íntimos.

Auschwitz 09

Del mismo modo debían hacer sus necesidades en presencia de los demás.

Birkenau 03

La cámara de gas representaba el natural corolario a semejante tragedia. Viktor Frankl en su clásico “El hombre en busca de sentido” cuenta de un hombre que padecía una pesadilla muy cerca suyo en el campo de concentración. Sintió los gritos y pensó en despertarlo. Se abstuvo. No tenía sentido devolverlo a una realidad que no podía ser mejor que el peor de los sueños.

LA LIBERACIÓN 

Cuando el ejército soviético entró en Auschwitz se encontró con unos siete mil prisioneros caquécticos y desconcertados; sus captores cobardemente habían huido horas antes. Hallaron además unos mil cadáveres listos para ser cremados y varias centenas diseminadas por el campamento. Ante el avance de los aliados, 10 días antes Rudolf Höss dio la orden para empezar a evacuarlo, en el miserable intento de reubicar 56,000 prisioneros en otros campamentos. Mientras tanto, las SS, una fuerza parapolicial y paramilitar del partido nazi, destruyó los archivos y voló crematorios en el propósito de borrar todo vestigio de la crueldad infinita ejercida por sus hombres en ese lugar.

Quiero a través de este relato rendir homenaje a todos esos valientes hombres y mujeres anónimos, ancianos, adultos, jóvenes y niños, que fueron asesinados por la maquinaria nazi. También quiero invitar a pensar en nuestra vida diaria y meditar sobre nuestra percepción de los problemas. En mi caso, recordar a los héroes de Auschwitz y Birkenau, me ayuda a poner la vida en perspectiva.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

CRACOVIA! (por Pablo R. Bedrossian)

Sea por su arquitectura, por su entorno, por su gente, su arte o sus comidas, Cracovia es un lugar que sorprende. Ubicada en el sur de Polonia, fue la sede del poder monárquico y religioso del país durante siglos. Declarada Capital Cultural de Europa del año 2000 y bastión del papa Juan Pablo II (dirigió allí seminarios en la clandestinidad), el casco histórico se recorre a pie y vale la pena dedicar tiempo a admirar sus detalles, esos que pasan inadvertidos en las visitas express.  Muy cerca se encuentran las tristemente célebres Auschwitz y Birkenau cuyas emotivas visitas son obligadas.

El Castillo de Wavel

Conviene iniciar el paseo por el Castillo de Wavel (que se pronuncia Vavel), ubicado en lo alto de una suave colina.

Cracovia 01

Es un conjunto de edificios que conforman una ciudadela medieval.

Cracovia 02

Cracovia 07

Incluye la espectacular Catedral de San Wenceslao y San Estanislao, que, como la Abadía de Wesminster para los británicos, es a la vez iglesia, edificio histórico, cementerio de reyes, museo y muestra de esplendor. Está prohibido tomar fotos del interior, pero no se puede dejar de admirar el arte expuesto en ella.

Cracovia 11

Construida en el siglo XIV, fue el sitio de coronación de los monarcas polacos. Tiene el clásico estilo medieval de tres naves que terminan en el ábside, donde se ubica el altar. Posteriormente se le añadieron capillas funerarias. La más famosa es la de Segismundo, fiel reflejo de la llegada del Renacimiento a Polonia.

Cracovia 03

Su campana, la Sikmunda, pesa casi 11 toneladas; para tañer necesita la fuerza de veinte campaneros.

Cracovia 10

También puede visitarse enfrente el pequeño museo de la Catedral (recomiendo la audioguía que da una breve explicación de cada objeto). También puede verse al aire libre una estatua en bronce de Juan Pablo II, a quien atribuyen la caída del comunismo. Tras almorzar en un restaurante del Castillo los famosos “pierogi”, los “ravioles” fritos polacos, recorrí también el Palacio Real y los aposentos reales.

Cracovia 12

Además admiré La Dama de Armiño, la pintura de Leonardo da Vinci que fue trasladada transitoriamente allí hasta que se complete la remodelación del Museo Czartoryski, que habitualmente la alberga.

Cracovia 13

El Castillo tiene excelentes vistas panorámicas para fotos. Desde uno de sus lados se observa el río Vístula. Bajando en esa dirección se observa una estructura metálica que es el famoso dragón de Wavel sobre el cual hay una leyenda y es el lugar favorito de los niños. Se pagan las visitas a los lugares cerrados, no la entrada al Castillo. A veces hay que reservar el día anterior porque en temporada alta cuesta conseguir lugar para algunas visitas.

Cracovia 06

Caminando por la Ulica Grodzka

Tras visitar el Castillo de Wawel, lo más recomendable es recorrer la peatonal Ulica (calle) Grodzka que une el Castillo con la enorme y bella Plaza del Mercado.

La Ulica Grodzka es una serpenteante vía peatonal a cuyos lados aloja edificios históricos y numerosas tiendas. Una multitud nunca cesa de caminar por ella. Si uno tiene suerte, puede ser sorprendido por algún colorido desfile de héroes de guerra o de una ruidosa banda militar.

Cracovia 20

Al inicio, viniendo del Castillo sobre esta calle hay a mano derecha una excelente tienda de artesanías, la mejor que encontré de la ciudad. Poco después se encuentra la Iglesia de San Andrés  (en polaco: Kościół św. Andrzejacon sus altas torres blancuzcas. De estilo románico, fue construida en el siglo XI. Aún sobreviven algunas partes originales.

Cracovia 15

Inmediatamente después, y siempre del lado derecho, está la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo (en polaco Kościół św Piotra i Pawla), un imponente templo católico de estilo barroco, construido para los jesuitas en la primera mitad del siglo XVII. En su frente muestra una extensa verja coronada por estatuas de los 12 apóstoles, realizadas entre 1715 y 1722.

Cracovia 16

 

Cracovia 17

Vale la pena recorrer su interior, donde se destaca el altar mayor, y también observar los detalles externos.

Cracovia 19

Un poco más adelante hay también una Iglesia Luterana. Pero a medida que nos acercamos a la Plaza del Mercado, la Ulica Grodzka se vuelve más comercial. Siempre hay músicos ambulantes, mesas en la calle para tomar café o almorzar, y el murmullo de los transeúntes.

Cracovia 52

El cruce con la Ulica Dominikańska

Una esquina en la que es necesario detenerse es el cruce con la Ulica Dominikańska. Allí se encuentra el tradicional edificio Antoni Suski, cuyo restaurante de comida rápida es poco recomendable. A ambos lados de esa esquina se observan importantes templos católicos: la Iglesia Dominica y la Franciscana.

A la derecha tenemos la Iglesia Dominica o Dominicana, erigida en la segunda mitad del siglo XIII. Sufrió diversas transformaciones y a mediados del siglo XV tomó el distinguido estilo gótico que luce en la actualidad. Posteriormente se le añadieron varias capillas.

Cracovia 21


Delante de la iglesia hay una pequeña plaza donde se detienen autobuses y tranvías, que son el principal medio de transporte de la ciudad.

Cracovia 44

Del otro lado, hacia la izquierda de la Ulica Godzka, se encuentra la Iglesia Franciscana. Adquirió su aspecto gótico cuando fue construida (entre el siglo XIII y XV), pero en los siglos XVII y XIX padeció importantes remodelaciones que transformaron su exterior.

Cracovia 56

Lo más interesante se encuentra en su interior, como, por ejemplo, el magnífico trabajo de ebanistería del coro.

Cracovia 57

Se destacan en particular los magníficos vitraux del pintor, arquitecto, ebanista y dramaturgo polaco  Stanisław Wyspiański, realizadas entre 1895 y 1897,  de admirable policromía y movimiento, consideradas un eslabón entre el arte provinciano de Cracovia y la vanguardia estética de su época. 

Cracovia 58

Cracovia 59

La Plaza del Mercado

Regresando a la calle Grodzka, y retomando nuestro camino, llegamos enseguida a una de las esquinas de la bella Plaza del Mercado. Se llama así porque en su centro se ubica un enorme edificio, el Mercado de Paños. La plaza tiene más 200 metros de lado. Es plana y peatonal; está cubierta de baldosas color gris, sin árboles. En verano se puebla de mesas donde los turistas toman café, almuerzan o cenan.

Cracovia 64

Cracovia 61

Muy próximas a la esquina desde donde ingresamos, sobre la propia plaza se encuentran la pequeña iglesia de San Adalberto y la Torre del Ayuntamiento. En la iglesia de San Adalberto -también llamada Iglesia de St. Wojciech (en polaco, Kościół św Wojciecha)- asistí a un concierto de música clásica donde el primer violinista hizo fantásticos solos de jazz, tanto en Summertime como en el clásico tema de la serie televisiva Bonanza, compuesto por David Rose.

Cracovia 77

A muy pocos pasos, la Torre del Ayuntamiento es una imponente estructura gótica de ladrillo rojo con partes blancas, cuya cúpula barroca domina toda la vista de la plaza. Es el último vestigio de Ayuntamiento original del siglo XV.

Cracovia 24

En otra de las esquinas de la plaza, se levanta la Iglesia de Santa María con sus altísimas torres. Su construcción se inició en 1355; la bóveda y las capillas se terminaron a mediados del siglo XV, y la torre menor a inicios del siglo XVI.

Cracovia 78

Su interior es magnífico. Un Cristo crucificado cuelga  desde lo alto de un techo azul. Sus brazos parecen querer abrazar al mundo por el cual está muriendo.

Cracovia 34

Entre las magníficas obras de arte que embellecen su interior, se destaca un gran retablo gótico de 12 metros de ancho por 11 de alto, tallado por Veit Stoss entre 1477 y 1489, que representa la muerte de la Virgen María en presencia de los doce apóstoles. Es el mayor de toda Europa. Un retablo es una obra de arte pintada o esculpida sobre madera, piedra o mármol que se coloca detrás del altar y que generalmente representa escenas bíblicas o religiosas. Este tipo de retablo se llama políptico, pues está compuesto por varias tablas, con tablas laterales móviles.

Cracovia 65

Dejando la Plaza -a la cual volveremos- un poco más allá de la Iglesia de Santa María, nos internamos en la calle Floriańska, que es un tramo del Camino Real que recorrían los reyes desde Varsovia para ser coronados en Cracovia. Esta corta vía peatonal termina en la Puerta de Florián, donde se observan restos de la muralla medieval sobre la cual improvisados marchands cuelgan pinturas y reproducciones ofrecidas a los turistas a bajo precio.

Cracovia 67

A pocos metros a la izquierda se encuentra el Museo Czartoryski. Fue fundado en 1796 por la Princesa Izabela Czartoryska para preservar el patrimonio polaco según el lema “El pasado para el futuro”. Habitualmente se expone allí La Dama del Armiño, de Leonardo da Vinci, pero debido a la remodelación del museo, la admiramos en el Castillo de Wavel.

 

Cracovia 35

Pero sin desviarnos del camino, justo donde termina la Ulica Floriańska, un arco abre el camino hacia un amplio parque en el cual se levanta la Barbacana (en polaco barbakan), una construcción medieval de ladrillo de finalidad defensiva.

Cracovia 36

Caminando por el parque hacia la izquierda, y luego retornando en dirección de la Plaza del Mercado, a poco menos que dos cuadras de ella, sale a nuestro encuentro la Plac Szczepanski, un espacio lleno de vida y arte. A pesar de los puestos de comida ambulante, nos sorprende el buen gusto de los edificios que la rodean. Uno de ellos es el Teatro Viejo (Teatr Stary), la sala de representaciones más antigua del país. Fue inaugurado en 1793 y reconstruido dos veces. La última, en estilo art nouveau, se realizó entre 1903 y 1905.

Cracovia 47

Cracovia 46

También sobre la Plac Szczepanski se ubica el Palac Sztuki, edificio de la Sociedad de Bellas Artes, construido en 1901 bajo el diseño de Franciszek Mączyński; sus líneas siguen fielmente el estilo de la Secession vienesa, dentro del movimiento modernista de la época. Merecen especial atención sus frisos neoclásicos con fondo dorado. También hay un busto alusivo a Jan Matejko, considerado el mejor pintor polaco de todos los tiempos.

Cracovia 48

Cracovia 49

Vale la pena detenerse para observar la multitud de detalles que ofrecen los edificios que rodean esta bulliciosa plaza.

Cracovia 68

Pero regresemos a la magnífica Plaza del Mercado (en polaco Rynek Glówni). Trazada en 1257, cuando la ciudad obtuvo la carta municipal, sigue siendo el centro neurálgico de la ciudad. Es una de las más bonitas y grandes de Europa.

Cracovia 26

El único transporte que se puede observar en el lugar son elegantes carruajes turísticos tirados por caballos.

Cracovia 30

Cracovia 80

Como parte de la experiencia, visitar por dentro el Mercado de Paños y recorrer sus tiendas es una obligación.

Cracovia 28

Dejamos la Plaza no sin echar una última mirada.

Cracovia 25

Vamos en busca de nuestro último punto de visita, apurando nuestro paso por el costado del Castillo de Wavel, antes que se ponga el sol.

040 DSC01902

Entramos finalmente en Kazimierz, el barrio judío, donde se desarrollaron trágicos sucesos durante la Segunda Guerra Mundial.

Cracovia 70

En Kazimierz hay antiguas sinagogas, negocios tradicionales y buenos restaurantes, como antesala a un encuentro con la Historia.

Cracovia 71

Tiene detalles que le dan un aura bohemia y retro que lo hacen especialmente atractivo para la juventud.

Cracovia 79

Sin embargo, perdura una atmósfera de hondo dolor y respetuoso silencio por aquellos que fueron primero segregados, después detenidos y secuestrados y luego cruelmente asesinados en las cámaras de gas de las cercanas Auschwitz y Birkenau.

Cracovia 72

Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis confinaron a toda la población judía dentro de una zona totalmente amurallada, conformando un ghetto. Sólo persiste un pequeño sector de aquel muro.

Cracovia 75

Se puede visitar un viejo conventillo o cuartería, donde se filmaron escenas del multipremiado film“La lista de Schlinder” dirigido por Steven Spielberg, y también la fábrica donde este empresario alemán se sirvió de su filiación al partido nazi para salvar a unas 1200 personas de una muerte segura.

Cracovia 73

Nos despedimos en la Plaza de los Héroes, donde un curioso monumento recuerda a las víctimas del genocidio. Son grandes sillas vacías con velas encendidas debajo, dispersas a lo largo de la plaza.  Allí  los nazis concentraban a los judíos del ghetto en largas filas para enviarlos a los campos de concentración y exterminio.

Cracovia 74

Nos despedimos de Cracovia con recogimiento. Una ciudad cuya historia nos habla en cada una de sus calles.

Cracovia 76

 

Videos:

Castillo de Waveel:

Paseo por la Plaza del Mercado y la Ulica Grodzka

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.