ANIMALES CURIOSOS, DIFÍCILES DE VER, QUE VIVEN ENTRE NOSOTROS (por Pablo R. Bedrossian)

Animales curiosos, animales raros, animales difíciles de ver

Todos estos animales han sido observados en nuestra comunidad, Residencial Campisa, ubicada en el sector noroeste de San Pedro Sula, Cortés, Honduras. Sin embargo, son muy difíciles de hallar. Lo presentamos con fotografías y videos.

1. GUECO LEOPARDO (Coleonyx mitratus)

Este es el único gueco que nunca he visto en Campisa. Las fotos que comparto fueron tomadas por nuestro vecino Josué Gil y por el maestro jardinero Pablo Pineda.

Gueco leopardo; fotografía por Josué Gil

No son venenosos como algunos creen. A diferencias de los otros guecos no se adhieren a paredes ni techos.

Gueco leopardo; fotografía por Pablo Pineda

2. IGUANA DE CASCO O TOLOQUE VERDE (Laemanctus longipes)

Íbamos con el vecino Fernando Castellon a retirar una serpiente que se había escondido cuando me dijo “¡mire esa iguana!”. Detuvo su pickup y bajamos a verla.

No era ni una iguana verde ni un garrobo juvenil, sino otra especie que nunca había visto. Tenía la cabeza triangular y una especie de casquete en la parte superior.

Se dejo fotografiar desde muy cerca. Vive en los árboles y solo desciende de abril a junio para poner huevos. Técnicamente, pese a su parecido y su nombre popular, es un reptil, pero no una iguana.

3. TUMBO (Cabassous centralis)

Se trata de un armadillo o cusuco con la cara desnuda (tiene unas pocas placas pequeñas presentes) de color pardo-rosado pálido. La cabeza es ancha, ampliamente espaciada alrededor de las orejas. El olfato es su sentido más desarrollado.

Lo encontramos hace unos años tras una fuerte tormenta, junto a una serpiente Conophis lineatus, una guardacaminos, en una toma de agua. Seguramente pelearon pues el armadillo presentaba heridas sobre todo en su hocico (por llamarlo de algún modo) y en su cola que sangraban levemente.

Fue recuperado y devuelto a su hábitat natural, el cerro Campisa. Posteriormente se ha visto y documentado otro ejemplar.

4. OSO HORMIGUERO TAMANDÚA (Tamandua mexicana)

Una mañana un jardinero me mostró un oso hormiguero mediano, conocido como tamandúa, instalado en uno de los árboles, saboreando un manjar de insectos.

Sus movimientos lentos y ordenados me permitieron fotografiarlo y filmarlo sin dificultad, a una distancia de unos 5 o 6 metros.

Dos vecinos ya habían observado otros ejemplares. Es quizás el mamífero más grande y bello de nuestra comunidad.

5. PÁJARO ESTACA NORTEÑO (Nyctibius jamaicensis)

Cierta mañana don Manuel Guillén, un gran amante de la naturaleza, me dijo “encontramos un pájaro que parece una rama”. Subimos una empinada cuesta por el cerro Campisa hasta llegar al lugar. Contemplé un alto y angosto tronco seco. “Fíjese: está descansando en la punta”. “No -le dije-; es el extremo del árbol”. Entonces, para mi asombro, sacudió el delgado tronco y el ave movió sus alas.

Por algo los llaman “pájaros estaca”. Su inmovilidad y su color los mimetizan para pasar inadvertidos incluso a ojos más entrenados. Suelen adoptar una posición vertical, con la cabeza hacia arriba y, en general, los ojos cerrados.

Hemos visto tres ejemplares más.

6. NUTRIA (Lontra longicaudis)

Aunque más común, es difícil de ver pues solo se la observa muy temprano en la laguna cuando hay peces que le sirven de alimento.

Nosotros hemos observamos nutrias cinco veces en trece años, una de ellas en el bosquecito vecino a la laguna; ni bien advirtió nuestra presencia huyó hacia el agua.

7. TORTUGA DE TRES QUILLAS (Staurotypus triporcatus)

Esta es una tortuga que luce en su caparazón tres quillas. Los vecinos Nany y Nora, que ya no viven en nuestra comunidad, la encontraron por la calle a unos 200 metros del canal.

Se trata de una tortuga muy agresiva que vive en el agua.

La reubicamos dos días después que fuera hallada. Hace poco fue visto otro ejemplar.

8. GAVILÁN DE CRANE (Geranospiza caerulescens)

Este gavilán nos visita ocasionalmente. En lo personal solo pude verlo cuatro veces y fotografiarlo dos. Es de color gris negruzco con pata largas de color rojo.

Los ojos son anaranjados y la cola suele tener dos anchas franjas blancas, aunque a veces una de ellas está cubierta por otras plumas.

Hace poco un bello ejemplar fue fotografiado por dos visitantes.

9. GUECO COLA DE NABO O TALCONETE (Thecadactylus rapicauda)

Hace unos años un vecino me llamó para que admirara un gueco mucho más grande y diferente al besucón que habita en nuestras casas. Era el gueco cola de nabo también llamado talconete, una especie originaria de América que posee hábitos nocturnos.

Lo hemos vuelto a ver en la casa de otro querido vecino que vive pegado en la montaña y en troncos gruesos; durante el día se ocultan en las fisuras de la corteza de los árboles o en huecos formados por ramas caídas. En caso de necesidad o ataque pueden desprenderse de su cola que, además, muestra una tonalidad diferente.

10. ZARIGÚEYA LANUDA (Caluromys derbianus)

Este curioso mamífero visitó una noche el jardín de nuestro vecino José Fernández, quien logró fotografiarlo.

Zarigüeya lanuda, foto por José Fernández

Nosotros solo hemos observado un ejemplar muerto a causa de un descarga eléctrica frente a las oficinas de la promotora que desarrolla nuestro residencial. Es un marsupial de hábitos nocturnos que habita desde México hasta el norte de Centroamérica.

Zarigüeya lanuda, foto por José Fernández

Gran trepador, posee una cola prensil que puede alcanzar los 2/3 del total de su cuerpo.

ACERCA DE NUESTRA COMUNIDAD, RESIDENCIAL CAMPISA

Residencial Campisa es un proyecto residencial y ambiental de unas 300 hectáreas, en San Pedro Sula, Honduras. Su entorno es el de un bosque seco tropical. Posee una cobertura vegetal típica de las urbanizaciones, con arborización, engramado y jardinería, pero en su mayor proporción es una reserva natural con cobertura vegetal continua. El terreno es irregular, con elevaciones que van desde los 65 hasta los 267 metros sobre el nivel del mar. Para los amantes de la naturaleza es un paraíso.

© Pablo R. Bedrossian, 2021. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de:

La primera fotografía del gueco leopardo (Coleonyx mitratus) por Josué Gil

La segunda fotografía del gueco leopardo (Coleonyx mitratus) por Pablo Pineda

Las dos fotografías de la zarigüeya lanuda (Caluromys derbianus) por José Fernández.

A los tres mencionados pertenecen los derechos de las fotos tomadas por ellos.



Categorías:Aves, Biodiversidad de Centroamérica, Mamíferos, Reptiles

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 respuestas

  1. Gracias por compartir tu pasión y compromiso comunitario de educar para incrementar la conciencia ambiental. Has hecho más cosas que muchos hondureños que se dicen ecologistas. Saludos Pablo.

    • ¡Gracias, Leonel! Viniendo de vos, pionero en la investigación de la biodiveridad hondureña y autor de los primeros libros y trabajos en Honduras sobre serpientes, sobre mamíferos y sobre otras especies es un honor muy grande para mí. Abrazo.

  2. Gracias Pablito! Preciosa la creación de Dios. Cariños. Dios los cubra.

Responder a Leonel Marineros Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: