“LOS ÚLTIMOS LADRONES”, UNA NOVELA QUE SORPRENDE Y ATRAPA (por Pablo R. Bedrossian)

Los últimos ladrones 01Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

¿Qué ocurriría si un dramático acontecimiento borrara repentinamente todo el pasado? ¿Qué pasaría si a ese primer golpe le sucediera otro, que destruyera todas las barreras que separan al rico del pobre, al erudito del ignorante y al delincuente del honrado? La respuesta de Luis Chávez está en esta novela.

San Pedro Sula, la capital industrial de Honduras, durante cuatro años ostentó el triste récord de ser la ciudad con mayor tasa de homicidios del mundo. En ella se desarrolla la trama donde personajes de diversas raíces se exponen a una situación aún más grave, donde el pensamiento colectivo, como un péndulo, oscila entre la duda y la fe, entre la esperanza y la incertidumbre.

Pero no es un drama; es una novela de acción. Con la claridad de un film cinematográfico, el autor le imprime al relato un ritmo vertiginoso, sólo interrumpido por uno de los capítulos finales, donde un diálogo abierto expone sin medias tintas la perspectiva de cada protagonista, indisolublemente unida a las creencias, los valores y la cultura en los cuales han crecido. Narcos, militares, políticos, empresarios, sicarios, mareros y trabajadores son partícipes de una trama intrigante y despiadada.

Es una novela social; no psicológica. Comparte tres características con “El Eternauta”, aquel extraordinario cómic argentino: un acontecimiento que marca un antes y un después en la vida de una ciudad y una nación, el desconcierto de los personajes que tratan de ubicarse en el nuevo escenario sin poder predecir ni prevenir las consecuencias, y, en especial, la épica lucha de quien podríamos llamar el héroe plural o colectivo.

El texto lo va a atrapar. Hay una breve conversación en el anteúltimo capítulo que es la llave para entender la historia. Además, la novela culmina de un modo inesperado, sin perder la tensión en ningún momento.

“Los últimos ladrones” reúne méritos suficientes para obtener premios literarios; no porque el estilo de Luis Chávez sea glamoroso, sino por la arquitectura de una historia sorprendente que puede ser leída y entendida por todos. Digamos, además, que el autor es un genio creativo: caricaturista durante muchos años del desaparecido Diario Tiempo, su arte incluye el dibujo y la pintura. Ha publicado un libro de relatos cortos titulado “Cuentos paranoides”, es conferencista, docente e inventor. Es padre y esposo. Y, además, es un excelente amigo.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

“LA DÉCADA SAKEADA” DE FERNANDO IGLESIAS (por Pablo R. Bedrossian)

La década sakeada 01Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

La Argentina del siglo XXI presenta una grieta surgida durante los sucesivos gobiernos del matrimonio Kirchner. Para algunos, sus mandatos representaron la reivindicación de sectores marginados; para otros, fueron un monstruoso circo de soberbia, prepotencia y corrupción. Los defensores del relato kirchnerista, llaman a esos 12 años de gobierno, la década ganada. El autor, situado en el lado opuesto, prefiere llamarla “La década sakeada” conjugando en el título del libro el saqueo oficialista con la primera letra del apellido de sus figuras descollantes.

Contundente, y sin medias tintas, el libro comienza exponiendo cifras que contradicen aquel relato K. Expone el comportamiento macroeconómico utilizando extensas tablas y series de datos que demuestran, por ejemplo, la caída del PIB y de la producción industrial o el aumento de la pobreza, pese al incremento del gasto público y dentro de él, el llamado gasto social.

La segunda parte abunda también en cifras que hablan por sí mismas, pero desarrolla un análisis causal. Para Fernando Iglesias, ex diputado nacional argentino por la Coalición Cívica, el peronismo es un cáncer que carcome a la sociedad argentina y presenta múltiples metástasis; por ejemplo, el clientelismo, el feudalismo de los barones del conurbano, la manipulación de los derechos humanos, el ataque al periodismo no alineado, o cuestiones aún peores como el pacto secreto con Irán, la sospechosa muerte del fiscal Alberto Nisman, la connivencia con el narcotráfico y el crimen organizado y la monstruosa red de corrupción que comenzó a destejerse con la valija de Antonini Wilson y llegó a su máximo clímax con los bolsos de López y la causa Hotesur, pasando por los turbios negocios de Lázaro Báez y Cristóbal López.

La década sakeada 02Es obvio que para el autor no hay lugar para los grises y el silencio es signo de complicidad. La parte más rica de su libro es probablemente la tercera, donde analiza en qué medida el kirchnerismo se comporta como el peronismo. Dice allí “ambos han terminado convirtiéndose… en lo contrario que prometieron ser[1]”. El tramo más interesante lo dedica al Club del Helicóptero, inaugurado por Fernando De la Rúa. En referencia a la negativa de Cristina Kirchner de transferir formalmente el mando presidencial a Mauricio Macri, dice “La inexistencia de foto de entrega del bastón presidencial tuvo un significado transparente para la Militancia K. Su ausencia explicitó que el kirchnerismo no considera la asunción de Macri como parte de la natural alternancia democrática-republicana sino como un acto de destitución del único poder popular legítimo, el kirchnerista”[2]. Tras ese párrafo, documenta frases que abonan esa hipótesis.

Quizás la parte menos atractiva es la última, donde dedica varias páginas a una suerte de parlamento supranacional que propone como garante del sistema democrático.

En cuanto a la redacción diría que es una obra maximalista. El autor, si bien usa un lenguaje muy florido, a veces es demasiado barroco; podría decir lo mismo en menos páginas. No es un libro de lectura rápida. Requiere atención y pensamiento. Del mismo modo que aunque soy un hombre de fe recomiendo los creyentes leer “Por qué no soy cristiano” de Bertrand Russell, creo que este libro merece ser leído, debatido y rebatido por kirchneristas, no desde la entraña, sino con la razón. Su descalificación automática sólo reforzaría los dichos del autor.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Iglesias, Fernando, “La década sakeada”, Margen Izquierdo, Buenos Aires, Argentina, 2016, p.423

[2] Op. cit., p.421

 

“CRÍMENES IMPERCEPTIBLES”, EL POLICIAL MATEMÁTICO DE GUILLERMO MARTÍNEZ (por Pablo R. Bedrossian)

Crímenes imerceptibles 01Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Según Borges, cuando Edgar Allan Poe creó el género policial engendró al mismo tiempo un tipo de lector, que trata de encontrar en el texto señales que develan un misterio[1]. Este proceso deductivo es parte de una tácita complicidad entre el autor, que va dejando hilos sueltos, y ese lector, que debe unirlos.

Como ya hemos escrito, en este tipo de intrigas prima la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”. Por lo tanto, ningún detalle queda librado a la casualidad. Lo que parece una descripción banal termina siendo una mención calculada del escritor, cuyo verdadero significado se revela en otro momento de la historia.[2].

Dentro del género policial, los crímenes seriales han propiciado una vuelta de tuerca: se trata de descubrir el patrón que sigue el asesino. El desafío para el lector es identificar cómo se forma la cadena para atrapar al homicida justo antes que agregue su próximo eslabón. Esto excede la literatura y se ha vuelto común en el cine, como en el caso de Murder 101 (que a la vez parodia cómo se escribe una buena novela policial) o Seven (que en países de habla hispana se tituló Pecados capitales). Estos relatos se enfocan en la presunta psicología del criminal que lo lleva a actuar inexorablemente de un determinado modo.

Crímenes imerceptibles 02Precisamente, “Crímenes imperceptibles”, la novela del escritor argentino Guillermo Martínez plantea hechos que el protagonista con la ayuda de un experto intenta concatenar. Se trata de una sucesión de muertes que parecen naturales, pero son puestas bajo sospecha por un entorno plagado de rencor y vanidad.

Traducida a 35 idiomas y llevada al cine bajo el nombre de Los crímenes de Oxford, contiene elementos autobiográficos, pues el escritor, tal como el personaje principal, es un matemático argentino que ha viajado como becario a Inglaterra, donde transcurren los hechos. Ese sesgo matemático tan proclive a encontrar patrones, como el John Nash retratado en A beautiful mind (la película Una mente brillante), es el paradigma bajo el cual se construye el relato.

Como leí en la introducción de la edición de Planeta, en un relato policial hay dos historias: la del crimen y la de la investigación; dicho de otro modo, la del asesino y la de su perseguidor. Sin embargo, aunque los indicios nos sugieren cómo sucedieron los hechos, tal como Kühn atribuye de los científicos[3], a veces vemos sólo lo que queremos ver. No quiero contarle más; paso a dejar el misterio en sus manos. Lea “Crímenes imperceptibles” y después me cuenta.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Borges, Jorge Luis, “Borges Oral”, Emecé Editores / Editorial de Belgrano, Buenos Aires, Argentina, 1979, p.66

[2] Bedrossian, Pablo, “Vemos lo que leemos – Breve ensayo acerca de la novela de intriga”, https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/03/21/vemos-lo-que-leemos-breve-ensayo-acerca-de-la-novela-de-intriga-por-pablo-r-bedrossian/ 2014

[3] Kühn, Thomas S., “La estructura de las revoluciones científicas”, Primera edición en inglés, 1962, Primera edición en español (Fondo de Cultura Económica, México), 1971, Octava reimpresión (FCE, Argentina), 2004, p.26


PARA LOS AMANTES DEL GÉNERO POLICIAL Y LAS NOVELAS DE INTRIGA

Si desea leer más sobre el tema, lo invitamos a leer

“ESPERÁNDOLO A TITO”, EL FÚTBOL HECHO PURO CUENTO (por Pablo R. Bedrossian)

esperandolo-a-tito-02Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

El fútbol nunca fue tema predilecto de la literatura. Más bien, algunos intelectuales que conocimos hablaban de 22 idiotas corriendo detrás de una pelota, como si fuera un absurdo. Ocurre que la razón no entiende la pasión; la contempla con desconcierto, y, en su afán de controlarla, la descalifica.

Quizás por eso el fútbol fue excluido de cuentos y novelas: una banalidad en medio de las grandes preocupaciones de la vida. Sin embargo, es imposible ignorar la pasión, que es como un géiser que lanza imprevistamente su chorro de vapor.

De los que conozco, el primero que se atrevió a cruzar esa frontera literaria fue Agustín Cuzzani, cuando publicó “El centroforward murió al amanecer”, una obra de teatro escrita en 1955, que más que en el juego se centra en un futbolista, vendido como si fuera un objeto coleccionable. La leí cuando tenía apenas 13 años, y aún guardo el sabor amargo de haber descubierto allí otro cruce inevitable: fútbol y negocios.

Pasaron muchos años hasta que llegó el inolvidable Roberto Fontanarrosa y el fútbol volvió a convertirse en tema de escritura. A partir de ese momento surgió una plétora de autores y textos que lo abordan. Uno de los primeros es Eduardo Sacheri, con su colección de cuentos “Esperándolo a Tito”.

Cuenta Sacheri en la nota preliminar, que siendo un desconocido, y a instancias de su esposa y de sus amigos, se atrevió a divulgar sus narraciones: “puse tres cuentos en un sobre de papel madera y lo dejé en la recepción de Radio Continental dirigido a ‘Todo con afecto’, que era el entrañable programa de Alejandro Apo, dedicado a recordar grandes momentos y personalidades del fútbol. Allí disfruté por primera vez “Me van a tener que disculpar”, el relato con el que Sacheri homenajea a Diego Maradona por sus dos famosos goles a los ingleses en el Mundial ’86.

Por eso fue una bendición conseguir “Esperándolo a Tito” y detenerme a recorrer sus páginas. Incluye 14 cuentos y un epílogo. Son relatos sobre el barrio, la niñez, la emoción, la lealtad y el sacrificio. Tal como Armando Bó en aquella película legendaria película “Pelota de Trapo”, el tema central es la épica: hazañas de héroes anónimos donde el deporte, la amistad y el equipo, están por encima de todo. Es, a la vez, una oportunidad para volver a creer que aún hay hombres que respetan códigos, y no venden su dignidad a ningún precio.

Editado por Alfaguara, y escrito en un estilo simple y directo, con mucho sabor local, termino recomendando especialmente algunos de sus cuentos: “La valla invicta”, “De chilena”, “Jugar con una Tango es algo mucho más difícil de lo que a primera vista se podía suponer” y “Último hombre”, aunque todos los cuentos atrapan desde el principio hasta el final.

Se podría decir que Eduardo Sacheri, aunque escribe en prosa, es un poeta de la vida, alguien que no escribe sobre fútbol con la neutralidad de un cronista, sino desde el contagioso sentimiento del protagonista.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.


¿QUIERE CONTINUAR LEYENDO? LE SUGERIMOS:

Si le interesa Eduardo Sacheri, puede leer:

LA PREGUNTA DE SUS OJOS, INTRIGA PARA GANAR UN OSCAR (por Pablo R. Bedrossian)

Si le interesan libros sobre fútbol, puede leer:

“YO, EL BOCHA”, LA AUTOBIOGRAFÍA DE RICARDO BOCHINI (por Pablo R. Bedrossian)

Si le interesa el fútbol, puede leer:

¿CRISTIANO RONALDO O MESSI? UNA MIRADA DIFERENTE (por Pablo R. Bedrossian)

 

 

“YO, EL BOCHA”, LA AUTOBIOGRAFÍA DE RICARDO BOCHINI (por Pablo R. Bedrossian)

yo-el-bochaSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

Hay libros que se leen con el corazón. Por supuesto, para el hincha de Independiente este es uno de ellos. Para quienes lo vimos jugar será revivir emociones; para las nuevas generaciones, la puerta de acceso a un pasado glorioso que invita a creer en el futuro.

“Yo, el Bocha – mi autobiografía” es un relato en primera persona de Ricardo Enrique Bochini, el ídolo máximo de los Diablos Rojos de Avellaneda. Comienza contando sus humildes comienzos en Zárate y su llegada a Independiente, donde su extraordinario talento lo catapultó rápidamente a la Primera División, y también a la inolvidable selección juvenil argentina que integró, entre otros, con El Conejo Tarantini, Marcelo Trobbiani, Mario Alberto Kempes y su gran amigo, Daniel Bertoni.

Cada capítulo del libro está dedicado a un tema que es, a la vez, un conjunto de historias, vivencias y opiniones cuya tensión mantiene atrapado al lector. El 10 va recordando en forma ordenada a sus Directores Técnicos, sus títulos (4 veces campeón del Torneo Argentino -campeonatos Nacional y Metropolitano-, 4 Copas Libertadores, 3 Copas Interamericanas, 2 Copas Intercontinentales y 1 Copa del Mundo con la Selección Argentina), sus goles históricos, su participación en la Selección Argentina (vistió 28 veces la celeste y blanca), el juego, su equipo ideal, el retiro y la idolatría, entendida como el enorme cariño y la ferviente admiración que la gente le rinde hasta hoy. Hay una excelente sección de fotos a todo color, y al final aparecen sus impresionantes estadísticas, siendo uno de los pocos jugadores en la historia del fútbol argentino que jugó 20 años con una misma camiseta.

Hay tres cosas que quisiera subrayar de la lectura. En primer lugar, la forma de entender el fútbol según Bochini, resumida en tres palabras: “ir para adelante”. Critica duramente a la táctica que hace un culto a la posesión permitiendo que el equipo rival juegue casi en su totalidad detrás de la línea de la pelota. Un segundo aspecto es que el crack del Rojo opina con libertad y contundencia. Es respetuoso, pero no dice cosas para quedar bien. Cuenta los conflictos y frustraciones, y se juega cuando tiene que expresar su punto de vista, tal como lo hacía en la cancha. En ese sentido, podemos decir que es un libro honesto y valiente. Finalmente, impresiona su memoria para recodar hechos y, sobre todo, personas, sean compañeros o adversarios, amigos, vecinos, periodistas o dirigentes; la mayoría de las veces son recuerdos para expresar gratitud.

Con prólogos de Diego Maradona y Daniel Bertoni, incluye notas sobre el máximo astro del Rey de Copas, entro otros, por Jorge Valdano y el escritor Eduardo Sacheri. El libro fue realizado por Jorge Barraza que puso por escrito la voz de El Bocha. Es un texto que se disfruta a tal extremo que uno no se da cuenta que ha leído 250 páginas de un tirón.

Si Ud. es hincha del Rojo, “Yo, El Bocha” es de lectura obligatoria; y si no lo es, lo disfrutará también.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

“EL CIUDADANO ILUSTRE”, LA NOVELA QUE INSPIRÓ LA PELÍCULA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Una novela acerca de un novelista. Una ficción presentada como auténtico relato autobiográfico. Una historia donde el escritor es creación de otros escritores. Todo esto -y aún más- puede decirse de “Daniel Mantovani – El Ciudadano Ilustre”, el texto que inspiró la premiada producción cinematográfica “El Ciudadano Ilustre”.  Si le parece complicado, permítanos contarle de qué se trata.

El cobertor

Para explicar este ingenioso juego partimos de afuera hacia adentro: el libro tiene un cobertor de cartulina que anuncia a grandes letras “La Novela de la Película”, teniendo como fondo el afiche del film. Al retirarlo, queda al descubierto un libro cuya tapa dice “Daniel Mantovani – El Ciudadano Ilustre”, como si la obra fuera escrita por el propio Mantovani, que es, en realidad, su personaje principal.

ciudadano-ilustre-02
El libro

Para hacer más creíble la historia, la misma portada lleva una volanta diciendo “Premio Nobel de Literatura” y un círculo con la frase “El regreso del gran escritor argentino”. Sin embargo, toda la novela es una creación de Andrés Duprat, Mariano Cohn y Gastón Duprat, los verdaderos autores que aparecen con letras diminutas en la página 6. La idea es que el lector crea leer un relato autobiográfico de Daniel Mantovani; pero, no se engañe: se trata de un texto compuesto por estos tres originales mosqueteros del ilusionismo literario.

El protagonista, presentado como ganador del Premio Nobel, regresa a Salas, el pueblo de la Provincia de Buenos Aires que lo vio nacer, tras varios años en Europa. El choque entre el hombre de mundo en que se ha convertido y el ambiente pueblerino es inevitable. Sin embargo, Mantovani, que se ha servido de las historias de Salas para sus textos, revive antiguas vivencias sin poder ejercer sobre ellas control alguno: aunque reniega de su pasado, los recuerdos y los sentimientos afloran con tanta intensidad que las décadas vividas en Europa parecen haber sido un paseo de fin de semana.

Los diversos personajes que aparecen en escena, pese a ser dibujados con pocos trazos, son fácilmente reconocibles. Existen en todos los pueblos. Lo mismo ocurre con las situaciones. Pero se puede decir que el nudo gordiano se origina en una situación cuyo desenlace conduce al personaje a entrar en una suerte de túnel oscuro que lo encadena irrevocablemente a Salas.

Finalmente, la historia, percibida y descrita a través de los ojos y las palabras del protagonista, tiene un lenguaje simple, a pesar que es contada por un ganador del Premio Nobel. Ocurre que su talento radica en lo que cuenta y no tanto en cómo lo cuenta.

“Daniel Mantovani – El Ciudadano Ilustre”, editada por Reservoir Books, es, sin duda, una obra que merece leerse, y puede hacerse al menos desde dos perspectivas: la que disfruta simplemente del relato y la que reflexiona sobre la influencia en el presente de nuestra propia historia.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

“LA PREGUNTA DE SUS OJOS”, INTRIGA PARA GANAR UN OSCAR (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Muchos recordarán que “El Secreto de sus Ojos” ganó el premio Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2010. El film dirigido por el argentino Juan José Campanella obtuvo merecidamente el preciado galardón al cautivar al público con una inteligente trama de misterio y suspenso. Sin embargo, un ojo experto puede detectar una notable similitud entre su final y el de la producción italiana “Un Burgués Pequeño Pequeño” (“Un Borghese Piccolo Piccolo”), de 1977, protagonizada por el inolvidable Alberto Sordi. Aunque ese hecho mengua los méritos de la película, nos mueve a comentar que “La Pregunta de sus Ojos”, el relato de Eduardo Sacheri que la inspiró, tiene un final diferente. Quienes gozaron del film, van a disfrutar mucho más la novela.

la-pregunta-de-sus-ojos

El texto está escrito en dos planos. Uno relata en tercera persona el amor inconfeso de Benjamín Chaparro (en el cine Benjamín Espósito, protagonizado por Ricardo Darín) hacia Irene Hornos (en la película Irene Menéndez-Hastings), una ex compañera de trabajo en Tribunales que ha llegado a jueza. El otro, escrito en primera persona, es de algún modo el motivo y la estrategia con que Chaparro espera algún día conquistar a Irene: su opera prima como escritor, que relata la dilatada investigación del cruel asesinato de Liliana Colotto, y su posterior amistad con Ricardo Morales, esposo de la víctima.

El seguimiento del femicidio va desde 1968 a 1996. En esos 28 años transcurren profundos cambios políticos y sociales que inciden en la búsqueda del asesino; pero durante ese extenso periodo los personajes parecen sostener cada vez con mayor insistencia sus mismas creencias, actitudes y obsesiones. Quizás quepa preguntarse hasta qué punto Chaparro ve en Ricardo Morales a su alter ego en una situación desesperante.

Eduardo Sacheri utiliza el mismo lenguaje coloquial de sus emotivos cuentos futboleros, confirmando su singular capacidad para verbalizar sentimientos. Podríamos decir que es un artista que retrata con asombrosa naturalidad la dura realidad de hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Como todas las obras publicadas bajo el sello de Alfaguara, “La Pregunta de sus Ojos” es una obra cuya lectura no defrauda. Además, junto a “El Jardín de Bronce” de Gustavo Malajovich, forman parte de una nueva literatura argentina de intriga, donde más que héroes, hay luchadores de carne y hueso.

NOTA:

El film “El secreto de sus ojos” tiene una versión norteamericana titulada “Secret in Their Eyes”, dirigida por Billy Ray e interpretada por Nicole Kidman y Julia Roberts, muy inferior a la original ganadora del Oscar.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


BONUS:

VEMOS LO QUE LEEMOS – BREVE ENSAYO ACERCA DE LA NOVELA DE INTRIGA (por Pablo R. Bedrossian)

Intriga 01

El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia. Las novelas tienen hoy el lenguaje del cine: vemos lo que leemos, reconstruyendo en imágenes mentales lo que el texto presenta. Cuando esas palabras tejen una buena historia, ingresamos a un territorio desconocido donde el autor nos expone a nuevas experiencias, haciéndonos partícipes de las emociones de los protagonistas.

“El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia”.

En el siglo XX, y en especial en su segunda mitad, las novelas se caracterizaron por combinar buenos relatos y diálogos intensos, despojando a los personajes del ejercicio introspectivo al que los sometía el escritor del siglo XIX. Graham Green o Morris West, por mencionar a algunos, hicieron gala de esa técnica, que parece más propia del guión y del cómic.

Además, las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”. Ningún detalle queda librado a la casualidad. Lo que parece un cabo suelto termina siendo un movimiento calculado del escritor, que lo retoma inesperadamente, procurando la sorpresa del lector. Además va introduciendo repentinos cambios que, como golpes de timón, dan la sensación de dejar a los personajes (y al lector ingenuo) totalmente a la deriva. Desde luego, lo inesperado es lo esperable, ¿o, acaso, no es la lectura de esa prodigiosa mezcla de drama, acción y misterio que es la novela de intriga, la búsqueda de una experiencia inquietante  que desafíe nuestra imaginación?

“Las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde nada sobra y nada falta”.

Intriga 02

Un elemento que se agrega a la construcción del relato es la erudición, que incluso llega a desplazar a la imaginación. Ya no estamos en los ’70 donde Irving Wallace tiene grandes inconsistencias frente al saber académico cuando habla del documento Q en “La Palabra”, sino en el tiempo donde el conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción, como es este tipo de novela. “El Nombre de la Rosa” es un clásico ejemplo de novela erudita. Dan Brown, con sus best-sellers “El Código da Vinci” y “Ángeles y demonios”, que hicieron furor a principios del siglo XXI, sumó el vértigo (pues las historias transcurren en un lapso muy corto de tiempo), que impreso a la atractiva idea de la conspiración -subyacente en la mayoría de las novelas de intriga-, produce en el lector el efecto deseado.

“El conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción”.

El resultado de la combinación de estos elementos es mucho más que la suma de ellos. Se fabrica una texto–un caso– que tiene elementos crípticos que mueven al lector a encontrar las claves secretas que develan el misterio. Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad. Al leer una novela policial todos somos detectives, pero no somos nosotros quienes manejan a los personajes, sino el narrador que, como un gran titiritero, maneja también nuestras emociones a través de las palabras.

“Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad”. 

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

“GUARDIÁN NOCTURNO” Y SUS HISTORIAS DE LA CEIBA (por Pablo R. Bedrossian)

PRB020Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Todos los días se escriben historias, en los diarios y en la vida. La inmensa mayoría se pierde en el fluctuante océano del olvido.  Por eso, el mayor desafío no es rescatarlas sino elegir cuáles son dignas de ser memorables. Jorge Miralda, escritor y educador hondureño, emprende en su libro “Guardián nocturno” ambas tareas.

Elige como escenario a la vieja Aduana de La Ceiba, la tercera ciudad de Honduras, a punto de convertirse en la Casa de la Cultura. Se sirve de un ingenioso diálogo para presentar una serie de crudos acontecimientos. El que pregunta es Gauvin D’Antuan, un periodista francés, y el que responde es don Enrique, un vigilante del turno noche, que además de una amplia cultura, posee un carácter díscolo y una serie de creencias que cuestionan la lógica de su entrevistador.

La Ceiba, conocida como La Novia de Honduras, fue una potencia bananera ubicada en la costa norte del país. A través de los relatos uno advierte su creciente decadencia. Pero a pesar de su fuerte color local, no es una novela costumbrista sino más bien una sucesión de trágicos hechos expuestos por el guardián, que parece impasible frente a la gravedad de los hechos. El final nos revelará las razones.

Tanto la estructura como la temática nos recuerdan lejanamente a la borgeana “Historia Universal de la Infamia”, pero concentrada en un único punto del universo. Más que una novela, puede entenderse como una serie de cuentos -si inspirada en hechos reales o ficticios es irrelevante-, hilvanados a través del diálogo. Con un lenguaje simple y directo, Jorge Miralda capta la atención del lector donde los personajes y sus acciones nos hacen pensar que, con sorprendente naturalidad, grandes peligros nos acechan a la vuelta de la esquina.

“Guardián Nocturno”, ganadora de la quinta edición del Premio Nacional de Narrativa Infantil y Juvenil Alfaguara, es una obra entretenida, que introducirá al lector en una atmósfera intrigante y desconocida.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

 

 

“LA VERDAD SOBRE EL CASO HARRY QUEBERT” (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

“No la explicación de lo inexplicable, sino de lo confuso es la tarea que se imponen, por lo común, los novelistas policiales”[1]. Jorge Luis Borges

La verdad sobre el caso Harry QuebertDecía Manfred Schönfeld que lo más difícil en toda investigación es reconstruir el pasado, debido a la manipulación a la que son sometidos los hechos. Más de una vez -me comentó- lo único que nos queda es pensar.

Precisamente la novela de intriga es un desafío al pensamiento, un problema de ingenio o puzzle, en el cual el escritor cuenta una historia donde la autoría de un crimen es incierta. Va dejando cabos sueltos, irrelevantes incluso para el lector atento, que luego retomará como elementos claves para entender los hechos.

“La verdad sobre el caso Harry Quebert”, del joven suizo Joël Dicker, es una excelente muestra del género. Es un relato en dos planos cronológicos (lo sucedido hace más de treinta años y el presente), que trata sobre la desaparición de una joven de 15 años enamorada de un hombre de 34, de la relación entre dos escritores -el mentor y su discípulo- y de lo que podríamos llamar un “pueblo chico, infierno grande”.

Paralelamente, al estilo del film Murder 101, expone cómo se escribe una novela policial, presentando una serie de sorpresas en las últimas cincuenta páginas que mantendrán al lector en una tensión mucho más elevada que lo que sugerían las páginas previas.

Finalmente, no es un thriller psicológico. Más bien, es una novela visual, al estilo de El Código Da Vinci. Sucesos y diálogos convergen para convertirla en una suerte de película leída.

Diría que, tal como “El Jardín de Bronce”, de Gustavo Malajovich, “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, escrita por Joël Dicker y editada por Alfaguara, es una excelente muestra de cómo contar historias en los albores del siglo XXI.

Calificación:

5 Estrellas

 

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Borges, Jorge Luis, en su ensayo “El Espejo de los Enigmas” de su libro “Otras Inquisiciones”, tomado de “Jorge Luis Borges – Obras Completas (1923-1972)”, Emecé Editores, Buenos Aires, 1974, 13ª impresión


SUGERENCIAS

Para más detalles te invito a leer:

  • “BREVE ENSAYO ACERCA DE LA NOVELA DE INTRIGA”, que se encuentra en el link: https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/03/21/vemos-lo-que-leemos-breve-ensayo-acerca-de-la-novela-de-intriga-por-pablo-r-bedrossian/

Si te interesa la novela de intriga, te recomiendo

  • “EL JARDÍN DE BRONCE”, LA OPERA PRIMA DE GUSTAVO MALAJOVICH

https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/02/19/el-jardin-de-bronce-la-opera-prima-de-gustavo-malajovich-por-pablo-r-bedrossian/

  • “ABRIL ROJO”, UN THRILLER CON SABOR A PERÚ

https://pablobedrossian.wordpress.com/2016/01/02/abril-rojo-un-thriller-con-sabor-a-peru-por-pablo-r-bedrossian/

 

 

“ABRIL ROJO”, UN THRILLER CON SABOR A PERÚ (por Pablo R. Bedrossian)

Abril RojoSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Ambientada en Ayacucho, en el corazón del Perú, esta novela de intriga ganadora del Premio Alfaguara 2006, puede leerse al menos en dos planos: el político y en el humano.

En el plano político, muestra las secuelas de la guerra entre el sanguinario movimiento maoísta Sendero Luminoso y las corruptas fuerzas militares y policiales que lo combatieron. Santiago Roncagliolo describe a unos y otros como emblemas del terrorismo, ejercido por cada cual a su manera. De algún modo, coincide con Borges, cuando en su famoso cuento “Deustches Requiem”, propone que el nazismo ha triunfado, no por su ideología sino por lograr que la fuerza impere sobre la razón. No es novedad que en Latinoamérica el terrorismo guerrillero fue combatido mediante el terrorismo de Estado, mostrando la incapacidad de gobernantes civiles y fuerzas armadas para terminar con esa violencia criminal mediante métodos legítimos.

Sin embargo, el plano político sólo sirve de escenografía para el drama humano. El protagonista, el fiscal Félix Chacaltana Saldívar, es un servil empleado del gobierno, cuya férrea adhesión a las leyes termina siendo el germen de su propia destrucción. Como si una cámara lo siguiera y filmara incluso sus sentimientos, Chacaltana se enfrenta a una serie de asesinatos, cuyo común denominador es la venganza. Su obstinación en cumplir los procedimientos y encontrar a los culpables se contrapone a la indolencia de las autoridades, para quienes son más importantes las estadísticas -no sea que los turistas se espanten- que esclarecer los delitos. Mientras tanto, una historia de amor, pasión y locura, hace de Abril Rojo una novela vibrante, cuya tensión se mantiene hasta el desenlace.

Santiago Roncagliolo, el joven autor peruano residente en España, utiliza un lenguaje simple y directo, carente de barroquismos inútiles; se centra en el diálogo y en la descripción de los hechos que nos permiten ver el texto, como si fuera una película. Tiene la extraordinaria habilidad de presentar una historia absurda como si fuera absolutamente verosímil. Ocurre que, como siempre, la realidad supera a la ficción.

Calificación: 

5 Estrellas

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.