“FAUDA” TEMPORADA 3, MÁS CAOS, MÁS ACCIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

En nuestro comentario a la Temporada 2 explicamos que Fauda significa caos en árabe y que  representa la interminable guerra entre árabes y judíos, librada sin tanques ni bombas sino entre pequeñas unidades de uno y otro lado, como si fuera un ajedrez.

El comentario completo a la Temporada 2 se puede leer el https://pablobedrossian.com/2018/07/05/fauda-el-caos-hecho-accion-por-pablo-r-bedrossian/)..

La tercera temporada, que cuenta con 12 capítulos, inicia con el protagonista de la serie, Doron Kavillio, miembro de un equipo israelí, infiltrado en el territorio palestino de Cisjordania. Trabaja como entrenador de boxeo. No se encuentra en un gimnasio cualquiera: tiene como pupilo a Bashar Hamdi cuyo primo hermano es el terrorista palestino más buscado. A partir de ese comienzo la trama se vuelve cada vez más compleja debido a la liberación del papá de Basha, un famoso combatiente palestino, tras 20 años de cárcel y a la existencia de un túnel que permite a los comandos palestinos de Gaza -a donde luego se traslada la historia- ingresar secretamente a territorio israelí para ataques por sorpresa.

En esta temporada hay más caos y más acción. El precio pagado por ambos bandos para defender sus territorios y sus derechos es tan alto que ninguno sale indemne. En alguna medida parece una guerra pírrica. ¿Qué significa? Pirro fue un general griego que venció a los romanos perdiendo a casi todo su ejército. Resumiendo, ganar a tan alto precio que parece una derrota.

La Temporada 3 agrega un costado sentimental: la vida familiar de los militares encubiertos y de los guerrilleros palestinos; hay una fuerte presencia femenina que muestra el otro lado: el de los miedos, las crisis y los afectos. Además, presenta a la amistad -y no la disciplina militar- como la amalgama que mantiene unido a los equipos aún en los peores momentos.

Pese a ser una producción israelí, en la segunda temporada mostraba de un modo más imparcial las dos partes del conflicto. En esta cae en una suerte maniqueísmo que separa a los “buenos” de los “malos” según la bandera. De paso, si a Ud. le gusta la psicología de los personajes vea la transformación producida en Bashar Hamdi, el camino que recorre desde donde empieza hasta donde termina.

Fauda fue creada por Lior Raz (el magnífico actor que encarna a Doron Kavillio) y Avi Issacharoff. Recomendamos el audio en los idiomas originales, hebreo y árabe; para la Temporada 2 habíamos elegido el inglés. Desde luego en ambos casos está subtitulada en español.  

El mayor mérito de Fauda y su mayor atractivo sigue siendo la acción. Es el ritmo y la tensión de situaciones cuyo desenlace es impredecible, incluida la escena final.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“TRAPPED” TEMPORADAS 1 Y 2, CRÍMENES A LA ISLANDESA (por Pablo R. Bedrossian)

Luego de ver “Valhalla Murders” (en español “Los asesinatos de Valhalla”), quedé admirado al ver que una nación como Islandia, una isla de solo 350,000 habitantes, pueda producir una serie de calidad internacional.

Por eso decidí ver “Trapped” (“Atrapados”), una temporada luego de la otra. Cada una cuenta de diez capítulos y confirman aquel dicho “pueblo chico, infierno grande”.

Ambas transcurren casi exclusivamente en un municipio pesquero llamado Seyðisfjörður (no se preocupe, yo tampoco sé pronunciarlo), en medio de caminos estrechos y paisajes nevados. Tratan sobre una serie de asesinatos que pueden estar conectados o no, pero siempre parecen vinculados a la historia de las familias del lugar y sus secretos.

Es una serie lenta. La primera temporada -que nos gustó un poco más que la segunda- tiene un pequeño bajón en el quinto episodio para volver a levantarse en los siguientes. Una tormenta de nieve entorpece las investigaciones que quedan en manos de la pequeña policía local.

La segunda temporada tiene que ver con la llegada de un ferry, reapariciones, intereses económicos y políticos sumados a tragedias familiares. Es un guion interesante, aunque no llega a ser brillante. Lo mejor de la serie son las actuaciones, muy creíbles, que crean estupendos personajes cuya psicología de va revelando a lo largo del relato.

Dirigida por Baltasar Kormákur, se destaca la actuación de Ólafur Darri Ólafsson en el papel del policía investigador Andri Ólafsson y la de Ilmur Kristjánsdóttir en su papel de Hinrika Kristjánsdóttir, su asistente.

Si le gustan las series de intriga, puede gustarle, a pesar que no tenga el ritmo del cine de acción al que Hollywood nos tiene habituados.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“LA PEQUEÑA SUIZA”, SONRISAS A LA ESPAÑOLA (por Pablo R. Bedrossian)

El cine español no solo ofrece buenas películas de intriga; también ofrece buenas comedias, como la famosa “Ocho Apellidos Vascos”. Ahora presentamos “La Pequeña Suiza”, un film situado en un pueblito imaginario llamado -con toda intención- Tellería, cuyo estatus político es sumamente extraño: aunque geográficamente corresponde al País Vasco, pertenece a Burgos, una provincia española de la comunidad autónoma de Castilla y León.

El descubrimiento en la iglesia católica local de la tumba de Walter Tell, hijo del legendario Guillermo Tell, genera un deseo disparatado: ser el primer cantón suizo dentro de España. Mientras se abren las negociaciones, los desvaríos políticos, los romances cambiantes y hasta un cura malhablado que trafica armas construyen una trama divertida cuyo principal mérito es mantener al espectador atento y sonriente.

Una escena graciosa muestra una guerra de graffiti en una misma pared: la primera inscripción dice “Esto no es España”, a lo que otra responde “Por supuesto: esto es una pared”. Un tercera agrega “Sí, pero es una pared suiza”.

Quizás no sea una gran película, pero sin duda es una comedia divertida, con muy buenas actuaciones que encarnan los infaltables personajes de un pueblo. Además, cuenta con una prolija fotografía y una atinada dirección.

Aunque Tellería es un nombre ficticio, el pueblo existe en realidad: se llama Artziniega y allí se rodó el 60% de la película; tiene unos 2,000 habitantes y suponemos que la película impulsará el turismo pues se lo ve muy bello; burgalés, vasco o suizo, no nos sorprendería llegar y encontrar un cartel de bienvenida anunciando “Esto no es España”.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“HOGAR”, UN INTRUSO ADENTRO DE TU CASA (por Pablo R. Bedrossian)

“Hogar” (en inglés “The Occupant”) engrosa la lista de thrillers españoles de alta tensión que atraen cada vez más a los seguidores de Netflix.

La trama comienza con un creativo publicitario de unos 50 años que no consigue trabajo. Había perdido su época de gloria. Los tiempos habían cambiado, pero no había cambiado él. Las deudas lo obligan a abandonar el amplio piso que rentaba en un lujoso edificio en Barcelona y mudarse con su familia a El Carmel, un barrio popular. Su hijo padece de bullying en la Secundaria y comienzan los roces con su esposa que trabaja para pagar las cuentas.

Un día regresa a la espléndida torre donde había vivido y ve que su antiguo apartamento está habitado por una nueva familia integrada por una pareja joven con su hija. Le queda un juego de llaves. Cuando ve que la niña se ha ido a la escuela y la pareja sale, entra al que había sido su piso… allí comienza la verdadera trama de la película: primero en su mente, luego en la realidad. Las visitas secretas se hacen cada vez más frecuentes y decide ingresar en la vida de los nuevos ocupantes.

Es difícil contar más sin revelar el argumento. Solo podemos agregar que la historia mantiene la intriga hasta el final y que el desenlace no es probablemente el que uno imagina.

Aunque el público ama a Mario Casas, creo que los mayores aplausos se los lleva Javier Gutiérrez, de corta estatura pero enorme tamaño actoral, quien con su cara de nada construye un estupendo y temible personaje.

Consulté con algunos conocidos sobre el tema del film. Algunos me dijeron que era la envidia, otros la maldad y no faltó quien dijera, contradiciendo a los anteriores, que trata sobre la determinación de recuperar lo perdido a cualquier precio. Pienso diferente. Me parece que la historia plantea dos temas: la falta de escrúpulos de los narcisistas y, también, los riesgos del contacto con desconocidos. Los más grandes empáticos son los engañadores y muchos incautos no perciben la manipulación que puede haber detrás de una sonrisa.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“THE VALHALLA MURDERS”, UNA MINISERIE POLICIAL EN LA NIEVE DE ISLANDIA (por Pablo R. Bedrossian)

“Los asesinatos de Valhalla” (en inglés “The Valhalla Murders”) es una miniserie policial de ocho capítulos ambientada en Islandia, una nación asentada sobre una gélida isla en el norte de Europa, de solo 350,000 habitantes.

Titulada en su lengua original simplemente “Brot” (“Violación”) la historia gira alrededor de una serie de asesinatos vinculados a un orfanato cerrado muchos años atrás y a una trágica desaparición. Tal como es común en este tipo de miniserie nada es lo que parece y los presuntos sospechosos van cambiando a lo largo de la investigación. Cuanto más se descubre, más se oculta.

En nuestra opinión, lo mejor de la serie son los paisajes, con altas montañas y llanuras que parecen cubiertas por un sudario blanco de gruesa nieve y la excelente dirección cinematográfica de Thordur Palsson, también creador de la serie. Las actuaciones y el guion, a pesar de algunos pozos, son aceptables y mantienen atento al espectador.

Hay algunos detalles que para los que vivimos en otras culturas son llamativos. Por ejemplo, la policía no va armada. Los investigadores de homicidios llevan un arma en una caja fuerte dentro de su vehículo y deben solicitar una clave telefónica para poder abrirla en caso de emergencia. Otro hecho curioso es que criminales de alta peligrosidad mientras son indagados pueden servirse café de una máquina cuando lo deseen e incluso ofrecerlo a sus interrogadores. En eso el lugar parece otro planeta.

Fue filmada en 2019 y lanzada por Netflix en 2020. Es admirable que un país con tan pocos habitantes haya producido una miniserie de calidad internacional. Si le gusta el género policial y los crímenes seriales seguramente no será esta la mejor miniserie que haya visto en su vida, pero tampoco se aburrirá.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“CONTRATIEMPO”, UN THRILLER ESPAÑOL DE ALTA TENSIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

Cuando subí el comentario de “El Desconocido” (en inglés “Retribution”) algunos recomendaron “Contratiempo”, otra película española. La había visto poco después de su lanzamiento, en 2017, y me había gustado muchísimo. Valió la pena volver a verla.

Rodada en Barcelona y en el País Vasco, este thriller español mantiene una altísima tensión, del principio hasta el final. Comienza con el asesinato de una mujer en un hotel, por el cual es imputada su pareja, un emprendedor exitoso en el campo tecnológico, quien a su vez aduce haber sido golpeado y dejado inconsciente por el verdadero asesino. En esa encrucijada y a punto de ser llevado a juicio, su abogado le recomienda contratar los servicios de la mejor preparadora de testigos del país.

A través del diálogo, la experta va desenredando la madeja en donde aparecen involucradas otras personas y situaciones, poniendo al descubierto los hechos. Todo el tiempo está en juego la verdad, con excelentes contrapuntos entre los dos personajes: el acusado Andrea Doria y la consultora Victoria Goodman, encarnados por Mario Casas y Ana Wagener, ambos de magníficas actuaciones.

El guion está concebido como si fuera una obra de teatro. La mayor parte del tiempo la historia transcurre en el living de un apartamento y la conversación es una partida de ajedrez donde a la natural desconfianza y tendencia a la manipulación de dos mentes brillantes se le opone la necesidad de generar empatía y confianza mutuas. Además, tiene un sorprendente desenlace que hace que todo cobre sentido.

El cine español de intriga viene creciendo. Definitivamente “Contratiempo” es un excelente ejemplo que disfrutarán los amantes del género.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“EL DESCONOCIDO” O “RETRIBUTION”, UNA PELÍCULA QUE ATRAPA DESDE EL PRINCIPIO HASTA EL FINAL (por Pablo R. Bedrossian)

Buscando en Netflix películas aclamadas por la crítica llegué a “Retribution” (en castellano “El Desconocido”), un film español de 2015 dirigido por Dani de la Torre y rodado en La Coruña, del cual jamás había escuchado. Me atrapó desde el principio hasta el final.

Toda la película transcurre en un breve lapso donde el protagonista y sus hijos viven lo que llamaríamos una situación sin salida bajo una altísima presión, sin conocer ni las causas ni quien o quienes están detrás.

El protagonista (encarnado por Luis Tosar quien realiza una gran actuación) debe utilizar toda su inteligencia emocional, puesta a prueba de una manera cruel e inesperada.

Algunos han asociado la temática a “Speed” (en español “Máxima Velocidad”, con Sandra Bullock y Keanu Reeves) pero a mí me recuerda muy vagamente a otros dos films: “Phone Booth” de 2003 (en España titulada “Última Llamada” y en América Latina “Enlace mortal”) con Colin Farrell, por la situación, y a la película canadiense “Butterfly on a Wheel” de 2007, (también retitulada en inglés “Shattered”, que en castellano apareció con tres títulos: “Chantaje”, “Máxima traición” y “Acorralados”) con Pierce Brosnan y Gerard Butler, por las razones ocultas que mueven a conductas extremas. Más allá de estas ligeras coincidencias, he leído que Liam Neeson ha interpretado la versión norteamericana, pero no la vi.

Quien no haya pasado por una circunstancia límite ignora cómo puede reaccionar en ese momento. Cuando la vea pregúntese que haría Ud. en el lugar del protagonista.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“TROTSKY”, EL RETRATO DE UN REVOLUCIONARIO EN NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

Esta miniserie en 8 capítulos retrata la vida de León Trotsky, uno de los líderes de la revolución rusa de 1917 y fundador del Ejército Rojo, cuyos logros militares hicieron poderosa a la desaparecida Unión Soviética.

El cine histórico padece la dificultad de contar los hechos desde un punto de vista siempre interesado. En este caso la obra ha sido producida por víctimas del sistema soviético, los propios rusos. Sin embargo, “Trotsky” no se enfoca en los hechos históricos sino más bien en la psicología de su protagonista.

La serie va intercalando momentos clave de la vida de este intelectual revolucionario. Lo muestran en su exilio en París, sus etapas en Rusia y sus últimos años en México de modo de construir al personaje a través de situaciones sin un orden cronológico, pero intensamente reveladoras.

El film indica cómo León Trotski se convirtió en el monstruo contra quien inicialmente combatió. Su desprecio por la vida ajena, que lo convirtió en un cruel asesino de campesinos y opositores, y la militarización del trabajo que pergeñó muestran y demuestran cómo un hombre que luchaba por la libertad de su pueblo terminó esclavizándolo. Bajo la justificación de clichés como “la revolución” se sentía con el derecho y la autoridad de matar a quienes disentían con él. Ese mesianismo, revelado en la demagogia de su magnífica oratoria y la obsecuencia de los necesarios seguidores, se nutre de lo que llamamos una lógica perversa, que, como tal, tiene un doble efecto: el poder de cambiar el destino y el poder de destruirlo.

Hay varios personajes históricos que decoran el relato: Lenin, Stalin, Frida Khalo, el periodista Frank Jackson (en realidad, el español Ramón Mercader) y Natalia Sedova, la segunda esposa de Trotsky.

Esta producción fue lanzada en 2017 por el Canal 1 de la TV rusa con gran suceso. Desde fines de 2018 puede verse por Netflix. La caracterización de León Trotsky por Konstantin Khabenskiy es extraordinaria. Aunque no es una superproducción, atrapa por el retrato de uno de los grandes protagonistas de la historia, que siempre justificó sus crímenes en nombre de la justicia.

Nada devolverá la vida a los millones de rusos muertos por la revolución y sus secuelas, pero al menos sirve para mantener viva la memoria; como alguien ha dicho “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“VIVIR DOS VECES”, UNA BELLA PELÍCULA PARA VER CON EL CORAZÓN (por Pablo R. Bedrossian)

Hay trenes en la vida que pasan una única vez. Nos dejan dos opciones: subirnos, corriendo el riesgo de llegar a un destino equivocado, o verlo partir desde el andén.

Un profesor de matemáticas retirado, viudo y cascarrabias se entera que padece de Alzheimer. Desea antes de perder la memoria -y la vida- encontrar a una mujer a quien conoció cuando eran niños, y a quien nunca se atrevió a declarar su amor.

Tiene una única hija que es visitadora médica (el film ofrece magníficas pinceladas de humor acerca de esta profesión) cuyo esposo es un desocupado que se dedica al coaching y una nieta encantadora con dificultades para caminar. En apariencia la historia trata de la búsqueda de aquella niña que ya debe ser una anciana, pero, en realidad, trata sobre los sueños, los amores perdidos y de nuestra incapacidad para volver atrás el tiempo.

Ambientada en Valencia, esta comedia dramática española de 2019 produce sonrisas y emociones. No es para verla desde la lógica sino con el corazón. Cuenta con dos extraordinarias actuaciones, la del actor argentino Oscar Martínez en el rol del anciano amargado y la de Mafalda Carbonell como su nieta, muy bien acompañados por Inma Cuesta y Nacho López. La dirección estuvo a cargo de María Ripoll con guion María Mínguez. La película cuenta además con una música muy apropiada a la historia y una excelente fotografía.

Es una película para ver más de una vez. Además, puede verse en familia. Aunque “Vivir dos veces” no corresponda a su género favorito no se arrepentirá de verla. Está disponible por Netflix.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“EL ESPÍA”, UNA MINISERIE BASADA EN UNA INCREÍBLE HISTORIA REAL (por Pablo R. Bedrossian)

“El Espía” es una serie en seis capítulos que novela la historia de Eli Cohen, quien, haciéndose pasar por un poderoso empresario logró infiltrarse en las más altas esferas del gobierno sirio.

Cohen había nacido Egipto en 1924 en el seno de una familia judía que había emigrado de Aleppo, Siria; por eso hablaba árabe a la perfección; además sus rasgos mizrajim[1] hacían pasar inadvertido su origen hebreo.

Para entender la miniserie es importante conocer el contexto. Eli Cohen había abrazado la causa sionista muy tempranamente. La creación del Estado de Israel en 1948 redefinió el mapa político de Medio Oriente, generando grandes hostilidades con grupos que vivían en la zona (los palestinos) y las demás naciones árabes que consideraban al pueblo hebreo su enemigo. El estallido de una guerra siempre estaba latente.  

Entre 1958 y 1961 existió la República Árabe Unida, nacida de la unión entre Egipto y Siria. Un golpe de estado promovido por los militares sirios terminó con esa breve experiencia y sumió a su nación en una grave inestabilidad. Recién en 1963 la llegada al poder del revolucionario Partido Baaz[2] impuso el orden en el país.

En 1960 Eli Cohen se enroló en lo que hoy es la Mossad, el servicio de inteligencia israelí. Le proveyeron una identidad falsa, la de Kamel Amin Tsa’abet, y lo enviaron a la Argentina donde vivió como un exitoso hombre de negocios de origen sirio. Esta pantalla le sirvió para relacionarse con las autoridades sirias y trasladarse a Damasco en 1962. A partir de allí se puede decir que comienza la historia de “El Espía”.

La miniserie tiene como antecedente la película inglesa “El Espía Imposible”, de 1987, dirigida por Jim Goddard y protagonizada por John Shea. Sin embargo, “El Espía” se diferencia por su mayor apego a los hechos, su realismo emotivo y su magnífica ambientación. Además, la extraordinaria interpretación de Sacha Baron Cohen en el rol de Eli Cohen la convierte en una joya. Parece increíble que el protagonista sea el mismo actor de “Borat” o “El Dictador”.

Definitivamente recomiendo esta miniserie que, desde luego, será percibida desde puntos de vista antagónicos: aquel que ame al pueblo de Israel verá en Cohen un patriota; aquel que defienda al pueblo árabe lo verá como un traidor.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Se designa con ese nombre a los judíos de origen oriental, prefiriéndose la palabra sefardí para los que fueron expulsados de España en 1492, también en su mayoría de rasgos moros.

[2] Otros lo escriben Baath.