“NO MIREN ARRIBA”, UNA SÁTIRA IMPERDIBLE DE NUESTRO TIEMPO

Serie GRANDES PELÍCULAS

Título: “No miren arriba” (en Latinoamérica), “No mires arriba” (título en España) “Don’t Look Up” (título original en inglés)

Director: Adam McKay

Año 2021

Protagonistas: Leonardo DiCaprio (“Dr. Randall Mindy”), Jennifer Lawrence (“Kate Dibiasky”), Meryl Streep (“Janie Orlean”), Cate Blanchett (“Brie Evantee”), Rob Morgan (“Dr. Clayton «Teddy» Oglethorpe»), Mark Rylance (“Peter Isherwell”), Jonah Hill (“Jason Orlean”), Ariana Grande (“Riley Bina”), Melanie Lynskey (“June Mindy”), Paul Guilfoyle (“General Scott Themes»)

Dicen que este film ha batido todos los récords de audiencia para un lanzamiento en Netflix. No nos sorprende: es una propuesta con un estilo original, un elenco estelar y un planteo que, aunque parezca ficticio, es tan válido como inquietante.

Comencemos diciendo que es una sátira. Una sátira es un género artístico donde se presentan en forma burlona comportamientos maliciosos o dañinos, tales como vicios, abusos, caprichos, soberbia, de modo ponerlos en evidencia con un propósito preventivo o aleccionador.

La película comienza cuando la astrónoma Kate Dibiasky detecta un nuevo cometa de grandes dimensiones; su jefe, el Dr. Randall Mindy, al analizar los datos descubre que el cometa se dirige directamente a la Tierra y que, si no se actúa de inmediato, destruirá a todos los seres vivientes del planeta. A partir de allí se inicia la trama cuyos principales actores son la presidenta de los Estados Unidos, sus asesores, los medios, los gurúes tecnológicos y una nutrida cáfila de personajes que gira alrededor de ellos.

El humor ácido y la muestra despiadada de los abusos del poder ponen en evidencia cómo se acepta con naturalidad lo que la genial literata argentina María Elena Walsh denominó “el reino del revés”. El heroísmo vaquero, las fake news y cálculo político son ridiculizados, cuestionando, más que a la derecha trumposa, a la postura seudoprogre. Uno de los puntos más álgidos es la confianza religiosa en la tecnología, sin comprender que, como todo instrumento, depende no tanto de la estructura sino de quiénes la manejan.

Alguien escribió que el cometa puede representar al calentamiento global. Probablemente se trate de alguien seducido por los famosos 21 objetivos del milenio[1], que son blanco también de la acérrima crítica que formula la película, la cual, no conforme con eso, señala la mala costumbre de las sociedades posmodernas de colar el mosquito y tragarse el camello.

Creemos que el film plantea aquello que los griegos llamaban el eskaton[2] y que tiene que ver con el Día Final, algo que para la mentalidad contemporánea parece fruto de la imaginación. ¿Qué pasaría si supiéramos que el final de la humanidad está cerca? ¿Seguiríamos con la locura que parecen sostener muchos gobiernos que llaman a lo malo bueno y a lo bueno malo? No nos engañemos: desde luego, las autoridades muchas veces son reflejo de sus sociedades. Pero ¿habría un arrepentimiento masivo? ¿Abandonaríamos el egoísmo, el materialismo y el afán de poder para crear lazos de afecto con otros seres humanos? La película responde de diferentes modos a este dilema y sería bueno que cada espectador se respondiera a sí mismo.

Creemos que hay dos momentos sublimes. Uno, la canción que interpreta hacia el final Riley Bina (interpretada por Ariana Grande) de bellísima música y duro mensaje. El segundo, y creemos que por eso la lucha final se centra simbólicamente entre el “Miren arriba” y el “No miren arriba”, es la oración que hace un skater, uno de los personajes con menos pretensiones pero que ha encontrado su camino de fe:

“Querido Padre y creador todopoderoso, pedimos tu gracia esta noche a pesar de nuestro orgullo; tu perdón, a pesar de nuestras dudas. Sobre todo, Señor, tu amor para que nos alivie en estos tiempos oscuros. Que afrontemos lo que venga en tu divina voluntad con valentía y con el corazón abierto a la aceptación. Amén”.

Luego del final hay una suerte de posludio que, aunque a algunos les parezca innecesario, conecta con un diálogo anterior y cierra con sarcasmo la película. No queremos terminar sin resaltar las magníficas actuaciones de Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Meryl Streep y Cate Blanchett.

El que tiene oídos para oír, oiga, y el que tiene ojos para ver, vea: “No miren arriba” no solo muestra la indecente locura de nuestro tiempo, sino que lo hace de un modo original.

© Pablo R. Bedrossian, 2022. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Pueden verse en https://www.un.org/development/desa/es/millennium-development-goals.html

[2] Tema abordado por los judíos y posteriormente por los cristianos en referencia al Juicio Final.



Categorías:Comentarios de Cine, Teatro y Actuación, Grandes Películas y Films Notables, Miscelánea

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 respuestas

  1. Excelente película

  2. Excelente sátira, genial para debatir, hacer espejo cual seria tu actitud en una situacion asi? imperdible

  3. Verla debería ser OBLIGATORIO

  4. Me gustan tus reflexiones, Pablo, me ayudan a cuestionarme ciertas verdades a medias, aceptadas sin discusión.
    Al ver la película, en mi caso pensé en el Covid19.
    Todo el manejo pseudocientífico que se hace del virus, cómo se lo utiliza, la política, el poder económico, los antivacunas. Dividen familias, separan naciones.
    No se sabe qué es verdad y qué mentira.
    Las fake news, los medios, los intereses que se mueven… La humanidad enfrentada.
    Se puede aplicar a muchas cosas lo que ofrece la película, que, pienso, es muy entretenida y puede tener una lectura más profunda, si nos detenemos a pensar.
    Saludos afectuosos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: