La Ley de Emergencia Económica no era una opción: era una necesidad. Un país endeudado con caída de su PBI no puede darse el lujo de no hacer recortes. Desde luego, había dos posiciones extremas: achicar el enorme gasto público o aumentar la insoportable carga impositiva. Como siempre, el peso recayó sobre el pueblo.

Aún con la dolorosa obligación impositiva sobre quienes producen, las medidas extremas pueden entenderse debido a la gravedad de la situación. Sin embargo, hay un hecho crucial, que no debe pasar inadvertido, que muestra y demuestra la inequidad de la Ley: se trata de la suspensión de la movilidad de las jubilaciones.

Hasta la reciente ley, las jubilaciones y pensiones de ANSES aumentaban cuatro veces por año, en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre (Ley 27.426) y se calculaba en base a dos variables: El 70% dependía del Índice de Precios al Consumidor del INDEC y el 30% de la variación de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE)[1].

La Ley recién sancionada, denominada “Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública”, en sus artículos 55 y 56 congela por 180 días los aumentos a los jubilados que fijaba la ley anterior y faculta al Poder Ejecutivo para fijar incrementos trimestrales de los haberes previsionales, sin establecer su fórmula. Se castiga así a los jubilados, quienes, junto a los niños, son los más indefensos del sistema. Pero aún estas medidas podrían admitirse como un camino de salida a la gravísima situación económica y financiera que atraviesa el país si se aplicaran en forma igualitaria para todos.

SI NO SON PARA TODOS, NO SON DERECHOS: SON PRIVILEGIOS

El flamante vicepresidente del Banco Nación, Matías Tombolini, afirmó en una entrevista radial que le hizo Luis Novaresio que “a Alberto Fernández no lo votaron para que le aumente la jubilación al que gana $80.000”[2]. Sin embargo, parece que a Tombolini se le escapó la tortuga, pues las jubilaciones de privilegio quedaron excluidas de la suspensión.

A los fines de atender en forma prioritaria y en el corto plazo a los sectores de más bajos ingresos -según el propio texto-, el Artículo 51 del proyecto original incluía la suspensión de los “artículos 1°, 10 y 13 de la Ley N° 24.018”, referidos a la movilidad jubilatoria de quienes fueron presidentes, vicepresidentes, magistrados y funcionarios del Poder Judicial. Sin embargo, los parlamentarios introdujeron cambios en aquel Artículo 51 que pasó a ser el Artículo 55 del nuevo texto: quitaron esa frase con el propósito de beneficiar a ciertos argentinos sobre otros. De paso, no solo privilegiaron a estos funcionarios: como si hubiera trabajadores de primera y de segunda, también quedaron excluidos de la suspensión los docentes nacionales y universitarios e investigadores científicos. ¿Por qué no los monotributistas, los metalúrgicos, el personal de la salud o los camioneros?

Digamos que los expresidentes actuales no son los más necesitados. Basta ver la declaración de bienes de Cristina Fernández de Kirchner y de Mauricio Macri. La jubilación especial para los expresidentes es la misma que reciben por todo concepto los Jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, actualmente $341.709 mensuales. Según varias publicaciones periodísticas, los que trabajaron y aportaron al Poder Judicial, excluidos del perjuicio que aplica la Ley de Emergencia Económica, reciben un promedio mensual de $224.734[3].

Recuerdo una frase de Néstor Kirchner en ocasión de la Ley de Matrimonio Igualitario, “derechos iguales para todos”. ¿Esa frase se utiliza solo cuando conviene? Esta lamentable situación, que hubiera sido tolerada si el esfuerzo hubiera sido equitativo, produce una profunda indignación porque, como en la granja de Orwell, pareciera que en la Argentina todos los ciudadanos son iguales, pero algunos más iguales que otros.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] https://www.anses.gob.ar/informacion/movilidad-de-jubilaciones-y-pensiones (última revisión del 25/11/2019)

[2] https://www.infobae.com/economia/2019/12/19/tombolini-nuevo-vice-del-banco-nacion-a-alberto-no-lo-votaron-para-que-le-aumente-la-jubilacion-al-que-gana-80000/

[3] Por ejemplo, https://www.ambito.com/politica/justicia/jubilaciones-privilegio-quienes-y-cuanto-cobran-los-beneficiarios-n5072517 y https://tn.com.ar/economia/jubilaciones-de-privilegio-quienes-son-los-beneficiarios-y-cuanto-cobran_1020274

Acerca de Pablo R. Bedrossian

Mi primer propósito es informar y formar. Este no es un blog para obtener seguidores sino para ser utilizado como consulta o referencia en temas muy diversos como historia, naturaleza, arte o fe. Mi segundo propósito es generar opinión. Este mundo necesita pensamiento y participación, no sólo seguimiento y observación. Es un llamado a ser protagonistas y no sólo testigos, actores y no sólo espectadores. Formación Profesional: * Médico Especialista en Cardiología * Máster en Administración y Marketing Estratégico * Máster en Dirección de Empresas (MBA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .