DOS EXCELENTES DOCUMENTALES DEPORTIVOS Y UN TERCERO QUE QUEDA EN DEUDA (por Pablo R. Bedrossian)

Se han puesto de moda los documentales deportivos. En Netflix han aparecido varios, algunos de muy buena calidad, en formato de miniserie. Quiero comentar brevemente tres.

“THE LAST DANCE”, MICHAEL JORDAN PARA TODOS

El primero se titula “The Last Dance” (en español “El Último Baile”) y trata sobre el sexto y último título obtenido por los Chicago Bulls en la NBA. La cámara no solo acompaña al equipo a lo largo de la temporada, sino que retrocede hasta 1991 cuando los jugadores liderados por Michael Jordan, el gran protagonista, ganaron su primer campeonato. El viaje en el tiempo no se termina allí, sino que continuamente hace un ida y vuelta entre ese “presente”, 1998, y las temporadas anteriores, incluyendo también la trayectoria deportiva juvenil de varios integrantes del equipo, el asesinato del padre de Jordan, el sorpresivo retiro de la estrella de la NBA para jugar al béisbol a fines de 1993 y su regreso en 1995.

Aunque la tecnología disponible a fines del siglo XX era muy inferior a la actual, tiene una muy aceptable fotografía y un excelente guion que mueve a ver los capítulos uno tras otro sin darse cuenta del paso de las horas. Son 10 episodios de gran intensidad.

“The Last Dance” ha despertado controversias. Un biógrafo de Jordan considera infamante que el “malo” de la película sea Jerry Krause, el manager de los Bulls. También Scottie Pippen, el inolvidable socio de Jordan dentro de la cancha, ha reaccionado al verse retratado como un tipo inseguro y problemático.

“MATCHDAY”, EL BARÇA POR DENTRO

El segundo documental es “Machtday”, dedicado al Barcelona F. C., el famoso equipo catalán de fútbol liderado por Lionel Messi. Con un excelente lenguaje visual y relatado en inglés por nada menos que John Malkovich, esta miniserie en 8 capítulos cuenta el ascenso, gloria y caída del este extraordinario conjunto deportivo durante la temporada 2018/2019. Al igual que el documental sobre Michael Jordan y los Chicago Bulls, muestra a muchos de los jugadores desde su niñez, a la vez que intercala entrevistas e imágenes de antes, durante y después de los partidos.

El séptimo episodio expone con toda crudeza la estrepitosa eliminación en la semifinal de la Champions donde, con tres goles de ventaja, el Barcelona fue superado por el Liverpool en el estadio de Anfield. Hay participaciones importantes como las de Gerard Piqué, Sergi Roberto, Luis Suárez, Jordi Alba, Sergio Busquets y, por supuesto, la “Pulga”, el gran jugador argentino. Es otra miniserie adictiva.

“ESPECIAL FUTBOL DE PRIMERA 20 AÑOS”, UNA ASIGNATURA PENDIENTE

El más flojo de los tres es, sin duda, “Especial Futbol de Primera 20 años”, de solo dos episodios de 55’ cada uno. Para los que hemos disfrutado de aquel legendario programa que recorría los domingos por la noche la jornada futbolera de Argentina, parece apenas un menú degustación: una pizca de cada cosa. Suele suceder que por querer mostrarlo todo, se termina no mostrando casi nada. Hay algunos buenos goles, escenas mínimas de los clásicos (con clara dominancia de Boca – River), frases polémicas de Diego Maradona y menciones a los equipos ganadores de los campeonatos.

Nos quedamos en ayunas pues para mostrar la esencia de lo ocurrido entre 1985 y 2005 hace falta mucho más. Este documental no es nuevo, fue lanzado en 2005 y se podía ver en Youtube, donde ya no está. La calidad visual es muy limitada. Quizás lo más emotivo es volver a la dupla conformada por el relator Marcelo Araujo y el comentarista Enrique Macaya Márquez quien, a pesar del paso de los años, sigue activo en programas de TyC. Algún nostálgico recordará la desesperada frase de Araujo en un partido de la Selección Argentina, “¡agarrame la mano, Macaya!”.

Para los amantes del deporte y sus recuerdos los dos primeros sin duda serán extraordinarios; el tercero dependerá de la opinión de cada espectador.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“TRAPPED” TEMPORADAS 1 Y 2, CRÍMENES A LA ISLANDESA (por Pablo R. Bedrossian)

Luego de ver “Valhalla Murders” (en español “Los asesinatos de Valhalla”), quedé admirado al ver que una nación como Islandia, una isla de solo 350,000 habitantes, pueda producir una serie de calidad internacional.

Por eso decidí ver “Trapped” (“Atrapados”), una temporada luego de la otra. Cada una cuenta de diez capítulos y confirman aquel dicho “pueblo chico, infierno grande”.

Ambas transcurren casi exclusivamente en un municipio pesquero llamado Seyðisfjörður (no se preocupe, yo tampoco sé pronunciarlo), en medio de caminos estrechos y paisajes nevados. Tratan sobre una serie de asesinatos que pueden estar conectados o no, pero siempre parecen vinculados a la historia de las familias del lugar y sus secretos.

Es una serie lenta. La primera temporada -que nos gustó un poco más que la segunda- tiene un pequeño bajón en el quinto episodio para volver a levantarse en los siguientes. Una tormenta de nieve entorpece las investigaciones que quedan en manos de la pequeña policía local.

La segunda temporada tiene que ver con la llegada de un ferry, reapariciones, intereses económicos y políticos sumados a tragedias familiares. Es un guion interesante, aunque no llega a ser brillante. Lo mejor de la serie son las actuaciones, muy creíbles, que crean estupendos personajes cuya psicología de va revelando a lo largo del relato.

Dirigida por Baltasar Kormákur, se destaca la actuación de Ólafur Darri Ólafsson en el papel del policía investigador Andri Ólafsson y la de Ilmur Kristjánsdóttir en su papel de Hinrika Kristjánsdóttir, su asistente.

Si le gustan las series de intriga, puede gustarle, a pesar que no tenga el ritmo del cine de acción al que Hollywood nos tiene habituados.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“TROTSKY”, EL RETRATO DE UN REVOLUCIONARIO EN NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

Esta miniserie en 8 capítulos retrata la vida de León Trotsky, uno de los líderes de la revolución rusa de 1917 y fundador del Ejército Rojo, cuyos logros militares hicieron poderosa a la desaparecida Unión Soviética.

El cine histórico padece la dificultad de contar los hechos desde un punto de vista siempre interesado. En este caso la obra ha sido producida por víctimas del sistema soviético, los propios rusos. Sin embargo, “Trotsky” no se enfoca en los hechos históricos sino más bien en la psicología de su protagonista.

La serie va intercalando momentos clave de la vida de este intelectual revolucionario. Lo muestran en su exilio en París, sus etapas en Rusia y sus últimos años en México de modo de construir al personaje a través de situaciones sin un orden cronológico, pero intensamente reveladoras.

El film indica cómo León Trotski se convirtió en el monstruo contra quien inicialmente combatió. Su desprecio por la vida ajena, que lo convirtió en un cruel asesino de campesinos y opositores, y la militarización del trabajo que pergeñó muestran y demuestran cómo un hombre que luchaba por la libertad de su pueblo terminó esclavizándolo. Bajo la justificación de clichés como “la revolución” se sentía con el derecho y la autoridad de matar a quienes disentían con él. Ese mesianismo, revelado en la demagogia de su magnífica oratoria y la obsecuencia de los necesarios seguidores, se nutre de lo que llamamos una lógica perversa, que, como tal, tiene un doble efecto: el poder de cambiar el destino y el poder de destruirlo.

Hay varios personajes históricos que decoran el relato: Lenin, Stalin, Frida Khalo, el periodista Frank Jackson (en realidad, el español Ramón Mercader) y Natalia Sedova, la segunda esposa de Trotsky.

Esta producción fue lanzada en 2017 por el Canal 1 de la TV rusa con gran suceso. Desde fines de 2018 puede verse por Netflix. La caracterización de León Trotsky por Konstantin Khabenskiy es extraordinaria. Aunque no es una superproducción, atrapa por el retrato de uno de los grandes protagonistas de la historia, que siempre justificó sus crímenes en nombre de la justicia.

Nada devolverá la vida a los millones de rusos muertos por la revolución y sus secuelas, pero al menos sirve para mantener viva la memoria; como alguien ha dicho “un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“EL ESPÍA”, UNA MINISERIE BASADA EN UNA INCREÍBLE HISTORIA REAL (por Pablo R. Bedrossian)

“El Espía” es una serie en seis capítulos que novela la historia de Eli Cohen, quien, haciéndose pasar por un poderoso empresario logró infiltrarse en las más altas esferas del gobierno sirio.

Cohen había nacido Egipto en 1924 en el seno de una familia judía que había emigrado de Aleppo, Siria; por eso hablaba árabe a la perfección; además sus rasgos mizrajim[1] hacían pasar inadvertido su origen hebreo.

Para entender la miniserie es importante conocer el contexto. Eli Cohen había abrazado la causa sionista muy tempranamente. La creación del Estado de Israel en 1948 redefinió el mapa político de Medio Oriente, generando grandes hostilidades con grupos que vivían en la zona (los palestinos) y las demás naciones árabes que consideraban al pueblo hebreo su enemigo. El estallido de una guerra siempre estaba latente.  

Entre 1958 y 1961 existió la República Árabe Unida, nacida de la unión entre Egipto y Siria. Un golpe de estado promovido por los militares sirios terminó con esa breve experiencia y sumió a su nación en una grave inestabilidad. Recién en 1963 la llegada al poder del revolucionario Partido Baaz[2] impuso el orden en el país.

En 1960 Eli Cohen se enroló en lo que hoy es la Mossad, el servicio de inteligencia israelí. Le proveyeron una identidad falsa, la de Kamel Amin Tsa’abet, y lo enviaron a la Argentina donde vivió como un exitoso hombre de negocios de origen sirio. Esta pantalla le sirvió para relacionarse con las autoridades sirias y trasladarse a Damasco en 1962. A partir de allí se puede decir que comienza la historia de “El Espía”.

La miniserie tiene como antecedente la película inglesa “El Espía Imposible”, de 1987, dirigida por Jim Goddard y protagonizada por John Shea. Sin embargo, “El Espía” se diferencia por su mayor apego a los hechos, su realismo emotivo y su magnífica ambientación. Además, la extraordinaria interpretación de Sacha Baron Cohen en el rol de Eli Cohen la convierte en una joya. Parece increíble que el protagonista sea el mismo actor de “Borat” o “El Dictador”.

Definitivamente recomiendo esta miniserie que, desde luego, será percibida desde puntos de vista antagónicos: aquel que ame al pueblo de Israel verá en Cohen un patriota; aquel que defienda al pueblo árabe lo verá como un traidor.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Se designa con ese nombre a los judíos de origen oriental, prefiriéndose la palabra sefardí para los que fueron expulsados de España en 1492, también en su mayoría de rasgos moros.

[2] Otros lo escriben Baath.

“BODYGUARD”, UN THRILLER CARGADO DE ACCIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

Bodyguard 02.jpgEl cine británico se diferencia claramente de las producciones de Hollywood: es más lento, más sofisticado y más irónico; revela más en los diálogos que en los comportamientos. “Bodyguard” no tiene tales pretensiones, sino que utiliza ese lenguaje fílmico de un modo superficial; sin embargo, lo compensa con una alta dosis de intriga y acción que mantiene la tensión desde el principio hasta el final.

Se trata de una miniserie de seis capítulos de una hora de duración cada uno, ofrecida por Netflix. Comienza con una situación altamente dramática: un posible atentado terrorista en un tren. A partir de allí se despliega la trama, donde el protagonista, el inspector David Budd (interpretado por Richard Madden), es asignado como guardaespaldas de la ministra del interior británica (interpretada por Keeley Hawes). Sin proponérselo, el oficial queda envuelto en una compleja madeja de intereses políticos regida por la ambición, la desconfianza y la traición.

Si bien algunas situaciones son predecibles, otras sorprenden al espectador, en especial el inicio del último capítulo que deja el desenlace abierto hasta las últimas escenas.

Bodyguard 05.jpgAl público latinoamericano no le sorprenden los escándalos pues son para él moneda corriente. En los países sajones hechos semejantes tienen connotaciones mucho más graves pues la conducta pública es el capital político más importante. Sin embargo, en todos lados hay trapos sucios que intentan ocultarse. Mientras tanto, los terroristas se sirven tanto de la corrupción como de la ingenuidad para crecer y concretar sus planes. He leído que un presentador de TV musulmán consideró a la serie como islamófoba[1]. Creo que, más allá de la victimización, su apreciación es injusta pues la historia pone al desnudo las acciones criminales que cada una de las partes realiza para alcanzar sus fines.

“Bodyguard” quizás no alcance el nivel de otras miniseries inglesas como “The Fall” o “Safe”, pero es una buena historia cuyo final probablemente no sea el que imaginaba.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

[1] https://www.lavanguardia.com/series/netflix/20181113/452901815263/netflix-bodyguard-islamofobia.html

“DEADWIND”, UNA MINISERIE FINLANDESA PLENA DE INTRIGA (por Pablo R. Bedrossian)

Deadwind 02Por recomendación de mi hermano Alejandro, vi la miniserie “Deadwid”, un thriller finlandés presentado por Netflix. Se trata de la investigación de la muerte de una mujer llamada Anna Bergdahl a cargo de la detective local Sofia Karppi y el novato en Homicidios Sakari Nurmi, desarrollada en doce capítulos.

Durante el proceso investigativo se proponen múltiples hipótesis al espectador entre las que se encuentran la crianza de la víctima en grupo religioso radical, un drama en su pareja y el espionaje corporativo, entrando en juego múltiples intereses. Obviamente, la tensión va creciendo en los últimos capítulos hasta llegar al desenlace. Sin embargo, es una historia interesante que vale la pena ver desde el principio.

Deadwind 03Las actuaciones son creíbles y revelan una agresividad contenida debajo de una nórdica corteza de frialdad, discreción y diplomacia. Además, hay dos factores que, en mi opinión, valen la pena resaltar porque proveen a Deadwind de un toque diferente:

Del punto de vista cinematográfico, el relato es lento y se desarrolla como si todo transcurriera en un ámbito sórdido y oscuro. En las numerosas tomas de Helsinski, la capital de Finlandia donde acontece la mayor parte de la historia, se presenta una ciudad desierta, casi sin autos ni personas.

Deadwind 04Del punto de vista cultural, se desnuda la enorme diferencia entre la policía finlandesa y la de nuestros países latinos. Alguna vez vi un reality show protagonizado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires y no puede ser mayor el contraste. Deadwind comunica un reflexivo ambiente minimalista, donde el jefe más que un directivo es un facilitador, y las reuniones una suerte de terapia de grupo. No hay ni prepotencia, ni hostilidad.

Concluyendo, pruebe a verla, abra los ojos a la historia y a sus detalles y forme su propia opinión.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

 

“THE CODE”, UN THRILLER CONSPIRATIVO A LA AUSTRALIANA

The Code 01Ya he comentado que una de las cuestiones que menos entiendo de Netflix son las calificaciones. Al menos las iniciales, en su mayoría cinco estrellas, no parecen provistas por el público sino por la propia empresa -por default o no, no lo sabemos- con el propósito de atraerlo. Luego de ver el primer capítulo de una serie, misteriosamente la calificación baja muchas veces a dos o a una estrella. Si ese puntaje es el juicio del público, no siempre estamos de acuerdo. Tal es el caso de la primera temporada de “The Code”, una minserie australiana que arrancó con cinco estrellas y tras la primera entrega apareció con una y media.

“The Code” se encuentra dentro de ese género que podríamos llamar thrillers conspirativos. Es la historia de dos hermanos, uno periodista y otro con rasgos autistas adicto a las computadoras. Obviamente es difícil no evocar a Rainman. La trama en la que se ven envueltos tiene que ver con un video que el periodista publica sobre un supuesto accidente en una zona rural alejada, cuyas imágenes sugieren que fue un incidente que terminó en asesinato. Desde las entrañas del poder político alguien impide la difusión del video y comienza una persecución sobre todos los que se interesan en aquellos hechos, que en otro contexto hubieran quedado en el olvido. La pertinacia con la que el gobierno actúa indica que pretende ocultar algo mucho más grande que aquello que los protagonistas imaginan.

The Code 04Si la memoria no nos juega una mala pasada, es la primera producción australiana que vemos desde la legendaria Cocodrilo Dundee. Creada y escrita por Shelley Birse, esta producción en seis capítulos merece una mayor calificación. Desde luego, no califica para cinco estrellas, pero tampoco menos de tres. Está bien actuada (hay un gran trabajo de Ashley Zukerman, en el rol de Jesse Banks), mantiene la tensión hasta el final y provee una interesante visión, aunque superficial, de los manejos del poder tras bambalinas. Como se estudia en negociación, los intereses generalmente están ocultos debajo de las posiciones que se asumen en público.

Quizás su mayor debilidad está en la ambientación; repite demasiado los escenarios y a veces uno no entiende del todo bien las distancias.

Resumiendo, si le gustan las tramas donde el individuo o un pequeño grupo pone en el jaque a los corruptos dentro de un gobierno -o al gobierno mismo-, haga la prueba de verla y luego decida las estrellas que le corresponden.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

LA FORÊT (EL BOSQUE), UNA PREMIADA MINSERIE FRANCESA LLEGA POR NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

La Forêt (El Bosque), es una miniserie francesa en seis capítulos presentada por Netflix. Un pequeño pueblo de Les Ardennes (una región boscosa que se extiende más allá del país galo) es conmovido por la desaparición de una adolescente en circunstancias poco claras que algunos vinculan a otras desapariciones ocurridas años atrás.

La Forêt 06

El nuevo jefe, Gaspard Deker, presentado como un hombre justo y sensato, inicia la búsqueda, pero encuentra que las relaciones pueblerinas subordinan las reglas a las relaciones. Tal es la forma de proceder de Virginie Musso, una oficial local, cuya hija es compañera de la desaparecida. Mientras tanto, y en forma paralela, Eve Mendel, una profesora de la jovencita, inicia la búsqueda que puede estar relacionada a su historia personal.

Los personajes que van apareciendo, bien actuados y construidos, ponen en evidencia las miserias que se esconden en toda comunidad, que, tal como la mugre debajo de la alfombra, tarde o temprano comienza a asomar. Quizás sea una metáfora para recordarnos que el enemigo no suele ser un desconocido.

Una serie de sorpresas, videos en redes sociales y nuevas desapariciones pondrán en jaque a las familias que ven cómo la mutua confianza se reduce a escombros; todos de algún modo se vuelven sospechosos. Uno intuye el desenlace en el anteúltimo capítulo, pero es en el último que se revela no solo quién es el culpable sino los hechos de un pasado cuyas sombras oscurecían el presente.

La Forêt 05

La Forêt (El Bosque) ha sido galardonada como la mejor serie de 2017 de capítulos de larga duración en el Festival Internacional de cine de La Rochelle. En mi opinión, no es ni una gran serie ni cuenta una gran historia, sin embargo, ofrece razones suficientes para verla sin aburrirse y mantener el suspenso hasta el final.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

“THE SINNER” (“EL PECADOR”) TEMPORADA 1, OTRA NUEVA MINISERIE DE NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

Sinner 01.jpg

The Sinner (en español El Pecador) es otra nueva producción de Netflix en forma de miniserie. Inicia de un modo intrigante: Una familia -esposo, esposa e hijo- decide ir pasar el día en la playa. La mujer parece abstraída contemplando un ruidoso grupo, una de cuyas parejas comienza a besarse. Repentinamente se levanta y apuñala al joven que besaba a su novia y lo mata para sorpresa y desconcierto de todos. Desde luego, la mujer es detenida. Al preguntarle por qué cometió el crimen responde que no lo sabe. No conoce a la víctima ni tampoco el origen de su impulso. Simplemente reconoce que fue autora de un asesinato, con todo lo que eso implica.

Un investigador -ese tipo de policía que nunca falta en las obras del género- se interesa vivamente en el caso y encuentra que la homicida no recuerda dos meses de su vida. Piensa que recuperando la memoria de lo sucedido en ese periodo encontrará la clave para develar la razón de ese crimen cometido bajo aparente locura.

Sinner 04.jpg

Contado así no parece ser gran cosa. La amnesia -como, por ejemplo, en Memento o la trilogía Bourne– es un motivo recurrente en las historias de intriga. Sin embargo, The Sinner tiene méritos propios que la diferencian, entre ellos, las excelentes actuaciones de Jessica Biel, interpretando a Cora Tanetti, la madre y esposa que mata al extraño, y Bill Pullman, con miradas y gestos que recuerdan a Robin Williams, encarnando al policía Harry Ambrose. También es notable la tensión mantenida hasta el final.

A través de sus ocho capítulos, Sinner tiene pretensiones de thriller psicológico; no sé si lo logra. La asesina parece una persona manipulable, y su hermana gravemente enferma, una gran manipuladora. La madre de ambas es una típica fanática religiosa que todo lo espiritualiza, como si la vida fuera un sistema de premios y castigos.

Sinner 05

El investigador lleva a la vez una vida miserable, mientras intenta recuperar su matrimonio (el rol de ex-esposa lo interpreta Kathryn Erbe a quien algunos recordarán de Law & Order – Criminal Intent) y mantiene una relación masoquista con una mujer casada. Describir la patología o la debilidad de cada personaje no es tema de este comentario, pero cada uno tiene lo suyo.

Cuando apareció la sugerencia en Netflix, The Sinner aparecía calificada con cinco estrellas. Como suele pasar, al final tenía tres estrellas y media y creo que esta calificación no le viene nada mal.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

“SEVEN SECONDS”, UNA CONMOVEDORA MINISERIE DE NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

Serie COMENTARIOS DE CINE, SERIES Y TV

Seven seconds 03Netflix presentó en 2018 la miniserie “Seven Seconds” (es español “Siete segundos”). La historia está ubicada en New Jersey y comienza con un trágico accidente. Un hombre (que luego sabremos que es un nuevo policía) atropella a un adolescente afroamericano que iba en bicicleta. Aunque el conductor detiene su auto, otros tres policías, que luego entenderemos que son sus nuevos compañeros, le dicen que se vaya y que ellos se harán cargo de la situación.

Más tarde, alguien encuentra al chico en una zanja cubierta de nieve y sangre cercana al choque; rápidamente es llevado de emergencia a cirugía.  A partir de allí se despliega la historia que trata sobre los investigadores (una fiscal afroamericana alcohólica y un policía blanco neoyorquino), sobre la familia del adolescente (padres que asisten a una iglesia y han luchado toda su vida para mantener a su hijo fuera de las pandillas), los policías participantes (el responsable y los encubridores) y alrededor de ellos los intereses políticos y de grupo que se ponen en juego.

Seven secondsMás allá de la trama, la historia plantea tres hechos que siempre inciden ante cualquier investigación: las emociones, los intereses e impacto de los hechos en la vida de todos los participantes.

Creada por Veena Sud, la miniserie cuenta con algunas magistrales actuaciones (Clare-Hope Ashitey, Regina King, Russell Hornsby y David Lyons, entre otros), una tensión que no cesa en ningún momento y un desenlace que no se puede prever hasta el final. “Seven Seconds” es una historia en diez capítulos altamente recomendable, para sentir y pensar: sentir cómo reaccionaríamos nosotros ante la tragedia (tanto si somos culpables como si somos víctimas) y pensar cómo actuaríamos: si en base a la justicia, la conciencia, la conveniencia o la reputación.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.