LA ASOMBROSA CALLE ARROYO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES” 

La calle Arroyo junto a su vecina Avenida Alvear, la calle Juez Tedín de Barrio Parque y la Avenida Melián de Belgrano R son, en mi opinión, las calles más bonitas de Buenos Aires. Sin embargo, la calle Arroyo se distingue por algunos detalles poco conocidos

Es la única calle con ese trayecto serpenteante que ha hecho que el escritor Eduardo Mallea lo llame el “codo aristocrático de Arroyo”[1].

Es la única calle con un espacio verde -una plaza o plazoleta- en cada una de sus cuadras. De este a oeste, en la primera cuadra se encuentra la Plazoleta Paul D. Harris; en la segunda, la Plaza Embajada de Israel. En la breve tercera cuadra se ubica la Plaza de Cataluña y en la cuarta, la Plazoleta Carlos Pellegrini.

Es la única calle que en su corto trayecto tiene tres direcciones de tránsito distintas. De Cerrito a Libertad corre de este a oeste, de Cerrito a la plazoleta Paul D. Harris va de oeste a este y de la plazoleta Paul D. Harris a Juncal de sur a norte. Esto último produce una extraordinaria paradoja: la esquina de Arroyo y Arroyo.

Pero no nos anticipemos, descubramos algunos de los tesoros de esta calle, que, pese a su reducida extensión, está llena de detalles y sorpresas.

LA PRIMERA CUADRA

Alejandro Dolina, en “La Calle del Bien y del Mal” escribe que en la cuadra del Ángel Gris sucede “algo muy particular: en una de las veredas no es posible ser bueno. En la otra es imposible ser malo”[2]. Algo parecido sucede al venir por la calle Esmeralda y cruzar la calle Juncal frente al Palacio Estrugamou: la vereda oeste corresponde a la calle Arroyo y la este a la calle Esmeralda. Basta ver la diferente numeración a ambos lados para comprobarlo.

Alguno diría que estamos confundiendo el final de la calle Arroyo con el principio… y quizás tendría razón ¿No se entiende? No se preocupe, lo explicamos enseguida.

Plazoleta Paul P. Harris

El primer edificio es el Edificio Minner (Arroyo 804), en la esquina con Juncal, frente al Palacio Estrugamou. Fue construido por el arquitecto de Jorge Kálnay en 1934[3] en estilo racionalista. A nosotros nos gusta iniciar el camino allí. En ese pequeño sector donde solo de un lado se llama Arroyo, los autos van de sur a norte siguiendo el sentido de Esmeralda; enseguida la calle gira hacia el oeste. Allí un pequeño jardín cercado conforma la diminuta plazoleta Paul P. Harris.

Al doblar a nuestra izquierda, pasando justo la plazoleta, nos encontramos que el tránsito viene de oeste a este, pudiendo acontecer algo extraordinario: un choque en el cruce de Arroyo y Arroyo…; si no, mire el plano.

Palacio Estrugamou

Enfrente se encuentra el Palacio Estrugamou (Esmeralda 1319), una joya academicista inaugurada en 1929, al cual se accede también por la calle Juncal. Fue diseñado por los arquitectos Eduardo Sauze y Auguste Huguier.

En uno de sus patios cuenta con una réplica a tamaño real de la Victoria de Samotracia, una de las obras más importantes del Museo del Louvre[4].

Las tiendas de arte

Una vez que continuamos la marcha en dirección oeste percibimos un maravilloso aroma parisino, con tiendas exclusivas entre altas torres y magníficos edificios.

Edificio Mihanovich

En ese tramo se encuentra el Edificio Mihanovich[5] (Arroyo 845) que parece trasplantado de Nueva York. Fue terminado en 1928, dos años antes que el Edificio Chrysler y tres antes que el Empire State.

Su diseño fue realizado por el Estudio Calvo, Jacobs y Giménez. Durante algunos años funcionó allí el Hotel Sofitel.

Un poco más adelante la calle hace un codo; justo allí, en el lado norte, se levantan varias torres de segunda mitad del siglo XX.

Enfrente se encontraba la desaparecida boîte Mau Mau, por donde pasaron, entre otros, nada menos que Charles Aznavour, Alain Delon, Geraldine Chaplin, Omar Shariff y Rudolf Nureyev.

Edificio Bencich

Frente a las torres otro espléndido edificio de seis plantas se presenta frente a nosotros: el Edificio Bencich[6], inaugurado en 1927[7]. Fue diseñado por el arquitecto Eduardo Le Monnier, fusionando magistralmente el estilo neorrenacentista italiano con el estilo neocolonial español.

La fachada acompaña la curva de la calle para extenderse luego a la calle Suipacha. Aunque se trata de un proyecto residencial, debajo tiene locales, incluyendo cafecitos y tiendas gourmet.

La mejor vista se obtiene desde la esquina opuesta en diagonal, desde donde puede admirarse en todo su esplendor.

Los hermanos Bencich construyeron en la cuadra tres edificios sobre nuestra calle: Arroyo 824, 828 y 880/894.

LA SEGUNDA CUADRA

Tanto la primera como la segunda cuadra fueron remodeladas en 2017, incluyendo la puesta en valor de la plazoleta Paul. P. Harris; se estrechó la calzada y se ensancharon las aceras, reduciendo el tránsito vehicular.  

Plaza Embajada de Israel

En frente del edificio Bencich, cruzando la calle Suipacha, se encuentra la Plaza Embajada de Israel (Arroyo 910). En ese solar se ubicaba el edificio de la embajada que el fatídico 17 de marzo de 1992 sufrió un cruel atentado que se cobró 29 vidas, cuyos nombres recordamos por una placa en el lugar.

Aunque de escasa dimensión, su mera existencia es altamente significativa pues es un sitio para la reflexión y la memoria. Se conserva una parte del muro original y cuenta con dos hileras de tilos, un árbol por cada víctima.

Fue inaugurada el año 2000 y el diseño estuvo a cargo de Gonzalo Navarro y colaboradores.

Parroquia Mater Admirabilis

Enfrente se encuentra la Parroquia Mater Admirabilis (Arroyo 941) que en castellano significa Madre Admirable.

Por una donación de la familia Casares se decidió levantar en la esquina noroeste de Arroyo y Suipacha una escuela taller para niñas pobres. Tres hermanas de aquella familia formaron la primera comunidad “Mater Admirabilis” perteneciente a las “Hermanas Franciscanas Misioneras de María Auxiliadora”.

En 1920 se celebró en una capilla provisoria la primera misa y en 1921 se inauguró la escuela. Sin embargo, el templo que hoy vemos es de 1938. La congregación dejó la obra en manos del Arzobispado porteño en 1982, que lo declaró iglesia en 1983[8].

Su arquitectura en estilo neorrománico es poco común en Buenos Aires. Su color gris tiza oscuro le da un aspecto antiguo y solemne. El interior del templo tiene interesantes vitrales y su sencillo interior crea un espacio muy apropiado para la meditación.

Embajada de Rumania

En la misma cuadra, pero de la mano de enfrente, se encuentra la Embajada de Rumania. El edificio, en un estilo academicista sobrio y depurado, fue levantado en 1920 por el arquitecto francés Paul Pater para la familia Ezeiza. El gobierno rumano lo adquirió en 1958.

Llegando a la Avenid 9 e Julio hay varios negocios de antigüedades de alto nivel.

LA TERCERA CUADRA

Siendo adolescentes conocimos la zona antes de la ampliación de la Avenida 9 de Julio, incluyendo el pasaje Seaver[9].

Los trabajos en 1978 para la ampliación de la avenida más ancha del mundo y la futura Autopista Illía (inaugurada finalmente en 1995) cambiaron totalmente la fisonomía del lugar creándose esta tercera pequeña cuadra. Para llegar a ella es necesario cruzar la Avenida 9 de Julio.  

La Plaza de Cataluña

La Plaza de Cataluña (esquina de Arroyo y Avenida 9 de Julio), recibió su nombre en 1985[10]. Conjuga áreas de césped con un suelo de ladrillo rojo molido. Ofrece muchas curiosidades, como una estatua de Lluis Companys i Jover, político catalán fusilado por el franquismo en 1940, junto una placa que conmemora a sus paisanos que contribuyeron a la independencia argentina. Se destacan los miembros de la Primera Junta de Gobierno Matheu y Larrea y el autor de la música del Himno Nacional, Blas Parera.

También hay una bella réplica de la Font de Canaletes instalada en 1996, cuyo original se encuentra en el paseo de las Ramblas de Barcelona.

En la medianera del Palacio Atucha, que ocupa la esquina de Cerrito, hay un mural con trampantojo creado por el artista Babi Cooper. Al fondo de la plaza, hay otro mural creado por el pintor catalán Josep Niebla[11].

Ex Palacio Ortiz Basualdo – Actual Embajada de Francia

Este precioso edificio (Cerrito 1390, esq. Arroyo) sobre la mano sur de la tercera cuadra de Arroyo originalmente se levantaba en un lote de esquina. Debido a la ampliación de la Avenida 9 de Julio, es el único sobreviviente de la manzana, que perdió la mayoría de su superficie, pues el resto fue demolido y convertido en vías de tránsito.

Fue diseñado en 1913 por el arquitecto Paul Pater, el mismo de la Embajada de Rumania, para la familia Ortiz Basualdo. El gobierno francés adquirió este palacio en 1939.  

Con un diseño academicista, cuenta con una bella cúpula y volúmenes que parecen insertados, cada uno con su propio techo en pizarra negra, que le brindan su monumental aspecto. Su mejor vista es desde la Plazoleta Carlos Pellegrini. Fue remodelado primero en 1994 y luego entre 1998 a 2000.

LA CUARTA CUADRA

Muchos creen que la calle Arroyo es la continuación natural de la Avenida Alvear. Sin embargo, si uno sigue el trazado de la calzada verá que no es así: la Avenida Alvear termina al llegar a la calle Arroyo que continúa hacia el oeste una cuadra, algo escondida, entre las calles Cerrito y Libertad.

Plazoleta Carlos Pellegrini

Esta plazoleta (Arroyo, Cerrito y Av. Alvear) de forma triangular o, más bien, parecida a un corazón, sería “la resultante del encuentro de dos cuadrículas de 45 grados, producto de la primitiva subdivisión de chacras perpendiculares al río, realizada por el fundador de Buenos Aires, don Juan de Garay”[12]. Por sus dimensiones podría ser llamada plaza.

Los edificios a su alrededor, incluyendo el del Jockey Club sobre la Avenida Alvear, el Palacio Pereda sobre la calle Arroyo y el de la Embajada de Francia en su extremo la convierten en una de las más distinguidas de Buenos Aires.

Se destaca el grupo escultórico dedicado al expresidente Carlos Pellegrini realizado en bronce y mármol de Carrara por el escultor francés Félix Coutan en 1914.  

Palacio Pereda – Embajada de Brasil

Terminamos nuestro recorrido admirando el Palacio Pereda (Arroyo 1130) donde actualmente se encuentra la Embajada de Brasil. El proyecto lo inició en 1919 el arquitecto francés Louis Martin, pero, fue inaugurado en 1936[13], debido a conflictos entre el Dr. Pereda que encargó el edificio y el mencionado arquitecto, por lo que la obra fue continuada por el arquitecto Jules Dormat y, tras su muerte en 1924, por uno de sus discípulos.

Con su majestuoso frente y una bella cúpula en el centro, el edificio sigue las líneas del academicismo francés. Cuenta con cuatro plantas.

En 1944 el edificio fue adquirido por la República del Brasil para su embajada.

ACERCA DE LA HISTORIA Y DEL NOMBRE

Contra lo que pueda suponerse, la calle no se levantó sobre el cauce de un arroyo. Se le asignó el nombre en honor de Manuel Arroyo y Pinedo (1778-1839), quien, según una placa en la esquina del Palacio Atucha, fue presidente del Congreso Nacional en 1825[14]. Sin embargo, Alberto Gabriel Piñeiro ofrece datos muy diferentes “Manuel Andrés Arroyo y Pinedo (1793-1861), funcionario; presidente del Banco Nacional en 1826; presidente del Congreso Constituyente de ese mismo año” [15]. Además, agrega que a la calle Posadas (la primera paralela a Arroyo hacia el norte) se la conoció también como Arroyo o Arroyo Segunda.

Hasta donde hemos podido averiguar, la actual calle Arroyo se encontraba dentro o en las cercanías de la Quinta de Riglos, en la zona de Retiro. También hemos leído que originalmente se llamaba Calle de las Tunas, pero no hemos encontrado evidencia que lo acredite. Alberto Gabriel Piñeiro informa que en un plano por P. Uzal de 1879 se la llamaba Progreso y en uno de 1882 por J. B. A. Bianchi, Santa Calixta[16]. Sin embargo, según el mismo experto, en el Plano Municipal de ese mismo año aparece con el nombre de Pueyrredón y en 1896 se la menciona como Juncal Segunda (Juncal es la primera calle al sur paralela a Arroyo; de allí el nombre de Segunda). Por una ordenanza del 31 de diciembre de 1902 pasó a llamarse Arroyo.

El propio Piñeiro aporta otro detalle importante sobre Manuel Arroyo: “Poseía una casaquinta en el lugar donde se encuentra esta calle y de allí que se la conociera con su nombre”[17]. Además, comparte un dato que no ignorábamos sobre una calle vecina, llamada Eguía: “esta calle, hoy desaparecida, cuyo nombre fue impuesto por Ordenanza del 28/10/1904, nacía en Carlos Pellegrini 1432, entre Arroyo y Posadas. Era cerrada, es decir, sin salida hacia Cerrito; desapareció con el trazado de la avenida 9 de Julio”[18]. La calle Arroyo es única por su dibujo sinuoso, su arquitectura exquisita, su glamour parisino y por las peculiaridades que expusimos al principio. El autor de esta nota la conoció a los 15 años y décadas después, en cada visita a Buenos Aires, la sigue recorriendo con el mismo asombro.

© Pablo R. Bedrossian, 2022. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Mallea, Eduardo, “La Torre”, Editorial Sudamericana, 1951, p.149

[2] Dolina, Alejandro, “Crónicas del ángel gris”, Ediciones Colihue, 1996, p.68

[3] Barela, Liliana, “Guía Patrimonio Cultural de Buenos Aires 1 – Edificios, Sitios, Paisajes”, Dirección General Patrimonio e Instituto Histórico, 2008., p.248

[4] Para más información, ver nuestro artículo “La Victoria de Samotracia en Buenos Aires”, 2018, https://pablobedrossian.com/2016/03/13/la-victoria-de-samotracia-portena-por-pablo-r-bedrossian/

[5] Para más Información, ver nuestro artículo “El Edificio Nicolás Mihanovich”, 2017, publicado en https://pablobedrossian.com/2017/11/19/el-edificio-nicolas-mihanovich-por-pablo-r-bedrossian/

[6] Los hermanos Bencich eran dueños de una empresa constructora; varios edificios llevan su nombre. El más famoso es el de la esquina de la Avenida Córdoba y la calle Esmeralda (Córdoba 827), cuyas últimas plantas vistas desde abajo lucen como un castillo. También se llama del mismo modo el que se encuentra en la Diagonal Norte (Av. Pres. Roque Sáenz Peña 615) que llega a las esquinas con la calle Bartolomé Mitre y la calle Florida.

[7] Tartarini, Jorge y Viñuales, Graciela María, “Le Monnier, Arquitectura francesa en la Argentina”, Fundación Cedodal, 2001, p.69

[8] Sin firma, “Parroquia Madre Admirable”, Iglesias de Buenos Aires, https://baiglesias.com/parroquia-madre-admirable-2/

[9] El pasaje Seaver era famoso por su escalera, que se extendía entre las calles Cerrito y Carlos Pellegrini, desde la calle Posadas (que corre paralela a Arroyo una cuadra al norte) hasta la Avenida del Libertador. Fue demolido en 1978.

[10] Piñeiro, Alberto Gabriel, “Barrios, Calles y Plazas de la Ciudad de Buenos Aires”, Dirección General Patrimonio e Instituto Histórico, 2008, p.110

[11] Calcagno, Lucía E; Feijóo de Llamas, Marta; Portas, Beatriz S.; Mesquida, M. Susana; Speranza, Fernando M.; Suárez, Ariel, “Guía de la Arquitectura de Buenos Aires Itinerarios Barrio Norte – Recoleta”, Ediciones de Arte Gaglianone, 1992, p.63. Para más datos ver Sin firma, “Josep Niebla realizará un mural en la Plaza de Cataluña de Buenos Aires”, Diario La Vanguardia, Sección Cultura, 19/08/1986, p.25

[12] Calcagno, Lucía E; Feijóo de Llamas, Marta; Portas, Beatriz S.; Mesquida, M. Susana; Speranza, Fernando M.; Suárez, Ariel, Op. cit., p.56.

[13] Autores varios, “Ciudad de Buenos Aires Atlas de Edificios Catalogados – Tomo 3 (2008-2009)”, Subsecretaría de Planeamiento / Ministerio de Desarrollo Urbano, 2010, p.26

[14] La gran mayoría de las citas coinciden en los años de nacimiento y muerte.

[15] Piñeiro, Alberto Gabriel, “Las calles de Buenos Aires, sus nombres desde su fundación hasta nuestros días”, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, 2ª Edición, 2005, p.37

[16] Piñeiro, Alberto Gabriel, Op. cit., p.294

[17] Piñeiro, Alberto Gabriel, Op. cit., p.37

[18] Piñeiro, Alberto Gabriel, Op. cit., p.108


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos. Los dos planos son imágenes editadas por el autor de esta nota basadas en el Mapa de la Ciudad de Buenos Aires oficial.

4 comentarios

  1. Soy una persona nacida en el gran conurbano de Bs.As.( en San Martín).Mudado al interior (Mercedes – 100 Kms.) desde nuestro casamiento con Elisabet, (hace más de 45 años). Extraño mucho estas calles, donde mi papá un inmigrante de España, (Salamanca), siempre recorríamos de pibe, junto a mi mamá y mis dos hermanos. Muchas gracias por el recuerdo que trajo a mi corazón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.