CRACOVIA! (por Pablo R. Bedrossian)

Sea por su arquitectura, por su entorno, por su gente, su arte o sus comidas, Cracovia es un lugar que sorprende. Ubicada en el sur de Polonia, fue la sede del poder monárquico y religioso del país durante siglos. Declarada Capital Cultural de Europa del año 2000 y bastión del papa Juan Pablo II (dirigió allí seminarios en la clandestinidad), el casco histórico se recorre a pie y vale la pena dedicar tiempo a admirar sus detalles, esos que pasan inadvertidos en las visitas express.  Muy cerca se encuentran las tristemente célebres Auschwitz y Birkenau cuyas emotivas visitas son obligadas.

El Castillo de Wavel

Conviene iniciar el paseo por el Castillo de Wavel (que se pronuncia Vavel), ubicado en lo alto de una suave colina.

Cracovia 01

Es un conjunto de edificios que conforman una ciudadela medieval.

Cracovia 02

Cracovia 07

Incluye la espectacular Catedral de San Wenceslao y San Estanislao, que, como la Abadía de Wesminster para los británicos, es a la vez iglesia, edificio histórico, cementerio de reyes, museo y muestra de esplendor. Está prohibido tomar fotos del interior, pero no se puede dejar de admirar el arte expuesto en ella.

Cracovia 11

Construida en el siglo XIV, fue el sitio de coronación de los monarcas polacos. Tiene el clásico estilo medieval de tres naves que terminan en el ábside, donde se ubica el altar. Posteriormente se le añadieron capillas funerarias. La más famosa es la de Segismundo, fiel reflejo de la llegada del Renacimiento a Polonia.

Cracovia 03

Su campana, la Sikmunda, pesa casi 11 toneladas; para tañer necesita la fuerza de veinte campaneros.

Cracovia 10

También puede visitarse enfrente el pequeño museo de la Catedral (recomiendo la audioguía que da una breve explicación de cada objeto). También puede verse al aire libre una estatua en bronce de Juan Pablo II, a quien atribuyen la caída del comunismo. Tras almorzar en un restaurante del Castillo los famosos “pierogi”, los “ravioles” fritos polacos, recorrí también el Palacio Real y los aposentos reales.

Cracovia 12

Además admiré La Dama de Armiño, la pintura de Leonardo da Vinci que fue trasladada transitoriamente allí hasta que se complete la remodelación del Museo Czartoryski, que habitualmente la alberga.

Cracovia 13

El Castillo tiene excelentes vistas panorámicas para fotos. Desde uno de sus lados se observa el río Vístula. Bajando en esa dirección se observa una estructura metálica que es el famoso dragón de Wavel sobre el cual hay una leyenda y es el lugar favorito de los niños. Se pagan las visitas a los lugares cerrados, no la entrada al Castillo. A veces hay que reservar el día anterior porque en temporada alta cuesta conseguir lugar para algunas visitas.

Cracovia 06

Caminando por la Ulica Grodzka

Tras visitar el Castillo de Wawel, lo más recomendable es recorrer la peatonal Ulica (calle) Grodzka que une el Castillo con la enorme y bella Plaza del Mercado.

La Ulica Grodzka es una serpenteante vía peatonal a cuyos lados aloja edificios históricos y numerosas tiendas. Una multitud nunca cesa de caminar por ella. Si uno tiene suerte, puede ser sorprendido por algún colorido desfile de héroes de guerra o de una ruidosa banda militar.

Cracovia 20

Al inicio, viniendo del Castillo sobre esta calle hay a mano derecha una excelente tienda de artesanías, la mejor que encontré de la ciudad. Poco después se encuentra la Iglesia de San Andrés  (en polaco: Kościół św. Andrzejacon sus altas torres blancuzcas. De estilo románico, fue construida en el siglo XI. Aún sobreviven algunas partes originales.

Cracovia 15

Inmediatamente después, y siempre del lado derecho, está la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo (en polaco Kościół św Piotra i Pawla), un imponente templo católico de estilo barroco, construido para los jesuitas en la primera mitad del siglo XVII. En su frente muestra una extensa verja coronada por estatuas de los 12 apóstoles, realizadas entre 1715 y 1722.

Cracovia 16

 

Cracovia 17

Vale la pena recorrer su interior, donde se destaca el altar mayor, y también observar los detalles externos.

Cracovia 19

Un poco más adelante hay también una Iglesia Luterana. Pero a medida que nos acercamos a la Plaza del Mercado, la Ulica Grodzka se vuelve más comercial. Siempre hay músicos ambulantes, mesas en la calle para tomar café o almorzar, y el murmullo de los transeúntes.

Cracovia 52

El cruce con la Ulica Dominikańska

Una esquina en la que es necesario detenerse es el cruce con la Ulica Dominikańska. Allí se encuentra el tradicional edificio Antoni Suski, cuyo restaurante de comida rápida es poco recomendable. A ambos lados de esa esquina se observan importantes templos católicos: la Iglesia Dominica y la Franciscana.

A la derecha tenemos la Iglesia Dominica o Dominicana, erigida en la segunda mitad del siglo XIII. Sufrió diversas transformaciones y a mediados del siglo XV tomó el distinguido estilo gótico que luce en la actualidad. Posteriormente se le añadieron varias capillas.

Cracovia 21


Delante de la iglesia hay una pequeña plaza donde se detienen autobuses y tranvías, que son el principal medio de transporte de la ciudad.

Cracovia 44

Del otro lado, hacia la izquierda de la Ulica Godzka, se encuentra la Iglesia Franciscana. Adquirió su aspecto gótico cuando fue construida (entre el siglo XIII y XV), pero en los siglos XVII y XIX padeció importantes remodelaciones que transformaron su exterior.

Cracovia 56

Lo más interesante se encuentra en su interior, como, por ejemplo, el magnífico trabajo de ebanistería del coro.

Cracovia 57

Se destacan en particular los magníficos vitraux del pintor, arquitecto, ebanista y dramaturgo polaco  Stanisław Wyspiański, realizadas entre 1895 y 1897,  de admirable policromía y movimiento, consideradas un eslabón entre el arte provinciano de Cracovia y la vanguardia estética de su época. 

Cracovia 58

Cracovia 59

La Plaza del Mercado

Regresando a la calle Grodzka, y retomando nuestro camino, llegamos enseguida a una de las esquinas de la bella Plaza del Mercado. Se llama así porque en su centro se ubica un enorme edificio, el Mercado de Paños. La plaza tiene más 200 metros de lado. Es plana y peatonal; está cubierta de baldosas color gris, sin árboles. En verano se puebla de mesas donde los turistas toman café, almuerzan o cenan.

Cracovia 64

Cracovia 61

Muy próximas a la esquina desde donde ingresamos, sobre la propia plaza se encuentran la pequeña iglesia de San Adalberto y la Torre del Ayuntamiento. En la iglesia de San Adalberto -también llamada Iglesia de St. Wojciech (en polaco, Kościół św Wojciecha)- asistí a un concierto de música clásica donde el primer violinista hizo fantásticos solos de jazz, tanto en Summertime como en el clásico tema de la serie televisiva Bonanza, compuesto por David Rose.

Cracovia 77

A muy pocos pasos, la Torre del Ayuntamiento es una imponente estructura gótica de ladrillo rojo con partes blancas, cuya cúpula barroca domina toda la vista de la plaza. Es el último vestigio de Ayuntamiento original del siglo XV.

Cracovia 24

En otra de las esquinas de la plaza, se levanta la Iglesia de Santa María con sus altísimas torres. Su construcción se inició en 1355; la bóveda y las capillas se terminaron a mediados del siglo XV, y la torre menor a inicios del siglo XVI.

Cracovia 78

Su interior es magnífico. Un Cristo crucificado cuelga  desde lo alto de un techo azul. Sus brazos parecen querer abrazar al mundo por el cual está muriendo.

Cracovia 34

Entre las magníficas obras de arte que embellecen su interior, se destaca un gran retablo gótico de 12 metros de ancho por 11 de alto, tallado por Veit Stoss entre 1477 y 1489, que representa la muerte de la Virgen María en presencia de los doce apóstoles. Es el mayor de toda Europa. Un retablo es una obra de arte pintada o esculpida sobre madera, piedra o mármol que se coloca detrás del altar y que generalmente representa escenas bíblicas o religiosas. Este tipo de retablo se llama políptico, pues está compuesto por varias tablas, con tablas laterales móviles.

Cracovia 65

Dejando la Plaza -a la cual volveremos- un poco más allá de la Iglesia de Santa María, nos internamos en la calle Floriańska, que es un tramo del Camino Real que recorrían los reyes desde Varsovia para ser coronados en Cracovia. Esta corta vía peatonal termina en la Puerta de Florián, donde se observan restos de la muralla medieval sobre la cual improvisados marchands cuelgan pinturas y reproducciones ofrecidas a los turistas a bajo precio.

Cracovia 67

A pocos metros a la izquierda se encuentra el Museo Czartoryski. Fue fundado en 1796 por la Princesa Izabela Czartoryska para preservar el patrimonio polaco según el lema “El pasado para el futuro”. Habitualmente se expone allí La Dama del Armiño, de Leonardo da Vinci, pero debido a la remodelación del museo, la admiramos en el Castillo de Wavel.

 

Cracovia 35

Pero sin desviarnos del camino, justo donde termina la Ulica Floriańska, un arco abre el camino hacia un amplio parque en el cual se levanta la Barbacana (en polaco barbakan), una construcción medieval de ladrillo de finalidad defensiva.

Cracovia 36

Caminando por el parque hacia la izquierda, y luego retornando en dirección de la Plaza del Mercado, a poco menos que dos cuadras de ella, sale a nuestro encuentro la Plac Szczepanski, un espacio lleno de vida y arte. A pesar de los puestos de comida ambulante, nos sorprende el buen gusto de los edificios que la rodean. Uno de ellos es el Teatro Viejo (Teatr Stary), la sala de representaciones más antigua del país. Fue inaugurado en 1793 y reconstruido dos veces. La última, en estilo art nouveau, se realizó entre 1903 y 1905.

Cracovia 47

Cracovia 46

También sobre la Plac Szczepanski se ubica el Palac Sztuki, edificio de la Sociedad de Bellas Artes, construido en 1901 bajo el diseño de Franciszek Mączyński; sus líneas siguen fielmente el estilo de la Secession vienesa, dentro del movimiento modernista de la época. Merecen especial atención sus frisos neoclásicos con fondo dorado. También hay un busto alusivo a Jan Matejko, considerado el mejor pintor polaco de todos los tiempos.

Cracovia 48

Cracovia 49

Vale la pena detenerse para observar la multitud de detalles que ofrecen los edificios que rodean esta bulliciosa plaza.

Cracovia 68

Pero regresemos a la magnífica Plaza del Mercado (en polaco Rynek Glówni). Trazada en 1257, cuando la ciudad obtuvo la carta municipal, sigue siendo el centro neurálgico de la ciudad. Es una de las más bonitas y grandes de Europa.

Cracovia 26

El único transporte que se puede observar en el lugar son elegantes carruajes turísticos tirados por caballos.

Cracovia 30

Cracovia 80

Como parte de la experiencia, visitar por dentro el Mercado de Paños y recorrer sus tiendas es una obligación.

Cracovia 28

Dejamos la Plaza no sin echar una última mirada.

Cracovia 25

Vamos en busca de nuestro último punto de visita, apurando nuestro paso por el costado del Castillo de Wavel, antes que se ponga el sol.

040 DSC01902

Entramos finalmente en Kazimierz, el barrio judío, donde se desarrollaron trágicos sucesos durante la Segunda Guerra Mundial.

Cracovia 70

En Kazimierz hay antiguas sinagogas, negocios tradicionales y buenos restaurantes, como antesala a un encuentro con la Historia.

Cracovia 71

Tiene detalles que le dan un aura bohemia y retro que lo hacen especialmente atractivo para la juventud.

Cracovia 79

Sin embargo, perdura una atmósfera de hondo dolor y respetuoso silencio por aquellos que fueron primero segregados, después detenidos y secuestrados y luego cruelmente asesinados en las cámaras de gas de las cercanas Auschwitz y Birkenau.

Cracovia 72

Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis confinaron a toda la población judía dentro de una zona totalmente amurallada, conformando un ghetto. Sólo persiste un pequeño sector de aquel muro.

Cracovia 75

Se puede visitar un viejo conventillo o cuartería, donde se filmaron escenas del multipremiado film“La lista de Schlinder” dirigido por Steven Spielberg, y también la fábrica donde este empresario alemán se sirvió de su filiación al partido nazi para salvar a unas 1200 personas de una muerte segura.

Cracovia 73

Nos despedimos en la Plaza de los Héroes, donde un curioso monumento recuerda a las víctimas del genocidio. Son grandes sillas vacías con velas encendidas debajo, dispersas a lo largo de la plaza.  Allí  los nazis concentraban a los judíos del ghetto en largas filas para enviarlos a los campos de concentración y exterminio.

Cracovia 74

Nos despedimos de Cracovia con recogimiento. Una ciudad cuya historia nos habla en cada una de sus calles.

Cracovia 76

 

Videos:

Castillo de Waveel:

Paseo por la Plaza del Mercado y la Ulica Grodzka

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

ANOLIS ALLISONI: LA LAGARTIJA DE CABEZA AZUL (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE REPTILES Y ANFIBIOS DE CENTROAMÉRICA

Anolis allisoni 12Hace un tiempo visité los Cayos Cochinos,  en el Caribe hondureño, donde encontré varios ejemplares de la lagartija de Allison o lagartija cabeza azul, cuyo nombre científico es Anolis allisoni y en inglés Allison’s anole o Blue-headed Anole. Esta lagartija o pichete, se encuentra en Cuba; fuera de ese país sólo habita en las Islas de la Bahía y Cayos Cochinos hondureños, en algunos cayos de Belice y en islas de Quintana Roo, en México.

Anolis allisoni 03De hábitos diurnos y de intenso color verde, salvo la cabeza que toma un color azulado, se lo encuentra en palmas y troncos. Su abanico gular es rosado oscuro. La longitud máxima del hocico a la cloaca es de 87mm. Fuera de Honduras el color azulado puede alcanzar las patas delanteras y la mitad frontal del cuerpo.

Tiene la cabeza más triangular que otros anolis y posee almohadillas subdigitales, que le permiten  trepar con facilidad y aferrarse a superficies verticales. Es insectívoro.

Los invito a admirar este hermoso pequeño reptil:

FOTOGRAFÍAS:

Anolis allisoni 02

Anolis allisoni 08

Anolis allisoni 04

Juvenil de Anolis allisoni
Juvenil de Anolis allisoni

 

Anolis allisoni mostrando su gula; foto por Joel Amaya tomada en Mahogany Bay, Roatán, Honduras (foto usada con permiso)
Anolis allisoni mostrando su gula; foto por Joel Amaya tomada en Mahogany Bay, Roatán, Honduras (foto usada con permiso del autor)

VIDEOS:

Los videos pueden verse en:

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la foto Anolis allisoni mostrando su gula de Joel Amaya, utilizada con su permiso.


BONUS:

QUÉ SON LOS ANOLIS

Norops sp.
Norops sp.

Los anolis están dentro de la familia Iguanidae, a la que  obviamente pertenecen las iguanas. Bajo este nombre se agrupan más de 300 especies que corresponden a diversos géneros como Anolis, Norops, Ctenonotus y Dactyloa. Hay mucha discusión sobre estas clasificaciones, si se trata de agrupaciones naturales o artificiales[1], y serán los avances en el conocimiento genético quienes determinen en el futuro la pertenencia de una especie a un determinado género.

La mayoría de estas especies tienen hábitos arbóreos, aunque hay otras que se encuentran en el suelo o entre la hojarasca. En Centroamérica existen también especies semiacuáticas[2].

Son ovíparas y ponen un huevo por vez pero muchas veces a lo largo de un año, con intervalos de una a dos semanas[3].

Norops lemurinus mostrando su gula
Norops lemurinus mostrando su gula

Fenotípicamente los anolis son identificados por el color de su gula o abanico gular (en inglés dewlap) de los machos. Se trata de una delgada solapa de aspecto membranoso que los anolis desde su cuello despliegan y retraen. Aparentemente cumplen dos funciones: establecer su posición de alerta ante otros depredadores y atraer a las hembras durante la época de celo, como una suerte de cortejo.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS:

[1] Köhler, Gunther, “Reptiles de Centroamérica”, Herpeton, Verlag Elke Köhler, Offenbach, Alemania, 2003, p.93

[2] Köhler, Gunther, Op.Cit., p.93

[3] Köhler, Gunther, Op.Cit., p.94

 

 


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos

 

 

 

HOMENAJE A OSCAR ALLENDE Y SU BANDA “PUEBLO DE DIOS” (por Pablo R. Bedrossian)

INTRODUCCIÓN

Oscar Allende
Oscar Allende

La música cristiana, sea rock, pop o góspel, ha crecido enormemente en Argentina. Es un movimiento joven, iniciado a principios de los ’70, movido por un profundo sentido de misión y una alta capacidad creadora.

25 años después de su inicio llegó desde México el movimiento de “alabanza y adoración” que encerró dentro de los templos buena parte de esa energía evangelizadora.

Llevó muchos años recuperar la visión de un mundo necesitado de fe para que las bandas resurgieran. Hoy conviven una

Rabito y Pueblo de Dios en sus inicios
Rabito y Pueblo de Dios en sus inicios

música “puertas adentro” con otra “puertas afuera” que tienen como propósito exaltar a Dios y proclamar que hay esperanza.

En este movimiento pendular, muy pocas bandas subsistieron sin perder de vista su razón de ser. Probablemente la más destacada, y a la vez la más querida, ha sido Pueblo de Dios, la banda que Oscar y Nora Allende conformaron desde el principio con Rabito y que, tras la partida de éste a los Estados Unidos, continuó su labor liderado por este matrimonio que se ganó el cariño de todos.

LA PREHISTORIA: Música, fe y amor para toda la vida

Tesoro “arqueológico”: a la izquierda Oscar Allende y al lado suyo, adelante, Rubén Lacrouts.
Tesoro “arqueológico”: a la izquierda Oscar Allende y al lado suyo, adelante, Rubén Lacrouts.

Oscar Allende nació el 19 de enero de 1950. A los 17 años, siempre como bajista, formó su primer banda junto al guitarrista Ruben Lacrouts. Dos años después conoce a Juan Carlos Fernández , excelente baterista y cantante, que luego sería conocido como Rabito.

En 1970, Oscar Allende, Juan Carlos Fernández y Rubén Lacrouts forman parte de “Solvente”, un grupo que se popularizó por un comercial televisivo, cuyo título era el eslogan de una campaña publicitaria de las naftas de YPF: “Y Péguele Fuerte”. El tema se puede escuchar en http://youtu.be/CPumR0bTd0A

007 Oscar Allende - Solvente¿Quieren ver a Oscar Allende y Rabito cantando cuando integraban el conjunto “Solvente”? Los encuentran en http://youtu.be/7Sztiw09mkQ. Gracias Producciones Gato Salvaje por compartirlo (gatosalvaje64 en Youtube)

En 1972, Juan Carlos Fernández viaja al exterior y Oscar Allende queda trabajando como bajista para músicos populares de aquella época como Donald, Sergio Denis, Tormenta y otros. En 1973 Juan Carlos regresa a la Argentina y con el seudónimo de Rabito inicia su carrera como cantante. Junto con Oscar recorren los escenarios de Argentina y Latinoamérica hasta que en 1981 llegan al evangelio a través de la milagrosa curación de un cáncer del papá de Oscar y deciden seguir a Jesús.

Nora y Oscar Allende junto a Rabito
Nora y Oscar Allende junto a Rabito

Oscar y Nora Allende conocen el evangelio en diciembre de 1981; tres meses después llevan a los pies de Cristo a su amigo Kuki, Juan Carlos Fernández, más conocido como Rabito, y poco después a Chaplito, como con cariño llaman a Rubén Lacrouts.

El mensaje de Dios transforma totalmente sus vidas y las de sus familias. Les da un nuevo camino y un nuevo propósito por el cual vivir.

En un diálogo telefónico, Rubén Lacrouts me contó que conoció el evangelio a través de Oscar: Durante el descanso de una presentación  en Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), Oscar le habló del cielo y del infierno. Como Rubén había visto la cura milagrosa del papá de Oscar, para quien los médicos auguraban una muerte segura, no dudó en decidir seguir a Cristo; su fe sigue viva hasta el día de hoy.

EL NACIMIENTO DEL AMOR, Y LA FE PUESTA A PRUEBA: Superando lo insuperable

Nora y Oscar Allende
Nora y Oscar Allende

Nora “Pochi” de Allende, nos cuenta como nació ese amor eterno que siempre se tuvieron con Oscar:

“Fue en 1972. Oscar venía de grabar en Odeón con Rubén Lacrouts y Lucas Apestegui, todos integrantes de Solvente . Fueron al cumpleaños de un amigo en común. Yo no los conocía pero en seguida pegamos buena onda con todos. Nos divertimos y cantamos un montón y quedamos que al sábado siguiente vengan a mi cumple …Con mi hermana comentábamos qué bueno sería que vengan; yo pensaba que sólo dijeron que sí por compromiso. Mi sorpresa fue grande al verlos llegar a Oscar con  Rubén , y nunca más nos separamos . Tres años después nos casamos; yo tenía 20 años…”

Oscar y Nora Allende junto a sus hijos Melina, Anabella, Rodrigo, Mariano y el resto de la familia
Oscar y Nora con sus hijos Melina, Anabella, Rodrigo, Mariano y familia

“…Cuando tenía 22 nació Melina, a los dos años nació Anabella, y dos años después nació Mariano ; luego de ocho años vino Rodrigo, y al año y un poquito nació Florencia. Cuando Rodri y mi Florcita nacieron, ya llevábamos siete años en el Señor…cuando a Florencia le faltaba poco para cumplir sus dos años se enfermó, y en 15 días partió con el Señor. Fue muy duro en ese momento. Dios nunca nos dejó de sostener y el pueblo de Dios y los amigos tampoco….”

Mariano, Oscar, Nora, Anabella y Rodrigo Allende
Mariano, Oscar, Nora, Anabella y Rodrigo Allende

“….Tiempo después Oscar se fue a la Capital a llevar CDs a las librerías. Cuando volvió, me contó que ya tenía el tema que yo debía cantar: era canción de despedida, un tema para los que, como nosotros, habían perdido su hijo. Dios se la dio volviendo de la Capital a casa, letra y música…

No fue fácil cantarla por primera vez, menos aún grabarla, pero es de mucha bendición; no hay duda que la inspiró Dios …creo que en estos años Dios me preparó para ser fuerte y  levantarme una y otra vez, a ayudar a muchos, a entender que Dios tiene todo bajo control…”

EL LARGO CAMINO RECORRIDO: Una banda ponía todo y que no se guardaba nada

Portada del álbum Rabito y Pueblo de Dios
Portada del álbum Rabito y Pueblo de Dios

En 1982 nace Rabito y Pueblo de Dios. En 1983 participan en “Música y Propuesta”, el programa de TV creado y producido por el inolvidable Mario Bertolini, un productor de televisión y ex-corredor de Fórmula 4, que también había decidido seguir a Jesucristo. También tocan en el legendario auditorio que el productor había hecho en San Fernando. Y ese mismo año sale su primer álbum, “Pueblo de Dios”.

Damián Sileo, en su libro “El rock y el pop en la iglesia”, escribe:  “El año 1983 quedó marcado para la banda de Oscar Allende porque apareció con su primera grabación, en la que la figura estelar era Rabito, pero era innegable que juntos eran dinamita. La TV también fue testigo de Rabito y Pueblo de Dios: ‘El show de la vida’, de Canal 11, supo tener entre sus artistas invitados a la banda entera. Y muchos padres de adolescentes podrán decirles a sus hijos hoy que en el popular programa estudiantil ’Domingos para la juventud’, en sus prendas colocaban como música de fondo el hit ’Pueblo de Dios’.

Pueblo de Dios y Rabito, en Río Cuarto, Córdoba (1983)
Pueblo de Dios y Rabito, en Río Cuarto, Córdoba (1983)

En 1984 participan en el Festival de MEI (Misión Evangélica Iberoamericana), realizado en la Universidad Tecnológica de Santa Fe, al que  asistieron 6,000 jóvenes. Todos comentaban que Rabito (famoso por temas como “Amante latino”) se había hecho cristiano y con su banda ahora cantaban de Jesús, que integraban una rubia de voz aguda y brillante y un bajista “morocho” con el que la rubia se entendía a la perfección… Verlos allí fue una experiencia maravillosa para mucho de nosotros.

Pueblo de Dios: Arriba Oscar Allende, Rabito, Rubén Lacrouts y Rubén Soria; debajo Juan Carlos Iborra y Nora de Allende
Pueblo de Dios: Arriba Oscar Allende, Rabito, Rubén Lacrouts y Rubén Soria; debajo Juan Carlos Iborra y Nora de Allende

026 Oscar Allende - Tapa del álbum Creciendo día a díaEn 1985 lanzan la segunda producción “Creciendo día a día”. Pueblo de Dios recorre todo el país en un camión adaptado para transportar equipos y músicos. Algunas memorias de esos viajes increíbles  -verdaderas experiencias de fe-  fueron relatadas por Oscar Allende en su libro “Nuestra vida en Pueblo de Dios”, mostrando la vocación de servicio y la inclaudicable confianza en Dios de los miembros de la banda.

En 1986 acontece la partida de Rabito, que se traslada a los Estados Unidos y Pueblo de Dios inicia una nueva etapa musical bajo el liderazgo de Oscar Allende, acompañado de su esposa Nora.

031 Oscar Allende - Tapa del álbum El mejor caminoEse mismo año lanzan la primera producción sin Rabito, “El mejor camino”, donde se nota el aporte musical de Sasha Verstraeten, que aparece en la portada junto a Oscar y Nora.

La banda cada vez se hace conocida internacionalmente mientras sigue recorriendo toda la Argentina con su música.

Nora de Allende grabando en 2013
Nora de Allende grabando en 2013

Nora de Allende nos cuenta: “Vivimos diferentes etapas; primero tuvimos que pagar el ‘derecho de piso’; para muchos éramos ‘musica del diablo’, otros nos tomaban con pinzas, por ser algo nuevo.  Luego vino el loquero , todos nos querían tener. Por último llegó la madurez… ¿Cuál fue el propósito? Con seguridad, en todos surgió la necesidad de contar con simpleza a través de nuestras canciones lo que Dios era para nosotros, y poder así llegar con un mensaje de fe y esperanza …”

035 Oscar Allende - Tapa del álbum Comienza a cantar

En 1989 llega “Comienza a cantar”, un álbum recordado por todos, que definitivamente catapulta la música de Pueblo de Dios en el primer lugar en las radios de todo el país.

Como se ve en la portada la banda se renueva y se agranda, incluyendo a Ana, la esposa de Sasha Verstraeten, a Pablo Snyder, y a nuestro querido y recordado amigo Daniel Ducdoc.

036 Oscar Allende - Tapa del álbum Grito de VictoriaA principios de los ‘90, Pueblo de Dios logra una formación extraordinaria, con músicos cuya vigencia perdura hasta nuestros días.  Con ellos, en 1991 presenta “Grito de victoria”. Junto a Oscar y Nora Allende tocan Ernesto D’Almeida, Danny Ducdoc, Pablo Snyder y Horacio Zanotto, que renuevan el sonido de la banda.

037 Oscar Allende - Tapa del álbum 10 añosEn 1992 llega “10 años”, un CD que recuerda grandes temas de la banda en sus diez años de existencia e incluye dos temas inéditos: “Salvos” y “Con Jesús“. Poco después sale “Pueblo de Dios en alabanza”, un álbum cuyos temas sólo los tocaban en las iglesias, con la participación de los hermanos Toledo.

Aunque en esos años nos vemos muchas veces, sólo una vez cantamos juntos. Fue en un recital del 17 de octubre de 1992, cuando me acompañan en el tema “Hay vida en Jesús”. Para mí fue un honor y una bendición.

VIENTOS DE CAMBIO: Adaptándose a los nuevos tiempos

Oscar y Nora Allende
Oscar y Nora Allende

En ese momento, la música de “alabanza y adoración”, llegada desde México, barre con buena parte de la música local y es muy difícil para muchos grupos subsistir.

El góspel, como ahora llaman genéricamente a la música con letra cristiana, se encierra puertas adentro de los templos ,y sólo grandes esfuerzos como los de Pueblo de Dios, Rescate o Sinergía evitan que la música joven evangelizadora desaparezca.

Pueblo de Dios con la participación de Abel Álvarez, Diego Cuevas y Ariel Cuello (1997)
Pueblo de Dios con la participación de Abel Álvarez, Diego Cuevas y Ariel Cuello (1997)

La banda va cambiando de formación, adaptándose a los nuevos tiempos. Cada nuevo álbum  demanda más recursos que los que las bandas disponen, hay menos recitales y cuesta mucho moverse en los distintos lugares del país, sin embargo, Pueblo de Dios levanta la bandera de la fe y sigue adelante.

En 1999 llega “Cada día”, un CD con el mejor estilo de Pueblo de Dios, donde Nora y Oscar son acompañados por Mariano Veltri (teclados), José Gutiérrez (primera guitarra), Mariano Allende (guitarra rítmica) y Juan Cordina (batería y percusión). Además, como invitado, Gustavo Renovalez toca y canta en “Volver a sonreír”.

042 Oscar Allende - Tapa del álbum Cada díaEl siglo XXI encuentra a Pueblo de Dios fiel a su llamado, dando en cada recital lo mejor de sí. Tanto la participación de Mariano como el ingreso de Rodrigo, muestran el profundo sentido de familia que tenían Oscar y Nora.

En los últimos años la nueva formación incluye una grata sorpresa: Regresa Rubén Lacrouts como segunda guitarra. Además participan Rodrigo Allende (primera guitarra), Mariano Veltri (teclados) y Emanuel Picone (batería).

047 Pueblo de Dios, Enrique Gómez y Heart-to-HeartEn 2005 Oscar contrae una muy seria enfermedad pese a la cual sigue dando junto a Nora y su banda lo mejor de sí.

A principios de 2010 se arman excelentes recitales con grandes potagonistas: Pueblo de Dios, Enrique Gómez y Heart-to-Heart, que hacen historia.

NUESTRA AMISTAD

Pueblo de Dios cantando junto a Enrique Gómez
Pueblo de Dios cantando junto a Enrique Gómez

A partir de 2009 retomamos el contacto con Oscar Allende vía Facebook; quien escribe había dejado la música en 1993 y se había radicado fuera de la Argentina a fines de 2002, por eso el reencuentro es una gran alegría. Comparto algo de lo que me escribe:

“Estoy re-feliz de contactarme con vos y me alegro que estés bien con tu familia. Nosotros no escarmentamos, y seguimos cantando. Terminamos de grabar un disco con canciones nuevas que lo tiene Rabito para masterizar y está saliendo otro con una recopilación de temas que salieron en casete del ‘83 al ‘92. Estamos felices. Todos nuestros hijos sirven a Dios y con el más chico, que tiene 20 años grabé el último disco”.

Oscar Allende
Oscar Allende

Incluso ese año, cuando sucedió el golpe de estado en Honduras, me envía un sentido correo: “Quiero saludarte y en esta oportunidad preguntarte cómo está todo por allá; con todas las noticias que estamos teniendo de aquel país, la verdad, estaba preocupado”. Una persona de gran corazón que se interesaba sinceramente por los demás.

El último correo que recibo de Oscar fue el 25 de febrero de 2011; luego de contarme que continuaba el tratamiento de su enfermedad, me escribió “Yo me siento bien, con ánimo y muchas ganas de hacer cosas. Tenemos varios proyectos para este año con Pueblo por eso confiamos en Dios para que nos dé fuerzas”.

Oscar se nos va el 7 de julio de 2011, a la Patria Celestial, a recibir esa corona de vida que Dios ha reservado para los que le aman.

052 Oscar Allende

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


NOTA ESPECIAL:

HABLAN LOS AMIGOS

“Oscar tenía una capacidad extraordinaria para ver el talento en los demás” (Gustavo Renovalez)

Escribe Rubén Lacrouts:

053 Ruben Lacrouts“Conozco a Oscar desde los 13 años, cuando juntos iniciamos el 1er año del secundario. Y digo conozco y no conocí porque no cabe duda de que nos reencontraremos en mucho mejores circunstancias, y continuaremos cantando juntos como cuando entonábamos esas canciones de Simon & Garfunkel  o de Los Hollies  en un grupo llamado Los Shillers.

Desde que nos conocimos hasta que el Señor decidió esta momentánea separación, hemos pasado muchísimos hermosos momentos juntos; puedo decir que conozco su corazón como él conoce el mío. Hemos logrado algo muy difícil de conseguir y mantener en el tiempo: ser amigos.

Pero el Señor tenía algo más lindo  preparado para nosotros dos; nos llamó, nos llenó de su Espíritu Santo, nos puso en sus obras, nos deleitó y en eso estamos… Parece que el Negro completó su obra y yo todavía no…

Escribe Jorge Furia, que conoce a Oscar, Nora, Rabito y Rubén desde el principio:

054 Rabito, Nora de Allende y Jorge Furia“Cuando Dios tiene un elegido no hay duda de que esa persona ya trabaja para Él desde antes de haberlo aceptado a como único Rey y Salvador. Así era Oscar Allende, ese amigo/hermano querido. Al igual que a Rabito, me tocó conocerlos en nuestra vida secular. Oscar siempre fue una gran persona. Que Dios ya tenía planes para con él, se nota en cómo lo usó para que le pida a Rabito que lo acompañe a ver a su padre que estaba internado. Sólo le quedaban horas de vida. Fueron junto a un pastor amigo y el papá de Oscar aceptó al Señor en ese, su último instante teórico de vida. Pero Dios produjo un milagro y vivió 15 años más. Fue tan fuerte lo que vivieron, que eso bastó para que Rabito se convirtiera al Señor y ambos más Nora, Chaplito y Pepe formaran Pueblo de Dios y llevaran tanta bendición y unción a través de sus canciones”

Escribe Gustavo Renovalez, quien cantó y tocó como invitado de Pueblo de Dios:

055 Gustavo Renovalez.jpg“Mi relación con Oscar y Nora comenzó cuando empezaron a asistir a mi iglesia, a fines de los 90. Yo era guitarrista y a veces lideraba los cantos. Oscar me dijo que le gustaba mi estilo de tocar la guitarra y hablamos de música. Enseguida colaboré con ellos en el CD ‘Cada Día’, en la balada ´Volver a sonreír’ Entre nosotros se creó un grandísima amistad. Si hay algo que debo reconocer de Oscar era su corazón de padre con todos los músicos con los que compartió. Tenía una capacidad extraordinaria para ver el talento en los demás, y si miramos la cantidad de músicos brillantes que pasaron por la banda, vemos lo tremendo que era El Negro para elegir gente. En lo personal le debo a Oscar mucho más de lo que se pueda decir en palabras; él me vinculó con gente con la cuál tiempo después comencé una carrera musical. Gracias mi Negro, te extraño…”

Escribe Horacio Zanotto, quien integró Pueblo de Dios, y ha sido líder de Claroscuro y Sinergía:

056 Horacio Zanotto“Conocí a Oscar y Nora por mis amigos Daniel Ducdoc y Pablo Snyder. Mientras cumplía mi servicio militar ellos tocaban con Pueblo de Dios. Recuerdo que ni bien me dieron la baja, me llamó SashaVerstraeten para que me sumara como guitarra eléctrica.

Oscar y Nora fueron como padres para mí. Tuvieron la grandeza de acompañar y alentar mi comienzo como compositor, permitiendo que grabara una canción mía en un disco de la banda. Oscar era un tipo que simplemente hacía. Nunca se quedaba en palabras; eran hechos. Siendo muy chico me encontré tocando frente a miles de jóvenes en la presentación de ‘Comienza a Cantar’. Sólo luego de muchos años pude percibir lo que significaba. Solo tengo gratitud hacia Oscar y Nora. No me enseñaron a hacer música: me enseñaron a tener el corazón adecuado para hacerlo.

Escribe Enrique Gómez, reconocido y querido cantante que participó en recitales con Pueblo de Dios:

057 Enrique Gómez“Al principio de los ‘80, todos quedamos muy sorprendidos por el surgimiento de una banda que traía un sonido fresco y totalmente renovado en la música cristiana en Argentina. Para todos los jóvenes y adolecentes como yo, que necesitábamos que alguien hiciera punta en traer una renovación a la adoración y alabanza al Señor, Rabito y Pueblo de Dios fueron unos enviados del cielo. Sin tanto medios de comunicación, como tenemos hoy, era indispensable saber donde estarían tocando para sin falta estar allí.”

“Lo que Nora, ni yo sabíamos, que unos años más tarde estaríamos juntos en un mismo escenario. En 1987 editaba mi primera producción como solista, lo que me dio la posibilidad de conocerlos personalmente y casi desde el primer momento fuimos muy amigos. Durante años nos encontrábamos en diferentes actividades, pero también empezamos a desarrollar cosas juntos. Siempre me regalaron el mejor trato, consejos, recuerdos y anécdotas maravillosas que guardo hasta hoy. Viajes por muchas ciudades de Argentina, algunos juntos al exterior, donde Nora y Oscar me hacían marca personal, ya que yo era el más joven del grupo, casi como si fueran mis padres. Todo lo bueno que eran, como personas, amigos, cariñosos, llenos del Señor, siempre era de la misma intensidad, arriba o abajo del escenario.”

“Tuve mi encuentro directo con Nora y Oscar en un concierto de la banda por 1985, en el auditorio del Colegio Ward de Ramos Mejía. Fui como un oyente más, pero digo que tuve mi encuentro directo por que con el grupo de amigos que fui, estábamos realmente exaltados por disfrutar de tan buen concierto. Nos pusimos a cantar a grito pelado, palmeábamos, nos parábamos en medio del auditorio. Muchos ya nos miraban más a nosotros que a los músicos. Entonces Nora nos miró con dulzura pero con firmeza, y dijo desde el escenario…’por favor, chicos, esto es un concierto cristiano; pueden disfrutar, pero tienen que dejar de aplaudir y gritar tanto porque están molestando a todos los que vinimos a adorar al Señor, si no, se van a tener que retirar’  jajaja¡tremendo momento! Entonces yo le respondí ‘si quieren nos vamos, pero pagamos una entrada para estar acá’, a lo que Nora contestó…’no hay problema, que les devuelvan el dinero de la entrada y se pueden retirar….’”

“Lo que Nora, ni yo sabíamos, que unos años más tarde estaríamos juntos en un mismo escenario. En 1987 editaba mi primera producción como solista, lo que me dio la posibilidad de conocerlos personalmente y casi desde el primer momento fuimos muy amigos. Durante años nos encontrábamos en diferentes actividades, pero también empezamos a desarrollar cosas juntos. Siempre me regalaron el mejor trato, consejos, recuerdos y anécdotas maravillosas que guardo hasta hoy. Viajes por muchas ciudades de Argentina, algunos juntos al exterior, donde Nora y Oscar me hacían marca personal, ya que yo era el más joven del grupo, casi como si fueran mis padres. Todo lo bueno que eran, como personas, amigos, cariñosos, llenos del Señor, siempre era de la misma intensidad, arriba o abajo del escenario.”

“Cuando nos reuníamos con Oscar era muy fácil soñar y proyectar todo lo que pudiéramos para servir al Señor. Él siempre estaba dispuesto: su gran buen humor, su gentileza, su humildad, siempre estaban a flor de piel. Prefería perder o perjudicarse él, antes de tener un conflicto; no había manera de verlo enojado. Jamás lo vi peleando ni despotricando, y eso que en las giras nos encontramos con situaciones complicadas. Oscar, a pesar de ser muy firme, tenía bien claras sus convicciones y nada ni nadie habría de moverlo de allí. Lo conocí como profesional, como siervo, como padre, como hombre de Dios y como amigo. Siempre que miro una foto de Oscar y Nora, o escucho alguna de sus canciones surge en mi corazón simplemente decir ‘¡Gracias, Señor, por haberme permitido conocer a alguien tal especial, por que canté tantas canciones con Oscar, por que tomamos tantos mates juntos! ¡Gracias, Señor, porque pude estrechar su mano, y sé que algún día lo haremos para cantar juntos por la eternidad…’”

NORA DE ALLENDE VUELVE A CANTAR

LA CANCIÓN HOMENAJE A OSCAR ALLENDE Y PUEBLO DE DIOS: “UNA RAZÓN PARA VIVIR”

La canción se puede escuchar en:

http://www.reverbnation.com/pablobedrossian/song/20519408-una-razn-para-vivir-prb-1977-por

059 Nora de Allende grabanado

 

Nora de Allende junto a su hija Melina durante la grabación
Nora de Allende junto a su hija Melina durante la grabación

Teniendo tantos recuerdos y el deseo de homenajear a Oscar Allende y su banda Pueblo de Dios, le escribí a Nora de Allende, nuestra querida Pochi, preguntándole si estaba dispuesta a grabar una canción. A pesar de tanto dolor por la pérdida de Oscar y luego de su mamá, me dijo que sí.

Busqué entonces una de mis primeras canciones, compuesta en 1977, llamada “Una razón para vivir” y se la pasé con mínimos cambios a Marcelo Mollo y le pedí que le diera al arreglo el estilo de Pueblo de Dios, que resumo en cuatro puntos: sencillez, ritmo, alegría y fuerza.

En un reciente viaje a Buenos Aires nos encontramos en el Estudio de Marcelo Mollo para grabar la canción; era la primera vez tras la partida de Oscar, algo muy especial y emotivo.

Los coros fueron grabados por Joy Seguel y Nicolás Tizzano, acompañados de Marcelo Mollo (arreglos y teclados), Alejandro Bedrossian (bajo eléctrico) y Carlos Cáceres (guitarras).

 Marcelo Mollo
El maestro Marcelo Mollo
 Alejandro Bedrossian
Alejandro Bedrossian
Joy Seguel y Nico Tizzano
Joy Seguel y Nico Tizzano

 

 

 

 

Justo en esos días también nos encontramos con Nora y Rabito, broche de oro para tan sentido recuerdo.

066 Nora de Allende con Rabito y Pablo Bedrossian
El autor de esta nota junto a Nora “Pochi” de Allende y Juan Carlos Fernández, “Rabito”

GALERÍA FOTOGRÁFICA 

SOLVENTE (1970)

004 Oscar Allende y Solvente
Oscar Allende con Solvente en 1970. En el centro, el disco simple de vinilo “Y Péguele Fuerte”
Solvente y los inicios de Rabito como solista
Solvente y los inicios de Rabito como solista
Solvente
Solvente
Solvente en vivo
Solvente en vivo
Oscar Allende a la izquierda tocando en Solvente
Oscar Allende a la izquierda tocando en Solvente

Pueblo de Dios

 

Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito, Lima, Perú, 1984
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito, Lima, Perú, 1984
011 Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito
Pueblo de Dios en sus comienzos, tocando en un estadio deportivo
Nora de Allende, Rabito, Melina y Anabella Allende (2013)
Nora de Allende, Rabito, Melina y Anabella Allende (2013)
Rubén Lacrouts (2008)
Rubén Lacrouts (2008)
Pueblo de Dios, tocando en Lima, Perú (1984)
Pueblo de Dios, tocando en Lima, Perú (1984)
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito, F.A. de Box (1983)
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito, F.A. de Box (1983)
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito y Juan Carlos Iborra (1984)
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito y Juan Carlos Iborra (1984)
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito
Oscar Allende con Pueblo de Dios y Rabito
 Pueblo de Dios y Rabito en Lima, Perú (1984)
Pueblo de Dios y Rabito en Lima, Perú (1984)
Tapa del libro Nuestra vida en Pueblo de Dios, escrito por Oscar Allende
Tapa del libro Nuestra vida en Pueblo de Dios
 Dedicatoria del libro Nuestra vida en Pueblo de Dios al autor de esta nota y su esposa
Dedicatoria del libro Nuestra vida en Pueblo de Dios al autor de esta nota y su esposa
Pueblo de Dios y Rabito
Pueblo de Dios y Rabito
Oscar Allende con Pueblo de Dios, Rabito y Sasha Verstraeten, San Miguel, Pcia de BsAs, 1986
Oscar Allende con Pueblo de Dios, Rabito y Sasha Verstraeten, San Miguel, Pcia de B.sAs., Argentina (1986)
Los Allende con los Passuelo en Radio Emanuel Celestial 88.9MHz
Los Allende con los Passuelo en Radio Emanuel Celestial 88.9MHz
Nota de Vision Joven mencionando al auto de esta nota cantando junto a Pueblo de Dios
Nota de Vision Joven mencionando al auto de esta nota cantando junto a Pueblo de Dios

 

Oscar y Nora Allende entrevistados por Ivan Rodríguez Devia
Oscar y Nora Allende entrevistados por Ivan Rodríguez Devia

 

 Rubén Lacrouts, Oscar y Nora de Allende, Pueblo de Dios original de regreso
Rubén Lacrouts, Oscar y Nora de Allende, Pueblo de Dios original de regreso
Oscar Allende junto a su hijo Rodrigo
Oscar Allende junto a su hijo Rodrigo
Pueblo de Dios en vivo (2010)
Pueblo de Dios en vivo (2010)
Oscar y Nora Allende (para Enlace TV) Ensayo
Oscar y Nora Allende (para Enlace TV) Ensayo
070 Oscar y Nora Allende  cantando juntos (08/01/2010)
Oscar y Nora Allende cantando juntos (08/01/2010)
Pueblo de Dios y Enrique Gómez en concierto (08-01-2010)
Pueblo de Dios y Enrique Gómez en concierto (08-01-2010)
Pueblo de Dios (2010)
Pueblo de Dios (2010)
Más de la misma presentación (2010)
Más de la misma presentación (2010)
Otra presentación de Pueblo de Dios (2010)
Otra presentación de Pueblo de Dios (2010)

CHISMES SIN PLUMAS (por Pablo R. Bedrossian)

Chisme 01¿Qué tienen en común el chisme y la calumnia?

El chisme es una noticia o comentario con el cual generalmente se pretende predisponer a una persona con otra;  la calumnia es una acusación falsa, hecha maliciosamente para causar daño.

Aunque el chisme puede ser verdadero o falso, y la calumnia es por definición una mentira, tienen mucho en común. Muchas veces comparten la misma intención, y aún, cuando no la tengan,  siempre producen el mismo efecto: lastimar a una persona ausente e indefensa ante una afirmación en contra suya. Ambas son formas de desacreditar a alguien en público. Tristemente, la difamación suele ser un arma asesina de uso frecuente.

“El chisme y la calumnia producen el mismo efecto: lastimar a una persona ausente e indefensa ante una afirmación en contra suya.”

Vivimos en un mundo donde las palabras absuelven o condenan aun cuando no las respalde ninguna evidencia.  Hay gente malintencionada y “trepadora” que se sirve cualquier ocasión para descalificar al otro o, simplemente, sentirse protagonista. Cuando algunos advierten las consecuencias de sus dichos se arrepienten; sin embargo, el problema no radica en su conciencia ni tampoco en el perdón que el damnificado le otorgue, sino en el acto cometido, que, como un cuchillo hundido en el abdomen, produce heridas que no paran de sangrar.

CHISMES SIN PLUMAS

Naturaleza muerta 01Se cuenta que una joven hizo un comentario negativo contra una compañera que no estaba presente para defenderse. Tiempo después se dio cuenta que su opinión estaba equivocada; a pesar de ello el rumor que generó se había extendido. Sinceramente preocupada, fue a consultar a su maestro. Él la observó unos momentos y le dijo.

–              ¿Quieres arreglar tu error? Ve al mercado, compra una gallina, mátala y desplúmala. Luego arroja las plumas a lo largo del camino.

La alumna obedeció la indicación y regresó al día siguiente, preguntando:

–              ¿Qué debo hacer ahora?

–              Junta todas las plumas y tráemelas.

Sin discutir, la joven revisó el camino recorrido y luego de varias horas halló cuatro plumas. Frustrada, regresó y volvió a preguntarle:

–              ¿Qué debo hacer ahora?

–              ¿Trajiste sólo cuatro? Debías traer todas las plumas y ponerlas en su lugar.

–              Tú sabes que eso es imposible.

–              Ya ves; lo mismo sucede cuando nuestras palabras señalan a otros injustamente.

Aun cuando el propósito no haya sido perjudicar a alguien, el efecto de emitir un juicio negativo sobre otra persona ante otra puede ser devastador. Debe ser esa una de las razones por la cual se dice que el hombre es dueño de las palabras que calla y esclavo de las que pronuncia. Cuidemos nuestras palabras hablando tal como quisiéramos que los demás hablaran de nosotros.

“Cuidemos nuestras palabras hablando tal como quisiéramos que los demás hablaran de nosotros.”

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

 

NOTA: SOBRE EL RELATO DE LAS GALLINA

El relato de la gallina desplumada ha llegado hasta nosotros de boca en boca, y tiene muchas variantes. La nuestra es una adaptación que hoy pertenece al saber popular.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

 

Acerca del dibujo: Fue descargado de la web; ignoro su autor.

Acerca de la foto: Fue descargada de la web;  ignoro su autor. Corresponde a una escultura de Ron Mueck, titulada “Still Life” -en español “Naturaleza muerta”-, de 2009.

 

VEMOS LO QUE LEEMOS – BREVE ENSAYO ACERCA DE LA NOVELA DE INTRIGA (por Pablo R. Bedrossian)

Intriga 01El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia. Las novelas tienen hoy el lenguaje del cine: vemos lo que leemos, reconstruyendo en imágenes mentales lo que el texto presenta. Cuando esas palabras tejen una buena historia, ingresamos a un territorio desconocido donde el autor nos expone a nuevas experiencias, haciéndonos partícipes de las emociones de los protagonistas.

“El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia”.

En el siglo XX, y en especial en su segunda mitad, las novelas se caracterizaron por combinar buenos relatos y diálogos intensos, despojando a los personajes del ejercicio introspectivo al que los sometía el escritor del siglo XIX. Graham Green o Morris West, por mencionar a algunos, hicieron gala de esa técnica, que parece más propia del guión y del cómic.

Además, las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”. Ningún detalle queda librado a la casualidad. Lo que parece un cabo suelto termina siendo un movimiento calculado del escritor, que lo retoma inesperadamente, procurando la sorpresa del lector. Además va introduciendo repentinos cambios que, como golpes de timón, dan la sensación de dejar a los personajes (y al lector ingenuo) totalmente a la deriva. Desde luego, lo inesperado es lo esperable, ¿o, acaso, no es la lectura de esa prodigiosa mezcla de drama, acción y misterio que es la novela de intriga, la búsqueda de una experiencia inquietante  que desafíe nuestra imaginación?

“Las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”.

Intriga 02Un elemento que se agrega a la construcción del relato es la erudición, que incluso llega a desplazar a la imaginación. Ya no estamos en los ’70 donde Irving Wallace tiene grandes inconsistencias frente al saber académico cuando habla del documento Q en “La Palabra”, sino en el tiempo donde el conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción, como es este tipo de novela. “El Nombre de la Rosa” es un clásico ejemplo de novela erudita. Dan Brown, con sus best-sellers “El Código da Vinci” y “Ángeles y demonios”, que hicieron furor a principios del siglo XXI, sumó el vértigo (pues las historias transcurren en un lapso muy corto de tiempo), que impreso a la atractiva idea de la conspiración -subyacente en la mayoría de las novelas de intriga-, produce en el lector el efecto deseado.

“El conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción”.

El resultado de la combinación de estos elementos es mucho más que la suma de ellos. Se fabrica una texto–un caso– que tiene elementos crípticos que mueven al lector a encontrar las claves secretas que develan el misterio. Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad. Al leer una novela policial todos somos detectives, pero no somos nosotros quienes manejan a los personajes, sino el narrador que, como un gran titiritero, maneja también nuestras emociones a través de las palabras.

“Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad”. 

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


BONUS:

PALABRA DE BORGES

(Jorge Luis Borges y la novela de intriga)

“’No la explicación de lo inexplicable, sino de lo confuso es la tarea que se imponen, por lo común, los novelistas policiales’. Con estas palabras tomadas de una nota a su ensayo sobre Chesterton, Borges enuncia la esencia del enigma del género policial. Cuanto mayor sea la confusión del misterio criminal, tanto mayor será la exaltación del intelecto que consiga trocar lo confuso en claridad”[1].

Del diálogo con María Esther Vázquez “La novela policial” (1963)

Jorge Luis Borges (caricatura)Consultado por María Esther Vázquez sobre la novela policial, Borges fijó sus orígenes del género en el famoso cuento “Los crímenes de la calle Morgue” de Edgar Allan Poe, escrito en 1841. Pensamos que sus ideas acerca de la novela policial se hacen extensivas a toda la novela de intriga, de la cual la policial forma parte. Leamos una sabrosa parte del aquel diálogo.

JLB: Estos cuentos han creado un tipo especial de lector. Es decir: cuando leemos un libro cualquiera lo leemos sin la menor suspicacia. No pensamos que al autor está tratando de engañarnos.

MEV: Cuando Cervantes nos dice “En un lugar de la Mancha (…) vivía un hidalgo” creemos que verdaderamente un hidalgo vivía en un lugar de la Mancha.

JLB: Claro. En cambio, si esa observación estuviera al principio de un cuento policial, sería sometida a nuestra desconfianza, a nuestra vigilancia; pensaríamos que quizás el hidalgo no viviría en un lugar de la Mancha o que ese hidalgo no era realmente un hidalgo, sino alguien que se hacía pasar por tal y lo que fuere. De igual manera, los primeros cuentos de Poe fueron leídos con la inocencia y buena voluntad con que se lee cualquier relato, pero ahora esos cuentos han creado una manera especial de leerlos.

MEV: En última instancia nosotros mismos en cuanto lectores de cuentos policiales, somos personajes creados por Poe.

JLB: Claro. Esa es la idea.

….

MEV: ¿Qué influencia ha tenido la novela policial en sus poco más de cien años de vida?

JLB: Hablar de esta influencia es hablar de los defectos y de los méritos del género. Stevenson dijo que las ficciones policiales corrían el albur de ser meros artificios, de tener algo de mecánico. Por ejemplo, si en un libro cualquiera, un personaje sale después de almorzar, da una vuelta y luego vuelve a su casa, esto puede hacerlo simplemente porque tales cosas ocurren en la realidad o porque se nos quiere indicar el estado de ánimo de ese personaje. En cambio, si eso ocurre en una ficción policial, el lector sospecha que ha salido para que alguien pueda entrar en su casa; es decir, que los personajes están supeditados al argumento. Y ahí aparece el artificio ingenioso, pero mecánico, porque tiene que seguir un dibujo, la línea premeditada del argumento. En cuanto a los méritos del género policial, creo que podrían ser estos: en un libro policial pocas cosas pueden estar entregadas al azar: esas ficciones tienen que tener un principio, un medio y un fin… La novela policial tiene unidad, y ello es fundamentalmente importante en nuestro tiempo.

MEV: ¿Por qué?

JLB: Porque en nuestro tiempo la literatura es muchas veces un mro ejercicio de la vanidad de los autores, quienes se proponen sólo sorprender. Los relatos policiales, aunque despreciados por muchos, tienen la virtud de recordar a los autores que la obra de arte debe tener un principio, un medio y un fin… los autores de ficciones policiales, buenas o malas, han recordado a nuestro tiempo la belleza y la necesidad de un orden y de una regularidad en las obras literarias.

MEV: ¿Subsistirá la novela policial?

JLB: la profecía es el más peligroso de los géneros literarios. Sin embargo, me atrevo a profetizar qe cierto género policial clásico -digamos- está a punto de desaparecer. Esto se explica porque en el género policial hay mucho de artificio: interesa saber cómo entró el asesino entre un grupo de personas artificialmente limitado, interesan los medios mecánicos del crimen y estas variaciones pueden ser infinitas. Una vez agotadas todas las posibilidades, la novela policial tiene que volver al seno de todas las novelas. Fuera de lo mecánico, volveríamos a lo psicológico, lo cual no está mal, porque volveríamos a Macbeth, a los admirables asesinatos de las novelas de Dostoievsky, al crimen de Raskolnikoff… Pero aunque la novela policial desapareciera como género -todo género muy legislado tiende a desaparecer- siempre quedaría la saludable influencia que hemos mencionado.


REFERENCIAS

[1] Lema Hincapié, Andrés,  “Sangre y enigmas: Borges y la literatura policial”, ensayo de autor, 1999.

LOS DIARIOS Y SUS ERRATAS (por Pablo R. Bedrossian)

“No te sorprendas que suceda; sorpréndete que no suceda más seguido” (palabras de un personaje de Woody Allen en “Hanna y sus Hermanas”[1]).

“Errata: equivocación material cometida en lo impreso o manuscrito”[2]

¿Qué ocurre cuando involuntariamente un diario daña la imagen de un particular? Me refiero a casos sin segundas intenciones, por lo que queda excluida de este análisis la calumnia política o empresarial que, desde luego,  persigue otros fines. Les propongo tomar como ejemplo  una nota de la edición digital de La Prensa[3], el diario de mayor venta  de Honduras, que es el que habitualmente leo y sigo:

Diario 01Al decir “erróneamente” La Prensa reconoce su equivocación y de un modo eventual, los daños que pudo causar. En Derecho Penal, cuando alguien causa daño sin intención se lo llama culpa, y cuando es intencional se lo llama dolo. Ambas situaciones conllevan responsabilidades en distinto grado y están penadas legalmente.

El diario relativiza el impacto de su error. Como si fuera su propio juez, se autoexime de toda culpa pues, a pesar que las provocó, no se hace cargo de las consecuencias (“los daños que se le haya podido provocar”), y considera que una sola palabra, “disculpa”, en un pequeño espacio ubicado entre muchas otras noticias, es suficiente.

Es obvio que los medios periodísticos tratan de minimizar los daños que causan sus yerros  a fin de preservar su imagen. Recordemos que el activo más importante de un diario es la confianza, y perderla significa poner en riesgo su negocio. Pero, esa actitud defensiva, ¿resuelve la situación o la agrava?

EL MANEJO DE LAS CONSECUENCIASPlumas 01

Se cuenta que una joven hizo un comentario negativo contra una compañera que no estaba presente para defenderse. Tiempo después se dio cuenta que su opinión estaba equivocada; a pesar de ello el rumor que generó había crecido. Sinceramente preocupada fue a consultar a su maestro. Él la observó unos momentos y le dijo.

–          ¿Quieres arreglar tu error? Ve al mercado, compra una gallina, mátala y desplúmala. Luego arroja las plumas a lo largo del camino.

La alumna obedeció la indicación y regresó al día siguiente, preguntando:

–          ¿Qué debo hacer ahora?

–          Junta todas las plumas y tráemelas

Sin discutir, la joven revisó el camino recorrido y luego de varias horas halló cuatro plumas. Frustrada, regresó y volvió a preguntarle:

–          ¿Qué debo hacer ahora?

–          ¿Trajiste sólo cuatro? Debías traer todas las plumas y ponerlas en su lugar.

–          Tú sabes que eso es imposible.

–          Ya ves; lo mismo sucede cuando nuestras palabras señalan a otros injustamente.

Soy un firme defensor de la libertad de expresión, pero también de los demás derechos humanos. Creo por ello que este tipo de situaciones deben tener castigos, pues la impunidad alienta su reincidencia. Por ejemplo, el diario debería otorgar, como mínimo, el mismo espacio a la retractación que el asignado a la nota que originó el conflicto (algo que no ocurrió en nuestro ejemplo), y ubicarla en la misma posición o incluso una mejor. Asimismo ¿no sería apropiado también un resarcimiento económico  a la víctima? Sería un modo de compensar parcialmente el daño y reduciría la posibilidad que errores semejantes volvieran a ocurrir.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Allen, Woody, “Hanna y sus hermanas”, Cuadernos ínfimos, Tusquets Editores, 1ª Ed. 1987, p.116

“COMO SI FUERA AYER”, HIMNOS CON SONIDO CONTEMPORÁNEO, POR DEBORA CONTRERAS (por Pablo R. Bedrossian)

Como si fuera ayer (por Debora Contreras) 01 portada“Como si fuese ayer” es un disco de himnos. Aunque lo retro se ha vuelto de moda, las decenas de álbumes de covers de himnos que he escuchado están encasillados en el jazz o del góspel, y raramente se atreven al pop, quizás porque no comparten raíz alguna. Pero Débora Contreras (intérprete) y Claudio Herrera (productor) han logrado algo diferente en este CD: darles a estos tradicionales cantos evangélicos un sonido pop contemporáneo, que los ha convertido en salmos del siglo XXI.

Débora posee una voz muy suave y delicada, sin vibratos que saturan, ni falsetes estridentes. Todo lo contrario: es una voz íntima, muy personal, que a veces parece un instrumento más dentro de la canción, por la belleza de su timbre.

Los arreglos son excelentes. Hay un concepto musical casi minimalista en todo el disco, que evita deliberadamente secuencias armónicas complejas y deslumbrantes solos instrumentales. El sonido adhiere a la tendencia actual de editar los instrumentos de tal modo que uno deja de reconocerlos para dar lugar a la más pura música, la que suena como un todo y llega directa al corazón.

LOS TEMAS

Como si fuera ayer (por Debora Contreras) 02 contraportadaComienza con una versión muy sentida del clásico “His eye is on the sparrow”, titulada con la primera frase de su versión en español, “Cómo podré estar triste”. A diferencia de aquel dúo de la película “Cambio de hábito II”,  la voz de Débora es más bien una meditación, que enfatiza aquella frase de Jesús en el Sermón del Monte que habla de un Dios que “si cuida de las aves, cuidará también de mí”.

Le sigue “Maravilloso es”, con una excelente base rítmica que deja fluir la canción libremente para lograr delicadas armonías en el coro. Lo mismo ocurre con “Grande es tu fidelidad” (“Great is your Faithfulness”), otro clásico, donde Debora ensambla perfectamente su voz con la de Christian Canteros. En este tema participan como bajista Marcelo Tega (de Rescate) y Juan Pablo Ordóñez, con el ukelele.

Como en todo el disco, las guitarras suenan bien adelante en “Cerca, más cerca”, cuyo ritmo homogéneo es roto por una modulación que lo levanta. Cuerdas de viola y violonchelo, acompañan a Débora en “Es la vida de mi alma”, que es una oración elevada con devoción a Cristo.

La segunda parte se inicia con  “Qué me puede dar perdón” (el clásico “Nothing but the blood of Jesus”), en una versión rítmica, que roza el country. Repite que el perdón sólo proviene de la sangre de Jesús, con un cuidado coro detrás que apoya la letra. Luego viene “Sublime gracia” (“Amazing Grace”) infaltable en cualquier colección de himnos. Es interesante el arreglo que “desnorteamericaniza” la canción, quitándole este tono épico que se le da en los actos públicos.  Con pocos instrumentos y buenos duetos consigo misma, comunica eficazmente la esencia del tema, que es la gracia inmerecida de Dios para toda persona, sin fronteras.

Luego viene “Usa mi vida”, un tema que rara vez incluido en colecciones de himnos, a solas con guitarra y la bella voz de Cosme Silva, con quien Débora Contreras se une en una armoniosa oración. Prosigue con “Pon tus ojos en Cristo”, convertido en un reggae, donde el ukelele le da un oportuno toque diferenciador.

Termina con “Porque él vive” (“Because He lives”) , emblema del southern gospel, de la más pura cantera Gaither, con una guitarra tocada como en casa, con la participación de varios de los Contreras, cuya bella armonía le da un aura de reunión familiar que se distingue del resto del disco.

“Como si fuese ayer” está a la vanguardia de las versiones contemporáneas de los himnos. En un tiempo donde el góspel es furor, vuelve a sus fuentes y ubica a la música sacra que cantaron generaciones en el lugar que nunca debió perder.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

DETECTORES DE MENTIRAS: CUATRO EJEMPLOS INGENIOSOS (por Pablo R. Bedrossian)

No se sorprenda si no puede detectar quién dijo la verdad. Es muy difícil descubrir cómo realmente sucedieron los hechos; al intentarlo muchas veces nos internamos en un callejón sin salida. Ante escenarios de tanta incertidumbre, la herramienta más valiosa que tenemos es el pensamiento, porque la deducción y la imaginación trabajando unidas, han logrado en reiteradas ocasiones proveer los medios para explicar lo acontecido.  

Detectores de Mentiras 01Cuando no hay una confesión, un crimen sólo puede establecerse por las evidencias y los testigos. Las ciencias forenses vienen creciendo quizás por la desconfianza natural en muchos testimonios, influenciados por el miedo o el dinero. Por supuesto, la reconstrucción de los hechos es mucho más compleja que lo que muestran las series televisivas de CSI, y los resultados de las pruebas muchas veces son insuficientes. Además, aunque hoy cada vez disponemos de un mayor número de cámaras en lugares públicos, negocios y casas particulares, pareciera que no se utilizan para prevenir o documentar el delito sino para multar al conductor que comete una infracción o descubrir con quien anda el vecino.

Mientras la verdad permanece oculta entre mentiras, intereses y dudas, nos movemos por una cornisa de suposiciones y conjeturas. Pero, veamos cuatro ejemplos, que nos muestran cómo simplemente pensar nos ayuda a revelarla.

El caso de las dos madres que reclamaban el mismo hijo

Todos seguramente conocemos el caso presentado ante el Rey Salomón, considerado el máximo sabio entre los reyes de origen hebreo. Dejemos que el texto hable por sí mismo:

“En aquel tiempo vinieron al rey dos mujeres rameras, y se presentaron delante de él. Y dijo una de ellas: ¡Ah, señor mío! Yo y esta mujer morábamos en una misma casa, y yo di a luz estando con ella en la casa. Aconteció al tercer día después de dar yo a luz, que ésta dio a luz también, y morábamos nosotras juntas; ninguno de fuera estaba en casa, sino nosotras dos en la casa. Y una noche el hijo de esta mujer murió, porque ella se acostó sobre él. Y se levantó a medianoche y tomó a mi hijo de junto a mí, estando yo tu sierva durmiendo, y lo puso a su lado, y puso al lado mío su hijo muerto. Y cuando yo me levanté de madrugada para dar el pecho a mi hijo, he aquí que estaba muerto; pero lo observé por la mañana, y vi que no era mi hijo, el que yo había dado a luz. Entonces la otra mujer dijo: No; mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto. Y la otra volvió a decir: No; tu hijo es el muerto, y mi hijo es el que vive. Así hablaban delante del rey.  El rey entonces dijo: Esta dice: Mi hijo es el que vive, y tu hijo es el muerto; y la otra dice: No, mas el tuyo es el muerto, y mi hijo es el que vive. Y dijo el rey: Traedme una espada. Y trajeron al rey una espada. En seguida el rey dijo: Partid por medio al niño vivo, y dad la mitad a la una, y la otra mitad a la otra. Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo. Entonces el rey respondió y dijo: Dad a aquélla el hijo vivo, y no lo matéis; ella es su madre. Y todo Israel oyó aquel juicio que había dado el rey; y temieron al rey, porque vieron que había en él sabiduría de Dios para juzgar”[1].

El rey Salomón puso a prueba a ambas mujeres. Observó la reacción de cada una. Entendió que aquella que renunciaba a su reclamo lo hacía a favor de un interés superior: prefería perder la maternidad del bebé que a su hijo. Hoy, que se pone tanto énfasis en el móvil de un crimen, la reacción moral de los involucrados ante planteos inesperados pueden señalar o descartar su autoría.

La bebida de la verdad

Detectores de Mentiras 03El “detector de mentiras” o polígrafo es un dispositivo que registra y mide cambios en el organismo -tales como frecuencia cardíaca o la conductancia de la piel por aumento de la sudoración- durante un interrogatorio. Cada pregunta opera como un estímulo que produce una reacción fisiológica automática e inconsciente. Dicho de otro modo, no hace falta que la persona conteste para que la máquina detecte su respuesta, que no es verbal, sino química. A pesar que no ha sido validado científicamente, su funcionamiento tiene cierto rigor lógico, y permite, sea por sugestión o por percepción, inferir datos acerca de la veracidad de ciertas afirmaciones.

El polígrafo es un invento relativamente moderno, nacido poco antes de 1940. ¿Existían detectores previamente? Cierta vez escuché que una tribu sudamericana  contaba con una prueba infalible para determinar si un acusado de homicidio era  el culpable. Para ello le daban a beber un jugo mortífero. Si era inocente, le persona sobrevivía sin problema alguno; si mentía, inexorablemente fallecía. Los indígenas creían en este procedimiento jurídico, pues intuitivamente correlacionaban los resultados de la prueba con los hechos. Como aparentemente el método funcionaba, alguien con conocimiento científico se ocupó de dilucidar lo que ocurría, que en apariencia era pura superstición. Descubrió que, tal como el detector de mentiras moderno, estaba vinculado a la fisiología. El líquido contenía un veneno, un tipo de curare. Cuando la persona era inocente lo bebía sin temor alguno; al llegar el brebaje al estómago, el jugo gástrico de inmediato lo destruía. Pero si la persona era culpable, conociendo las consecuencias, retenía en su boca la bebida, lo que hacía que fuera absorbida por las venas sublinguales (tal como sucede hoy con algunos medicamentos que se administran debajo de la lengua) pasando directamente al torrente sanguíneo. Desde allí el veneno producía su efecto letal al actuar como bloqueante en la unión neuromuscular, llevando al paro respiratorio y a la muerte.

Lenguaje corporal

Detectores de Mentiras 05Aun en silencio nos comunicamos. Si ante una pregunta nos cruzamos de brazos, expresamos incomodidad; si nos tocamos la zona de la boca o nos rascamos la nariz –dicen los especialistas- probablemente estemos afirmando que nuestra respuesta verbal es una mentira. Nuestro cuerpo habla y hay expertos en este tipo de metamensaje, como el Dr.Paul Ekman, cuyos trabajos, que leí hace más de una década, inspiraron el personaje del Dr. Cal Lightman (encarnado por Tim Roth) de la serie de TV “Lie to me”.  Desde luego, los abogados, sagaces en el arte de indagar, siempre observaron el comportamiento no verbal de los testigos para elegir en qué momento intimidarlos. Pero, aun careciendo de esa formación profesional, es posible “leer” un comportamiento, tal el caso que aparece en “El Psicoanálisis”[2], uno de los cuentos de Velmiro Ayala Gauna, que comienza de un modo provocativo y no está exento de buen humor:

“En el amplio rancho donde funcionaba la comisaría de Capibara-Cué, se encontraban, en la mañana de un cálido verano, los más distinguidos representantes de la autoridad policial lugareña, vale decir, don Frutos Gómez, el comisario; Luis Arzásola, el oficial sumariante, y el cabo Leiva, amén de un agente que cebaba mate para los tres primeros. La conversación, aburrida por falta de temas, se arrastraba de silencio en silencio, cuando Arzásola, de pronto, interrogó:

— ¿Conoce usted el psicoanálisis, don Frutos?

— No, m’hijo… Ese circo nunca vino por acá.”

Se enteran que don Casiano, el resero, había quedado malherido durante un asalto. Tras la pesquisa correspondiente detienen a dos sospechosos. Dejemos que el relato nos hable:

“Eran dos peones que habían conducido una tropa de hacienda para el carnicero y luego habían permanecido en el pueblo a la espera de otra ‘changa’. Los dos habían estado en el negocio jugando al monte la noche anterior y salido con intervalos de minutos, un rato antes que don Casiano, y sus explicaciones no eran muy satisfactorias. Uno decía que como había perdido todo lo que llevaba encima había ido hasta donde se alojaba a buscar más dinero y que, al volver, encontró el negocio cerrado por lo cual volvió a dormir. El otro dijo que después que perdió los veinte pesos que se había propuesto arriesgar esa noche y para no caer en la tentación salió a caminar y se estuvo un rato largo sentado sobre una piedra a orillas del río. Ninguno, sin embargo, pudo citar testigos o presentar pruebas en favor de su aserto.”

Finalmente, don Frutos le pregunta al oficial Arzásola, como funciona el psicoanálisis:

“— ¿Y cómo pa trabaja el sircoanálisi ése que decís vos?…

— En lo sustancial no es sino el estudio de las palabras o de los actos que dicen o realizan las personas en forma inconsciente, para relacionarlas con un hecho determinado.

— ¡…Cha que sos difísil. m’hijo! ¿Y qué pa e’inconsciente?…

— Lo que se hace sin pensar, en forma habitual y automática…, casi por costumbre, como usted, por ejemplo, cuando está preocupado, se tira de la barba…

— ¡Ajá!…

— Con esos actos el individuo, sin querer, se traiciona y suelta cosas ocultas.

Don Frutos pensó un rato y dijo:

— ¿Sabés que tenés razón, m’hijo? Mirá, no te preocupés má y dejame a mí que yo le voy a aplicar el sircoanálisi. A mí también me gusta el progreso.

Arzásola suspiró resignado y mansamente aceptó.

— Como usted quiera, don Frutos.

La siesta fue calurosa en extremo y los dos detenidos se desesperaban pidiendo agua al inmutable cabo o a los inconmovibles agentes.

Cuando después de su larga siesta apareció don Frutos en el local, ya lo estaba esperando Leiva.

— Mirá —dijo el viejo al cabo—. Andá a traerme unas naranjas, un plato y un cuchillo.

Cuando tuvo las cosas pedidas en su poder, el comisario acomodó sobre la mesa una naranja en un plato y a su lado colocó el cuchillo.

— Hacé pasar al más flaco —ordenó después.

El detenido vino y se quedó esperando, pensando en la clase de suplicio a que sería sometido.

— Sentate allí —invitó don Frutos— y tomate esa naranja. Dispués vamos a hablar.

Brillaron los ojos del sediento al oírlo y después de sentarse empezó a pelar la dorada esfera con todo cuidado, luego la succionó golosamente hasta la última gota, colocando las semillas en el plato.

— Ponete en el rincón y esperá —le dijo don Frutos enseguida.

Mandó al cabo que limpiase el plato y colocara sobre él una naranja y el cuchillo como antes.

Cuando el otro sospechoso oyó la invitación, se arrojó sobre la fruta, le arrancó un pedazo de cáscara de un mordisco y empezó a chuparla a los estrujones.

— Éste es… —sentenció don Frutos—. Metelo otra vez en el calabozo.

Después, dirigiéndose al del rincón, se disculpó:

— Perdoná, m’hijo, l’encerrona, pero tenía qu’encontrar al culpable y vos no tenías a naides que te hubiera visto junto al río, como dijiste. Andate nomás.

Arzásola, que no salía de su asombro, interrogó atónito:

— Pero, don Frutos, ¿cómo puede resolverlo con tanta seguridad? ¿Y si se equivoca?…

— ¡Qué me voy a enquivocar, m’hijo! El sircoanálisi no engaña…

— No entiendo, comisario.

— Sos lerdo, muchacho. ¿No les viste tomar naranjas a esos dos?

— Sí…

— Y güeno, el primero, a pesar de haber pasado desde ayer a la tarde sin probar agua, no se impacientó, peló la fruta con calma y puso las semillas en el plato; el otro, en cambio, anduvo a los empujones, se atropelló todo y tiró las cáscaras y semillas donde cayeran.

— ¿Y eso qué tiene que ver con don Casiano?…

— Que el que lo golpeó fue un atropellado que de puro nervioso le erró el garrotazo a la cabeza y le pegó solamente de refilón; dispués, de apurao, apenas si lo revisó por arribita y se jué… Perdé cuidado que si el culpable hubiera sido el primero no le fallaba ni un negro’e uña y luego le hubiera sacao hasta las medias pa ver si no tenía escondido algo. Estos tipos sin yel, tranquilos como agua’e tanque, son una cosa seria cuando les da por hacerse los malandras.

La torpeza hija del miedo

Detectores de Mentiras 06Nuestras actitudes muchas veces nos delatan. No me refiero ahora al lenguaje corporal sino a esas acciones conscientes y voluntarias por las que pretendemos mitigar las consecuencias de nuestros actos, y que por ingenuidad, premura o estupidez, revelan nuestra culpabilidad. Hace poco tiempo, mi hermano Alejandro rescató un magistral ejemplo que Domingo Faustino Sarmiento incluyó en “Facundo”, aquella obra cuyo personaje excluyente es el “Tigre de los Llanos”:

“Es inagotable el repertorio de anécdotas de que está llena la memoria de los pueblos con respecto a Quiroga; sus dichos, sus expedientes, tienen un sello de originalidad que le daban ciertos visos orientales, cierta tintura de sabiduría salomónica en el concepto de la plebe… Entre los individuos que formaban una compañía (de soldados), habíase robado un objeto, y todas las diligencias practicadas para descubrir el ladrón habían sido infructuosas. Quiroga forma la tropa, hace cortar tantas varitas de igual tamaño cuantos soldados había; hace enseguida que se distribuyan a cada uno; y luego, con voz segura, dice: ‘Aquél cuya varita amanezca mañana más grande que las demás, ése es el ladrón’. Al día siguiente fórmase de nuevo la tropa, y Quiroga procede a la verificación y comparación de las varitas. Un soldado hay, empero, cuya vara aparece más corta que las otras. ‘¡Miserable!’, le grita Facundo con voz aterrante, ‘¡tú eres!…’ y en efecto él era; su turbación lo dejaba conocer demasiado. El expediente es sencillo; el crédulo gaucho, temiendo que efectivamente creciese su varita, le había cortado un pedazo”[3].

Detectores de Mentiras 04Un viejo proverbio que dice ““Huye el impío sin que nadie lo persiga; mas el justo está confiado como un león”[4].

Estas son historias que iluminan nuestro camino. El ingenio, maravillosa facultad del pensamiento, es una herramienta con frecuencia más poderosa que cualquier testimonio o hallazgo forense, si aprendemos a utilizarlo sin dejarnos llevar por las primeras impresiones.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


NOTA: ACERCA DE LOS TEXTOS

Tres relatos fueron copiados textualmente: el de Salomón, el Ayala Gauna y el de Sarmiento, conservando errores ortográficos o gramaticales, modismos populares y expresiones locales. La única cita que no encontré es el de “suero de la verdad”. Creo que es un hecho verdadero y debe estar documentado por algún investigador o viajero.


REFERENCIAS

1] 1º Libro de los Reyes 3:16-28, Santa Biblia, RVA (revisión 1960), Sociedades Bíblicas Unidas

[2] No tengo una edición impresa; tomé el texto del sitio web http://alejandriabibliotecadigital.blogspot.com/2009/08/el-psicoanalisis.html

[3] Sarmiento, Domingo F., “Facundo”, 1845, editado por ElAleph.com, ©1999, descargado de http://www.educ.ar

[4] Proverbios 28:1, Santa Biblia, RVA (revisión 1960), Sociedades Bíblicas Unidas

 


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Ninguna me pertenece y no he logrado ubicar a sus autores.