¿POR QUÉ EN LA SELECCIÓN DE SENEGAL NO HUBO JUGADORES BLANCOS? (por Pablo R. Bedrossian)

El 8 de diciembre de 2022, mientras se disputaba la Copa del Mundo en Qatar, el Washington Post publicó un artículo de Erika Edwards cuyo título en español era “¿Por qué Argentina no tiene más jugadores negros en el Mundial?”. Si bien el prestigioso medio se rectificó (en la edición original decía que, según el censo de 2010, en Argentina había un 1% de negros, cuando se trataba de una cifra mucho menor), la nota tuvo un alcance sorprendente.

Tras leer la nota uno diría que la intención de la autora fue visibilizar a la población afrodescendiente en la Argentina, rescatar su historia y combatir los supuestos mitos que explican su escasa presencia. Sin embargo, una lectura más profunda sugiere que su propósito está más vinculado a sus prejuicios que a las evidencias.

En primer lugar, revela un pensamiento racista y no un pensamiento integrador. Clasificar a las personas por su color de piel es reducirlas a la cantidad de melanina de su piel. Pareciera que para la autora la inclusión solo pasa por la raza. ¿Por qué no cuestiona, por ejemplo, la discriminación religiosa preguntándose por qué no había cristianos en la selección de Arabia Saudita? Además, se expresa de un modo hemipléjico: señala la ausencia de negros en la selección argentina, pero no se plantea por qué no hay jugadores blancos en la selección de Senegal.

En segundo lugar, propone un principio representativo, no valorativo, que contradice el espíritu de la competencia. ¿Acaso pretende una selección por cupos? ¿Alguien armaría un seleccionado nacional de fútbol que tuviera forzosamente un jugador de cada provincia o de cada orientación sexual? El concepto de inclusión llevado a este extremo convierte los derechos en privilegios.

Finalmente, sugiere un modelo igualitativo, que pretende sustituir el esfuerzo y el mérito. Seguramente la autora no conoce el caso de Honduras. Si bien en el país centroamericano el porcentaje de afrodescendientes es bajo, en la selección de fútbol y en los equipos de Primera División los negros son mayoría. A nadie se le ocurriría decir que es un acto de racismo en contra de los blancos; todo lo contrario: es el talento de los jugadores de color el que los colocó allí.

Cuando la raza, los cupos y el igualitarismo reemplazan el talento y el sacrificio no solo se obtienen magros resultados: se pierde motivación. Es un modelo que desalienta el esfuerzo porque prioriza lo que el individuo es y no lo que hace.  Creo que la autora de la nota debería entender que los jugadores fueron elegidos para representar a la Argentina por su capacidad y logros, que a nadie, a excepción de ella, le importó el color de piel y que sería más provechoso no proyectar sus prejuicios sobre los demás.

© Pablo R. Bedrossian, 2023. Todos los derechos reservados.

Un comentario en “¿POR QUÉ EN LA SELECCIÓN DE SENEGAL NO HUBO JUGADORES BLANCOS? (por Pablo R. Bedrossian)

  1. Pablo, objetivo tu análisis.
    Gracias.

    Pd: qué bueno sería que también nosotros, como sociedad no valorasemos a los otros por la cantidad de melanina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.