SELECCIÓN ARGENTINA: LOS ÁRBOLES MUEREN DE PIE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

La mención a la clásica obra teatral de Alejandro Casona de ninguna manera pretende insinuar que los jugadores argentinos son unos troncos. Todo lo contrario: murieron de pie, dando lo mejor de sí mismos hasta el último segundo.

Se acabó el Mundial para Argentina y los que tenían veneno contra la Selección y Messi lo han liberado nuevamente. Ellos sí detestan la botánica pues aman hacer leña del árbol caído. Pareciera que su resentimiento excede lo deportivo: hay muchos cuya actitud ha sugerido que, más que debatir una caída deportiva, desean el fracaso de un país.

Imagen relacionada

Lionel Messi, Javier Mascherano, Ángel Di María, Marcos Rojo, el Kun Agüero, Pipita Huguaín y Enzo Pérez llevaron a la Selección Argentina a la final del Mundial 2014. En los últimos dos años tuvieron que soportar la enorme crisis de la AFA y cambios de técnico que le hicieron perder el rumbo.

De todos modos, estos jugadores, los nuevos y los viejos, pusieron todo el corazón, sabiendo que es difícil navegar sin brújula. Además, un técnico con credenciales como Sampaoli nunca pudo darle identidad al equipo. Quizás sea esa soberbia, evidenciada en aquel lamentable incidente del control de tránsito, quien le haya jugado en contra. El invento de Messi como falso nueve, fue el último acto de alguien que nunca pudo liderar al grupo y convertirlo en un equipo.

Russia Soccer WCup France Argentina
The Argentinian team pose for a photo prior to the round of 16 match between France and Argentina, at the 2018 soccer World Cup at the Kazan Arena in Kazan, Russia, Saturday, June 30, 2018. (AP Photo/Sergei Grits)

En mi opinión, le debemos gratitud a este plantel que puso todo y no se guardó nada. En deuda están la dirigencia, encabezada por Chiqui Tapia, yerno de Hugo Moyano, y el cuerpo técnico que nunca reconoció sus errores y, por lo tanto, no fue capaz de aprender de ellos. Vamos a extrañar a esta generación, que, aunque no ganó ninguna copa, pero llegó a tres finales: fue subcampeón Mundial en 2014, perdió la Copa América por penales en 2015 y 2016 y lo dio todo por la albiceleste.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

 

LA PREVIA DE ARGENTINA – FRANCIA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

Salvo algunos periodistas que jamás reconocerán sus errores y unos pocos anti-Messi (¿no serán ellos los verdaderos pechos fríos?), tras la clasificación ante Nigeria los argentinos pasaron del desastre a la gloria. “Es otro equipo” me escribió en medio del partido un querido amigo que había denostado a Messi. ¡No! Es el mismo equipo, pero jugando con otra actitud.

Lo que pasó tras la goleada de Croacia es un misterio. De la supuesta trompada de Pavón a Mascherano denunciada por Carusso Lombardi al pedido de los jugadores para que Sampaoli no dirigiera al equipo en el tercer partido (según una alerta de Clarín Digital, luego eliminada), se tejieron toda clase de especulaciones. Solo hubo tres certezas: la concentración parecía un velorio, había un quiebre en la confianza entre jugadores y cuerpo técnico, y el famoso juramento, con Messi a la cabeza, para dejar la vida en el partido decisivo. Cumplieron.

Muchos dicen “ahora empieza el verdadero Mundial”. ¿Es cierto? Sea su continuación o el verdadero Mundial, la argentina no es otra selección; es la misma, y aunque ahora tiene certezas, si no trabaja sus dudas puede volver a caer, pero en forma definitiva. No habrá segundas oportunidades.

Resultado de imagen para argentina nigeria triunfo

QUÉ SE DEBE CIUDAR

Antes del Mundial escribimos un artículo titulado “Se viene el Mundial: La Selección Argentina frente a Tres Fantasmas”[1]. Allí señalamos tres aspectos que Argentina debía corregir: la Messi-dependencia, las contradicciones de Sampaoli y la picardía criolla, manifestada en los agarrones en el área y las simulaciones. No queremos presumir, pero recuerden a Lio perdido contra Croacia y el mal juego resultante, la crisis con el cuerpo técnico  y el penal cobrado a Masche. En mi opinión siguen siendo asignaturas pendientes, y si no se atienden, frente a Francia puede ocurrir lo mismo.

Además, la defensa sigue mostrando debilidad; del lado de Mercado los nigerianos penetraron varias veces con facilidad.  Vemos también una preocupante falta de movilidad en el ataque, que solo sale de la monotonía cuando el que juega es Messi o cuando Pavón busca el desborde. De paso, es un misterio por qué no arranca de titular, pues vimos a ese gran jugador que es Di María perdido durante los tres juegos.

Hemos expuesto lo futbolístico, pero también debe cuidarse el equilibrio emocional. El liderazgo que no hubo en los dos primeros partidos, apareció en el tercero y no provino del técnico, sino de los jugadores. En ese sentido, el peso de los históricos, y más precisamente de Lio y Masche, debe respetarse. Desde luego hay riesgos, pero más peligroso es volver hacia atrás.

QUÉ SE PUEDE POTENCIAR

Resultado de imagen para argentina nigeria armani

En Franco Armani al fin la Selección Argentina encontró su arquero. Contra Nigeria trasmitió la seguridad que el equipo necesitaba. También fue efectivo jugar con línea de cuatro. Frente a Francia, volver al esquema defensivo preferido de Sampaoli, la línea de tres, sería un suicidio. En el mediocampo Banega se ganó un lugar, no solo por apoyar al Jefecito en la marca sino por la precisión y velocidad para hacer circular la pelota. Messi tuvo un primer tiempo fantástico. El control del balón en su gol demuestra que toda su categoría puede sorprender en cualquier momento. El Pipita Higuaín, aunque no acertó en la que tuvo, tiene un peso físico en el área que el Kun no tiene, y así como los nigerianos tuvieron que aguantarlo, van a tener que sufrirlo los franceses. Podrá errar goles, pero nunca baja los brazos y no se deja intimidar.

Por sobre todo, hay que potenciar lo psicológico. El gol de Rojo quebró no solo un marcador sino la creencia del “no se puede”. La Selección Argentina se demostró que, poniendo toda la carne al asador, no existe lo imposible. Si va a morir, que sea de pie, pero se ha demostrado a sí misma que su límite no es el juego del rival sino sus propias convicciones y sabe que ahora, no puede renunciar a ellas.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] https://pablobedrossian.com/2018/06/09/se-viene-el-mundial-la-seleccion-argentina-frente-a-tres-fantasmas-por-pablo-r-bedrossian/

TODOS CONTRA MESSI (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

Un viejo chiste decía que la competencia entre Cristiano Ronaldo y Lionel Messi se reducía a una disputa teológica: cristianos versus mesiánicos. Y aunque parezca una broma, la afición futbolera argentina ve en Messi un salvador, un mesías, al que, cuando no cumple con sus expectativas, lo quiere crucificar.

Resultado de imagen para messi png seleccion duda

Lejos está de mí hacer una comparación blasfema, pero señalar un culpable ofrece la oportunidad de descargar sobre él toda la furia. Quizás sea por eso que muchos que hoy denostan a Messi se olvidan de sus tres milagrosos goles frente a Ecuador, que nos clasificaron al Mundial de visitantes y arrancando en desventaja. O quizás padecen de amnesia sobre su decisiva participación para llegar a la final del Mundial de Brasil. ¿Es justo que solo se le exija a aquel que hace? ¿Por qué no señalar a los que padecieron también esa irritante modorra futbolera?

Resultado de imagen para seleccion argentina

¿No son la dirigencia, el cuerpo técnico y los jugadores igualmente responsables del fracaso deportivo? A menos que el cuerpo técnico esté pintado, ¿no le cabe ninguna responsabilidad? ¿Y a los otros jugadores? Argentina frente a Croacia venía jugando un partido parejo hasta que la descabellada canchereada de Caballero la puso contra las cuerdas. La falta de reacción anímica y futbolística demuestran que la responsabilidad es colectiva.

Resultado de imagen para seleccion argentina sampaoli

Rara vez el fútbol da una revancha tan pronto, como la del martes próximo ante Nigeria. Responsabilidad significa estar dispuesto a pagar la cuenta. Esa deuda pendiente puede ser saldada el martes ante Nigeria. Que todos -dirigentes, cuerpo técnico y jugadores- muestren de lo que están hechos. Y si pierden, que lo hagan con dignidad, dando todo por la camiseta, como Messi lo ha demostrado en muchas otras ocasiones.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


NOTA:

Inmediatamente después de la publicación de esta nota, nuestra amiga Mabel Raspanti, de Argentina, me envió una imagen que deseo compartir. Refleja esa actitud que tanta falta nos hace:

ARGENTINA 1 – ISLANDIA 1: EL DÍA QUE GOLIAT NO PUDO CON DAVID (por Pablo R. Bedrossian)

Resultado de imagen para argentina islandiaSerie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

Se ha repetido la historia de David y Goliat. No le resto méritos a estos vikingos futboleros, que basan su fútbol en una férrea disciplina táctica y en la actitud valiente con la que salen a jugar todos los partidos. Desde luego, es falso que entrenen en su tiempo libre; casi todos juegan profesionalmente fuera de su país. Muestran trabajo y dedicación. David practicaba para tener precisión en con su onda.

¿Qué pasó con Goliat? No es ninguna novedad hablar de la Messi dependencia[1]. Hasta los memes previos al Mundial lo señalaban. Pero se agregaron otros males: la falta de ideas del mediocampo hacia arriba y terribles desajustes en la defensa.

MIRANDO HACIA ADENTRO

Argentina nunca atacó por las puntas. Meza y Salvio por la derecha terminaban centralizando el juego, mientras que del otro lado Tagliafico jugaba lejos de un Di María en un bajísimo nivel. Messi hizo todo solo y el Kun metió la única que tuvo. Además, la Messi dependenciafalta de movilidad para crear espacios permitió que la defensa en zona de los islandeses funcionara casi a la perfección. Creemos que uno de los errores del técnico fue poner un doble cinco, Mascherano y Biglia, frente a un equipo que se sabía que iba a jugar replegado con un 5-4-1 y defender en los límites de su propia área. Se necesitaba más creación, no más contención. Las cosas solo cambiaron con el ingreso de Pavón y los pocos minutos de Higuaín, que tuvo más peso en la ofensiva. Es obvio que el chico de Boca fue el revulsivo que Argentina necesitaba y puede ser socio de Messi.

PUEDE PASAR LO MISMO

Pareciera que Sampaoli no aprendió las lecciones del 6 a 1 con España. La defensa mostró fallas muy graves, sobre todo en los centros atrás, donde nadie cerraba y los delanteros islandeses entraban como Pancho por su casa. Si el rival hubiera sido Alemania, quizás Argentina se hubiera comido más goles que Brasil en aquella famosa semifinal del Mundial anterior. Argentina tuvo el 78% de la posesión y triplicó a su rival en tiros al arco, pero Islandia desperdició por lo menos las mismas oportunidades que Argentina. Por eso, para dejar de ser un colador, se requieren ajustes urgentes, pues, salvo la presencia de Gabriel Mercado en el carril derecho, no vemos mejores opciones. De paso, nadie puede reclamarle la falla del penal a Lio porque siempre fue para adelante a pesar que no encontraba compañía.

AHORA O NUNCA

Resumiendo, si Sampaoli no cambia, muere. No hay mayor locura que esperar resultados diferentes haciendo lo mismo. Tiene opciones y debe usarlas, pero debe trabajar mucho para coordinar una defensa que tambaleó frente a los supuestamente más débiles. Los otros equipos no creo que perdonen.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Para más datos, nuestro artículo “SE VIENE EL MUNDIAL: LA SELECCIÓN ARGENTINA FRENTE A TRES FANTASMAS”, https://pablobedrossian.com/2018/06/09/se-viene-el-mundial-la-seleccion-argentina-frente-a-tres-fantasmas-por-pablo-r-bedrossian/

SE VIENE EL MUNDIAL: LA SELECCIÓN ARGENTINA FRENTE A TRES FANTASMAS (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

Tres fantasmas se agitan delante de la Selección Argentina de fútbol en vista del próximo Mundial. No son los rivales. Tienen que ver con su esencia; debe ser por eso que no hay camino más escabroso que el que uno recorre hacia dentro de sí mismo. Sin embargo, si vence estos fantasmas, puede tener chances; por ahora, no es candidato al título.

Lionel Messi 01.jpg1. La Messi dependencia. Mal que les pese a los hinchas del Real Madrid, Lio es el mejor jugador de fútbol de la actualidad y quizás de la Historia. Sin embargo, padece el mismo síndrome que Cristiano Ronaldo: en su selección nacional rinde menos por la falta de jugadores que hablen su mismo lenguaje futbolístico y tengan el nivel de sus compañeros de la Liga Española. La Selección Argentina para este Mundial no es un equipo conformado por grandes talentos. ¿Quiénes serán los socios de Messi de la mitad hacia arriba? El Kun Agüero viene de una lesión y el Pipita Higuain con la celeste y blanca juega por debajo de su nivel en la Juventus. ¿Será Cristian Pavón la revelación? De paso, el gran Javier Mascherano difícilmente pueda repetir su desempeño del Mundial anterior, probablemente por su edad (34 años) y por competir en torneos de menor exigencia. No nos vamos a ocupar de analizar al plantel uno por uno, pero es obvio que si no se arma rápidamente el equipo, será muy difícil que Lio pueda ser desequilibrante.

Jorge Sampaoli 022. Las contradicciones de Sampaoli: Si bien llevó a la Selección de Chile a ganar la Copa América, si no hubiera sido por el hat-trick de Messi en Ecuador, hubiera mirado el Mundial desde la tribuna o por TV. Ahora lo vemos lidiando con su ansiedad. Sus idas y venidas con jugadores como Mauro Icardi, Lautaro Martínez, Ricardo Centurión y Fabricio Bustos son un ejemplo, y la salida de Chiquito Romero -que pareció más una forma de sacárselo de encima que una lesión justificada-, son una muestra. Tememos que el descontrol y la prepotencia demostrada en aquel vergonzoso incidente en un control de tránsito en diciembre de 2017 reaparezcan. No hablamos de la falta de respuestas futbolísticas luego del 6 a 1 propinado por España, sino de su equilibrio anímico: si no maneja sus emociones lo dominarán sus problemas. No es el equipo de Messi: es el suyo y esa responsabilidad implica una conducta que comunique seguridad e inspire confianza.

Salto 013. La picardía criolla: La cultura argentina ha hecho que muchos árbitros dirijan según el espíritu del reglamento y no la letra. El famoso “siga, siga” de Pancho Lamolina fue un símbolo de permisividad para jugar más allá de los límites establecidos. Por esa razón, hay dos prácticas criollas que si se aplican en Rusia pueden resultar fatales para la albiceleste: los agarrones en el área y las simulaciones para que se cobren penales. Los defensores deben tener en cuenta que una vez que la pelota sale del córner, un árbitro internacional que se juega su reputación ante las cámaras de todo el mundo no va a permitir empujones o que alguno tome de la camiseta a un rival. Lo mismo ocurre con las caídas fingidas. Salvo que sea capaz de ganar un Oscar de la Academia de Hollywood, el que se zambulle en el área como si lo hubieran tocado, será señalado por el árbitro o detectado por el VAR y se ganará una amarilla. Si ya tiene una, será la roja. En diciembre de 2016 Mauricio Pochettino reconoció que en Newell’s Old Boys durante los entrenamientos practicaban los “piletazos”. Ese sincericidio blanqueó ese antivalor que es la picardía cuando se pasa de servirse de las circunstancias a servirse del otro. En el Mundial las leyes se cumplen, las faltas se sancionan y el fingimiento se castiga.

Argentina tiene esos tres grandes fantasmas por delante. No se puede esperar el inicio del torneo para ahuyentarlos.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

INDEPENDIENTE: RECUERDOS AL ROJO VIVO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

Fui a la cancha con mi papá por primera vez a los 8 años. Se jugaba el Nacional del ’67 que Independiente ganó bajo la dirección técnica del brasileño Osvaldo Brandao. A partir de allí, el amor a la camiseta roja que me infundió mi viejo creció y creció, y hoy, que vivo lejos de la Argentina, está más vivo que nunca. A forma de un homenaje para él y como un tributo a esos grandes hombres de fútbol que uno vio dar todo dentro de la cancha, quiero rescatar algunas anécdotas desconocidas y otras poco recordadas.

LA HUMILDAD DE MIGUEL ÁNGEL SANTORO

Miguel Angel Santoro 01 - El GráficoMe gradué de médico a principios de los ‘80 y, para pelearla, tenía que tener cuatro o cinco trabajos. Uno de ellos era la guardia del desaparecido Sanatorio Evangélico, de Medrano 350, en lo que en aquel entonces llamábamos la Capital Federal. Cierto día veo sentado en el hall un hombre de digno porte al que reconocí enseguida.

– ¿Ud. es Pepé Santoro?

– Sí.

El arquero multicampeón de América sonrió y lo invité a charlar en el consultorio, aprovechando que no había pacientes. Le conté que por muchos años tuve un póster suyo en la pieza que compartía con mi hermano Alejandro, y le mencioné una nota que hablaba de una de sus hazañas:

– Una vez El Gráfico le dedicó la última página. Fue un partido con Central que terminó 1 a 1. La nota mostraba en fotos los tres mano a mano que Pepé ganó esa tarde.

Santoro se quedó pensando y dijo sin falsa modestia:

– ¿Gané tres mano a mano? Seguro que se equivocaron los delanteros.

EL ENTRETEJIDO DEL CHIVO PAVONI

Ricardo Elvio Pavoni 01 - El Gráfico.jpg¡Cuántas alegrías no dio este marcador de punta izquierdo! Sabía hacer de todo: marcar, correr, patear. Sus tiros libres eran temibles. Recuerdo uno a Boca desde unos 35 metros. Pocos saben que hizo un gol en un Mundial. Fue en el ’74, jugando para la Selección de su país, Uruguay, contra Bulgaria y, si la memoria no me falla, de cabeza.

A principios de los ’70, El Gráfico lanzó una edición especial titulada “El Libro del Fútbol”. Era un solo volumen. Allí aparecía El Chivo en una secuencia fotográfica que mostraba cómo se deben patear penales: fuerte, arriba y al medio, según explicaba la publicación.

Pavoni perdió el pelo precozmente y en la cancha lucía una incipiente calvicie. Un día nos sorprendió a todos: apareció con una abundante cabellera y muchos supusimos que se había puesto un peluquín. Teníamos miedo que en un centro el gato se fuera al piso, pero nada de eso sucedió. Resulta que se había hecho un entretejido. Desde ese día nadie se atrevió a decirle pelado. Su imagen comenzó a aparecer seguido en una publicidad gráfica de ese curioso sistema de cobertura capilar.

Recuerdo una elogiosa frase de Ricardo Elvio Pavoni sobre Bochini en sus inicios, que definía su forma de entender el fútbol: “Es un jugador que va para adelante”.

EL LIDERAZGO DEL PATO PASTORIZA

José Omar Pastoriza 01 - El Gráfico.jpgInolvidable y eterno en el alma de su pueblo, el Pato fue una de las figuras más emblemáticas de Independiente. Curiosamente provino de Racing, a través de un trueque por Miguel Ángel Mori, un half central, cedido a la Academia.

Fue un líder dentro y fuera de la cancha, un hombre muy querido que ganó todo en Independiente. Tengo muchos recuerdos suyos; por ejemplo, un día de semana, asistí a un partido muy bravo con Boca en Avellaneda, donde, ante un centro rasante, se arrojó en un esfuerzo supremo para empujar la pelota con la suela del botín a la red y definir el partido. Esa imagen, por el tremendo esfuerzo, fue incluida en publicidad televisiva de una pomada para la contractura muscular.

Recuerdo otro partido, contra Rosario Central, que Independiente ganó 2 a 0, con dos goles suyos, ambos de tiro libre. El primero describió una parábola tan impresionante que pasó a formar parte de la presentación de las trasmisiones futboleras en blanco y negro de aquellos tiempos. No puedo olvidar lo que dijo eufórico el inolvidable Gordo Muñoz ante el segundo gol:

“¡Pastoriza! ¡Maestro de maestros para los tiros libres!”

No se equivocaba. Además, El Pato fue un gran técnico. Dirigiendo a Independiente ganó, creo que tres campeonatos, una Copa Libertadores y una Intercontinental. Se lo considera el hombre que puso el fútbol de Venezuela a un nivel competitivo. Hasta su llegada, a la vinotinto siempre la goleaban.

El director técnico Manuel Keosseian, un uruguayo que jugó junto a Bochini en Independiente pero a causa de una fractura de tibia y peroné tuvo un corto paso por el club, me hizo un comentario que agrega valor a la trayectoria del Pato como técnico:

– Pastoriza era una gran persona, ¡un tipo bárbaro! No era que supiera tanto de estrategia; eso se lo dejaba a Ramón Toribio Adorno, ¡pero tenía tanto vestuario…! ¡Era un líder tremendo!

 EL INCANSANBLE MENCHO BALBUENA

Agustín Balbuena.jpgAgustín Balbuena fue un extraordinario wing derecho que integró aquel glorioso equipo que ganó el Metropolitano del ’71, cuatro Libertadores consecutivas entre 1972 y 1975 y la inolvidable Intercontinental de 1973 en el Estadio Olímpico de Roma, donde Bochini y Bertoni construyeron aquella doble pared que los hinchas de Independiente aún hoy seguimos festejando.

Fue parte de la selección argentina que participó del Mundial de Alemania de 1974 (donde René El Loco Houseman fue titular en su posición) y vistió la celeste y blanca en 8 ocasiones. Era rápido y sumamente peligroso en el ataque por la banda derecha. Se destacaba por su gran dinamismo y su temible gambeta.

Con frecuencia recuerdo una sabrosa anécdota del querido Mencho, surgida en la entrevista que le hizo José María Muñoz, luego de un partido:

– Balbuena, ¡cómo corrió esta tarde! ¿Cuántos pulmones tiene?

La respuesta del crack santafesino no se hizo esperar:

– Uno, como todo el mundo.

GRACIAS POR EL FUEGO

Cuánto le debemos a estos héroes que alegraron nuestros días con triunfos, campeonatos y copas. A veces los fanáticos tendemos a ver la gloria e ignoramos el esfuerzo y el sacrificio que hicieron para llegar a donde llegaron. Dejaron todo para darnos muchas alegrías en una época donde el dinero no lo era todo y la camiseta era algo que valía. Son símbolos de la mística copera, próceres en esta gran historia que todavía el Rojo no ha terminado de escribir.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Las imágenes pertenecen a la Revista El Gráfico, Editorial Atlántida

“YO, EL BOCHA”, LA AUTOBIOGRAFÍA DE RICARDO BOCHINI (por Pablo R. Bedrossian)

yo-el-bochaSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

Hay libros que se leen con el corazón. Por supuesto, para el hincha de Independiente este es uno de ellos. Para quienes lo vimos jugar será revivir emociones; para las nuevas generaciones, la puerta de acceso a un pasado glorioso que invita a creer en el futuro.

“Yo, el Bocha – mi autobiografía” es un relato en primera persona de Ricardo Enrique Bochini, el ídolo máximo de los Diablos Rojos de Avellaneda. Comienza contando sus humildes comienzos en Zárate y su llegada a Independiente, donde su extraordinario talento lo catapultó rápidamente a la Primera División, y también a la inolvidable selección juvenil argentina que integró, entre otros, con El Conejo Tarantini, Marcelo Trobbiani, Mario Alberto Kempes y su gran amigo, Daniel Bertoni.

Cada capítulo del libro está dedicado a un tema que es, a la vez, un conjunto de historias, vivencias y opiniones cuya tensión mantiene atrapado al lector. El 10 va recordando en forma ordenada a sus Directores Técnicos, sus títulos (4 veces campeón del Torneo Argentino -campeonatos Nacional y Metropolitano-, 4 Copas Libertadores, 3 Copas Interamericanas, 2 Copas Intercontinentales y 1 Copa del Mundo con la Selección Argentina), sus goles históricos, su participación en la Selección Argentina (vistió 28 veces la celeste y blanca), el juego, su equipo ideal, el retiro y la idolatría, entendida como el enorme cariño y la ferviente admiración que la gente le rinde hasta hoy. Hay una excelente sección de fotos a todo color, y al final aparecen sus impresionantes estadísticas, siendo uno de los pocos jugadores en la historia del fútbol argentino que jugó 20 años con una misma camiseta.

Hay tres cosas que quisiera subrayar de la lectura. En primer lugar, la forma de entender el fútbol según Bochini, resumida en tres palabras: “ir para adelante”. Critica duramente a la táctica que hace un culto a la posesión permitiendo que el equipo rival juegue casi en su totalidad detrás de la línea de la pelota. Un segundo aspecto es que el crack del Rojo opina con libertad y contundencia. Es respetuoso, pero no dice cosas para quedar bien. Cuenta los conflictos y frustraciones, y se juega cuando tiene que expresar su punto de vista, tal como lo hacía en la cancha. En ese sentido, podemos decir que es un libro honesto y valiente. Finalmente, impresiona su memoria para recodar hechos y, sobre todo, personas, sean compañeros o adversarios, amigos, vecinos, periodistas o dirigentes; la mayoría de las veces son recuerdos para expresar gratitud.

Con prólogos de Diego Maradona y Daniel Bertoni, incluye notas sobre el máximo astro del Rey de Copas, entro otros, por Jorge Valdano y el escritor Eduardo Sacheri. El libro fue realizado por Jorge Barraza que puso por escrito la voz de El Bocha. Es un texto que se disfruta a tal extremo que uno no se da cuenta que ha leído 250 páginas de un tirón.

Si Ud. es hincha del Rojo, “Yo, El Bocha” es de lectura obligatoria; y si no lo es, lo disfrutará también.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

CÓMO PUEDE ARGENTINA VENCER A ALEMANIA (por Pablo R. Bedrossian)

Seleccion Argentina 01Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2014

Una final es siempre impredecible. La goleada de Alemania a Brasil y la victoria de Argentina por penales a Holanda no son comparables ni sirven de referencias. A la final llegan once contra once en igualdad de condiciones, y los logros anteriores quedan sepultados en el pasado. Desde luego, no se puede ser ingenuo. Se juega de dos modos: fiel al propio estilo y a la vez previniendo el juego del rival.

Alemania demolió a un Brasil que quiso salir a atacarle. Lo mismo le pasó a Argentina en el Mundial 2010. Por eso nos imaginamos un planteo similar al que Sabella utilizó contra Holanda: A la hora de defender un 4-4-2; a la hora de atacar un 4-2-2-2 de modo de no adelantar todo el equipo y más bien apostar al contragolpe y a las jugadas con pelota detenida.

Alejandro Sabella 01Los primeros 20’ definirán el partido. Imagino que Alemania saldrá a proponer y Argentina a esperar, y a no desesperar. Si se neutraliza en esos minutos el ataque teutón, la copa puede quedar en Sudamérica. ¿Qué hay que cuidar? Alemania tiene sus mejores jugadores de la mitad hacia arriba. Aunque a veces abusan en el traslado de la pelota, Khedira y Özil son los generadores de fútbol. El primero ya brilló y el segundo puede despertar. Anticiparlos no es una opción: es una necesidad. Son quienes junto a los “carrileros”, en especial el derecho, Philipp Lahm, crean el juego para que dos bestias goleadoras como Klose y Müller sacudan las redes contrarias. En vista de esta potencia ofensiva no sería absurdo jugar con cinco defensores porque, desde luego, Alemania no es Irán. Además, hombres como el mencionado Lahm, Boateng y Bastian Schweinsteiger son hábiles con la pelota, entonces la primera barrera debe ser los delanteros argentinos, que deberán correr como nunca para tapar la salida germana.

Chiquito Romero 01En caso que Alemania convierta un gol en esos primeros minutos, Sabella deberá tener listo un Plan B más ofensivo, pero si no, Alemania ha demostrado que es vulnerable atrás (recuerden los partidos contra Ghana y Argelia) sobre todo cuando se la contragolpea, una especialidad de los jugadores argentinos. Alguien puede decir que esta estrategia es suicida, pero funcionó contra Holanda. No sólo fue un planteo inteligente de Sabella sino el único que se podía realizar en vista del juego de los queseros.

Si la pelota no entra, Alemania puede impacientarse y arriesgar más, dejando espacios para el contraataque. Para que la albiceleste aproveche esa circunstancia hacen falta dos cosas: que la primera línea de cuatro, la de los volantes, no se retrase mucho (cuando lo hizo, dio lugar a  los mejores minutos de Holanda en el partido anterior); la segunda es que se ganen la mayor parte de los rebotes y las pelotas divididas. No temamos: Los resultados del Barcelona en 2013 y 2014 confirman que un alto porcentaje de posesión no guarda relación con el resultado.

Desde luego, Alemania es muy fuerte con pelotas aéreas, por ello es muy importante no desconcentrarse y que cada uno atienda su marca, tanto en córners como en pelotas cruzadas. Esperamos que Messi tenga una tarde de aquellas, que Mascherano siga siendo el gladiador que inspira a todos y que la defensa se mantenga como la muralla impenetrable detrás de la cual todavía está Chiquito Romero para parar lo que venga. Aunque Neuer es un gran arquero, no me sorprendería una definición por penales, y en ella, una Argentina campeona.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

¿CÓMO SERÁ ARGENTINA VS. BÉLGICA? (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2014

ADIÓS SUIZA

Seleccion Argentina 01El agónico triunfo argentino ante Suiza unió en un grito a millones de argentinos. La corrida de Messi y su perfecta asistencia fueron coronadas con el remate de zurda de Di María, colocado con precisión quirúrgica al segundo palo. El partido hasta ese momento había tenido un trámite que sugería la definición por penales.

En el primer tiempo Suiza hizo recordar a Irán: todos atrás, achicando los espacios, y más preocupados en defender que en atacar. Pese a ello, y a diferencia del partido con los persas,  Argentina tuvo más movilidad en ataque, sobre todo por Di María en la izquierda y por Lio Messi, que se las ingenió para abrir algunas brechas en territorio relojero. Argentina fue levemente superior aunque los contragolpes suizos pudieron ser letales, en especial un mano a mano que Drmić desperdició, cuando Chiquito Romero había quedado a mitad de camino entre el achique y el arco.

Xherdan Shaqiri fue el mejor jugador de los primeros 45’. Pero en el segundo tiempo fue bien encimado  y perdió protagonismo. Argentina jugó mejor, apoyado en las corridas de Rojo, el despliegue de Mascherano y los intentos de Di María y Messi, pero creó pocas fútboljugadas de riesgo. La celeste y blanca quiso pero no pudo: Suiza, se defendió con 11.

En el alargue el partido no cambió: Argentina proponía y Suiza se cerraba. Salvo unos pocos minutos, la posesión fue toda albiceleste. Algunos se notaban muy cansados -Messi parecía fundido-,  salvo Di María y Mascherano que corrían como al inicio del partido. Quizás fue ese breve descanso lo que le dio fuerza al Diez para el último pique y su maravillosa cesión a san Ángel, para que definiera. Después vino la pelota suiza en el palo nos hizo recordar al de Holanda que, a dos minutos del final, casi nos deja sin el Mundial 78.

HOLA BÉLGICA

El fútbol es un juego misterioso porque los resultados con frecuencia no se apegan a la lógica. Sin embargo, y a riesgo de equivocarme, creo que el partido con Bélgica tendrá mucho del acontecido con Suiza. Ambos son equipos ordenados, duros y disciplinados. Imagino que, salvo los primeros minutos donde saldrá a jugar de igual a igual y a proponer; si no obtiene un gol tempranero antes de los 15’, Bélgica se replegará para jugar de contragolpe, pues no creo que se arriesgue a dejar con espacios a los artilleros argentinos.

Victorio Nicolás Cocco y Marouane Fellaini, dos temidos mediocampistas, grandes cabeceadores y de enorme cabellera
Victorio Nicolás Cocco y Marouane Fellaini, dos temidos mediocampistas, grandes cabeceadores y de enorme cabellera

El belga es un equipo que se arma de atrás hacia adelante: Su arquero es el joven Thibaut Courtois, que en la temporada pasada admiramos en el Atlético de Madrid; con sus casi dos metros de altura a veces parece imbatible. La defensa está liderada por Vincent Kompany, un defensor que no sólo es muy fuerte sino muy rápido, y por Daniel van Buyten. En el mediocampo el gran protagonista es Marouane Fellaini, famoso por su cabellera afro, quien además de manejar muy bien la pelota es un gran cabeceador. Tiene cierto aire a Victorio Nicolás Cocco, aquel recordado volante de Unión y San Lorenzo. Los jugadores desequilibrantes son Eden Hazard, que juega en el Chelsea, y Dries Mertens, de gran habilidad, aunque se pierde por momentos del partido. Entre los delanteros para mí los más temibles son Origi y Lulaku. Bélgica ataca más que Suiza, maneja mejor las jugadas con pelota detenida y sobre todo es muy fuerte de arriba, un déficit de la defensa argentina, incluso por cuestiones de estatura (Bélgica tiene varios jugadores de más de 1,90 metros).

La formación de Sabella es un misterio, pero creo que apostará a un 4-4-2, con un mediocampo con doble número cinco (Mascherano y Gago o Biglia) probablemente junto a Maxi Rodríguez y Di María, que, como en los últimos dos partidos jugará unos metros más atrás. Arriba estarán Messi y si está bien el Kun; si no, estará Higuain que, aunque no ha rendido, tiene intacto el apetito goleador. Sabella sabe que si ataca debe ganar los rebotes pues un contragolpe rival puede ser mortífero. Para penetrar esa muralla, pienso que priorizará ir por abajo, apoyado siempre en los carrileros, y un medio campo más poblado, para abastecer a Messi y al otro delantero, quienes deberán moverse en el frente de ataque mucho más que lo que lo han hecho hasta ahora.

La gran incógnita es cómo responderá la defensa argentina. Sergio Romero se ha ganado su lugar en la valla, pero siguen los cuestionamientos a los centrales, sobre todo a Federico Fernández, posición para la cual muchos prefieren a Martín Demichelis. Creo que Fernández tendrá en el partido, como el resto de la defensa, la oportunidad de consagrarse y mostrar que tiene madera de campeón. Si llega a ser superado, sobre todo en el juego aéreo, Argentina tendrá serios problemas.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

VALBUENA Y BALBUENA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2014

Siempre hubo franceses famosos de baja estatura. Se dice que Napoleón Bonaparte medía 1,68 metros, pero seguramente era de menor estatura. Más bajos aún fueron el famoso pintor Toulouse Lautrec, quien sólo alcanzó los 1,52 metros debido a un enanismo hipofisario (enfermedad que produce un crecimiento escaso pero proporcionado) y el extraordinario pianista de jazz Michel Petrucciani, quien debido a una grave enfermedad genética apenas superaba el metro de altura. Pero ahora se ha agregado una perla al collar de los bajitos galos: nada menos que Mathieu Valbuena, el artillero del Olympique de Marsella.

Mathieu Valbuena 02Junto al colombiano James Rodríguez y el tico Keylor Navas, Valbuena se ha convertido en una de las revelaciones del Mundial de Brasil 2014. Posee una gran velocidad, precisión en los pases y un dribbling endiablado. Puede jugar como volante ofensivo o extremo, siempre desequilibrando a la defensa que lucha por frenarlo. Aunque la FIFA dice que mide 1,67 metros, es probable que mida entre 1,62 y 1,64 metros. Su diminuta figura es mucho más pequeña que la de Lio Messi, de reales 1,69 metros de estatura. Le Petit Vélo (“La Pequeña Bicicleta”) es el segundo jugador más bajo del Mundial, sólo superado por “el hijo del viento”, el delantero hondureño Marvin Chávez, de quien oficialmente se informa que mide 1.65 metros. Desde hace años para jugar al fútbol internacionalmente se recomienda una estatura mínima 1,80 metros. Valbuena y Messi son la prueba que en el fútbol no hay reglas o, si las hay, hay muchas excepciones.

Mencho Balbuena 01Valbuena no es un apellido nuevo para los argentinos. Aquellos con buena memoria recordarán al Mencho Balbuena, el extraordinario wing derecho de Independiente. Agustín Balbuena se unió al Rojo en 1971. Integró aquel glorioso equipo que ganó el Metropolitano del ’71 y cuatro Libertadores consecutivas, entre 1972 y 1975. Fue incluido en la selección argentina que participó del Mundial de Alemania de 1974 (donde René El Loco Houseman fue titular en su posición) y vistió la celeste y blanca en 8 ocasiones. Curiosamente el juego de Valbuena y el de Balbuena son parecidos: jugadores rápidos, sumamente peligrosos en ataque por la banda derecha.

Hay una sabrosa anécdota del Mencho surgida en la entrevista que le hizo José María Muñoz, luego de un partido:

–          Balbuena, ¡cómo corrió esta tarde! ¿Cuántos pulmones tiene?

La respuesta del crack santafesino no se hizo esperar:

Uno, como todo el mundo.

El petit francés Valbuena, corre como el otro Balbuena: incansable, deja el alma en la cancha. No sabemos hasta dónde llegará Francia en el Mundial, pero estamos seguros que este apellido seguirá siendo en todas partes sinónimo de entrega y de buen juego.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.