LOS “PÁJAROS ESTACA” CENTROAMERICANOS: LOS NYCTIBIUS O POTOOS

Serie AVES DE CENTROAMÉRICA (Grupo AVES EXTRAORDINARIAS DE HONDURAS)

Cierta mañana don Manuel Guillén, un gran amante de la naturaleza, me dijo “encontramos un pájaro que parece un pedazo de madera”. Subimos una empinada cuesta por el cerro Campisa hasta llegar al lugar. Contemplé un alto y angosto tronco seco. “Fíjese: está descansando en la punta”. “No -le dije-; es el extremo del árbol”. Entonces, para mi asombro, sacudió el delgado tronco y el ave movió sus alas. Por algo los llaman “pájaros estaca”. Su inmovilidad y su color los mimetizan para pasar inadvertidos incluso a ojos más entrenados. Se los observa adoptando una posición vertical, con la cabeza hacia arriba y, en general, los ojos cerrados.

El primer Potoo que vimos

LOS PÁJAROS ESTACA EN CENTROAMÉRICA

El pájaro estaca mayor o gran pájaro estaca (nombre científico: Nyctibius grandis; en inglés: Great Potoo) es el “hermano mayor” de esta familia integrada en Centroamérica también por el pájaro estaca jamaicano o norteño[1] (nombre científico Nyctibius jamaicensis; en inglés Northern Potoo) y el pájaro estaca común (nombre científico Nyctibius griseus; en inglés Common Potoo) que se observa en Costa Rica y Panamá[2]. Además, hay otras cuatro especies de pájaros estaca, todos del género Nyctibius, que solo se observan en Sudamérica. En Honduras solamente se observan el Great Potoo y el Northern Potoo.

Los miembros de esta familia llamada Nyctibiidae están emparentados con los pucuyos o chotacabras pertenecientes a la familia Caprimulgidae.

PÁJARO ESTACA MAYOR (NOMBRE CIENTÍFICO: NYCTIBIUS GRANDIS; EN INGLÉS, GREAT POTOO)

El pájaro estaca mayor mide algo menos de 60 cm. Tiene una cabeza grande y boca ancha con la que caza insectos en vuelo. Tiene ojos color café. Es de tonalidad gris rojiza, con barras más oscuras que se observan mejor en su larga cola.

Habita los bosques húmedos y en sus alrededores en áreas bajas. Se distribuye desde el sur de México (en eBird[3] hay escasísimas observaciones en ese país) hasta el centro de Sudamérica. En Honduras se lo ve con mayor facilidad en la costa norte. Un lugar ideal para admirarlo es en la entrada del Pico Bonito Lodge, en las cercanías de La Ceiba.  

PÁJARO ESTACA JAMAICANO O NORTEÑO (NOMBRE CIENTÍFICO: NYCTIBIUS JAMAICENSIS; EN INGLÉS, NORTHERN POTOO)

El pájaro estaca jamaicano o norteño es más pequeño, alcanzando unos 40 cm. Es más delgado y de cuerpo más afinado que el mayor. Su canto es algo así como un cuaajj, cuaajj. Sus ojos son de un amarillo intenso.

Se adapta a distintos ambientes, incluido el suburbano. Se lo encuentra desde el centro de México hasta Costa Rica y también en el Caribe, en particular en República Dominicana. En Honduras se encuentra en casi todo el territorio a excepción de la zona oriental. Además es el único Potoo que se observa en El Salvador.

Nosotros hemos observado tres ejemplares en Residencial Campisa, San Pedro, Honduras. Además del mencionado al principio, uno en un árbol entre dos casas pegadas a la montaña y otro fue encontrado caído, presumiblemente enfermo.

El Northern Potoo encontrado caído por un vecino

Lo llevamos a un veterinario, pero murió al día siguiente. Además, lo hemos observado en la Reserva Natural Luna del Puente, en las cercanías de Santa Cruz de Yojoa, Cortés.

PÁJARO ESTACA COMÚN (NOMBRE CIENTÍFICO: NYCTIBIUS GRISEUS; EN INGLÉS, COMMON POTOO)

El pájaro estaca común o urutaú, como se lo llama en algunos lugares de Sudamérica, es levemente más pequeño, alcanzando unos 35 cm.

Common Potoo con su cría fotografiada por Gilberto Collazos Bolaños

De ojos amarillos o anaranjados posee un color grisáceo castaño que parece veteado; como los demás Nyctibius centroamericanos se alimenta de insectos.

Common Potoo con su cría fotografiada por Mario Wong

Tiene una extensa distribución territorial pues de observa en zonas boscosas desde Costa Rica hasta el sur de Sudamérica, incluyendo el norte y la mesopotamia argentina.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS

PÁJARO ESTACA MAYOR (GREAT POTOO)

PÁJARO ESTACA JAMAICANO O NORTEÑO (NORTHERN POTOO)


NOTA

Esta es una contribución del Club de Observación de Aves Los Zorzales, del valle de Sula, a la ASHO (Asociación Hondureña de Ornitología)


REFERENCIAS

[1] Robert E. Gallardo en su libro “Guía de las Aves de Honduras”, Edición de autor, 2018, p.193 llama pájaro estaca común al Northern Potoo; evitamos este nombre porque también, tal como suele pasar con los nombres en español, se aplica a otra especie, el Nyctibius griseus que en inglés se denomina Common Potoo.

[2] También puede estar en el sur de Nicaragua; al publicar esta nota, el último reporte de ese país en  www.ebird.org corresponde al 13 de junio de 2017.

[3] https://ebird.org/species/grepot1/MX


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción:

La segunda fotografía del pájaro estaca común (Nyctibius griseus, en inglés Common Potoo) con su cría, tomada por Mario Wong, de Costa Rica, a quien pertenecen los derechos y a quien agradecemos muy especialmente por su generosidad y admiramos por su talento.

La primera fotografía pájaro estaca común con su cría, que fue agregada luego de la publicación inicial del artículo, tomada por Gilberto Collazos Bolaños, de Colombia, a quien también estamos muy agradecidos.

COTINGA AZUL – NOMBRE CIENTÍFICO: COTINGA AMABILIS; NOMBRE EN INGLÉS: LOVELY COTINGA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie AVES DE CENTROAMÉRICA (Grupo AVES EXTRAORDINARIAS DE HONDURAS)

Muchos visitantes eligen hospedarse en el Pico Bonito Lodge, muy cerca de La Ceiba, por una exclusiva razón: admirar el bello macho de esta especie, dueño de un intenso color azul turquesa que en vuelo parece irradiar destellos. Su garganta y una zona triangular de su pecho son de color morado o ciruela mientras que las alas y la cola son azules y negras. Las hembras tienen tonos más apagados que van de gris a café y en las partes inferiores, que son blancuzcas, adquieren un patrón empedrado[1].

La cotinga azul, más conocida entre los birders como Lovely Cotinga, se encuentra desde el sur de México hasta Costa Rica (a excepción de El Salvador). En eBird[2], la base de datos de aves más utilizada en el mundo, a la fecha del presente artículo solamente hay dos observaciones en Panamá, pero no cuentan con evidencia fotográfica; sin embargo, podría tratarse del límite sur de esta especie. Del total de observaciones registradas en eBird, el 47% corresponden a Honduras, donde habita en toda la costa norte, en La Moskitia y en el extremo oriental del país, aunque es difícil de hallar.   

Mide casi 20 cm. Curiosamente no tiene un canto típico, aunque se ha identificado un sonido que le pertenece. Se alimenta de frutos e insectos[3]. Suele posarse en las copas de los árboles de bosques húmedos desde el nivel del mar a alturas de 1,500 metros.

Aunque las Cotingidae conforman una familia con un amplio número de especies; la mayoría se encuentran en Sudamérica. Los machos de algunas de estas especies, como el famoso pájaro campana centroamericano (Procnias tricarunculatus), poseen “barbas” carnosas. En Centroamérica el comportamiento de los miembros de esta familia ha sido poco estudiado hasta la fecha porque habitan en las copas de los árboles de bosques húmedos latifoliados (latifoliado significa de hojas anchas) lo que dificulta su observación.

El experto Robert Gallardo en su libro “Guía de las aves de Honduras” escribe sobre los integrantes de esta familia: “muchos son completamente frugívoros mientras que otros se alimentan de insectos. Semillas normalmente pasan a través de su sistema digestivo sin daño o son regurgitados, ayudando así a la dispersión de las semillas”[4]. Además menciona que, tal como la Lovely Cotinga, sus vocalizaciones, cuando existen, son extrañas. Un dato curioso tradicionalmente los géneros Tityra y Pachyramphus (al que pertenecen los cabezones o becards) fueron incluidos dentro de la familia Cotingidae[5] hasta principios del siglo XXI cuando se demostró que no correspondían a ella.

Junto al guía Elmer Escoto hemos observado varios ejemplares de Lovely Cotinga en la entrada del Pico Bonito Lodge (donde suele dejarse ver en enero y febrero) además de una hembra en la zona de la represa El Cajón, Cortés durante un conteo de aves. Otro buen lugar para observarlas es Río Santiago, Atlántida.

Un detalle poco conocido es que sus plumas, tal como las del quetzal, eran utilizadas por los pueblos nativos de Centroamérica para ofrendas rituales y también para embellecer la imagen personal[6].

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS


NOTA

Esta es una contribución del Club de Observación de Aves Los Zorzales, del valle de Sula, a la ASHO (Asociación Hondureña de Ornitología)


REFERENCIAS

[1] Gallardo, Robert J., “Guía de las Aves de Honduras”, Edición de autor, 2018, p.331

[2] http://www.ebird.org

[3] Cálix, Estefanía; Germer, Daniel “Guía de Campo para las Aves de la Bahía de Tela”, Hondubirding, 2010, p.160

[4] Gallardo, Robert J., Op. cit., p.331

[5] Howell, Steve N.G.; Webb, Sophia “A guide to the birds of Mexico and Northern Central America”, Oxford University Press, 1995 (reimpresión 2007), p.519-523

[6] Thorn, Sherry L., Germer, Luis D.; “Folklore de la Avifauna Hondureña”, El Esmeralda (Boletín de la Asociación Hondureña de Ornitología), Vol. 2 No. 2, Julio-Diciembre 2013, p.33


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

UTILA, UNA PERLA ESCONDIDA DEL CARIBE HONDUREÑO (por Pablo R. Bedrossian)

Utila es la más pequeña de las islas de habla inglesa que Honduras posee en el Mar Caribe. Por las aguas que la rodean pasa el segundo arrecife coralino más grande del mundo convirtiéndola en un sitio obligado para los amantes del buceo. Sin embargo, sus atracciones no son solo marinas. Lo invitamos a conocer la isla a través de las imágenes y a descubrir cinco actividades que, si Ud. decide visitarla, harán de su estadía una experiencia fantástica.  

Utila 01 DSC04923.JPG

Según el 10Best Readers’ Choice Award 2017[1] del reconocido periódico USA Today, Utila fue declarada el mejor lugar del Caribe para practicar buceo. Junto con Roatán, Guanaja y un conjunto de islotes llamados Cayos Cochinos, sobre los cuales ya hemos escrito[2], conforma un archipiélago paradisíaco rodeado de aguas color turquesa.

Utila 02 DSC04970.JPG

Utila dista unos 29 kilómetros de La Ceiba, la tercera ciudad de Honduras, desde donde parte diariamente un ferry para 300 pasajeros que une el continente con la isla. También se puede llegar por vía aérea en aviones de hasta 25 pasajeros de CM Airlines o Aerolíneas Sosa. La isla tiene 49.3 km2 de superficie y puede recorrerse en un día: su largo es de unos 11 kilómetros y en su sección más ancha alcanza los 4 kilómetros. Además, casi la mitad de la isla es pantanosa y de difícil acceso. La única población la constituye East Harbour, su down town, cuyo eje es una larga calle que bordea el mar.

Utila 03 DSC04719.JPG

Según diversas publicaciones, cuenta con una población de 3,000 a 6,500 personas, pero según los locales, es mayor a 20,000 habitantes. Es un pueblo que vive del turismo y en menor medida de la pesca y la agricultura. Muchos de sus residentes son de origen inglés.

Utila 04 DSC04530.JPG

Siglos atrás fue hogar de indígenas y piratas. La gente es sencilla y amable. Se moviliza a pie, en bicicleta o en mototaxi y vive tranquila y relajada como si no conocieran la palabra estrés. Convive con ella un alto número de turistas extranjeros que tras aprovechar el día en el mar disfruta de su bulliciosa vida nocturna.

Utila 07 DSC04759.JPG

UN RECORRIDO POR LOS MANGLARES

Utila tiene pocas playas. La más popular es la Playa Pública (en inglés Public Beach).

Utila 08 DSC04594.JPG

A pocos metros de ella, cruzando la calle, se abre una laguna de agua salada que puede recorrerse en kayak o en lancha que comunica con un canal llamado Rock Harbour canal, que luego de un largo y precioso trayecto desemboca en el mar.

Utila 17 DSC04846.JPG

Tanto la laguna como el canal están bordeados por mangles, un tipo de arbusto de madera extremadamente dura cuyas largas ramas desarrollan vástagos curvos que crecen hacia abajo y se enraízan en el lodoso suelo de los pantanos. En la isla existen tres variedades: mangle rojo, blanco y negro.

Utla 20 DSC04882.JPG

Los manglares estrechan el canal, cuya profundidad máxima es menor a un metro y medio y en buena parte de su extenso trayecto cuenta con un ancho menor a tres metros. Incluso en algunas secciones los mangles se entrecruzan por arriba formando un túnel por donde el visitante navega.

Utila 19 DSC04888.JPG

Lo invitamos a acompañarnos en una breve parte de la travesía por el canal, viendo este video:

La fauna que se observa en el canal incluye aves y reptiles, siendo la especie más importante la iguana de Utila, conocida como swamper.

Utila 21 DSC04900.JPG

Lo invitamos a observar a esta iguana de cola espinosa en estado salvaje.

Puede pasear por el canal con toda tranquilidad: las aguas son muy calmas y ya no hay cocodrilos en Utila.

EL JADE SEAHORSE HOTEL

Si le gusta el arte, la arquitectura, la creatividad y las curiosidades, no deje de visitar el Jade Seahorse Hotel, ubicado a unos 250 metros adelante del muelle a donde llega el ferry.

Utila 28 DSC05047.JPG

Es creación del artista norteamericano Neil Keller y utiliza diversas técnicas para crear coloridos espacios a diferentes niveles. Una de ellas es el trencadís, una suerte de picadillo hecho a base de piezas rotas de cerámica esmaltada, creación del genial Antoni Gaudí. Es probable que el enorme dragón de la entrada, con un aire al del Parc Güell , sea probablemente un homenaje al insigne arquitecto catalán.

Utila 23 DSC04837.JPG

Los cuartos están distribuidos en pequeñas casas, cada uno con su propia decoración y detalles de buen gusto. Además, cuenta con un bar y restaurante. Es un lugar único es la isla y no se vaya sin recorrer su jardín.

Utila 29 DSC04830.JPG

PUMPKIN HILL

Es el único cerro de la isla; ofrece excelentes vistas panorámicas. Para llegar se puede tomar una mototaxi, más conocidas como tuk tuk, y luego completar un breve ascenso a pie hasta el primer mirador desde donde se observan el alfombrado vegetal de la isla, minúsculas playas de arena y la inmensidad del mar.

Utila 30 DSC04991.JPG

Allí, puede visitar The Lookout Park, un pequeño bosque de libre acceso.

Utila 31 DSC05022.JPG

Luego puede salir del otro lado al segundo mirador, donde, como parte de la hermosa vista, se divisa a lo lejos el downtown. Sin embargo, lo mejor de la vista es el mar besando el intenso verdor tropical.

Utila 32 DSC05026.JPG

Llegar desde el downtown a Pumpkin Hill toma unos quince minutos. La visita puede realizarse en menos de media hora, salvo que Ud. desee explorar la botánica del lugar o contemplar desde allí el amanecer.

IGUANA STATION

La Iguana Research & Breeding Station tiene como propósito preservar y proteger a la iguana endémica de la isla, cuyo nombre científico es Ctenosaura bakeri, el famoso swamper, sobre el cual también ya hemos escrito[3]. Esta especie fue descrita hace más de un siglo por el noruego Leonhard Stejneger, que era investigador del Smithsonian Institute.

Utila 34 DSC04492.JPGLa competencia con otras especies de iguanas de la isla, más grandes y agresivas, parece ser la causa por la cual estas iguanas negras viven exclusivamente en una zona pantanosa poblada de manglares, en un área estimada de 8 km2. Son muy territoriales, al extremo que habitan el mismo sitio (un hoyo de un árbol o una depresión de un árbol hueco) durante muchos años.

Utila 36 DSC044991.JPG

Gracias al esfuerzo del Dr. Gunther Köhler, quien a principios de los ’90 la encontró casi extinta, en 1997 se creó la Iguana Research & Breeding Station (IRBS), un ente autónomo dedicado a la conservación de la Ctenosaura bakeri que es de color gris.

Utila 37 DSC044992.JPG

La entrada a Iguana Station es gratuita. Allí un entusiasta grupo de biólogos y voluntarios trabajan para reproducir la especie en cautiverio y luego liberar los ejemplares jóvenes en los pantanos. En la visita podrá conocer allí a Swampy, el ejemplar más anciano que se conoce, que en la actualidad tiene de 22 años de edad.

Utila 35 DSC04498.JPG

Puede conocer mejor a la senior de las iguanas exclusivas de Utila en este video:

LA ARQUITECTURA DE LAS IGLESIAS

Finalmente hay una interesante arquitectura en los pequeños templos protestantes que vale la pena contemplar.

Utila 38 DSC04570

Varios de ellos sobre la calle principal, parecen injertos llegados de Inglaterra, luciendo pirámides o torrecillas coronadas por cruces en lugar de las típicas cúpulas redondas. Entre las iglesias se destacan la Metodista, la Bautista, la Adventista y la Chruch of God.

Además hay una iglesia católica de curioso diseño para la isla.

Utila 42 DSC04524

CONCLUYENDO

Si no le gusta el buceo, no se preocupe. En Utila encontrará razones más que suficientes para disfrutar fuera del mar.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


GALERÍA FOTOGRÁFICA

Utila 05 DSC04515

Utila 06 DSC04707

Utila 13 DSC04703

Utila 11 DSC04538

Utila 10 DSC04583

Utila 15 DSC04917

Utila 12 DSC04662

Utila 16 DSC04747

Utila 09 DSC04761.JPG


REFERENCIAS

[1] https://www.10best.com/awards/travel/best-caribbean-dive-site-2017/

[2] Bedrossian, Pablo, “una visita al paraíso: los Cayos Cochinos”, https://pablobedrossian.com/2015/02/22/una-visita-al-paraiso-los-cayos-cochinos-por-pablo-r-bedrossian/, 2015

[3] Bedrossian, Pablo, “Las 7 iguanas de Honduras”, https://pablobedrossian.com/2018/06/22/las-7-iguanas-de-honduras-por-pablo-r-bedrossian/, 2018


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

“GUARDIÁN NOCTURNO” Y SUS HISTORIAS DE LA CEIBA (por Pablo R. Bedrossian)

PRB020Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Todos los días se escriben historias, en los diarios y en la vida. La inmensa mayoría se pierde en el fluctuante océano del olvido.  Por eso, el mayor desafío no es rescatarlas sino elegir cuáles son dignas de ser memorables. Jorge Miralda, escritor y educador hondureño, emprende en su libro “Guardián nocturno” ambas tareas.

Elige como escenario a la vieja Aduana de La Ceiba, la tercera ciudad de Honduras, a punto de convertirse en la Casa de la Cultura. Se sirve de un ingenioso diálogo para presentar una serie de crudos acontecimientos. El que pregunta es Gauvin D’Antuan, un periodista francés, y el que responde es don Enrique, un vigilante del turno noche, que además de una amplia cultura, posee un carácter díscolo y una serie de creencias que cuestionan la lógica de su entrevistador.

La Ceiba, conocida como La Novia de Honduras, fue una potencia bananera ubicada en la costa norte del país. A través de los relatos uno advierte su creciente decadencia. Pero a pesar de su fuerte color local, no es una novela costumbrista sino más bien una sucesión de trágicos hechos expuestos por el guardián, que parece impasible frente a la gravedad de los hechos. El final nos revelará las razones.

Tanto la estructura como la temática nos recuerdan lejanamente a la borgeana “Historia Universal de la Infamia”, pero concentrada en un único punto del universo. Más que una novela, puede entenderse como una serie de cuentos -si inspirada en hechos reales o ficticios es irrelevante-, hilvanados a través del diálogo. Con un lenguaje simple y directo, Jorge Miralda capta la atención del lector donde los personajes y sus acciones nos hacen pensar que, con sorprendente naturalidad, grandes peligros nos acechan a la vuelta de la esquina.

“Guardián Nocturno”, ganadora de la quinta edición del Premio Nacional de Narrativa Infantil y Juvenil Alfaguara, es una obra entretenida, que introducirá al lector en una atmósfera intrigante y desconocida.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

 

 

UNA VISITA AL PARAÍSO: LOS CAYOS COCHINOS (por Pablo R. Bedrossian)

Los invito a visitar un lugar paradisíaco, los Cayos Cochinos. Se trata de dos pequeñas islas, el Cayo Mayor o Grande y el Cayo  Menor, en el Caribe hondureño, alrededor de los cuales hay 13 pequeños islotes. Tienen una superficie terrestre total de unos 2 km².

Cayos Cochinos 001

Para llegar en lancha hay que navegar unos 45’ desde Nueva Armenia o La Ceiba, la tercera ciudad de Honduras. Cercanas están las famosas Bay Islands, -Roatán, Utila y Guanaja-, islas de habla inglesa que Honduras posee, donde se extiende la segunda barrera de coral más grande del mundo.

002 DSC00783

Según un censo de 2001, vivían en los Cayos Cochinos 108 personas. La población no es mucho mayor ahora. En el Cayo Menor hay una estación científica administrada por la Honduran Coral Reef Foundation, cuyos investigadores rotan, y en el Cayo Grande hay una pequeña población estable y un hotel, el Turtle Bay, donde me hospedé en 2014, en un viaje de tres días. Previamente había visitado los Cayos en una excursión en la lancha en 2006. La visitante más famosa de este pequeño y placentero albergue ha sido la actriz Cameron Díaz, quien practicó buceo allí años atrás.

009 DSC00527

Obviamente no hay automóviles. Los dos cayos principales tienen forma de tortugas dormidas, y por el lomo de sus cerros se entrecruzan senderos que ascienden y descienden en medio de una densa vegetación.

003 DSC00453

En el Cayo Mayor se puede llegar hasta un faro o hasta el único y diminuto poblado, East Bay, donde el fin de semana se abre el restaurante Laru Beya donde se puede comer pescado recién salido del mar con arroz y frijoles fritos en aceite de coco.

???????????????????????????????

008 DSC00489

Cayos Cochinos 007

Quisimos visitar allí la Escuela Doctor Alfonso Lacayo, pero estaba cerrada.

Cayos Cochinos 008

La gente es muy cordial: la mayoría vive de la pesca. Siempre hay fresco fruto del mar.

Cayos Cochinos 009

Unos pocos viven del turismo que llega en la temporada seca (de marzo a agosto) y del cuidado de las escasas mansiones que algunos excéntricos millonarios mantienen allí.

014 DSC00572

Además de los principales, hay un pequeño cayo de arena, llamado Chachahuate, habitado por una pequeña comunidad garífuna, que vive en “champas”, pequeñas tiendas hechas con hojas de palma y otros vegetales secos.

DSC00971

Los garífunas son conforman un grupo étnico que habita toda la costa norte de Centroamérica. Surgen de la unión de africanos e indios caribes y arawak en la isla de San Vicente,donde convivían en paz con los franceses hasta fueron expulsados violentamente por los ingleses. En 1797 llegaron 3,000 sobrevivientes a Honduras; sus descendientes hoy conforman una comunidad muy respetada y reconocida en diversas partes del país. A Chachahuate se llega tomando una lancha desde Sambo Creek, a unos 20’ de auto de La Ceiba.

DSC00961

DSC00957

En uno de los cayos más apartados se realizan reality shows de supervivencia como el italiano “L’Isola dei Famosi”. Los habitantes de los Cayos se quejan que no les permiten trabajar allí o vender comida a los visitantes extranjeros.

LA FAUNA

El Archipiélago Cayos Cochinos fue declarado por decreto Monumento Natural Marino en 2003, debido a su riqueza ictícola y coralina, pero dejamos de lado sus aguas circundantes para enfocarnos en su fauna terrestre.

La especie más emblemática e interesante es la boa rosada, una variante de la Boa constrictor, única en el mundo. Algo más pequeña que su hermana continental, se desconoce la causa de la palidez rosada de su tinte. Es fácil de ver. Durante mi estadía vi seis ejemplares (obviamente en estos islotes no existen especies en cautiverio).

???????????????????????????????

Otra especie interesante es el jamo, cuyo nombre científico es Ctenosaura Melanosterna, de ojos anaranjados, que también habita en el Departamento de Yoro.

010b DSC00557

DSC00729

Un reptil interesante sobre el cual ya publiqué un breve artículo es el Anolis allisoni, un tipo de lagartija verde azulada cuyo segundo tinte, a diferencia de otras islas del Caribe, se observa sólo en la cabeza. Los interesados pueden leer el artículo y ver las fotos en: https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/04/21/anolis-allisoni-la-lagartija-de-cabeza-azul-de-los-cayos-cochinos-por-pablo-r-bedrossian.

024 DSC00635

Entre las aves, la más interesante es la paloma coroniblanca, Patagioenas leucocephala.

005 DSC00795

LOS ATARDECERES

Los atardeceres sobre el mar se visten de rojo. No hay otro mejor momento para apreciar el entorno de los Cayos en todo su esplendor.

DSC00851

018b DSC00858

???????????????????????????????

020a DSC00866

020b DSC00674

???????????????????????????????

???????????????????????????????

Uno percibe una suave brisa mientras la noche viene a envolver todo ese paraje tan ajeno a la vorágine urbana.

Cayos Cochinos 026

DESPEDIDA

Para terminar les invito a contemplar otras imágenes de este lugar de ensueño, esperando que tengan la oportunidad de visitarlo.

Cayos Cochinos 027

Cayos Cochinos 027

Cayos Cochinos 028

Cayos Cochinos 029

Cayos Cochinos 030

016 DSC00651

023 DSC00702

Cayos Cochinos 036

Cayos Cochinos 036

Cayos Cochinos 037

Cayos Cochinos 0338

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.