EL DILEMA DE NAPOLÉON (Autor desconocido, reescrito por Pablo R. Bedrossian)

“No hay justo ni aún uno”  (La Biblia)

Paris 01Se cuenta que un soldado del ejército imperial francés había desertado. Tras ser capturado, fue condenado a muerte. La desesperada madre pidió audiencia con Napoleón Bonaparte quien en vista de la gravedad del asunto se la concedió.

– Distinguido Napoleón, sé que mi hijo se ha equivocado y que su error se castiga con la muerte. ¡Él es lo único que tengo! Por favor, ¡te ruego que lo perdones!

– Mujer, tu hijo ha desertado huyendo del combate mientras que otros compañeros han dado la vida por su nación. Si concedo lo que me pides, la noticia correrá como reguero de pólvora. La moral del ejército caerá y otros empezarán a imitarlo. ¿O acaso piensas que todos van a la guerra por amor a la Patria?

– Excelentísimo Emperador, por favor, ¡te pido para él misericordia!

– Tu hijo no merece misericordia.

– Sí, es cierto –replicó la angustiada señora-, pero si la hubiera merecido no hubiera sido misericordia sino justicia, y yo he venido a pedirte misericordia.

Dice el relato que ante tan contundente argumento, el gran Napoleón se conmovió y perdonó al soldado.

Autor desconocido, reescrito por Pablo R. Bedrossian. © Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.

 

 

“UNA EXPRESIÓN DE AMOR”, EL NUEVO ÁLBUM DE EMILSE IMPOCO (por Pablo R. Bedrossian)

2013 Emilse Impoco - Una expresion de amor“Una expresión de amor” no es una superproducción al estilo Broadway. Es más bien una obra minimalista que demuestra claramente que a veces menos es más, pues construye con muy pocos elementos una atmósfera de profunda intimidad espiritual.

Emilse Impoco, a través de los variados matices de su voz, declara su amor a Dios y consecuentemente a sus semejantes, construyendo a través de los 10 temas del álbum esa expresión sincera y profunda de la que habla el título. La mayoría de los temas son acompañados casi exclusivamente por el piano de Pablo Córdoba, quien además hizo la mayoría de los arreglos.

Comienza con una hermosa versión de “Por amor” -el clásico  “Above all” de Michael W. Smith-, seguido del himno, “Perdido fui a mi Jesús”, más conocido como “En la cruz”, de Isaac Watts (1674-1748), en un arreglo contemporáneo cuyas modulaciones le dan un brillo especial a la letra.

Luego vienen “Creciendo en gracia” y “Mira hacia Dios” seguidas de “Tu amor”, canción de mi autoría. En ella, el piano de Pablo y la voz de Emilse se conjugan de un modo perfecto para enunciar el mensaje central de “Una expresión de amor”, el amor de Dios mostrado a través de Jesús en la cruz. Cada nota parece el colorido trazo de una pintura renacentista.

Le siguen el tema que le da el título al disco y “Jamás podrá alguien separarnos”, para llegar al magnífico “Bendecid”, del propio Pablo Córdoba, que nos apela a convivir en paz. Con una rica instrumentación y coros por ella misma, Emilse -cuya voz en algún momento de la canción nos hace recordar a la de Gloria Estefan- nos inspira a darnos hacia los que nos rodean.

Inmediatamente hace una sentida versión de “Déjalo a Dios actuar”, que invita a abrir nuestro corazón: “Déjalo a Dios sembrar tanta belleza; dentro de tu alma crear un espacio para las sorpresas”. Finaliza con una bellísima versión de “Todo por amor” acompañada por coros e instrumentación, que es una declaración de entrega total de la vida a Dios mismo; es de algún modo el resumen y a la vez la conclusión del mensaje comunicado a lo largo de todo el álbum.

“Una expresión de amor” es un disco que habla al corazón. No trata de deslumbrar sino de bendecir.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


NOTA

Es posible escuchar una de las canciones, “Tu amor”, en http://www.reverbnation.com/pablobedrossian/song/18458300-tu-amor-prb-2010-por-emilse-impoco

 

CÍRCULOS NEGROS (por Pablo R. Bedrossian)

Este es un hecho real, ocurrido en julio de 2013, en Viena, Austria.

Café Mozart, VienaHabía sido invitado para el ensayo del oratorio “Die Schopfung” de Haydn, en el  Musikverein , el Teatro de la Filarmónica. Como aún era temprano, decidió pasear por el centro de la ciudad. Allí estaban los grandes lugares: la Catedral de San Esteban, el Hofburg, la Graben strasse. Cuando pasó frente al Café Mozart, desde el interior alguien le hizo señas. Era Hënrich, un músico de la Filarmónica de Viena a quien había conocido durante otra visita el año anterior, ubicado en una mesa junto a su violoncello y sus partituras. Desde luego, aceptó la invitación y se sentó junto a él. Luego de departir unos momentos y disfrutar de un típico café vienés, le dijo a Hënrich: “Espérame aquí mientras voy a dibujar unos círculos en la vereda”.

Por supuesto, eso está prohibido; sin embargo, como el propietario del Café lo conocía de anteriores ocasiones se lo permitió. Pasaban por allí cientos de turistas de diversos países y se escuchaban diferentes lenguas, muchas de ellas imposibles de reconocer. Pero tomó un crayón grueso y comenzó a dibujar en la acera círculos negros, unos juntos y otros separados. La mayoría de los transeúntes se detuvo preguntándose de qué se trataba. Ninguno entendía que simbolizaban esos anchos puntos negros. Algunos decían que carecían de sentido y que no tenían ninguna relevancia.

Panos Emirzian - Circulos negrosHizo una pausa de cinco minutos, mientras el público atento lo observaba. ¿Qué estaba ocurriendo? Había cierta tensión y la expectativa crecía. A continuación comenzó a unir algunos círculos negros en grupos y a trazar rayas, dibujando los primeros acordes de “La muerte del cisne” del compositor francés Camille Saint-Saëns. Velozmente regresó al café y le pidió a Hënrich: “Por favor, trae tu cello ahora, siéntate y comienza a interpretarlo”. Cuando comenzaron a sonar los primeros acordes hizo un gran silencio. De inmediato muchos comenzaron a emocionarse, incluso con lágrimas en los ojos. Se creó una atmósfera maravillosa. Entonces, él, Panos Emirzian, se dirigió al público en inglés, lengua entendida por todos, diciendo: “He aquí ahora viene la reflexión para nosotros: Así también Dios realiza en nuestras vidas círculos negros que no sabemos de qué se tratan, pero, en definitiva, los unifica, y aflora la melodía más hermosa en nuestras vidas siempre y cuando tengamos paciencia y perseverancia”.

Un cerrado aplauso puso fin a ese trocito de Cielo en la Tierra, pero su mensaje, ese mensaje que conmovió a la multitud que lo observaba en Viena, sigue vivo, apelando a nuestras conciencias y llamando a nuestra fe.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


ACERCA DE PANOS EMIRIZIAN

Panos EmirzianPanos Emiizian es un artista plástico reconocido internacionalmente. Nacido en Atenas, Grecia, vivió entre los 3 y los 12 años en Argentina. Estudió Filosofía y Arte en la Universidad di Brera, Milán, y Ciencias Religiosas en el Seminario Maggiore di Roma, realizando diversas exposiciones de pintura en diferentes países europeos y en los Estados Unidos. Es especialista en las Sagradas Escrituras. Ha participado en la restauración de “La última cena” de Leonardo de Vinci en 1980 en Milán, convocado por la O.N.U., y posteriormente se dedicó a la restauración de diversos íconos bizantinos. Entre los años 1998 al 2001 ha realizado obras de restauración en el laboratorio científico del Museo del Louvre, en París, especializándose en obras de maestros del Renacimiento. En la actualidad continúa creando obras en el género surrealismo filosófico e iconográfico. Es políglota, vive en Basilea, Suiza y se encuentra entre mis amigos de Facebook.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

 La primera foto y la segunda imagen me pertenece; la tercera imagen, otra fotografía, fue tomada del perfil de Facebook de Panos Emirzian.

“A MERCEDES”, EL SENTIDO HOMENAJE DE MARILÍ MACHADO A LA NEGRA SOSA (por Pablo R. Bedrossian)

Marilí Machado 01Las canciones del CD “A Mercedes (vol. I)” son relatos: descripciones intensas y coloridas de hombres y mujeres, de pueblos y circunstancias. No fueron elegidas al azar, pues la voz de Marilí Machado no se limita a contar historias sino a darles un toque emotivo que les hace cobrar vida. Y, nosotros, aunque perplejos, no nos limitamos a ser testigos sino protagonistas de esas situaciones.

La voz de Marilí Machado, tiene cuerpo y profundidad. Inspirada en Mercedes Sosa, su canto en este disco es su Homenaje. Como la Negra, aunque mencione personajes y momentos, realiza un viaje introspectivo, una visita a sus propios sentimientos que finalmente sirven de puente hacia esos otros, los otros que viven no sólo en las canciones.

Los arreglos de Samy Mielgo, íntegramente en guitarras, son el marco ideal para que la voz de Marilí muestre todos sus matices a través de los 16 temas que conforman el álbum. Comienza con “Zamba del riego”, cuya belleza para muchos es aún desconocida, seguida “Te recuerdo Amanda”, hecha con mucha dulzura y sin estridencias. “Río de Camalotes” conmueve como si un jangadero hiciera el elogio enamorado de su río. Le siguen versiones muy sentimentales de “Campana de Palo”, homenaje de María Elena Walsh a la maestra argentina, y de “Agosto de Tucumán”. En “Los pueblos de gesto antiguo” Marilí Machado despliega toda la fuerza se su voz. Probablemente el momento cumbre se alcanza en la “Chayita del Vidalero” donde el riojano Ramón Navarro, autor de la canción, declama un sentido “Aleluya a la Chaya”. El álbum incluye además versiones de temas muy populares como “Guitarra dímelo tú”, “Otoño en Mendoza” o “Alfonsina y el mar”, todos ellos interpretados con fineza y sentimiento.

Marilí Machado es una embajadora del folclore argentino que ya ha logrado el reconocimiento internacional. Pero, por sobre todo es una voz, a la vez potente y delicada, que expresa con identidad propia el noble sentimiento de todo un pueblo.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.

LA IMAGEN EN EL ESPEJO DE AGUA (Autor desconocido, reescrito por Pablo R. Bedrossian)

León 01Un león buscaba aplacar su sed. La lengua reseca delataba la deshidratación. El calor lo abrasaba, y cada paso se hacía más difícil. Finalmente encontró una laguna y confió que las penurias de aquel día desaparecerían de inmediato.

Con entusiasmo se acercó a la orilla, y cuando se aprestaba a beber, la imagen reflejada en la superficie lo asustó: Era un león inmenso, muy parecido a él. Espantado retrocedió. Necesitaba beber para recuperarse, pero no estaba dispuesto a exponerse ante aquel enorme felino de cabellera dorada.

Quiso alejarse, pero la desesperación lo empujó a repetir el intento. Caminó sigilosamente para que no lo detectara aquella fiera que seguramente se había apropiado de la laguna desde hacía tiempo. Luego de hacer una pausa, se asomó repentinamente y el espejo de agua, sin la más mínima demora, le devolvió el mismo rostro de la ocasión anterior. Con un ágil salto hacia atrás retrocedió. ¿Cómo puede ser –se preguntaba- que su congénere le hubiera adivinado el pensamiento? El pánico lo alejaba, pero la sed lo devolvía a la laguna sabiendo que sin agua moriría.

Convencido que no tenía alternativa se dispuso a arriesgarlo todo. Con las escasas fuerzas disponibles corrió hacia la laguna. Esta vez no se intimidó por lo que veía y hundió su cabeza en el agua para beber, mientras la temida imagen de aquel enemigo instantáneamente desapareció.

Autor desconocido, reescrito por Pablo R. Bedrossian. © Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados