LA VICTORIA DE SAMOTRACIA (por Pablo R. Bedrossian)

Visitar el Louvre es una experiencia única. El museo más grande del mundo alberga enormes colecciones de arte e historia de todo el mundo. Recorrer sus salas parece una tarea infinita porque cada una de sus más de 370,000 piezas exige suma atención. Allí la Victoria de Samotracia, ocupa un lugar privilegiado: establecida bajo altos techos y elevadas paredes en forma de nichos, se la admira en lo alto, subiendo una ancha y extensa escalera. Esta majestuosa figura femenina alada se apoya en la proa de un barco, que a su vez descansa en una base de piedra.

Fue esculpida alrededor del año 190 a.C., y pertenece a la Escuela de Rodas, dentro del Periodo Helenístico. Representa a Niké, la diosa griega de la victoria. Probablemente fue erigida tras una victoria naval. Descubierta en 1863 en la isla de Samotracia por el francés Charles Champoiseau, se hallaba enterrada dentro del Santuario de los Grandes Dioses y partida en fragmentos. La cuidadosa reconstrucción estuvo a cargo de los curadores del Louvre, que se basaron en otros modelos de tamaño menor. Incluso se vieron forzados a completar la vigorosa estatua con partes de yeso.

La obra es atribuida a Pythokritos de Rodas, pero, en realidad, no se sabe quién fue su creador. Otro detalle poco conocido es que durante su última restauración los investigadores descubrieron restos de pigmento azul, imperceptibles al ojo humano por el paso de los siglos, que indican la presencia de ese color en la obra original.

Fue emplazada en su actual ubicación, en un descanso de la escalera Daru del Louvre, en 1884. Durante un tiempo se exhibió parte de una mano que podría corresponder a la pieza original. No se han encontrado ni la cabeza, ni los brazos, pero tampoco los necesita; con la pierna derecha extendida, el anónimo escultor le ha dado poder y movimiento, y con los pliegues de su atuendo y la postura del torso, ha sugerido que avanza contra el viento. La ropa, liviana y translúcida en la parte superior y gruesa en la parte inferior, muestra la maestría del artista.

La altura de la estatua, hecha de mármol blanco de la isla de Paros, es de 2,75 metros, y la del pedestal en forma de navío, hecho de mármol gris de la isla de Rodas, 2,01 metros. La altura total es de 5,57 metros, que le provee autoridad y esplendor.

VICTORIA POR TODAS PARTES

La emoción que produce esta figura alada ha hecho que se multipliquen sus réplicas. Hay muchas curiosas, como la Victoria de Samotracia Azul de Yves Klein. Nosotros preferimos compartir algunas más sobrias que ilustran el amor por esta joya.

La primera que presentamos se encuentra en lo alto de una columna de capitel jónico en el famoso cementerio parisino del Père Lachaise.

La segunda la encontramos en la casa y estudio de Frank Lloyd Wright en Oak Park, Chicago, Estados Unidos. El famoso arquitecto que diseñó el Guggenheim Museum de New York, The Rookery Building en Chicago y la Residencia Kaufmann, más conocida como “Fallingwater” o la “Casa de la Cascada”, decoró su oficina con una reproducción a menor escala que la original.

Las últimas dos que vamos a mencionar se encuentran en Buenos Aires, Argentina. La primera se ubica en un patio interior del Palacio Estrugamou, una monumental construcción de departamentos en la zona de Retiro. Aunque está prohibido la acceso del público al edificio, se puede admirar desde una de las entradas que dan a la calle Juncal. El ala izquierda es de menor tamaño que la del Louvre. Para nosotros es la más bella de todas las que hemos visto.

La otra se encuentra en el Museo Ernesto de la Cárcova y es un calco del original, de modo que conserva el tamaño original.

En un interesante trabajo Milena Gallipoli nos cuenta que el Louvre creó su taller de calcos en 1794 y funcionó como una entidad administrativa del museo a partir de 1854, generando grandes ingresos. “Por su parte, al ser propietario del original y poder tomar su molde para realizar vaciados en yeso, el Louvre también logró monopolizar la comercialización de las copias de esta reciente y famosa escultura. El taller de calcos la institución fue creado en 1794 y fue una entidad administrativa de la institución a partir de 1854 con la modificación de su estatuto y reglamentación, de modo que las ganancias representaban un beneficio directo para el museo, llegando a ser una de las entradas de dinero más significativas… De esta forma, el taller del Louvre funcionaba como una marca que le daba legitimidad a la copia adquirida. Esto era explicitado a través de la incorporación de una estampilla y una plaqueta, inclusión obligatoria a partir del Segundo Imperio (1852-1870), como una estrategia de prevención de falsificaciones y copias no autorizadas, siendo a la vez un medio de control de ventas”[1].  

No solo la Victoria de Samotracia es tapa de uno de los dos volúmenes de “Sculpture”, el gran libro de escultura de Taschen[2], la editorial de arte más importante del mundo, sino que está reproducida en libros y revistas y en tiendas de arte y tiendas de souvenirs. Su omnipresencia es un tributo, sin duda merecido, a su creador que hasta el día de hoy permanece en el anonimato.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Gallipoli, M. Las Victorias: de Samotracia a Buenos Aires. Calcos en yeso en el Museo Nacional de Bellas Artes y en la Escuela Superior de Bellas Artes en la primera mitad del siglo XX. MODOS. Revista de História da Arte. Campinas, v. 2, n.2, p.293-309, mai. 2018. Disponível em: ˂http://www.publionline.iar.unicamp.br/index.php/mod/article/ view/1059˃; DOI: https://doi.org/10.24978/mod.v2i2.1059

[2] Bruneau, Philippe; Torelli, Mario; Barral I Altet, Xavier; Guillot de Suduiraut, Sophie, “Sculpture”, Vol. 1: “From Antiquity to the Middle Ages”, Taschen, 1999


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

JAN VAN EYCK: PASIÓN POR EL DETALLE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie GRANDES MAESTROS DE LA PINTURA

Los primitivos pintores flamencos fueron un puente entre la oscuridad medieval y la luminosidad renacentista. A Jan van Eyck (1390 – 1441), uno de ellos, se atribuye la creación de la pintura al óleo[1]. Sin embargo, la trascendencia de este artista no proviene de su invención sino de su arte, reflejado magistralmente en sus obras. Le invito a conocer sus creaciones más importantes.

  1. LOS ARNOLFINI (1434)

Los Arnolfini 02

La primera noticia que tuvimos de este pintor que vivió y murió en Brujas, Bélgica, fue en un libro de viajes. Allí aparecía un cuadro que retrataba al próspero matrimonio Arnolfini, pintado por van Eyck en 1434.

Es una de las primeras pinturas que no abordan un tema religioso o de la antigüedad clásica. A la vez, es un símbolo del cambio sociopolítico que se había puesto en marcha: el paso del feudalismo, basado en el poder de las armas y en la economía agrícola, al predominio de las ciudades, cuya principal fuente de riqueza era el comercio.

Giovanni Arnolfini fue un importante mercader que estableció su base de operaciones en Brujas, ciudad del norte de Europa famosa por sus bellos canales, donde Van Eyck tenía su taller. Desde luego, la pintura fue un encargo del comerciante al artista.

Si bien no podemos detenernos en los numerosos detalles de la obra, vamos a señalar algunos que, para nosotros, revisten la mayor relevancia.

Hablemos primero de los protagonistas. Los magníficos atuendos muestran y representan su poderío económico y la consecuente elevación social. La dama, Giovanna Cenami, no está embarazada, sino que viste de acuerdo con los cánones estéticos de la época. Es admirable el grado de detalle que se observan en su tocado y pulseras, así como en los objetos representados detrás de ella

Los Arnolfini 10Su esposo le toma la mano con delicadeza.

Los Arnolfini 08

Simultáneamente hace un gesto con la mano derecha. Algunos piensan que es un juramento o promesa matrimonial. Sin embargo, no hay ninguna expresión de afecto entre los esposos que parecen mirar hacia abajo sin alegría.

Los Arnolfini 09

Sería casi un oxímoron decir que el perrito humaniza la imagen, pero tampoco puede afirmarse que rompe el severo momento. Más bien parece que, como mascota de la familia, comparte su misma inexpresividad.

Los Arnolfini 04

Pasemos al pintor. Retrata a los personajes posando con solemnidad, carentes de todo movimiento. Sin embargo, no es una escena aburrida. Nótese la magnífica textura y pliegues de las telas, resaltados por el contraste de los colores. La pintura al óleo permitió otorgar una intensa luminosidad a las distintas tonalidades. Esto también fue aprovechado por el pintor para darle más realismo a la obra a través de las sombras. Observe, por ejemplo, los pies del caballero o los zuecos en el piso.

Los Arnolfini 05

El espejo detrás, visto en una imagen ampliada, lleva en su marco diez escenas de la pasión mientras que en la superficie se reflejan dos personas y objetos de la sala. La tabla mide 80 cm. por 60 cm. lo que muestra una extraordinaria minuciosidad quirúrgica.

Los Arnolfini 06

Arriba del espejo, con bella caligrafía aparece la firma del pintor: dice allí “Johannes de Eyck fuit hic 1434” (“Jan van Eyck estuvo aquí en 1434”).

Los Arnolfini 07.jpg

  1. HOMBRE CON GORRO AZUL (1430)

Hombre con gorro azul 02.jpg

Cuatro años antes, Van Eyck había pintado su “Hombre con gorro azul”, también conocido como “Retrato de un orfebre” por el anillo que el joven sostiene en su mano derecha con el pulgar y el índice.

Hombre con gorro azul 03.jpgEs una obra de pequeño tamaño (22,5 cm. por 16,6 cm. con marco incluido) pero de singular belleza. A diferencia del cuadro anterior, parece una fotografía. Muestra el extraordinario dominio que Van Eyck posee de la técnica hiperrealista, novedosa para su tiempo. Toda la luz en concentra en el rostro y en las manos. El artista retrata cuidadosamente la barba incipiente, prolijas cejas y ojos cuya mirada parece proyectarse más allá del momento.

Hombre con gorro azul 04.jpg

El delicado tocado intensamente azul sobre el cabello contrasta con la oscuridad del fondo y del gabán, sirviendo de marco a la adusta cara iluminada. Todo el conjunto indica que se trata de un hombre de alta posición social, quizás un joyero, por el anillo.

Años después Van Eyck pintaría otro cuadro similar hiperrealista, “Hombre con turbante rojo”. Hombre con Gorro Azul, siendo una pintura de casi seiscientos años de antigüedad, se expone protegida de la luz. Un detalle curioso: en el ángulo superior izquierdo lleva la firma AD -agregada en 1493-, por lo que se atribuyó erróneamente a Albert Durero.

  1. RETRATO DE MARGARETA VAN EYCK (1439)

Retrato de Margareta van Eyck 01.jpg

Nueve años años más tarde de “Hombre con gorro azul”, Van Eyck retrató a su esposa Margareta. Aún en la última etapa de su vida Jan van Eyck se revela como un innovador pues es uno de los primeros casos -quizás el primero- en que un pintor famoso retrata a su propia esposa.

Margareta no es precisamente una mujer bonita. Sin embargo, está representada con mucho amor, algo que se advierte en la dignidad de sus rasgos y en el delicado trabajo de los adornos sobre su cabeza.

Por una convención social las mujeres casadas llevaban la cabeza cubierta[2]. Cuenta Blanche Payne en su “Historia del vestido” que a finales del siglo XIV la crispina, una redecilla de metal para limitar el cabello a ambos lados de la cabeza, se volvió un trabajo de joyería. A medida que las mujeres siguieron la moda de afeitarse frentes y cejas -algo que se observa en el retrato de Margareta- se fue agrandando la crispina -también llamada caul– a la altura de las sienes, tomando formas puntiagudas como cuernos. Nótese que un accesorio similar luce la dama en Los Arnolfini. Sobre este adorno se colocaba un rollo acolchado, a veces en forma de corazón, un velo o ambos, que se apoyaban en los alambres de aquella.

Retrato de Margareta van Eyck 03.jpg

En esta obra nuevamente la luz se concentra en el rostro enmarcado por la blancura del tocado, resaltado por el fondo oscuro y el saco de lana roja con forro de piel animal. En la base superior e inferior del marco, que es original, hay dos inscripciones “Mi esposo Johannes me lo terminó el 17 junio del 1439; mi edad es de treinta y tres años” y su lema personal “Hago lo mejor que puedo”.

  1. LA ADORACIÓN DEL CORDERO MÍSTICO (1432)

La Adoración del Cordero Místico 02Si usted vio la película “Los Hombres Monumento” (en inglés “The Monuments Men”) recordará la primera escena donde unos sacerdotes guardan apuradamente grandes piezas de madera con bellas pinturas. Ocultan nada menos que diversas partes de esta obra, también conocida como el Políptico de Gante, para evitar que caigan en manos nazis.

La Adoración del Cordero Místico es un retablo conformado por doce paneles de madera. Un retablo es una obra de arte con escenas bíblicas que se coloca detrás de un altar. Este retablo es un políptico: un cuadro compuesto de varias tablas pintadas. Está ubicado en la Catedral de San Bavón en Gante (Gent en flamenco), Bélgica. Mide 340 cm. por 440 cm; es plegable y se abre para mostrarlo en todo su esplendor a ciertas horas del día. Según consta en la propia pintura, esta magnífica obra fue iniciada Hubert van Eyck, hermano mayor del artista, fallecido en 1426, y completada luego por Jan.

Es una obra sumamente compleja, de la cual sólo podemos hacer una descripción somera.

El políptico cerrado tiene tres niveles. En el nivel superior muestra cuatro figuras. Las del centro son las sibilas Cuma y Eritrea. Se creía que estas profetizas a pesar de ser paganas habían anunciado el advenimiento de Cristo. A ambos lados están los profetas Zacarías y Miqueas. Las cuatro figuras observan a la Virgen María, ubicada en el nivel medio; sobre ella se posa el Espíritu Santo en forma de paloma mientras que el arcángel Miguel, en el mismo nivel pero lejano, también dirige su atención hacia ella.

La Adoración del Cordero Místico (cerrado) 01

En el nivel inferior se observan en ambos extremos a los donantes, Joos Vyd y su esposa; en el centro, pintadas como si fueran estatuas, Juan el Bautista, y al apóstol san Juan, el discípulo, autor de uno de los evangelios.

La Adoración del Cordero Místico (cerrado) detalle 01Al observarla abierta, en el centro la figura más alta es Cristo pantokrator, triunfante de la muerte que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos[3] y está sentado en el trono a la diestra de Dios[4]. A su derecha aparece la Virgen María con una corona sobre su cabeza, y a su izquierda Juan El Bautista. El color dorado de los nichos resalta las exquisitas figuras cuyos vestidos en azul, rojo y verde, muestran magníficas texturas mientras que los ornamentos, escrupulosamente trabajados, señalan abundancia y autoridad.

La Adoración del Cordero Místico 04

A la izquierda de la triada central hay ocho ángeles cantores, y a la derecha, un grupo de músicos.

La Adoración del Cordero Místico 05.jpgA sus lados aparecen Adán y Eva. Los humanos tienen aspecto realista a diferencia de las figuras celestiales representadas idealmente. Hay una clara separación entre lo divino y lo terrenal, entre la santidad y el pecado.

La Adoración del Cordero Místico 11 (Adán y Eva).jpg

Debajo de estos siete paneles hay otros cinco. El central es el más ancho de toda la obra y muestra distintos grupos procedentes de los cuatro puntos cardinales adorando al Cordero místico. Esa figura, que inspira el título de la obra, recuerda las palabras de Juan El Bautista, quien, al ver a Jesús, exclamó: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”[5], en alusión a los animales sacrificados en el Templo de Jerusalén para el perdón de los pecados. Jesús también es presentado como un cordero victorioso en el Apocalipsis: “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar…y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero[6].

La Adoración del Cordero Místico 08La escena muestra una mesa sobre la cual hay un grial que recibe la sangre del cordero herido, simbolizando la eucaristía o Santa Cena que los cristianos celebran recordando la muerte de Cristo.

La Adoración del Cordero Místico 10 (detalle cordero místico)La mesa está rodeada por ángeles, detrás de los cuales aparecen cuatro grupos: judíos y paganos abajo a la izquierda, los apóstoles seguidos de santos y papas (la iglesia) a la derecha, y probablemente mártires masculinos y mártires femeninos, a ambos lados arriba.

La Adoración del Cordero Místico 10.jpg

Todos los personajes están retratados con un extraordinario cuidado.

La Adoración del Cordero Místico 11

Los paneles laterales también tienen trabajadas figuras. A la izquierda se ubican los jueces justos y los caballeros cristianos. A la derecha, los ermitaños y a los peregrinos, entre los que se destaca san Cristóbal, el gigante patrono de los viajeros.

Copy of La Adoración del Cordero Místico 01.jpg

La escena está bañada por rayos de luz que surgen de un medio sol donde se observa al Espíritu Santo en forma de paloma. Detrás del pasaje campestre hay edificios que representan a la Jerusalén celestial.

Además, sepa que, por su historia, el Políptico de Gante es considerado por algunos la obra más robada del mundo. Incluso el panel de los jueces justos aún sigue desaparecido y hay dos grupos asignados trabajando desde hace años en su recuperación. El expuesto actualmente es una copia, hecha en 1945 por Jef Vanderveken.

  1. VIRGEN DEL CANÓNIGO VAN DER PAELE  (1436)

Virgen del canónigo Van der Paele 01.jpgSegún se desprende de una inscripción en su marco, esta pintura fue encargada a Van Eyck por el canónigo Joris van der Paele, una de las autoridades de la Catedral de San Donaciano en Brujas, probablemente para ser colocada en su tumba y servir como un pedido de oración por el difunto.

La obra es una conversación sacra, donde la Virgen con el Niño Jesús aparecen en el centro flanqueados por dos santos: a la izquierda Donaciano de Reims, patrono de Brujas, y a la derecha san Jorge, que presenta con su mano izquierda a van der Paele.

Virgen del canónigo Van der Paele 02.jpgDesde el punto de vista técnico, la obra es suprema por la asombrosa precisión en los detalles y su riguroso simbolismo. Para comprobarlo, basta observar los acabados del trono de madera, donde el artista simula tallas de Caín asesinando a Abel y de Sansón matando un león.

Virgen del canónigo Van der Paele 03.jpgLa obesa y anciana imagen del canónigo muestra un extraordinario realismo, con anteojos en las manos y un libro, mientras nuevamente la imagen de la Virgen y el Niño aparecen idealizados.

Virgen del canónigo Van der Paele 04.jpgNótese que van der Paele, un humano, no se dirige a la Virgen directamente sino a través de san Jorge, que aparece como intercesor.

OTRAS OBRAS

Estimamos que las cinco obras que hemos presentado muestran el talento de Jan van Eyck en todo su esplendor. Entre sus pinturas, hay otras tres que no debemos mencionar:

a. HOMBRE CON TURBANTE ROJO (1433)

Algunos creen que es un autorretrato del propio Van Eyck

Portrait_of_a_Man_in_a_Turban_(Jan_van_Eyck).jpg

b. LA VIRGEN Y EL CANCILLER ROLIN (1435)

Nótese la posición de autoridad del canciller Rolin, a la misma altura que la Virgen  el Niño Jesús.

Jan_van_Eyck_070.jpg

c. LA ANUNCIACIÓN

Esta obra seguramente constituía el ala izquierda de un tríptico de madera perdido. Posteriormente fue transferida a lienzo.

La anunciación.jpg

Es nuestro deseo que a través de estas imágenes, pueda descubrir a Jan van Eyck y su obra, cuya la pasión por el detalle, el color y las perspectiva nos siguen asombrando casi seis siglos después.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.


NOTA: SITIOS DÓNDE SE EXHIBEN LAS OBRAS

Si bien, gracias a los avances de la tecnología, hoy no es imprescindible visitar un museo para observar una obra maestra, el autor de este artículo de divulgación ha visto personalmente todas las obras presentadas. Debajo va el lugar donde se expone cada una:

  • Los Arnolfini: National Gallery, Londres, Inglaterra (en nuestra última visita, en 2017, la pintura no estaba disponible al público pues había sido cedida para una exposición temporal).
  • Hombre con gorro azul: Palacio Brukenthal, Sibiu, Rumania
  • Retrato de Margareta van Eyck: Groningen Museum, Brujas, Bélgica
  • Adoración del Cordero místico: Catedral de san Bavón, Gante, Bélgica
  • Virgen del canónigo Van der Paele: Groningen Museum, Brujas, Bélgica
  • Hombre con turbante rojo: National Gallery, Londres, Inglaterra
  • Virgen del canciller Rolin: Museo del Louvre, París, Francia
  • La Anunciación: National Gallery, Washington, Estados Unidos

REFERENCIAS

[1] Vasari, Girogio, “Vida de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos”, 1550; utilizamos la edición digital de Leer para Crecer, sin fecha, p.154-155

[2] Desconocemos si se basaban en el mandato bíblico.

[3] 2ª Epístola de san Pablo a Timoteo 4:1 (ver también 1ª Epístola de Pedro 4:5)

[4] Evangelio según san Mateo 26:64 (ver también Evangelio según san Marcos 14:62, Epístola de san Pablo a los Colosenses 3:1, Epístola a los Hebreos 10:12)

[5] Evangelio según san Juan 1:29

[6] Apocalipsis 7:9-10 (Ver también, por ejemplo Apocalipsis 17:14, 21:14, 21:23)

 


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las imágenes utilizadas son de dominio público.

 

8 LUGARES IMPERDIBLES DE PARÍS (por Pablo R. Bedrossian)

París es una ciudad demasiado bella para ser cierta… Es como un sueño: Creemos visitarla pero, en realidad, es ella quien nos visita, envolviéndonos en una atmósfera única. Te invito a recorrer algunos de sus mágicos lugares.

1. CHAILLOT

Comenzamos nuestra visita por uno de los barrios más refinados de París. Su corazón es el Palacio Chaillot. Desde su amplia terraza, adornada por bellas esculturas de bronce, se observan los jardines del Trocadero y espectaculares vistas de la Torre Eiffel. En la imagen, la primera escultura dorada es La Jeunesse, de Alexandre Descatoire, la segunda es Flore, de Marcel Gimond; la tercera Le Matin, de Pryas (seundónimo Jean Paris).

Escultura de Apolo ; bronce del artista Henri Bouchard delante del Musée National des Monuments Français , en la terraza del Palais de Chaillot.

2. TERRAZA DE CATEDRAL DE NOTRE DAME

Cuando realizamos la primera publicación de esta nota Notre Dame estaba intacta. Casualmente, cuando ocurrió el trágico incendio nos encontrábamos nuevamente en París; apenas tres días antes habíamos regresado a la Catedral y recorrido nuevamente sus terrazas (nuestra nota sobre el siniestro que arrasó con amplias secciones de la iglesia puede leerse en https://pablobedrossian.com/2019/05/08/notre-dame-tres-dias-antes-del-incendio-por-pablo-r-bedrossian/). Aunque hoy es imposible acceder a este maravilloso lugar, las famosas quimeras o gárgolas pueden admirarse desde abajo.

Ubicada en la Isla de la Ciudad (en francés L’Île de la Cité), en el centro del río Sena que atraviesa París, la Catedral de Notre Dame es una de las joyas góticas que han sobrevivido a los siglos, a las revoluciones y a las guerras. Su construcción se inició en el año 1163 y finalizó casi dos siglos después, en 1345.

A lo largo del tiempo, sufrió algunas modificaciones sin perder su esencia original. Quizás el agregado más importante fueron las gárgolas (en francés gargoyles) de su azotea.

Las gárgolas son seres monstruosos imaginarios asociados a la concepción medieval del infierno, caracterizado como un lugar de horrendos tormentos. Sin embargo, su uso en la arquitectura tenía otros significados: decorar los desagües, expulsando agua por la boca, y, siguiendo una tradición popular, ahuyentar los malos espíritus. Agregadas a mediados del siglo XIX por Eugène Viollet-le-Duc, las espectaculares figuras de piedra de la terraza de Notre Dame, no son específicamente gárgolas, sino quimeras (en francés chimères), pues su función es exclusivamente estética. De todos modos, alguien dijo que perseguían un doble propósito: proteger el edificio y asustar a los pecadores.

Para llegar hasta la Galería de las Gárgolas (en francés, Galerie des Chimères) se debe ingresar desde uno de los costados de la catedral. Tras un largo ascenso por una estrecha escalera entramos al estrecho pasillo al aire libre que une las dos torres (cuya altura es de 69 metros). Desde allí se pueden observar estas grotescas pero veneradas tallas de color gris, algunas de dimensiones humanas. En total conforman un bestiario de 54 piezas, todas relacionadas entre sí. Además, desde allí se obtienen maravillosas vistas panorámicas de París.

029

3. EL PUENTE ALEJANDRO III

El puente Alejandro III (en francés Le Pont Alexandre III) es un puente que cruza el río Sena. Fue inaugurado en el año 1900 y recibe el nombre del zar ruso (1845-1994) a quien fue dedicado. De paso, en 1887 este monarca sobrevivió a un atentado, tras el cual hizo fusilar a los presuntos conspiradores, entre quienes se encontraba Aleksandr Ulyánov, el hermano mayor de quien conocemos como Vladimir Lenin, líder de la Revolución Rusa de 1917.

Fue construido para la Exposición Universal de 1900, dando acceso desde la explanada de Les Invalides a los dos extraordinarios edificios conocidos como Le Grand Palais y Le Petit Palais. Diseñado por los arquitectos fueron Joseph Marie Cassien-Bernard y Gaston Cousin y bajo la dirección de los ingenieros Amédée Alby y Jean Résal, fue una de las primeras estructuras metálicas prefabricadas en el mundo, pues sus partes fueron fundidas y forjadas en las famosas acerías de Le Creusot, en la Borgogne francesa, transportadas hasta París e instalada por una inmensa grúa.

Su estilo Beaux Arts es fácilmente reconocible. Su generosa ornamentación cumple funciones de sobrepeso. Tiene un largo de 160 metros y un ancho de 40 metros; posee un solo arco de 6 metros de alto y 109 metros de longitud. Se destacan las lámparas montadas sobre candelabros de bronce oscuro, sus ninfas y sus cuatro columnas, de 17 metros de altura, coronadas cada una con Pegasos, mitológicos caballos alados, de bronce dorado.

4. LA ÓPERA

La Ópera de París (L’Opéra) se ubica en un bellísimo edificio, conocido como Palacio Garnier (en francés, Palais Garnier), en honor al arquitecto que lo diseñó, Charles Garnier. Una plaza y una explanada permiten admirar toda su belleza. Bajo la dirección del Barón Haussmann, buena parte de la ciudad medieval fue destruida a mediados del siglo XIX para dar a luz a la París moderna.

Así surgieron, entre otras obras, las amplias avenidas que surgen del Arco del Triunfo y este maravilloso edificio neobarroco, inaugurado en 1875. Muy cerca está el Boulevard des Capucines que la conecta con otra excelsa construcción: la iglesia conocida como La Madeleine.

5. EL MUSEO DEL LOUVRE

El Louvre es probablemente el museo más famoso del mundo. Entre sus obras maestras se encuentran La Gioconda, la Venus de Milo y la Victoria de Samotracia. Abrió sus puertas en 1793. Sin embargo, el edificio originalmente fue una fortaleza medieval, luego convertido en palacio real, de modo que no sólo las piezas expuestas tienen una rica historia.

Un inusitado hecho estético modificó sustancialmente su aspecto: En 1989 se construyó una pirámide de cristal en el frente, desde donde hoy acceden sus casi ocho millones de visitantes anuales. Al principio rechazada, esta curiosa creación del arquitecto chino Ieoh Ming Pei hoy forma parte inseparable del Louvre.

La colección tiene unas 300,000 obras, de las cuales se exponen algo más de una décima parte, organizadas temáticamente. Nuestras favoritas son las obras del cinquecento, la maravillosa época del renacimiento italiano. Dada su vastedad, recomendamos utilizar una guía del museo (se puede bajar digitalmente o comprar una impresa en el museo) y admirar sólo las obras maestras.

6. BASÍLICA DE SACRÉ-CŒUR

Charles Aznavour en su clásico La Bohème, le pone voz a un pintor que recuerda su juventud en Montmartre, y describe con nostalgia aquel tiempo desaparecido. La razón es sencilla: este barrio ubicado en una colina de unos 130 metros de altura, poseedor de una innegable aura romántica, fue la cuna de los impresionistas y el hogar de grandes artistas, como Picasso y Modigliani.

El corazón de Montmartre es la Basílica del Sacré Cœur. Aunque es un templo católico fue erigida en homenaje a los numerosos franceses muertos en la guerra con franco-prusiana. La piedra fundamental se colocó en 1875 y la obra se terminó en 1914, aunque fue consagrada recién en 1919.

El edificio de color blanquecino es un diseño elementos romanos y bizantinos. Tiene forma de cruz griega y cuatro cúpulas; el domo central tiene 80 metros de altura.

Se puede subir a la basílica en funicular. Muchos eligen sentarse en las gradas que están por delante para observar el atardecer, pero vale la pena dirigirse hacia tras, y caminar por la animada y bulliciosa Plaza de los Pintores (llamada en francés Place du Tertre), donde los retratistas compiten con las ventas de souvenirs. Por su ubicación privilegiada, recomendamos luego cenar en Le Consulat.

7. LA TORRE EIFFEL

La Tour Eiffel, como se le llama en francés, es el símbolo de París. Está situada muy cerca del Sena, en un extremo del Campo de Marte, en Les Invalides. Fue construida para la Exposición Universal de 1889. Diseñada por Maurice Koechlin y Émile Nouguier, la construcción de esta espigada estructura de hierro de 300 metros de altura fue construida por Alexandre Gustave Eiffel, quien además diseñó la estructura interna de la famosa Estatua de la Libertad de New York, en los Estados Unidos. El entramado de hierro, pensando para soportar grandes vientos, hoy es admirado por su perfecta simetría.

La Torre Eiffel está construida sobre una base cuadrada de 125 metros de lado, sobre la que asientan sus cuatro pilares. Los arcos se elevan hasta 39 metros de altura y su diámetro es de 74 metros. Tiene tres niveles a los que se asciende mediante ascensores (disfrute de los ascensores doble cabina).

En los dos primeros pisos hay miradores, negocios y restaurantes. Desde el tercer nivel, se dice que en días despejados se puede ver hasta una distancia de 72 kilómetros. Si uno quisiera subir en escalera hasta la cumbre, debe superar 1665 escalones, pero si cree que su corazón no resistiría, no se preocupe: sólo se pueden utilizar las escaleras hasta el segundo piso.

En el año 2000 se agregó al paisaje el Muro por la Paz, inspirado en el Muro de los Lamentos de Jerusalem. Fue diseñado por la escultora Clara Halter e instalado por el arquitecto Jean-Marie Wilmotte. Parte del monumento son 32 columnas de acero que contienen la palabra Paz.

8. PLACE DES VOSGES

Construida a principios del siglo XVII, esta plaza es la más antigua de las que perduran en París. Aunque está ubicada en Le Marais, un barrio de artistas, museos y restaurantes, es un remanso en medio del bullicio urbano.

Está cercada por 36 edificios de piedra blanca y ladrillo rojo, con ventanas salientes sobre arcadas y techos de tejas negras de pizarra. Sin salidas por las esquinas, la vista transmite una honda simetría, intacta desde hace cuatro siglos, que nos transporta a la época donde sus bancas eran ocupadas por la aristocracia. De paso, el escritor Víctor Hugo vivió varios años en una de sus casas.

París es… París… única, refinada, siempre a la vanguardia de las tendencias. Si va a París, no deje de visitar estos ocho lugares.

© Pablo R. Bedrossian, 2016, 2020. Todos los derechos reservados.

CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

LA VICTORIA DE SAMOTRACIA EN BUENOS AIRES (por Pablo R. Bedrossian)

Serie ESCULTURAS Y MONUMENTOS DE BUENOS AIRES

Junto a la Venus de Milo y la Gioconda, la Victoria de Samotracia conforma la triada de obras maestras más representativas del Museo de Louvre, de París. Sin embargo, pocos saben que existes réplicas en tamaño real en Buenos Aires. Conózcala en esta breve nota.

Visitar el Louvre es una experiencia única. El museo más grande del mundo alberga enormes colecciones de arte e historia de todo el mundo. Recorrer sus salas parece una tarea infinita porque cada una de sus más de 370,000 piezas exige suma atención. Allí la Victoria de Samotracia, ocupa un lugar privilegiado: establecida bajo altos techos y elevadas paredes en forma de nichos, se la admira en lo alto, subiendo una ancha y extensa escalera. Esta majestuosa figura femenina alada se apoya en la proa de un barco, que a su vez descansa en una base de piedra.

Fue esculpida alrededor del año 190 a.C., y pertenece a la Escuela de Rodas, dentro del Periodo Helenístico. Representa a Niké, la diosa griega de la victoria. Probablemente fue erigida tras una victoria naval. Descubierta en 1863 en la isla de Samotracia por el francés Charles Champoiseau, se hallaba enterrada dentro del Santuario de los Grandes Dioses y partida en fragmentos. La cuidadosa reconstrucción estuvo a cargo de los curadores del Louvre, que se basaron en otros modelos de tamaño menor. Incluso se vieron forzados a completar la vigorosa estatua con partes de yeso.

La obra es atribuida a Pythokritos de Rodas, pero, en realidad, no se sabe quién fue su creador. Otro detalle poco conocido es que durante su última restauración los investigadores descubrieron restos de pigmento azul, imperceptibles al ojo humano por el paso de los siglos, que indican la presencia de ese color en la obra original.

Fue emplazada en su actual ubicación, en un descanso de la escalera Daru del Louvre, en 1884. Durante un tiempo se exhibió parte de una mano que podría corresponder a la pieza original. No se han encontrado ni la cabeza, ni los brazos, pero tampoco los necesita; con la pierna derecha extendida, el anónimo escultor le ha dado poder y movimiento, y con los pliegues de su atuendo y la postura del torso, ha sugerido que avanza contra el viento. La ropa, liviana y translúcida en la parte superior y gruesa en la parte inferior, muestra la maestría del artista.

La altura de la estatua, hecha de mármol blanco de la isla de Paros, es de 2,75 metros, y la del pedestal en forma de navío, hecho de mármol gris de la isla de Rodas, 2,01 metros. La altura total es de 5,57 metros, que le provee autoridad y esplendor.

LA VICTORIA DE SAMOTRACIA PORTEÑA

DSC04222

Ubicado a metros de la Plaza de Retiro, en Buenos Aires, el Palacio Estrugamou es una monumental construcción de departamentos; su diseño es una de las mejores muestras de la influencia europea -y particularmente francesa- en la arquitectura argentina. Inaugurado en 1929, se erige en la esquina formada por las calles Juncal y Esmeralda. Aunque ocupa toda la cuadra norte de Juncal, su entrada principal está sobre Esmeralda, y sirve a la vez de final a la distinguida y serpenteante calle Arroyo.

DSC04958

En el Palacio Estrugamou se encuentra la Victoria de Samotracia porteña, hecha de bronce; es réplica en tamaño real de la original. Embellece el patio que sirve espacio compartido para los cuatro edificios que conforman el palacio. Vale la pena ver esta joya en Buenos Aires, de singular belleza.

DSC04953

Aunque ahora por cuestiones de seguridad no se permite el ingreso, la réplica de la Victoria de Samotracia puede admirarse desde uno de los portones de rejas de la calle Juncal. Si pasa por allí, deténgase a observarla. Estar esperando por usted.

Hay preguntas que quizás algunos lectores puedan responder: ¿Quién hizo los moldes de esta réplica? ¿Fue traída de Francia? En caso afirmativo, ¿por quién y cuándo? ¿Cuándo fue colocada allí? Espero que alguno me ayude a terminar este rompecabezas.

LA VICTORIA DE SAMOTRACIA TAMBIÉN EN CALCOS

Entre 1903 y 1905 el artista Eduardo Schiaffino fue designado por el gobierno nacional para negociar en Europa la compra de varios calcos, incluyendo uno de la imponente Victoria de Samotracia, al Louvre. El museo tenía desde 1794 un taller dedicado a la producción de estas réplicas realizadas en moldes obtenidos de las esculturas originales en los cuales luego se vierte yeso y se espera hasta que fragüe. Finalmente, la pieza fue adquirida en 1906 y cuatro años después colocada en el Pabellón Argentino[1] que formaba parte del flamante Museo Nacional de Bellas Artes[2] que se había mudado desde lo que hoy son las Galerías Pacífico a la Plaza San Martín.

Entre 1932 y 1933 el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) se trasladó a la antigua Casa de Bombas de Recoleta que había sido remodelada por el arquitecto Alejandro Bustillo. La Victoria de Samotracia obtuvo un lugar privilegiado en el hall principal, coronando la escalinata de entrada. En 1945 fue movida a la biblioteca del museo[3]. En nuestras visitas al MNBA no la hemos visto, ni tampoco hallado entre las 2,500 obras que forman la colección digital ofrecida en su sitio web.

Sin embargo, hemos podido admirar otro calco en yeso de la Victoria de Samotracia que, como el anterior, carece de la base del navío. El Museo Ernesto de la Cárcova[4], ubicado en la Costanera Sur, ocupa lo que fueron las caballerizas del Lazareto, un antiguo centro de inspección veterinaria. En 1923 el sitio fue remodelado para que funcionara allí la Escuela Superior de Bellas Artes, institución creada por el propio de la Cárcova. En 1928 se añadió el actual Museo de Calcos[5], tal como se lo conoce popularmente, con un propósito didáctico que mantiene hasta hoy: ofrecer modelos en tamaño real a los futuros artistas.

En 1927 Ernesto de la Cárcova compró una colección de calcos a la cual inicialmente solo los alumnos tuvieron acceso. Entre ellos se encontraba otra Victoria de Samotracia en tamaño real. Recién en 1932 se permitió el ingreso del público general[6]. Desde esa fecha hasta el día de hoy tanto los futuros artistas como las personas corrientes pueden admirar una obra que, si bien no es la original, tiene idéntica fisonomía. Lamentablemente pocas personas conocen del museo y menos aún saben de esta pieza que, junto a las Venus de Milo y el imponente David de Miguel Ángel se encuentran allí esperando por ellas.

© Pablo R. Bedrossian, 2016, 2020. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Se trata de la misma estructura de hierro y cristal que se había utilizado en la Exposición Universal de París de 1889 para representar a la Argentina.

[2] Gallipoli, Milena, “Las Victorias: de Samotracia a Buenos Aires. Calcos en yeso en el Museo Nacional de Bellas Artes y en la Escuela Superior de Bellas Artes en la primera mitad del siglo XX”. Modos, Revista de História da Arte. Campinas, Vol 2, Nº.2, mayo. 2018, p.297, 298

[3] Gallipoli, Milena, Op. cit., p.302

[4] Su nombre completo es “Museo de Calcos y Escultura comparada Ernesto de la Cárcova”

[5] El nombre proviene de su gran colección de calcos

[6] Gallipoli, Milena, Op. cit., p.303


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

LA DAMA DEL ARMIÑO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie GRANDES OBRAS DE ARTE

Esta maravillosa obra pertenece a la colección que se exhibe en el Museo Czartoryski, en el casco histórico de Cracovia, la bellísima ciudad polaca que fue declarada Capital Europea de la Cultura en el año 2000. Sin embargo, por trabajos de remodelación del museo, fue trasladada transitoriamente al Castillo de Wawel, ex residencia de la monarquía de ese país, ubicada en una suave colina, en la misma ciudad. Fue allí donde pude contemplar personalmente este magnífico retrato que sigue despertando al mismo tiempo admiración y discusión.

DSC01983
La dama del Armiño

La Dama del Armiño fue adquirida por el príncipe polaco Adam Jerzy Czartoryski alrededor del año 1800. Rápidamente la cedió a su madre, la princesa Izabela Fleming Czartoryska, quien había fundado el primer museo público de arte en Polonia en 1801 y colocó la obra allí.

IDENTIFICACIÓN EQUIVOCADA

El cuadro comenzó a exhibirse en 1809 como el retrato de una mujer desconocida, pero posteriormente se la identificó como la misma modelo de otra obra de Leonardo Da Vinci conocida como La Belle Ferronière, que se exhibe en el Louvre de París [1].

Esto generó un gran malentendido sobre la protagonista de la pintura; como suele ocurrir, un error inicial se multiplica por simple repetición.

LA BELLE FERRONIÈRE

Debido al apellido de su legítimo esposo (Ferron o Le Féron), o a la profesión que el hombre tenía (ferronnière, en español ferretero), se llamó La Belle Ferronnière a una burguesa parisina, amante de Francisco I de Francia. El esposo despechado fingió tolerar la infidelidad, pero se vengó secretamente: contrajo sífilis, contagio a su mujer, y la mujer a su amante. Ella murió tempranamente y el rey nunca se curó.

Se cree que por ella recibió el nombre ferronnière un tipo de diadema en forma de cinta o cadena ceñida a la frente con una pequeña piedra preciosa suspendida en su centro, de moda en el siglo XV.

Como la modelo de la obra del Louvre luce esta joya, a finales del siglo XVIII erróneamente se creyó que era la amante de Francisco I, pero hoy la mayoría de los expertos consideran mucho más probable que represente a la modelo de La Dama del Armiño, a mayor edad. De todos modos, aquel cuadro del Louvre conserva su nombre primitivo.

OTRO MALENTENDIDO

Seguramente debido a este error de catalogación, a La Dama del Armiño un antiguo restaurador le agregó en el extremo superior izquierdo las palabras LA BELE FERONIERE / LEONARD D’AWINCI. El uso de la w, que no existe en italiano, en lugar de la v sugiere que se trata de un intento de adaptar el nombre del artista al idioma polaco. Es también probable que en ese momento el fondo original de la obra (gris y celeste) fuera sobrepintado de negro, tal como algunos detalles de la vestimenta.

Detalle de la inscripción
Vista de la inscripción

EL CAMINO BORGEANO

Los historiadores polacos Jerzy Mycielski, en 1893, y Jan Boloz-Antoniewicz, en 1900, propusieron que La Dama del Armiño podría tratarse del retrato perdido de Cecilia Gallerani, una joven de la corte de Milán que fue amante del duque Ludovico Sforza, El Moro (1452-1508). El retrato había sido documentado en un soneto del poeta Bernardo Bellincioni y también en un intercambio epistolar entre Cecilia e Isabella d’Este en 1498. Mientras Boloz-Antoniewicz no duda que es Cecilia, Mycielski postula que también podría ser Ana de Bretaña (1477-1514), esposa de Luis XII de Francia, cuyo emblema era el armiño.

En 1907 A.E. Hewwett apoyó la teoría de Boloz-Antoniewicz al señalar que la palabra griega para armiño es galée (algo que no hemos podido corroborar), que comparte dos sílabas con el apellido Gallerani. En 1919 Henryk Ochenkowski sostuvo que el armiño podría hacer referencia a Ludovico Sforza, quien en varias ocasiones fue llamado Ermellino, que es la palabra italiana para nombrar al armiño. Muchos años después, en 1990, Carlo Pedretti descubrió otra singular coincidencia: en 1488 el Rey de Nápoles, Fernando I de Aragón le otorgó a Sforza la Orden del Armiño. Por su pelaje blanco, desde la antigüedad el armiño es asociado con la pureza. Aparece en un grabado atribuido a Leonardo (circa 1490), probablemente base del diseño de una medalla para Ludovico.

Se ha establecido en años recientes que Cecilia Gallerani nació en 1473 y tendría unos 17 años cuando el cuadro fue pintado. Pertenecía a una familia originaria de Siena que se había establecido en Milán. Poseía grandes talentos, especialmente para la literatura y la música, al extremo que en la corte se la llamó “mussa” y “donna docta”.

 UNA LOVE STORY

Ludovico Sforza, el duque de Milán, estaba comprometido con Beatrice d’Este, hija del Duque de Ferrara, pero debido a su apasionado amor por Cecilia iba postergando la fecha. De hecho, en 1490 el embajador de Ferrara informó al duque que la Gallerani -de quien dice que era hermosa como una flor– no sólo tenía toda la atención de Ludovico sino que estaba embarazada. Al final Ludovico y Beatrice contrajeron nupcias en enero de 1491, y a principios de mayo de ese año, Cecilia dio a luz a su hijo César. Debido a la presión de su esposa y de su suegro, el duque de Milán hizo casar a su bella amante con Ludovico Carminati de Brambilla, conde de Bergamino. Cecilia se instaló en el bello Palacio de Carmagnola, regalo de Sforza a su hijo César, y murió a los 63 años, en 1536.

LA MODELO Y EL ANIMAL EN LA PINTURA

Artilio Schiaparelli, en 1921, y Zdzislaw Zygulski Jr., en 1969, publicaron minuciosos estudios sobre el corte de cabello y la indumentaria de la modelo. Según estos autores la vestimenta es a la española con toques moriscos.

El pelo lacio con raya al medio reunido atrás en una trenza, está fijado por una vincha de seda oscura. Ese peinado, conocido como tranzado, de moda en España durante el reinado de los Reyes Católicos, es cubierto por un delicado velo transparente cuyo borde de hilo dorado llega justo hasta las cejas.

DSC01990

Tiene un largo collar de ágatas entalladas que da una vuelta al cuello y otra que cae más allá del escote cuadrado. El canesú y las mangas de su vestido rojo están adornados con bordados que parecen guirnaldas, y su mantilla azul tiene una larga hendidura a través de la cual sobresale el brazo izquierdo con el que sostiene por debajo al pequeño animal.

DSC01988

No todos coinciden en que el animalito es un armiño, algunos dicen que es una marta, otros una comadreja; hay quienes creen que es un hurón, un zorrillo blanco o, incluso, un pequeño perro. Sea cual sea, es una alusión a su amante, quien probablemente encargó la obra.

LA CREACIÓN DEL ARTISTA

El experto polaco Janusz Walek enfatiza que Leonardo evitó la representación tradicional que le permitía enfatizar las características faciales como el ángulo de la nariz o el mentón, eligiendo una vista de tres cuartos de perfil que exponía mucho más el torso. Girando la cabeza en dirección opuesta al cuerpo, el artista lograr imprimirle a la figura un dinamismo que no encontramos en sus retratos más tempranos. Además ubicó la figura de modo que la luz partiera de un única fuente, ubicada arriba y quizás algo a la izquierda. La luminosidad se concentra en el rostro de la modelo y en el punto de contacto que se produce entre su mano y el animal; a partir de allí se va difuminando, y aparecen sombras, logrando un espléndido efecto de tridimensonalidad.

La imagen es una obra maestra de realismo no sólo por el perfecto trazo de la anatomía (a pesar de cierta desproporción entre el tamaño de la elegantísima mano y la cabeza de la mujer) sino también por ese supremo manejo del claroscuro. Leonardo es un gran ilusionista.

TAMAÑO Y FECHA

Pintura al óleo sobre tabla de madera, cuyas medidas son 55cm de alto y 40 cm de ancho.

La fecha de la obra es discutida. Por ejemplo, la Hermana Wendy Beckett, experta en Historia de la Pintura, la sitúa en 1483, pero si aceptamos a 1473 como año del nacimiento de Cecilia Gallerani, es una datación prematura. Es más probable que haya sido creada alrededor de 1490.

ANÁLISIS MULTIESPECTRAL

En 2007, por iniciativa de Jean Penicaut, de Lumiere Technology, con el obvio acuerdo de la Fundación Princesa Czartoryski, La Dama del Armiño fue sometida a un nuevo método de análisis multiespectral. Los mismos expertos franceses que en 2004 investigaron la Mona Lisa, utilizaron una cámara especial construida por Pascal Cotte, que dirigió el proyecto. Es una suerte de vivisección natural en toda la imagen. La cámara explora la pintura y barnices a diferentes profundidades, facilitando una eliminación virtual de las capas individuales de la imagen. Este método también permite ahondar en la historia de la obra, y llegar al dibujo primitivo que sirvió de base para la composición. Permite identificar correcciones y restauraciones y acercarse al color original. Este análisis ha servido para confirmar la autoría de Leonardo Da Vinci.

EPÍLOGO

Dicen que el arte es el espíritu que se desprende de un hecho; diría que es lo que se percibe de él. Es una experiencia personal e intransferible. A mí me conmovió su humanidad y su belleza a pesar de los 500 años transcurridos.

Tras la muerte de Cecilia se perdió todo rastro de la obra hasta que reapareció alrededor de 1800. El resto es historia que puede leerse en cualquier website.

© Pablo R. Bedrossian, 2015, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] En nuestra última visita al Museo del Louvre de París no vimos esta pieza expuesta. No dijeron que había sido trasladada desde 2014 al Louvre de Abu Dhabi​ , capital de los Emiratos Árabes Unidos.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la correspondiente a La Belle Ferronnière, tomada del sitio del Museo del Louvre.


BIBLIOGRAFÍA

Beckett, Hermana Wendy, “1000 Obras Maestras”, Editorial El Ateneo, Buenos Aires, Argentina, 2000

Glade Reyes, Alejandro, “El arte de la orfebrería y la joyería: El Ferronière y las cadenas de cintura”, http://orfebrealejandroglade.blogspot.com/2014/06/125-el-ferroniere-y-las-cadenas-de.html

Nowicka, Justyna, “’La Dama del Armiño’ revela secretos” (“’Dama z łasiczką’ zdradza sekrety”), http://www.rp.pl/artykul/68741–Dama-z-lasiczka–zdradza-sekrety.html

Walek, Janusz, “La Dama del Armiño”, ensayo mural en el Museo Nacional en Cracovia, Polonia

Walek, Janusz, “La Dama del Armiño – retrato alegórico de Cecilia Gallerani (c.1473-1536)”, en http://muzeum.czartoryskich.pl/es/Dama_z_gronostajem