EL OCULUS DE NUEVA YORK Y OTRAS OBRAS DE SANTIAGO CALATRAVA (por Pablo R. Bedrossian)

El genio creador del arquitecto valenciano Santiago Calatrava encuentra una de sus obras cumbre en el Oculus, ubicado en el World Trade Center de Nueva York, muy cerca del emplazamiento original de las Torres Gemelas.

Se encuentra a pasos del enorme One, el imponente edificio de 104 pisos erigido tras el ataque a las Torres, y del Memorial dedicado a las víctimas del fatídico 11 de septiembre de 2001, más conocido como el 9/11.

Es un complejo conformado por tres componentes: El Oculus propiamente dicho, el World Trade Center Transportation Hub y el Westfield World Trade Center.

Al Oculus se accede desde la calle. Su diseño exterior se parece a las alas de un pájaro en vuelo. Sin embargo, el transeúnte no puede intuir el extraordinario mundo subterráneo que alberga.

Al ingresar la experiencia es única: desde un balcón se observa una enorme cavidad bañada de blanco: un patio gigante con dos pisos de tiendas a sus lados, cubierto de estructuras que se elevan magníficamente asemejando el esqueleto de una ballena.

Uno puede descender y recorrer esa extensa superficie que parece una pista de hielo y degustar chocolates, probarse ropa de marca o simplemente caminar asombrado bajo esa mágica atmósfera de luz.  

Los pasillos que conducen al Transportation Hub, la megaestación de metro, ofrecen una experiencia multimedia que nos recuerda que el futuro ya está presente.

El hub es un punto de confluencia de varias líneas de transporte urbano subterráneo y el PATH, el tren de Nueva Jersey.

Si visita Nueva York, camine por el Oculus tomándose tiempo para observar los detalles. Dicen que las catedrales se construían con techos altos para hacer sentir pequeño al hombre ante la presencia de Dios; de alguna manera el Oculus es una catedral desacralizada, donde la inmensidad puede llegar a resultar conmovedora.

ACERCA DE SANTIAGO CALATRAVA

Nacido en 1951 en un pequeño pueblo de Valencia, España, este arquitecto, ingeniero civil y artista español ha ganado, entre otros, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1999, el Premio Nacional de Arquitectura de España 2005 y la Medalla de Oro del American Institute of Architects de Estados Unidos en 2005​ y el Premio Europeo de Arquitectura de 2015.

Quizás el germen de su aquilatada carrera se encuentre en la Escuela de Bellas Artes y Oficios de Burjasot, donde se formó tempranamente como dibujante y pintor. Luego de graduarse como arquitecto en la Universidad Politécnica de Valencia, se especializó en urbanismo. En 1975, se trasladó a Zürich, Suiza, donde estudió ingeniería civil en el Instituto Federal de Tecnología y posteriormente realizó un doctorado.

La lista de sus obras es demasiado extensa. Por eso mencionamos solo algunas, como la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, el Auditorio de Tenerife, el Aeropuerto de Bilbao, la Torre de Comunicaciones de Montjuic -todas ellas en España-, la terminal de trenes Gare do Oriente en Lisboa, Portugal, el edificio Turning Torso en Malmö, Suecia, el Edificio BCE en Toronto, Canadá y, por supuesto, el Oculus de Nueva York, en Estados Unidos. No es exagerado decir que el nombre de Santiago Calatrava se asocia a megaestructuras. También son famosos sus puentes. Hemos podido admirar dos de ellos: el Puente de la Mujer en Buenos Aires, Argentina y el Puente Samuel Beckett en Dublin, Irlanda.

EL PUENTE DE LA MUJER, BUENOS AIRES, ARGENTINA

Este puente giratorio se encuentra en Puerto Madero, una exclusiva zona de Buenos Aires en la Costanera Sur, recuperada a partir de 1992.

Puente de la Mujer en Puerto Madero, Buenos Aires, Argentina

Mide 170 metros de largo y tiene 6.20 metros de ancho. Fue levantado entre 1998 y 2001.

Vista de la senda peatonal del Puente de la Mujer en Puerto Madero, Buenos Aires, Argentina

Diseñado por Calatrava y construido en acero sobre un pilón cónico de hormigón blanco, sintetiza en forma geométrica la imagen de una pareja bailando tango.

Como puede observarse, el Puente de la Mujer en Puerto Madero, Buenos Aires, Argentina tiene similitud con el Puente Samuel Beckett de Dublin, Irlanda. El diseño es típico de Calatrava.

EL PUENTE SAMUEL BECKETT, DUBLIN, IRLANDA

Este puente vehicular y peatonal de 123 metros de largo fue levantado entre 2007 y 2009.

Puente Samuel Beckett, Dublin, Irlanda

Su diseño remeda un arpa recostada; el arpa céltica -que uno observa en las monedas irlandesas- es el símbolo nacional del país.

Vista parcial del puente Samuel Beckett, Dublin, Irlanda

La estructura se sostiene mediante 31 tensores de cable de doble vuelta sujetos a un mástil de acero tubular.

SU FILOSOFÍA ARQUITECTÓNICA

Hay al menos cuatro aspectos de la obra de Calatrava que deseamos mencionar.

En primer lugar, su visión de la arquitectura como arte. Escuchemos su propia percepción: “Entiendo la arquitectura como los antiguos, como la summa artis, como el arte supremo, en el que convergen todas las artes. Si miras la arquitectura del Renacimiento y ves a Rafael o Miguel Ángel, te das cuenta de que la arquitectura es un soporte para la pintura; si piensas en los zócalos cerámicos de muchas iglesias de Valencia, ves que la arquitectura es un soporte para la cerámica”[1].

En segundo lugar, su capacidad de síntesis creativa. Explicando su tesis doctoral “Acerca de la plegabilidad de las estructuras” dice Santiago Calatrava: “Estudié la capacidad de los cuerpos platónicos de transformarse en un plano, y de un plano en una línea”[2]. Sus obras prácticamente carecen de ornamentos. Expresan belleza por sí mismas y no por aditamentos, resultado de su capacidad de crear volúmenes sorprendentes con pocas líneas.

En tercer lugar, la impronta de la naturaleza en sus obras. Así como el famoso edificio Turning Torso en Malmö, Suecia, está basada en una escultura humana, muchas de sus obras se inspiran en seres vivientes. Los animales, y en particular su osamenta, forman parte de su fuente de inspiración.

Finalmente, su búsqueda de perennidad. No diseña simplemente para el aquí y ahora, sino que lo mueve el deseo -narcisista o no, no lo sabemos- de dejar un legado, una obra que trascienda su propia época. Dice: “en el fondo, nuestra visión está muy influenciada por el esquema bíblico en el que hay algo de divino en cada persona. Es decir, el entender que dentro de cada persona hay algo especial, algo sagrado y divino, es algo que ilumina también nuestro modo de entender la arquitectura y significa también que, en el fondo, la arquitectura no sólo es un atributo o algo para uno mismo sino que entendemos el sentido hereditario de la arquitectura y la arquitectura como portante de la memoria de un tiempo”[3].

EL DIBUJO COMO MADRE DE TODO SUS SUEÑOS

Aunque siempre se lo define como escultor, su punto de partida en el dibujo: “Nunca he dejado de dibujar. Desde que era un niño me sentí feliz tomando un lápiz y echando líneas en cualquier soporte. Fue, en ese sentido, un dolor de cabeza para mis padres, pues solía pintar hasta en las puertas de los vecinos. Recuerdo aquella frase de Picasso que decía: “Cuando yo tenía 15 años dicen que pintaba como Rafael, pero me ha hecho falta toda la vida para pintar como un niño”. Sí, el dibujo es mi mayor pasión, en la intimidad”[4].

Otra vista del Puente de la Mujer

A pesar de sus inmensos aportes al patrimonio de la humanidad, Calatrava es el centro de ardientes polémicas. Nosotros, sin embargo, no nos detenemos en algunos cuestionamientos técnicos a sus obras, sino en su carácter innovador. Cuando tenga la oportunidad, visite los espacios únicos y diferentes que llevan su sello, orgullo de grandes ciudades en varios continentes.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] “Entrevista a Santiago Calatrava, arquitecto”, e-Valencia.org, http://e-valencia.org/index.php?name=News&file=article&sid=7797, 9/10/2005

[2] Abril, Guillermo, “Polémico Calatrava – Encuentro con uno de los arquitectos más controvertidos del mundo en su cuartel general de Zúrich”, Diario El País, Edición Digital, 14/10/2015

[3] “Entrevista a Santiago Calatrava”,  arqpress, http://www.arqpress.net/index.php/paginas/ver/705,

[4] “Entrevista a Santiago Calatrava, arquitecto”, citada más arriba


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

UN COMENTARIO A “EL CRIMEN DE LORD ARTHUR SAVILE” DE OSCAR WILDE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “CONFIESO QUE HE LEÍDO”

Muchos habrán escuchado de Oscar Wilde por obras como “El Fantasma de Canterville”, “El Retrato de Dorian Gray” o “El Príncipe Feliz”. Si nunca leyeron nada suyo, “El Crimen de Lord Arthur Savile” puede ser un excelente inicio. Además, se puede descargar gratis por Internet.

El crimen de Lord Arthur Savile 01.jpgLa historia comienza en una recepción ofrecida por una dama de la alta sociedad. Un invitado especial se convierte en el centro de las conversaciones: Mr.Podgers, quien se dedica a leer las manos. Durante la velada revela a cada invitado su pasado y su futuro. Cuando llega el turno de Lord Arthur Savile, un joven a punto de casarse, el quiromántico empalidece. Hay algo trágico en el destino de ese aristócrata, que solo después le revela en privado. El resto descúbralo Ud.

A mitad de camino entre un cuento largo y una novela corta esta obra es una suerte de policial negro, que va atrapando lentamente en su red al lector. Muestra el ingenio del escritor irlandés a través de un relato cargado de humor e ironía donde el amor, el honor y el crimen se dan la mano.

Oscar Wilde nació en Dublín, Irlanda, en 1854 y murió en la pobreza en París, Francia en 1900. Aunque los escándalos dominaron la última década de su vida -incluyendo dos años de cárcel-, preferimos recordarlo por su pluma aguda e inteligente que siempre pone en movimiento nuestra imaginación.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

5 PASEOS POR BELFAST (por Pablo R. Bedrossian)

Belfast, capital de Irlanda del Norte, ha sido famosa por la violenta lucha entre católicos y protestantes. Quizás alguno recuerde aún al IRA, el Ejército Republicano Irlandés, una organización terrorista que luchaba por la separación de Irlanda del Norte de la Corona Británica. Menos conocidos han sido los grupos paramilitares unionistas, que actuaban fuera de la ley como una suerte de contraterrorismo, torturando y asesinando a sus presuntos enemigos. Películas taquilleras como “Juego de Patriotas” y “Peligro inminente” o films extraordinarios como “En el nombre del Padre” han abordado la confrontación entre estas fuerzas antagónicas.

Belfast 00 DSC01411.JPGMe imaginaba una ciudad neblinosa y hostil. En 2001 o 2002, ya no recuerdo, pude conversar en Buenos Aires con un amigo que la había visitado. “Me pareció una ciudad muy rara” me dijo, y comentó la sensación de desconfianza que percibió de la gente.

En 2017 decidí conocerla personalmente. Ya habían pasado casi 20 años de la firma del Acuerdo de Paz y había conocido otras personas habían estado allí, quienes me aseguraron que se podía recorrer sin peligro.

PRIMERA IMPRESIÓN

Al aterrizar, inmediatamente se advierte que hay algo que une a todos los irlandeses del norte: el fútbol. Probablemente sea el único país en el mundo cuyo aeropuerto lleva el nombre de un futbolista: George Best (1943-2005), quien jugó once temporadas en el Manchester United y, además de muchos títulos, obtuvo un Balón de Oro. Su nombre se encuentra en todas partes de la ciudad.

Belfast 01 DSC01494.JPGAunque, como siempre, me había preparado para la visita, luego de dejar el equipaje en el hotel hice una caminata exploratoria por los lugares cercanos. La primera impresión fue como estar en un suburbio de Londres.

Belfast 02 DSC01403

A lo largo del camino uno encuentra murales y flores que intentan darle color a la ciudad, pero no logran menguar esa tonalidad gris conferida por el color de sus edificios y su cielo cubierto de nubes.

Se ven numerosos pubs e iglesias. Recordé, no sin una sonrisa, algo que escuché en Jamaica: “aquí en cada cuadra hay un bar y una iglesia para que cada persona pase con facilidad de un estado al otro”.

Belfast 03 DSC01398

PASEO 1: EL CITY TOUR

Quizás el primer recorrido recomendado sea un city tour, de los muchos que se ofrecen en buses rojos. Es una buena forma adquirir un panorama general de Belfast y sus alrededores. Brinda experiencias de dos tipos: sitios de interés específicos y una visión general de los barrios. Veamos algunos de los lugares más interesantes del recorrido.

Belfast 04 DSC01489.JPG

a. Albert Clock

Es una torre con reloj en Queen’s Square, erigida en 1869. Se trata de uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad.

Belfast 05 DSC01431

b. St Anne’s Cathedral

En español, Catedral de Santa Ana, es considerada la Catedral de Belfast. Está ubicada en Donegall St. Aunque pertenece a la Iglesia de Irlanda (protestante), curiosamente sirve a dos diócesis: la de la Iglesia de Irlanda y la Católica Romana, aunque no es sede de ninguna de las dos. Fue levantada en 1899.

Belfast 06 DSC01434.JPG

c. Castillo de Belfast

Durante todo el camino se contemplan construcciones de interesante arquitectura tradicional y moderna, incluyendo centros educativos, templos y viviendas. La más llamativa es el Castillo de Belfast. Se ubica en una de las laderas Cave Hill, una colina a casi 7 kilómetros de la ciudad.

Belfast 08 DSC01442.JPGEl edificio es propiedad del Ayuntamiento de Belfast, tiene bellos jardines y espléndidas vistas panorámicas.

Belfast 09 DSC01447.JPG

Construido sobre las ruinas de una fortaleza normanda del siglo II, fue levantado en 1870 en piedra arenisca. Fue diseñado por el influyente arquitecto e ingeniero Charles Lanyon.

Belfast 10 DSC01450

d. Crumlin Road Courthouse y Crumlin Road Gaol

Durante el paseo se destaca es la Crumlin Road Courthouse donde antiguamente funcionaban tribunales. Fue diseñado también por Charles Lanyon e inaugurado en 1850.Belfast 11 DSC01457.JPG

Enfrente está la Crumlin Road Gaol, una vieja cárcel, ya abandonada. Ambos edificios están comunicados por un pasadizo subterráneo, cuya función era el traspaso de los detenidos, reduciendo el riesgo de fuga.

Belfast 12 DSC01458.JPG

e. Barrios protestantes y católicos

La visita atraviesa luego barrios de clase media baja protestantes y católicos, famosos por sus murales, que veremos con mayor detalle en la visita en un black cab.

Por ejemplo, en Shankill Road donde se observa un famoso mural que testimonia el asesinato de cinco civiles protestantes por un acto de terrorismo.

Belfast 14 DSC01465.JPG

También se ve uno muy famoso de Bobby Sands, un católico que murió a causa de una huelga de hambre en una prisión oficial.

Belfast 15 DSC01466.JPG

George Best omnipresente, en este caso junto a un mural que recuerda a Robert Dougan, un líder protestante asesinado a los 38 años de edad, poco antes de firmarse el Acuerdo de Paz. Dougan había sido vinculado a un grupo paramilitar pro británico.

Belfast 17 DSC01469.JPG

UN POCO DE HISTORIA

Irlanda es la menor de las dos grandes islas británicas. Evangelizada por San Patricio en el siglo V. A mediados del siglo XVII se vio obligada a someterse al trono británico. La Reforma protestante nunca llegó a permear la sociedad irlandesa que en su mayoría siguió siendo católica, salvo en el norte. Por aquel entonces estaba conformada por un campesinado católico muy pobre y pequeños grupos protestantes en posiciones influyentes.

Belfast 18 DSC01415.JPG

A mediados del siglo XIX se abatió sobre Irlanda la hambruna más grande de su historia. Se estima que murieron un millón de personas y otro millón se vio forzado a emigrar. Esas absurdas muertes generaron un enorme resentimiento. En vista de la indiferencia de la Corona, en la diáspora se organizó el movimiento independentista irlandés que propiciaba el camino armado. El campesinado se rebeló contra los terratenientes. Si bien hubo medidas que redujeron la tensión, no lograron mitigar el sentimiento nacionalista del pueblo irlandés y su deseo de independencia.

Belfast 19 DSC01675.JPG

Así surgieron dos fuerzas nacionalistas irlandesas: el Partido Parlamentario Irlandés, fundado por un joven protestante, C. S. Parnell, que proponía la autonomía irlandesa dentro del Reino Unido y una fuerza republicana que impulsaba el rechazo total y completo a la anexión, propiciando una Irlanda completamente independiente.  Entre 1919 y 1921 se desató una brutal guerra civil entre el IRA (el Ejército Republicano Irlandés) contra el ejército británico y los Black and Tans (en español, Negros y Quemados), fuerzas paramilitares pro unionistas. Finalmente, se firmó el Tratado Anglo Irlandés, por el cual la nación quedó dividida en dos regiones: Irlanda del Norte quedó formando parte del Reino Unido, con cabecera en Belfast, mientras Irlanda del Sur se autoproclamó como el Estado Libre Irlandés, con capital en Dublin. Sigamos el camino para luego retomar la historia de Irlanda del Norte.

PASEO 2: UNA CAMINATA POR UNIVERSITY ROAD: VISITANDO LA BELFAST VICTORIANA  

En Belfast todo queda cerca y se puede ir caminando a la mayoría de los sitios de interés. No hay construcciones medievales. Los edificios más importantes fueron levantados en su mayoría en el siglo XIX.

Belfast 20 DSC01472

Tampoco es una ciudad rica. Más bien, la decadencia del esplendor victoriano se revela en las construcciones más tradicionales, varias de la cuales se pueden conocer recorriendo a pie una amplia avenida, University Road. Se ha convertido en un importante sector comercial donde En ella confluyen antiguas iglesias y una prestigiosa universidad.

a. Queen’s University:

Universidad pública fundada en 1849, Entre sus alumnos se han destacado el Premio Nobel de Literatura Seamus Heaney y el actor Liam Neeson.

Belfast 21 DSC01474.JPG

b. Elmwood Hall

Es una vieja iglesia presbiteriana, situada frente a la Queen’s University, que ha sido convertida en sala de conciertos. Fue levantada entre 1860 y 1862, en estilo ecléctico en el que prevalecen rasgos italianos. Tiene una torre rematada en aguja y campanario.

Belfast 22 DSC01473

c. Crescent Church y University Road Methodist Church

Crescent Church es una iglesia construida por el arquitecto John Bennie Wilson en 1887. Originalmente fue presbiteriana, pero desde hace años pertenece a los Plymouth Brethren, en español Hermanos Libres, un grupo evangélico basado en las enseñanzas de la Biblia.

Belfast 23 DSC01475

Sobre la misma calle, detrás a la derecha, se ve la torre de la que fuera la University Road Methodist Church, con su torre de arquitectura veneciana, de hermoso colorido provisto por la arenisca roja. Fue levantada en 1865 por el arquitecto William J. Barre.

PASEO 3: EL CORAZÓN DEL BELFAST: DONEGALL SQUARE

El corazón de la ciudad es Donegall Square, la plaza donde se encuentra el famoso Ayuntamiento de Belfast. Allí el movimiento es incesante todos los días.

a. Ayuntamiento (City Hall)

Sin duda es el edificio más importante y admirado de la ciudad. Para mí, la vista más interesante es desde Donegall Place, que corre al lado norte y es la principal calle comercial de la ciudad.

Belfast 24 DSC01423.JPG

La construcción del edificio, de diseño neoclásico, estuvo a cargo del arquitecto Alfred Brumwell Thomas; las obras se iniciaron en 1898 y finalizaron en 1906. Tiene una enorme cúpula central -hoy de color verde debido a la oxidación del cobre- que mide 53 metros de altura; además cuenta con cúpulas más pequeñas en los cuatro extremos del edificio.

Belfast 25 DSC01487.JPG

Está rodeado de hermosos jardines. Pese a ser parte del Reino Unido, la bandera británica solo flamea en ocasiones especiales evitando provocaciones.

Belfast 26 DSC01495.JPG

Es posible visitarlo. Si no tiene tiempo, aunque sea aproveche a admirar su bella recepción.

Belfast 27 DSC01499.JPG

Desde allí puede contemplar la vista interior de la gran cúpula. 

Belfast 28 DSC01501

b. Scottish Provident Building

Este glamoroso edifcio se encuentra a uno de los lados del City Hall; fue construido entre 1897 y 1902. Es un centro de oficinas y en la planta baja tiendas y cafés. Belfast 29 DSC01484

c. Church House

Muy cerca se encuentra la Church House, sede de la Iglesia Presbiteriana en Irlanda, se utiliza como centro de conferencias. Fue erigido en 1905 en estilo gótico. Cuenta con una torre de 40 metros que en lo alto cuenta con reloj y campanario.

Belfast 30 DSC01482.JPG

d. Provincial Bank And Ulster Reform Club

Del otro lado pero dentro de la misma zona céntrica se encuentran dos interesantes edificios, uno junto a otro: el Provincial Bank And Ulster Reform Club.

Belfast 31 DSC01421.JPG

El edificio del Ulster Reform Club es el club de negocios y social más prestigioso de Irlanda del Norte. Además cuenta con un famoso restaurante. Su color rojo y su empinada cúpula lo distinguen claramente de su vecino. Por delante se encuentra el edificio del Provincial Bank of Ireland fue levantado entre 1864 y 1869. Su fachada de piedra arenisca color gris claro cuenta con interesantes tallas y altas puertas de madera.

Belfast 32 DSC01414.JPG

Digamos además que en esta zona que hay tiendas de marcas reconocidas y signos de modernidad en medio edificios tradicionales.

Belfast 33 DSC01508

PASEO 4: LOS ALREDEDORES DEL RÍO LAGAN Y VICTORIA SQUARE

Belfast es una ciudad pequeña; se estima que, incluyendo sus suburbios, no alcanza el millón de habitantes. A diferencia de Europa hay poca presencia de inmigrantes de África, Asia o América. Solo se habla inglés e irlandés. Precisamente, su nombre en esta lengua, Béal Feirste, significa banco de arena en la desembocadura del río haciendo referencia al río Lagan, que muy cerca se abre hacia el mar. En Belfast todo lo marítimo atrae. Allí están los astilleros donde se construyó el Titanic y se puede visitar su moderno museo.

Además, no todo lo destacado tiene tufillo victoriano. Caminando desde el Ayuntamiento en dirección al este se ingresa a una zona más moderna, con centros comerciales, edificios públicos, vías peatonales, esculturas al aire libre y calles que bordean al río y sus adyacencias. Las calles más importantes allí -anchas como avenidas- son dos paralelas: Victoria St. y Oxford St. que se vuelve costanera.

Cerca de los tribunales llamados en inglés Royal Courts of Justice hay amplias plazas por donde caminar y relajarse, mientras uno admira pequeños detalles de escultura urbana que embellecen la ciudad.

Belfast 34 DSC01509

Simplemente hay que dejarse llevar y caminar por la zona para descubrir una arquitectura totalmente diferente. Hay joyas que no pueden pasar inadvertidas:

a. Waterfront Hall

Es un centro de convenciones sobre Lanyon Place, diseñado por el Estudio de Arquitectura Robinson McIlwaine. Una de las secciones del complejo parece una proa de un barco. Fue terminado en 1997.

Belfast 35 DSC01643

b. The Soloist Building

Otro edificio futurista en la zona en el Soloist Building (“El Solista” en español). Fue inaugurado en 2014. El original diseño fue realizado por el Estudio de Arquitectura e Ingeniería WDR & RT Taggart

Belfast 36 DSC01644.JPG

c. Sheep on the road

Tomando como base grandes espacios, La zona combina la frescura del río con modernos edificios vidriados, renovando una Belfast que había envejecido. Sin embargo, los norirlandeses no olvidan la nota espiritual, mediante árboles, plantas y flores e interesantes esculturas, como “Sheep on the road”, de la escultora Deborah Brown que embellece un parque embaldosado. La obra es de 1990 pero fue reubicada en 1999 dentro del Laganside Art Trail, donde se disfruta ahora.

Belfast 37 DSC01645.JPG

d. Lanyoyn Quay

Lanyon Quay es un edificio con vistas a Oxford St. y el río Lagan.

Belfast 38 DSC01653.JPG

En su costado sobre Oxford St. tiene una obra en varios murales llamada “Dreams”, de la artista local Rita Duffy. Consiste en 40 paneles de aluminio con retratos de niños y la palabra soñar escrita en diferentes idiomas.

Belfast 39 DSC01523.JPG

e. Beacon of Hope

“Faro de esperanza”, su nombre en castellano, es la escultura más emblemática de Belfast. Fue realizada en acero inoxidable y bronce fundido por el escultor Andy Scott.

Belfast 40 DSC01538.JPG

Presentada en 2007, mide 19.5 metros de altura (es la segunda escultura más grande de la ciudad; la más alta es Rise, una esfera de metal que no tuvimos la oportunidad fotografiar). Este ícono de la ciudad tiene como propósito recordar que siempre debemos ser agradecidos.

Belfast 41 DSC01526

f. Victoria Square

Aproveche para ver apacibles vistas del río Lagan desde el puente vecino a Beacon of Hope. Luego ascendamos la calle y busquemos Victoria St. Allí encontraremos un intenso movimiento peatonal y vehicular, donde siempre puede haber una sorpresa.

Belfast 43 DSC01556.JPG

Desde varias cuadras de distancia se advierte la gran cúpula de Victoria Square, un enorme centro comercial de cuatro plantas inaugurado en 2008. Es paso obligado de los turistas, que disponen allí de un centenar de tiendas, restaurantes, cafés y sitios de esparcimiento.

Belfast 44 DSC01552.JPG

Victoria Square es, en realidad, un conjunto de edificios interconectados. La cúpula tiene 35 metros de diámetro y se eleva sobre el área pública de la planta baja.

Belfast 45 DSC01632.JPG

g. Spirit of Belfast

Una de las salidas de Victoria Square es por una calle peatonal que nos conduce hasta Arthur Square, principal vía de acceso al centro comercial. Allí se encuentra el “Spirit of Belfast”, una escultura hecha en acero por el artista norirlandés Dan George en 2009. Es punto de encuentro y descanso para los transeúntes que se sientan en el borde de la piedra circular donde se apoya. Vale la pena pasar por allí y admirar también los bellos edificios que la rodean.

Belfast 46 DSC01628.JPG

PASEO 5: UN PASEO EN BLACK CAB POR BARRIOS CATÓLICOS Y PROTESTANTES

Es un buen momento para retomar la historia. Al convertirse en 1922 la región sur de Irlanda en un estado libre (al que hoy llamamos República de Irlanda) , el Parlamento de Irlanda del Norte votó continuar bajo la soberanía británica. Sin embargo, existía una profunda división entre unionistas (pro británicos) y republicanos (pro Irlanda unida), que en general coincidían con su adhesión al protestantismo y al catolicismo respectivamente. En aquella época los católicos nacionalistas representaban un 35% de la población, pero en la década del ’60 las proporciones comenzaron a igualarse.

Belfast 47 DSC01405.JPG

En 1968 estalló el Conflicto de Irlanda del Norte, conocido en inglés como The Troubles, que duró 30 años y se cobró más de 3,000 muertos y 50,000 heridos, donde la NICRA, una asociación formada por católicos republicanos reclamó la igualdad de derechos con los protestantes unionistas en forma violenta. Luego se involucraron dos fuerzas: el IRA, el clandestino Ejército Revolucionario Irlandés, en defensa de los católicos -en realidad, los nacionalistas irlandeses- y el UVF (Fuerza Voluntaria del Ulster), organización unionista, leal a la Corona Británica.

Belfast 48 DSC01406.JPG

En la década del ’70 el conflicto escaló a niveles inesperados. El sanguinario IRA Provisional (una escisión del IRA oficial) con sus mortíferos atentados que incluían civiles protestantes indefensos, y la reacción de la UFV y la nueva Ulster Defence Association, con sus brutales asesinatos de católicos, convirtieron a Irlanda del Norte y en particular a Belfast en un campo de muerte.

Belfast 49 DSC01460.JPG

A principios de los ’80 miembros diez integrantes del IRA Provisional y de otra fuerza guerrillera murieron en una huelga de hambre. El primero de los presos políticos fallecidos era Bobby Sands, que había sido electo como miembro del parlamento durante su huelga. Su imagen está grabada en uno de los muros exteriores del Sinn Féin, brazo político del IRA. En la actualidad, cada vez que el secretario de ese partido hace declaraciones lo hace teniendo la imagen de Sands como fondo, pues se volvió un símbolo de su lucha.

Belfast 49 DSC01585

Margaret Thatcher dijo sobre él: “Mr. Sands era un criminal convicto. Eligió acabar con su propia vida. Esa es una elección que su organización no permite a la mayoría de sus víctimas”.

Esta guerra fratricida se prolongó con breves treguas hasta los ’90. Se redujeron los asesinatos, pero persistió un combate por desgaste en el que cada contrincante prefería una victoria pírrica a ceder un ápice a su enemigo. Por algo se llamó a esta etapa “la guerra larga”. Sin embargo, mientras la guerra parecía interminable y se producían masacres de ambas partes, había negociaciones secretas por la paz, entre Gerry Adams, máximo dirigente del Sinn Féin, y líderes unionistas, que permitieron una precaria tregua en 1994, rota por una serie de venganzas y ajustes de cuentas que presagiaban una guerra sin final.

Belfast 51 DSC01593.JPG

Se llegó así al famoso Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que entre otras muchas medidas, proponía el desarme de los grupos paramilitares, la retirada de las tropas británicas, la liberación condicional de los presos pertenecientes a las organizaciones clandestinas que respetasen el alto el fuego y cambios en el sistema electoral que permitiesen la plena representación de las comunidades protestante y católica. Además, como parte del acuerdo, la Irlanda independiente debía renunciar a su reclamo constitucional de soberanía sobre Irlanda del Norte. Estos acuerdos fueron sometidos al voto popular siendo ampliamente aprobados. Por este logro, David Trimble, líder del Partido Unionista del Ulster (UUP) y John Hume, líder del católico Partido Social Demócrata Laborista (SDLP), obtuvieron ese año el Premio Nobel de la Paz.

Belfast 50 DSC01600.JPG

Sin embargo, el accionar de las fuerzas paramilitares de ambos bandos continuó solapadamente y con un perfil más propio del crimen organizado que el de la guerrilla urbana. Finalmente, en julio de 2005 el IRA Provisional anunció el cese de la lucha armada. A pesar de los avances, comentan los norirlandeses que aún hay ocasionales episodios de violencia entre republicanos y unionistas, que perpetúan la mutua desconfianza.

Para visitar estos barrios hay tours en taxis, conocidos como black cabs. En mi caso, en mi primera visita contacté a una taxista, que ofrecía tours en español. Se identificó como atea, pero a la vez como católica (entiéndase como republicana). Fiel a su posición política, nos mostró lo mejor del barrio católico que visitamos y lo peor del barrio protestante.

a. El Muro de la Paz

El muro de la paz es un conjunto de barreras que separan dos barrios de trabajadores, uno católico y otro protestante. La más importante corre por Cupar Way y alcanza en ciertos sectores los cinco metros y medio de altura. Algunas de estas separaciones tienen más de 5 kilómetros de largo. Se erigieron cuando comenzaron los disturbios para evitar confrontaciones entre vecindades antagónica.

Belfast 51 DSC01598

Mantuve un interesante diálogo con nuestra chofer y guía. Ingenuamente comenté:

– Como el muro de Berlín.

– ¡No! Aquí la gente quiere el muro…

Belfast 52 DSC01680.JPG

Incluso hasta el día de hoy hay entradas controladas. Algunos accesos que comunican los barrios se cierran de noche y solo uno permanece abierto, a pesar que han pasado ya veinte años de los acuerdos de paz.

Belfast 53 DSC01591.JPG

b. Murales en el barrio católico

Falls Road es la vía principal del West Belfast (Belfast oeste). Su nombre es sinónimo de zona católica y en algunas secciones de su trayecto muestra murales que describen la historia, la lucha o la ideología de sus habitantes. Veamos algunos:

Belfast 54 DSC01566.JPG

Belfast 55 DSC01563.JPG

Belfast 56 DSC01580.JPG

Belfast 57 DSC01570.JPG

c. Murales en el barrio protestante

Los principales murales de este barrio se contemplan en Shankill Road, la calle más importante de la zona protestante del West Belfast y en el Muro de la Paz, aunque hay otros dispersos.

Belfast 58 DSC01607.JPG

Belfast 59 DSC01605.JPG

Belfast 60 DSC01609.JPG

Belfast 61 DSC01616.JPG

d. El Banquete

The Banquet (“El Banquete”) es obra de Rita Duffy, la artista norirlandesa, autora de la ya mencionada “Dreams”, en Lanyoyn Quay. Es una enorme composición fotográfica creada para el Día Internacional de la Mujer de 2011. Aunque fue instalada en el lado protestante del Muro de la Paz, esta obra es amada por mujeres de ambos credos.

Belfast 63 DSC015971.JPG

Miles de personas dejan sus ideas y firmas sobre la obra y el autor de esta nota no fue la excepción. Es un excelente corolario a la visita pues es un mural que une y no divide.

Belfast 64 DSC015972.JPG

e. Despedida

Nos vamos admirando uno de los murales más grandes y famosos que expresa el amor por el barrio. En algún lugar de ese extenso mural se lee “failte go dti” es una expresión gaélica que significa ¡Bienvenido a Belfast!

Belfast 66 DSC01673.JPG

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


BONUS:

Dos videos para sentirse en Belfast.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

LIBRERÍAS MARAVILLOSAS (por Pablo R. Bedrossian)

“El libro es una extensión de nuestra memoria y nuestra imaginación” [1]. (Jorge Luis Borges)

Los que amamos la lectura no podemos evitar la tentación de entrar a una librería, y ojear y hojear aquellos libros que nos interesan. Comprar un libro se ha vuelto una experiencia: elegirlo, compararlo, admirarlo, comenzar a leerlo antes de pagar por él. O sin pagar, porque para mejorar esa experiencia, cada vez más librerías proveen espacios para la lectura. Si bien estamos en una época de venta digital, el libro impreso sigue creciendo[2].

El ámbito de la experiencia provee más valor al lector. Las librerías, como las bibliotecas, determinan ese ámbito; sentarse en mullidos sillones, en un sitio climatizado, amplio y luminoso, donde uno pueda también tomar un café, hace que la lectura se vuelva un placer aún mayor.

Quiero presentar algunas de las librerías más hermosas del mundo, que han elevado esa experiencia.

ALEXANDRA BOOK CAFE, BUDAPEST, HUNGRÍA

Alexandra 02 DSC09145

Budapest es considerada la París del este europeo. Su calles, avenidas, parques y puentes son en sí mismos un show al aire libre. Caminando por su emblemática avenida Andrassy[3], a la altura del número 39 aparece un llamativo edificio, la Librería Alexandra[4]. Se trata de una serie de pisos a los cuales se accede por escaleras mecánicas.

Alexandra 03 DSC09146

En la planta baja un mundo de libros aguarda que el visitante vaya por ellos. En el segundo piso, hay mesas y anaqueles poblados de textos, y un formidable salón de decoración barroca donde se puede tomar un café con algún bocadillo, o simplemente escuchar su piano. Además, hay una exposición de arte en el piso superior, donde se pueden adquirir pinturas.

Alexandra 04 DSC09154

La construcción original neorrenacentista fue diseñada por Gustav Petschacher y Segismundo Sziklai e inaugurada en 1884. Contaba con un billar y salones de baile en el piso inferior, un casino -que era el corazón del proyecto- en el segundo, y dos apartamentos de lujo en el tercero.

Alexandra 05 DSC09151

El diseño de interiores, incluyendo el espectacular fresco que corona la cafetería, realizado por Karl Lotz, el Príncipe de las Artes de Hungría, han sobrevivido hasta nuestros días.

Alexandra 06 DSC09495

La primera remodelación tuvo lugar en 1909, cuando el nuevo propietario, Samuel Goldberger, decidió renovar el edificio, que había sido dañado por un incendio en 1903. Se reinauguró el 3 de marzo de 1911 bajo el nombre Párizsi Nagy Áruház (en español, Tienda por Departamentos París) convirtiéndose en el primer gran almacén moderno de Hungría. Aunque en esa época no existía el art deco, su fachada parece haberlo anticipado.

DSC09141.JPG

El edificio sobrevivió a la 2ª Guerra Mundial. Se hicieron arreglos, y fue reabierto al público en 1958 bajo el nombre de Divatcsarnok, dedicado a la moda. En 1967 fue declarado monumento protegido. Sin embargo, el colapso de la Unión Soviética y la caída de la cortina de hierro llevaron al cierre del negocio. En manos del Estado no hubo ningún plan concreto para relanzarlo. En 2005 fue adquirido por The Orco Property Group, un consorcio francés dedicado a bienes raíces, que dedicó cuatro años a renovarlo, reabriendo sus puertas el 10 de noviembre de 2010.

Alexandra 08 DSC09498

El primer inquilino fue la Librería Alexandra, que se hizo cargo de los dos primeros pisos, y el Lotz-terem (el maravilloso ex salón de baile donde está el café). Más arriba hay una galería de antigüedades y arte.

Alexandra 07 DSC09149

Si visita Budapest, no dude: entre. Ingresará a un espacio que le hará sentir que los libros son amigos que lo reciben en su casa.

Alexandra 10 DSC09503

EL ATENEO – GRAND SPLENDID, BUENOS AIRES, ARGENTINA

Argentina es un país de ávidos lectores. Quizás por eso ha producido maravillosos escritores como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar y Ernesto Sábato. Buenos Aires, su capital, sigue siendo famosa por sus librerías. Incluso Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa” hace mención de ellas:

“Si nada nuevo hubiese sucedido, todavía seguiría preguntándome por el origen de la historia de Adso de Melk; pero en 1970, en Buenos Aires, curioseando en las mesas de una pequeña librería de viejo de Corrientes, cerca del más famoso Patio del Tango de esa gran arteria tropecé con la versión castellana de un librito de Milo Temesvar…”[5].

La más bella de todas es, sin duda, la librería El Ateneo Gran Splendid[6]. Ubicada en la Avenida Santa Fe 1860, entre la Avenida Callao y la calle Riobamba, fue originalmente un cine y teatro. Ahora, el espectáculo son los libros.

Por encargo del empresario discográfico Max Glücksman -un inmigrante austriaco que había llegado a los 15 años a la Argentina-, y bajo diseño de los arquitectos Peró y Torres Armengol, en 1917 se inició la construcción del Grand Splendid. La obra, dirigida por los arquitectos Pizoney y Falcope, se inauguró en mayo de 1919. Esta suerte de Catedral del Teatro contaba con 550 butacas distribuidas en cuatro niveles de palcos y una platea para 500 personas. Quizás el distintivo más importante lo constituya la pintura realizada por Nazareno Orlandi en su enorme cúpula. Es una representación alegórica de la paz que celebra el fin de la 1ª Guerra Mundial[7].

Gran Splendid 06 DSC04254

Por el Grand Splendid pasaron importantes personajes del tango, y a partir de 1920 Carlos Gardel grabó varios de sus discos en un estudio instalado en la parte superior del edificio[8]. En 1923, también en uno de los pisos altos, se instalaron los estudios de Radio Splendid. En su sala se estrenaron películas mudas argentinas y se proyectó la primera película sonora llegada al país, “La divina dama”.

Los tiempos cambiaron. La llegada de los complejos multisalas y los cambios en los hábitos del público en los ’90, inclinado hacia el alquiler de videos, produjeron una crisis en el negocio de los cines.

Gran Splendid 00

Procurando una salida, Rabeno Saragusti, responsable del Grand Splendid, el 14 de febrero de 2000 firmó un contrato de alquiler con la cadena Yenny, también propietaria de la Librería El Ateneo de la calle Florida. Cerró así las puertas al cine, pero ensanchó las de la cultura, conservando su belleza original. Las cuidadosas remodelaciones fueron llevadas a cargo del estudio del arquitecto Fernando Manzone.

Gran Splendid 01 DSC05342

Hoy el hall de entrada está saturado de mesas y bateas con libros, CDs y DVDs, además de una pequeña sección de coleccionables y regalos. Pero al llegar a la sala de proyecciones, uno entra en una atmósfera solemne bañada por una tenue luz. En el centro se abren escaleras mecánicas que conducen al subsuelo (área de CDs, DVDs y sala de lectura para niños); a ambos lados, una multitud de estantes exhiben libros de todo tipo de tamaño y color. Al fondo, donde estaba el escenario, se encuentra una confitería, donde se puede tomar un café, dialogar con amigos o leer un libro.

Gran Splendid 08 DSC04256

Para acceder a los pisos superiores donde están los palcos se debe tomar un elevador. Allí se encuentran literatura, audio y videos especializados.

Gran Splendid 02 DSC05345

CAPITOL HILL BOOKS, WASHINGTON D.C., ESTADOS UNIDOS

Algunos opinan que Washington es una urbe europea en el corazón de los Estados Unidos. Probablemente no lo dicen sólo por su arquitectura -hay infinidad de edificios de estilo neoclásico-, sino por su naturaleza cosmopolita. Pero quizás exista una razón adicional: cuando uno ingresa a Capitol Hill Books siente que está en alguna ciudad del Viejo Continente.

Capitol Hill 01 DSC03483

Al visitarla recordamos aquella idea borgeana, que el universo tiene forma de biblioteca, pero no es un cosmos sino un caos. Con libros por todas partes, incluyendo el cuarto de baño, es un paraíso para los bibliófilos.

Capitol Hill 02 DSC03474

Ubicada frente al Eastern Market, a pocas cuadras del Capitolio de los Estados Unidos y de la famosa Biblioteca del Congreso, posee un sótano y dos plantas repletos de libros usados, primeras ediciones y publicaciones raras. Su dueño original falleció en 1994. El actual no permite que ingresen ni celulares, ni novelas románticas. Cualquier otro texto, uno lo puede encontrar allí.

Capitol Hill 03 DSC03475

Su estilo es único, definido por Jim Toole, su actual propietario, como “desorganización controlada”[9].

Capitol Hill 04 DSC03462

Dice en su website “Tenemos libros de ficción en la sala de ficción, libros de misterio en la sala del misterio, libros de lenguas extranjeras en el baño, libros de cocina en la cocina, libros de negocios y de abogados en el armario de negocios, biografías culturales en el armario cultural, y una sección extraña para los que, como las brujas, los sueños, y las cosas, chocan en la noche. También tenemos libros sobre historia, filosofía, viajes, teología, psicología, política (por supuesto), juegos, arte y más… Cada espacio en la tienda tiene un libro, y realmente hay uno aquí, en alguna parte, para usted”[10].

Capitol Hill 06 DSC03486

Capitol Hill Books es ideal para aquellos que les gusta escarbar entre pilas de libros, anhelando encontrar un diamante literario. Además, los precios son muy atractivos.

LIBRERÍA DE ÁVILA, BUENOS AIRES, ARGENTINA

Cuenta Diego Zigiotto, que la Librería de Ávila “es el único comercio porteño que desde 1785 se mantiene en el mismo lugar y dedicado al mismo rubro”[11]. Desde hace casi dos siglos se la conoce como la Librería del Colegio por su cercanía al Nacional Buenos Aires[12]. Habiendo cursado allí mi Secundario, he visitado la librería infinidad de veces, y cada vez que regreso, no deja de asombrarme.

Librería de Ávila 04 DSC07760.JPG

¿Qué hace especial esta librería? La diversidad de textos, su elegante salón y la experiencia de sus vendedores. Está ubicada en la esquina de Alsina y Bolívar, frente a la Iglesia de San Ignacio, que ocupa la esquina sudoeste de la famosa Manzana de las Luces. A escasos 100 metros se encuentran el Cabildo y la Plaza de Mayo.

Librería de Ávila 01 DSC02990

Ofrece una enorme variedad de libros, muchos de los cuales no se consiguen en otras tiendas. Por ejemplo, en una de mis últimas visitas a Buenos Aires compré “Mármol y Bronce, esculturas de la Ciudad de Buenos Aires”, de Nicolás Gabriel Gutiérrez, una joya que no había visto en ningún otro sitio. Aunque, desde luego, se consiguen best sellers, su mayor atractivo se encuentra en su oferta de ediciones raras y libros usados, muy valiosos para estudiosos y coleccionistas.

Librería de Ávila 02 DSC07730.JPG

El actual edificio levantado en 1926, bajo diseño del arquitecto Ángel Pascual y el ingeniero Luis Migone, cuenta con un salón de ventas de espléndida luminosidad. Al entrar se observa un amplio espacio en dos niveles; allí, sobre mesas y vitrinas se exhiben los libros, los grandes protagonistas de ese histórico lugar.

Librería de Ávila 07 DSC02994.JPG

A la izquierda, una suerte de balcón oval sirve de mirador para la sección de libros en el subsuelo a la que se accede a través de una escalera.

Librería de Ávila 03 DSC03002.JPG

Si tiene preguntas, no dude en consultar a quienes atienden al público. Saben de literatura y de libros. Más que vendedores, son asesores que saben guiar al cliente a encontrar lo que busca. Por pura coincidencia, cuando vivía en Buenos Aires tuve un vecino que trabajaba allí. Lo habían elegido porque era una enciclopedia viviente.

Librería de Ávila 05 DSC07735

Otros, como Esteban Moore[13], han escrito sobre las celebridades que fueron sus clientes, como los ex presidentes argentinos Mitre, Sarmiento y Avellaneda o los escritores Lugones, Arlt y Borges, pero no es nuestra intención contar su historia sino invitar a vivir la experiencia de visitar la Librería de Ávila. Sólo mencionamos que en 1994 fue adquirida por el librero Miguel Ávila, quien le puso su nombre y ha hecho que hoy no sólo conserve la tradición sino que se haya convertido en una librería de culto.

SHAKESPEARE & CO., PARÍS, FRANCIA

Ubicada sobre la rue de la Bûcherie, a pasos del río Sena y muy cerca de la Catedral de Notre-Dame, Shakespeare and Co. es la librería más famosa de París. Ud. quizás se pregunte porque no lleva el nombre de algunas de las brillantes plumas francesas, como Stendhal, Dumas, Camus o Zola; simplemente se debe a que la librería se especializa en obras de habla inglesa.

Desde su apertura en 1951, ha sido un punto de encuentro de autores y lectores anglófonos. Su fundador, George Whitman, escribió “creé esta librería como un hombre escribiría una novela, construyendo cada habitación como un capítulo, y me gusta que la gente abra la puerta de la misma manera que abre un libro, un libro que lleva a un mundo mágico en su imaginación”[1]. Incluso en 2016 se lanzó un libro de 400 páginas sobre la librería, denominado “Shakespeare and Company, Paris: A History of the Rag & Bone Shop of the Heart”.

La historia personal de George Withman es asombrosa. En tiempos de la famosa Gran Depresión decidió realizar un viaje por México y Centroamérica. Durante su estadía en Yucatán cayó gravemente enfermo y fue curado por una tribu maya. Quizás por eso, su personal filosofía de vida lo llevó a ser hospitalario, invitando a escritores, artistas e intelectuales a dormir entre los estantes de la tienda y las pilas de libros sobre pequeñas camas que durante el día se doblaban y servían como bancos.

El edificio cuenta con un doble frente, adornado por mesas con libros sobre la acera. Fue levantado a principios del siglo XVI para servir de monasterio. Por dentro la librería parece una vieja casona con diminutas escaleras y pasillos laberínticos donde uno debe ser cuidadoso para no tropezarse con otros visitantes, en un ambiente íntimo y amaderado, donde está prohibido tomar fotografías. Sus estantes y mesas pobladas con libros no solo atraen lectores sino a miles de curiosos. La librería pasa siempre llena.

Originalmente la tienda se llamaba Le Mistral, pero en 1964, coincidiendo con el 400º aniversario del nacimiento del autor de “Hamlet” y “Romeo y Julieta”, su fundador decidió darle el nombre actual en recuerdo de una librería homónima fundada en 1919 por Sylvia Beach que reunía escritores expatriados de habla inglesa como Joyce, Hemingway, Fitzgerald, T.S. Eliot, Ezra Pound con talentosos autores nacionales, un poco al estilo de “Medianoche en París” de Woody Allen. La nueva “Shakespeare and Co.” Tuvo entre sus primeros visitantes a un joven argentino nacido en Bélgica: nada menos que Julio Cortázar.

BIBLIO-GLOBUS, MOSCÚ, RUSIA

Ubicada muy cerca de lo que fuera el edificio de la KGB, hoy sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB) y de la plaza Lubyanka, la librería Biblio-Globus es una de las más grandes del mundo: ocupa tres plantas de un edificio cuya superficie cubre la mayor parte de la manzana donde se encuentra.

Fue fundada en 1957 siguiendo las mejores tradiciones de venta de libros, por lo que se ha constituido en un verdadero club de lectores que reúne a personas de diferentes intereses, credos, actividades y orígenes en un mismo espacio cultural. Tal como la misma librería afirma, su misión es “garantizar que las próximas generaciones hereden el amor y el respeto por el libro, el conocimiento, el patrimonio cultural de Rusia y del mundo entero”[15].

Es una librería enorme, tan diversa como completa. La planta baja cuenta con cuatro salas: una ofrece libros de historia, filosofía, política y religión, otra contiene libros de literatura de nivel académico; una tercera, libros sobre hobbies, viajes y deportes; la última, tarjetas postales, papelería y obsequios, desde luego, ¡todos en lengua rusa!

Si busca libros en alfabeto latino debe subir a la segunda planta. Allí también encontrará las secciones de novelas, colecciones de cuentos y literatura infantil en lengua rusa. Hay una amplia variedad de DVDs de películas y algunos CDs.

Quizás la estética no sea su mayor virtud, sin embargo tiene secciones para el asombro. Lo mejor se encuentra en el subsuelo con algunas salas dignas de los mejores museos. Allí no solo se venden libros antiguos y difíciles de conseguir sino extraordinarias piezas de numismática y filatelia. En ese mismo nivel encontrará libros de arte y hasta una floristería.

Por supuesto en Biblio-Globus no faltan sitios donde tomar café. Allí podrá leer alguno de los 250,000 títulos que ponen a la venta.

THE STRAND BOOKSTORE, NEW YORK CITY, ESTADOS UNIDOS

En Nueva York, se encuentra The Strand Bookstore, la única librería en el mundo que afirma tener “18 millas de libros”.

Está ubicada en la esquina de Broadway, la única avenida diagonal que atraviesa Manhattan, y la 12th Street en el East Village. Este paraíso de los lectores tiene un doble mérito: siendo una librería independiente ha sido capaz de competir con las grandes cadenas, como Barnes & Noble que tiene una sucursal a solo dos cuadras en Union Square; además sobrevive en un entorno donde las ediciones digitales están reemplazando a las de papel.

La librería se encuentra en esta icónica esquina desde 1957. Tiene pisos de madera, amplias escaleras y un ascensor interno. Las estanterías de la planta baja parecen infinitas, como si fueran parte de la borgeana Biblioteca de Babel. Puede admirarla desde espacios que funcionan como balcones.

Nuestras zonas favoritas son un pequeño entrepiso que ofrece libros de arte y arquitectura y la sección de libros antiguos, primeras ediciones y rarezas del tercer piso que cierra más temprano que el resto de la librería.

Además, hay un enorme surtido de libros usados y algunos coleccionables. Si va a New York, no deje de visitarla, pero déjenos advertirle algo: vaya con tiempo, porque una vez adentro no querrá salir.

EL ATENEO DE LA CALLE FLORIDA 340, BUENOS AIRES, ARGENTINA

El 10 de septiembre de 1984 viví una experiencia única: conocí personalmente a Jorge Luis Borges y conversé con él unas tres horas. Me pidió que lo llevara a El Ateneo, nombre que en aquel entonces se adjudicaba exclusivamente a la librería de Florida 340, en el Centro de Buenos Aires. Transcribo brevemente la historia:

Llegamos a “El Ateneo”. En la distinguida librería recibieron a Borges como un prócer o mito viviente. Nos rodeó una veintena de empleados que lo saludaron con esmerado respeto. Borges quería un libro de sonetos de Enrique Banchs para una antología que estaba preparando.  Aproveché para regalárselo y, con una desvergüenza propia de un alucinado, le escribí una dedicatoria” [16].

No era casualidad que Borges hubiera elegido esa librería, aun cuando había muchas otras más cerca de su departamento: se trataba de la más grande y la más completa, de la más bella y la más refinada del país. El Ateneo había sido fundada en 1912, por el español Pedro García. El poeta y comunicador Willy G. Bouillon nos cuenta: “La primera sede de El Ateneo estuvo en la calle Victoria al 600 (hoy Hipólito Yrigoyen), frente al Concejo Deliberante. En 1936 se trasladó a Florida 371 y poco después a su definitivo emplazamiento, en el 340 de la misma calle. Con el antiguo edificio de La Nación en la vereda opuesta, integraron un par singular de ese tramo de la céntrica arteria, que fue el primero en hacerse peatonal, en 1913”[4].

Siendo la peatonal calle Florida de algún modo el corazón de Buenos Aires, sus altas y anchas vidrieras son un imán para los transeúntes. Al ingresar, el lector encuentra mesas rodeadas de estanterías mostrando libros fotográficos junto a las más recientes publicaciones. Los libros están rigurosamente clasificados por temas, colocados de modo de producir un cautivante impacto visual. Por una escalera mecánica uno pude ascender a la segunda planta (en Argentina llamada primer piso) donde hay también una buena selección de CDs y DVDs y una cafetería.

El piso alfombrado, los anaqueles de madera, las columnas interiores con molduras y una escalera de estilo art nouveau al fondo, crean una atmósfera exquisita y, a la vez, acogedora.  Como si todo esto no bastara, también posee un subsuelo poblado de textos. En este templo de la cultura, el 21 de septiembre de 1969 se celebró allí por primera vez La Primavera de las Letras Argentinas, donde autores nacionales firmaron libros y conversaron con los lectores. Este evento, que se repitió al año siguiente, sirvió de antecedente para la famosa Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Vale la pena entrar y pasar un tiempo en esta librería, hoy integrada a la cadena Yenny – El Ateneo, tal como la maravillosa El Ateneo – Gran Splendid.

LAS DOS QUE ME FALTAN: LO MEJOR PARA EL FINAL

Las librerías, como las bibliotecas, tienen para mí algo sagrado: son templos del saber, del pensamiento, de la imaginación y del descubrimiento. Existen dos de ellas que solo conozco a través de las imágenes, pero  algún día poder visitarlas:

LIBRERIA LELLO, OPORTO, PORTUGAL

La Librería Lello se encuentra en un extraordinario edificio modernista inaugurado en 1906.

En su interior se destacan la decoración en estuco moldeado y pintado que simula piezas de ebanistería y la majestuosa escalera que lleva al segundo piso.

Se cobra entrada y dicen que allí se inspiró J.K. Rowling para escribir historias de Harry Potter.

LIBRERÍA SELEXYZ DOMINICANEN, MAASTRICHT, PAÍSES BAJOS.

Esta librería ocupa el lugar más antiguo dedicado exclusivamente a la venta de libros:  una iglesia gótica de la orden de los dominicos erigida a fines del siglo XIII en Maastricht, Países Bajos.

Los arquitectos Merkx y Girod, lograron ampliar el espacio interior mediante una pasarela multinivel de acero que permite el acceso a gigantescos estantes.

Fue inaugurada en 2005 y obtuvo el Premio de Arquitectura Interior Lensvelt en 2007

UN JARDÍN ENCANTADO

Para los que amamos la lectura, entrar a alguna de estas librerías es hacer realidad aquellas palabras que Borges atribuye a Ralph W. Emerson: “Una biblioteca es una especie de gabinete mágico. En ese gabinete están encantados los mejores espíritus de la humanidad, pero esperan nuestra palabra para salir de su mudez. Tenemos que abrir el libro, entonces ellos despiertan” [18].

© Pablo R. Bedrossian, 2016, 2017, 2018, 2019. Todos los derechos reservados.


BONUS 1: “THE LITERARY MAN”

Un caso extraordinario es” The Literary Man”, un hotel literario ubicado de Óbidos, una localidad portuguesa a 70 km de Lisboa declarada por la UNESCO en 2015 como “Ciudad Literaria”.

Establecida en un viejo convento, su colección cuenta con más de 50,000 volúmenes. Los huéspedes están rodeados por un mundo de libros.


BONUS 2: PERLAS ESCONDIDAS

Toda selección puede ser injusta; por eso, algunos dirán que hay librerías mejores. Probablemente tengan razón porque para cada persona la mejor librería es aquella que ama. Además, todas tienen algo en común: el alma de sus dueños, los libreros.

En lo personal me atraen con la fuerza de un imán las librerías de anticuarios. Hay algunas que deseo reconocer especialmente: First Editions, de Dublin, Irlanda, donde Allan Gregory, su dueño, me atendió maravillosamente y adquirí un libro impreso hace más de tres siglos; Sanderus, en Gante, Bélgica, donde adquirí un par de manuscritos iluminados, que formaron parte de libros de oraciones anteriores a la imprenta. Su sala de cartografía antigua es imperdible, pero solo se puede visitar con el permiso y la presencia de su dueño, Filip Devroe. En el barrio judío de Praga, República Checa, también hallé joyas, como un comentario en hebreo de los libros de los profetas Isaías, Jeremías y Ezequiel impreso en 1792.

Gran Splendid 09 DSC04252

Tampoco quiero omitir una mención de las tiendas de libros antiguos de la rue Bonaparte de París, Francia, y de las viejas librerías de la Avenida de Mayo de Buenos Aires, atiborradas de primeras ediciones, coleccionables y textos curiosos, entre las que se destaca El Túnel, para nosotros imperdible.


REFERENCIAS

[1] Borges, Jorge Luis, “Borges Oral”, Emecé Editores / Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1979, 2ª Impresión, p.13.

[2] Para los interesados, recomendamos leer el estudio de PriceWaterhouse, que se encuentra en http://www.pwc.com/gx/en/global-entertainment-media-outlook/assets/2014/pdfs/book-publishing.pdf  Allí se predice que en 2018 los libros electrónicos alcanzarán el nivel de venta de los libros en papel sólo en dos naciones: Estados Unidos y Reino Unido.

[3] La Avenida Andrassy, construida en 1872, fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2002, debido a las bellas fachadas de las casas y palacios que conserva.

[4] Alexandra es el nombre de una cadena de librerías húngara de la cual la que presentamos es una sucursal.

[5] Eco, Umberto, “El Nombre de la Rosa”, Editorial Lumen, Ediciones de la Flor, 9ª Ed.,p.11

[6] Yenny – El Ateneo es el nombre de una cadena de librerías argentina de la cual la que presentamos es una sucursal.

[7] Para los que quieran saber más sobre la hermosa pintura en el techo, recomendamos leer el artículo publicado por Hugo Petruschansky en la Revista La Nación, del diario del mismo nombre, el 18 de julio de 2004,  que se puede encontrar en http://www.lanacion.com.ar/618516-cupula-del-grand-splendid-como-ver-la-obra

[8] Sobre Gardel y el sitio de sus grabaciones, hay una breve pero excelente nota de Eduardo Parise en http://www.clarin.com/ciudades/Ecos-Gardel-pieza-vacia_0_456554378.html

[9] https://www.washingtonian.com/2016/05/27/capitol-hill-books-jim-toole-curmudgeonly-rules-signs

[10] http://www.capitolhillbooks-dc.com

[11] Zigiotto, Diego M., “Las mil y una curiosidades de Buenos Aires”, edición corregida y actualizada, Ediciones B, Buenos Aires, Argentina, 2012, p.228

[12] Cuando se comenzó a ser llamada así, el actual Colegio Nacional de Buenos Aires se llamaba Colegio Real de San Carlos.

[13] Su libro se llama: “Librerías de Valor Patrimonial de Buenos Aires”, publicado por la Dirección General de Patrimonio de la Secretaría de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2003.

[14] https://shakespeareandcompany.com/35/history/36/a-brief-history-of-a-parisian-bookstore

[15] http://www.biblio-globus.ru/content.aspx?page_id=15

[16] La conversación con Borges puede leerse en https://pablobedrossian.wordpress.com/2011/06/22/encuentro-desconocido-con-jorge-luis-borges/; este diálogo se publicó originalmente en El Expositor Bautista de agosto de 1986. Borges había muerto en Ginebra en junio de ese año. Cuando nos encontramos él tenía 85 años, y yo apenas 25.

[17] Bouillon, Willy G., “Cumple 90 años la librería El Ateneo”, Diario La Nación, Buenos Aires, Argentina, edición del 7 de septiembre de 2002; se puede leer en http://www.lanacion.com.ar/429434-cumple-90-anos-la-libreria-el-ateneo

[18] Borges, Jorge Luis, Op.cit., p.22


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos a excepción de:

Fotos de Librería Lello, tomadas de la página https://okdiario.com/cultura/pasos-harry-potter-oporto-ciudad-portuguesa-que-inspiro-j-k-rowling-292827, diario digital español, (https://okdiario.com/)

Fotos de la librería Selexyz Dominicanen: La primera foto fue tomada del sitio: http://www.pinterest.com/pin/417075615472297486  correspondiente a www.matemolivares.blogia.com. La segunda fue tomada del sitio: http://www.huffpost.com/entry/selexyz-dominicanen-the-700-year-old-church_b_2949961, correspondiente al periódico online Huffposts (https://www.huffpost.com/)

Foto del hotel The Literary Man, tomada de https://www.lavanguardia.com/ocio/viajes/20170620/423524592856/hotel-50000-libros-obidos-the-literary-man.html, del periódico español La Vanguardia (http://www.lavanguardia.com)