“22 JULY”, UN FILM SOBRE EL ATENTADO MÁS GRANDE EN NORUEGA (por Pablo R. Bedrossian)

El 22 de julio de 2011 Noruega sufrió el ataque terrorista más grande de su historia. Primero fue el estallido de bombas en el distrito gubernamental de Oslo, la capital del país, que se cobró ocho vidas; dos horas después, el ataque a balazos a jóvenes y adolescentes que participaban de un campamento del Partido Laborista en la cercana isla de Utøya, que dejó como saldo 69 muertos y cerca de 200 heridos. Los atentados no fueron coordinados por Al Qaeda ni nada parecido. Los perpetró un solo hombre: Anders Behring Breivik, un empresario de 32 años de extrema derecha, como respuesta a la política de inmigración y de diversidad cultural en su país.

22 July 02El film presenta los hechos de la fatídica fecha y también lo que sucedió después, basado en el libro “Uno de los Nuestros” (en inglés “One of Us”) de Åsne Seierstad. Como “Flight”, aquella famosa película con Denzel Washington, 22 July” puede dividirse en dos partes: la primera muestra los hechos con toda su crudeza a un ritmo vertiginoso, propio del cine de acción; la segunda es lenta y expone las situaciones post traumáticas incluyendo la realización del juicio.

Esta segunda parte muestra dos historias paralelas: la del terrorista y la de una de sus víctimas. El primero se muestra investido de un mesianismo cuyo “reino de justicia” se anticipa a través de una violencia carente de toda compasión; el segundo lucha por recuperarse de sus heridas y liberarse de sus miedos y pesadillas. No faltan la predecible angustia de las familias, el sentimiento de culpa de las víctimas y el doloroso presente de los sobrevivientes.

22 July 03Hay dos escenas sumamente interesantes. Una muestra al asesino, horas después de ser detenido el mismo día de la masacre, conversando cómodamente con su abogado mientras come pizza y toma un refresco. Sabe que nadie lo puede tocar y se muestra satisfecho con el resultado de sus acciones. No es el derecho sino el privilegio que le brinda al victimario un Estado hipergarantista.

En la otra, el Primer Ministro mantiene una reunión con los padres de las víctimas donde les pide disculpas por no haber hecho más para protegerlas. Una de las madres en nombre de todos le dice que no se preocupe, que saben que el verdadero culpable no es el gobierno ni la policía, sino el terrorista, algo sorprendente para aquellos que vivimos en países donde no se suele culpar al incendiario sino el que no logra apagar el fuego.

Concluyendo, vale la pena ver 22 July” por tratarse de hechos reales a los que todos estamos expuestos y por mostrarlos sin caer en un exagerado dramatismo. Es una excelente propuesta de Netflix.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

EL COMIENZO DE LA VIDA HUMANA (por Pablo R. Bedrossian)

Resultado de imagen para FETO

La vida comienza en el momento de la concepción, cuando un espermatozoide de los 250 millones (sic) que libera el hombre en cada eyaculación se une a un óvulo, dentro de la mujer.

Tanto el espermatozoide como el óvulo aportan 23 cromosomas (las demás células humanas tienen el doble), por eso cada célula del nuevo ser posee 46 cromosomas. En esos 23 pares de cromosomas está toda la información genética de la persona, que se mantendrá hasta la adultez. El genoma, que es el conjunto de genes contenidos en los cromosomas, de cada persona es único y está determinado por las secuencias del ADN. Por tanto, desde el primer instante de la vida intrauterina está determinado quién eres, incluyendo, por ejemplo, tu color de ojos y la forma de los dedos de tus pies.

Además, desde el mismo momento de la concepción queda determinado el sexo. En esos 23 pares de cromosomas, hay uno especial, conocido como par 23 cuyo contenido genético determinará si eres hombre o mujer, si tendrás pene o vagina, si tendrás testículos y próstata o útero y ovarios y si en la adolescencia te crecerá la barba y tu voz se volverá más gruesa o si te crecerán los pechos y comenzarás a menstruar. Los hombres tienen el par 23 formado por un cromosoma X y uno Y; las mujeres, por dos cromosomas X. Por eso, al momento de la concepción la mujer siempre aportará un cromosoma X y el hombre uno X o uno Y. Dependiendo de cuál de los dos aporte el espermatozoide, el nuevo ser será varón (XY) o mujer (XX) desde el principio.

A partir de la concepción, las primeras células comienzan a multiplicarse a un ritmo extraordinario, mostrando una vitalidad asombrosa. Se adhieren al útero de donde reciben nutrientes y oxígeno a través de un órgano que se desarrolla en el embarazo llamado placenta.

Luego las células comienzan a diferenciarse formando tejidos y órganos. Por ejemplo, se creía que el corazón comenzaba a funcionar alrededor del día 21 después de la concepción, pero un estudio de la British Heart Foundation (BHF) de la Universidad de Oxford sugiere que el corazón humano podría comenzar a latir ya en el día 16[1]. Dicho trabajo científico está accesible en la web y, si alguno lo desea, puedo enviarle una copia en pdf.

Resumiendo, la vida no comienza en la semana 12 o la semana 14, por lo que es absurdo legalizar el aborto poniéndole un límite de tiempo: el bebé intrauterino estuvo vivo desde el mismo momento que fue concebido.

Además, el aborto es un asesinato. Para que un homicidio se considere un asesinato deben cumplirse al menos una de estas tres condiciones: 1) se sabe que la persona no puede defenderse, 2) se paga por cometerlo, 3) se aumenta deliberadamente el sufrimiento. Aunque solo hace falta una de las tres razones, en el aborto se cumplen las dos primeras.

Elegir quién debe morir jamás debe ser una decisión de los padres ni del Estado. No importa si el bebé aún se encuentra en el seno materno o fuera de él, es un ser vivo desde el primer instante, con toda la identidad genética que mantendrá en su adultez. No permitamos que se viole el primero de todos los derechos: el derecho a la vida. Recordemos que estamos hablando de los más indefensos.

Una comentario adicional: Vi una publicidad absurda de los conocidos como pañuelos verdes, calificando a senadores que votan en contra de la despenalización del aborto en la Argentina como “A favor del aborto clandestino”. Nadie sabe quién los financia, pero suenan a grito desesperado. Es como decir que si alguien no despenaliza el asesinato está a favor de los asesinos.

No se trata de estar a favor o en contra del aborto legal o clandestino, sino de cuidar las dos vidas: la de la mamá y la del bebé.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] https://elifesciences.org/articles/17113

“THE SINNER” (“EL PECADOR”) TEMPORADA 1, OTRA NUEVA MINISERIE DE NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

Sinner 01.jpg

The Sinner (en español El Pecador) es otra nueva producción de Netflix en forma de miniserie. Inicia de un modo intrigante: Una familia -esposo, esposa e hijo- decide ir pasar el día en la playa. La mujer parece abstraída contemplando un ruidoso grupo, una de cuyas parejas comienza a besarse. Repentinamente se levanta y apuñala al joven que besaba a su novia y lo mata para sorpresa y desconcierto de todos. Desde luego, la mujer es detenida. Al preguntarle por qué cometió el crimen responde que no lo sabe. No conoce a la víctima ni tampoco el origen de su impulso. Simplemente reconoce que fue autora de un asesinato, con todo lo que eso implica.

Un investigador -ese tipo de policía que nunca falta en las obras del género- se interesa vivamente en el caso y encuentra que la homicida no recuerda dos meses de su vida. Piensa que recuperando la memoria de lo sucedido en ese periodo encontrará la clave para develar la razón de ese crimen cometido bajo aparente locura.

Sinner 04.jpg

Contado así no parece ser gran cosa. La amnesia -como, por ejemplo, en Memento o la trilogía Bourne– es un motivo recurrente en las historias de intriga. Sin embargo, The Sinner tiene méritos propios que la diferencian, entre ellos, las excelentes actuaciones de Jessica Biel, interpretando a Cora Tanetti, la madre y esposa que mata al extraño, y Bill Pullman, con miradas y gestos que recuerdan a Robin Williams, encarnando al policía Harry Ambrose. También es notable la tensión mantenida hasta el final.

A través de sus ocho capítulos, Sinner tiene pretensiones de thriller psicológico; no sé si lo logra. La asesina parece una persona manipulable, y su hermana gravemente enferma, una gran manipuladora. La madre de ambas es una típica fanática religiosa que todo lo espiritualiza, como si la vida fuera un sistema de premios y castigos.

Sinner 05

El investigador lleva a la vez una vida miserable, mientras intenta recuperar su matrimonio (el rol de ex-esposa lo interpreta Kathryn Erbe a quien algunos recordarán de Law & Order – Criminal Intent) y mantiene una relación masoquista con una mujer casada. Describir la patología o la debilidad de cada personaje no es tema de este comentario, pero cada uno tiene lo suyo.

Cuando apareció la sugerencia en Netflix, The Sinner aparecía calificada con cinco estrellas. Como suele pasar, al final tenía tres estrellas y media y creo que esta calificación no le viene nada mal.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

“LA PREGUNTA DE SUS OJOS”, INTRIGA PARA GANAR UN OSCAR (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Muchos recordarán que “El Secreto de sus Ojos” ganó el premio Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2010. El film dirigido por el argentino Juan José Campanella obtuvo merecidamente el preciado galardón al cautivar al público con una inteligente trama de misterio y suspenso. Sin embargo, un ojo experto puede detectar una notable similitud entre su final y el de la producción italiana “Un Burgués Pequeño Pequeño” (“Un Borghese Piccolo Piccolo”), de 1977, protagonizada por el inolvidable Alberto Sordi. Aunque ese hecho mengua los méritos de la película, nos mueve a comentar que “La Pregunta de sus Ojos”, el relato de Eduardo Sacheri que la inspiró, tiene un final diferente. Quienes gozaron del film, van a disfrutar mucho más la novela.

la-pregunta-de-sus-ojos

El texto está escrito en dos planos. Uno relata en tercera persona el amor inconfeso de Benjamín Chaparro (en el cine Benjamín Espósito, protagonizado por Ricardo Darín) hacia Irene Hornos (en la película Irene Menéndez-Hastings), una ex compañera de trabajo en Tribunales que ha llegado a jueza. El otro, escrito en primera persona, es de algún modo el motivo y la estrategia con que Chaparro espera algún día conquistar a Irene: su opera prima como escritor, que relata la dilatada investigación del cruel asesinato de Liliana Colotto, y su posterior amistad con Ricardo Morales, esposo de la víctima.

El seguimiento del femicidio va desde 1968 a 1996. En esos 28 años transcurren profundos cambios políticos y sociales que inciden en la búsqueda del asesino; pero durante ese extenso periodo los personajes parecen sostener cada vez con mayor insistencia sus mismas creencias, actitudes y obsesiones. Quizás quepa preguntarse hasta qué punto Chaparro ve en Ricardo Morales a su alter ego en una situación desesperante.

Eduardo Sacheri utiliza el mismo lenguaje coloquial de sus emotivos cuentos futboleros, confirmando su singular capacidad para verbalizar sentimientos. Podríamos decir que es un artista que retrata con asombrosa naturalidad la dura realidad de hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Como todas las obras publicadas bajo el sello de Alfaguara, “La Pregunta de sus Ojos” es una obra cuya lectura no defrauda. Además, junto a “El Jardín de Bronce” de Gustavo Malajovich, forman parte de una nueva literatura argentina de intriga, donde más que héroes, hay luchadores de carne y hueso.

NOTA:

El film “El secreto de sus ojos” tiene una versión norteamericana titulada “Secret in Their Eyes”, dirigida por Billy Ray e interpretada por Nicole Kidman y Julia Roberts, muy inferior a la original ganadora del Oscar.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


BONUS:

VEMOS LO QUE LEEMOS – BREVE ENSAYO ACERCA DE LA NOVELA DE INTRIGA (por Pablo R. Bedrossian)

Intriga 01

El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia. Las novelas tienen hoy el lenguaje del cine: vemos lo que leemos, reconstruyendo en imágenes mentales lo que el texto presenta. Cuando esas palabras tejen una buena historia, ingresamos a un territorio desconocido donde el autor nos expone a nuevas experiencias, haciéndonos partícipes de las emociones de los protagonistas.

“El lenguaje que utilizamos es cada vez más visual, y la literatura -entendida como arte- no ha podido sustraerse a esa tendencia”.

En el siglo XX, y en especial en su segunda mitad, las novelas se caracterizaron por combinar buenos relatos y diálogos intensos, despojando a los personajes del ejercicio introspectivo al que los sometía el escritor del siglo XIX. Graham Green o Morris West, por mencionar a algunos, hicieron gala de esa técnica, que parece más propia del guión y del cómic.

Además, las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde “nada sobra y nada falta”. Ningún detalle queda librado a la casualidad. Lo que parece un cabo suelto termina siendo un movimiento calculado del escritor, que lo retoma inesperadamente, procurando la sorpresa del lector. Además va introduciendo repentinos cambios que, como golpes de timón, dan la sensación de dejar a los personajes (y al lector ingenuo) totalmente a la deriva. Desde luego, lo inesperado es lo esperable, ¿o, acaso, no es la lectura de esa prodigiosa mezcla de drama, acción y misterio que es la novela de intriga, la búsqueda de una experiencia inquietante  que desafíe nuestra imaginación?

“Las tramas se construyeron bajo un nuevo paradigma, el de la economía del relato, donde nada sobra y nada falta”.

Intriga 02

Un elemento que se agrega a la construcción del relato es la erudición, que incluso llega a desplazar a la imaginación. Ya no estamos en los ’70 donde Irving Wallace tiene grandes inconsistencias frente al saber académico cuando habla del documento Q en “La Palabra”, sino en el tiempo donde el conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción, como es este tipo de novela. “El Nombre de la Rosa” es un clásico ejemplo de novela erudita. Dan Brown, con sus best-sellers “El Código da Vinci” y “Ángeles y demonios”, que hicieron furor a principios del siglo XXI, sumó el vértigo (pues las historias transcurren en un lapso muy corto de tiempo), que impreso a la atractiva idea de la conspiración -subyacente en la mayoría de las novelas de intriga-, produce en el lector el efecto deseado.

“El conocimiento profundo otorga una mayor veracidad, que es lo que paradójicamente se exige a una buena obra de ficción”.

El resultado de la combinación de estos elementos es mucho más que la suma de ellos. Se fabrica una texto–un caso– que tiene elementos crípticos que mueven al lector a encontrar las claves secretas que develan el misterio. Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad. Al leer una novela policial todos somos detectives, pero no somos nosotros quienes manejan a los personajes, sino el narrador que, como un gran titiritero, maneja también nuestras emociones a través de las palabras.

“Es el pensamiento el que resuelve el enigma aunque son los sentimientos puestos en juego los que le dan intensidad”. 

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

PARQUE NACIONAL JEANNETTE KAWAS: UN PASEO CON HISTORIA (por Pablo R. Bedrossian)

"Champa" es el nombre que recibe este tipo de edificación.Comunidad garífuna de Miami, Parque Nacional Jeannette Kawas, Tela, Honduras
Comunidad garífuna de Miami, Parque Nacional Jeannette Kawas. Este tipo de vivienda se conoce popularmente como “champa”.

El Parque Nacional Jeannette Kawas se ubica en el Caribe hondureño, muy cerca de la ciudad de Tela, Departamento de Atlántida. Incluye sitios muy diversos como la comunidad garífuna de Miami, que es un dedo de arena de unos 150 metros de ancho entre la Laguna de los Micos y el Océano Atlántico, o Punta Sal, en un extremo de la Bahía de Tela. A Miami se llega a través de un arenoso camino de tierra; a Punta Sal, exclusivamente en lancha.

Fue creado bajo el nombre de Parque Nacional Punta Sal, el 4 de noviembre de 1994,  según Decreto Legislativo 154-94 del Congreso Nacional de Honduras. El 17 de marzo de 1995 por Decreto Legislativo 43-95 se cambió el nombre, por el de Parque Nacional Blanca Jeannette Kawas Fernández[1], en honor a la presidente de la Fundación PROLANSATE, asesinada  el 6 de febrero de 1995. Abarca una superficie de 781,45 km². Comienza a muy pocos kilómetros al oeste de la ciudad de Tela. Se extiende unos 35 km de costa por unos 20 km de ancho. Se trata de un humedal costero marino, con ríos, lagunas, canales naturales y artificiales, pantanos herbáceos, manglares y bosques inundables, así como ecosistemas marinos del tipo de playas arenosas, playas rocosas, farallones, arrecifes coralinos y pastos marinos. Es administrado por  la Fundación PROLANSATE, que también maneja el Jardín Botánico de Lancetilla, creado por el agrónomo estadounidense Frederick Wilson Popenoe (el fundador de la famosa Escuela Agrícola Panamericana, conocida como “El Zamorano”) , y el Refugio de Vida Silvestre Texiguat.

De este lado, la laguna donde está el pescador, luego la arena y allí nomás el mar. Comunidad garífuna de Miami, Parque Nacional Jeannette Kawas, Tela, Honduras.
De este lado, la laguna donde está el pescador, luego la arena y allí nomás el mar. Comunidad garífuna de Miami, Parque Nacional Jeannette Kawas, Tela, Honduras.

En la Laguna de los Micos, quien escribe esta nota ha visto personalmente cocodrilos (Crocodylus acutus), pizotes (Nasua narica) y monos cara blanca o “capuchinos” (Cebus capucinus), y en Punta Sal, monos aulladores (Alouatta palliata). Guías y miembros de las dos familias que residen en Punta Sal han visto jaguares (Panthera onca), estimando su población en menos de diez ejemplares.

Quién fue Jeannette Kawas

Como Presidente de la Fundación PROLANSATE, fue la principal impulsora de la creación del Parque Nacional. Su asesinato ocurrió en un contexto de amenazas y agresiones contra ambientalistas hondureños. Esta heroica defensora del medio ambiente denunció no sólo la tala indiscriminada en el área protegida,  sino que se opuso radicalmente a proyectos empresariales que pretendían apropiarse del lugar con fines comerciales. Días antes de ser ejecutada, Jeannette Kawas organizó una marcha en la ciudad de Tela protestando contra la iniciativa del Estado de otorgar títulos de propiedad en el Parque Nacional Punta Sal. La noche del 6 de febrero de 1995, dos hombres armados irrumpieron en la casa de Jeannette y le dispararon. No se realizó una investigación cuidadosa y el crimen permaneció impune[2]. Según fuentes teleñas con las que dialogué, el homicidio fue ordenado por un poderoso empresario agrícola-ganadero de la zona cuyos objetivos se vieron frustrados  por los reclamos de la víctima. La fiscal especial para el Medio Ambiente, Clarisa Vega, que fue perito cuando el caso llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos,  documentó que el autor intelectual era un coronel que tenía tierras en el área que la Fundación de la ambientalista buscaba proteger, pero su investigación no fue tomada en cuenta[3]. La señora Kawas tenía 48 años y dejó dos hijos.

Ubicación geográfica y límites del Parque Nacional Jeannette Kawas:

Geográficamente el Parque Nacional Jeannette Kawas se encuentra entre las coordenadas 15° 42′ y 61° 00′ latitud Norte, y 87° 23′ y 87° 52′ longitud Oeste. Limita al norte con el mar Caribe (aproximadamente a 3 millas náuticas de la línea de costa); al sur, con la antigua línea férrea que iba de Tela a Puerto Cortés. Al este, con la aldea garífuna de San Juan y al oeste: con el río Chamelecón.

Comparto las imágenes de mi última visita a Punta Sal:

002 DSC07199
003 DSC07171004 DSC07169 005 DSC07173 006 DSC07174006 DSC07180
007 DSC07182008 DSC07186009 DSC07201
010 DSC07197
011 DSC07213
013 DSC07229
014 DSC07245
015 DSC07247
016 DSC07264???????????????????????????????

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS