LA CASA DE LOS PAVOS REALES: LA PERLA OCULTA DEL ONCE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES”

Es imposible pasar frente a la Casa de los Pavos Reales y no sorprenderse. Ubicada en la Avenida Rivadavia a la altura del 3216 al 3236, se encuentra formalmente en los límites del barrio de Balvanera, pero los vecinos dirán que se encuentra en Once, nombre que comúnmente recibe la zona y también la vecina Plaza Miserere, frente a la cual está la estación terminal del Ferrocarril Sarmiento.

EL EDIFICIO

La Casa de los Pavos Reales es un pequeño conjunto de edificios cuyo frente de ladrillos rojos lo vuelve único. Aunque posee una impronta modernista, su diseño es ecléctico. Incluso a primera vista parece un palazzo veneciano.

Para entender mejor la fachada de la Casa de los Pavos Reales conviene observar los detalles de cada nivel. En los amplios balcones del primer piso sobresalen ocho pavos reales en un entorno cargado de plantas al estilo art nouveau.

Entre ellos se admiran coloridos mosaicos entre columnas de piedra roja.

En el segundo piso llaman la atención unos leones “sosteniendo” los balcones de doble puerta, que, a su vez, conforman una espléndida unidad con los del primero.  Según una nota sin firma del Diario Clarín de 2005 por aquel entonces solo quedaban cuatro de los ocho leones originales[1].

Gracias a la restauración realizada en 2006 por el arquitecto José Barassi y el escultor Federico Poncerini[2] hoy luce la totalidad, recuperándose los primitivos leones[3].

Tanto balcones del primer piso como los del segundo están rodeados de ladrillos rojos con algunas tramas que decoran en frente. En cambio, el tercer piso, de color gris piedra, muestra un espectacular aspecto con pequeños balcones bajo arcos de medio punto y entre ellos arcos ojivales con columnas y mosaicos esmaltados intercalados.

Por encima, el remate superior de la fachada muestras sectores almenados con mascarones de leones por debajo.

LA CONSTRUCCIÓN

Tal como la Casa Calise, de la cual ya hemos escrito[4], la Casa de los Pavos es una de las obras más importantes del arquitecto Virginio Colombo en Buenos Aires. La construcción fue dirigida por Carlos S. Stroma, de quien no pude encontrar ninguna referencia.

Es un conjunto de dos edificios independientes e idénticos unidos por una misma fachada de unos 25 metros de largo. Fue inaugurado en 1912 para la empresa Rossi Hnos., dedicada al calzado femenino e infantil. En la planta baja operaba el negocio de la empresa mientras que los dueños obtenían una renta del alquiler de varios departamentos levantados en los pisos superiores destinados a vivienda.

Lamentablemente el descuido ha hecho que hoy no luzca en todo su esplendor. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires incluye la Casa de los Pavos dentro de las Áreas de Protección Histórica con nivel Estructural[5], lo que significa que “resguarda el exterior del edificio, su tipología y los elementos básicos que definen su forma de ocupación del espacio, aunque permite realizar modificaciones que no alteren su volumen”[6].

EL ARQUITECTO

Virginio Colombo nació en Milán en 1885. Graduado de arquitecto en 1905, llegó a la Argentina un año después, contratado por el Ministerio de Obras Públicas junto a otros arquitectos para la decoración del Palacio de Justicia que se construía en Buenos Aires. Afincado en el país, poco después fue designado director del estudio de los ingenieros Maupas y Jáuregui, ganando una medalla de oro en la Exposición del Centenario de la Revolución [7].

En su corta vida diseñó y ejecutó más de 50 obras, todas dentro o cerca del centro de la ciudad. Su trayectoria se suele dividir en dos etapas: la primera, donde confluyen la vertiente lombarda del modernismo, conocida como Liberty, y una reinterpretación personal de la arquitectura medieval italiana y una segunda etapa, tras el ocaso del modernismo y el eclecticismo, donde se observa la influencia de los estilos borbónicos franceses[8].

A la primera etapa corresponden la Casa Calise y la Casa de los Pavos Reales. Entre sus obras más conocidas también se encuentran el edificio de la Societá Unione Operai Italiani, ubicada en la calle Sarmiento nº 1374/82  y el Edificio Grimoldi (Avenida Corrientes 2548/60).

Solo en los últimos años se le ha dado al arquitecto Colombo el reconocimiento que merece. Su obra tiene su sello personal y ha hecho una contribución maravillosa a arquitectura porteña.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

Puede seguir leyendo más sobre obras de Virginio Colombo en el artículo “LA CASA CALISE, EXQUISITO ART NOUVEAU EN BUENOS AIRES”, haciendo clic en https://pablobedrossian.com/2014/10/04/la-casa-calise-art-nouveau-en-buenos-aires-por-pablo-r-bedrossian/

REFERENCIAS

[1] https://www.clarin.com/ediciones-anteriores/tesoros-ocultos-arquitectura-ciudad_0_Sk8KVOkRKl.html

[2] Espina Rawson, Enrique; Izrastzoff, Iuri;  https://www.fervorxbuenosaires.com/pavos-reales/

[3] Machado, Alejandro; http://virginiocolombo.blogspot.com/2007/03/arquitecto-virginio-colombo-caba-av.html

[4] https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/10/04/la-casa-calise-art-nouveau-en-buenos-aires-por-pablo-r-bedrossian

[5] http://ssplan.buenosaires.gov.ar/_aphweb/baseaph_list.php?a=search&value=1&SearchFor=Pavos&SearchOption=Contains&SearchField

[6] https://www.bcba.sba.com.ar/proteccion-del-patrimonio/

[7] Liemur, Jorge Francisco y Fernando Aliata, Diccionario de Arquitectura en la Argentina, Clarín – Arquitectura, Buenos Aires, Argentina, Tomo c/d, 2004, p.102

[8] Liemur, Jorge Francisco y Fernando Aliata, Op. cit., p.103


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

BARTOLOMÉ MITRE ANGOSTA Y EL PASAJE LAREDO

Serie “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

BARTOLOMÉ MITRE ANGOSTA 

Pocos han notado que la calle Bartolomé Mitre al llegar a la Avenida Medrano se divide como si tuviera dos brazos, uno angosto y uno ancho. Ocurre que los que vienen en dirección al Once en automóvil o colectivo, creen que la calle hace una suerte de “s” a la altura de Medrano, para evitar el muro que cruza por encima las vías del Ferrocarril Sarmiento.

Google Maps 01

Sin embargo, si uno toma hacia el lado izquierdo del muro descubrirá allí unos portones de rejas que se abren para dar paso a una pequeña plaza triangular de piso de cemento; a su lado derecho, paralelo a las vías, pero a la altura de la calle (que está mucho más elevada que el ferrocarril), se abre un angosto pasillo que es nada menos que el “brazo angosto” de la calle Bartolomé Mitre.

Google Maps 02

Este estrecho y breve trayecto corresponde al lado norte de la calle Bartolomé Mitre.

Google Maps 03

Algunos frentes de casas de habitación dan al “brazo angosto” de Bartolomé Mitre; las puertas tienen la numeración respectiva, por eso es erróneo creer que el Pasaje Laredo, del cual hablaremos más adelante, se extiende hasta la Avenida Medrano 107.

Google Maps 04

A la izquierda, las vistas de las casas de Bartolomé Mitre peatonal

Esa breve extensión peatonal de Bartolomé Mitre termina en otro portón de rejas con herrajes con flores de lis, justo en el inicio de uno de los pasajes más angostos de Buenos Aires, el Pasaje Pedro Laredo.

DSC07786

EL PASAJE LAREDO

El Pasaje Laredo nace en el brazo angosto de Bartolomé Mitre que bordea las vías del Ferrocarril Sarmiento, y muere en la acera sur de la Avenida Díaz Vélez, a la altura del 3850. Es una única cuadra, con ambas veredas muy delgadas. Su numeración va del 100 al 200.

DSC07787

Todo el lado este, desde las rejas que lo separan del espacio vacío sobre las vías del tren hasta su desembocadura en la Avenida Díaz Vélez, tiene la parte baja cubierta de ladrillos color rojo. Del lado oeste llama la atención una casa cuyo frente de cal blanca está cubierto parcialmente por una enredadera.

???????????????????????????????

La casa es diferente a todas las del pasaje y quizás la única llamativa.

???????????????????????????????

Se cuenta que en esta callecita años atrás había una puerta metálica con la inscripción “The Southern Cross – Semanario Irlandés”, tras la cual se hallaba un taller artesanal, con antiguas minervas y linotipos que servían para imprimir el semanario. En nuestra visita no lo encontramos, aunque este periódico comunitario fundado en 1875 aún se sigue editando. Un par de fábricas a los lados hace que en buena parte del corto recorrido se observen paredes sin ventanas.

DSC07790

Se desconoce el origen del nombre del pasaje. Se sospecha que Pedro Laredo pudo haber sido un vecino importante de la zona. Un detalle interesante son los faroles colocados en la parte alta de la pared este, cuya herrería pone una nota diferente a la monotonía general que predomina.

DSC07794

Termina como muchos pasajes, debido al incremento de la delincuencia y la vagancia, con otra puerta de rejas. Alguien ha dicho que el Pasaje Pedro Laredo es como un puñal que penetra en la Avenida Díaz Vélez; por el contrario, diría más bien que es como un camino que le da aire y luz  a sus vecinos.

Google Maps 05

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

 

FICHA TÉCNICA:

Tabla Bartolomé Mitre angosta y Pasaje Pedro Laredo 01


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Las cuatro primeras fotografías y la última son capturas de pantalla, tomadas de Google Maps, a las que el autor de esta nota agregó flechas y recuadros explicativos. El resto de las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.


BIBLIOGRAFÍA:

Balbachan, Luis Eduardo, “Los ignorados pasajes de Buenos Aires”, Editorial Rodolfo Alonso, Buenos Aires, Argentina, 1982

Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971

Schere, Rolando H.,  “Pasajes”, Ediciones Colihue, Colección del Arco Iris, Buenos Aires, Argentina, 1998

 

 

LA CASA CALISE, EXQUISITO ART NOUVEAU EN BUENOS AIRES (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES”

000 Casa Calise DSC03400

Debo el descubrimiento de la Casa Calise a un libro extinto, que negligentemente evité comprar. En 2008, de visita por Buenos Aires, husmeando en la enorme librería Cúspide del Village Recoleta, dos enormes publicaciones fotográficas atrajeron mi atención. Uno se llamaba “Buenos Aires – El Art Deco y Racionalismo” y el otro “Buenos Aires – Art Nouveau”. Me cautivó la portada del segundo. Se observaban unas bellísimas esculturas femeninas, detrás de una las cuales se observaba un colorido vitraux. Era un libro producido por Mimi Böhm con textos de Fabio Grementieri y fotos de Xavier Verstraeten, quien era también el editor.

Recorrí sus maravillosas páginas. Allí descubrí el frente de la Casa Calise, que me desconcertó. ¿Cómo pudo ser que pasé tantas veces delante de semejante belleza y nunca la advertí? Quizás -me respondí-, porque muchas veces uno camina cabizbajo procurando no caerse, en lugar de mirar hacia arriba donde está lo que nos levanta.

Balcones de la Casa Calise

Balcones de la Casa Calise

Memoricé la dirección. Como al día siguiente regresaba a Honduras, me comprometí conmigo mismo a visitarla en el próximo viaje. Fue precisamente en 2010 que tras participar de una grabación en Estudios ION, caminé unos metros para admirar personalmente el edificio. Los cables y la angostura de la calle no permitían tener una buena perspectiva, y le faltaba una buena mano de pintura, pero aun así lucía como una refinada dama vestida de fiesta.

Vista del edificio

Vista del edificio

En una fugaz visita en 2014, regresé para fotografiarla. La luz no ayudaba y el día tampoco, pero su mera observación me conmovió.

Casa Calise 03

Casa Calise 04

Casa Calise 05

Debo haberlo demostrado porque el encargado me vio y me invitó a pasar para tomar fotos por dentro. Descubrí allí esculturas admirables, vitrales y herrerías con las estilizadas curvas de ese estilo tan cercano al modernismo y a la Secession.

La doble entrada de la Casa Calise. Nótese el bello trabajo de herrería de las puertas rodeadas por las paredes caladas

La doble entrada de la Casa Calise. Nótese el bello trabajo de herrería de las puertas rodeadas por las paredes labradas

Vitral en el interior

Vitral en el interior

Otro vitral rodeado de esculturas

Otro vitral rodeado de esculturas

La Casa Calise fue diseñada por el prolífico arquitecto ítalo-argentino Virginio Colombo (1885 – 1927), que en sus 42 años de existencia dejó obras perdurables, como la Casa de los Pavos Reales, en Av. Rivadavia 3216/36, que es su obra más conocida. Ubicada en Hipólito Yrigoyen 2562-78, la Casa Calise fue terminada en 1911. Su estilo art nouveau (corriente liberty milanés) la puso a la vanguardia entre las creaciones de su tiempo, poco después de la celebración del sesquicentenario de la Revolución de Mayo, un tiempo donde Argentina era considerada una potencia exportadora mundial.

Casa Calise 10

El nombre proviene de su primer propietario, la familia Calise, quien destinó la vivienda para alquiler de vivienda y locales comerciales.

Casa Calise 06

Casa Calise 07

Casa Calise 08

Alejandro Machado[1] en su blog dice que tiene “una profusión inusitada de estatuas (13) femeninas, querubines (10), cabezas femeninas en las ménsulas (12), vitraux (3) y una escena que parece una crucifixión coronando todo… Las dos entradas principales comparten un pallier con 4 esculturas femeninas y la medianera está calada, de manera que se pueden ver las estatuas de un pallier a otro. Es la única casa donde el escultor, Ercole Pasina, también la firma”. Durante mi visita vi las estatuas que se ven de un pallier al otro pero la luz, a pesar del flash no ayudó. El edificio tiene tres cuerpos, y me han dicho que adentro funciona más de un hotel de pasajeros. Agrego además que en el frente se lee “Pedro Ferloni, constructor”.

Casa Calise 13

Casa Calise 14

Casa Calise 15

Durante mi visita vi las estatuas interiores pero la luz, a pesar del flash, no ayudó. El edificio tiene tres cuerpos, y me han dicho que adentro funciona más de un hotel de pasajeros. Agrego además que en el frente se lee “Pedro Ferloni, constructor”.

No dejen de pasar frente a ella, y si tienen oportunidad, visitarla por dentro. Descubrirán algo del París antiguo instalado en Buenos Aires.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.


NOTA DE 2015

El 12 de noviembre de 2015 nos escribió Fernando Tuma Moreno informando que designado apoderado especial para el proyecto de difusión de la Casa Calise, que fue declarado de Interés Cultural. Nos cuenta: “podemos mostrar la casa y el CPC /Centro Patrimonial Calise en Portería recién inaugurado Por favor, sólo habría que coordinar alguna fecha al 15 3092 0033”. Nos congratulamos por tan buena noticia.


VIDEO


ANEXO 1: ASOCIACIÓN ART NOUVEAU BUENOS AIRES

En ArgentinaAsociacion Art Nouveau Buenos Aires existe la Asociación Art Nouveau Buenos Aires. Tiene como misión: Revalorizar, registrar y divulgar la arquitectura y las artes decorativas Art Nouveau porteñas, concientizando sobre la importancia de este patrimonio cultural de la ciudad, que caracterizó el refinamiento y el esplendor de una época.

Su website es: http://www.aanba.com.ar. La Asociación ha creado materiales sumamente útiles para los amantes del arte, la arquitectura y la ciudad, y, desde luego para los turistas que visitan la París de Sudamérica. Los invitamos a ver un excelente video producido por la AANBA, que promueve su obra “El Gran Mapa del Art Nouveau Porteño”.

Finalmente en esta lámina encontrarán las direcciones de los edificios Art Nouveau más emblemáticos de Buenos Aires.

Edificios emblematicos Art Nouveau


REFERENCIAS

[1] Machado, Alejandro, http://virginiocolombo.blogspot.com/2007/09/h-yrigoyen-2562-78-la-casa-calise.html


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor y es el dueño de todos los derechos, a excepción de las tapas de los dos libros, el logo de la AANBA y la lámina final, encontradas a través de Google.

El video Casa Calise, Art Nouveau en Buenos Aires, Argentina fue tomado por el autor y a él le pertenecen todos los derechos.

El video “El Gran Mapa del Art Nouveau Porteño” fue producido por la AANBA (http://www.aanba.com.ar) y entendemos que a ellos pertenecen los derechos.


MÁS ARTÍCULOS DE LA SERIE “GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES”