LA CATEDRAL ORTODOXA SERBIA DE BUENOS AIRES (por Pablo R. Bedrossian)

Serie GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES – Sección TEMPLOS E IGLESIAS

CATEDRAL ORTODOXA SERBIA “NATIVIDAD DE LA VIRGEN”, 15 de Noviembre de 1889 1536, Barrio de Constitución, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Una de las joyas ocultas de Buenos Aires es la Catedral Ortodoxa Serbia “Natividad de la Virgen”. Ubicada en el barrio de Constitución, en la calle 15 de Noviembre de 1889 entre las calles Virrey Ceballos y Luis Sáenz Peña es desconocida para la mayoría, a pesar que en 2019 fue declarada Sitio de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

LA HISTORIA

El terreno en el que se ubica fue adquirido a fines de 1985 con el propósito de levantar un templo y una escuela. Al año siguiente se colocó la piedra fundamental; sin embargo, el inicio de la construcción se demoró unos años. Finalmente, la iglesia fue consagrada el 12 de noviembre de 1995. Fueron 10 años de esfuerzo y de fe para esta valiente y trabajadora comunidad en Argentina.

Su historia no termina allí. En 2011 el Concilio de Obispos encabezado por Su Santidad, el Patriarca de Serbia Irinej, decidió crear la Diócesis de Buenos Aires, Sud y Centro América designándola entonces su sede central, por lo que su rango fue elevado a Catedral.

EL DISEÑO

Generalmente los inmigrantes que provienen de un mismo país establecen lazos entre ellos para sostenerse y apoyarse ante un entorno desconocido. Simultáneamente crean instituciones tanto para ser representados comunitariamente como para mantener sus tradiciones, su creencias y su idioma. Los serbios en Buenos Aires a través del nuevo templo reafirmaban los vínculos con su nación y con su fe cristiana. Eligieron como modelo la “Iglesia de Santa Ana y San Joaquín”[1] (en serbio Kraljeva Crkva), una joya arquitectónica serbio-bizantina erigida dentro del Monasterio Studenica.

Aquella capilla con planta de cruz comprimida y una cúpula octagonal de color rojo fue levantada en 1314 por orden del rey serbio Milutin (luego canonizado como san Milutin), por lo que se la conoce como la Iglesia del Rey. En 1986 junto al complejo del convento fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO[2]. La iglesia de Buenos Aires muestra la misma fachada e idéntica cúpula. Es la única muestra de arquitectura serbio-bizantina en Sudamérica.

Se estima que en Argentina hay unos 5,000 serbios contando sus descendientes. Los gastos de la obra fueron sufragados en su totalidad por la comunidad serbia de Buenos Aires. Uno de los principales donante fue el Dr. Borivoje Abramovic y su familia, mientras que comisión responsable de la construcción fue presidida por el Protodiácono Nicolás M. Radis.

NUESTRA VISITA

Habíamos visto la Catedral Ortodoxa Serbia de Buenos Aires en una guía de lugares de culto publicada por el Gobierno de la Ciudad. Nos sorprendió que, pese a su ubicación en una zona poblada y de alto tránsito, nos fuera totalmente desconocida. En uno de los viajes a Buenos Aires decidimos visitarla.

Nos presentamos sin previo aviso y, con una cordialidad y cortesía encomiables, un diácono nos permitió pasar y tomar fotografías con toda libertad, mostrando un genuino interés en hacer del templo un lugar de puertas abiertas a todas las personas. Apreciamos profundamente ese gesto de confianza en tiempos donde el engaño y el robo no respetan ni siquiera los lugares sagrados.

LOS SERBIOS

Los serbios son un pueblo de origen eslavo que vive en Europa Central que junto a otras naciones vecinas fue integrado en una sola república llamada Yugoslavia luego de la 1ª Guerra Mundial.

Para aquellos que vivimos en países multiétnicos nos cuesta entender la noción de pueblo, una unidad no solo genética sino cultural, histórica, lingüística y religiosa.

La primera mención que se conoce de los serbios o, más bien, de sus antepasados, es del siglo II, y los ubica al norte del Cáucaso, cerca del Mar Negro. En el siglo V emigraron hacia Europa estableciéndose a principios del siglo VII en la zona de los Balcanes. Se considera que su primer gobierno propio surgió en el siglo alrededor siglo XI; sin embargo, debemos recordar que Europa era un conjunto de reinos desperdigados que se aliaban o guerreaban entre sí con frecuencia. Las fronteras eran muy diferentes a la actuales y aún poderosos gobernantes sucumbían ante fuerzas extranjeras.

Como muchos otros, los serbios fueron avasallados por imperios y naciones más fuertes, sin embargo, aunque reiteradamente perdieron la independencia política conservaron su identidad nacional. La Revolución Serbia de principios del siglo XIX logró cierta autonomía del imperio otomano; sin embargo, su territorio continuó siendo disputado tanto por los turcos como por el imperio austrohúngaro. A fines de 1882 se creó un reino serbio, pero muchos compatriotas vivían fuera de sus límites, bajo el yugo extranjero.

La 1ª Guerra Mundial se inició con la declaración de guerra que el Imperio Austrohúngaro realizó a Serbia a causa del asesinato del príncipe heredero Francisco Fernando de Austria en Sarajevo, en la actual República de Bosnia y Herzegovina. Hay una gran discusión sobre lo sucedido, pues si bien los autores materiales fueron serbobosnios (serbios nacionalistas que habitaban en territorio bosnio), hay indicios que sugieren la complicidad de autoridades del Imperio Austro Húngaro: habrían ignorado deliberadamente las advertencias del propio gobierno serbio sobre un posible magnicidio, con el propósito de justificar una guerra que anexaría a Serbia a sus territorios[3].

La nación se vio envuelta en el conflicto bélico y tras la caída de aquel imperio, en 1918 se creó el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que en 1929 pasaría a llamarse Yugoslavia, una monarquía constitucional federada en manos de una dinastía serbia. Luego de la 2ª Guerra Mundial, tras el reparto de Yalta, Yugoslavia pasó a ser un república socialista bajo la férula soviética. Sin embargo, con la caída del comunismo, Yugoslavia se desmembró y en 1992 Serbia y Montenegro se unieron creando una república independiente que perdura hasta la actualidad.

La Iglesia Ortodoxa Serbia es considerada el bastión más occidental de las iglesias orientales. La influencia del Imperio Bizantino es notable en su fe y en su arquitectura. Esta iglesia que reproduce fielmente la Iglesia del Rey es una digna muestra.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Abriani, Alfredo (Dirección), “Guía de Lugares de Culto de la Ciudad de Buenos Aires Tomo 1”, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2013. P.19

[2] Sin firma, “Catedral Serbia es Sitio de Interés Cultural”, DG Prensa, Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, 11 de julio de 2019, https://www.legislatura.gov.ar/posts/catedral-serbia-es-sitio-de-interes-cultural546.html

[3] El film austriaco “Sarajevo. El atentado” (2014) dirigido por Andreas Prochaska presenta esta perspectiva.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

HUNDERTWASSERHAUS, CREATIVIDAD PARA TODOS (por Pablo R.Bedrossian)

Si piensa viajar a Viena, no puede dejar de ver la Hundertwasserhaus (en español, la Casa Hundertwasser). Es un caso curioso, pues concebida como un edificio de vivienda popular, se transformó en una atracción turística. Alejado del glamour imperial, este complejo habitacional es fácilmente reconocible por su fachada asimétrica, dividida en ondulantes secciones de colores intensos.

001 DSC08158

Su construcción se inició en 1983 pero su historia comenzó mucho antes, en 1977, cuando Leopold Gratz, alcalde de Viena encargó el proyecto al artista Friedensreich Hundertwasser, quien desarrolló la idea. El diseño técnico corrió por cuenta del arquitecto Joseph Krawina, quien luego fue sucedido por el arquitecto Peter Pelikan. Quizás exagerando, puede decirse que es una suerte de expresión gaudiana tardía en tono menor, menos bella pero más divertida.

002 DSC08129

Si desea visitarla, se encuentra en Kegelgasse 34-38 en el distrito 3 de Viena. El edificio cuenta con 52 viviendas, 4 locales comerciales, 16 terrazas privadas, un jardín de invierno, 3 azoteas comunitarias y 2 áreas de juegos infantiles. En frente hay un pequeño centro comercial, el Hundertwasser Village, que incluye una tienda de regalos, con recuerdos alegóricos.

 003 DSC08155

SU HISTORIA

Friedensreich Hundertwasser (1928 – 2000) fue un original artista, interesado en la naturaleza. Pintor en sus inicios, y luego de haber publicado varios manifiestos estéticos, en 1972 presentó un conjunto de maquetas en el programa Wünsch dir was, emitido por Eurovision, que testimoniaban su preocupación por una arquitectura en armonía con el hombre y el medio ambiente. A partir de allí ganó notoriedad.

006 DSC08136

 

A fines de noviembre de 1977, Bruno Kreisky, Canciller de Austria -máxima autoridad del Poder Ejecutivo- le escribió una carta al influyente alcalde de Viena, Leopold Gratz, sugiriendo que Hundertwasser debería tener la posibilidad de materializar sus ideas en el campo de la vivienda. 15 días después, Gratz invitó a Hundertwasser a crear un edificio de apartamentos de acuerdo a sus propios criterios, que abarcaban lo estético, lo social y lo ambiental.

005 DSC08133

Encontrar un terreno donde hacer realidad su sueño tomó algunos años. La propuesta de Hundertwasser era construir “un edificio para humanos y árboles”. Como era artista, y no arquitecto, se escogió un experto convirtiera esas ideas en un proyecto formal. Primero fue el arquitecto Joseph Krawina, pero posteriormente fue reemplazado por Peter Pelikan, quien terminó siendo socio de Hundertwasser en otros proyectos.

007 DSC08148

Hundertwasser acudía diariamente a la obra para constatar los avances. Cuando se hizo el Open House se recibieron 70,000 visitantes. El edificio fue concluido en 1985, durante el mandato del alcalde Helmut Zilk, e inaugurada el 17 de febrero de 1986.

008 DSC08144

EL EDIFICIO

La Casa Hundertwasser es una construcción de bloques de ladrillo cuyo diseño se aleja de los patrones reconocidos. Posee apartamentos de una y dos plantas. En algunos sobresalen balcones, pérgolas o terrazas. Se utilizó tierra negra para la forestación de sus numerosas áreas verdes internas. Durante nuestra visita no pudimos ingresar a las viviendas, pero sí a las áreas comunes, donde sobresalen los mosaicos en las paredes, en las escaleras y en los pasillos, creados por los trabajadores.

009 DSC08121

Hundertwasser demostró que una arquitectura más humana y en armonía con la naturaleza es posible sin tomar más tiempo que otras obras, y que es posible realizarlo bajo los límites que impone el presupuesto de un proyecto público y sujeto a las leyes vigentes en su país, sin ningún tipo de permisos especiales.

010 DSC08120

Para más información puede visitar: http://www.hundertwasser-haus.info

004 DSC08132

 

012 DSC08128

015 DSC08142

014 DSC08111

016 DSC08149

BONUS: LE PALAIS DES BEAUX ARTS

A una cuadra, exactamente en Löwengasse 47, se encuentra el Palais des Beaux Arts  (en español, Palacio de Bellas Artes); como se observa, se prefiere denominarlo en francés pese a la que la lengua de Austria es el alemán.

018 DSC08107

Desde 1994 alberga las embajadas de Lituania y Moldavia. Fue construido entre 1908 y 1909, por Anton Drexler (1858-1940) y Josef Drexler (1850-1922).

019 DSC08104

Diseñado originalmente para ser un centro de la moda parisina, combina de manera original elementos del historicismo tardío con motivos art nouveau. En la esquina posee una torre coronada por una cúpula de tres niveles, flanqueada por un globo que sostiene personajes femeninos.

020 DSC08105

Para más información puede visitar: http://www.palaisdesbeauxarts.at

021 DSC08108

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

UNA VISITA A LA CATEDRAL ORTODOXA DE SIBIU, RUMANIA (por Pablo R. Bedrossian)

Vista parcial de la Piata Mica o Plaza Pequeña
Vista parcial de la Piata Mica o Plaza Pequeña

Sibiu es una lindísima ciudad medieval rumana, que fue Capital Europea de la Cultura en 2007. Es famosa por sus tres plazas, una junto a otra: La Piata Mare (la Plaza Grande) donde están los edificios más distinguidos, la Piata Mica (la Plaza Pequeña o Plazoleta), que incluye el famoso “Puente de los Mentirosos”, llena de restaurantes y negocios y la Piata Huet, donde se erige la imponente Iglesia Evangélica, originalmente construida en estilo gótico entre 1322 y 1500.

La ciudad, que fue la sede metropolitana de la Iglesia Ortodoxa durante el Imperio Austro-Hungaro, fue fundada por alemanes en el siglo XII, dándole el nombre de Hermannstadt. Tiene mucha influencia arquitectónica germana. Hasta la 2ª Guerra Mundial la población alemana era muy nutrida, pero tras la derrota nazi y la llegada del gobierno comunista la mayoría tuvo que emigrar o terminó prisionera en gulags soviéticos. Toda la ciudad es bella, con interesantes destellos culturales entre los que se destaca el Museo del Palacio Brukenthal, en la Piata Mare.  Su colección incluye el famoso “Hombre de gorro azul” de Jan Van Eyck, y obras de de Lorenzo Lotto, Tiziano, Rubens y Peter Brueghel El Viejo, entre otros.

Catedral Ortodoxa de la Santísima Trinidad, vista parcial
Catedral Ortodoxa de la Santísima Trinidad, vista parcial

Una de sus perlas ocultas, quizás por ubicarse a unas diez cuadras del centro neurálgico que constituyen las tres plazas, es la Catedral Ortodoxa de la Santísima Trinidad (en rumano Catedrala Sfânta Treime din Sibiu). Construida tomando como modelo la Iglesia de Santa Sofía de Constantinopla (hoy Istambul), es espléndida por dentro y por fuera. Erigida en una calle y no en una avenida, no ofrece una buena perspectiva para la fotografía de su exterior, pero por dentro maravilla por su intensa policromía.

Los rumanos son en su mayoría ortodoxos. La idea de construir la Catedral en Sibiu surgió durante el dominio de los Habsburgo, cuando el país estaba bajo el Imperio Austro-Húngaro.  Andrei  Saguna , máxima autoridad de la Iglesia Ortodoxa,  en 1857 solicitó al emperador Francisco José I autorización para pedir donativos para la construcción del templo. El primer donante fue el propio emperador. Aunque Saguna murió en 1873 continuó la recaudación de fondos y en 1902 se colocó la piedra fundamental.

El diseño estuvo a cargo de los húngaros Virgil Nagy y Iosif Kamner, pero el  iconostasio y kliros fueron fabricados en Bucarest, capital de Rumania. El iconostasio es una pared que va de norte a sur en los templos ortodoxos, en la cual, en un orden específico, se colocan los íconos. Esta pared separa el santuario de la parte central del templo.  El kliros es la sección dedicada al coro. El iconostasio  dorado y la cúpula que muestra a Jesús como Pantokrator (“Señor de todo”) fueron pintados por el rumano Octavian Smigelschi.

Vista interior de la cúpula de la Catedral Ortodoxa
Vista interior de la cúpula de la Catedral Ortodoxa

La Catedral fue consagrada  el 30 de abril de 1906, fecha desde la cual recibió varias mejoras.  Sus íconos de estilo bizantino, sus paredes pintadas con motivos religiosos en vibrantes colores y sus vitrales (pocos, pero bellos) merecen una mirada atenta. El exterior es amarillo y rojo, y, además de sus torres, luce una magnífica cúpula.

Los rumanos ortodoxos mantuvieron la fe cristiana durante la sanguinaria dictadura comunista de Ceaucescu. Fueron hombres y mujeres valientes que defendieron sus creencias incluso a costa de sus propias vidas. Este edificio de algún modo testimonia esa fe valiente, que cree en un Dios que se acerca al hombre, y ha puesto en Él su confianza.

Ahora, permitamos que las imágenes nos hablen:

Vista externa de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Vista externa de la Catedral Ortodoxa de Sibiu

Otra vista exterior de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Otra vista exterior de la Catedral Ortodoxa

Vista frontal del exterior de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Frente de la Catedral

Vista del interior, con el iconostasio en el frente
Vista del interior, con el iconostasio en el frente

Vista interior de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Vista interior de la Catedral

Vista del iconostasio de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Vista del iconostasio

Vista de la cúpula de la Catedral Ortodoxa de Sibiu con el Cristo
Vista de la cúpula con el Cristo “Pantókrator”, Señor de todo

Vista del kliros (sección del coro) de la Catedral Ortodoxa de Sibiu
Vista del kliros (sección del coro)

Lámpara colgante en el interior de la Catedral
Lámpara colgante en el interior de la Catedral

Vista de una de las paredes, pintada al estilo neobizantino
Vista de una de las paredes, pintada al estilo neobizantino

Vista de otra de las paredes de rica policromía. Nótese la gran cantidad de arcos de medio punto.
Vista de otra de las paredes de rica policromía. Nótese la gran cantidad de arcos de medio punto.

DSC00766
Vitral que representa las tres personas de la Santísima Trinidad, a quien está consagrada la Catedral

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

RECORRIENDO LA VIENA IMPERIAL Y MODERNA (por Pablo R. Bedrossian)

Viena 01Viena es considerada una de las ciudades más bellas de Europa. Es la tierra de Mozart y de Sissy. Sin embargo, la ex sede de gobierno del Imperio Austro Húngaro y actual capital de Austria tiene una larga historia, pues hasta allí se extendió el Imperio Romano alrededor del siglo I, y, en sus límites, según cuenta Eusebio de Cesarea, se suicidó Poncio Pilatos.

002 DSC07362
Torres de la ”Stephansdom”, la catedral de San Esteban

En Viena conviven lo antiguo y lo moderno en completa armonía. El punto de partida de cualquier caminata por la zona histórica comienza en la  “Stephansdom”, la imponente catedral de San Esteban. Cerca de allí vale la pena visitar el reloj a carillón[1] que suena puntualmente a cada hora mientras uno ve pasar las señoriales figuras. Es imprescindible caminar Graben, una refinada arteria peatonal, y visitar la Peterkirche, la iglesia de San Pedro, de intensa ornamentación barroca.

En Viena no sólo se observa monumentalidad: sorprende la química combinación de modernidad con tradición. El llamativo orden -monumental y fastuoso- es el resultado del espíritu de los Habsburgo, la dinástica familia que gobernó por varios siglos, hasta la Primera Guerra Mundial.

Viena 05
Entrada al Hofburg, frente a la preciosa Michaelplatz

Desde uno de los extremos de la calle Graben, se llega por otra peatonal al Hofburg, el palpitante corazón de Viena. Es un majestuoso complejo que contiene los aposentos imperiales, varios museos, una capilla, una iglesia, la Biblioteca Nacional y la famosa Escuela Española de Equitación.  Termina del otro lado en una ancha y rectilínea columnata desde donde uno puede llegar caminando a la zona de los museos (el Muzeum Quartier), donde arte clásico y contemporáneo se conjugan de un modo admirable.

Aunque se dice que la ciudad está a los pies del Danubio, lo que uno ve es un canal. Una noche caminé por su ribera. Como era verano, cientos (probablemente miles) de jóvenes compartían tragos y conversaciones animadas en los diversos barcitos apostados allí uno tras otro.  Incluso había uno, llamado Tel Aviv, con arena, para que pareciera una playa.

Viena o7
Mosaico en el frente de un edificio comercial, en una calle peatonal

Veamos un poco la historia. Los Habsburgo son una familia de que reinó Austria de 1279 a 1918. Sus reyes en algunos momentos fueron considerados emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico (al estilo de Carlomagno) y parece que en ocasiones se lo tomaron en serio… En algún punto se entroncan con la Historia que aprendimos en la escuela, pues leo que Felipe de Habsburgo (“El Hermoso”) contrajo matrimonio con la hija de los Reyes Católicos, Juana de Castilla (“La Loca”), de cuya unión nació el primero de los reyes de la casa de Austria que gobernaría los destinos de España, Carlos I, el cual tomó su cargo en 1517. También conocido como Carlos V en el Sacro Imperio Romano Germánico, el cual heredó en 1519, debido a la muerte de su abuelo, Maximiliano I”. Lo que no dice la nota es que Carlos V abdicó al imperio y se conformó con ser Carlos I, rey de España. La mayoría fue acérrimamente católica y apoyó a los jesuitas al introducir la contrarreforma tras ganar la Guerra de los Treinta Años.  El último de los Habsburgo fue Francisco José que gobernó por 68 años, de los 18 a los 86 (muere durante la Primera Guerra Mundial en 1916). Era el esposo de la famosa emperatriz Sissy, a quien amo toda su vida, pero no fue correspondido por ella, aunque tuvieron creo que seis hijos.

Viena 10
Edificios Wagner

Sería imposible ahora de hablar en detalle de la Secession, la vanguardia artística que surgió a finales del siglo XIX en Austria y se prolongó hasta las primeras décadas del silgo XX. Su representante   más importante fue el genial pintor Gustav Klimt. En la Secession, si bien se busca la elegancia, predomina la sobriedad formal, e incluso cierta severidad. Su mejor expresión arquitectónica se encuentra en los Edificios Wagner, diseñados por el más destacado arquitecto de Viena, Otto Wagner.

Viena 22
Karlskirche frente a la Karlsplatz

Desde los Edificios Wagner se llega caminando a la Karlsplatz, una emblemática plaza vienesa, donde uno puede admirar los pabellones diseñados por Wagner a finales del siglo XIX para la estación de metro, sumamente elegantes, y la Karlskirche, una de las iglesias más representativas de la ciudad, con su suma de estilos y las dos enormes columnas en su frente que remedan a la de Trajano por su motivos esculpidos en espiral ascendente. Esta iglesia constituye una obra maestra del eclecticismo barroco. Tiene una altura de 80 metros por unos 60 de ancho.  Muy cerca se encuentra el Palacio Belvedere que tiene dos edificios en los extremos (el Belvedere superior y el inferior) unidos por bellos jardines.

Viena 35
Palacio Schönbrunn

Pero quizás el palacio más admirable de Viena sea el Schönbrunn, también conocido como el Versalles vienés, es uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria. Fue la emperatriz María Teresa quien convertiría el palacio en residencia veraniega de los Habsburgo. Finalmente menciono la Hundertwasser Haus, un edificio de varios pisos con fachada ondulante muy colorida, que, aunque inaugurado en 1985, nos recuerda más bien al modernismo de Gaudi. Me encantó como rebelión a la arquitectura funcional contemporánea.

Viena reúne el Imperio y la modernidad haciendo ostentación de un exquisito buen gusto. Si ama los detalles, es el lugar para Ud.

VIENA EN IMÁGENES

Vista de la ”Stephansdom”, con su techo a dos aguas de 230,000 tejas esmaltadas de varios colores.
Vista de la ”Stephansdom”, con su techo a dos aguas de 230,000 tejas esmaltadas de varios colores.

Reloj con carillón
Reloj con carillón

Torre de la peste, de estilo barroco, erigida en la calle peatonal Graben por el fin de la peste negra.
Torre de la peste, de estilo barroco, erigida en la calle peatonal Graben por el fin de la peste negra

Detalle del mosaico en una céntrica calle peatonal
Detalle del mosaico en una céntrica calle peatonal

Vista del Hofburg desde dentro del complejo
Vista del Hofburg desde dentro del complejo

Detalle del Hofburg
Detalle del Hofburg

Columnata del Hofburg
Columnata del Hofburg

Vista del Mumok, uno de los museos del Muzeum Quartier
Vista del Mumok, uno de los museos del Muzeum Quartier

Una de las típicas obras de Gustav Klimt
Una de las típicas obras de Gustav Klimt

Detalle de uno de los frisos de Gustav Klimt en el Kunsthistorisches Muzeum, dentro del cual estpa el Museo de Bellas Artes.
Detalle de uno de los frisos de Gustav Klimt en el Kunsthistorisches Muzeum, dentro del cual se encuentra el Museo de Bellas Artes.

Detalle de otro de los frisos de Gustav Klimt en el Kunsthistorisches Muzeum, dentro del cual estpa el Museo de Bellas Artes.
Detalle de otro de los frisos de Gustav Klimt en el Kunsthistorisches Muzeum, dentro del cual se encuentra el Museo de Bellas Artes.

Vista exterior del Edificio de la Secession. Arriba se observa el "repollo de oro", como lo llaman los vieneses.
Vista exterior del Edificio de la Secession. Arriba se observa el “repollo de oro”, como lo llaman los vieneses.

Vista pacial de los Edificios Wagner
Vista pacial de los Edificios Wagner

Edificios Wagner
Edificios Wagner

Edificios Wagner (detalle)
Edificios Wagner (detalle)

Viena 21
Detalle de una de los pabellones construidos por Otto Wagner para el metro (subterráneo) en la Karlsplatz

Detalle de una de las columnas de la Karlskirche
Detalle de una de las columnas de la Karlskirche

Fuente entre la Karlsplatz y el Palacio Belvedere
Fuente entre la Karlsplatz y el Palacio Belvedere

Vista del Belvedere superior
Vista del Belvedere superior

Belvedere superior
Belvedere superior

Imágenes de Viena
Imágenes de la Viena antigua

Imágenes de la Viena antigua
Imágenes de la Viena antigua

esquinero - Detalle en una calle de Viena
Esquinero – Detalle en una calle de Viena

Palacio Schönbrunn
Palacio Schönbrunn

Vista de los jardines del Palacio Schönbrunn
Vista de los jardines del Palacio Schönbrunn

Vista de la Viena moderna
Vista de la Viena moderna

Vistas de la Viena moderna
Vista de la Viena moderna

Vista de la Viena moderna
Vista de la Viena moderna

Detalle del mismo edificio
Detalle del mismo edificio

Vista de la Viena moderna
Vista de la Viena moderna

Urania, uno de los edificios más originales de la ciudad
Urania, uno de los edificios más originales de la ciudad

Vista de la Viena moderna
Uno de los edificios modernos más espectaculares de Viena

La Hundertwasser Haus
La Hundertwasser Haus

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] El carillón es un instrumento de percusión consistente en un juego de campanas dispuestas en escala musical golpeadas por un martillo


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

EL GRAN REFORMADOR CHECO JAN HUS – Parte 2 LOS HUSITAS (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “HISTORIA DEL CRISTIANISMO”

Jan Hus había sido para mí un nombre más en la lista de reformadores fallidos: hombres que lucharon por ideas legítimas cuya voz fue suprimida por los poderosos de su tiempo, un héroe anónimo, cuyo fuego sólo se recuerda por sus cenizas. Pero al llegar a Praga me di cuenta que su legado sigue vivo de una doble manera: uno religioso y otro espiritual.

Monumento a Jan Hus y detrás la Iglesia de San Nicolás, devuelta a los husitas
Monumento a Jan Hus y detrás la Iglesia de San Nicolás, devuelta a los husitas

La actual República Checa es la nación con menos creyentes de Europa. Según los datos que allí me bridaron un 60% de la población es agnóstica, un 20% católico, 10% husita y 10% del resto de religiones. Al profundizar, observé que bajo el nombre de husitas incluyen a evangélicos y a otras confesiones reformadas. Sin embargo, en la actualidad hay husitas, y la Iglesia de San Nicolás, en una esquina de la Plaza, les pertenece. ¿Qué ha ocurrido desde la muerte de Jan Hus?

EN DIRECCIONES OPUESTAS

Los seguidores de Hus en Bohemia continuaron su obra, denominándose “husitas”, divididos en dos alas: una moderada (los “utraquistas”) y otra radical (los “taboritas”). En un primer momento, todos los husitas se pusieron bajo las órdenes del general Jan Zizka, y pelearon contra las tropas del emperador Segismundo. Se cuenta que Zizka, gravemente enfermo por la peste, pidió a sus soldados que a su muerte lo despellejaran “para acompañarlos a la batalla, con mi piel estirada en los tambores”.

Tras la muerte de Jan Zizka, las divisiones se hicieron insalvables pues los husitas radicales se convirtieron en una suerte de guerrilla que fue finalmente derrotada. Cuenta el historiador cubano-norteamericano Justo L. González que pese a ello “las doctrinas de Hus no desaparecieron. A mediados del siglo XV sus seguidores se unieron a algunos valdenses y formaron la Unión de los Hermanos Bohemios, que posteriormente adoptó las ideas de la Reforma Protestante”[1]. Lo que González llama “Hermanos Bohemios” nosotros lo conocemos como “Hermanos Moravos”, cuyas iglesias incluso existen fuera de Europa, principalmente en Estados Unidos. Entre sus predecesores se encuentra el educador Juan Amós Comenio, quien condujo a sus fieles al exilio debido a las grandes persecuciones padecidas. Pero el espíritu renovador se debe sobre todo al conde Graf von Zinzendorf, un cristiano pietista. Bajo su liderazgo se fundó la comunidad de Herrnhut y un despertar espiritual sacudió la iglesia allí en 1727, generando no sólo una fuerte acción social a favor de los necesitados, sino también una poderosa visión misionera, alcanzando países de África y América.

Los Hermanos Moravos llegaron hasta la costa norte de Honduras y Nicaragua, evangelizando la Mosquitia. Dice el premiado escritor hondureño Julio Escoto “como es sabido, Centroamérica fue hasta el siglo XVII predominantemente católica, pero a partir de ese período, cuando los agentes ingleses comienzan a intervenir en la vida regional, el credo moravo se impone en una amplia franja del istmo, la de los pueblos de La Mosquitia, y empieza a cambiar notablemente el peso de la concepción romana de la relación entre el hombre y la deidad”[2]. Hoy los miskitos en una alta proporción pertenecen a la Iglesia Morava.

LA IGLESIA HUSITA CHECOSLOVACA

Pero la historia también tiene otra vertiente dentro de la patria de Jan Hus. La Primera República Checoslovaca surgió tras la caída Imperio Austro-Húngaro en 1918, al final de la 1ª Guerra Mundial. Bohemia y Moravia fueron integradas con Eslovaquia bajo un mismo estado. Como la Iglesia Católica había sido utilizada por el emperador para frenar el llamado resurgimiento checo, sacerdotes católicos renovadores aprovecharon la coyuntura para separarse y crear la Iglesia Husita Checoslovaca en 1920, introduciendo, entre otros cambios, la abolición del celibato obligatorio y el uso de la lengua checa en los servicios religiosos, democratizando el ministerio eclesiástico a través de la participación directa de los laicos. La Iglesia Husita, que reconoce a Jan Hus como su predecesor e inspirador, participó valientemente de la resistencia a la ocupación nazi, pero durante el comunismo sufrió una gran fractura que la dañó severamente. Del 10% de la población que se identificaba con ella en 1950, hoy conserva menos del 2%.

EL LEGADO MÁS IMPORTANTE

Pero el legado de Jan Hus no es sólo religioso sino espiritual. El coraje demostrado al aceptar la muerte antes que renunciar a sus convicciones lo convirtió en un símbolo patrio. Más que un mártir, es visto como un héroe que amó su nación. Su integridad y su valentía están presentes en el recuerdo de cada checo. La fe en Jesucristo fue su inspiración, y no es improbable que su ejemplo vuelva a mover el corazón de su pueblo en dirección a Aquel por quien dio la vida.

LOS GRUPOS MILENARISTAS

Paul Johnson hace una observación interesante al respecto que ilumina mejor el comportamiento de grupos como los husitas radicales “La creencia de que el milenio era inminente era la señal para el ataque a los ricos: había que derribarlos en un apocalipsis terrenal antes de arrojarlos a las llamas eternas del otro mundo…Los igualitarios formaron el  ala radical de los husitas después de 1419; tenían fondos comunes y comunidades del tipo kibutz… Por supuesto,decía la argumentación, la sociedad cristiana ortodoxa en todos los aspectos ha traicionado sus orígenes y aceptado las normas del mundo; por consiguiente, era la sociedad, no de Cristo, sino del Anticristo, y su derrocamiento sería el preludio de la parousía…  Esta tendencia de los milenaristas anárquicos a dominar y por lo tanto arruinar los movimientos reformistas fue una de las razones por las que la Iglesia (Catolica) había permanecido tanto tiempo sin ser reformada. Lutero estaba decidido a evitar este destino”.[3]

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] González, Justo L, “Historia del Pensamiento Cristiano”, Ed.Caribe, 2002 Tomo II, p.348

[2] Escoto, Julio, “Downtown” paraíso: reflexiones sobre identidad en Centroamérica, “Encuentros”, Centro Cultural del Bid, Enero 2002, No 44

[3] Johnson, Paul, “La Historia del Cristianismo”, Javier Vergara Editor, 1989, p.299 y 321


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y a él pertenecen todos los derechos.