EL GOBIERNO ARGENTINO Y EL ABORTO: LA LEY Y LAS TRAMPAS (por Pablo R. Bedrossian)

Ante el fracaso de su programa económico y en un intento desesperado de ganar espacios y mostrarse progresista, en 2018 el gobierno argentino impulsó el tratamiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, más conocida como Ley del Aborto.

Queremos suponer que por error de cálculo, y no por ingenuidad, la iniciativa fracasó pese a la presión ejercida desde el Poder Ejecutivo, que se había declarado supuestamente neutral, sobre diputados provida que cambiaron a último momento su voto. El rechazo por parte del Senado se debió no solo a la posición de la mayoría de las provincias, sino a la Marcha por la Vida, una multitudinaria manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, acompañada de marchas simultáneas en otras 117 ciudades argentinas, realizada el 17 de marzo de 2018, que puso en evidencia el poder de convocatoria de las iglesias evangélicas -principales motores de la actividad- cuya lealtad a los principios bíblicos en defensa de la vida está por encima de sus simpatías políticas (marchas similares acaban de realizarse en 2019 en todo el país, con más de 300,000 participantes en la Ciudad de Buenos Aires).

Sin embargo, el gobierno argentino insistió en impulsar la interrupción legal del embarazo a través de diferentes acciones, de las cuales queremos señalar cuatro. La primera, la firma el 11 de julio de 2018 del convenio de cooperación entre la Fundación Huésped, declarada abiertamente pro abortista, y el Ministerio de Educación[1]. Tras la derrota en el Senado, esta entidad declaró en su sitio web: “Esta noche no perdimos. En las calles el derecho al aborto legal, seguro y gratuito ganó, y de eso no hay retorno…”[2]. Al abrirle las escuelas, el gobierno proveyó los medios a esta entidad para predicar sus dogmas, en particular sobre el aborto a pesar que va en contra de la ley vigente y de la Declaración Americana de Derechos Humanos, más conocida como Pacto de San José de Costa Rica.

La segunda acción es la defensa a ultranza del Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo. Interpretando el artículo 86 del Código Penal, el protocolo establece cuatro causales para el aborto legal: 1) el embarazo representa un peligro para la vida de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios; 2) el embarazo representa un peligro para la salud de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios; 3) el embarazo proviene de una violación; 4) el embarazo proviene de una violación sobre una mujer con discapacidad intelectual o mental[3]. El protocolo lleva a extremos una resolución de la Corte Suprema de Justicia sostiene que la mujer que solicite el aborto no necesita la autorización de un juez: “si se considerara necesario compartir la información con terceros –incluidos esposo, compañero/a, padre, madre– debe hacerse con la autorización expresa de la mujer, otorgada de manera libre y de forma clara”[4]. De modo que el padre del embrión es privado de sus derechos y si quien solicita el aborto es una menor de 14 a 17 años, sus padres no pueden enterarse sin su consentimiento explícito. El protocolo también se aplica en casos de riesgo de “dolor psicológico y el sufrimiento mental asociado con la pérdida de la integridad personal y la autoestima”[5], amparándose en una definición de salud de 2006 de la OMS bajo la cual reinterpreta el texto del Código Penal de 1984. Por lo tanto, tergiversando el espíritu de la ley  -esto lo sabe cualquiera que haya estudiado Medicina Legal- el daño eventual a la autoestima es causal suficiente para un aborto. ¿Qué diferencia hay entre esto y el aborto legal?  De paso, en caso que la mujer arguya una violación, no se le pide ninguna prueba o evidencia, sino una declaración jurada “y no se podrá exigir a la persona que profundice en las circunstancias del hecho o que brinde prueba alguna”. Por lo tanto, el protocolo permite mentir impunemente para interrumpir un embarazo. Cabe preguntarse en qué lugar pone la misma dedicación a la exigencia del Código Penal en cuanto a la realización del aborto solo cuando “este peligro no pueda ser evitado por otros medios”.

Una tercera acción promovida por el Poder Ejecutivo argentino a través del Ministerio de Salud y Desarrollo Social fue la aprobación por la ANMAT del Misoprostol, droga abortiva recomendada por la OMS, facilitando los medios para el aborto, que es ilegal. La posterior compra pública de Misoprostol a su proveedor monopólico, Laboratorio Dominguez, por $14.938.560[6] sugiere la posición de las autoridades de dicho Ministerio frente al aborto.

Finalmente, y en lo que nos parece más doloroso, bajo excusas infantiles, se acaba de privar del apoyo estatal comprometido a la Red Nacional de Acompañamiento a la Mujer con Embarazo Vulnerable. Ya no se trata de alentar el aborto sino e imponer contra viento y marea la política oficial de desalentar el embarazo vulnerable. En 18 de diciembre de 2018 la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y la Fundación Vida en Familia firmaron un convenio para apoyo a la Red, que fue presentada el 6 de marzo de 2019 en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación. Sin embargo, luego del evento, “la Profesora Evelyn Rodríguez, responsable de la Red y de la Fundación Vida en Familia, comenzó a recibir para su asombro, mensajes de WhatsApp del Secretario Castelli exigiéndole sorpresivamente firmara inmediatamente un anexo ‘no negociable’ al convenio ya firmado en diciembre del año pasado, y elaborado conjuntamente durante 9 meses”[7]. 

La profesora Rodríguez se negó a firmar el anexo “no negociable” sin antes ponerlo a consideración previamente a las doscientas instituciones que conforman la Red. El ultimátum que recibió de parte de las autoridades no concordaba con los nueve meses que tomó dar forma al convenio. ¿Por qué ese cambio repentino? Finalmente, el 14 de marzo se entera por los medios de la rescisión del convenio mencionado por parte del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación. 

CONCLUSIONES

Desde febrero de 2018, cuando abrió el debate a la legalización del aborto en el Congreso Nacional, el Poder Ejecutivo declaró a la vez su neutralidad. Sin embargo, todas sus acciones la contradicen, pues los actos que enumeramos muestran y demuestran una posición claramente pro abortista:

1. El convenio con la Fundación Huésped facilita el adoctrinamiento infantil sobre el aborto, contrario a ley y a los derechos humanos declarados en el Pacto de San José de Costa Rica del cual la Argentina es signataria.

2. La defensa del protocolo que permite el asesinato del bebé intrauterino por causas banales, como el daño potencial a la autoestima de la mamá, como si el ego materno fuera más importante que la vida que lleva dentro.

3. La aprobación por el ANMAT y la posterior compra y distribución del misoprostol, droga abortiva por parte del Ministerio de Salud.

4. El sabotaje al convenio que apoyaba un 0800 gratuito para las mujeres con embarazo vulnerable.

No es necesario repetir que el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, también se manifiesta abiertamente en contra de la ley vigente, decorando de pañuelos verdes, símbolo de los pro abortistas, la fachada de sus edificios.

¿Qué confianza genera un gobierno que dice una cosa y hace otra? ¿Qué respeto muestra a la democracia y a la histórica votación que rechazó la legalización del aborto? ¿Qué efecto produce en aquellos que creen que es obligación del Estado defender la Ley al observarlo facilitar los medios para violarla?

Creemos que las acciones oficialistas no son movidas por los valores o la ley, sino por el cálculo político. Parece seguir la máxima del escudo chileno, “por la razón o la fuerza”, pero creemos que estos actos lejos de fortalecer su aritmética electoral lo exponen al fracaso, porque la gente no vota solo por la grieta, sino por el respeto que le brindan y los derechos que realmente le importan.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS:

[1] Ver nuestra nota “Por la razón o la fuerza: El convenio oficial con la Fundación Huésped y la promoción del aborto”, https://pablobedrossian.com/2018/08/28/por-la-razon-o-la-fuerza-el-convenio-oficial-con-la-fundacion-huesped-y-la-promocion-del-aborto-por-pablo-r-bedrossian/

[2] https://www.huesped.org.ar/noticias/tras-la-desaprobacion-de-la-ley-de-interrupcion-voluntaria-del-embarazo/

[3] “Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo”, p.11

[4] “Protocolo …” Op.cit., p.14

[5] “Protocolo …” Op.cit., p.15

[6] Contratación Directa que cursa bajo el proceso 80-0075-CDI18 bajo el nombre “Adquisición de Misoprostol 200 mcg”, https://www.eldisenso.com/informes/aborto-legal-en-el-hospital-carolina-stanley-invierte-15-millones-en-misoprostol/

[7] Según el Comunicado Oficial de la a Fundación Vida en Familia

LA MUERTE DE ESPERANZA, LA BEBÉ NACIDA EN JUJUY, Y #niunamenos (por Pablo R. Bedrossian)

Es vergonzoso que los “pañuelos verdes” que proclaman una consigna tan noble como #niunamenos, a la que adherimos todos, callen ante una menos, como ocurrió con la bebé fallecida en Jujuy.

Acaba de fallecer una bebé nacida en Jujuy, hija de una niña de 12 años que padeció una violación. La niña llegó al hospital con 23 semanas de embarazo y junto a su madre solicitó la aplicación del Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo.

Tras idas y vueltas legales -los pro aborto exigiendo la inmediata aplicación del protocolo y los pro vida procurando evitar su ejecución-, una semana después se decidió interrumpir el embarazo mediante una cesárea, “de acuerdo a la normativa legal vigente y a la jurisprudencia aplicable”, según un comunicado del Hospital Materno Infantil, que agregaba que la bebé, una niña, nació viva, se encontraba en buen estado de salud y quedaría internada.

De parte de los “pañuelos verdes”, un colectivo conformado por personas que defienden el derecho al aborto, hubo indignación y por parte de los “pañuelos celestes” que defienden las dos vidas, alegría. Sin embargo, la niña que iba a recibir el nombre de Esperanza y ser dada en adopción murió a los pocos días. Quisiera hacer algunas consideraciones porque veo que hay publicaciones que desinforman y otras que se basan en malentendidos.

CONSIDERACIONES GENERALES

1. La violación, y en particular de una niña, es un acto criminal gravísimo que en mi opinión debería ser penado con cárcel de por vida. El terrible perjuicio emocional sobre la víctima puede producir depresión severa y dejar a una persona con un daño psíquico y/o físico irreparable.  

2. Si la violación produce un embarazo la situación se complica enormemente pues obliga a la niña a llevar dentro suyo una vida sin haber voluntariamente asumido el riesgo de tenerla (a diferencia de lo que sucede en las relaciones sexuales consensuadas). A la vez, padece consecuencias emocionales tanto por tener el bebé como por interrumpir el embarazo. Tengamos presente que el bebé no es solo hijo suyo sino de su propio violador.

3. Sin embargo, el embarazo plantea un problema adicional: el bebé desde el propio momento de la concepción tiene vida propia, pues cuenta con su propio genoma, que es el conjunto de genes contenidos en los cromosomas. Este genoma determinado por las secuencias del ADN le provee su identidad y se mantendrá a lo largo de toda su vida, tanto intrauterina como extrauterina.

4. Este nuevo ser tiene también derecho a la vida. Tengamos presente que él no cometió ningún delito, y está absolutamente indefenso, dependiendo de la mamá para respirar y nutrirse. No puede soslayarse que interrumpir el embarazo sería matarlo, aplicarle la pena de muerte sin que haya hecho ningún mal.

5. El Código Penal Argentino considera no punible el aborto realizado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta en el caso de una menor violada[1].

6. Sin embargo, y a pesar que el Congreso Nacional de la República Argentina votó en contra de un proyecto de ley que facilitaba la interrupción legal del embarazo, el Estado nacional creó un protocolo.

EL CASO DE LA BEBÉ FALLECIDA EN JUJUY

1. El aborto es la interrupción del embarazo, no importa si se realiza por vía intravaginal o cesárea.

2. En segundo lugar, entre la semana 22 y la semana 25 de gestación el feto puede ser viable, aunque con un altísimo riesgo debido a que no posee la suficiente maduración pulmonar. Muchos nacen muertos o mueren poco después de nacer.

3. Si se ha interrumpido el embarazo, indignarse por que el bebé ha sobrevivido al procedimiento es consentir su asesinato. Esperanza tenía derechos desde el momento de la concepción, según la Convención Americana sobre Derechos Humanos, más conocida como Pacto de San José de Costa Rica[2], a la cual la Argentina ha adherido, pero, además es un hecho documentado e incontrovertible que había dejado de ser un feto y pasado a ser un recién nacido. Desear la muerte de una niña indefensa es un acto abominable.

4. Aquellos abortistas que se quejaron del uso de la cesárea, ¿que proponían? ¿Acaso matar por vía intravaginal a una bebé que podía vivir en ese mismo momento fuera del útero? En realidad, la pregunta es más profunda: ¿Qué les interesaba más? ¿Tener razón o evitar que no haya “ni una menos”?

5. Por otro lado, y en referencia a las autoridades provinciales, a esa altura del embarazo, sabiendo que la bebé podía nacer viva, ¿por qué exponerla a una muerte temprana? ¿No hubiera sido mejor, dado la fecha avanzada del embarazo en la cual la niña y su madre se presentaron para solicitar el aborto, dejar pasar más semanas antes de proceder, de modo de garantizar la vida de otra jujeña?

6. Finalmente, es vergonzoso que los “pañuelos verdes” que proclaman una consigna tan noble como #niunamenos, a la que adherimos todos, callen ante una menos, como ocurrió con Esperanza. Hay personas que prefieren inmolar al prójimo antes que renunciar a sus banderas, mostrando un grado de hipocresía que las descalifica y desacredita para cualquier debate basado en la justicia y la sensatez.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Código Penal de la Nación Argentina, Art. 86, Inc. 2

[2] “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”, “Convención Americana sobre Derechos Humanos”, Cap. II, Art.3, Inc.1.

“NOBEL”, UNA SERIE NORUEGA SOBRE NEGOCIOS DE GUERRA EN NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

La nueva forma de ver cine en casa que ha impulsado Netflix permite acceder a una interesante variedad de películas de muy diversas latitudes. Fue quizás por su origen noruego que decidí ver “Nobel”, cuya imagen de portada, un tipo calvo y barbudo vestido con saco y corbata oscuros, me desalentaba. Sin duda atreverme valió la pena.

Nobel 01La historia se desarrolla en dos planos: en Afganistán, donde un grupo comando noruego se ocupa de proteger a los dignatarios de su país que negocian acuerdos petroleros con líderes locales, y en Oslo, al regreso. El protagonista es uno de los oficiales que intervino en el rescate de una mujer afgana en el desierto que se ve misteriosamente involucrado en el posterior asesinato del marido, un talibán que visitaba Noruega. Los hechos construyen una intrigante trama política, de la cual la esposa del oficial noruego, asesora del Ministro de Relaciones Exteriores, no puede sustraerse.

Resultado de imagen para nobel netflixLa tensión y el suspenso se mantienen hasta el final. Las actuaciones y los diálogos son excelentes, y muestran de forma inteligente algunos contrastes, como la distinta posición social de la mujer en Afganistán y en Noruega, las visiones divergentes de militares y políticos o la lucha entre los intereses y el idealismo. Quizás la escena más valiosa sea un debate televisivo, donde un periodista de guerra y una Ministra de Defensa ultragarantista son confrontados por un soldado que perdió las piernas en un atentado; es un tipo de diálogo que debería verse más seguido en el mundo real, donde el disparate disfrazado de ética intenta descalificar a la sensatez.

Resumiendo, si le gusta la acción y el suspenso, no deje de ver “Nobel”. No se arrepentirá.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados

ABSUELTO POR LA HISTORIA Y CONDENADO POR ADIDAS (por Pablo R. Bedrossian)

“No me preocupa tanto la violencia de los malos, como el silencio de los buenos”

Martin Luther King

Algunos presidentes cuando actúan por encima de la Ley se justifican diciendo que fueron elegidos por el voto popular. Sin embargo, no dudan en viajar a La Habana y correr para tomarse la foto con quien ha privado del voto a su pueblo.

Esos mismos gobernantes se presentan como adalides de los derechos humanos. Sin embargo, no dudan en viajar a La Habana y correr para tomarse la foto con quien ha vivido encarcelando a sus adversarios políticos.

Parece que haber derrocado al dictador Batista y enfrentar al imperialismo yanqui es suficiente para permitirle todo. No importan las damas de blanco que luchan en favor de los encarcelados por oponerse pacíficamente a su régimen. Tampoco la censura y la prohibición de medios no oficiales; tampoco los muertos en Angola, resultado de su fallido intento de exportar la revolución.

No importa que haya ejercido un poder omnímodo, y violado por décadas los derechos humanos de hombres y mujeres de su pueblo cuyo único delito fue pensar diferente. Para estos presidentes, Fidel Castro representa su velada máxima aspiración: tener la suma del poder, para en nombre del pueblo someter al pueblo.

Pero a Fidel no le importan esos actos de obsecuencia. Se burla de ellos. Y de su pueblo.

P1030574a2

P1030574a1Tomé esta foto en 2006, de la edición del 14 de agosto del diario argentino Página 12. En ella el dictador más largo de la historia de América prefiere posar para la prensa con ropa de la multinacional capitalista alemana Adidas que con ropa confeccionada por los trabajadores comunistas de su país.  La imagen habla más que cualquier justificación de sus seguidores.

El 24 de marzo de 2009, en Cubadebate, en ocasión de una final de béisbol donde no participó Estados Unidos, Fidel Castro escribió “Las multinacionales que explotan el deporte no perdieron nada y ganaron mucho”[1]. Desde luego, parece haber excluido de la lista a Adidas, la multinacional cuya indumentaria reemplazó su típico uniforme militar. No sólo hipocresía, sino vanidad.

El dictador más largo de la historia de América prefiere posar para la prensa con ropa de la multinacional capitalista alemana Adidas que con ropa confeccionada por los trabajadores comunistas de su país.

A partir de esta publicación, para algunos un descuido y para la mayoría un acto intencional, hubo intentos desesperados de justificar al gran dictador. Por ejemplo, “el chándal de Adidas es un signo de trabajo y no hay que ver ahí nada que contradiga el carácter socialista de su portador”[2]. Si fuera así, ¿por qué no homenajeó el trabajo de su propio pueblo, basado en el comunismo, y prefirió privilegiar uno extranjero, cuya plusvalía no se basa en la calidad de la ropa sino en la marca, una de las máximas creaciones del capitalismo? Nuevamente, la imagen habla más que cualquier justificación de sus seguidores.

¿Por qué no homenajeó el trabajo de su propio pueblo, basado en el comunismo, y prefirió privilegiar uno extranjero, cuya plusvalía no se basa en la calidad de la ropa sino en la marca, una de las máximas creaciones del capitalismo?

L’ÉTAT C’EST MOI

El 13 de marzo de 1968 Fidel Castro se paró en las escalinatas de la Universidad de La Habana para dar un discurso que cambiaría la historia de Cuba. Cuando dijo “este momento es un momento de emprender a fondo una poderosa ofensiva revolucionaria”, según la página oficial de donde tomamos el discurso, brotaron los aplausos, tal como cuando previamente afirmó “¡Señores, no se hizo una revolución aquí para establecer el derecho al comercio!  Esa revolución ya la hicieron en 1789, fue la época de la revolución burguesa… ¿Cuándo acabarán de entender que esta es la Revolución de los socialistas, que esta es la Revolución de los comunistas?”. Con claridad meridiana siguió desgranando su discurso “Quien diga que el capitalismo se desalienta es mentira, el capitalismo hay que arrancarlo de raíz, el parasitismo hay que arrancarlo de raíz, la explotación del hombre hay que arrancarla de raíz (APLAUSOS)”[3].

Ese mes, según el Gramna, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Cubano, se expropiaron “55.636 pequeños negocios, muchos operados por una o dos personas. Entre ellos 11.878 comercios de víveres (bodegas), 3.130 carnicerías, 3.198 bares, 8.101 establecimientos de comida (restaurantes, friterías, cafeterías, etc.), 6.653 lavanderías, 3.643 barberías, 1.188 reparadoras de calzado, 4.544 talleres de mecánica automotriz, 1.598 artesanías y 3.345 carpinterías”[4].

“El capitalismo establece por principio la escalera de la explotación, y está claro que nosotros tenemos que erradicarla de raíz” dijo en aquel discurso.

Estos ataques al capitalismo, producto de su férrea adhesión al marxismo, parece que no son tomados en cuenta a la hora de elegir su vestuario. Más allá que tenga o no la fortuna que se ha denunciado, siempre ha vivido como privilegiado a costillas del pueblo cubano, tomando todo el poder, eliminando la democracia al prohibir partidos opositores, prohibiendo la libre prensa y la libertad de opinión y persiguiendo y asesinando a opositores y adversarios políticos. Un dictador en el más preciso sentido de la palabra.

El 11 de abril de 2006, el mismo año de la foto, Adidas anunció un acuerdo por once años, para ser proveedor de vestuario oficial de la NBA[5]. También firmó un contrato con distintos jugadores famosos de la NBA, como, por ejemplo, Kevin Garnett, Tim Duncan y Tracy McGrady.

El que tenga oídos para oír, oiga, aunque tristemente hay muchos que prefieren la sordera voluntaria.

NOTA: CAMBIO DE MARCA

En abril de 2015, Fidel Castro lució ropa deportiva de Puma, otra multinacional capitalista, mostrando un sorprendente cambio de marca.

AGREGADO DEL 24/03/2016

Comparto este video de sólo 41″. El que habla es Reinaldo Arenas (1943-1990)  novelista, dramaturgo y poeta cubano. Opositor a la dictadura de Batista, colaboró con la revolución cubana, pero luego, desencantado con las actitudes de los nuevos dirigentes, se volvió un disidente. Fue perseguido por su posición intelectual y política, y también por su homosexualidad. Padeció la cárcel y la tortura del régimen castrista. Su obra literaria aún perdura.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

 


REFERENCIAS

[1] http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2009/03/24/todo-estaba-dicho/#.VoIGOBXhDIU

[2] http://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com/2012/02/fidel-castro-el-chandal-de-adidas-el.html

[3] http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1968/esp/f130368e.html

[4] http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/la-ofensiva-revolucionaria-de-1968-44-anos-despues-275328. Para aquellos que desean investigar, pueden consultar en http://lanic.utexas.edu/project/granma/1968.html

[5] http://www.nba.com/enebea/eeuu/adidas_release_060411.html


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

El video fue tomado del canal de Youtube llamado Reinaldo Arenas y se ha posteado el link.