CÓMO SER MÁS VALIOSO EN SU TRABAJO (por Pablo R. Bedrossian)

En tiempo de crisis aquellos que trabajan en relación de dependencia temen dos palabras: recortes y despidos. El miedo no es producto de la imaginación sino del sentido común: cuando una empresa deja de tener recursos toma medidas drásticas; no lo hace para mantener su rentabilidad sino para sobrevivir a la tormenta.

Photo by Kat Jayne on Pexels.com

“En tiempo de crisis aquellos que trabajan en relación de dependencia temen dos palabras: recortes y despidos”.

Esto quizás no parezca aplicable a las grandes empresas, pero recordemos que las MIPyME en la mayoría de los países, aunque aportan entre el 40% y el 60% del PIB, suelen generar más del 90% de los empleos. Son precisamente las MIPyME las más vulnerables porque sus recursos, su acceso al crédito y su capacidad de reconversión es mucho más limitada. Sin ingresos no pueden soportar sus costos fijos y consecuentemente se ponen en riesgo puestos de trabajo.

A QUIÉNES RETIENEN LAS EMPRESAS

Aunque desde luego hay excepciones -sobre todo en algunas empresas familiares donde todos los parientes comen de un mismo plato-, en tiempos de crisis las empresas retienen a los colaboradores que generan los mejores resultados. Si una organización tiene que quedarse con un solo vendedor, no retendrá al más querido sino al que más vende. Alguno puede pensar que los recortes se harán sobre los que más ganan, pero, aun cuando en algunos casos pueda suceder, las empresas retienen a los que más beneficios producen.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

“Las empresas retienen a los colaboradores que generan los mejores resultados”.

¿Qué significa ser más productivo? En un sentido estricto es producir más a un mismo costo o producir lo mismo a un costo menor; en un sentido amplio es generar la mejor relación costo / beneficio, lograr la mayor diferencia entre lo que uno aporta y lo que cuesta, siempre obteniendo resultados superiores a los demás.

CLAVES PARA SER MÁS PRODUCTIVOS Y DIFERENCIARSE

En primer lugar, supere sus metas. Hay un dicho chino que dice “mejor es encender una vela que maldecir la oscuridad”. No pierda tiempo lamentándose por la situación sino pregúntese qué debe hacer para obtener los mejores resultados. Los holandeses han sido un ejemplo para la humanidad: cuando su territorio era azotado por fuertes tormentas no pensaron en construir refugios sino molinos.

Photo by Tim Gouw on Pexels.com

“Cuando hay tormentas algunos construyen refugios y otros molinos. ¿Qué está construyendo Ud.?”

Últimamente se ha puesto énfasis en un nuevo grupo de habilidades: las competencias de autogestión. Podemos definirlas como la habilidad de saber para qué estamos y qué se espera de nosotros dentro de una organización. Si no tiene claro qué contribución se espera de Ud. corre el riesgo de poner su mayor empeño en lograr algo irrelevante. Recuerde: su jefe es su principal cliente. Si no conoce qué espera de Ud., pregúntele.

Photo by Lukas on Pexels.com

“Averigüe qué se espera de Ud. Si no lo sabe puede realizar su mayor esfuerzo para obtener un logro irrelevante”.

En segundo lugar, mejore sus habilidades. Como los deportistas, necesita entrenar todos los días. Si cree Ud. que lo sabe todo, está perdido. El peor enemigo del aprendizaje es el propio conocimiento, pues con frecuencia nos impide prestar atención a nuevas ideas.

Hemos hablado de las competencias de autogestión. En las últimas décadas se ha hecho énfasis en otros dos tipos de habilidades: las “duras” y las “blandas”. Las competencias “duras” son las habilidades técnico-profesionales, vinculadas al conocimiento, el manejo de la información y al diseño y ejecución de procesos. Las crisis demandan el desarrollo de nuevas habilidades duras, en particular el uso de herramientas digitales. ¿Cómo se lleva Ud. con la tecnología? ¿Es capaz de cambiar el chip y reprogramarse para adquirir algo que desconoce? ¿Espera que el cambio lo genere la empresa o está decidido a empezarlo Ud.?

Photo by Anthony Shkraba on Pexels.com

Cuando uno cree que lo sabe todo no escucha ni aprende. Cambie su chip y sea parte del cambio.

En tercer lugar, use todos los recursos disponibles. Nadie puede ganar una guerra con palos y piedras. Las empresas proveen medios a sus colaboradores para alcanzar los objetivos; sin embargo, las personas suelen utilizar solo los que conocen o aquellos con los que se sienten más cómodos. Además, se puede innovar para obtener mejores resultados; su creatividad e iniciativa cuentan. Hellen Keller, quien quedó ciega y sorda a los 19 meses, afirmó: “Cuando se cierra una puerta, otra se abre; pero con frecuencia nos quedamos mirando durante tanto tiempo la puerta cerrada, que no vemos la que se ha abierto para nosotros”. En tiempo de crisis no hay peor enfermedad que paralizarse. No se conforme ni resigne: busque y encontrará. En nuestra empresa, GO UP / Expertos en Negocios tenemos una frase: si quieres fracasar no lo intentes.

Photo by Snapwire on Pexels.com

¿Espera que el cambio lo genere la empresa o está decidido por empezarlo Ud.?

En cuarto lugar, haga brillar su actitud. Si la vida es lo que nos pasa, la actitud es lo que hacemos con lo que nos pasa: la actitud es nuestra reacción a la vida. Pregúntese cuál es la suya. La vida es como una partida de naipes: uno no elige las cartas que le tocan, pero sí cómo las juega. ¿Se preguntó qué inspira Ud. en los demás? ¿Qué sienten cuando lo ven? ¿Quieren estar con Ud. o se alejan; le consultan o lo esquivan?

Antes las empresas contrataban en base a habilidades duras. El descubrimiento de la inteligencia emocional, la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados emocionales en uno mismo y en los demás, rescató el valor de las habilidades blandas. Las competencias “blandas” son habilidades conductuales y relacionales, requeridas para el adecuado desempeño individual y social, como la empatía, el respeto y la cortesía.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Hoy las empresas entienden que para el éxito de un nuevo colaborador no solo hacen falta títulos y experiencia sino saber manejar las propias emociones, comunicarse adecuadamente, pensar empáticamente y ser capaces de formar equipos. Sobre todo, demandan una gran actitud que impacte en los que los rodean.

Resumiendo, si quiere ser valorado en donde trabaja produzca los mejores resultados. ¿Cómo lograrlo? Supere sus metas, mejore sus habilidades, utilice todos los recursos disponibles y haga brillar su actitud. Si no es ahora, ¿cuándo? Comience por Ud.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

4 CLAVES PARA UN AÑO EXTRAORDINARIO (por Pablo R. Bedrossian)

CLAVE 1: PARA UN AÑO EXTRAORDINARIO DEBEMOS TENER METAS EXTRAORDINARIAS

Fijar metas define a dónde queremos llegar. No es lo mismo una meta que un objetivo: la meta es un objetivo con fecha y número. Debe poder medirse para saber en cualquier momento cuán cerca estamos de ella.

Comience definiendo sus sueños; póngalos por escrito. Se cuenta que en ocasión de inaugurarse uno de sus famosos parques temáticos, un alto ejecutivo de la empresa mantuvo un breve diálogo con viuda de Walt Disney:

– ¡Qué lástima que Walt no pudo estar aquí para verlo!

– Se equivoca -respondió la mujer-. Él lo vio antes que todos nosotros.

Nuestras metas nos impulsan a vivir el presente enfocando nuestros esfuerzos para alcanzarlos. ¿Cuáles son las suyas? Lo invito a escribir ahora al menos una meta extraordinaria para este nuevo año. Elija una que ponga en movimiento su cerebro, sus músculos y su corazón. Atrévase a emprender algo nuevo. La vida es un viaje de ida en el cual el tiempo no tiene regreso.

CLAVE 2: PARA ALCANZAR METAS EXTRAORDINARIAS NECESITAMOS TENER UN PLAN

La meta define qué vamos a lograr; el plan establece cómo vamos a alcanzarla. La mejor forma de diseñar un plan es subdividirlo en etapas, cada una con un tiempo y una meta definida.

Cuando John Naber, campeón universitario de natación, vio en 1972 a Mark Spitz ganar siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Münich, se propuso ganar una medalla dorada en las próximas olimpiadas, en los 100 metros espalda. Cuatro segundos (de 59.5” a 55.5”), una diferencia importante, lo separaban del tiempo que él consideraba ganador. Entonces, urdió su plan: debía bajar un segundo por año para alcanzar esa marca en Montreal ’76. Dividió ese segundo por el número de entrenamientos que tendría en el año, estableciendo los milisegundos que debía mejorar en cada sesión. Naber cumplió estrictamente su plan. ¿Cuáles fueron sus resultados? En los Juegos Olímpicos de 1976 no ganó una medalla sino cinco: cuatro de oro (dos de ellas en equipo) y una de plata. ¿Quiere saber qué pasó en los 100 metros espalda? Ganó la medalla de oro con un tiempo de 55.49, una centésima menos del tiempo que se había propuesto.

La historia de John Naber nos enseña a descomponer una meta que parece abrumadora en segmentos manejables. No se pueden lograr resultados extraordinarios de la noche a la mañana, pero sí podemos alcanzarlos cuando establecemos un plan y lo cumplimos desde el primer día. Recuerde: ni los mejores relojeros pueden detener el tiempo. ¿Cuál es su plan? Por favor, escriba los pasos que dará para alcanzar la meta que ha definido.

CLAVE 3: PARA LOGRAR METAS EXTRAORDINARIAS DEBEMOS TENER COMPROMISO CON NUESTROS VALORES

Los valores son aquellas creencias que rigen y modelan nuestro comportamiento. Para alcanzar las metas no sirven las trampas ni los atajos, pues tarde o temprano sufriremos las consecuencias de nuestras acciones. Podemos engañar a los demás, pero es absurdo engañarnos a nosotros mismos.

El cubano Dayron Robles había ganado en las Olimpiadas de Pekín 2008 la medalla de oro en los 110 metros con vallas. Tres años después se enfrentaba a otro enorme desafío: ganar el campeonato mundial de la misma categoría en Daegu, Corea del Sur. Durante la carrera el atleta chino Liu Xiang estuvo cerca de alcanzarlo; finalmente Robles se impuso. Sin embargo, algo había ocurrido que escapó incluso al observador atento. Un video reveló que cuando el corredor chino se acercó en los últimos metros, Robles golpeó varias veces con su mano derecha la muñeca de su rival intentando frenar su avance. Ante la evidencia, fue descalificado. Si bien el atleta cubano reconoció su error (adujo haber cometido la falta pero sin intención), perdió no solo el campeonato mundial sino su reputación. (Debajo se puede ver el video)

El video de la final de los 110 metros con vallas en Daegu, Corea del Sur

Todos queremos alcanzar nuestras metas, pero si no lo hacemos legítimamente jamás seremos personas confiables, y menos aún para nosotros mismos. Lo invito a que medite unos segundos y escriba sinceramente cuáles son sus valores.

CLAVE 4: PARA LOGRAR METAS EXTRAORDINARIAS DEBEMOS TENER UNA FE INDESTRUCTIBLE

¿Crees que puedes? ¿Cómo está tu autoestima? Muchos durante la niñez recibimos mensajes negativos: “No servís. Sos un inútil. ¡Vas a fracasar!”. Terminamos creyendo estos dolorosos mensajes porque provienen de alguien que amamos o respetamos. Sin embargo, hay una buena noticia: nuestro valor no depende de lo que digan los demás si no de lo que somos.

 Hay al menos cinco razones por la que cada ser humano es valioso por sí mismo[1], en forma independiente de lo que digan los demás:

  • Somos creación de Dios.
  • Somos seres únicos e irrepetibles.
  • Todos tenemos capacidades, talentos y dones.
  • No todos recibimos amor, pero todos podemos amar.
  • Todos podemos luchar por nuestros sueños.

Es cierto que no todos partimos de la misma línea de largada. La vida es como una partida de naipes: uno no elige la mano que le toca, pero sí cómo la juega. Hay gente que ha recibido malas cartas y, sin embargo, han ganado grandes partidas. Otros, en cambio, han dilapidado cartas ganadoras. ¿Dónde está la diferencia? No en la baraja, sino en uno mismo. La fe es una actitud. Sin fe, cualquier emprendimiento fracasa.

Cuando culpamos a los demás de nuestros problemas y resultados, la llave para cambiar la situación la tiene el otro. En cambio, cuando advertimos que tenemos el poder para superar esas adversidades, comprendemos que tenemos en nuestras manos la Llave de Oro.  Los resultados no dependen de las circunstancias o de los demás, sino de nosotros mismos. Responda ahora ¿cómo está su fe?

¡AHORA, USTED!

Este puede ser su año; desde luego, las circunstancias influyen, pero sus metas, su plan, sus valores y su fe son los que definirán su futuro. Desde luego, el desafío no es solo escribirlos sino llevarlos a la práctica ¿Tiene un sueño? Despierte y avance en dirección a él.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Si quiere leer más sobre este tema, lo invitamos a leer nuestro artículo “5 Razones por las que eres valioso”, https://pablobedrossian.com/2019/01/28/5-razones-por-las-que-eres-valioso-por-pablo-r-bedrossian/

SELECCIÓN ARGENTINA: LOS ÁRBOLES MUEREN DE PIE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

La mención a la clásica obra teatral de Alejandro Casona de ninguna manera pretende insinuar que los jugadores argentinos son unos troncos. Todo lo contrario: murieron de pie, dando lo mejor de sí mismos hasta el último segundo.

Se acabó el Mundial para Argentina y los que tenían veneno contra la Selección y Messi lo han liberado nuevamente. Ellos sí detestan la botánica pues aman hacer leña del árbol caído. Pareciera que su resentimiento excede lo deportivo: hay muchos cuya actitud ha sugerido que, más que debatir una caída deportiva, desean el fracaso de un país.

Imagen relacionada

Lionel Messi, Javier Mascherano, Ángel Di María, Marcos Rojo, el Kun Agüero, Pipita Huguaín y Enzo Pérez llevaron a la Selección Argentina a la final del Mundial 2014. En los últimos dos años tuvieron que soportar la enorme crisis de la AFA y cambios de técnico que le hicieron perder el rumbo.

De todos modos, estos jugadores, los nuevos y los viejos, pusieron todo el corazón, sabiendo que es difícil navegar sin brújula. Además, un técnico con credenciales como Sampaoli nunca pudo darle identidad al equipo. Quizás sea esa soberbia, evidenciada en aquel lamentable incidente del control de tránsito, quien le haya jugado en contra. El invento de Messi como falso nueve, fue el último acto de alguien que nunca pudo liderar al grupo y convertirlo en un equipo.

Russia Soccer WCup France Argentina

The Argentinian team pose for a photo prior to the round of 16 match between France and Argentina, at the 2018 soccer World Cup at the Kazan Arena in Kazan, Russia, Saturday, June 30, 2018. (AP Photo/Sergei Grits)

En mi opinión, le debemos gratitud a este plantel que puso todo y no se guardó nada. En deuda están la dirigencia, encabezada por Chiqui Tapia, yerno de Hugo Moyano, y el cuerpo técnico que nunca reconoció sus errores y, por lo tanto, no fue capaz de aprender de ellos. Vamos a extrañar a esta generación, que, aunque no ganó ninguna copa, pero llegó a tres finales: fue subcampeón Mundial en 2014, perdió la Copa América por penales en 2015 y 2016 y lo dio todo por la albiceleste.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

 

“NO ME ARREPIENTO DE NADA” (por Pablo R. Bedrossian)

Arrepentimiento 02.pngUna de las frases más repetidas es “no me arrepiento de nada”. Desde celebridades como Diego Maradona, Julio Iglesias y Kate del Castillo a personajes siniestros como el asesino profesional Carlos “El Chacal” o el dictador Jorge Rafael Videla, son muchos los que la han pronunciado.

Sin embargo, no es sólo una declaración de personalidades públicas; la escuchamos en la intimidad de una charla de café, en una reunión social y hasta en los juzgados. Puede ser que Ud. o yo alguna vez la hayamos utilizado.

No es necesariamente un acto de arrogancia. Si bien la frase indica que arrepentirse es algo negativo, no parece que el arrepentimiento se perciba como algo malo, sino como un signo de debilidad. Decir “no me arrepiento de nada” es una actitud defensiva: una forma de justificarnos. La frase no es una afirmación sino una negación que puede indicar, al menos, una de estas tres cosas: no querer asumir que nos hemos equivocado, negarnos a darle la razón a los otros o evitar hacernos cargo de las consecuencias de nuestros errores.

Algunos creen que arrepentirse es signo de debilidad, pero es, más bien, una actitud defensiva: una forma de justificarnos.

Para algunos arrepentirse sería reconocer errores o derrotas. Entonces, el problema no es el arrepentimiento sino asumir que nos hemos equivocado. La palabra fracaso en nuestra sociedad suena a lepra. Nadie quiere sentirse un fracasado; reconocer que necesitamos arrepentirnos nos incluiría en esa categoría.

Hay también quienes sienten que aceptar culpas, fallas o yerros es darles la razón a los otros, a los que le advirtieron de los riesgos, a los críticos, a los adversarios o a los chismosos. En ese caso, el problema no está en el error sino en admitirlo ante los demás.

Finalmente esgrimimos la frase para evitar hacernos cargo de las consecuencias de nuestras equivocaciones. Obviamente es una posición muy ingenua: decir que no estamos enfermos no nos librará de las consecuencias del cáncer.

ARREPENTIRSE: LAS LLAVES DEL REINO

En lo personal creo que todos tenemos muchas cosas de qué arrepentirnos, y, más importante aún, el arrepentimiento puede sernos de gran utilidad. Quiero presentar sencillamente sus beneficios.

Quien no admite que se equivocó, repetirá sus errores. Reconocer las fallas no es humillarse: es una forma de aprender. Sólo aceptando nuestras caídas podemos identificar las causas y corregirlas. El necio ignora sus fracasos; el hombre inteligente aprende de ellos.

Quien no admite que se equivocó, repetirá sus errores. Reconocer las fallas no es humillarse: es una forma de aprender

Arrepentimiento 01.pngSalvo que el orgullo nos domine, no hay nada malo en darle la razón a los demás. A veces asumimos riegos inútilmente. Saber escuchar y sopesar todos los puntos de vista es muestra de sabiduría. Alguna vez leí que hay tres clases de personas: los muy inteligentes, que aprenden de la experiencia ajena, los normales, que aprenden de la propia y están aquellos que no aprenden nunca. ¿En qué grupo quisiera encontrarse Ud.? Eso no significa que debamos actuar de acuerdo con lo que los demás nos digan, sino considerando los diferentes puntos de vista.

Finalmente, ser sincero con uno mismo implica asumir los resultados de nuestras acciones. Si le fallé a alguien, ¿por qué no reconocerlo y pedirle perdón? Si dañé a alguien, ¿no corresponde compensarlo? Es cierto que hay cosas que no tienen arreglo, pero tratar de enmendar aquellas acciones que voluntaria o involuntariamente dañaron a los demás nos ayuda a madurar y mejorar.

Si le fallé a alguien, ¿por qué no reconocerlo y pedirle perdón? ¿Puede decir me arrepiento de algunas cosas y trabajo para corregirlas”?

¿Le cuesta decir me equivoqué? ¿Es capaz no de ofrecer simplemente disculpas, sino de pedir perdón sinceramente? ¿Puede decir me arrepiento de algunas cosas y trabajo para corregirlas? En mi caso -y lo digo sin falso pudor- me he arrepentido muchas veces. Desde luego, en ocasiones ha sido doloroso, pero creo que es el modo más sencillo para cambiar, crecer y mejorar. Para ello hay dos claves: tomar conciencia y ser responsables.

Admitir los fracasos y las equivocaciones es un paso necesario si nos hemos propuesto cambiar, crecer y mejorar.

Tomar conciencia es la capacidad de examinarnos a nosotros mismos y darnos cuenta de nuestros aciertos y errores, fortalezas y debilidades; ser responsables es actuar midiendo riesgos y si fallamos enfrentarlo y responder por ello.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotos pertenecen al autor y es el dueño de todos sus derechos.

APRENDIENDO CON LOS ROLLING STONES (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE ARTE Y MANAGEMENT

Cuando era niño existía una incomprensible rivalidad entre los Beatles y los Rolling Stones, y yo era fan de El Cuarteto de Liverpool. Sin embargo, con el paso de los años ocurrieron dos cosas: comenzó a cautivarme la música de los Rolling y me pregunté cómo, después de tantos excesos, pudieron sobrevivir como banda.

Rolling Stones 001 DSC03460.JPGEncontré las respuestas a mi pregunta, durante un recital en el Amsterdam ArenA, el magnífico estadio cerrado del Ajax, el famoso equipo de fútbol de Holanda. Ese día los Rolling Stones dieron cátedra, y no sólo a través de la música.

Rolling Stones 002 DSC03454.JPGLuego de unos aburridos teloneros, los abuelos del rock, subieron a la amplia explanada en forma de H que servía de escenario. Detrás de ellos, cuatro pantallas verticales gigantes mostraban a la banda en impresionantes primeros planos. La multitud que colmaba las enormes tribunas y también la gramilla estalló enfervorizada.

Rolling Stones 003 DSC03392.JPGCharlie Watts (76 años), como un muñeco mecánico, comenzó a marcar los intensos compases con la batería. Keith Richards (73 años) junto a Ron Wood (70 años) hicieron bramar a sus guitarras mientras Mick Jagger (74 años) se contorsionaba con la flexibilidad de un adolescente y entonaba las primeras notas. Allí estaba la leyenda, un grupo de rock con más de 55 años de historia, sacudiéndonos a todos con la fuerza de su música.

Rolling Stones 004 DSC03407.JPGA lo largo de dos horas hicieron los temas más famosos de su repertorio con la vitalidad de chicos de 20 años. ¿Cuáles son las claves que los mantuvieron siempre en los lugares más altos, superándose y conmoviendo hasta las piedras? ¿Cómo han logrado ser tan influyentes y convocantes, que gente de diversos países viaja simplemente para oírlos? ¿Cómo construyen esa mágica experiencia que llamamos show, al cual regresan una y otra vez sus seguidores?

Rolling Stones 005 DSC03334.JPG

Entre las muchas razones creo que esa noche encontré algunas importantes:

  1. ACTITUD

Si algo resalta de estos cuatro monstruos, es que ponen todo en cada nota. No se guardan nada. Saltan, juegan, cantan y tocan como si fuera la última vez, pero, a la vez, con el entusiasmo de la primera. Pasión por lo que hacen; dedicación y concentración en lo que tocan.

Rolling Stones 006 DSC03397.JPG

  1. TALENTO

La extraordinaria demostración artística que brindaron en el concierto revela una evolución permanente. El talento, tal como la antigua moneda de dónde proviene la palabra, es útil en la medida que se acrecienta y multiplica. Como evidencia, vale la pena ver el documental producido por Netflix titulado “Under the Influence”, donde se observan algunas de las fuentes en las que abrevó Keith Richards.

Rolling Stones 007 DSC03356.JPG

  1. TRABAJO EN EQUIPO

Cada uno cumple su rol, sin invadirse. Se dan lugar mutuamente. En cierto momento, uno se inclinó ante otro en señal de reverencia, reconociéndole su virtuosismo. No hay guerras de egos, ni hogueras de vanidades. Tratan de superarse a sí mismos, no de competir entre ellos. Verlos abrazados al final simbolizó la unidad en la diversidad que los caracterizó a lo largo de los años. Grabar álbumes solistas no les impidió seguir trabajando juntos.

Rolling Stones 008 DSC03405.JPG

  1. OBJETIVOS CLAROS

Hay personas que trabajan para ganar dinero, pero hay otros que ganan dinero haciendo lo que les gusta. Simplemente fluyen. Dice el refrán encuentra un trabajo que te guste y nunca más volverás a trabajar. ¿A alguien se le ocurre pensar que los Stones dan recitales por razones de subsistencia? Desde luego, no es su propósito hacer fortunas (ya las tienen), pero sí el efecto de sus shows.  En tiempos donde muchos sólo piensan en hacer dinero, siguen siendo fieles a sí mismos, recibiendo naturalmente (e incluso en exceso) el fruto de su siembra.

Rolling Stones 009 DSC03463

  1. ADAPTACIÓN AL CAMBIO

Sólo tres de los seis integrantes originales perduran en la banda: Mick Jagger, Keith Richards y Charlie Watts. En 1975, Ronnie Wood reemplazó a Mick Taylor, quien había sustituido al fundador Brian Jones, su líder original. Jones padecía profundas depresiones, y tres semanas después de su salida del grupo, fue hallado muerto en su piscina. Perdieron a otro de los fundadores, el tecladista Ian Stewart, de un repentino ataque cardíaco. Sin embargo, en medio de las contingencias no se victimizaron, ni se dieron por vencidos.

Rolling Stones 010 DSC03464

  1. SUPERAR LOS ERRORES

A lo largo de las décadas padecieron numerosos problemas. Son conocidas sus historias de excesos, obscenidades y problemas con la Ley, resumidas en la frase droga, sexo y rock’n roll; su postura de niños malos pudo hacerlos caer en un precipicio. Pero no fue sólo eso. Lidiaron con graves enfermedades, como el cáncer de laringe de Charlie Watts, la dependencia a la heroína de Keith Richards o, más recientemente, el cáncer de pulmón de Ron Wood. Por momentos cada uno tiró por su lado, pero finalmente pudieron unirse para avanzar en la misma dirección.

Rolling Stones 011 DSC03479.JPG

ÚLTIMO PENSAMIENTO 

Cuando comparo su trayectoria, lamento que mis amados Beatles, cuya música sigo prefiriendo, fueron incapaces de superar sus diferencias, de seguir produciendo shows en vivo (el último fue en 1966; el resto de los álbumes fue grabado en estudio, hasta 1970 cuando la banda se disolvió) y de evitar disputas legales por los derechos de autor. Creo que después de tantos años los Rolling Stones demuestran algo que dejamos para el final: que además de compañeros y socios son amigos; siempre es necesaria una alta dosis de afecto y confianza para aceptar y superar las diferencias.

Rolling Stones 012 DSC03442.JPG

Se atribuye a Ron Wood una frase cuyo valor describe esa fraternidad: “vamos a seguir tocando, seguro. Somos como los viejos monjes, esos que nunca abandonan. Vamos a tocar hasta que nos caigamos del escenario… Los Rolling Stones no se separarán hasta que todos los miembros no hayan fallecido”.

Rolling Stones 013 DSC03402.JPG

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS DE UNA NOCHE INOLVIDABLE

Si bien la calidad del audio no es buena, los videos están filmados en HD, y permiten ver el desempeño de los Rolling Stones en el escenario.

 


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, que no tienen fines comerciales. La imagen de portada es una fotografía de una pintura realizada por el Stone Ron Wood, expuesta en una galería de arte en Covent Garden, Londres, en septiembre de 2017, donde fue tomada. Se titula Forty Licks Emerald.

 

 

 

AUTOLIDERAZGO, CUESTIÓN DE ACTITUD (por Pablo R. Bedrossian)

Preocupacion Miedo 02No me gustan las malas palabras. No las uso y las vulgaridades me incomodan. Sin embargo, cuando manejo y alguien se cruza en mi camino me transformo. No paro de decir “palabras que no están en la Biblia”, aunque, como las ventanillas son polarizadas, el otro jamás se entera. ¿Catarsis? Puede ser, pero también intolerancia y falta de paciencia. Hay días en que esa queja interior no me ocurre sólo en el auto; salgo de mi casa y pareciera que lo único que encuentro son problemas, y cada pequeño desajuste es como un vaso de hiel que incrementa mi amargura.

Aunque no me cuesta sonreír, me doy cuenta que a veces dejo que la realidad -mis propias emociones acerca de la realidad- me manejen. Y, desde luego, no gano nada. En realidad, pierdo la oportunidad de vivir un día a pleno.

A veces dejo que la realidad -mis propias emociones acerca de la realidad- me manejen. Pierdo la oportunidad de vivir un día a pleno.

Por ello, me he propuesto adoptar otros patrones de comportamiento. Aprendí de una distinguida educadora. Cada vez que le pregunto cómo está; invariablemente, y con amplia una sonrisa, contesta bendecida. Recientemente me compartió algunas situaciones muy duras que tuvo que superar desde su juventud. Allí comprendí que su respuesta no era una costumbre: era su actitud ante la vida.

PERCEPCIONES

Autoliderazgo 03Hay un curioso video que merece ser compartido. El protagonista se encuentra con una serie de pequeñas dificultades desde el inicio del día; ante cada una de ellas tiene un pensamiento. Sale del garage con su vehículo, y un niño se cruza con su patineta; molesto piensa alguien debería hablar con sus padres. Se coloca en la fila para un giro a la izquierda, y una camioneta dobla ignorando deliberadamente la señal; ese se cree el rey de la calle. Llega al lugar donde va a desayunar, y a punto de estacionar, una mujer ocupa el espacio que él había elegido; la reina del parqueo ocupa mi lugar. Ingresa a la cafetería y debe ponerse al final de una larga cola… Luego de varios minutos, cuando va a ordenar su café, se interpone otro cliente pidiendo una galleta adicional. No hay problema. Para los demás mi tiempo no cuenta. Finalmente hace el pedido y le indican que debe tomar asiento y esperar. Esto no tiene arreglo. Mientras espera, ocurre lo inesperado. Un enorme caballero de aspecto intimidante le entrega un pequeño estuche. Sorprendido, lo abre; contiene un par de anteojos. Levanta la vista y el extraño ha desaparecido. Por curiosidad, se prueba los lentes y empieza ver delante de cada cliente de la cafetería letras que se mueven. Al principio no entiende, pero luego descubre que son frases que describen qué le sucede a cada uno. Sobre Autoliderazgo 01una mujer lee luchando contra el cáncer, sobre otra, problemas en su matrimonio; observa un padre compartiendo un café con su pequeño hijo y lee acaba de perder su trabajo. Al fin se acerca el muchacho que trae el café y aparece la inscripción tratando de vencer sus adicciones. Abrumado, y sin quitarse las gafas, sale del lugar y choca con una mujer sobre la que lee dos trabajos para mantener a sus hijos. Sube al auto y decide regresar a su casa. En el camino aparecen personas con inscripciones semejantes. Llega. Cuando está por quitarse los lentes pasa el niño de la patineta sobre el cual dice nadie a quien le importe. Allí toma conciencia. Lo llama y le dice, amigo, ¿cómo estás? Te veo siempre pasar por aquí…

Me dije yo soy ese hombre y necesito renovar mi visión. Obviamente el problema no radica en las circunstancias sino en la forma de percibirlas. Según nuestra percepción será nuestra respuesta.

El problema no radica en las circunstancias sino en la forma de percibirlas. Según nuestra percepción será nuestra respuesta.

AUTOLIDERAZGO

Para cambiar nuestra forma de abordar la realidad debemos comenzar liderándonos a nosotros mismos. El autoliderazgo exige disciplina, entendida como una manera responsable y positiva de hacer las cosas. Obviamente para ello necesitamos desarrollar un alto compromiso con nosotros mismos para sostenerla.

Debemos comenzar liderándonos a nosotros mismos. El autoliderazgo exige disciplina, entendida como una manera responsable y positiva de hacer las cosas.

Si la disciplina es el motor, la motivación es el combustible. La motivación incluye dos elementos esenciales para autoliderarnos: fe y gratitud. Como amante del gospel, una canción titulada “I never lost my praise” me ha inspirado en estos días, en la versión del Brooklyn Tabernacle Choir. Traducido al español su coro dice:

“No he perdido mi esperanza, no he perdido mi gozo, no he perdido mi fe; pero, sobre todo, no he perdido mi alabanza”

Autoliderazgo 05No sé qué pruebas habrá superado el autor, pero ser valiente y agradecido en medio de las dificultades es actitud. En medio de la tormenta ha decidido no ir donde el viento lo lleve, sino ajustar las velas para que ese mismo viento lo lleve a dónde él quiere llegar.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados, a excepción de las fotografías, que son de dominio páblico.

POR QUÉ MEJORÓ ARGENTINA ANTE NIGERIA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2014

Argentina cambió su esquema de juego en el partido contra Nigeria. Los primeros 63 minutos, con Messi en la cancha, pareció despertar de su letargo y tener lo que un amigo mío llama hormonas y un señor mucho más elegante denomina actitud. Pero creo que no sólo hubo la decisión de ir a buscar el partido, sino cambios tácticos que valen la pena comentar.

Angel Di Maria contra NigeriaSe podría decir Sabella presentó un 4-2-2-2. Acertó al colocar a Di María unos metros más atrás, siempre a la izquierda. Aunque no es un enganche, acercó el juego a los puntas. Desde allí intentó una y otra vez remates, asistencias y desbordes. No fue efectivo, pero le dio una dinámica mucho más mayor a la ofensiva. Messi jugó una posición similar del lado derecho y estuvo mucho más incisivo que en los partidos anteriores. Se mostró más, pidió la pelota y rompió con ese molde anodino de lateralizar la pelota al que se había acomodado la selección argentina en los partidos anteriores.

Lio, aunque no siempre ganó, marcó una enorme diferencia. No sólo fueron sus goles: fue factor desequilibrante y generó varias situaciones de peligro. Estuvo mucho más en contacto con la pelota. Como la prensa española dijo, “Lio es cada vez más Messi”. Tras el lógico reemplazo, el equipo se volvió más previsible y menos punzante, pero creo que sería injusto medir su capacidad por esos pocos minutos, donde el resultado estaba a su favor. Rescato de esos últimos minutos la voluntad de Lavezzi. El Pocho posee esa cualidad que alguna vez el Chivo Pavoni señaló como la más importante de Ricardo Bochini: ir siempre para adelante. El Kun, que desgraciadamente se lesionó y el Pipita Higuaín, aunque se movieron más, estuvieron lejos de ese nivel de juego.

¿Dónde estuvieron los problemas? Obviamente en la defensa. Curiosamente, la selección nigeriana prefirió atacar más por el centro que por los laterales. Creo que encontró un hueco entre Gago y Mascherano -que estuvieron mucho más activos y precisos  que en los pases- por donde flitrar balones; también se vio a Federico Fernández y Ezequiel Garay sin la reacción necesaria para detener los arranques de Mussa y el tanque Emenike. Muchos cargaron las tintas sobre Chiquito Romero, pero creo que la mayor debilidad defensiva pasó por ellos. Desde luego, la solución no debe imaginarse con un quinto defensor, sino más bien en mayor concentración, más anticipo y un repliegue más rápido y cerrado de los mediocampistas centrales. Zavaleta no la pasó bien en el primer gol y Rojo no lució a pesar de su gol.

Hubo quienes dijeron que Argentina jugó mejor porque Nigeria dejó jugar. Creo que son injustos pues el mérito fue del equipo albiceleste, sin embargo, hay algo de verdad: Nigeria necesitaba clasificar a octavos de final y una derrota lo obligaba a depender del resultado de Irán – Bosnia Herzegovina, por lo que su planteo fue menos especulativo. La celeste y blanca tuvo un poco más espacio, pero ¿cómo imaginan que saldrá a jugar Suiza el próximo miércoles? Intuyo que se cerrarán atrás, apostando a un cabezazo o a un contrataque. Por ello es clave pensar desde ahora en la planificación el partido y cómo quebrar el cerco defensivo del equipo relojero.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.