12 PERLITAS SOBRE LA NAVIDAD, EL AÑO NUEVO Y LOS REYES MAGOS (por Pablo R. Bedrossian)

1. La palabra Navidad hace referencia al nacimiento de Jesús. Proviene de la palabra latina nativĭtas, que significaba nacimiento. Aquella palabra se convirtió al español en natividad, de donde pasó a llamarse navidad. En inglés, la palabra Christmas procede de la expresión del inglés antiguo Cristes mæsse, que significaba misa de Cristo; luego pasó Christ’s Mass, hasta tomar su forma actual Christmas. Su significado sigue siendo el original: el nacimiento de Cristo.

2. Cuatro libros del Nuevo Testamento, conocidos como evangelios, relatan la vida de Jesús. Sin embargo, solo dos cuentan su nacimiento: Mateo y Lucas. Marcos comienza con la predicación de Juan El Bautista y el bautismo de Jesús mientras que Juan inicia con un prólogo que proclama la divinidad de Cristo[2]. Si bien Mateo y Lucas comparten extensas partes con el evangelio de Marcos y tienen otras amplias secciones en común, tanto para el nacimiento como para la pasión, muerte y resurrección de Jesús ofrecen contenidos propios, cada uno con su singular perspectiva.

La Anunciación 01 (Giovanni Di Paolo)

3. En su evangelio Lucas ofrece detalles únicos. Comienza con el anuncio del nacimiento de Juan El Bautista. Lo ubica en la historia al decir “en tiempos del Rey Herodes, rey de Judea”[3]. Explica que su padre se llamaba Zacarías y era sacerdote de la orden de Abías -una de las veinticuatro órdenes sacerdotales que había en Israel[4]– mientras que su madre Elisabet era descendiente directa de Aarón, primer Sumo Sacerdote de Israel y hermano de Moisés[5]. Según el relato, Elisabet era estéril y, al igual que su esposo, de edad avanzada; sin embargo, un ángel que se identificó como Gabriel, les anunció que Dios les iba conceder un hijo cuya predicación tendría un alto impacto sobre la nación. Elisabet quedó embarazada y se recluyó en su casa durante cinco meses[6].

4. Según el mismo autor, al sexto mes del embarazo de Elisabet, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a Nazaret, una ciudad de Galilea, provincia ubicada al norte de Palestina. La misión del ángel era anunciar a María que sería la madre de Jesús. María era virgen y estaba desposada con José, descendiente del rey David. El desposorio era un compromiso que se celebraba entre las familias tiempo antes de la boda. Lucas incluye el diálogo entre el ángel y María. El ángel le comunicó que concebiría un hijo por gracia divina, que su nombre sería Jesús, que sería llamado Hijo de Dios y que su reinado no tendría fin[7]. Asimismo, le dijo que su parienta Elisabet se encontraba en el sexto mes de embarazo a pesar de su vejez.

5. María decidió ir a visitar a Elisabet que vivía en una zona montañosa no identificada de Judea, ubicada al sur, quizás a unos 150 kilómetros de distancia. Era un viaje difícil considerando la precariedad de los medios de transporte, la complejidad geográfica y los riesgos del camino. Cuando se encontraron, cuenta Lucas, que “la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo”[8]. Como respuesta, María pronunció alabanzas a Dios que hoy conocemos como el Magnificat[9]. Permaneció tres meses en la casa de Zacarías y Elisabet y luego regresó a su casa[10].

La Visita (Piero di Cosimo)

6. Aunque José y María vivían en Galilea tuvieron a su primogénito en Belén de Judea. Lucas lo explica poniendo el nacimiento de Jesús en su contexto histórico: “Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.”[11].

7. Lucas es el único que cuenta que Jesús nació en un pesebre porque no había lugar en el mesón[12] y que su madre lo envolvió en pañales. Además, solo él menciona el ángel anunciando el nacimiento de Jesús a los pastores durante la noche, el coro celestial que apareció en ese mismo momento alabando a Dios y la visita de los pastores a José y María cuando encontraron a Jesús en el pesebre.

La Adoración de los Pastores (Giorghione) 02

8. Mateo complementa la historia contada por Lucas. Cuenta que María, estando desposada, “había concebido del Espíritu Santo” y que José, de quien dice que “era justo”, para no exponerla, quiso abandonarla cargando sobre sus espaldas la responsabilidad del embarazo prematrimonial[13]. Un ángel que le habló durante un sueño lo impidió. Le dijo “José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”[14].

9. Si bien Mateo establece a Belén como lugar de nacimiento de Jesús y a los días del rey Herodes, como contexto histórico[15], no menciona ni al pesebre ni a los pastores; sin embargo, revela una sorprendente secuencia de hechos: habla de unos magos que llegaron a Jerusalén siguiendo una estrella que anunciaba el nacimiento del nuevo Rey de los Judíos. Los magos tenían un único propósito: “venimos a adorarle”[16].

Madonna de Brujas 01 (Miguel Ángel)

10. Mateo resalta que Herodes mismo, asesorado por los sacerdotes, envió a los magos a Belén, pues le informaron que era donde iba a nacer el Cristo, un título para el libertador que aguardaba Israel, que podemos traducir como el Ungido. Fingiendo un sano interés, el rey les pidió que le avisen cuando lo localizaran. Los magos siguieron la estrella hasta que se detuvo: “Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”[17]. Como Herodes se vio burlado, envió a matar a todos los varones menores de dos años, pero José, advertido en sueños por un ángel, sin esperar la mañana siguiente, huyó a Egipto junto a María y el niño, permaneciendo allí hasta que Herodes murió[18].

La Adoración de los Magos (Fra Angelico)

11. Alguien puede preguntarse por qué si el 25 de diciembre se fijó como fecha del nacimiento de Jesús, los días, meses y años comenzaron a contarse desde el 1º de enero del año 1 “después de Cristo”. La respuesta es que el 1º de enero coincide con la fecha donde Jesús fue llevado al templo y circuncidado. Allí, cuenta Lucas, recibió el nombre de Jesús[19].

12. Finalmente, Mateo y Lucas ofrecen dos genealogías[20]. Aunque tienen algunas diferencias, ambas señalan que Jesús era del linaje del rey David [21].

La historia de la Navidad es protagonizada por personas de carne y hueso; muestra la intervención de Dios en la Historia al enviar a su propio Hijo para salvar a una humanidad que se pierde. El evangelio de Juan dice de Jesús “fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”[22] pero también que “a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”[23].

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] “Diccionario de la Lengua Española”, Edición del Tricentenario, Actualización 2018, Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. Se puede buscar en http://dle.rae.es/?w=navidad . No encontramos esta palabra en nuestra referencia preferida, el “Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana” de Joan Corominas, Biblioteca Románica Hispánica, Gredós, 2000, Tercera Edición “muy revisada y corregida”, según los editores.

[2] Se cree que parte de él corresponde a un antiguo poema o canto cristiano primitivo debido a su métrica.

[3] Evangelio según Lucas: 1:5

[4] La distribución de las órdenes sacerdotales se encuentra en el Antiguo Testamento, en el 1º Libro de Crónicas, capítulo 24. El versículo 10 hace específica referencia a la orden de Abías.

[5] Ver Éxodo, capítulos 28 y 29.

[6] Evangelio según Lucas: 1:5-25

[7] Evangelio según Lucas: 1:26-38

[8] Evangelio según san Lucas 1:41

[9] Evangelio según san Lucas 1:46-55

[10] Evangelio según san Lucas 1:56

[11] Evangelio según san Lucas 2:1-6

[12] Evangelio según san Lucas 2:8-20

[13] Evangelio según san Mateo 1:18-19

[14] Evangelio según san Mateo 1:20-21

[15] Evangelio según san Mateo 2:1

[16] Evangelio según san Mateo 2:2

[17] Evangelio según san Mateo 2:11-12

[18] Evangelio según san Mateo 2:13-21

[19] Evangelio según san Lucas 2:21

[20] Evangelio según san Lucas 3:23-28 y Evangelio según san Mateo 1:1-17

[21] José también es presentado como “hijo de David” en el Evangelio según Lucas: 1:27 y 2:4 y en el Evangelio según Mateo 1:20. En la Epístola a los Romanos 1:3-4, escrita por el apóstol Pablo, aludiendo al origen davídico de Jesús dice “nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos”.

[22] Evangelio según san Juan 1:14

[23] Evangelio según san Juan 1:12

UNA VISITA AL VOLCÁN POÁS Y LA PAZ WATERFALL GARDENS (por Pablo R. Bedrossian)

DSC08610Si Ud. viaja por negocios a Costa Rica o va de visita y tiene algún día libre, no dude en aprovechar la riqueza más grande del país: su naturaleza.

Si está en San José y sólo dispone de unas pocas horas, le recomendamos visitar Zooave, un interesante parque a unos 30’ del aeropuerto, cuya fauna consiste en mucho más que aves. Lo puede recorrer cómodamente en un par de horas.

DSC08073

Si sólo tiene libre la noche, le recomendamos cenar en El Monasterio, en Irazú. Ubicado en lo alto de una colina, ofrece sorprendentes vistas de la capital. Puede dar un vistazo allí a la pequeña capilla, donde en una de nuestras visitas asistimos a un breve concierto de villancicos dado por una pareja francesa, o descender a su cava, para escuchar música en vivo y pasar un momento relajante en buena compañía.

Pero si tiene un día entero, nuestra sugerencia es una excursión que incluya el Parque Nacional Volcán Poás por la mañana, seguido de un almuerzo y recorrido en La Paz Waterfall Gardens por la tarde. Lo invitamos a conocerlo.

PARQUE NACIONAL VOLCÁN POÁS

Copy of IMG_2786El aeropuerto internacional Juan Santamaría está ubicado en la ciudad de Alajuela, a escasos 18 kilómetros de San José, la capital del país. Alajuela es la cabecera de la provincia del mismo nombre que desde el centro se extiende hacia el norte de la Suiza de Centroamérica. La provincia de Alajuela tiene una bella geografía rural. Es muy rica en agricultura y tiene una importante producción láctea.

DSC08601

Sin embargo, su joya de mayor precio es el Parque Nacional Volcán Poás, ubicado a unos 45 kilómetros al noroeste de San José. Desde esa ciudad, el ascenso hasta allí, con un par de cortas paradas para tomar fotografías, toma unos noventa minutos. Uno encuentra en el sitio distintos hábitats boscosos, destacándose el bosque nuboso y el bosque achaparrado.

DSC08647

Su nombre, Poás, proviene de unas plantas puntiagudas que crecen allí, conocidas como púas.

DSC08637

El parque tiene un territorio de unos 66 km2, y su principal atractivo, desde luego, es su volcán.

LA VISITA

DSC08668Desde el Centro de Visitantes, el camino al volcán muestra una densa vegetación boscosa y numerosas aves.

DSC08652En la zona, donde incluso pueden observarse arrayanes, la planta más famosa es la Gunnera insignis, conocida como sombrilla de pobre, de enormes hojas circulares.

DSC08621

La espesa y diversa vegetación sorprende a lo largo de todo el camino.

DSC08650

El estratovolcán, como se llama a este tipo de volcán de perfil escarpado compuesto por múltiples capas de lava endurecida, está ubicado a 2,700 metros sobre el nivel del mar y tiene tres cráteres. El principal tiene 300 metros de profundidad y un diámetro de 1,320 metros Desde el mirador se observa su famosa laguna, que aparece inmaculada en todas las postales. De extrema acidez (su pH es menor que 1) tiene un característico color turquesa debido a su alto contenido de azufre. La visita al volcán no siempre permite admirarla. Durante la mayoría de los meses una densa capa de nubes cubre el triple cráter del Poás, y se debe tener suerte para observarlo. De pronto sopla un viento y por unos segundos o minutos es posible fotografiarlo, aunque, desde luego, hay días que puede verse sin inconvenientes.

IMG_2786

IMG_2787Los otros dos cráteres son el Von Frantzius, a un kilómetro al norte del cráter principal y el Botos, de 365 metros de diámetro, a un kilómetro al sur del cráter principal, que posee una laguna formada por agua de lluvia estancada y de baja temperatura, por lo que se la conoce como Laguna Fría.

LA PAZ WATERFALL GARDENS

DSC08688Ubicado a unos 20’ del Volcán Poás, y con un entorno donde alternan el bosque lluvioso y nuboso, La Paz Waterfall Garden es un complejo turístico que incluye un hotel, un restaurante para los visitantes, senderos, cascadas y una amplia variedad de especies en hábitats diseñados especialmente para su mejor observación. Comenzamos con el Peace Lodge, de arquitectura ecoamigable; esperamos alguna vez hospedarnos allí.

DSC08691

El camino, bien cuidado, es descendente y ofrece una rica flora a lo largo de todo su recorrido.

DSC08693

Hay pequeñas sorpresas a lo largo del camino, rodeado de cerros cubiertos por una exuberante vegetación.

DSC08715

Primero llegamos al aviario donde se destacan las guacamayas y los tucanes, con los cuales se puede interactuar y tomarse una fotografía.

DSC08704

DSC08725

Luego llegamos al magnífico mariposario, en nuestra opinión aún superior al que conocimos años atrás en Monteverde, Costa Rica. Tiene dos partes: en la primera hay mariposas disecadas, expuestas en cuadros. En la segunda, las mariposas vuelan libremente y pueden ser observadas desde muy cerca en los comederos creados para ellas.

DSC08727

DSC08731

DSC08739

DSC08740

DSC08730

DSC08746

DSC08753

A continuación hay un sector para observar monos. Vimos monos araña (en inglés Spyder Monkey, nombre científico Ateles geoffroyi) y capuchinos (también conocidos como monos cara blanca, en inglés White-headed Capuchin, nombre científico, Cebus capucinus), y un poco más adelante un jardín para ver colibríes. Según las autoridades del parque ha documentado allí 26 especies distintas de estas pequeñas y coloridas aves.

DSC08771

De allí recomendamos pasar directamente al buffet del excelente Restaurante Colibríes. Tras el almuerzo es tiempo de visitar el serpentario, que incluye serpientes venenosas y no venenosas. Aquí compartimos imágenes de un ejemplar juvenil y otro adulto de la especie Bothriechis schlegelii, en inglés conocida como eyelash viper y en castellano víbora o tamagás de pestaña, que -además del intenso color amarillo del adulto- se caracteriza por sus grandes y elevadas escamas de los párpados en forma de púas.

DSC08786

DSC08800

Tras contemplar los ofidios, llegamos a lo que quizás es la zona más admirada, el área de exhibición de los felinos, donde pumas, ocelotes, tigrillos y una familia entera de jaguares cautivan la atención de grandes y niños.

DSC08808

DSC08823

 

DSC08826

DSC08828

DSC08844

DSC08847

Aún nos queda el ranario. A diferencia de otros países de la región, como Honduras, Costa Rica posee ranas venenosas. En el espacio dedicado a los anfibios vimos en libertad al menos dos de estas especies diminutas, la Oophaga pumilio, antes llamada Dendrobates pumilio, en español rana flecha roja y azul y en inglés Strawberry Poison Frog, de color rojizo y extremidades azuladas, y la Dendrobates auratus, en español rana flecha verde y negra, y en inglés Green And Black Poison Frog, con un moteado verde y negro.

DSC08865

Dejando atrás el ranario entramos en la última parte del camino a las cascadas.

DSC08883

Para los que no hemos vivido en una selva, el entorno puede parecernos una jungla.

DSC08877

Vale la pena admirar las cascadas. Aunque no de gran altura o extensión, transmiten una enorme energía.

DSC08882

Hay puentes para observarlas de modo panorámico; en ellos se puede llevar a cabo un truco interesante: si uno mira un punto fijo de la caída de agua durante unos veinte segundos y luego gira la vista a la derecha, tendrá la impresión de que las rocas vecinas a la cascada se están moviendo. Esta trompe l’oeil de la naturaleza es un detalle que no debería perderse.

DSC08881

El regreso a San José toma algo más de una hora. Sin duda regresará cansado, pero feliz de haber estado en un contacto tan íntimo con la naturaleza. Como dicen los ticos, “Costa Rica, pura vida”.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la foto vertical del volcán Poás, tomada por Gareth James,  y las otras dos del volcán, apaisadas, tomadas por Sofa Palaquibay, ambos compañeros de excursión.

 

LA VERDADERA HISTORIA DE LA NAVIDAD (por Pablo R. Bedrossian)

El término Navidad proviene del español antiguo Natividad[1], derivada a su vez el latín nativitas, que significa nacimiento[2]. El término se utilizó para celebrar el nacimiento de Jesús. Por eso, hablar de Navidad omitiendo el nacimiento de Jesús es como decir café descafeinado: un intento de vaciar una palabra de su contenido mientras ella misma lo sigue proponiendo.

Hablar de Navidad omitiendo el nacimiento de Jesús es como decir café descafeinado: es el intento de vaciar una palabra de su contenido mientras ella misma lo sigue proponiendo.

En nuestra sociedad materialista, donde los negocios son más importantes que la fe, se ha reemplazado la imagen del niño Jesús en el pesebre por un anciano gordinflón de barba blanca, vestido de rojo. Diría que hoy la Navidad sobrevive sólo en algunos villancicos y en las representaciones que se realizan en algunas iglesias, y que no es Jesús, sino el arbolito, su símbolo principal. Pero, si hablamos de Navidad, hablemos de nacimiento.

DSC09407

“La adoración de los pastores”, de Agnolo Bronzino; obra realizada hacia 1540, Szépművészeti Múzeum, Budapest, Hungría

LA FECHA

Muy difícilmente Jesús haya nacido un 25 de diciembre. Hay dos razones: la primera es que esta celebración, instituida formalmente a mediados del siglo IV, cristianizó una fiesta pagana que se realizaba ese mismo día[3] dedicada al Sol Invicto, cuyos restos perduran en la estrella que corona el tradicional pino navideño. Incluso en Oriente se celebraba la Navidad en otra fecha, el 6 de enero, una tradición que hoy sólo conserva la Iglesia Apostólica Armenia. La segunda es por la mención de los pastores -según el relato del evangelio de Lucas- cuidando a sus ovejas al aire libre; en diciembre, a causa del frío, sería improbable. Sin embargo, el estudioso Alfred Edersheim, basándose en un pasaje de la Mishná[4], postuló una teoría diferente: “Porque cerca de Belén, en el camino a Jerusalén había torre conocida como Migdal Eder, la ‘torre de vigilancia de los rebaños’. Era el lugar donde los pastores vigilaban los rebaños destinados a los sacrificios del templo… parece profundamente significativo que aquellos pastores que primeramente oyeron las nuevas del nacimiento del Salvador… estuvieran vigilando rebaños destinados a ser ofrecidos como sacrificios en el templo”[5]. Convengamos que la Biblia no menciona la fecha de la Navidad y simplemente se trata de un tiempo de recordación.

La Biblia no menciona la fecha de la Navidad y simplemente se trata de un tiempo de recordación.

LAS FUENTES

Aunque algunos historiadores creen que el Cristo de la fe es diferente del Jesús de la Historia, nosotros creemos que sin el Jesús que nació en Belén, vivió en Nazaret y fue crucificado y resucitado en Jerusalén no habría un Cristo en quien creer[6].

Los cuatro evangelios canónicos son los libros cronológicamente más cercanos a la historia de Jesús. Dos de ellos no relatan el nacimiento: Marcos comienza con el bautismo y Juan contiene un prólogo de corte teológico. Pero sí cuentan la historia Mateo y Lucas. Curiosamente ambos comparten buena parte de su material[7], pero tanto en el nacimiento como en la resurrección, cada uno presenta su propia perspectiva, construida a partir de fuentes diferentes. Mateo es el único que contiene la historia de los Reyes Magos, la matanza de los niños por parte de Herodes y el viaje de la familia de Jesús a Egipto. Lucas es el único que habla del parentesco con Juan El Bautista, del pesebre y los pastores, y menciona algo de su niñez.

Aunque algunos historiadores creen que el Cristo de la fe es diferente del Jesús de la Historia, nosotros creemos que sin el Jesús que nació en Belén, vivió en Nazaret y fue crucificado y resucitado en Jerusalén no habría un Cristo en quien creer.

DSC09409

Detalle de “La adoración de los pastores” de Bronzino

EL CONTEXTO

Cuando nace Jesús, Roma ya era un imperio. Había impuesto la paz por las armas. El emperador gobernaba a través de procuradores o de reyes vasallos. Tal es el caso de Herodes El Grande, el extranjero que mandaba en Israel, hijo de padre idumeo y madre árabe (era nabatea). El pueblo hebreo estaba sometido por los romanos y obligado a pagar altos impuestos. Esperaban un mesías, el Ungido de Dios, que los salvara. Tenían diversas expectativas: predominaba la de un libertador, descendiente del rey David, pero también la de un hombre que bajaba con poder del cielo (lo que conocemos como Hijo del Hombre).

Lucas, que se puede decir que es el único evangelista que describe su método de investigación, ubica el nacimiento de Jesús en la historia. Dejemos que el propio Lucas nos hable:

“Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido… Hubo en los días de Herodes, rey de Judea…”[8]

LOS RELATOS

Más adelante el mismo Lucas escribe:

“Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”[9].

DSC09408

Otro detalle de “La adoración de los pastores” de Bronzino

Mateo, aunque en menor medida, también da referencias históricas: simplemente ubica a Jesús en tiempo de Herodes[10]. Según este autor, el nacimiento fue milagroso:

“Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:  He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS”[11].

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Sigamos leyendo a Lucas que nos cuenta de un hecho extraordinario: el anuncio a los pastores. Probablemente los pastores representaban a los más humildes y postergados, que estaban expuestos a muchos peligros y buscaban a Dios de corazón.

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ‘¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!’. Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían”[12].

No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

DSC09357

Vista parcial de “La Virgen y el Niño bajo el Arco”, obra de Petrus Christus, realizada a mediados del siglo XV . Expuesta en el Szépművészeti Múzeum, Budapest

Cristo no era un nombre; era un título que se le daba al mesías, al salvador esperado por los israelitas. Desde mediados del siglo II a.C., a partir de Antíoco IV Epífanes, el rey seléucida que durante su campaña a Jerusalén quiso suprimir el culto a Jehová[13], los judíos hicieron enormes sacrificios por defender su precaria independencia. Desde tiempo atrás se habían replanteado su creencia en la justicia retributiva de Dios, por la cual la prosperidad es la recompensa de la obediencia. Enfrentaban un nuevo escenario: el sufrimiento de los justos. Se preguntaban, ¿cómo puede ser que Dios permita tanta injusticia? Y se respondieron diciendo que a su tiempo llegaría el castigo divino sobre los malvados. Se difundieron a partir de allí doctrinas que estaban en forma embrionaria en los textos sagrados (hoy conocidos como Antiguo Testamento), tales como la resurrección de los muertos, el juicio final y la llegada del Ungido, el mesías que libertaría al pueblo. Pero Jesús no llega con un cetro y un trono; nace entre los más humildes y desposeídos.

Continúa Mateo:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: ‘Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel’. Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino. Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo. Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.”[14].

Si los pastores representan a los débiles y excluidos, los magos representan a los sabios. El autor no nos dice que eran tres, ni reyes, ni que viajaban en camellos; menos aún que se llamaban Gaspar, Melchor y Baltazar, como lo sostiene la tradición, pero sí nos dice que siguieron una estrella. No eran magos en el sentido moderno de la palabra sino hombres altamente educados con conocimiento de astronomía, que interpretaban como señales sus observaciones celestes. Son presentados como personas que buscaban la verdad y que se rindieron ante la evidencia: No se encerraron en sus paradigmas o prejuicios. Inquirieron e indagaron hasta encontrar las respuestas a sus preguntas.

Los sabios de Oriente no se encerraron en sus paradigmas o prejuicios. Inquirieron e indagaron hasta encontrar las respuestas a sus preguntas.

Pero hay algo más en esta historia: los pastores eran judíos, y los magos, extranjeros. En el relato de Mateo hay un mensaje de universalidad: Jesús no fue adorado sólo por personas de su pueblo sino también por hombres de otras naciones, prefigurando la expansión del evangelio, su Buena Noticia, más allá de las fronteras palestinas.

Desde luego, las pinturas de los pastores y los magos rodeando al niño en un pesebre muestran una visión romántica de la Navidad. Pero la realidad está muy lejos de la belleza del arte. Jesús no nació bajo circunstancias favorables. En un establo hay estiércol y mal olor. Como dice el apóstol Pablo, siendo rico se hizo pobre para que nuestra pobreza fuera enriquecida[15]. Sin embargo, su destino no fue determinado por su contexto sociopolítico, ni por los padecimientos económicos, sino por su visión de lo que debía ser y hacer.

Jesús no nació bajo circunstancias favorables. Sin embargo, su destino no fue determinado por su contexto sociopolítico, ni por los padecimientos económicos, sino por su visión de lo que debía ser y hacer.

La llegada de Jesús al mundo nos recuerda que, aunque muchos no creamos en Dios, Dios sigue creyendo en nosotros. Que la misma luz que brilló en Belén ilumine nuestros corazones ahora y siempre.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Es una apócope; un apócope es la pérdida o desaparición de uno o más letras o sílabas al final de algunas palabras.

[2] http://www.elcastellano.org/palabra/navidad. En inglés, la palabra Christmas (Navidad en inglés) también hace referencia a Cristo.

[3] En el 45 a. C., se fijó el 25 de diciembre como el solsticio de invierno de Europa. El solsticio de invierno es el instante en el Sol se encuentra a mayor distancia de la Tierra.

[4] La Mishná un texto de finales del siglo II que recoge antiquísimas tradiciones judías

[5] Edersheim, Alfred, “Usos y costumbres de los judíos en los tiempos de Cristo”, p.101, reedición por Editorial Clíe, 2003 (el libro es de 1876)

[6] Autores como John Dominic Crossan sostienen que Jesús era un predicador ambulante analfabeto mientras que otros, mucho más documentados y menos conjeturales, como Gerd Theissen, sostienen que si bien los evangelios están impregnados de fe se pueden encontrar allí elementos históricos. Ningún libro ha sido tan sometido a todo tipo de aparatos críticos como la Biblia. Por ejemplo, la crítica de las fuentes, la crítica histórica, la crítica textual, la crítica de las formas.

[7] Mateo y Lucas siguen a Marcos en una gran extensión de sus relatos; además comparten otros pasajes que no están en Marcos atribuidos por muchos expertos a una presunta fuente común, nunca encontrada, que denominan documento Q.

[8] Evangelio según San Lucas 1:1-5a

[9] Evangelio según San Lucas 2:1-7

[10] Evangelio según San Mateo 2:1-3

[11] Evangelio según San Mateo 1:18b-25

[12] Evangelio según San Lucas 2:8-18

[13] También llamado Yahveh o Yahve, según las traducciones.

[14] Evangelio según San Mateo 2:1-16

[15] 2ª Epístola a los Corintios 8:9


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

EL PALACIO BAROLO: ¿UN MAUSOLEO PARA DANTE ALIGHIERI? (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES”

Con sus 100 metros de altura y su imponente cúpula, el Palacio Barolo es el edificio más distinguido y a la vez más curioso de la Avenida de Mayo, por su combinación de estilos y el valor alegórico de sus detalles.

???????????????????????????????
Frente del Palacio Barolo, tomado desde la acera de enfrente. El edificio es tan monumental que difícilmente se pueda tomarle una foto completa.

Este coloso arquitectónico se levanta entre las calles San José y Santiago del Estero en el barrio de Monserrat, dentro del macrocentro de la ciudad de Buenos Aires. Se ingresa por el pasaje de la Planta Baja, que lo comunica directamente con la calle Hipólito Yrigoyen. A mitad  de camino, a ambos lados, se encuentran las escaleras y ascensores que conducen a las cientos de oficinas que hoy alberga.

Palacio Barolo 02 DSC04062
El Pasaje Barolo que comunica Avenida de Mayo con Hipólito Yrigoyen. En su centro se abren a los lados los ascensores y escaleras.
Palacio Barolo 03 DSC04073
Ascensor principal de uno de los lados, frente a la escalera. Puede leerse una de las varias inscripciones en latín del edificio: “Operis peracti nullus strictor iudex autore” (“Ningún juez más justo que el autor de la obra”)
Vista de una de las escaleras principales.
Vista de una de las escaleras principales.

En un extraordinario artículo sobre el Palacio Barolo, Carlos Hilger, arquitecto y profesor de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, cuenta la historia del Palacio Barolo. Hace primero un apretado resumen de la cosmografía tripartita de La Divina Comedia, que sirvió de modelo para el emblemático edificio porteño. Dejemos que él nos introduzca en la historia, que es en realidad un sueño de Mario Palanti (1885-1979), el arquitecto italiano que lo construyó entre 1919 y 1923:

“El expresionismo alemán significó un renacimiento de la tradición constructivista gótica. Estaba muy de moda proponer templos laicos que convocaran a la hermandad del hombre, a la fraternidad y al amor universal. Palanti se había formado en la Universidad de Brera, en Milán, bajo los estigmas de esta cultura. Llega a Buenos Aires en 1909. Trabaja con el arquitecto Prins en un proyecto que es la ‘Facultad de Derecho’, actualmente la Facultad de Ingeniería de Las Heras y Azcuénaga. La diseñan en estilo gótico con forma de catedral cristiana, que homenajeaba la igualdad del hombre a través del Derecho. Desde su llegada diseña una variedad muy extensa de templos y sepulcros, propuestas que realiza sin un cometido específico y que expondrá y publicará en sus libros. Templos a la voluntad, otros al héroe latino”[1].

Cúpula del Barolo en 2013; a diferencia del color ocre que se advierte en la parte más alta, en mi visita a Buenos Aires de 2014, estaba toda pintada de blanco.
Cúpula del Barolo en 2013; a diferencia del color ocre que se advierte en la parte más alta, en mi visita a Buenos Aires de 2014, estaba toda pintada de blanco.

A partir de allí, Hilger se enfoca en Dante Alighieri (1265-1321), autor de “La Divina Comedia”. Considerada una de las obras cumbres de la Humanidad, es un poema escrito entre 1304 y su muerte, que relata una epopeya -sin duda, alegórica- que lo tiene como protagonista. La obra se divide en tres partes: Infierno, Purgatorio y Paraíso. Dicen que cuando la gente veía a Dante por la calle decía:

– Ahí viene el hombre que estuvo en el infierno.

Pero dejemos que el historiador nos siga contando:

“Dante, se sabe, pertenecía a una logia medieval, la ‘Fede Santa’, del mismo modo que Palanti. Esta hermandad, que perdura hasta nuestros días, venera la figura de Dante como ‘obispo’ de la misma y difusor de la metáfora moralizante del Infierno, Purgatorio y Paraíso, que mostraba tres modos de ser de la humanidad: vicio, virtud, perfección… Palanti viene a las tierras del purgatorio con un encargo constructivista: desarrollar un templo bajo la Cruz del Sur, un templo en el eje ascensional de las almas, celebrando el VI Centenario de la revelación de Dante”.

Vista de la bóveda interna desde el centro del pasaje peatonal.
Vista de la bóveda interna desde el centro del pasaje peatonal.

Hilger continúa: “No tenía medios materiales para construirlo; solamente a través de la voluntad y de la fe debía hallar el camino constructivo. Hace varios intentos: un templo votivo, una catedral para Buenos Aires (236 metros dc altura), sepulcros y monumentos dantescos escatológicos (creencias y doc­trinas relacionadas con la vida de ultratumba). Después de algún tiempo en Buenos Aires, Palanti encuentra a Luis Barolo, un italiano que había llegado en 1890 y que instaló unos telares de tejido de punto. Sus casimires adquirieron una difusión extraordinaria y paulatinamente el éxito coronó sus esfuerzos. El financió la construcción del Pasaje que lleva su nombre”.

El pasaje, también llamado galería, recuerda el nombre del italiano que financió el proyecto de Palanti.
El pasaje, también llamado galería, recuerda el nombre del italiano que financió el proyecto de Palanti.

Más adelante explica “El edificio es una maqueta ilustrada del cosmos, siguiendo la tradición de la catedral gótica. La catedral era concebida como el opus supremo de la albañilería de la Edad Media; el templo era la traducción en piedra de los Testamentos; debía ser capaz de oponerse a los tiempos y a las multitudes, con el fin de preservar el conocimiento. Cada elemento constitutivo del templo tenía que hacer alusión a un símbolo… Palanti deja dicho que esto es un templo en las inscripciones del techo”.

Según Hilger el edificio lleva la impronta de lo místico pues hay un profundo simbolismo en cada detalle. Toda la obra es una representación del universo dantesco, tal como lo presenta en La Divina Comedia.

Uno de los dragones con lámparas colgantes.
Uno de los dragones con lámparas colgantes.

Pero hagamos una pausa en su relato para observar la obra y formularnos una pregunta: ¿qué estilo arquitectónico tiene el Barolo? Es un edificio ecléctico, pero con una combinación única de estilos neorromántico y neogótico, con la cúpula con su exclusivo estilo indio de la región de Budanishar que, según refiere el website del edificio, “representa la unión tántrica entre Dante y Beatriche, los protagonistas de la Divina Comedia”[2].

Cúpula con influencia de arquitectura india
Cúpula con influencia de arquitectura india

Volvamos a nuestro experto relator: “La división general del edificio y del poema es ternaria: Infierno, Purgatorio y Cielo. El número de jerarquías infernales es el nueve; nueve son las bóvedas de acceso al edificio que representan pasos de iniciación, cada uno enumerado y descripto con fra­ses en latín en cada bóveda…El número siete son las divisiones del Purgatorio y de la torre del Barolo, que lo representa… Palanti no representa los nueve cielos sino a través de la puerta, que es el faro de 300.000 bujías; sobre él la constelación de la Cruz del Sur: la entrada de los cielos, que se la puede ver sobre el Barolo en los primeros días del mes de junio a las 19:30 alineadas con su eje. Cien son los cantos de La Divina Comedia, cien metros la altura del Pasaje. La mayoría de los cantos comprende once o veintidós estrofas; los pisos del edificio están divididos en once módulos por frente, veintidós módulos de oficinas por bloque; la altura es de veintidós pisos: catorce de basamento, siete de torre, un faro”.

Detalle en roseta sobre el piso del Pasaje Barolo

“Estos números representan para la naometría tradicional[3] símbolos sagrados. 22/7 es la expresión aproximativa en números enteros de la relación de la circunferencia con su diámetro; el conjunto de estos números representa el círculo, la figura más perfecta para Dante como para los pitagóricos. El número veintidós representa los símbolos de los movimientos elementales de la física aristotélica. Once representa a la Fede Santa y a los templarios. 99 + 1 es el total de nombres de Dios (cien cantos, cien metros). Dante murió en Ravena el 13 de setiembre de 1321. Pocos días antes había terminado los últimos versos del Paraíso, culminando La Comedia. Llevaba veinte años de exilio político de su ciudad, Florencia, que lo había deportado, despojado de sus bienes, declarado traidor… Palanti y Barolo trataron de terminar el Pasaje para esa fecha: ‘el monumento al genio latino’ en América. Su sueño no terminó allí; así como la catedral era sepulcro de prohombres de su época, soñaron que el Pasaje fuera el sepulcro definitivo del Dante, el lugar donde Dante mismo hubiera preferido descansar”.

Detalle del Interior
Detalle del Interior

La razón de este enigmático propósito la devela Leonel Contreras en su obra “Rascacielos Porteños”[4]: “Los restos de Dante Alighieri habían estado desaparecidos durante tres siglos. Reaparecieron en 1865, en un convento de Ravenna junto a dos cartas que testificaban la autenticidad de los mismos. Como Palanti y Barolo suponían que en Europa iría a haber nuevas guerras que posiblemente fuesen mucho más destructivas que la Primera Guerra Mundial, se propusieron que aquel rascacielos a construir fuera el monumento al ‘genio latino en América’. Cuando llegara el momento de la nueva guerra y los restos del Dante debieran ser salvados de la destrucción, éstos serían trasladados a Buenos Aires y así el edificio de Barolo se convertiría en la tumba del Dante”.

Pasaje Barolo DSC03610

Dejemos que Hilger se despida contando el epílogo: “Es por eso que Palanti diseña la escultura ‘Ascensión’, inspirada en bocetos de la tumba de Dante de Miguel Angel, para ser colocada en el axis ascensional en la cúpula central del Barolo. Palanti buscaba las mismas respuestas que buscamos todos. Soñó con la dicha y jugó con la ficción de encontrarla, pero le ocurrió lo que suele ocurrir con los sueños… flotaban más allá de lo expresable y lo inexpresable. El edificio se cernía sobre el universo, sobre la nada. No obstante su obsesión, no pudo retenerlo; no podía hacerlo; era inconcebiblemente indigno de confianza pues estaba más allá del lenguaje… El Pasaje está allí, ahora y para siempre…Su narcisismo es tan inquebrantable como exclusivo. Barolo murió cerca de la fecha de inauguración del edificio. Palanti retornó a Italia y con el tiempo abandonó la arquitectura”.

La escultura Mausoleo se encuentra en el edificio. Si bien no tiene la monumentalidad de "Ascensión", tiene el mismo motivo: un águila llevando al héroe latino a la gloria.
La escultura Mausoleo se encuentra en el centro del pasaje. Si bien no cuenta con la monumentalidad de “Ascensión”, comparte el mismo motivo: un águila llevando al héroe latino a la gloria.
Texto de la base de la escultura, hecha por Palanti.
Texto de la base de la escultura, hecha por Palanti.

Un detalle no menor es que el Barolo tiene un “hermano” en Montevideo, Uruguay: El Palacio Salvo, construido también por Palanti, en el mismo estilo ecléctico y con ese misterio fascinante que encierra lo oculto que hay en los símbolos”. Construido en 1928, tiene cinco metros menos que su “gemelo”. Se dice que Palanti quiso unir Buenos Aires y Montevideo con un “puente de luz” sobre el Río de la Plata, mediante los faros en las cúpulas de ambos edificios.

Vista del Palacio Salvo de Montevideo, hermano "gemelo" del Barolo
Vista del Palacio Salvo de Montevideo, hermano “gemelo” del Barolo

En 1997 el Palacio Barolo fue declarado Monumento Histórico Nacional. Su faro, ubicado en la cima, volvió a funcionar en 2009. En 2012 se estrenó el premiado documental “El Rascacielos Latino”, de Sebastián Schindel sobre la historia y los detalles del magno edificio; y, como la cereza sobre el helado, Gustavo Malajovich, en su novela “El jardín de bronce”[5] sitúa en una de sus oficinas a Doberti, un entrañable personaje. La introducción del capítulo 4 nos sirve como despedida: “Cuando llegó a la esquina de San José y Avenida de Mayo vio la mole del Palacio Barolo, como un ídolo gigantesco y en sombras que presidía las alturas. Solo Jonás desde el vientre de la ballena podría haber soñado este edificio. Era una catedral construida por alguien desesperado por volver a ser amado por Dios. El edificio era un mito absoluto, pero cuando Fabián cursó arquitectura descubrió que pocos lo tenían en cuenta… Nadie recordaba a Mario Palanti y sus edificios construidos con la materia de los sueños…[6].

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.

Palacio Barolo: El Príncipe de la Avenida de Mayo
Palacio Barolo: El Príncipe de la Avenida de Mayo

REFERENCIAS

[1] http://www.pbarolo.com.ar/sitio/palacio-barolo

[2] Hilger, Carlos en https://www.facebook.com/note.php?note_id=165509440205717

[3] Según Aimé Michel, en http://alcione.cl/?p=703, la Naometría era una suerte de profecía apocalíptica de tipo místico. Su diseño lleva una cruz con una rosa en su centro. la simbología utilizada es una numerología basada sobre las proporciones del Templo de Salomón.

[4] Contreras, Leonel, “Rascacielos Porteños”, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2005, p.72

[5] Bedrossian, Pablo https://pablobedrossian.wordpress.com/2014/02/19/el-jardin-de-bronce-la-opera-prima-de-gustavo-malajovich-por-pablo-r-bedrossian/ Allí puede leerse mi comentario a esta magnífica novela.

[6] Malajovich, Gustavo, “El jardín de bronce”, Plaza Janés, 2012


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.


MÁS ARTÍCULOS DE LA SERIE “GRANDES EDIFICIOS DE BUENOS AIRES”