“TODA UNA VIDA” POR NORA MALATESTA: LA VOZ DE UN CORAZÓN ABIERTO (por Pablo R. Bedrossian)

Toda una vida (por Nora Malatesta)Como si fuera un diario íntimo y personal, Nora Malatesta abre su corazón en “Toda una vida”. Compone a través de 11 canciones un collage de emociones, expuesto por primera vez a los visitantes como un jardín privado cuidadosamente cultivado.

Tiene un tono melancólico, como si la dulzura de su voz se negara a disimular la tristeza que emerge en esa atmósfera intensamente sentimental. Renuncia a desplegar toda la potencia y a exponer su vibrato, para dar espacio a un clima de íntima revelación; para ello ser sirve de un amplio mosaico de canciones conocidas y desconocidas, de poesías en inglés y en español, todas interpretadas con arreglos minimalistas, en base a delicadas guitarras.

Las letras hablan de amores, de amores no correspondidos.   Comienza con “Toda una vida” (“No me cansaría de decirte siempre que eres en mi vida ansiedad, angustia y desesperación”) y “Tú no sospechas” (“Te juro que a veces me asusta saber que te has adueñado de mí…Y aunque no ha habido intención en ti de provocar lo que siento, te vas a enterar de una vez de que ya te quiero”), seguidos del clásico de Duke Ellington, “Sophisticated Lady” y de “How long has this been going on?” de los Gershwin, ambos en su lengua original, donde la cantante muestra su veta jazzera sin recurrir a las blue notes.

“Pensamiento” es otro momento de solemne confesión (“Dile que pienso en ella aunque no piense en mí”)  que junto a “Toda una vida”, “Cántame” y “Flores negras” conforma el eje invisible del álbum. Precisamente, la canción que resume “Toda una vida” es “Cántame” (“Cántame que con tu voz se calma mi dolor, cántame y mírame que por tus ojos pierdo la razón. Mírame”), que tiene algo de letanía y de bolero.

Incluye covers de los Beatles, como “The long and winding road” y “Something”, pero siempre fundidos en la matriz romántica y emotiva del disco. Incluso “God only knows”, el theme song de la película “Simplemente amor”, se resiste a salir del cauce que Nora Malatesta recorre a lo largo de su CD, puro como ella y cristalino como su voz.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.

“UNA EXPRESIÓN DE AMOR”, EL NUEVO ÁLBUM DE EMILSE IMPOCO (por Pablo R. Bedrossian)

2013 Emilse Impoco - Una expresion de amor“Una expresión de amor” no es una superproducción al estilo Broadway. Es más bien una obra minimalista que demuestra claramente que a veces menos es más, pues construye con muy pocos elementos una atmósfera de profunda intimidad espiritual.

Emilse Impoco, a través de los variados matices de su voz, declara su amor a Dios y consecuentemente a sus semejantes, construyendo a través de los 10 temas del álbum esa expresión sincera y profunda de la que habla el título. La mayoría de los temas son acompañados casi exclusivamente por el piano de Pablo Córdoba, quien además hizo la mayoría de los arreglos.

Comienza con una hermosa versión de “Por amor” -el clásico  “Above all” de Michael W. Smith-, seguido del himno, “Perdido fui a mi Jesús”, más conocido como “En la cruz”, de Isaac Watts (1674-1748), en un arreglo contemporáneo cuyas modulaciones le dan un brillo especial a la letra.

Luego vienen “Creciendo en gracia” y “Mira hacia Dios” seguidas de “Tu amor”, canción de mi autoría. En ella, el piano de Pablo y la voz de Emilse se conjugan de un modo perfecto para enunciar el mensaje central de “Una expresión de amor”, el amor de Dios mostrado a través de Jesús en la cruz. Cada nota parece el colorido trazo de una pintura renacentista.

Le siguen el tema que le da el título al disco y “Jamás podrá alguien separarnos”, para llegar al magnífico “Bendecid”, del propio Pablo Córdoba, que nos apela a convivir en paz. Con una rica instrumentación y coros por ella misma, Emilse -cuya voz en algún momento de la canción nos hace recordar a la de Gloria Estefan- nos inspira a darnos hacia los que nos rodean.

Inmediatamente hace una sentida versión de “Déjalo a Dios actuar”, que invita a abrir nuestro corazón: “Déjalo a Dios sembrar tanta belleza; dentro de tu alma crear un espacio para las sorpresas”. Finaliza con una bellísima versión de “Todo por amor” acompañada por coros e instrumentación, que es una declaración de entrega total de la vida a Dios mismo; es de algún modo el resumen y a la vez la conclusión del mensaje comunicado a lo largo de todo el álbum.

“Una expresión de amor” es un disco que habla al corazón. No trata de deslumbrar sino de bendecir.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.


NOTA

Es posible escuchar una de las canciones, “Tu amor”, en http://www.reverbnation.com/pablobedrossian/song/18458300-tu-amor-prb-2010-por-emilse-impoco

 

“A MERCEDES”, EL SENTIDO HOMENAJE DE MARILÍ MACHADO A LA NEGRA SOSA (por Pablo R. Bedrossian)

Marilí Machado 01Las canciones del CD “A Mercedes (vol. I)” son relatos: descripciones intensas y coloridas de hombres y mujeres, de pueblos y circunstancias. No fueron elegidas al azar, pues la voz de Marilí Machado no se limita a contar historias sino a darles un toque emotivo que les hace cobrar vida. Y, nosotros, aunque perplejos, no nos limitamos a ser testigos sino protagonistas de esas situaciones.

La voz de Marilí Machado, tiene cuerpo y profundidad. Inspirada en Mercedes Sosa, su canto en este disco es su Homenaje. Como la Negra, aunque mencione personajes y momentos, realiza un viaje introspectivo, una visita a sus propios sentimientos que finalmente sirven de puente hacia esos otros, los otros que viven no sólo en las canciones.

Los arreglos de Samy Mielgo, íntegramente en guitarras, son el marco ideal para que la voz de Marilí muestre todos sus matices a través de los 16 temas que conforman el álbum. Comienza con “Zamba del riego”, cuya belleza para muchos es aún desconocida, seguida “Te recuerdo Amanda”, hecha con mucha dulzura y sin estridencias. “Río de Camalotes” conmueve como si un jangadero hiciera el elogio enamorado de su río. Le siguen versiones muy sentimentales de “Campana de Palo”, homenaje de María Elena Walsh a la maestra argentina, y de “Agosto de Tucumán”. En “Los pueblos de gesto antiguo” Marilí Machado despliega toda la fuerza se su voz. Probablemente el momento cumbre se alcanza en la “Chayita del Vidalero” donde el riojano Ramón Navarro, autor de la canción, declama un sentido “Aleluya a la Chaya”. El álbum incluye además versiones de temas muy populares como “Guitarra dímelo tú”, “Otoño en Mendoza” o “Alfonsina y el mar”, todos ellos interpretados con fineza y sentimiento.

Marilí Machado es una embajadora del folclore argentino que ya ha logrado el reconocimiento internacional. Pero, por sobre todo es una voz, a la vez potente y delicada, que expresa con identidad propia el noble sentimiento de todo un pueblo.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados.