“LAS 4 DISCIPLINAS DE LA EJECUCIÓN”, UN LIBRO CON IDEAS SIMPLES PERO EFECTIVAS (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

4D 01Muchos libros de management desarrollan tres o cuatro ideas en gruesos volúmenes. Probablemente bastaban 30 o 40 páginas para entender los conceptos, sus ejemplos, los pasos de su implementación y el manejo de las dificultades. “Las 4 Disciplinas de la Ejecución” de Sean Covey y sus colaboradores Chris McChesney, Jim Huling y José Gabriel Miralles, se encuentra dentro de ese grupo. Sin embargo, presenta ideas tan poderosas que, a pesar de las múltiples repeticiones en sus casi 370 páginas, vale la pena leerlo.

Podemos resumir las 4D en:

Disciplina 1: ENFOQUE. Según los autores, el problema principal de los gerentes reside en la vorágine del día a día. Por eso la primera disciplina propone fijar una meta crucialmente importante (MCI) fuera de ese torbellino de reuniones, llamados, correos y actividades que consumen casi la totalidad del tiempo. ¿Cómo definir esa meta?  “Pasar de X a Y en un plazo concreto”. Un claro ejemplo lo dio John F. Kennedy: “Pongan a un hombre en la Luna y tráiganlo de vuelta antes de que acabe la década”: X = la Tierra; Y = la luna; plazo = antes que acabe la década.

DISCIPLINA 2: ANTICIPACIÓN. Sean Covey y sus asociados nos proponen actuar sobre las causas: elegir indicadores predictivos que adviertan tempranamente los resultados probables. La clave radica en encontrar palancas que muevan nuestras piedras. Compartimos un ejemplo. Meta: incrementar las Ventas un 20% en 1 año. Indicadores predictivos: cantidad de visitas diarias, número de clientes. Datos actuales: 10 visitas al día y 100 clientes. Acciones propuestas: incrementar las visitas un 20% (12 visitas diarias), visitar dos nuevos clientes por día.

4D 02DISCIPLINA 3: SEGUIMIENTO. Los creadores de las 4D impulsan la creación de un tablero de comando práctico y simple que esté a la vista de todos. No se gestiona lo que no se mide. Además, la gente se compromete cuando siente que está compitiendo.

DISCIPLINA 4: RENDICIÓN DE CUENTAS PERIÓDICA. Finalmente consideran imprescindible una reunión grupal de rendición de cuentas, de periodicidad semanal o mensual, breve y concreta, de no más de 30’. Cada miembro del equipo debe presentar sus resultados y exponerse a los demás, rindiendo cuentas por sus compromisos.

El libro se divide en tres secciones: Las 4 Disciplinas de a Ejecución, Cómo instalar las 4D en su equipo, Instalar las 4D en su organización. Al final hay una serie de casos de éxito, incluyendo testimonios de empresas latinoamericanas y hasta un apartado con respuestas a las preguntas más frecuentes.

Puede ser que Ud. se canse porque los autores vuelven una y otra vez a lo mismo, pero si aplica las ideas base de las 4D es probable que mejore consistentemente sus resultados.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

“LA ÚLTIMA SALIDA”, UNA FANTÁSTICA NOVELA DE INTRIGA POR FEDERICO AXAT (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

La literatura argentina ya no tiene la estatura de Borges, Sábato o Cortázar. Más bien transita un camino que la confunde con otras literaturas y no termina de encontrar su propia identidad. A esta altura sería legítimo preguntarse qué tiene de argentina esa literatura, si la temática, la ambientación o la nacionalidad del autor. No se trata de una discusión académica sino de sentido común. Por ejemplo, nadie dudaría de la argentinidad de las obras de Julio Cortázar, pese a que nació en Bélgica y murió en París.

Resultado de imagen para La ultima salida axat

En ese curioso devenir, como en la música, existen las fusiones. Por ejemplo, hay quienes escriben tomando como modelos escritores norteamericanos y europeos, como Graham Greene y Morris West en décadas pasadas y Dan Brown en tiempos recientes: una literatura visual, donde se alternan sin pausa acciones y diálogos, como en una película.

Dentro de ese campo hay algunos hallazgos extraordinarios, a pesar que recorren un territorio que ha sido descubierto por otros. Tal es el caso de “La Última Salida” de Federico Axat.

LA OBRA

Ya hemos comentado otras obras dentro del mismo género, como “El Jardín de Bronce”[1], la brillante novela de intriga de Gustavo Malajovich ambientada en la Argentina, y “Crímenes Imperceptibles”[2] de Guillermo Martínez, protagonizada por un matemático argentino que estudia en Inglaterra. A diferencia de ambas, “La Última Salida” no está ni ambientada en Argentina ni protagonizada por ningún argentino. La historia transcurre en los Estados Unidos y todos sus personajes son norteamericanos. Sin exageración puede decirse que es una novela norteamericana escrita por un argentino. Sin embargo, su relato es tan atrapante que termina demostrando que la buena literatura no tiene nacionalidades ni fronteras.

Sería injusto revelar la trama; ni siquiera su comienzo. Solo podemos decir que es un relato repleto de sorpresas, con cambios imprevistos, tal como en “Persona”, la famosa película del sueco Ingmar Bergman, donde una enfermera y una paciente psiquiátrica intercambian sus roles. El magistral manejo de los tiempos y los golpes de efecto que hace el autor mantienen la intriga hasta el final, mediante una historia de crímenes que rompe con todos los moldes conocidos.

EL AUTOR

Federico Axat nació en Buenos Aires en 1975. Es ingeniero y tiene una alta vocación por la escritura. “La Última Salida” es su tercera novela. Al momento de su publicación, en 2016, ya se habían vendido los derechos editoriales para traducirla a 25 lenguas y también para ser llevada al cine. Definitivamente para los amantes de los misterios y el suspenso leerla será como abrir una caja de sorpresas, de esas que siempre se recuerdan aunque hayan quedado en el camino.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] https://pablobedrossian.com/2014/02/19/el-jardin-de-bronce-la-opera-prima-de-gustavo-malajovich-por-pablo-r-bedrossian/

[2] https://pablobedrossian.com/2017/07/30/crimenes-imperceptibles-el-policial-matematico-de-guillermo-martinez-por-pablo-r-bedrossian/

“SOBREVIVIR PARA CONTARLO”: UNA HISTORIA DE FE CONTRA TODA ESPERANZA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “LECTURA RECOMENDADA”

Sobrevivir paracontarlo (Immaculée Ilibagiza) 01Un genocidio puede definirse como la aniquilación sistemática y deliberada de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos. Durante el siglo XX ocurrieron al menos tres genocidios que superaron el millón de muertos. Los dos primeros son muy conocidos: el padecido por el pueblo armenio por parte de los turcos y el genocidio perpetrado por los nazis contra el pueblo judío. El tercero es el más reciente e ignorado: el ocurrido en Ruanda, donde la mayoría hutu decidió exterminar a la minoría tutsi en una horrorosa muestra de odio colectivo impulsado por las autoridades.

Ruanda es una nación africana ubicada en el centro este de África. Durante siglos, una monarquía tutsi había mantenido la paz colectiva, hasta que la intervención belga abrió la grieta entre las etnias. En 1962, con el apoyo de esa nación europea y tras sangrientas revueltas, los hutus tomaron el poder. Los asesinatos masivos de tutsis se hicieron comunes. En 1994, tras el asesinato del presidente hutu Juvénal Habyarimana, el nuevo gobierno se radicalizó promoviendo la completa destrucción de la etnia tutsi, incluyendo el asesinato de todos sus niños, mediante grupos paramilitares. En solo 100 días se estima que murieron 800,000 tutsis y casi todas las mujeres sobrevivientes fueron violadas.

EL LIBRO

“Sobrevivir para contarlo”, prologado por Wayne Dyer, autor del best seller “Tus zonas erróneas”, es el relato en primera persona de Immaculée Ilibagiza, una joven tutsi que repentinamente se encontró inmersa en una de las cacerías humanas más terribles de la Historia. Vivió escondida en un baño junto a otras cinco mujeres durante 91 días. Solo para simbolizar las calamidades padecidas durante esos sangrientos meses, uno de sus hermanos fue muerto a machetazos por una horda hutu; uno de los asesinos se jactó de haberle partido el cráneo para ver cómo era el cerebro de alguien con una maestría.

Sin embargo, el testimonio de Immaculée no persigue efectos lacrimógenos. Todo lo contrario. Es una historia de esperanza, tal como ella misma subtituló el libro: “Cómo descubrí a Dios en medio del holocausto”. Su fe la llevó a sobrevivir durante la tragedia apoyada en la oración, luego a perdonar a los genocidas y finalmente a reconstruir una vida reducida a escombros. La autora describe dos viajes: el que contempla impotente las atrocidades cometidas contra su etnia incluso por aquellos que creía sus amigos, y el que realiza hacia dentro de sí misma, donde escudriña en profundidad sus propios sentimientos.

El libro escrito con la ayuda experta de Steve Erwin puede ser leído por cualquier persona. Su lenguaje es sencillo y directo. Además, por su contenido, puede adscribirse a otros conmovedores relatos testimoniales como “Ni reír ni llorar” de Abrahan Hartunian y “Hayrig” de Eduardo Bedrossian sobre el genocidio armenio y “He sobrevivido para contarlo” de Tadeusz Sobolewicz, “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl y “La niña que miraba los trenes partir” de Ruperto Long sobre el genocidio nazi.

EL PERDÓN

Los genocidios revelan el infinito sadismo que una persona puede tener sobre otra cuando el odio gobierna sus acciones, pero los líderes que la impulsan no actúan por emociones sino por conveniencia: demonizan al grupo que pretenden destruir, castigan a quienes asumen una posición tibia como si fueran cómplices de los perseguidos, incentivan a los perseguidores ofreciéndoles las propiedades de los perseguidos y alimentan la brutalidad con una propaganda ruidosa, monopólica y monolítica.

Hitler decía que la compasión era una debilidad cristiana. Immaculée Ilibagiza nos demuestra que es quizás la mayor virtud.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados

UN COMENTARIO A “HONDURAS SALVAJE”, EL LIBRO FOTOGRÁFICO DE JUAN RAMÓN COLLART (por Pablo R. Bedrossian)

Honduras salvaje 01Luego de visitar más de 50 países en cuatro continentes, puedo afirmar, sin duda alguna, que Honduras es uno de los países más bellos del planeta, por su geografía y su biodiversidad. Pero al mismo tiempo, tengo la certeza que es poco conocido incluso para sus propios habitantes. Precisamente, el mérito más grande de “Honduras Salvaje” es poner esa ignorada belleza. al alcance de todos.

“Honduras Salvaje” es un libro fotográfico, creación de nuestro querido amigo, el Dr. Juan Ramón Collart. Cuenta con imágenes de alta calidad ordenadas temáticamente, acompañadas de entretenidas explicaciones en español e inglés, pues el texto es completamente bilingüe.

Luego de una sucinta descripción de los hábitats de Honduras y de árboles esenciales para el desarrollo de la fauna, la obra retrata una enorme variedad de anfibios y reptiles, algunos de ellos muy difíciles de encontrar, lo que revela años de cuidadosa exploración. A continuación, hay una sección dedicada a la entomología: insectos y otros invertebrados, muchos de ellos presentados magníficamente, gracias a una técnica llamada “focus stacking” que reúne un alto número de fotografías en una sola imagen, ofreciendo un grado de detalle asombroso. Luego llega el turno de las aves, cuyas coloridas fotografías ocupan casi 90 páginas, y finalmente los mamíferos, como el jaguar, el tapir, el perezoso de tres dedos, varias especies de monos y dos de oso hormiguero.

El Dr. Juan Ramón Collart no es solo un prestigioso médico cirujano y endoscopista -considerado por muchos de sus colegas como el mejor de San Pedro Sula, la capital industrial de Honduras-, sino también un apasionado de Honduras y su entorno. Ha recibido el Premio Nacional del Ambiente, ha presidido el Fotoclub Honduras y sus fotografías aparecen en numerosas publicaciones científicas y de divulgación. En dos ocasiones, los descubridores propusieron que las nuevas especies lleven su nombre. En ambos casos declinó ese honor, sugiriendo que reciban el nombre de hondurensis. Tal es la calidad humana y el compromiso ético del autor de este libro con su pueblo y su nación.

OTRAS OBRAS

Publicar en Honduras es costoso y difícil. Sin embargo, algunos amantes de la naturaleza han hecho un extraordinario esfuerzo para lanzar sus propios libros fotográficos de fauna local. Queremos mencionar aquí, dos precedentes: “Aves del Manglar”, de Arturo Sosa, lanzado en 1999 y reeditado en 2003, y “Biodiversidad en Honduras”, de Bobby Handal, otro gran maestro de la fotografía, publicado en 2012. Junto con “Honduras Salvaje” de Juan Ramón Collart conforman una triada de obras que deberían ser leídas y admiradas en las aulas y los hogares.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

UN COMENTARIO A “EL LEGADO DE LA REFORMA”, DE CÉSAR VIDAL (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “LECTURA RECOMENDADA”

El legado de la Reforma.jpg

Vivimos tiempos contradictorios, donde muchos supuestos beneficiarios de la Reforma están erigiendo una nueva Contrarreforma. Basta ver el regreso a las jerarquías eclesiásticas, que Lutero tanto combatió al predicar el sacerdocio universal de todos los creyentes, y la consiguiente predilección por títulos pomposos como los apostolados (cargo o función que ni siquiera los primeros seguidores de los apóstoles osaron tomar para sí), a lo que se añade la pretensión de autoridad y poder sobre otros hermanos. Incluso se utiliza la expresión “estar bajo cobertura” como si fuera bíblica, cuando no existe en el Nuevo Testamento. No se sorprenda: hay quienes predican la sujeción a un líder como signo de humildad y obediencia a Dios, cuando no es otra cosa que un intento de justificar el control y la manipulación.

Esta Contrarreforma, a la cual, desde luego, muchos cristianos e iglesias se oponen, también pregona una falsa promesa de prosperidad a cambio de diezmos y ofrendas, e incluso promueve “pactos” económicos vergonzosos. Dentro de este lamentable escenario se ha añadido una suerte de mediación entre Dios y los hombres, donde se “pasa” la “unción” y hasta con “doble porción”, sustituyendo la relación directa entre el hombre con Dios por alguien “ungido” para impartir esos “dones”.

Finalmente, y quizás la prueba más dramática de esta Contrarreforma en marcha, es la sustitución de la Biblia no ya por dogmas -aunque también los hay- sino por experiencias, que llevan a mover a las personas por emociones y no por la Palabra revelada en las Sagradas Escrituras.

Por eso, en tiempos donde los tataranietos de la Reforma se cruzan a la vereda de enfrente, a veces por ignorancia pero otras veces movidos por el poder y el dinero -males contra los cuales Lutero luchó-, “El Legado de la Reforma” del periodista e historiador César Vidal, es mucho más que una bocanada de aire fresco: Es la recuperación de una perspectiva que, al menos en los países latinos, parece olvidada o perdida.

EL LIBRO

Publicado por los 500 años de aquel día donde Lutero clavó sus 95 Tesis en Iglesia del Palacio de Wittenberg, “El Legado de la Reforma” es un estudio del mensaje que puso bajo tela de juicio la religiosidad dominante de su tiempo. Comienza con el análisis de sus causas, presenta los hechos y se concentra en sus consecuencias.

La obra consta de cuatro partes y un apéndice. La primera, titulada “La necesidad de la Reforma”, es un breve recorrido por la historia de la Iglesia Católica Romana donde pone al desnudo sus crisis, divisiones y urgencias hasta la época de Lutero.

La segunda parte, “Los orígenes de la Reforma” es una mirada al viaje espiritual del monje alemán devenido a teólogo. César Vidal reconstruye su biografía llegando hasta inmediatamente después de la famosa Dieta de Worms. En sección no solo incluye la famosa disputa sobre las indulgencias, sino que dedica varias páginas al descubrimiento bíblico que Lutero hizo de la justificación por la fe, de donde se derivan muchos de sus postulados. Allí, en algunos momentos, no se sabe si habla el apóstol Pablo, el reformador alemán o el escritor.

Al final de esta segunda parte, hay una somera descripción de otros movimientos reformadores surgidos en la misma época.

La tercera parte, “El legado espiritual de la Reforma” enfatiza la centralidad de la Biblia en el pensamiento de Lutero. Se ocupa de los principios sola Escritura, sola gracia, sola fe y solo Cristo sobre los cuales el teólogo alemán fundamentó su reclamo de devolver la Biblia, el evangelio y a Cristo al pueblo, con un fuerte acento en la libertad que goza el cristiano cuya medida no es la religiosidad sino las verdades presentadas en el Nuevo Testamento.

La cuarta parte es “El legado cultural de la Reforma”. Esta extraordinaria sección es una exposición de las contribuciones que la Reforma hizo en campos como el trabajo, las finanzas, la educación, la ciencia, la Ley, la ética, la división de poderes, la libertad de conciencia, la ayuda social, la dignidad de la mujer y el arte. Dentro de esta sección, resulta aleccionador ver que las posiciones antijudías que Lutero mantuvo en la última parte de su vida fueron rechazadas y condenadas por sus seguidores, confirmando que en la nueva concepción de iglesia, ni teólogo alemán ni ningún otro sería un Papa evangélico ni tendría poder supremo. Se terminaba el autoritarismo para abrirse a una libertad que facilitara el diálogo y el debate para encontrar la verdad.

Finalmente, la obra incluye un apéndice con varios textos breves de Lutero y otros documentos de valor histórico.

EPÍLOGO

El “Legado de la Reforma” no es solamente un libro sobre el pasado, sino sobre el presente. En un tiempo donde la fe cristiana no católica se ve amenazada por una Contrarreforma interna que, como la establecida en el Concilio de Trento, se aleja de las Escrituras y construye un sistema de poder vertical al cual el creyente debe someterse, esta obra nos recuerda que el cambio comienza por principios no negociables: sola Escritura, sola gracia, sola fe y solo Cristo.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

COMENTARIO A LA NOVELA “EL PERFUME”, DE PATRICK SÜSKIND (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

El Perfume (Süskind).jpgDesde hace unos años una pintura del francés de Antoine Watteau (1684-1721) se ha hecho mundialmente conocida. Es una porción de su obra “Jupiter y Antiope”, que muestra a la joven Antiope dormida con la cabeza apoyada sobre la mano derecha, el brazo izquierdo caído y el torso desnudo. La obra debe su fama no tanto al magistral pincel del artista sino a su elección como imagen de portada exclusiva para el libro “El Perfume”.

La novela escrita por Patrick Süskind tiene una curiosa historia. Fue primeramente publicada en entregas semanales en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, más conocido como FAZ, el diario más leído de Alemania. Su recepción fue tan favorable que la editorial suiza Diógenes, dueña de los derechos, decidió publicar la obra completa antes que FAZ completara la totalidad de sus entregas sabatinas.

Las ediciones se sucedieron una tras otra, sorprendiendo a los propios editores. En menos de seis meses se habían vendido más de 300,000 ejemplares y el libro se encontraba en todas las listas. A partir de allí, los lanzamientos en diversos idiomas multiplicaron las ventas hasta convertirlo en una novela de culto y un best seller mundial.

Sin embargo, ¿tiene realmente El Perfume los méritos literarios para ser considerada una gran novela? Desde luego, en el arte no existe la objetividad sino las preferencias, pero queremos presentar algunas ideas que quizás sean útiles a sus potenciales lectores.

Situada a mediados del siglo XVIII es la historia de Jean-Baptiste Grenouille, un hombre abominable y genial, como lo describe el autor en su primera frase. Nace con dos atributos extraordinarios: el primero es que no despide ningún olor; el segundo es su excepcional olfato que le permite percibir todos los olores que existen alrededor suyo. Para él, su oscura condición social no es una limitante, sino una desgracia que quiere dejar atrás, por eso, utilizando su extraordinaria sensibilidad a los aromas, se vuelve un consumado maestro perfumista mientras, a la vez, construye otra carrera: la de un asesino serial.

Entre las virtudes que se le reconocen al libro está el brillante manejo de la lengua alemana. Como hemos leído la novela en español, no podemos opinar al respecto; simplemente recordamos aquel dicho italiano, tradutore, traditore (en español traductor, traidor) que muestra la incapacidad de transferir a otros idiomas la belleza y los matices de un texto original.

En cuanto al argumento -llevado al cine en 2006 por el director Tom Tykwer- el texto ofrece un relato lento que no tiene el vértigo de las novelas actuales. Además, presenta un desenlace inesperado con curiosos momentos apoteóticos que pueden parecer exageración.

Aunque soy amante de las novelas con crímenes seriales, en lo personal “El Perfume” no me cautivó. Sin embargo, considero interesante -y quizás necesaria- su lectura. Además, ¿quién soy yo para poner en tela de juicio la opinión de millones de fanáticos en todo el mundo? Solo su propia lectura le podrá indicar quien tiene la razón.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

“SALVO QUE ME MUERA ANTES”, LA MUERTE DE NÉSTOR KIRCHNER SEGÚN CEFERINO REATO (por Pablo R. Bedrossian)

Salvo que me muera antesSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Quienes hemos leído “Operación Traviata” o algún otro de sus libros sabemos que Ceferino Reato escribe sin anestesia. Presenta los hechos con toda su crudeza sin rebajarse a ser políticamente correcto. “Salvo que me muera antes” es una nueva prueba.

El libro puede dividirse en tres partes. La primera se ocupa de la muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner, la segunda habla de su gobierno -en particular, de su forma de acumular poder-, y la tercera sobre el gobierno de su esposa Cristina Fernández de Kirchner y lo que el periodista llama el cristinismo.

Reato enumera diversas teorías sobre lo ocurrido aquel fatídico 27 de octubre de 2010 en El Calafate. La más curiosa es la llamada “33 Dudas sobre la muerte de Néstor Kirchner”, promovida en redes sociales, que sugiere que el ex presidente podría estar vivo debido a que el cadáver nunca fue exhibido públicamente[1]. También menciona los dichos del excéntrico dirigente peronista Juan Ricardo Mussa sobre un supuesto disparo accidental durante una disputa matrimonial y lo dicho por el presidente Carlos Menem, basado en rumores, sobre un presunto asesinato perpetrado por Cristina por los castigos que su esposo le infligía[2]. Para al autor todas estas hipótesis son leyendas urbanas; para confirmar la historia oficial se basa en numerosos testimonios de médicos, enfermeros, amigos y funebreros, que fueron protagonistas involuntarios del sorpresivo fallecimiento que impactó a la nación.

Sin embargo, aunque aceptamos el peso de la evidencia, su prueba es testimonial, no científica. La causa primaria citada en el certificado de defunción “paro cardiorrespiratorio no traumático” no explica la razón del paro; sólo lo describe. El autor no explora en profundidad el manejo de la patología arterial de Kirchner, a quien en febrero de ese mismo año se le había detectado y tratado una obstrucción en una de sus carótidas y un mes antes de su fallecimiento se le había realizado una angioplastia en una de sus coronarias y colocado un stent. Estamos hablando de un paciente de alto riesgo que, por su importancia política, no podía carecer de estrictos controles. Entonces, ¿qué ocurrió? ¿Murió a causa de una coronariopatía? Si fue así, ¿se ocluyó el stent? ¿Se obstruyó otra coronaria? En ese caso, ¿qué grado de obstrucción tenía esa arteria en la coronariografía de septiembre? ¿Acaso padeció una arritmia que lo llevó a una fibrilación ventricular? ¿Pudo alguno de los medicamentos producir un efecto adverso grave que facilitara esa arritmia? Siendo su muerte una cuestión de estado, son preguntas que deberían abordarse con seriedad en el libro[3]. Reato simplemente sugiere que ex presidente hacía lo que quería y, por lo tanto, podría haber incumplido el riguroso tratamiento.

En cuanto a Néstor Kirchner en vida, lo presenta como un hombre codicioso, decidido, sagaz y autocrático. Muestra las ideas fundamentales que lo movían, primero como gobernador de Santa Cruz y luego como primer mandatario de la nación: para tener poder hay que tener dinero, y para tener dinero hay que tener poder. Sin embargo, aunque lo muestra avaro -siempre basándose en testimonios-, no deja de reconocer la inteligencia política que le permitió ganar la presidencia y manejar exitosamente una de las peores crisis socioeconómicas de la Argentina. Da a entender que la ambición no cegaba al ex presidente y que podía cambiar sobre la marcha. Si bien Kirchner dividía el mundo, tal como lo imitó luego su esposa, en amigos y enemigos, tenía la flexibilidad suficiente para controlar sus impulsos.

Reato no omite señalar el uso -o, más bien la manipulación- de los derechos humanos como estrategia; lo considera una jugada maestra con el objetivo de acumular poder. Cita un diálogo de 2004 del ex presidente con el senador misionero Ramón Puerta:

– Néstor, ¿por qué ahora sos de izquierda, si los dos éramos grandes alcahuetes de Cavallo?

– La izquierda te da fueros[4].

Apoyado en fuentes consultadas durante su investigación, el periodista sostiene que el objetivo de Néstor Kirchner era gobernar el país por 20 años, y volver en lo inmediato a la primera magistratura. Cita sus declaraciones ante dirigentes partidarios y encuestadores amigos:

– Muchachos, el próximo presidente voy a ser yo, salvo que me muera antes[5].

Dice el Reato: “Una de las hipótesis de este libro es que con la muerte de Kirchner terminó el kirchnerismo; nació algo nuevo, diferente, aunque derivado de esa etapa anterior: el cristinismo[6].

No hace falta ser suspicaz para entender que -según el libro- el velatorio de Néstor Kirchner fue no sólo una despedida sino una puesta en escena utilizada en su favor por la esposa, quien en aquel momento era la Presidenta de la Nación : “Ella en su papel de viuda sufriente pero responsable sería la protagonista estelar de la campaña electoral”[7].Su reelección con el 54% de los votos confirma aquel dicho del mercadólogo político Jaime Durán Barba, “nadie le gana a una viuda”.

Si bien el autor reconoce el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner para conducir al país en un momento de incertidumbre, la presenta como una mujer que gobernaba a la defensiva, viendo en todo aquel que disentía con ella un enemigo. Muestra su obsesión por el control y su simpatía por el poder hegemónico y el pensamiento único.

Según el libro, el giro dado por Cristina luego de su reelección, rodeada de patios militantes y de personajes como Amado Boudou y Luis D’Elía, fue la semilla de su derrota política. Precisamente aquella eufórica frase “¡Vamos por todo!” reveló, más que su proyecto, su personalidad. Las denuncias de corrupción en su contra, el narcisismo expuesto en cadenas nacionales, la alianza con La Cámpora, la cruzada contra los medios opositores y, sobre todo, la incapacidad de oír al que pensaba diferente forzaron la polarización y la llevaron a una progresiva caída de su imagen y a la pérdida del poder.

Ceferino Reato es un periodista de investigación valiente e inteligente que construye “Salvo que me muera antes” a través de numerosas entrevistas y declaraciones de testigos, en su mayoría cercanos a la familia Kirchner. Su análisis no es ni psicológico ni sociológico, pero logra que los protagonistas de la historia cuenten sin pudor lo sucedido antes, durante y después de la muerte de Néstor Kirchner y su impacto sobre la Argentina.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Esa teoría que sugiere que Néstor Kirchner sigue vivo pueden leerse, por ejemplo, en http://www.mendozatransparente.com.ar/noticias/confidencial33dudassobrelamuertedenestorkirchner

[2] http://www.lanacion.com.ar/1873789-menem-puso-en-duda-como-murio-kirchner

[3] Podría, por lo menos, haber consultado y vertir las opiniones de cardiólogos reconocidos.

[4] Reato, Ceferino, “Salvo que me muera antes”, Sudamericana, Buenos Aires, Argentina, 2017, p.191

[5] Reato, Ceferino, Op. cit., p.123

[6] Reato, Ceferino, Op. cit., p. 15

[7] Reato, Ceferino, Op. cit., p.306

UN COMENTARIO A “LA NOCHE DE LA USINA”, DE EDUARDO SACHERI (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

La Noche de la Usina 01Eduardo Sacheri es uno de los escritores más originales que ha dado la Argentina. No escribe con la excelsa pluma de Borges, ni con la profunda presencia de significado de Sábato. Ha creado, más bien, una literatura llena de emociones utilizando palabras sencillas. Ubica a personas comunes en situaciones inesperadas. Crea una secuencia que se inicia con una pérdida, a partir de la cual se genera un conflicto interior; le sigue la búsqueda de una salida, la toma de decisiones y finalmente la ejecución de un plan. Tal es el caso de “El secreto de sus ojos”, donde el personaje Ricardo Morales se enfrenta al cruel asesinato de su esposa, y de “La noche de la usina”, donde seis amigos son víctimas un vil engaño que los ha hecho perder los ahorros de toda su vida.

Corre el año 2001 y, aunque las autoridades lo niegan, la Argentina está al borde del estallido económico. En un pueblo de la Provincia de Buenos Aires, al que Sacheri llama O’Connor, vecinos y conocidos deciden asociarse para hacer una inversión. Un inescrupuloso gerente bancario les propone depositar los dólares que han reunido, ocultándoles la crisis que sobrevendrá de inmediato: el famoso corralito que les impedirá no sólo disponer de su dinero, sino que les devolverá a cuenta gotas y en moneda nacional sólo un tercio de lo depositado. El gerente, a cambio de una sabrosa comisión, entrega los billetes norteamericanos a uno de los hombres poderosos de la zona, sabiendo que podrá culpar al gobierno por la pérdida de los ingenuos inversores. A partir de allí se suceden los hechos y nace la trama que transcurre entre dos ejes -para algunos antagónicos y para otros sinérgicos-, la justicia y la venganza. Además, y quizás por sobre todo, el relato es un canto a la amistad.

Aunque descreo de los concursos literarios, corresponde mencionar que ha recibido el Premio Alfaguara en 2016. En mi opinión, “La noche de la usina” no es una gran novela, pero es una buena historia. Entretendrá a sus lectores hasta el final y no dudo que, por su estilo visual, pronto será llevada al cine.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.