“BAJO SOSPECHA” TEMPORADA 2, UN THRILLER DONDE TODOS PUEDEN SER CULPABLES (por Pablo R. Bedrossian)

La desaparición de una médica francesa, hija de un diputado, en un hospital de España donde trabajaba desata una búsqueda conjunta entre la policía de ambos países. Con dos oficiales infiltrados, uno como médico y otro como enfermero, trata de develar el misterio y hallarla con vida. Durante la investigación se suscitan asesinatos y otros ataques que ponen a personas al borde de la muerte mientras cada pista termina en un callejón sin salida.

La colección de errores que exhibe la policía y sus inevitables consecuencias agregan una vuelta de tuerca a la historia que, además, se nutre de la competencia y la desconfianza entre ambas fuerzas del orden.

Sin duda, “Bajo Sospecha” (en inglés “Under Suspicion”) es un policial atrapante, con más realismo y sin la rudeza exagerada de algunas producciones de Hollywood. Se basa más en las actuaciones que en las escenas de acción, y logra un excelente suspenso. Es un cine que recién al final revela quién es inocente y quién culpable.

Consta de 10 episodios. Llama la atención que se ha declarado que no habrá una Temporada 3 debido a la baja audiencia. Para nosotros, es una serie bien hecha, quizás con un final que deja algún interrogante, pero adictiva. Véala por Netflix y luego nos cuenta si coincide con nosotros.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“THE SINNER” TEMPORADAS 2 Y 3, LA PROCESIÓN VA POR DENTRO (por Pablo R. Bedrossian)

La explosión de nuevas series ha hecho cada vez más difícil crear un guion original. En géneros como el de intriga o el policial pareciera que el molde está tan extendido que todo se vuelve predecible. Quizás por eso se viene produciendo un giro que pone en el centro no a la historia sino al personaje. Tal es el caso de series en Netflix como “Marcella”, “Karppi” y “Sorjonen” que llevan el nombre de sus protagonistas. Otro ejemplo es “The Sinner”, que trata sobre el detective Harry Ambrose, interpretado por Bill Pullman. Nuestro comentario de la Temporada 1 se puede leer en https://pablobedrossian.com/2018/06/09/sinner-pecadoraotra-nueva-miniserie-de-netflix-por-pablo-r-bedrossian/.

Las Temporadas 2 y 3 siguen la misma línea: son thrillers psicológicos donde el protagonista intenta seguir lo que llama “su método”: en apariencia trata de crear empatía -incluso de un modo compulsivo- con los sospechosos para encontrar la verdad. Sin embargo, en lo profundo es difícil saber hasta que punto está viendo en ellos sus propios pecados; de allí el título.  

La segunda temporada ocurre en su pueblo natal, donde un niño de 13 años es sospechoso de haber envenenado a sus presuntos padres. La investigación lo lleva a una secta establecida en las afueras del pueblo donde víctimas y victimarios eran parte de la comunidad.

La tercera es más elaborada donde a partir de un accidente en Dorchester, un suburbio de Nueva York, establece una relación compleja con un docente y futuro padre de familia, Jamie Burns, magníficamente interpretado por Matt Bomer, cuyo comportamiento criminal es indescifrable e impredecible. La pregunta que subyace en la trama no es quién cometió el crimen sino por qué lo hizo. El personaje de Burns es presentado como una persona impenetrable, de aquellos que, se haga lo que se haga, se diga lo que se diga, son dirigidos por sus propios impulsos y no dudan en manipular a quién sea para lograr sus propósitos, aunque por momentos parezcan dignos de lástima.

El detective Harry Ambrose nos hace recordar en sus gestos a Robin Williams. Es un personaje que lleva una vida solitaria y angustiosa, cuya raíz es atribuida a la enfermedad mental de su madre y los hechos que desencadenaron.

Quizás sea una serie demasiado lenta o complicada para algunos, sobre todo para los amantes del cine de acción, pero puede resultar atractiva para aquellos que buscan desentrañar la trama, descubrir que hay debajo de lo que se muestra y ver que el mundo no está pintado de blanco y negro sino lleno de grises.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.