“LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA”, PRINCIPIOS PARA TODA LA VIDA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “LECTURA RECOMENDADA”

7-habitosLa mayoría de la gente culpa a los demás por sus fracasos. Algunos atribuyen los sufrimientos presentes a experiencias traumáticas de su niñez. Otros, a injusticias y maltratos en el ámbito laboral o familiar, o a calamidades recientes, como robos, despidos o estafas. Incluso, hay quienes se sienten víctimas de maldiciones, del gobierno o del FMI. Independientemente de su verdadera causalidad, mientras pongamos el problema fuera de nosotros, nada va a cambiar. “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” fue escrito para dejar de mirarnos como testigos de lo que nos sucede para convertirnos en protagonistas que escriben su propia historia.

No es un obra de autoayuda; ni de management personal. Es un libro de filosofía de vida que ayuda a poner bajo una adecuada perspectiva nuestros pensamientos y nuestras acciones. Su primera parte habla de lo que el autor llama “la victoria privada”, la construcción de hábitos basados en valores, entendidos como creencias profundas sobre los cuales cimentamos nuestra persona. La segunda parte está dedicada a “la victoria pública”, que se ocupa de la formación de hábitos de comunicación y comportamiento que mejoran y enriquecen las relaciones interpersonales.

Esta obra combate el miedo, la inseguridad y la desesperanza. Quizás su mayor aporte consista en cuestionar paradigmas profundamente arraigados dentro nuestro y volvernos responsables por nuestros actos y nuestros resultados. Para ello nos provee herramientas que han demostrado ser a lo largo de los años columnas inquebrantables sobre las cuales crecer y desarrollarnos.

“Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva” es un libro para leer y releer. Su autor, Stephen R. Covey, ha sido llamado el Sócrates norteamericano. Sus lecciones sobre el cambio personal pueden revolucionar su vida. La clave consiste en leer este libro mirando hacia dentro de nosotros mismos.

© Pablo R. Bedrossian, 2017. Todos los derechos reservados.

¿RELACIONES O CONEXIONES? (por Pablo R. Bedrossian)

handshake-01

Hace muchos años llegó a mis manos un pequeño libro de Bruce Larson, titulado “Ya no somos extraños”. Sostenía que vivimos en un mundo de relaciones y que la clave del éxito radicaba en aprender a relacionarnos. Hoy esta tesis ha quedado obsoleta.

A pesar que vivimos conectados a dispositivos, redes móviles y sociales, tenemos una profunda necesidad de conexión humana. La relación ofrece contacto; la conexión crea confianza. No es lo mismo conocer a alguien que entenderlo, hablar con él que comunicarnos.

¿FAVOR U OPORTUNIDAD?

Para una verdadera conexión es necesario el deseo genuino de establecerla. Basta observar cómo algunas personas atienden a sus clientes. Ud. entra a un comercio donde la única vendedora está hablando por celular. Cuando detecta su presencia, baja el teléfono a la altura del pecho y le pregunta:

interrupcion-celular– ¿Qué necesita?

– Quiero hacerle una consulta sobre algo que vi en la vidriera

De inmediato retoma la llamada y dice:

– Ahora no puedo hablar; enseguida te llamo.

Con esa frase le está diciendo dos cosas: que Ud. la está interrumpiendo y que espera que sea breve, porque lo que realmente desea es continuar su conversación.

UNA REGLA QUE PUEDE AYUDAR

¿Cómo hacer que las personas que sirven a clientes, sean externos o internos, entiendan que su punto de partida es establecer conexión?

Quizás pueda ayudar una sencilla regla de hotelería llamada “10, 5, primero y último”:

A 10 pasos, contacto visual; Ud. está diciendo “existes para mí”.

A 5 pasos, contacto verbal; Ud. toma la iniciativa. No espera que el otro lo haga.

Primero: Ud. es el primero en saludar e interesarse sinceramente en las necesidades ajenas.

Último: Ud. es el último en agradecer y despedirse; nunca deja al otro sin obsequiarle una respuesta positiva.

ESCUCHAR CON LA MIRADA

delegar-01Cierta vez un ejecutivo estaba trabajando en su computadora cuando se acercó un colega a hacerle una consulta. Sin levantar la vista de la pantalla, el ejecutivo le respondió mecánicamente. Su colega guardó silencio. Sorprendido el consultado le prestó atención. Su interlocutor prosiguió, no sin antes decirle:

– Por favor, apreciaría que me escuches con los ojos.

Si no sentimos que el otro es importante, no le prestaremos la debida atención. Será imposible establecer una verdadera conexión, pues, en lugar de centrarnos en él y sus necesidades, ocuparemos nosotros el primer lugar.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados. El autor de esta nota es CEO de GO UP / Expertos en Negocios, http://www.goup-ca.com


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías son de dominio público.