CESKY KRUMLOV, LA JOYA DE BOHEMIA (por Pablo R. Bedrossian)

Český Krumlov es una pequeña ciudad medieval ubicada al sur de Bohemia, República Checa. Desde 1992 está reconocida como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Descubra una de las perlas de Europa. Recorrerla es transportarse en el tiempo.

La ciudad floreció entre el siglo XIV y el siglo XVI, cuando se encontraba bajo el dominio de la familia Rožmberk, señores de Bohemia. Luego el poder pasó a otras familias que rigieron los destinos de la ciudad. En el siglo XIX fueron demolidas sus murallas, pero sus edificaciones conservan su antigua fisonomía.

Rodeada de un bosque, el río Moldava la divide en dos áreas claramente diferenciadas: de un lado, el imponente castillo, del otro el casco histórico.

Casi toda peatonal, es una joya arquitectónica donde se entrecruzan los estilos gótico, renacentista y barroco, con callejones que suben y bajan, fachadas con esgrafiados simétricos, puentes de madera y techos de tejas rojas.

1. LOS JARDINES

Para iniciar la visita lo mejor es visitar los bellos jardines del castillo creados en 1678. Ocupan una superficie de rectangular de unos 150 metros de ancho por 750 metros de largo.

De trazado simétrico, posee cursos de agua y un pequeño lago, destacándose su fuente en estilo rococó.

2. EL CASTILLO

Es un amplio complejo de unos 40 edificios donde conviven diversas épocas y estilo. Su construcción se inició en el año 1240 siguiendo el estilo gótico. Fue ampliado en el siglo XIV. En el siglo XVI fue remodelado de acuerdo a los cánones renacentistas y en los siglos XVII y XVIII se introdujeron elementos barrocos y rococó.

Por dentro, el espacio más famoso es su teatro barroco que conserva intacto su aspecto original. A nosotros nos gustó mucho el Salón de las Máscaras, un espacio para fiestas y bailes.

Como en la visita estaba prohibido tomar fotos por dentro, rescatamos los esgrafiados de sus fachadas.

Por fuera se puede admirar un puente que llega a tener hasta cuatro niveles de arcos que recuerdan el diseño de los acueductos romanos; se lo conoce como el Puente de la Capa. Por encima de él hay tres pisos totalmente construidos.

3. LA TORRE DEL CASTILLO

La estructura más notable del castillo es su torre defensiva de 86 metros de altura. Se ve desde todos los puntos de la ciudad. Subiendo sus 192 escalones se accede a su mirador circular que cuenta con 19 arcadas, 4 campanas y ofrece espléndidas vistas panorámicas de la ciudad.

La sección más baja es de mediados del siglo XIII, pero fue completada en estilo renacentista en 1581, con diseño del arquitecto italiano Baldassaro Maggi de Arogno. La decoración exterior de la torre es obra del pintor Bartoloměj Beránek, apodado Jelínek.

Desde hace siglos se conservan osos en el foso del castillo; protegerlos y mantenerlos se ha vuelto una tradición.

4. PLAZA DEL AYUNTAMIENTO

Český Krumlov cuenta con una pequeña plaza de piedra sin árboles, rodeada de edificios renacentistas de diversos colores. Es interesante mirar hacia arriba y ver los remates. Cada frontón tiene una terminación diferente que provee a cada edificio su propia identidad.

La única construcción que rompe la regla es el edificio del Ayuntamiento, una estructura de líneas rectas sostenida en su frente por arcos ojivales.

En el centro de la plaza hay una columna barroca dedicada a la Virgen María por el fin de una peste que en 1680 causó estragos en la región. El monumento incluye varias esculturas creadas por el artista bohemio Matej Vaclav Jackal entre 1714-1716. La fuente que lo rodea fue agregada en 1843.

5. EL RÍO MOLDAVA Y LOS PUENTES QUE LO CRUZAN

La ciudad está enclavada entre meandros del río Moldava, un afluente del Danubio que es el mismo que cruza Praga.

Por sobre el río hay algunos pintorescos puentes de piedra y de madera; el tránsito de turistas por ellos es incesante.

El río no solo separa al castillo del casco histórico, sino que embellece la ciudad y es un espacio de esparcimiento. Recorrer las riberas y practicar el canotaje forman parte de las actividades preferidas de la población local.

6. LAS CALLES, LOS EDIFICIOS Y LAS CASAS

Český Krumlov, más que una ciudad, es un pueblito. Cuenta con apenas 13,000 habitantes, pero recibe 450,000 visitantes por año, por eso el comercio es crucial para su supervivencia.

 La calle más conocida se llama Latran. A lo largo de todo el casco histórico hay tiendas y restaurantes que hacen de las caminatas una experiencia muy animada, enriquecida por callejuelas en declive y antiguas construcciones medievales.

Cada edificio es interesante; muchas fachadas lucen esgrafiados, revestimientos murales decorativos que producen un efecto visual de relieve sobre las fachadas.

7. LA IGLESIA DE SAN VITO

Levantada sobre los cimientos de una iglesia más antigua, el templo actual fue erigido entre 1407 a 1438 en estilo gótico tardío. Entre 1725 y 1726 se agregaron nuevas capillas.

Sin embargo, en el siglo XIX sufrió una drástica remodelación; se eliminaron elementos barrocos e incluso del prebarroco. En 1893 y 1894 la torre con su cúpula acebollada original fue lamentablemente reemplazada por la actual torre neogótica.  

El rico interior incluye el mausoleo de la familia Rožmberk.

8. LAS VISTAS PANORÁMICAS

Finalmente, las vistas panorámicas son maravillosas. Tanto desde el castillo como desde una pequeña colina del otro lado se pueden admirar hermosas vistas de Český Krumlov.

Las casas en general son de dos o más plantas, poseen techos de tejas rojas que caen hacia los lados y predominantemente están pintadas de color blanco. Hay una unidad de estilo en el casco antiguo que le provee singular identidad.

Recomendamos el mirador que se encuentra en el casco antiguo para poder admirar el enorme complejo del castillo desde la distancia.

ADMIRE CESKY KRUMLOV A TRAVÉS DE VIDEOS

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos

STEIN AM RHEIN, UN PUEBLO QUE PARECE SACADO DE UN CUENTO DE HADAS (por Pablo R. Bedrossian)

Serie PUEBLOS PINTORESCOS DE EUROPA

Uno de los pueblos medievales más bellos de Europa se haya escondido entre los valles de Suiza. Se llama Stein am Rhein y muchos de los edificios de su casco antiguo están ornamentados con murales medievales.

Stein am Rhein pertenece al cantón de Schaffhausen, a una hora de tren desde Zürich; su nombre significa “Piedra en el Rin” aludiendo al famoso río que lo cruza, cuyas cataratas -las más grandes de Europa- ubicadas aguas abajo pueden verse en el camino.

 Desde la antigüedad Stein am Rhein contó con una ubicación privilegiada, pues una vía fluvial siempre representa una puerta para el comercio. Además, el traslado a este singular pueblito del monasterio benedictino de san Jorge en el año 1007 por el rey Enrique II impulsó su crecimiento, debido a que simultáneamente autorizó la creación de una aduana y la emisión de moneda.

Durante los siglos XI al XIV Stein am Rhein se convirtió en un centro de negocios con un mercado próspero donde las principales mercancías eran los granos y las artesanías.

LA VISITA

Se puede llegar por tren. La mejor manera de recorrer este mágico pueblecito es a pie, descendiendo desde la estación ferroviaria hacia el centro histórico.

Al llegar al Rin de un lado se observa una larga fila de casas con techos de tejas, y en la otra ribera el complejo del convento de san Jorge.

 Tras cruzar un puente, se avizoran el casco antiguo y algunas bellas casas en estilo gótico alemán.

Una cuadra después, la calle termina en uno de los flancos del Rathaus, sede del Ayuntamiento, que luce espléndidas pinturas solo interrumpidas por ventanales.

Si doblamos a la derecha, nos encontramos con un amplio espacio de pavimento y piedra conformado por la calle, las aceras y la antigua iglesia del monasterio de San Jorge -mencionado más arriba- que conserva secciones erigidas en el siglo XII.

Una de las curiosidades de la iglesia son las gárgolas para desagüe con forma de dragón.

La abadía de San Jorge puede visitarse y es uno de los sitios más antiguos de la ciudad.

Frente a la iglesia, una pequeña casa con su jardín rompe el molde medieval y nos recuerda que no estamos en un viaje al pasado ni en un pueblo fantasma. El lugar en la actualidad cuenta con unos 3,000 habitantes.

No vamos a detenernos allí, sino avanzar hacia la Plaza del Ayuntamiento para disfrutar de las mejores imágenes de Stein am Rhein. Para ello volvemos sobre nuestros pasos y marchamos hacia el otro lado.

 LA RATHAUS (LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO)

En la Rathausplatz (en español Plaza del Ayuntamiento) se encuentran las mejores fachadas, todas decoradas espectacularmente con antiguos murales.

Dos calles que confluyen en la plaza bordean el Rathaus, sede del Ayuntamiento, levantado entre 1539 y 1542. 

Las pinturas de su frente fueron creadas por Carl von Häberlin en 1900 y cuentan la historia de Steim am Rhein.

A ambos lados de la Plaza del Ayuntamiento hay hermosos edificios. Visto desde el Rathaus, a la derecha se encuentra el Weisser Adler, una construcción de cuatro plantas de principios del siglo XV con el mural más antiguo de Suiza, creado por Thomas Schmid a principios del siglo XVI.

Los motivos que ilustran la fachada remiten al Decameron de Bocaccio y a la Bocca della Veritá (“Boca de la Verdad”).

Del otro lado una hilera de casas altas con fachadas profusamente ornamentadas constituye la sección más bella de la plaza y de la ciudad.

La más alta y colorida es la Vordere Krone, construida en el siglo XIV y remodelada a principios del siglo XVII. Su pintura exterior en estilo barroco data de 1734.

Le sigue el Rother Ochsen, la taberna más antigua de Stein am Rhein levantada en 1446.

Luego viene el Steinenen Trauben, cuya construcción es de 1688. Trauben es la palabra alemana que designa a las uvas; por ello en su frente se observa un enorme racimo de uvas negras transportado por dos agricultores. En la actualidad es un restaurante.

El edificio siguiente, que fusiona los estilos gótico y rococó, es el Gasthof zur Sonne (“La Posada del Sol”), que, fiel a su nombre, funciona como hotel y restaurante.

La casa siguiente es la Meise; toma su nombre de un pequeño y colorido pájaro de la zona, que podríamos llamar en español carbonero. Se diferencia del resto por ser un poco más baja que las demás, terminar en lo alto con su frontón triangular clásico y su color ladrillo más homogéneo con escasas pinturas realizadas en en 1924 por A. Schmid y H. Knecht.

Delante de ella se levanta una fuente del siglo XVI la Stadtbrunnen (“Fuente de la Ciudad”) también conocida como Marktbrunnen (“Fuente del Mercado’). La estatua que simboliza a un confederado suizo es de 1601. En 1888 la original fue reemplazada por una copia fiel. El pozo de agua que alimenta la fuente fue restaurado en 2001.

La casa siguiente es la Schwarzes Horn (“Cuerno Negro”) que data de 1515. En la parte alta puede admirarse su elegante entramado de madera y sus ventanales. Las coloridas pinturas que engalanan su frente son de 1914, pintadas por A. Schmid.

Cruzando la calle, a pasos nomás se encuentra la Pelikan, la Casa del Pelícano.

LA CALLE UNDERSTADT

Enseguida la plaza empedrada se afina y se convierte en la calle Understadt. Esta vía peatonal está bordeada por casas más bajas con techos de tejas cuyo estilo nos recuerda que estamos en un cantón suizo germanoparlante.  

El recorrido es corto. Al fondo se ve la antiquísima puerta denominada Untertor, también llamada Torre del Reloj.

Entre los edificios interesantes de esta calle se encuentran el Museo Lindwurm que muestra la vida agrícola en la región durante el siglo XIX. Tiene una simpática escultura de un perrito de bronce en la entrada.

En el camino uno encuentra diversos mosaicos que le dan color al piso granítico.

Durante las escasas cuadras de la calle Understadt, hay edificios muy llamativos. Por ejemplo, la Haus zum Hirzli (“Casa Hirzli”).

Otro ejemplo es el bello edificio de tres plantas de la cooperativa Heimatwerk, cercano a la puerta Untertor.

 Otra construcción singular es el Brodlaube, cuya primera mención es de 1358, que fuera la sede del gremio de los molineros y panaderos, con reminiscencias de las casas flamencas que se ven en Amsterdam o Brujas.

También podemos admirar la Haus Vetter (“Casa Vetter”) de 1473, con su bello entramado de madera pintada de rojo vino tinto.

Llegamos a la Puerta Untertor, que cierra el casco antiguo del pueblo. Fue levantada en 1367 y remodelada en 1520. Aunque cayó destruida por un bombardeo en 1945 pudo hacerse una reconstrucción fiel a la original.

Nos despedimos divisando desde la puerta Untertor al Castillo Hohenklingen en lo alto de un cerro. Esta fortaleza levantada en 1225, hoy funciona como hotel.

Alguien ha dicho Stein am Rhein que parece extraído de un cuento de hadas. Creemos que no se equivoca.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS DE STEIN AM RHEIN


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.