EL GOBIERNO ARGENTINO Y EL ABORTO: LA LEY Y LAS TRAMPAS (por Pablo R. Bedrossian)

Ante el fracaso de su programa económico y en un intento desesperado de ganar espacios y mostrarse progresista, en 2018 el gobierno argentino impulsó el tratamiento de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, más conocida como Ley del Aborto.

Queremos suponer que por error de cálculo, y no por ingenuidad, la iniciativa fracasó pese a la presión ejercida desde el Poder Ejecutivo, que se había declarado supuestamente neutral, sobre diputados provida que cambiaron a último momento su voto. El rechazo por parte del Senado se debió no solo a la posición de la mayoría de las provincias, sino a la Marcha por la Vida, una multitudinaria manifestación en la Ciudad de Buenos Aires, acompañada de marchas simultáneas en otras 117 ciudades argentinas, realizada el 17 de marzo de 2018, que puso en evidencia el poder de convocatoria de las iglesias evangélicas -principales motores de la actividad- cuya lealtad a los principios bíblicos en defensa de la vida está por encima de sus simpatías políticas (marchas similares acaban de realizarse en 2019 en todo el país, con más de 300,000 participantes en la Ciudad de Buenos Aires).

Sin embargo, el gobierno argentino insistió en impulsar la interrupción legal del embarazo a través de diferentes acciones, de las cuales queremos señalar cuatro. La primera, la firma el 11 de julio de 2018 del convenio de cooperación entre la Fundación Huésped, declarada abiertamente pro abortista, y el Ministerio de Educación[1]. Tras la derrota en el Senado, esta entidad declaró en su sitio web: “Esta noche no perdimos. En las calles el derecho al aborto legal, seguro y gratuito ganó, y de eso no hay retorno…”[2]. Al abrirle las escuelas, el gobierno proveyó los medios a esta entidad para predicar sus dogmas, en particular sobre el aborto a pesar que va en contra de la ley vigente y de la Declaración Americana de Derechos Humanos, más conocida como Pacto de San José de Costa Rica.

La segunda acción es la defensa a ultranza del Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo. Interpretando el artículo 86 del Código Penal, el protocolo establece cuatro causales para el aborto legal: 1) el embarazo representa un peligro para la vida de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios; 2) el embarazo representa un peligro para la salud de la mujer y este peligro no pueda ser evitado por otros medios; 3) el embarazo proviene de una violación; 4) el embarazo proviene de una violación sobre una mujer con discapacidad intelectual o mental[3]. El protocolo lleva a extremos una resolución de la Corte Suprema de Justicia sostiene que la mujer que solicite el aborto no necesita la autorización de un juez: “si se considerara necesario compartir la información con terceros –incluidos esposo, compañero/a, padre, madre– debe hacerse con la autorización expresa de la mujer, otorgada de manera libre y de forma clara”[4]. De modo que el padre del embrión es privado de sus derechos y si quien solicita el aborto es una menor de 14 a 17 años, sus padres no pueden enterarse sin su consentimiento explícito. El protocolo también se aplica en casos de riesgo de “dolor psicológico y el sufrimiento mental asociado con la pérdida de la integridad personal y la autoestima”[5], amparándose en una definición de salud de 2006 de la OMS bajo la cual reinterpreta el texto del Código Penal de 1984. Por lo tanto, tergiversando el espíritu de la ley  -esto lo sabe cualquiera que haya estudiado Medicina Legal- el daño eventual a la autoestima es causal suficiente para un aborto. ¿Qué diferencia hay entre esto y el aborto legal?  De paso, en caso que la mujer arguya una violación, no se le pide ninguna prueba o evidencia, sino una declaración jurada “y no se podrá exigir a la persona que profundice en las circunstancias del hecho o que brinde prueba alguna”. Por lo tanto, el protocolo permite mentir impunemente para interrumpir un embarazo. Cabe preguntarse en qué lugar pone la misma dedicación a la exigencia del Código Penal en cuanto a la realización del aborto solo cuando “este peligro no pueda ser evitado por otros medios”.

Una tercera acción promovida por el Poder Ejecutivo argentino a través del Ministerio de Salud y Desarrollo Social fue la aprobación por la ANMAT del Misoprostol, droga abortiva recomendada por la OMS, facilitando los medios para el aborto, que es ilegal. La posterior compra pública de Misoprostol a su proveedor monopólico, Laboratorio Dominguez, por $14.938.560[6] sugiere la posición de las autoridades de dicho Ministerio frente al aborto.

Finalmente, y en lo que nos parece más doloroso, bajo excusas infantiles, se acaba de privar del apoyo estatal comprometido a la Red Nacional de Acompañamiento a la Mujer con Embarazo Vulnerable. Ya no se trata de alentar el aborto sino e imponer contra viento y marea la política oficial de desalentar el embarazo vulnerable. En 18 de diciembre de 2018 la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y la Fundación Vida en Familia firmaron un convenio para apoyo a la Red, que fue presentada el 6 de marzo de 2019 en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación. Sin embargo, luego del evento, “la Profesora Evelyn Rodríguez, responsable de la Red y de la Fundación Vida en Familia, comenzó a recibir para su asombro, mensajes de WhatsApp del Secretario Castelli exigiéndole sorpresivamente firmara inmediatamente un anexo ‘no negociable’ al convenio ya firmado en diciembre del año pasado, y elaborado conjuntamente durante 9 meses”[7]. 

La profesora Rodríguez se negó a firmar el anexo “no negociable” sin antes ponerlo a consideración previamente a las doscientas instituciones que conforman la Red. El ultimátum que recibió de parte de las autoridades no concordaba con los nueve meses que tomó dar forma al convenio. ¿Por qué ese cambio repentino? Finalmente, el 14 de marzo se entera por los medios de la rescisión del convenio mencionado por parte del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación. 

CONCLUSIONES

Desde febrero de 2018, cuando abrió el debate a la legalización del aborto en el Congreso Nacional, el Poder Ejecutivo declaró a la vez su neutralidad. Sin embargo, todas sus acciones la contradicen, pues los actos que enumeramos muestran y demuestran una posición claramente pro abortista:

1. El convenio con la Fundación Huésped facilita el adoctrinamiento infantil sobre el aborto, contrario a ley y a los derechos humanos declarados en el Pacto de San José de Costa Rica del cual la Argentina es signataria.

2. La defensa del protocolo que permite el asesinato del bebé intrauterino por causas banales, como el daño potencial a la autoestima de la mamá, como si el ego materno fuera más importante que la vida que lleva dentro.

3. La aprobación por el ANMAT y la posterior compra y distribución del misoprostol, droga abortiva por parte del Ministerio de Salud.

4. El sabotaje al convenio que apoyaba un 0800 gratuito para las mujeres con embarazo vulnerable.

No es necesario repetir que el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, también se manifiesta abiertamente en contra de la ley vigente, decorando de pañuelos verdes, símbolo de los pro abortistas, la fachada de sus edificios.

¿Qué confianza genera un gobierno que dice una cosa y hace otra? ¿Qué respeto muestra a la democracia y a la histórica votación que rechazó la legalización del aborto? ¿Qué efecto produce en aquellos que creen que es obligación del Estado defender la Ley al observarlo facilitar los medios para violarla?

Creemos que las acciones oficialistas no son movidas por los valores o la ley, sino por el cálculo político. Parece seguir la máxima del escudo chileno, “por la razón o la fuerza”, pero creemos que estos actos lejos de fortalecer su aritmética electoral lo exponen al fracaso, porque la gente no vota solo por la grieta, sino por el respeto que le brindan y los derechos que realmente le importan.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS:

[1] Ver nuestra nota “Por la razón o la fuerza: El convenio oficial con la Fundación Huésped y la promoción del aborto”, https://pablobedrossian.com/2018/08/28/por-la-razon-o-la-fuerza-el-convenio-oficial-con-la-fundacion-huesped-y-la-promocion-del-aborto-por-pablo-r-bedrossian/

[2] https://www.huesped.org.ar/noticias/tras-la-desaprobacion-de-la-ley-de-interrupcion-voluntaria-del-embarazo/

[3] “Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo”, p.11

[4] “Protocolo …” Op.cit., p.14

[5] “Protocolo …” Op.cit., p.15

[6] Contratación Directa que cursa bajo el proceso 80-0075-CDI18 bajo el nombre “Adquisición de Misoprostol 200 mcg”, https://www.eldisenso.com/informes/aborto-legal-en-el-hospital-carolina-stanley-invierte-15-millones-en-misoprostol/

[7] Según el Comunicado Oficial de la a Fundación Vida en Familia

PERSECUCIÓN IDEOLÓGICA Y RELIGIOSA EN NEUQUÉN, ARGENTINA, CONTRA EL PASTOR HUGO MÁRQUEZ Y EL COLEGIO AMEN (por Pablo R. Bedrossian)

La intimidación y la amenaza es el estilo de los enemigos de la verdad; sus métodos revelan la debilidad de sus argumentos. No los mueve su doctrina ni su soberbia sino el miedo a la palabra ajena.

Organizaciones que defienden la ideología de género y sus seguidores pretenden imponer una dictadura del pensamiento que persigue a todo aquel que expresa posiciones diferentes. Impiden hablar en público a quiénes se les oponen, amenazan a los que exponen evidencias contrarias a sus principios y dañan las propiedades de quiénes impulsan ideas opuestas a las suyas. Desde luego, estos provocadores de manual, ante la menor reacción se victimizan, y mienten descaradamente ante los medios. Arrojan la piedra y esconden la mano. Peor aún, hay otros que por ingenuidad o conveniencia les siguen el juego.

La estrategia es poner a los medios, la legislación y la educación en su favor.  Quieren imponer un dogma, proponiendo perseguir y encarcelar a todos los que se le oponen. ¿Derechos humanos? Sí, desde luego, pero solo para los que piensan como ellos. Un ejemplo de esto es lo ocurrido en Neuquén, donde se ha iniciado una persecución ideológica y religiosa contra el pastor bautista Hugo Márquez y el Colegio AMEN.

LOS HECHOS

Hugo Márquez es pastor desde hace muchos años de la Iglesia Bautista Jesús es Rey, ubicada en la ciudad de Neuquén, capital de la provincia de mismo nombre. El colegio AMEN y una radio son parte del proyecto de la iglesia.

Colegio AMEN 01Márquez entrevistó en su programa radial a Agustín Laje y Nicolás Márquez, autores del best seller “El Libro Negro de la Nueva Izquierda”, quienes habían sido invitados previamente a dar una charla de la cual el pastor bautista tuvo que salir escoltado por la policía, mientras miembros del colectivo LGTBI, liderados por un funcionario del gobierno neuquino, golpeaban las puertas, insultaban a gritos, amenazaban su vida y a las instituciones a su cargo. Esta violencia manifiesta se debió simplemente a la presentación de una opinión contraria.

Tras el programa de radio, Hugo Márquez invitó a ambos periodistas a visitar la institución educativa de la iglesia. Allí un grupito de alumnas pidió hablar con ellos. La directora accedió, siempre y cuando la asistencia fuera voluntaria. Enseguida apareció otro grupo con pañuelos verdes que se dedicó a hostigar e interrumpir a Nicolás Márquez y Agustín Laje, a pesar del pedido de sus compañeros de permitirles escucharlos. Por el continuo ataque verbal de las alumnas, el encuentro no pudo proseguir. El pastor Márquez decidió suspender la charla procurando mantener la paz y no dejar que los ánimos se caldearan. Ya en el patio una de las adolescentes le dijo a uno de los expositores: “¡Qué oportunidad de abortar se perdió tu mamá!”, mientras que otra afirmó “Vos sos mi enemigo y si pudiera matarte, te mato”. Semejantes barbaridades, no son inventos: la documentación probatoria fue presentada a la Ministra de Educación de la provincia, Cristina Storioni, luego que ella hubiera hecho declaraciones públicas sin haber citado a las autoridades de la Escuela.

Se habla de un video que se viralizó. Aquí se lo presentamos, compartiendo el link de un medio de prensa neuquino. Juzgue Ud. si realmente encuentra en esto algo más que una polémica donde los periodistas dan su punto de vista (con los que se puede coincidir o no) a alumnos que pidieron escucharlos y el grito de “soberbios” de alguien que se les opone.

https://media.minutouno.com/adjuntos/150/videos/029/345/0029345061.mp4

EL CHANTAJE COMO INSTRUMENTO POLÍTICO

Disfrazando la persecución ideológica y religiosa con un manto de justicia, el Consejo Provincial de Educación (CPE) ordenó de inmediato un sumario al colegio AMEN y fueron presentados tres proyectos para quitarles el subsidio estatal que se otorga a las escuelas privadas. Juez y parte, el oficialismo invierte los hechos, como si las adolescentes agresoras fueron las agredidas para forzar a la escuela a someterse.

hugo-mc3a1rquez-01.jpgEn otra actitud similar, el diputado Raúl Godoy del PTS en el Frente de Izquierda. presentó un proyecto para que el Estado neuquino le quite el subsidio al Colegio AMEN, por la charla que dieron Nicolás Márquez y Agustín Laje, por “que consideran que una mujer trans es un hombre disfrazado de mujer”[1]. No me interesa discutir si el tema de la autopercepción es algo que debe ser impuesto a los demás, pues aún en el caso que Godoy tuviera razón, actúa como las peores dictaduras, pidiendo un castigo económico al que no coincide con él. Dicho de otro modo, no se opone a los subsidios, sino que propone que sean instrumentos para poner de rodillas a las instituciones educativas privadas. Desde luego, se mantengan o se quiten los subsidios, se debe proceder con todas las escuelas por igual, no solo castigar a la que consideran opositora.

LA GESTAPO DEL PENSAMIENTO

Resultado de imagen para diputado godoy neuquenLamentablemente, Godoy no es el único representante de estas organizaciones que operan como una Gestapo del Pensamiento. Al principio dimos una muestra de cómo procede el oficialismo. Su actitud contemplativa frente a los destrozos en la Catedral de la ciudad, los ataques a la conferencia de Laje y Nicolás Márquez, y las amenazas al pastor Hugo Márquez nos recuerda a aquella triste frase “a los amigos, todo; a los enemigos, ni justicia”. ¿O acaso los opositores no tienen derechos? ¿No es parte de la democracia aceptar las diferencias?

Veamos, otro ejemplo; en este caso la evidente sed de venganza de los diputados neuquinos Gabriel “Tom” Romero y Alejandro Vidal, al presentar un proyecto de Ley para “multar a los colegios confesionales que desarrollen o promuevan actividades fundamentalistas y contrarias a toda Ley o derecho de nuestra Constitución Nacional” [2] ¿Quién es el Estado para determinar quién es fundamentalista y quién no? Hasta donde sabemos, las ideas (buenas o malas) no son un delito. Uno se pregunta cuánto miedo tendrán estos dos diputados al pensamiento ajeno para proponer criminalizar los puntos de vista. Procediendo así, ¿no serán ellos los verdaderos fundamentalistas? Además, no están facultados para determinar quiénes violan las leyes o la Constitución, pues para ello está exclusivamente la Justicia. Como en las peores dictaduras pretenden convertirse al mismo tiempo en fiscales y jueces.

CASO TESTIGO

Neuquén se ha convertido en una provincia donde se persigue a los ciudadanos por sus opiniones. ¿Cuál será la próxima provincia en exigir sumisión, sancionar otras leyes mordazas y pretender pasar sobre los padres en la educación de sus hijos? Argentina está amenazada por una nueva clase de totalitarismo, que cree que el Estado es el dueño de la verdad y tiene el derecho de imponerla por la fuerza.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


BONUS: POR QUÉ HUGO MÁRQUEZ ES UNA PERSONA MOLESTA PARA EL PODER

Hugo Márquez es pastor desde hace 40 años. Su conducta intachable le ha dado un liderazgo reconocido en la comunidad neuquina. No es su estilo quedarse callado ante las injusticias y valientemente las enfrenta con la verdad y la palabra, no con acciones violentas o persecutorias como sus opositores.

Prueba de sus convicciones es la carta que se hizo pública, que dirigió al senador Miguel Ángel Pichetto, Jefe del Interbloque Argentina Federal, del Partido Justicialista, en reacción a sus dichos durante el debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, más conocida como Ley de Despenalización del Aborto

 Sr. SENADOR MIGUEL ANGEL PICHETTO

He leído sus comentarios y quisiera decirle que si alguien atrasa, no es justamente los que defendemos la vida sino los que quieren volver (como usted) a prácticas tan antiguas y superadas como la de las culturas paganas antiguas (como la greco-romana) de matar a sus hijos si no los deseaban, si eran mujeres, si tenían alguna atrofia, o si simplemente lo querían hacer sin razón alguna; tal cual Ud. lo quería para la Argentina en la nefasta ley que apoyaba.

Quiero decirle Señor Senador, que las iglesias “No jugamos con la conciencia de la gente”, por el contrario, despertamos su conciencia, a causa de aquellos políticos que ocultan el exterminio y eliminación de los niños por nacer bajo “eufemismo” tales como: “aborto, interrupción voluntaria, derecho de la mujer, modernidad, estado laico”.

No nos venga a enseñar Ud. acerca de “derechos civiles logrados a lo largo de la historia”. Se olvida o ignora que fue la Iglesia Evangélica la que luchó y alcanzó: La Educación Pública (J. Calvino y U. Zswinglio con la Reforma Protestante); La Abolición del Comercio de Esclavos (Charles Martial Lavigerie, misionero y obispo de Argel, William Wilberforce, y su pastor John Newton), Lucha por los Derechos Civiles (pastor Martin Luther King). Separación de Iglesia y Estado, Cementerio Público, Registro Civil en Argentina (Pastor Pablo Bessón), Lucha por la Educación Laica, Ley 1420 (pastor Santiago Canclini, entre muchos); y la lista es extensa. ¿Se olvida donde nacieron las grandes Universidades como la de la Sorbona, Salerno, Montpelier, Oxford, Cambridge, Avignon, Touluse, Roma, Siena, Padua, etc, etc. No fue en el Estado ni con movimientos laicos ni ateos, fue en el seno de la Iglesia Cristiana, sus valores y su cosmovisión de la vida. Somos hacedores de historia, y Ud. no tiene el derecho de querer sacarnos de esa responsabilidad y pretender dejarnos fuera de la construcción de nuestra sociedad. LO SEGUIREMOS HACIENDO.

Tampoco imponemos nuestra visión al conjunto del país, como Ud lo dice; simplemente que como ciudadanos, desde nuestra cosmovisión cristiana, también tenemos derecho a opinar y a votar. ¿O Ud. quiere de nosotros solo los impuestos?.

Vivimos en democracia, en ella todos somos actores, todos somos ciudadanos, todos tenemos opinión y voto. No se arrogue Ud. el papel principal, recuerde que está ahí por nuestro voto (posiblemente equivocado).

Mal esas afirmaciones que desvalorizar la opinión de quienes confesamos una fe, o simplemente pensamos distinto a Usted, máxime para alguien que ahora tiene aspiraciones a la presidencia.

Un cristiano, con voz, a pesar suyo.

Pastor Hugo Márquez.

 


REFERENCIAS:

[1] http://vaconfirma.com.ar/?articulos_seccion_714/id_7283/godoy-por-la-quita-de-subsidios-al-colegio-amen

[2] https://noticiasnqn.com.ar/2018/08/diputados-piden-multar-a-colegios-confesionales-que-bajan-linea-fundamentalista-y-antidemocratica/