ARGENTINA 1 – ISLANDIA 1: EL DÍA QUE GOLIAT NO PUDO CON DAVID (por Pablo R. Bedrossian)

Resultado de imagen para argentina islandiaSerie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

Se ha repetido la historia de David y Goliat. No le resto méritos a estos vikingos futboleros, que basan su fútbol en una férrea disciplina táctica y en la actitud valiente con la que salen a jugar todos los partidos. Desde luego, es falso que entrenen en su tiempo libre; casi todos juegan profesionalmente fuera de su país. Muestran trabajo y dedicación. David practicaba para tener precisión en con su onda.

¿Qué pasó con Goliat? No es ninguna novedad hablar de la Messi dependencia[1]. Hasta los memes previos al Mundial lo señalaban. Pero se agregaron otros males: la falta de ideas del mediocampo hacia arriba y terribles desajustes en la defensa.

MIRANDO HACIA ADENTRO

Argentina nunca atacó por las puntas. Meza y Salvio por la derecha terminaban centralizando el juego, mientras que del otro lado Tagliafico jugaba lejos de un Di María en un bajísimo nivel. Messi hizo todo solo y el Kun metió la única que tuvo. Además, la Messi dependenciafalta de movilidad para crear espacios permitió que la defensa en zona de los islandeses funcionara casi a la perfección. Creemos que uno de los errores del técnico fue poner un doble cinco, Mascherano y Biglia, frente a un equipo que se sabía que iba a jugar replegado con un 5-4-1 y defender en los límites de su propia área. Se necesitaba más creación, no más contención. Las cosas solo cambiaron con el ingreso de Pavón y los pocos minutos de Higuaín, que tuvo más peso en la ofensiva. Es obvio que el chico de Boca fue el revulsivo que Argentina necesitaba y puede ser socio de Messi.

PUEDE PASAR LO MISMO

Pareciera que Sampaoli no aprendió las lecciones del 6 a 1 con España. La defensa mostró fallas muy graves, sobre todo en los centros atrás, donde nadie cerraba y los delanteros islandeses entraban como Pancho por su casa. Si el rival hubiera sido Alemania, quizás Argentina se hubiera comido más goles que Brasil en aquella famosa semifinal del Mundial anterior. Argentina tuvo el 78% de la posesión y triplicó a su rival en tiros al arco, pero Islandia desperdició por lo menos las mismas oportunidades que Argentina. Por eso, para dejar de ser un colador, se requieren ajustes urgentes, pues, salvo la presencia de Gabriel Mercado en el carril derecho, no vemos mejores opciones. De paso, nadie puede reclamarle la falla del penal a Lio porque siempre fue para adelante a pesar que no encontraba compañía.

AHORA O NUNCA

Resumiendo, si Sampaoli no cambia, muere. No hay mayor locura que esperar resultados diferentes haciendo lo mismo. Tiene opciones y debe usarlas, pero debe trabajar mucho para coordinar una defensa que tambaleó frente a los supuestamente más débiles. Los otros equipos no creo que perdonen.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Para más datos, nuestro artículo “SE VIENE EL MUNDIAL: LA SELECCIÓN ARGENTINA FRENTE A TRES FANTASMAS”, https://pablobedrossian.com/2018/06/09/se-viene-el-mundial-la-seleccion-argentina-frente-a-tres-fantasmas-por-pablo-r-bedrossian/

¿CÓMO SERÁ ARGENTINA VS. BÉLGICA? (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2014

ADIÓS SUIZA

Seleccion Argentina 01El agónico triunfo argentino ante Suiza unió en un grito a millones de argentinos. La corrida de Messi y su perfecta asistencia fueron coronadas con el remate de zurda de Di María, colocado con precisión quirúrgica al segundo palo. El partido hasta ese momento había tenido un trámite que sugería la definición por penales.

En el primer tiempo Suiza hizo recordar a Irán: todos atrás, achicando los espacios, y más preocupados en defender que en atacar. Pese a ello, y a diferencia del partido con los persas,  Argentina tuvo más movilidad en ataque, sobre todo por Di María en la izquierda y por Lio Messi, que se las ingenió para abrir algunas brechas en territorio relojero. Argentina fue levemente superior aunque los contragolpes suizos pudieron ser letales, en especial un mano a mano que Drmić desperdició, cuando Chiquito Romero había quedado a mitad de camino entre el achique y el arco.

Xherdan Shaqiri fue el mejor jugador de los primeros 45’. Pero en el segundo tiempo fue bien encimado  y perdió protagonismo. Argentina jugó mejor, apoyado en las corridas de Rojo, el despliegue de Mascherano y los intentos de Di María y Messi, pero creó pocas fútboljugadas de riesgo. La celeste y blanca quiso pero no pudo: Suiza, se defendió con 11.

En el alargue el partido no cambió: Argentina proponía y Suiza se cerraba. Salvo unos pocos minutos, la posesión fue toda albiceleste. Algunos se notaban muy cansados -Messi parecía fundido-,  salvo Di María y Mascherano que corrían como al inicio del partido. Quizás fue ese breve descanso lo que le dio fuerza al Diez para el último pique y su maravillosa cesión a san Ángel, para que definiera. Después vino la pelota suiza en el palo nos hizo recordar al de Holanda que, a dos minutos del final, casi nos deja sin el Mundial 78.

HOLA BÉLGICA

El fútbol es un juego misterioso porque los resultados con frecuencia no se apegan a la lógica. Sin embargo, y a riesgo de equivocarme, creo que el partido con Bélgica tendrá mucho del acontecido con Suiza. Ambos son equipos ordenados, duros y disciplinados. Imagino que, salvo los primeros minutos donde saldrá a jugar de igual a igual y a proponer; si no obtiene un gol tempranero antes de los 15’, Bélgica se replegará para jugar de contragolpe, pues no creo que se arriesgue a dejar con espacios a los artilleros argentinos.

Victorio Nicolás Cocco y Marouane Fellaini, dos temidos mediocampistas, grandes cabeceadores y de enorme cabellera
Victorio Nicolás Cocco y Marouane Fellaini, dos temidos mediocampistas, grandes cabeceadores y de enorme cabellera

El belga es un equipo que se arma de atrás hacia adelante: Su arquero es el joven Thibaut Courtois, que en la temporada pasada admiramos en el Atlético de Madrid; con sus casi dos metros de altura a veces parece imbatible. La defensa está liderada por Vincent Kompany, un defensor que no sólo es muy fuerte sino muy rápido, y por Daniel van Buyten. En el mediocampo el gran protagonista es Marouane Fellaini, famoso por su cabellera afro, quien además de manejar muy bien la pelota es un gran cabeceador. Tiene cierto aire a Victorio Nicolás Cocco, aquel recordado volante de Unión y San Lorenzo. Los jugadores desequilibrantes son Eden Hazard, que juega en el Chelsea, y Dries Mertens, de gran habilidad, aunque se pierde por momentos del partido. Entre los delanteros para mí los más temibles son Origi y Lulaku. Bélgica ataca más que Suiza, maneja mejor las jugadas con pelota detenida y sobre todo es muy fuerte de arriba, un déficit de la defensa argentina, incluso por cuestiones de estatura (Bélgica tiene varios jugadores de más de 1,90 metros).

La formación de Sabella es un misterio, pero creo que apostará a un 4-4-2, con un mediocampo con doble número cinco (Mascherano y Gago o Biglia) probablemente junto a Maxi Rodríguez y Di María, que, como en los últimos dos partidos jugará unos metros más atrás. Arriba estarán Messi y si está bien el Kun; si no, estará Higuain que, aunque no ha rendido, tiene intacto el apetito goleador. Sabella sabe que si ataca debe ganar los rebotes pues un contragolpe rival puede ser mortífero. Para penetrar esa muralla, pienso que priorizará ir por abajo, apoyado siempre en los carrileros, y un medio campo más poblado, para abastecer a Messi y al otro delantero, quienes deberán moverse en el frente de ataque mucho más que lo que lo han hecho hasta ahora.

La gran incógnita es cómo responderá la defensa argentina. Sergio Romero se ha ganado su lugar en la valla, pero siguen los cuestionamientos a los centrales, sobre todo a Federico Fernández, posición para la cual muchos prefieren a Martín Demichelis. Creo que Fernández tendrá en el partido, como el resto de la defensa, la oportunidad de consagrarse y mostrar que tiene madera de campeón. Si llega a ser superado, sobre todo en el juego aéreo, Argentina tendrá serios problemas.

© Pablo R. Bedrossian, 2014. Todos los derechos reservados.