“DEADWIND”, UNA MINISERIE FINLANDESA PLENA DE INTRIGA (por Pablo R. Bedrossian)

Deadwind 02Por recomendación de mi hermano Alejandro, vi la miniserie “Deadwid”, un thriller finlandés presentado por Netflix. Se trata de la investigación de la muerte de una mujer llamada Anna Bergdahl a cargo de la detective local Sofia Karppi y el novato en Homicidios Sakari Nurmi, desarrollada en doce capítulos.

Durante el proceso investigativo se proponen múltiples hipótesis al espectador entre las que se encuentran la crianza de la víctima en grupo religioso radical, un drama en su pareja y el espionaje corporativo, entrando en juego múltiples intereses. Obviamente, la tensión va creciendo en los últimos capítulos hasta llegar al desenlace. Sin embargo, es una historia interesante que vale la pena ver desde el principio.

Deadwind 03Las actuaciones son creíbles y revelan una agresividad contenida debajo de una nórdica corteza de frialdad, discreción y diplomacia. Además, hay dos factores que, en mi opinión, valen la pena resaltar porque proveen a Deadwind de un toque diferente:

Del punto de vista cinematográfico, el relato es lento y se desarrolla como si todo transcurriera en un ámbito sórdido y oscuro. En las numerosas tomas de Helsinski, la capital de Finlandia donde acontece la mayor parte de la historia, se presenta una ciudad desierta, casi sin autos ni personas.

Deadwind 04Del punto de vista cultural, se desnuda la enorme diferencia entre la policía finlandesa y la de nuestros países latinos. Alguna vez vi un reality show protagonizado por la Policía de la Provincia de Buenos Aires y no puede ser mayor el contraste. Deadwind comunica un reflexivo ambiente minimalista, donde el jefe más que un directivo es un facilitador, y las reuniones una suerte de terapia de grupo. No hay ni prepotencia, ni hostilidad.

Concluyendo, pruebe a verla, abra los ojos a la historia y a sus detalles y forme su propia opinión.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

 

BREVE NOTA ACERCA DEL DÍA DEL MÉDICO (por Pablo R. Bedrossian)

Frente del edificio donde investigó el Dr.Carlos Finlay en La Habana, Cuba
Frente del edificio donde investigó el Dr.Carlos Finlay en La Habana, Cuba

El 3 de diciembre, se celebra el Día del Médico. La fecha se eligió para conmemorar el nacimiento del Dr. Carlos Finlay (1853-1915), el médico cubano que descubrió el ciclo de la fiebre amarilla y su agente transmisor, la hembra del mosquito Aedes aegypti, que él llamaba cúlex. Posteriormente desarrolló los primeros sueros para la enfermedad.

Años después, al observar la alta tasa del tétanos infantil en los recién nacidos de su país, se dedicó a investigar su causa, hasta encontrar que el problema se hallaba en la alta concentración de bacilos en el lazo que se utilizaba para ligar el cordón umbilical.

Sus descubrimientos salvaron muchas vidas. Tuve el honor de trabajar durante 10 años en Laboratorios Finlay, de Honduras. También de visitar en La Habana, Cuba el lugar donde realizó sus investigaciones.

Placa conmemorativa de los aportes del Dr.Finlay en La Habana, Cuba
Placa conmemorativa de los aportes del Dr.Finlay en La Habana, Cuba

Hombres como él elevan el ejercicio de nuestra profesión y lo convierten en un acto humanitario, sin perder de vista su perspectiva científica. Su ejemplo es lámpara que señala el camino en tiempos donde la Salud se ha convertido en un negocio muchas veces despojado del más elemental amor al prójimo.

© Pablo R. Bedrossian, 2013. Todos los derechos reservados. El autor de esta nota es médico cardiólogo.

CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotos fueron tomadas por el autor y es el dueño de todos sus derechos.