“THE SINNER” TEMPORADAS 2 Y 3, LA PROCESIÓN VA POR DENTRO (por Pablo R. Bedrossian)

La explosión de nuevas series ha hecho cada vez más difícil crear un guion original. En géneros como el de intriga o el policial pareciera que el molde está tan extendido que todo se vuelve predecible. Quizás por eso se viene produciendo un giro que pone en el centro no a la historia sino al personaje. Tal es el caso de series en Netflix como “Marcella”, “Karppi” y “Sorjonen” que llevan el nombre de sus protagonistas. Otro ejemplo es “The Sinner”, que trata sobre el detective Harry Ambrose, interpretado por Bill Pullman. Nuestro comentario de la Temporada 1 se puede leer en https://pablobedrossian.com/2018/06/09/sinner-pecadoraotra-nueva-miniserie-de-netflix-por-pablo-r-bedrossian/.

Las Temporadas 2 y 3 siguen la misma línea: son thrillers psicológicos donde el protagonista intenta seguir lo que llama “su método”: en apariencia trata de crear empatía -incluso de un modo compulsivo- con los sospechosos para encontrar la verdad. Sin embargo, en lo profundo es difícil saber hasta que punto está viendo en ellos sus propios pecados; de allí el título.  

La segunda temporada ocurre en su pueblo natal, donde un niño de 13 años es sospechoso de haber envenenado a sus presuntos padres. La investigación lo lleva a una secta establecida en las afueras del pueblo donde víctimas y victimarios eran parte de la comunidad.

La tercera es más elaborada donde a partir de un accidente en Dorchester, un suburbio de Nueva York, establece una relación compleja con un docente y futuro padre de familia, Jamie Burns, magníficamente interpretado por Matt Bomer, cuyo comportamiento criminal es indescifrable e impredecible. La pregunta que subyace en la trama no es quién cometió el crimen sino por qué lo hizo. El personaje de Burns es presentado como una persona impenetrable, de aquellos que, se haga lo que se haga, se diga lo que se diga, son dirigidos por sus propios impulsos y no dudan en manipular a quién sea para lograr sus propósitos, aunque por momentos parezcan dignos de lástima.

El detective Harry Ambrose nos hace recordar en sus gestos a Robin Williams. Es un personaje que lleva una vida solitaria y angustiosa, cuya raíz es atribuida a la enfermedad mental de su madre y los hechos que desencadenaron.

Quizás sea una serie demasiado lenta o complicada para algunos, sobre todo para los amantes del cine de acción, pero puede resultar atractiva para aquellos que buscan desentrañar la trama, descubrir que hay debajo de lo que se muestra y ver que el mundo no está pintado de blanco y negro sino lleno de grises.

© Pablo R. Bedrossian, 2020. Todos los derechos reservados.

“FAUDA” TEMPORADA 2, EL CAOS HECHO ACCIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

Serie COMENTARIOS DE CINE, SERIES Y TV

Fauda 02

Fauda significa caos en árabe. La expresión sirve no solo para ilustrar la serie israelí presentada por Netflix sino el tema que representa: la interminable guerra entre árabes y judíos, que no se libra entre ejércitos sino entre pequeñas unidades de uno y otro lado, como si fuera un ajedrez.

En la segunda temporada, el hijo de un líder de Hamas asesinado por el protagonista de la serie, Doron Kavillio, miembro de un equipo encubierto israelí, busca venganza. El palestino, conocido como Abu Ahmad (“la Pantera”), formado en Siria bajo ISIS, basa su estrategia en el terror; bajo la pantalla de una revancha política busca hacer una justicia personal. En la serie hay varios personajes que tejen una compleja red de relaciones humanas, como el líder del brazo militar de Hamas, Walid Al Abed o la médica palestina Shirin Al Abed.

Fauda 03

Fauda tiene varios motivos que la hacen digna de ser vista. En primer lugar, su ritmo que nunca decae; por momentos nos recuerda al de 24, la famosa serie interpretada por Kieffer Shuterland. Si Ud. es de los que mira el reloj para ver cuánto falta, es probable que lo sorprenda el final de un capítulo.

En segundo lugar, muestra los dos lados. Uno observa lo que pasa del lado judío pero también lo que ocurre del lado árabe: la idiosincrasia y la forma de justificar las acciones violentas de cada uno. También se ven las asimetrías: mientras los israelíes cuentan con drones y apoyo satelital, los palestinos pelean con piedras y explosivos caseros. Además, la lucha está presentada con una excelente ambientación.

Finalmente, y no menos importante, emerge sobre de la corteza militar de los personajes su emotividad, ese curioso rasgo de humanidad que nos iguala sin distinción de fronteras. La amistad, la mentira, la lealtad, las ofensas forman parte de las experiencias de los protagonistas. Obviamente hay también algún turbulento romance entre miembros de pueblos enemigos.

Fauda fue creada por Lior Raz (el magnífico actor que encarna a Doron Kavillio) y Avi Issacharoff. Hablada originalmente en hebreo y árabe, nuestra versión está doblada al inglés y subtitulada al español. Si le gusta el cine de acción, no lo dude: esta serie formará parte de sus favoritas.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.