pero sí elegimos cómo reaccionamos frente a ellas