no han cambiado las circunstancias sino nuestra actitud frente a ellas