el valor no está en la intensidad de las cosas