de los cuales el mundo no era digno