“LEONARDO DA VINCI LA BIOGRAFÍA”, DE WALTER ISAACSON (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Siempre tuve especial interés por el Renacimiento; fue un cambio de paradigma que rompió con la oscuridad medieval para abrirse a la aventura del pensamiento. Mis artistas plásticos más admirados son precisamente Leonardo y Miguel Ángel.

Por eso, cuando vi la biografía de Da Vinci por Walter Isaacson no dudé un solo momento en adquirirla. Confluían una vida extraordinaria con un autor de quien había leído “Steve Jobs”[1], un relato extraordinario de la vida del creador de Apple.

 “Leonardo da Vinci La Biografía” no resultó ser lo que imaginaba, quizás porque cuando pienso en biografía, imagino una narración cronológica sobre la vida y obra de una persona, y el libro de Isaacson se aparta de ese modelo.

Más bien la exposición de la vida de Leonardo es interrumpida por extensas secciones para describir su pensamiento. Estas interpolaciones probablemente toman la mitad de la obra. Pareciera que para el biógrafo las ideas de Leonardo, aunque ocupen largos periodos de tiempo, son Leonardo. Quizás se apoye en Emerson: “un hombre es lo que piensa a lo largo del día”; es probable que el día de da Vinci sea toda su vida[2].

El punto de partida para el libro no fueron las grandes pinturas del gran artista sino sus cuadernos; en total se conservan unas 7,200 páginas con notas, esquemas, dibujos y garabatos que revelan su curiosidad insaciable, su capacidad de observación, su deseo de validar sus observaciones mediante experimentos -en ese sentido es un precursor del método inductivo- y su increíble imaginación.

Además de su pensamiento, el texto relata la historia personal de Leonardo. Muestra las distintas facetas de un creador fuera de todo límite: artista, físico, productor de teatro, anatomista, ingeniero hidráulico y militar, por mencionar algunos de los campos que abordó con enorme entusiasmo. El texto no está exento de sabrosos detalles, como su incapacidad de cumplir lo pactado (dejó la mayoría de sus obras inacabadas), la disección anatómica de un hombre centenario o su interés en la lengua del pájaro carpintero, pero son anécdotas. Lo que nos queda es la búsqueda inclaudicable del conocimiento y la innovación como estilo de vida que hicieron de da Vinci el hombre del Renacimiento.

Para una mejor comprensión del texto, “Leonardo da Vinci La Biografía” cuenta con más de 100 ilustraciones muy útiles a pesar de su pequeño tamaño. Además, termina con una desconcertante moraleja. El autor escribe “aunque nunca consigamos igualar su talento, sí podemos aprender de él e intentarnos parecernos más”. Más que de Leonardo parece estar hablando de Jesucristo. No conozco a nadie que quiera ser como da Vinci, pero sé de millones que a pesar del paso del tiempo jamás dejan de admirar su obra.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] La crítica que realicé de esa obra puede leerse en https://pablobedrossian.com/2017/03/11/steve-jobs-su-biografia-segun-walter-isaacson-por-pablo-r-bedrossian/

[2] Como lector, espero que una biografía me cuente una historia y solo se dedique a exponer el pensamiento del protagonista en la medida que sirva para entender sus decisiones y conductas. Quizás una analogía de mi preferencia pueda proveerla el gran historiador cubano-norteamericano Justo L. González, quien por un lado escribió su magnífica “Historia del Cristianismo” y, por el otro, una extensa “Historia del Pensamiento Cristiano”.

STEIN AM RHEIN, UN PUEBLO QUE PARECE SACADO DE UN CUENTO DE HADAS (por Pablo R. Bedrossian)

Serie PUEBLOS PINTORESCOS DE EUROPA

Uno de los pueblos medievales más bellos de Europa se haya escondido entre los valles de Suiza. Se llama Stein am Rhein y muchos de los edificios de su casco antiguo están ornamentados con murales medievales.

Stein am Rhein pertenece al cantón de Schaffhausen, a una hora de tren desde Zürich; su nombre significa “Piedra en el Rin” aludiendo al famoso río que lo cruza, cuyas cataratas -las más grandes de Europa- ubicadas aguas abajo pueden verse en el camino.

 Desde la antigüedad Stein am Rhein contó con una ubicación privilegiada, pues una vía fluvial siempre representa una puerta para el comercio. Además, el traslado a este singular pueblito del monasterio benedictino de san Jorge en el año 1007 por el rey Enrique II impulsó su crecimiento, debido a que simultáneamente autorizó la creación de una aduana y la emisión de moneda.

Durante los siglos XI al XIV Stein am Rhein se convirtió en un centro de negocios con un mercado próspero donde las principales mercancías eran los granos y las artesanías.

LA VISITA

Se puede llegar por tren. La mejor manera de recorrer este mágico pueblecito es a pie, descendiendo desde la estación ferroviaria hacia el centro histórico.

Al llegar al Rin de un lado se observa una larga fila de casas con techos de tejas, y en la otra ribera el complejo del convento de san Jorge.

 Tras cruzar un puente, se avizoran el casco antiguo y algunas bellas casas en estilo gótico alemán.

Una cuadra después, la calle termina en uno de los flancos del Rathaus, sede del Ayuntamiento, que luce espléndidas pinturas solo interrumpidas por ventanales.

Si doblamos a la derecha, nos encontramos con un amplio espacio de pavimento y piedra conformado por la calle, las aceras y la antigua iglesia del monasterio de San Jorge -mencionado más arriba- que conserva secciones erigidas en el siglo XII.

Una de las curiosidades de la iglesia son las gárgolas para desagüe con forma de dragón.

La abadía de San Jorge puede visitarse y es uno de los sitios más antiguos de la ciudad.

Frente a la iglesia, una pequeña casa con su jardín rompe el molde medieval y nos recuerda que no estamos en un viaje al pasado ni en un pueblo fantasma. El lugar en la actualidad cuenta con unos 3,000 habitantes.

No vamos a detenernos allí, sino avanzar hacia la Plaza del Ayuntamiento para disfrutar de las mejores imágenes de Stein am Rhein. Para ello volvemos sobre nuestros pasos y marchamos hacia el otro lado.

 LA RATHAUS (LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO)

En la Rathausplatz (en español Plaza del Ayuntamiento) se encuentran las mejores fachadas, todas decoradas espectacularmente con antiguos murales.

Dos calles que confluyen en la plaza bordean el Rathaus, sede del Ayuntamiento, levantado entre 1539 y 1542. 

Las pinturas de su frente fueron creadas por Carl von Häberlin en 1900 y cuentan la historia de Steim am Rhein.

A ambos lados de la Plaza del Ayuntamiento hay hermosos edificios. Visto desde el Rathaus, a la derecha se encuentra el Weisser Adler, una construcción de cuatro plantas de principios del siglo XV con el mural más antiguo de Suiza, creado por Thomas Schmid a principios del siglo XVI.

Los motivos que ilustran la fachada remiten al Decameron de Bocaccio y a la Bocca della Veritá (“Boca de la Verdad”).

Del otro lado una hilera de casas altas con fachadas profusamente ornamentadas constituye la sección más bella de la plaza y de la ciudad.

La más alta y colorida es la Vordere Krone, construida en el siglo XIV y remodelada a principios del siglo XVII. Su pintura exterior en estilo barroco data de 1734.

Le sigue el Rother Ochsen, la taberna más antigua de Stein am Rhein levantada en 1446.

Luego viene el Steinenen Trauben, cuya construcción es de 1688. Trauben es la palabra alemana que designa a las uvas; por ello en su frente se observa un enorme racimo de uvas negras transportado por dos agricultores. En la actualidad es un restaurante.

El edificio siguiente, que fusiona los estilos gótico y rococó, es el Gasthof zur Sonne (“La Posada del Sol”), que, fiel a su nombre, funciona como hotel y restaurante.

La casa siguiente es la Meise; toma su nombre de un pequeño y colorido pájaro de la zona, que podríamos llamar en español carbonero. Se diferencia del resto por ser un poco más baja que las demás, terminar en lo alto con su frontón triangular clásico y su color ladrillo más homogéneo con escasas pinturas realizadas en en 1924 por A. Schmid y H. Knecht.

Delante de ella se levanta una fuente del siglo XVI la Stadtbrunnen (“Fuente de la Ciudad”) también conocida como Marktbrunnen (“Fuente del Mercado’). La estatua que simboliza a un confederado suizo es de 1601. En 1888 la original fue reemplazada por una copia fiel. El pozo de agua que alimenta la fuente fue restaurado en 2001.

La casa siguiente es la Schwarzes Horn (“Cuerno Negro”) que data de 1515. En la parte alta puede admirarse su elegante entramado de madera y sus ventanales. Las coloridas pinturas que engalanan su frente son de 1914, pintadas por A. Schmid.

Cruzando la calle, a pasos nomás se encuentra la Pelikan, la Casa del Pelícano.

LA CALLE UNDERSTADT

Enseguida la plaza empedrada se afina y se convierte en la calle Understadt. Esta vía peatonal está bordeada por casas más bajas con techos de tejas cuyo estilo nos recuerda que estamos en un cantón suizo germanoparlante.  

El recorrido es corto. Al fondo se ve la antiquísima puerta denominada Untertor, también llamada Torre del Reloj.

Entre los edificios interesantes de esta calle se encuentran el Museo Lindwurm que muestra la vida agrícola en la región durante el siglo XIX. Tiene una simpática escultura de un perrito de bronce en la entrada.

En el camino uno encuentra diversos mosaicos que le dan color al piso granítico.

Durante las escasas cuadras de la calle Understadt, hay edificios muy llamativos. Por ejemplo, la Haus zum Hirzli (“Casa Hirzli”).

Otro ejemplo es el bello edificio de tres plantas de la cooperativa Heimatwerk, cercano a la puerta Untertor.

 Otra construcción singular es el Brodlaube, cuya primera mención es de 1358, que fuera la sede del gremio de los molineros y panaderos, con reminiscencias de las casas flamencas que se ven en Amsterdam o Brujas.

También podemos admirar la Haus Vetter (“Casa Vetter”) de 1473, con su bello entramado de madera pintada de rojo vino tinto.

Llegamos a la Puerta Untertor, que cierra el casco antiguo del pueblo. Fue levantada en 1367 y remodelada en 1520. Aunque cayó destruida por un bombardeo en 1945 pudo hacerse una reconstrucción fiel a la original.

Nos despedimos divisando desde la puerta Untertor al Castillo Hohenklingen en lo alto de un cerro. Esta fortaleza levantada en 1225, hoy funciona como hotel.

Alguien ha dicho Stein am Rhein que parece extraído de un cuento de hadas. Creemos que no se equivoca.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS DE STEIN AM RHEIN


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

“EL HOMBRE QUE MIDE LAS NUBES” DE JAN FABRE (por Pablo R. Bedrossian)

Considerada como exposición internacional de arte más grande del mundo, la Bienal de Venecia cada dos años reúne una selección de obras de distintas procedencias en dos grandes áreas: el Arsenale, los viejos astilleros de la ciudad, y los Giardini, un bello jardín botánico. Sin embargo, simultáneamente hay muestras paralelas[1] que embellecen diversos sitios de la ciudad.

Uno de estos eventos colaterales corresponde a una obra muy curiosa que durante los meses de la Bienal 2019 pudo observarse desde el Puente de la Academia, uno de los tres que cruzan el Gran Canal. Nos referimos a “El hombre que mide las nubes”, una pieza en bronce, sílice y pan de oro de 9 metros de altura, si incluimos su base.

Creada por el belga Jan Fabre, muestra a un hombre sobre una escalera con los brazos extendidos sosteniendo una regla. El título fue tomado de una frase de Robert Stroud, un famoso preso de Alcatraz, apodado “Birdman” por su afición a la crianza y venta de pájaros. Tras ser excarcelado, le preguntaron a qué iba a dedicarse; simplemente respondió que “a medir las nubes”.

Según su creador, la obra puede interpretarse como “metáfora para el artista que intenta capturar lo imposible en su trabajo”[2]. En lo personal, creo que esa intención debería extrapolarse a todos los seres humanos: trabajar por hacer realidad aquellos sueños que nos emocionan o desafían, pero parecen utópicos o irrealizables. Creo que firmemente en aquella frase que dice: “Todo parece imposible hasta que se hace”.

Un detalle curioso es que la figura de la escultura es muy parecida a Fabre, pero representa en realidad a un hermano menor, llamado Emiel, que murió tempranamente.

A través de su obra, Jan Fabre nos invita a medir lo inconmensurable y a no renunciar jamás a nuestros sueños.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


NOTA

El proyecto fue realizado con la colaboración de Angelos (Amberes, Bélgica), EdM Productions y la Fundación Linda et Guy Pieters (Saint-Tropez, Francia); la curadora fue Joanna De Vos.

El proyecto va acompañado de una publicación con un ensayo de la curadora Joanna De Vos, en una edición limitada de 300 copias, 200 de ellas numeradas y firmadas por Jan Fabre y Joanna De Vos.


REFERENCIAS

[1] Por ejemplo, la magnífica obra “Cruzando Puentes” de Lorenzo Quinn, de la cual puede leerse en https://pablobedrossian.com/2019/11/15/venecia-bajo-el-agua-por-pablo-r-bedrossian/

[2] http://www.edmproductions.org/projects/the-man-who-measures-the-clouds-monument-to-the-measure-of-the-immeasurable/


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el entrevistado en esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

MÁS SOBRE LOS ARMENIOS EN CENTROAMÉRICA (una entrevista de Artsvi Bakhchinyan al autor de este blog)

Semanas atrás Carlos Antaramian, un destacado experto de origen armenio nacido en México me puso en contacto con Artsvi Bakhchinyan, doctor en filología, investigador de cine y estudioso de las cuestiones armenias que reside en Yerevan. Artsvi, que es colaborador habitual de The Armenian Mirror-Spectator, el primer semanario armenio en lengua inglesa de los Estados Unidos, fundado en 1932, me propuso realizar una entrevista sobre los armenios en Centroamérica. Gracias a la tecnología el encuentro se hizo posible a pesar de la enorme distancia que separa geográficamente a Honduras de Armenia. Aunque el reportaje se publicó el 14 de noviembre de 2019 en inglés (el original puede leerse en https://mirrorspectator.com/2019/11/14/pablo-bedrossian-from-honduras-armenians-wherever-we-meet-we-are-a-family), comparto su traducción al castellano esperando contribuir a la difusión de la presencia armenia en esta región del planeta.

LOS ARMENIOS DONDE QUIERA QUE NOS ENCONTREMOS SOMOS UNA FAMILIA

YEREVAN (ARMENIA)-SAN PEDRO SULA (HONDURAS)

 – Querido Pablo, esta es la primera vez que me encuentro con un armenio que vive en Honduras. Por favor presentate.

Me llamo Pablo Bedrossian. Nací en Buenos Aires, Argentina y actualmente vivo en la segunda ciudad más grande de Honduras, San Pedro Sula. Mi abuelo Agop fue un heroico sobreviviente del genocidio. Mi abuela Loutfia sobrevivió a las masacres de Marash. Soy médico (cardiólogo), pero después de 13 años dedicado a la actividad clínica decidí cambiar mi ocupación y trabajé como gerente senior en compañías farmacéuticas durante 18 años. Estudié negocios y obtuve un MBA. Una empresa de Honduras, llamada Laboratorios Finlay, me trajo a este país. Hace cinco años comencé mi propia empresa de consultoría, GO UP / Expertos en Negocios (www.goup-ca.com). Estoy casado, con una hija. Soy un hombre de fe y mi mayor placer es leer y viajar por el mundo.

Convento armenio mekhitarista en la Isla de San Lazzaro, Venecia, Italia

– Según el libro “The Southern Side of the Earth: Armenians in Latin America From the Beginning to 1950” de Vartan Matiossian, ya en 1929 el gobierno de Honduras exigió $ 2,500 de diferentes migrantes, incluidos los armenios. Esto significa que la presencia armenia en Honduras podría tener ya unos 90 años. Según http://www.armeniadiaspora.com hay 900 armenios en Honduras, pero dudo que este número sea correcto. ¿Qué dirías?

Llegué a Honduras desde Argentina, mi lugar de nacimiento, a fines de 2002. Desde ese momento comencé a buscar armenios, pero la tarea fue muy difícil. Resumí mi búsqueda en un artículo llamado “Los Armenios en Centroamérica”, que fue traducido al inglés, francés e italiano. Encontré la primera referencia en una revista que hablaba de un estadounidense dueño de un restaurante, pero “descendiente medio armenio”. Aunque vivía muy lejos de mi casa, en 2006 conduje tres horas para conocerlo. Se sintió conmovido cuando dije mi apellido. “Bedrossian es el apellido de mi madre también”, dijo. Cuando regresé en 2007, él había regresado a Estados Unidos. Además, Manolo Keosseian, un entrenador profesional de fútbol de Uruguay, vivió en Honduras en varios periodos por razones laborales (entre 2007 y 2019). Ahora vive en Montevideo. Hace tres años, un cliente me contó sobre otra armenia argentina, Adriana Keyichian. Está casada con un hondureño y está a cargo de una escuela para niños especiales. Como se observa, pude encontrar muy pocos armenios en Honduras, la mayoría de ellos inmigrantes actuales.

A la izquierda el técnico de fútbol Manuel Keosseian, en el centro el entrevistado y a la derecha Víctor Coello, ex arquero de la Selección Nacional de Honduras

Hay una familia cuyo apellido es Gurdian. La primera referencia es del siglo XIX en Nicaragua, desde donde se extendieron a Costa Rica y algunos a Honduras. Varios miembros de esta familia se consideran armenios, pero otros creen que son españoles. Nadie sabe el verdadero origen. Pablo Gurdian Bond en un artículo completo apoya que su familia ha venido de España. Le respondí con otro artículo llamado “Las dos historias del apellido Gurdian”. En mi investigación, que incluye entrevistas e intercambio de correos electrónicos con varios de los Gurdian, descubrí una tradición familiar (con diferentes variantes) sobre tres hermanos que vinieron de Armenia a Nicaragua en el siglo XIX. Además, el apellido no existe en España, pero en Armenia existe Kurdian. Entonces, los descendientes de la familia Gurdian podrían ser armenios: el misterio aún permanece.

Catedral Armenia de Moscú, Rusia, y edificios anexos

Sabemos que hay muchas ciudades y pueblos en América Central y del Sur llamados Armenia, incluidos dos en Honduras. ¿Alguna vez has estado allí?

En Honduras hay más lugares llamados Armenia. Cuando publiqué otro artículo llamado “Sitios de Centroamérica que se llaman Armenia”, encontré solo dos sitios en Honduras y ambos con el mismo nombre: “Nueva Armenia”, uno en la costa norte y otro en Francisco Morazán, en el centro del país. Hace años, un joven turista armenio me envió un mensaje diciéndome que había visitado un lugar desconocido para mí, también llamado Nueva Armenia, un pequeño pueblo en el departamento de Copán, en el área occidental de Honduras. Además, en Honduras hay un río Armenia en el departamento de Yoro, así como una pequeña comunidad allí llamada Armenia. Nunca pude visitar esos lugares, pero visité Armenia en Sonsonate, El Salvador. Vartan Matiossian, el extraordinario experto que mencionaste al principio, me explicó el origen de esos nombres: la Vulgata (la Biblia traducida al latín por San Jerónimo), dice “Y el arca descansaba … sobre las montañas de Armenia” en lugar de “Ararat”, la palabra original. Bajo la influencia española había una tradición de elegir lugares bíblicos para nombrar ciudades y pueblos en América; esa es la razón más probable del nombre.

Portada online de la entrevista

– Sabemos que el gobierno de Azerbaiyán hace propaganda anti -armenia en los países con poca población armenia. ¿Lo hacen también en Honduras?

La gente en Honduras tiene un bajo nivel educativo. La mayoría de ellos no saben acerca de Azerbaiyán, por lo que no tenemos este problema. Muchas de las familias más poderosas en Honduras vinieron de Palestina; llegaron a principios del siglo XX. Son cristianos, no musulmanes. Aquí se les llama comúnmente “turcos” porque, bajo la férula del imperio, llegaron con un pasaporte de nacionalidad otomana. Durante el golpe de estado de 2009 tomé una foto de un graffiti curioso con el mensaje “turcos genocidas”, por supuesto, no con el significado que nosotros le damos.

Saint Vartan Armenian Cathedral, New York, Estados Unidos

– ¿Tú o los demás hicieron algún esfuerzo para presentar Armenia en Honduras?

Si. He publicado artículos y enviado obsequiado libros que cuentan la dura historia del genocidio. La gente común no lo sabe. Carlos Antaramian, otro gran experto, autor del libro “Del Ararat al Popocatépetl: los armenios en México” me escribió sobre el interés del nuevo embajador armenio en México (que está a cargo también de América Central) para visitarnos en el futuro. Sería una excelente oportunidad para presentar Armenia y su historia al pueblo hondureño.

En la Saint Illuminator’s Armenian Apostolic Cathedral con el Rev. F. Mesrob Lakissian

– ¿Qué dirías sobre los armenios en los países limítrofes de Honduras: Guatemala, El Salvador y Nicaragua?

La situación de los armenios en esos países es muy similar a la de Honduras. Hay muy pocos; la mayoría de ellos nacieron en otros países. Por ejemplo, Samuel Berberian, nacido en Atenas y criado en Argentina, era decano de la Facultad de Teología de la Universidad Panamericana de Guatemala. También Edgardo Surenian, un pastor evangélico de Argentina, vivió durante unos años en El Salvador.

Iglesia Armenia de París, Francia

– Estoy seguro de que está en contacto con los armenios en Argentina. ¿Qué pasa con Armenia y otras comunidades?

Hace solo unos días, visité San Lazzaro, la isla armenia en Venecia. Allí conocí al padre Hamazasp Kechichian. En 2018 conocí a P. Mesrob Lakissian, el sacerdote de la Catedral Apostólica Armenia de Saint Illuminator de Nueva York. Además, en 2019 estuve en la Catedral de Armenia en Moscú y en la Iglesia de Armenia en París. Dondequiera que viajo trato de encontrar armenios. Una de las experiencias más interesantes fue mi visita en 1990 a Krikor Der Balian, en Swazilandia, un pequeño país africano. Krikor construyó allí una pequeña iglesia armenia en su propiedad. ¡Los armenios, donde sea que nos encontremos, somos una familia!

Krikor DerBalian en el frente de su amada iglesia en Pine Valley, en las afueras de Mbabane, Swazilandia, en el sur de África; foto tomada por el entrevistado en 1990

– Bueno, Pablo, gracias … ¡y espero que tu próximo viaje sea Armenia!

Artículo original en inglés por Artsvi Bakhchinyan ©The Armenian Mirror-Spectator, 2019. Todos los derechos reservados. Traducción: Pablo R. Bedrossian, 2019.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el entrevistado en esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción del logo de The Armenian Mirror-Spetactor y la portada de la entrevista tomada de dicho medio.



“EL ESPÍA”, UNA MINISERIE BASADA EN UNA INCREÍBLE HISTORIA REAL (por Pablo R. Bedrossian)

“El Espía” es una serie en seis capítulos que novela la historia de Eli Cohen, quien, haciéndose pasar por un poderoso empresario logró infiltrarse en las más altas esferas del gobierno sirio.

Cohen había nacido Egipto en 1924 en el seno de una familia judía que había emigrado de Aleppo, Siria; por eso hablaba árabe a la perfección; además sus rasgos mizrajim[1] hacían pasar inadvertido su origen hebreo.

Para entender la miniserie es importante conocer el contexto. Eli Cohen había abrazado la causa sionista muy tempranamente. La creación del Estado de Israel en 1948 redefinió el mapa político de Medio Oriente, generando grandes hostilidades con grupos que vivían en la zona (los palestinos) y las demás naciones árabes que consideraban al pueblo hebreo su enemigo. El estallido de una guerra siempre estaba latente.  

Entre 1958 y 1961 existió la República Árabe Unida, nacida de la unión entre Egipto y Siria. Un golpe de estado promovido por los militares sirios terminó con esa breve experiencia y sumió a su nación en una grave inestabilidad. Recién en 1963 la llegada al poder del revolucionario Partido Baaz[2] impuso el orden en el país.

En 1960 Eli Cohen se enroló en lo que hoy es la Mossad, el servicio de inteligencia israelí. Le proveyeron una identidad falsa, la de Kamel Amin Tsa’abet, y lo enviaron a la Argentina donde vivió como un exitoso hombre de negocios de origen sirio. Esta pantalla le sirvió para relacionarse con las autoridades sirias y trasladarse a Damasco en 1962. A partir de allí se puede decir que comienza la historia de “El Espía”.

La miniserie tiene como antecedente la película inglesa “El Espía Imposible”, de 1987, dirigida por Jim Goddard y protagonizada por John Shea. Sin embargo, “El Espía” se diferencia por su mayor apego a los hechos, su realismo emotivo y su magnífica ambientación. Además, la extraordinaria interpretación de Sacha Baron Cohen en el rol de Eli Cohen la convierte en una joya. Parece increíble que el protagonista sea el mismo actor de “Borat” o “El Dictador”.

Definitivamente recomiendo esta miniserie que, desde luego, será percibida desde puntos de vista antagónicos: aquel que ame al pueblo de Israel verá en Cohen un patriota; aquel que defienda al pueblo árabe lo verá como un traidor.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Se designa con ese nombre a los judíos de origen oriental, prefiriéndose la palabra sefardí para los que fueron expulsados de España en 1492, también en su mayoría de rasgos moros.

[2] Otros lo escriben Baath.

VENECIA BAJO EL AGUA (por Pablo R. Bedrossian)

En mi opinión Venecia es la ciudad más linda del mundo. Su belleza no reside únicamente en sus canales -que de por sí la hacen única- sino también en su arquitectura sublime, en la sensación de viajar en el tiempo al caminar sus calles y en la ausencia de autos que la contaminen.

Levantada en una laguna y separada del Mar Adriático solo por la isla del Lido, Venecia es un verdadero milagro. En la Edad Media su poderío naval la convirtió en una potencia marítima y comercial, constituyendo una república -La Serenísima República de Venecia- hasta 1797, cuando el invasor Napoleón la anexó a Austria.

Las actuales inundaciones están causando un profundo daño a su centro histórico que ha sido inscripto como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1987. Los altos niveles de agua se han convertido en titulares de los diarios y noticieros televisivos.

Tuve oportunidad de visitarla por tercera vez hace menos de un mes y quiero compartir algunas imágenes donde se admira la belleza veneciana y contrastarla con aquellas que la muestran bajo la calamidad natural que ha padecido.

1. PALAZZO DUCAL

Este edificio que ha servido de sede de gobierno, centro administrativo y cárcel de alta seguridad está ubicado en una esquina de la Plaza de San Marcos, frente al nacimiento del Gran Canal. Fue terminado en el siglo XV con una original fachada que combina mármoles rosado y blanco. Ocupa la zona más baja de la ciudad. Joya del gótico veneciano, contradice el sentido común donde lo más pesado debe sostener lo más liviano, pues la estructura sólida se apoya sobre dos niveles de arcos ojivales.

2. PIAZZA DE SAN MARCO

La elegantísima plaza de San Marcos es el corazón de Venecia.  Tres de sus lados lo conforman edificios bajos con largas galerías, tiendas exclusivas y cafés al aire libre, como el Florian o el Quadri, cuyas orquestas deleitan a clientes y  transeúntes. En la cabecera, cerrando la plaza, se encuentra la famosa Basílica de San Marcos.

3. BASĺLICA DE SAN MARCOS

Esta basílica de estilo bizantino fue levantada en el siglo XI sobre los cimientos de un templo del siglo IX, para albergar los supuestos restos de san Marcos, autor del evangelio que lleva su nombre, que mercaderes venecianos habían traído de Alejandría, Egipto. Su interior tiene tres naves y está decorada con una riquísima iconografía. Es una obra maestra de la arquitectura de la Edad Media que se ha conservado con pocos cambios a lo largo de los siglos.

4. PONTE DE RIALTO

El Puente de Rialto es el más bello de los tres puentes que cruzan el Gran Canal de Venecia. Es el más antiguo; construido en piedra entre 1588 y 1591. A ambos lados tiene miradores techados desde donde se observa el incesante trajinar de góndolas, lanchas y vaporetti; por dentro es una calle poblada de tiendas de regalos y joyerías. Comunica dos de los seis barrios de la ciudad, los sestieri de san Marcos y san Polo. Es otro de los símbolos de Venecia.

5. RIVA DEGLI SCHIAVONI

Muy cerca del Palazzo Ducal se extiende una ancha explanada que bordea la laguna, solo interrumpida por puentes, la Riva degli Schiavoni. A toda hora se puede observar turistas  recorriendo a pie esta costanera que ofrece vistas espectaculares y se extiende hasta los Jardines de la Bienal, el área verde de la isla.

6. LAS GÓNDOLAS

Otro de los símbolos de la ciudad son las góndolas. Para muchos representan el romanticismo, eternizado por Charles Aznavour en “Venecia sin ti”. Construidas en forma artesanal y conducidas por expertos gondolieri permiten conocer los canales más estrechos de la ciudad de una manera única.

Venecia es una de las capitales del arte más importante del mundo; esperamos que esta inundación no mengüe ni destruya su belleza.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.

CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos a excepción de las fotos de las inundaciones:

La foto del Palazzo Ducal tomada de https://media.gettyimages.com/videos/bad-weather-in-venice-doges-palace-flooding-video-id464983654?s=640×640

La foto de la Plaza de San Marcos inundada tomada de https://www.infobae.com/new-resizer/iceulf-xyw4D7auEZk857GDmmZU=/750×0/filters:quality(100)/arc-anglerfish-arc2-prod-infobae.s3.amazonaws.com/public/HSXELT2GEZCWREHSCAO5DMHZRY.jpg

La foto de la Basílica de San Marcos inundada tomada de https://elpais.com/elpais/2018/10/30/album/1540892748_432874.html#foto_gal_11

La foto del Puente de Rialto con el Gran Canal desbordado tomada de https://elpais.com/elpais/2018/10/30/album/1540892748_432874.html

La foto de la Riva degli Schiavoni tomada de https://as.com/deporteyvida/imagenes/2019/11/13/fotorrelato/1573651516_609620_1573653176_album_normal.jpg

La foto de las góndolas con el canal desbordado tomada de https://www.prensalibre.com/wp-content/uploads/2019/11/data48548001.jpg?quality=82&w=760&h=430&crop=1