¿DEBEN LAS EMOCIONES CREAR LA CULTURA ORGANIZACIONAL? “LAS PERSONAS PRIMERO”, DE EDUARDO P. BRAUN (por Pablo R. Bedrossian)

Serie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Eduardo P. Braun, ex director del Grupo HSM, nos presenta cómo gestionar la cultura organizacional y las emociones de nuestros colaboradores para obtener resultados extraordinarios. Para ello se sirve de conceptos propios y de sus entrevistas con grandes líderes mundiales, como Bill Clinton, Tony Blair, Colin Powell, Peter Drucker y Jack Welch, cuyos testimonios constituyen el aporte más importante de la obra.

El autor propone un liderazgo a través del manejo de las emociones, entendiendo que es el modo natural de potenciar la actitud positiva y el compromiso de las personas en una empresa. Por favor, no se malinterprete: no plantea una manipulación sentimental sino un camino para obtener lo mejor de cada uno de los colaboradores.

A lo largo de los ocho capítulos describe los roles de el nuevo CEO, como él mismo lo llama: inspirar una visión, tener consideración por los miembros del equipo, lograr una comunicación abierta con ellos, hallar un sistema sólido de toma de decisiones y comprender, crear y gestionar la cultura. Podría decirse que estos aspectos “blandos” complementan y sirven para encauzar los aspectos “duros” de la estrategia.

Quizás el énfasis de los primeros capítulos por el management de las emociones colectivas puede parecer exagerado. Sin embargo, a medida que se avanza en la lectura queda claro que no es ingenuidad sino la presentación de una herramienta que no debe ser vista como una panacea.

Como muchos otros libros de management “Las Personas Primero” dice en más de 300 páginas lo que pudo decir en menos de 100; sin embargo, tal como ha sido mi caso, uno encuentra muchas frases y párrafos sumamente aleccionadores.

La mayor novedad se encuentra el final cuando, en una muestra de una gran admiración personal, presenta al papa Francisco como modelo del nuevo CEO, algo que seguramente se prestará a debate.

Comparto una de las muchas citas recogidas en el libro, a la que adhiero firmemente, tomada de Ed Catmull, cofundador y presidente de Pixar y Walt Disney Animation Studios, “es mucho más importante tener un grupo de personas abiertas al dialogo y dispuestas a trabajar como un equipo que tener unos pocos genios en diferentes áreas que sean incapaces de trabajar juntos”

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.

¿QUIÉN DIJO QUE NO SE PUEDE? CONOZCA A BRYAN NAZAR, EMPRENDEDOR Y CEO DE CLOUDBIZ (por Pablo R. Bedrossian)

¿Quién dijo que no se puede? Bryan, Mario y Wendell son tres hermanos emprendedores de Honduras. Bryan es Ingeniero en Sistemas con un MBA. Mario es pasante de la Licenciatura en Mercadotecnia y Wendell pasante de Ingeniería en Sistemas. Los hermanos Nazar son bilingües -hablan español e inglés-, apasionados por la tecnología y por los deportes extremos. Autodidactas, han adquirido el hábito de leer y de capacitarse continuamente vía online, prácticas que los han ayudado a emprender exitosamente su propio negocio en la nube, aprendiendo métodos y tecnologías para poder desarrollar y lanzar un producto 100% online a un mercado tradicional.

Mario, Wendell y Bryan Nazar

Entrevistamos a Bryan Nazar, hoy CEO de Cloudbiz, la empresa que creó junto a sus hermanos. Sus respuestas son contundentes y sin medias tintas. Los invitamos a encontrar en este diálogo las claves para ser un emprendedor exitoso no importa el entorno o las adversidades a su alrededor.

¿Por favor, contanos cómo empezaron esta aventura de emprender?

En 2010 iniciamos una agencia de marketing digital junto a nuestros padres, como un emprendimiento familiar; nos dedicábamos a la creación de logos, páginas web, apps para móviles. Fuimos creciendo rápidamente y en 2014 contábamos con una cartera de más de 300 clientes. Sin embargo, nos encontramos con un problema administrativo: manejábamos todo -ventas, egresos- en Excel, y eso traía descontrol. Allí nace Cloud, como una solución interna. Hicimos un prototipo como primera fase y comenzamos a emitir facturas digitales. Nuestros clientes comenzaron a preguntarnos si el sistema con el que les facturábamos estaba a la venta. Entonces allí se nos “pararon las antenas”. Vimos que no solo nosotros padecíamos este problema; comenzamos a investigar y vimos que era una necesidad común en toda Latinoamérica. Fue en ese instante que decidimos independizar el proyecto, formar una empresa aparte, que fue la que iniciamos junto a mis dos hermanos. Formamos CloudBiz y nos dedicamos enteramente a mejorar sus módulos y comercializarlo para que las PyME puedan tener una solución administrativa.

¿En qué consiste CloudBiz?

CloudBiz es un software online de facturación, inventarios y contabilidad para PyMe. Tenemos una aplicación móvil y una web donde una PyME puede llevar todo su control administrativo. La plataforma está online, de modo que no necesita ningún tipo de instalación local. Simplemente se accede a la página en www.micloudbiz.com, allí hacer clic en la opción “crear cuenta” y en menos de 20’ ya pueden estar haciendo sus facturas de compra y sus facturas de venta en forma digital.

Bryan Nazar

¿Cuál es la innovación que presenta el producto y cuáles sus beneficios?

Hemos trabajado mucho en la plataforma. Ahora estamos a una semana de lanzar la versión 2, donde básicamente estamos automatizando y optimizando todas las tareas contables. El gerente de un negocio o un microempresario va a poder cargar sus ingresos y gastos de una forma fácil y la plataforma va a realizar los procesos contables. Esto le va a permitir contar con información más rápida, en tiempo real, y agilizar la contabilidad. Para el próximo año estamos trabajando en CloudBot, un asistente con inteligencia artificial, con el que se logrará interactuar en forma mucho más humana con toda la información financiera y administrativa en la plataforma.

¿Cómo fue su trayectoria que los hizo ganadores de premios?

En 2017 decidimos concursar en la primera edición del Honduras Digital Challenge, un concurso de emprendimientos tecnológicos. Durante seis meses recibimos mentorías y participamos en talleres, lo que nos ayudó mucho a abrir los ojos y ver la oportunidad. Fue un proceso muy riguroso. Tuvimos que realizar muchas tareas y al final recibimos la premiación, obteniendo tras mucho esfuerzo el primer lugar. A partir de allí se abrieron puertas: salimos en los medios como los ganadores, entonces, atrajo más clientes a nuestro negocio y nos aportó una mayor credibilidad. Haber ganado el concurso nos impulsó mucho porque gente que no creía en el producto comenzó a confiar.

Bryan junto a Mario Nazar, su padre

¿Cómo pasaron desde allí a su presencia en Colombia?

no de los jueces del Honduras Digital Challenge, de origen peruano, vio mucho potencial en CloudBiz y nos recomendó con una aceleradora holandesa de startups, propiedad de un fondo de inversiones, llamada Rockstart, que estaba haciendo su primer programa en Latinoamérica, con sede en Colombia. Gracias a esta recomendación, aplicamos aspirando a algo más avanzado, debido a que ofrecían capital que nos permitiría expandirnos. Había solo diez lugares disponibles en el programa, para los cuales aplicaron más de 700 empresas tecnológicas de todo Latinoamérica. A los seleccionados, Rockstart les iba a brindar mentoría, apoyo de oficinas y capital, conectándolos con inversores. Fuimos seleccionados entre los diez aprobados y esto validó aún más más nuestras ideas y nuestros sueños. Así llegamos a Colombia. Ahora tenemos clientes allí y estamos trabajando para expandirnos en ese país.

Bryan Nazar es también un destacado piloto de motocross

En tu opinión, ¿qué atributos debe tener un emprendedor para ser exitoso?

Lo primero es creer en uno mismo. Si uno inicia un proyecto y no cree que va a triunfar, le va a ser muy difícil. Debemos iniciar con el objetivo y la carrera ganada en nuestra mente. Aunque sea un proyecto pequeño, siempre nos tenemos que ver como grandes. El camino es difícil, por eso necesitamos mucha resistencia y tolerancia a los problemas y ser capaces de solventarlos. Tenemos que saber que siempre va a haber dificultades, pero nuestra actitud va a determinar si el emprendimiento va a crecer, pasando por todas sus fases e iniciando por las más difíciles. Practicar un deporte o actividad física para mí es vital; es un elemento clave para conservar la salud corporal y mental y lograr un alto rendimiento en la vida. El último, pero uno de los más importantes, es leer un libro siempre y tener el hábito de la lectura diaria­ porque ejercita nuestro cerebro, visión y creatividad.

¿Qué les recomendarías a aquellos que quieren ser emprendedores y no saben cómo?

Para iniciar primeramente debemos identificar un problema y ver si ese problema es escalable, si es suficientemente grande para luego encontrar la solución. Si una persona tiene el deseo de emprender, primero debe plantear la bien la idea antes de empezar, definir una estrategia, aunque sea sencilla, armar un plan y actuar ordenadamente. Eso será de mucha ayuda para emprender y ser exitoso. Si tienen un sueño, que la persona no dude en llevarlo a cabo. El camino va a ser difícil. Los que logren pasar estas fases son los que van a poder sobrevivir y dejar un legado, una huella en el mundo con su producto o servicio. Entonces, más que todo, es echarle ganas y -repito- la persona debe armar un plan, aunque sea sencillo, y seguirlo, y va a ver que su emprendimiento va a poder escalar y crecer.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.

GRANDES OBRAS DE NORMAN FOSTER, EL GENIAL ARQUITECTO INGLÉS (por Pablo R. Bedrossian)

Norman Foster creó algunos de los edificios más originales e impactantes de fines del siglo XX y principios del siglo XXI. Como Zaha Hadid, César Pelli, Frank Gehry y Santiago Calatrava, logró unir estructura, tecnología y arte rompiendo con los moldes que lo precedían.

The Gherkin, la monumental creación de Norman Foster con forma de misil en Londres, Inglaterra; delante, las torrecillas de la St Andrew Undershaft Church

Nacido en 1935 en Manchester, Inglaterra, estudió arquitectura en su ciudad natal y luego hizo una maestría en la Universidad de Yale en Estados Unidos. Poco después de su regreso se asoció a Richard Rogers, otro extraordinario arquitecto; junto a él, Su Rogers y Wendy Cheesman conformó en Londres el legendario estudio Team 4 en los años ’60. Luego fundó su propio estudio que hoy está presente en más de 20 países y cuenta con unos 1200 empleados. Ha recibido el premio Pritzker, una especie de Premio Nobel de la Arquitectura,​ en 1999 y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009.

EL MOVIMIENTO “HIGH-TECH”

Norman Foster tempranamente adhirió al High-Tech, que consagra los últimos adelantos industriales, tales como el uso del vidrio y del acero, a la arquitectura de su tiempo. Uno de los primeros frutos de este movimiento es el Centro Pompidou de París, del mencionado Richard Rogers, Renzo Piano y Peter Rice.

Centro Pompidou de París, una de las primeras muestras del movimiento High-Tech, creación de Richard Rogers, Renzo Piano y Peter Rice.

A primera vista podría decirse que el High-Tech era un movimiento rebelde e innovador; sin embargo, “exaltaba tecnologías que pasaban rápidamente a la historia. No es difícil ver en los edificios de Rogers y Foster una nostalgia por la maquinaria victoriana y una fría pasión por los últimos adelantos en materiales y métodos estructurales”[1].

LOS APORTES DE NORMAN FOSTER

Jonathan Glancey afirma: “a comienzos del siglo XXI, a Foster se le considera por unanimidad el arquitecto con más éxito del mundo… Esto se debe, por un lado, a su dinamismo y, por el otro, al gran equipo que le rodea… Pero más importante aún ha sido el hecho que su arquitectura ha conectado con su generación…”[2].

Vista interior de la cúpula del Reichstag, en Berlín, Alemania, creación de Foster

En nuestra opinión, Norman Foster es un genio creativo cuya ambición por innovar nunca se detiene. Se ha dicho que “los edificios de Foster realmente son high-tech; no pueden ser superados ni siquiera por algo que un inventor pudiera idear para un servicio de inteligencia”[3].

Los invitamos a conocer algunas de sus obras:

1. THE GHERKIN (“EL PEPINILLO”), EN 30 ST. MARY AXE (LONDRES, INGLATERRA)

Originalmente denominado Swiss Re Building, este edificio se encuentra cerca de la Tower of London (en español, la Torre de Londres). Cuenta con 40 plantas y 180 metros de altura. Parece sacado de una película futurista. Aunque se lo conoce como “El Pepinillo”, su diseño nos recuerda a un cohete, un misil o a una bala.

Construido por la empresa sueca Skanska, fue inaugurado en 2004. Por su sistema de ventilación, su esqueleto de acero y sus paredes de vidrio consume la mitad de la energía de un edificio tradicional del mismo tamaño. El diseño aerodinámico de Foster también busca aprovechar el flujo del viento.

Su peculiar aspecto y su imponente altura lo hacen visible desde largas distancias, habiéndose convertido en una de las construcciones más emblemáticas de la ciudad.

2. LA NUEVA CÚPULA DEL REICHSTAG Y LA REMODELACIÓN DEL EDIFICIO (BERLÍN, ALEMANIA)

La modernísima y espejada cúpula no es la única intervención de Norman Foster en el Reichstag, sede del Parlamento Alemán; el célebre arquitecto inglés fue el responsable de la remodelación completa del edificio que había sido levantado en el siglo XIX y luego devastado por los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial.

La remodelación se realizó entre 1996 y 1999, respetando su fachada neoclásica. Foster comentó al respecto “El enfoque más simple hubiera sido destripar el Reichstag e insertar un edificio moderno en lugar del marco existente. Pero cuanto más nos fijamos en la conciencia del edificio, más nos dimos cuenta de que la historia aún resonaba en su interior y que no podíamos simplemente eliminarla”[4]. Por ello conservó la estructura original, manteniendo y destacando las diversas capas históricas que representa, uniendo pasado y presente.

La cúpula original del edificio hecha en metal y vidrio quedó seriamente dañada en 1933 cuando, un mes después del nombramiento de Adolf Hitler como canciller, un incendio provocado destruyó la sala plenaria del Parlamento Alemán. Luego, hacia el final de la 2ª Guerra Mundial, el Reichstag fue blanco de los soviéticos que erróneamente lo consideraban un emblema del dominio nazi. Durante muchos años aquel glorioso edificio quedó en ruinas. Sin embargo, tras la caída del Muro de Berlín, el gobierno decidió trasladar su sede a Berlín y remodelar el primitivo templo de la democracia alemana.

La actual cúpula vidriada creada por Norman Foster diferencia el viejo Reichstag del nuevo, el pasado del presente. Además su diseño 360º representa a la nueva Alemania surgida tras la caída del muro de Berlín: una nación unida y sin exclusiones.

Parece un enorme jardín de invierno cuya luminosidad representa transparencia. En su centro hay una suerte de embudo formado por 360 espejos.

Además, se puede pasear por las terrazas que la rodean, teniendo bellas vistas de la ciudad que estuvo dividida durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo XX.

3. JEFATURA DE GOBIERNO DE LA CIUDAD (BUENOS AIRES, ARGENTINA)

En una decisión estratégica, la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidió trasladarse al sector sur de la ciudad. Para la nueva sede ubicada en el barrio de Parque Patricios, Norman Foster y su equipo diseñaron un edificio que ocupa toda la manzana.

La elección del vidrio para las paredes no fue casual: no solo inunda de luz natural las oficinas, sino que representa la transparencia que debe regir en la administración pública, promoviendo, además, la comunicación franca entre los colaboradores.

Este centro cívico de techo ondulado de hormigón a la vista fue inaugurado en abril de 2015. Puede albergar hasta 1,500 empleados. Posee un innovador diseño con un layout adaptable a los cambios de la estructura organizacional. Además, cuenta con terrazas internas donde se encuentran las estaciones de trabajo distribuidas en cuatro niveles y dos grandes patios.

La Casa de la Ciudad se encuentra en armonía con el entorno natural del parque adyacente y con la arquitectura de un barrio que supo tener una fuerte impronta fabril.

4. HEARST TOWER (NEW YORK, ESTADOS UNIDOS)

Subiendo por la 8 Av., muy cerca del Columbus Circle, el Lincoln Center y el Central Park se encuentra la obra más emblemática de Norman Foster erigida en Manhattan. Es la sede central de Hearst Corporation, un holding dedicado a la comunicación.

Inaugurada en 2006, la torre de vidrio y acero se levanta sobre un edificio de seis plantas construido en 1928, cuya fachada original se conserva.

El caminante se sorprende al ver este curioso diseño de 46 plantas y 182 metros de altura, sostenido y a la vez decorado por soportes triangulares que proveen una sensación de movimiento.

El edificio ha recibido varios premios de arquitectura y es el primer rascacielos ecoamigable de New York, con una gran cantidad de avances tecnológicos que reducen el consumo de energía y, a la vez, ofrecen un alto confort. La Hearst Tower es otra prueba de la triada distintiva de Foster: innovación, estética y solidez.

5. QUEEN ELIZABETH II GREAT COURT, MUSEO BRITÁNICO (LONDRES, INGLATERRA)

Se trata del gran salón de ingreso al Museo Británico. Una suerte de cilindro, en cuyo interior hay una magnífica sala de lecturas, ocupa el centro. Alrededor suyo, el techo está cubierto con un diseño teselado hecho en vidrio y acero, los materiales favoritos de Foster. Un teselado es un patrón de figuras que tapiza totalmente una superficie plana sin huecos ni figuras superpuestas.

Por décadas la Great Court estuvo ocupada por estantes de tres pisos de altura correspondientes a la Biblioteca Británica. En 1997, cuando la colección de libros fue trasladada a otro edificio, se abrió la oportunidad de recuperar este magnífico espacio.

Foster y su estudio convirtieron el patio interior del British en la plaza pública cubierta más grande de Europa. Inaugurada en 2000, también presenta restaurada la decoración original de 1846 con su vestíbulo neoclásico de entrada.

6. AYUNTAMIENTO DE LONDRES (LONDRES, INGLATERRA)

El Ayuntamiento de Londres está ubicado en la orilla del río Támesis, muy cerca del famoso Tower Bridge (en español Puente de la Torre). Realizado bajo diseño de Norman Foster, fue inaugurado en 2002. Su peculiar aspecto nos recuerda el caparazón de un caracol, aunque se dice que deriva de una esfera.

Con una superficie vidriada de tonalidades azules y grises ha embellecido la ribera en la zona de Southwark. Por dentro, una larga escalera en espiral llega hasta lo más alto de este llamativo edificio de 10 plantas.

7. MILLENNIUM BRIDGE (LONDRES, INGLATERRA)

Muy cerca de la St. Paul Cathedral (la Catedral de San Pablo) se encuentra el Millenium Bridge, un puente peatonal sobre el río Támesis cuyo original diseño, visto a la distancia, provee una sensación de sinuosidad. El diseño de Norman Foster y su estudio, en conjunto con Sir Anthony Caro y Ove Aru & Partner, cuenta con dos plataformas de soporte y un sistema de cables que lo hace colgante.

Tras ganar el concurso para su construcción en 1996, recién fue inaugurado en 2000; sin embargo, problemas de balanceo al soportar un alto peso durante su inauguración obligó a cerrarlo. Tras reforzar su estructura, fue reabierto en 2002; hoy es muy visitado por locales y turistas que al cruzarlo tienen la sensación de estar muy cerca del agua.

Un detalle curioso es que el film “Harry Potter y el misterio del príncipe” aparece el Millennium Bridge que es destruido por los “malos” de la película.

El genio de Norman Foster brilla a través de sus obras, siempre sorprendentes, consistentes e innovadoras. Nadie sabe aún cómo serán los edificios del futuro, pero estamos seguro que este extraordinario creador británico lo ha anticipado.

© Pablo R. Bedrossian, 2019. Todos los derechos reservados.


BONUS: VIDEOS

REFERENCIAS

[1] Glancey, Jonathan, “Historia de la Arquitectura”, Editorial La Isla, 2001, p.205

[2] Glancey, Jonathan, Op. cit. P.206

[3] Kuhl, Isabel, Lowis, Kristina y Thiel-Siling, Sabine, “50 Architects you should know”, Prestel, 2017, p.114

[4] Capodiferro, Alessandra, “Wonders of the World”, Barnes & Noble Books, 2004, p.128


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.