LA FORÊT (EL BOSQUE), UNA PREMIADA MINSERIE FRANCESA LLEGA POR NETFLIX (por Pablo R. Bedrossian)

La Forêt (El Bosque), es una miniserie francesa en seis capítulos presentada por Netflix. Un pequeño pueblo de Les Ardennes (una región boscosa que se extiende más allá del país galo) es conmovido por la desaparición de una adolescente en circunstancias poco claras que algunos vinculan a otras desapariciones ocurridas años atrás.

La Forêt 06

El nuevo jefe, Gaspard Deker, presentado como un hombre justo y sensato, inicia la búsqueda, pero encuentra que las relaciones pueblerinas subordinan las reglas a las relaciones. Tal es la forma de proceder de Virginie Musso, una oficial local, cuya hija es compañera de la desaparecida. Mientras tanto, y en forma paralela, Eve Mendel, una profesora de la jovencita, inicia la búsqueda que puede estar relacionada a su historia personal.

Los personajes que van apareciendo, bien actuados y construidos, ponen en evidencia las miserias que se esconden en toda comunidad, que, tal como la mugre debajo de la alfombra, tarde o temprano comienza a asomar. Quizás sea una metáfora para recordarnos que el enemigo no suele ser un desconocido.

Una serie de sorpresas, videos en redes sociales y nuevas desapariciones pondrán en jaque a las familias que ven cómo la mutua confianza se reduce a escombros; todos de algún modo se vuelven sospechosos. Uno intuye el desenlace en el anteúltimo capítulo, pero es en el último que se revela no solo quién es el culpable sino los hechos de un pasado cuyas sombras oscurecían el presente.

La Forêt 05

La Forêt (El Bosque) ha sido galardonada como la mejor serie de 2017 de capítulos de larga duración en el Festival Internacional de cine de La Rochelle. En mi opinión, no es ni una gran serie ni cuenta una gran historia, sin embargo, ofrece razones suficientes para verla sin aburrirse y mantener el suspenso hasta el final.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

EL PASAJE CARLOS COLOMBO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

Uno de los pasajes privados más bellos de Buenos Aires es el Pasaje Colombo. Nace en la Avenida Rivadavia 2431 (entre Larrea y Azcuénaga).

DSC02274.JPG

Tras unos treinta metros de recorrido y antes de terminar en una torreta de seguridad de dos pisos, se abre a la derecha su único brazo, que le da salida por Azcuénaga 34 (entre Bartolomé Mitre y Avenida Rivadavia). Por lo tanto, su trayecto es parecido a una L.

DSC02281.JPG

Aunque está preparado para el tránsito vehicular, por Azcuénaga no puede ingresar ningún automóvil pues se ha levantado un muro. Además, detrás de esa entrada hay un cantero con una palmera.

DSC02297.JPG

El pasaje es la calle interior de un complejo conformado por edificios de cinco plantas, que ocupa la porción sudeste de la manzana.

DSC02277.JPGSu piso es baldosas calcáreas típicas para uso peatonal; además tiene aceras y está iluminado con faroles de hierro adosados a las fachadas. A propósito, las construcciones circundantes creadas por Carlos Heynemann, aunque tienen diferentes tamaños, comparten el diseño, el color gris tiza y las puertas internas de acceso numeradas.

DSC02286.JPG

Según el arquitecto Rolando Schere “consta de un subsuelo, planta baja destinada a vivienda en las unidades interiores del pasaje y 10 locales comerciales sobre Rivadavia y Azcuénaga, y 4 plantas altas con unidades de 3, 4, 5, 6, 7 y 8 habitaciones”[1]. Lamentablemente, como suele suceder, los locales comerciales rompen la armonía del diseño original con colores intensos, carteles, marquesinas y modificaciones en la mampostería a fin de atraer clientes.

DSC02308.JPG

LA HISTORIA

Una placa en la entrada colocada en 2003 por la Junta de Estudios Históricos de Balvanera recuerda que el terreno formó parte principal de la quinta de Antonio González Varela, apodado Miserere, pionero del barrio.

DSC02272.JPG

La Edificadora S.A. compró el solar y desarrolló el proyecto. Había sido fundada en 1875 y tenía por objeto adquirir terrenos y edificar viviendas para venderlas a sus socios[2]. Debido a ello originalmente se lo denominó Pasaje Edificadora. Posteriormente el complejo edilicio con el pasaje incluido fue adquirido por Carlos Ambrosio Colombo, quien vivía a tres cuadras, en la Avenida Rivadavia 2731. Su hijo Aquilino C. Colombo tuvo su inmobiliaria en la entrada de la calle Azcuénaga.

DSC02296.JPG

Descubrimos el Pasaje Colombo cuando éramos adolescentes, y tenía las entradas cerradas con gruesas cadenas que pendían de dos pequeños monolitos. La delincuencia urbana obligó a reemplazarlos con portones de rejas negras que afortunadamente fueron elegidos con buen gusto y permiten ver desde afuera el pasaje en profundidad.

DSC02292.JPG

Merecidamente, en 1997 fue declarado Área de Protección Histórica (APH) por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

EL DISEÑO

El complejo fue creado por Carlos Heynemann, quien colaboró con el arquitecto sueco Enrique Aberg en la construcción del Museo de La Plata. Heynemann era alemán; hasta donde hemos podido investigar, no era arquitecto como se menciona en algunas publicaciones, sino ingeniero[3]. Si bien en el “Diccionario de Arquitectura en la Argentina, Clarín – Arquitectura” no hay ningún apartado para él, aparece mencionado en la biografía de Aberg como “el arquitecto alemán Federico Heynemann”[4].

Gracias a las exhaustivas investigaciones de Fabio Perlin publicadas en su blog[5] supimos que el propio Aberg fue el  fundador de La Edificadora (cuyo nombre completo era La Edificadora Buenos Aires S.A.). Al partir a Europa en 1886, dejó la empresa en manos de Heynemann.

DSC02291

Los edificios de Rivadavia y Azcuénaga inaugurados en 1893, eran de estilo italianizante, lineamiento arquitectónico del siglo XIX que suponía un retorno al Renacimiento italiano pero dotado de elementos más pintorescos. En Argentina esta vertiente estética sirvió de transición entre la vieja arquitectura española colonial y el academicismo francés que se observa en muchos edificios importantes de Buenos Aires.

DSC02287

En mi opinión, en el Pasaje Carlos Ambrosio Colombo hay tres detalles que merecen ser observados con detenimiento: la primera es la torreta de dos pisos con reloj coronada por una lanza.

DSC02278

Los otros son los mascarones exteriores y las puertas de madera, en particular las que se observan sobre la calle Azcuénaga. Si pasa por allí, no deje de contemplarlos.

DSC02303.JPG

UNA LEYENDA URBANA

Se sabe que en el Pasaje Colombo se han filmado películas y cortos publicitarios; además, una placa de bronce recuerda que uno de sus vecinos más ilustres fue el escritor Leopoldo Marechal.

DSC02289.JPG

Sin embargo, muy pocos conocen la historia de Felicita Domínguez, una humilde trabajadora doméstica que a principios de 1930 fue atacada al salir de uno de los edificios un domingo de febrero por la noche. Al sentir el cuchillo en su garganta enmudeció; acto seguido, previendo que lo peor podía suceder, escuchó detrás suyo unos pasos. Repentinamente el ladrón soltó el arma y escapó como si hubiera visto un fantasma. Aún con el corazón latiendo como una locomotora giró para ver quien se acercaba… su horror fue aún mayor: contempló una figura negra con un esqueleto brillante.

– No se asuste, señora -le dijo una voz suave y provinciana-; vivo aquí y vengo de una fiesta de disfraces.

La pobre mujer no sabía si reír o llorar. Le dio las gracias y regresó al departamento en el cual trabajaba, pidiendo que la acompañen a tomar el colectivo. Esta historia, que me relató su hija siendo muy anciana, dicen que alimentó la leyenda del fantasma de Balvanera.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Schere, Rolando H., “Pasajes”, Ediciones Colihue, Colección del Arco Iris, Buenos Aires, Argentina, 1998, p. 57

[2] Balbachan, Luis Eduardo, “Los ignorados pasajes de Buenos Aires”, Editorial Rodolfo Alonso, Buenos Aires, Argentina, 1982, p.77

[3] Vallejo, Gustavo, “Escenarios de la cultura científica argentina: ciudad y universidad (1882-1955)”, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, España, 2007, p.143

[4] Liemur, Jorge Francisco y Fernando Aliata, Diccionario de Arquitectura en la Argentina, Clarín – Arquitectura, Buenos Aires, Argentina, Tomo a/b, 2004, p.14

[5] Perlin, Fabio, “Homenaje a los Arquitectos e Ingenieros Escandinavos en Argentina”, https://arquitectos-escandinavos-argentina.blogspot.com


MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos

FALLET, EL DESCONCERTANTE ENCANTO DE LO GROTESCO (por Pablo R. Bedrossian)

Fallet es una producción sueca ofrecida por Netflix donde un timidísimo detective inglés colabora con una irascible oficial local en la investigación de un homicidio. Al principio la incompatibilidad es evidente, pero previsiblemente se van acoplando hasta formar una dupla capaz de resolver el misterio.

Fallet 01.jpgEl jefe de la policía local es un hombre mayor que quiere agradar a todo el mundo. En varias ocasiones repite que la clave está en trabajar en equipo “como en ‘Duro de Matar’” y tiene un asistente que, pese a sus buenas intenciones, parece haber obtenido el summa cum laude de la idiotez. Del mismo modo, los demás personajes asumen conductas exageradas que más que ponerle humor a la historia los convierten en meras caricaturas.

Entonces, ¿dónde está lo bueno de Fallet? En la historia, que no deja de ser un drama de suspenso cuya tensión se mantiene hasta el final: se presentan hechos creíbles protagonizados por personajes increíbles.

Fallet 02.jpgLa serie en 8 capítulos, hablada en sueco e inglés (para nosotros, subtitulada en español) no sería lo mismo sin la magistral actuación de Adam Godley, el actor que encarna al desgarbado inspector británico Tom Brown, cuyas orejas, de paso, lo asemejan al Topo Gigio.

Fallet no deja de ser una sátira a algunos policiales, pero no por los hechos, cuyo desenlace está bien construido, sino por lo grotesco de sus personajes. Por ello, tras verla no existirá el término medio: o le habrá gustado o le habrá parecido una reverenda tontería.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

UN COMENTARIO A “HONDURAS SALVAJE”, EL LIBRO FOTOGRÁFICO DE JUAN RAMÓN COLLART (por Pablo R. Bedrossian)

Honduras salvaje 01Luego de visitar más de 50 países en cuatro continentes, puedo afirmar, sin duda alguna, que Honduras es uno de los países más bellos del planeta, por su geografía y su biodiversidad. Pero al mismo tiempo, tengo la certeza que es poco conocido incluso para sus propios habitantes. Precisamente, el mérito más grande de “Honduras Salvaje” es poner esa ignorada belleza. al alcance de todos.

“Honduras Salvaje” es un libro fotográfico, creación de nuestro querido amigo, el Dr. Juan Ramón Collart. Cuenta con imágenes de alta calidad ordenadas temáticamente, acompañadas de entretenidas explicaciones en español e inglés, pues el texto es completamente bilingüe.

Luego de una sucinta descripción de los hábitats de Honduras y de árboles esenciales para el desarrollo de la fauna, la obra retrata una enorme variedad de anfibios y reptiles, algunos de ellos muy difíciles de encontrar, lo que revela años de cuidadosa exploración. A continuación, hay una sección dedicada a la entomología: insectos y otros invertebrados, muchos de ellos presentados magníficamente, gracias a una técnica llamada “focus stacking” que reúne un alto número de fotografías en una sola imagen, ofreciendo un grado de detalle asombroso. Luego llega el turno de las aves, cuyas coloridas fotografías ocupan casi 90 páginas, y finalmente los mamíferos, como el jaguar, el tapir, el perezoso de tres dedos, varias especies de monos y dos de oso hormiguero.

El Dr. Juan Ramón Collart no es solo un prestigioso médico cirujano y endoscopista -considerado por muchos de sus colegas como el mejor de San Pedro Sula, la capital industrial de Honduras-, sino también un apasionado de Honduras y su entorno. Ha recibido el Premio Nacional del Ambiente, ha presidido el Fotoclub Honduras y sus fotografías aparecen en numerosas publicaciones científicas y de divulgación. En dos ocasiones, los descubridores propusieron que las nuevas especies lleven su nombre. En ambos casos declinó ese honor, sugiriendo que reciban el nombre de hondurensis. Tal es la calidad humana y el compromiso ético del autor de este libro con su pueblo y su nación.

OTRAS OBRAS

Publicar en Honduras es costoso y difícil. Sin embargo, algunos amantes de la naturaleza han hecho un extraordinario esfuerzo para lanzar sus propios libros fotográficos de fauna local. Queremos mencionar aquí, dos precedentes: “Aves del Manglar”, de Arturo Sosa, lanzado en 1999 y reeditado en 2003, y “Biodiversidad en Honduras”, de Bobby Handal, otro gran maestro de la fotografía, publicado en 2012. Junto con “Honduras Salvaje” de Juan Ramón Collart conforman una triada de obras que deberían ser leídas y admiradas en las aulas y los hogares.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

 

CURIOSIDADES DEL MUNDIAL DE RUSIA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

1. MESSI, CR7 Y NEYMAR

Ninguna de las súperestrellas del fútbol mundial superó los cuartos de final en Rusia 2018: Messi y Cristiano Ronaldo llegaron al cuarto partido y Neymar al quinto. Tuvieron algunos momentos brillantes, como el gol de Messi ante Nigeria y los tres goles de CR7 a España; Neymar hizo dos goles, y su mejor actuación probablemente fue en el partido contra México, donde hizo un gol y dio una asistencia.

 

Sin embargo, tanto a Lio como a CR7 les atajaron sendos penales arqueros de países sin tradición futbolera, Islandia y Australia respectivamente.

 

Neymar fue cuestionado por sus repetidas simulaciones. Esto ha dado lugar a numerosos memes y burlas.

Conclusión: Nadie gana por sí solo un Mundial. Como decía Alfredo Distéfano, ningún jugador es tan bueno como todos juntos.

2. LATERALES CONVERTIDOS EN CENTROS

El dinamarqués Jonas Knudsen sorprendió a muchos con sus saques laterales transformados en centros al área. Con la descomunal fuerza de sus brazos hizo que la pelota llegara su compañero Delaney dentro del área quien asistió a Mathias Jørgensen para lograr el primer gol del partido contra Croacia.

En Argentina hubo un precedente, Osvaldo “Baby” Cortés, famoso marcador de punta de Atlanta de los ’70, cuando los bohemios jugaban en 1ª División. Para sacar los laterales como centros entrenaba con una pelota pesada llamada medicine ball.

En la actualidad otro dinamarqués, Mikkel Qvist, que juega en el AC Horsens, está considerado como el jugador a nivel mundial que tira centros con las manos de mayor potencia.

Otra perlita del Mundial la regaló el iraní Milad Mohammadi. En tiempo de descuento, cuando su equipo perdía con España, quiso tirar un lateral haciendo un voltereta pero al final de arrepintió. El envión que otorga ese curioso movimiento puede hacer que los brazos impulsen con más fuerza el balón, pero el persa no se atrevió.

Se cree que el inventor del saque lateral con voltereta (o volantín, como lo llaman en algunos países) fue Risto Kallaste, un jugador de la selección de Estonia que lo utilizó en 1993 en un partido contra Italia, durante las eliminatorias para clasificar a un Mundial

Conclusión: El fútbol no solo se juega con los pies: se juega con imaginación en la cabeza.

3. MAYORES DE EDAD

Se ha criticado a planteles como Argentina y España por su edad promedio. Sin embargo, esto es un prejuicio, pues hay jugadores que demostraron su talento después de los 40 años en Copa Mundiales.

En Rusia 2018 el arquero egipcio Essam El-Hadary, con 45 años y 161 días, se convirtió el jugador de mayor edad en jugar un Mundial, jugando desde el principio el partido contra Arabia Saudita. En ese histórico encuentro batió otro récord: paso a ser arquero más longevo en atajar un penal en copas mundiales.

El récord de veteranía lo poseía el colombiano Faryd Mondragón[1] (43 años y 3 días) quien, faltando pocos minutos, entró desde el banco de suplentes en el Mundial de Brasil 2014 para atajar durante el partido de su selección contra Japón. Es recordado por una gran tapada en aquel encuentro.

Generalmente los arqueros juegan más temporadas que el resto de los jugadores. Un caso excepcional es Roger Milla, el camerunés que integró la selección por pedido del presidente de su país. A los 38 años, en el Mundial de Italia ’90 marcó cuatro goles, dos a Rumania y dos a Colombia, permitiendo que su equipo llegara a los cuartos de final. En Estados Unidos ‘94, con 42 años, marcó un gol contra Rusia. Allí se quedó con un récord geriátrico: ser el jugador de mayor edad en convertir un gol en un Mundial. Aquí uno de sus goles en el Mundial de Italia 1990, aprovechando un blooper del genial portero colombiano René Higuita.

Conclusión: Aunque el rendimiento físico merma con los años, hay jugadores cuyo talento es mayor que su edad.

4. EL VAR

Rusia 2018 fue el debut del VAR en un Mundial. La tecnología ha revolucionado nuestro tiempo y el fútbol no podía ser la excepción. Si bien su éxito no fue absoluto, tampoco fue un fracaso. Podríamos decir que fue una experiencia de aprendizaje y una suerte de vacuna contra las zambullidas y los agarrones en el área.

De todos modos, creemos que se debe modificar su uso. Debería mantenerse el famoso “ojo de águila” para determinar si una pelota cruzó la línea en su totalidad ante un posible gol. Para el resto, creemos que, como en el fútbol americano, cada capitán (o el director técnico) debería tener la facultad de desafiar hasta un máximo de dos jugadas por partido. Sería a riesgo de cada equipo solicitar el VAR, por ejemplo, para comprobar si una caída en el área fue penal o si un gol del rival fue convertido en offside. Lo consideramos un derecho justo que no deja librada a la voluntad del juez el uso de videos en situaciones críticas del juego.

El Mundial de Rusia dejó muchísimos recuerdos, pero creemos que estos quedarán para siempre en la memoria colectiva.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Para más información puede leer nuestra nota “FARYD MONDRAGON Y SU RÉCORD: NO TODO ES CUESTIÓN DE SUERTE” en https://pablobedrossian.com/2014/06/25/faryd-mondragon-y-su-record-no-todo-es-cuestion-de-suerte-por-pablo-r-bedrossian/

“EL GALLO” DE KATHARINA FRISTCH (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “GRANDES ARTISTAS CONTEMPORÁNEOS”

“Hahn” en alemán, “Coq” en francés, “Rooster” en inglés o “Gallo” en español, es una obra de la artista alemana Katharina Fristch. Fue presentada al público por primera vez en 2013, en Trafalgar Square, la famosa plaza ubicada en el corazón de Londres.

DSC03648.JPG

Dos hechos nos sorprenden: sus gigantescas dimensiones y su impetuoso color azul. “Las personas se ven a ellas mismas en los animales; este gallo representa fuerza y personalidad en medio de esta plaza, ahí está con la cabeza bien alta” dijo su creadora durante la primera exhibición. “el gallo debía de ser azul porque es el color de las muchas interpretaciones: los frescos del arte italiano, el azul que aquí (Reino Unido) llaman real porque lo lleva el estandarte de la monarquía, el color intenso del mar y del cielo que a tantos artistas ha inspirado a lo largo de la historia”[1].

DSC03653.JPG

Más allá de los simbolismos y las alusiones, la artista creó una figura esbelta y vigilante que comunica dignidad; además, el color añil no solo lo vuelve intenso sino absolutamente original. Con sus más de cuatro metros de altura, el gallo de Katharina Fristch impone autoridad.

DSC03654.JPG

“Hahn” fue realizado en resina de poliéster reforzada con fibra de vidrio y fijada sobre una estructura de de acero inoxidable. Tuve la suerte de admirarla en la terraza del Edificio Este, de la National Gallery de Washington DC, Estados Unidos, dedicado al Arte Moderno, en octubre de 2016. Una inscripción indicaba que pertenecía al Glenstone Museum, Potomac, Maryland.

DSC03645.JPG

ACERCA DE KATHARINA FRISTCH Y SU ARTE

Esta artista alemana nacida en 1956 realizó inicialmente estudios superiores en Historia e Historia del Arte en la Universidad de Münster (WWU), pero en 1977 pasó a la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf, también de su país. Luego se desempeñó como Profesora de Escultura en esa misma academia. La creación de figuras de gran tamaño y el uso de una intensa monocromía caracterizan sus obras.

Resultado de imagen para katharina fritsch obras

Originalmente trabajaba a mano, pero desde hace unos años envía a fábricas detalladísimas instrucciones para la construcción de moldes para sus creaciones. Por lo tanto, puede haber varias obras idénticas basadas en un modelo diseñado por ello y fundidas en el mismo molde.

katharina-fritsch-oktopus

Katharina Fristch es de aquellas artistas que prefiere que las obras hablen por sí mismas.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Rodríguez, Conxa, “Gallo, que no gallina”, Diario “El Mundo”, Madrid, España, edición digital del 26/03/2013


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías y videos fueron tomados por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos a excepción de las dos últimas, tomadas del sitio http://art-sheep.com/art-sheep-features-katharina-fritsch-2/ y del sitio https://curiator.com/art/katharina-fritsch/oktopus respectivamente.

“FAUDA” TEMPORADA 2, EL CAOS HECHO ACCIÓN (por Pablo R. Bedrossian)

Serie COMENTARIOS DE CINE, SERIES Y TV

Fauda 02

Fauda significa caos en árabe. La expresión sirve no solo para ilustrar la serie israelí presentada por Netflix sino el tema que representa: la interminable guerra entre árabes y judíos, que no se libra entre ejércitos sino entre pequeñas unidades de uno y otro lado, como si fuera un ajedrez.

En la segunda temporada, el hijo de un líder de Hamas asesinado por el protagonista de la serie, Doron Kavillio, miembro de un equipo encubierto israelí, busca venganza. El palestino, conocido como Abu Ahmad (“la Pantera”), formado en Siria bajo ISIS, basa su estrategia en el terror; bajo la pantalla de una revancha política busca hacer una justicia personal. En la serie hay varios personajes que tejen una compleja red de relaciones humanas, como el líder del brazo militar de Hamas, Walid Al Abed o la médica palestina Shirin Al Abed.

Fauda 03

Fauda tiene varios motivos que la hacen digna de ser vista. En primer lugar, su ritmo que nunca decae; por momentos nos recuerda al de 24, la famosa serie interpretada por Kieffer Shuterland. Si Ud. es de los que mira el reloj para ver cuánto falta, es probable que lo sorprenda el final de un capítulo.

En segundo lugar, muestra los dos lados. Uno observa lo que pasa del lado judío pero también lo que ocurre del lado árabe: la idiosincrasia y la forma de justificar las acciones violentas de cada uno. También se ven las asimetrías: mientras los israelíes cuentan con drones y apoyo satelital, los palestinos pelean con piedras y explosivos caseros. Además, la lucha está presentada con una excelente ambientación.

Finalmente, y no menos importante, emerge sobre de la corteza militar de los personajes su emotividad, ese curioso rasgo de humanidad que nos iguala sin distinción de fronteras. La amistad, la mentira, la lealtad, las ofensas forman parte de las experiencias de los protagonistas. Obviamente hay también algún turbulento romance entre miembros de pueblos enemigos.

Fauda fue creada por Lior Raz (el magnífico actor que encarna a Doron Kavillio) y Avi Issacharoff. Hablada originalmente en hebreo y árabe, nuestra versión está doblada al inglés y subtitulada al español. Si le gusta el cine de acción, no lo dude: esta serie formará parte de sus favoritas.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.

SELECCIÓN ARGENTINA: LOS ÁRBOLES MUEREN DE PIE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie MUNDIAL DE FÚTBOL 2018

La mención a la clásica obra teatral de Alejandro Casona de ninguna manera pretende insinuar que los jugadores argentinos son unos troncos. Todo lo contrario: murieron de pie, dando lo mejor de sí mismos hasta el último segundo.

Se acabó el Mundial para Argentina y los que tenían veneno contra la Selección y Messi lo han liberado nuevamente. Ellos sí detestan la botánica pues aman hacer leña del árbol caído. Pareciera que su resentimiento excede lo deportivo: hay muchos cuya actitud ha sugerido que, más que debatir una caída deportiva, desean el fracaso de un país.

Imagen relacionada

Lionel Messi, Javier Mascherano, Ángel Di María, Marcos Rojo, el Kun Agüero, Pipita Huguaín y Enzo Pérez llevaron a la Selección Argentina a la final del Mundial 2014. En los últimos dos años tuvieron que soportar la enorme crisis de la AFA y cambios de técnico que le hicieron perder el rumbo.

De todos modos, estos jugadores, los nuevos y los viejos, pusieron todo el corazón, sabiendo que es difícil navegar sin brújula. Además, un técnico con credenciales como Sampaoli nunca pudo darle identidad al equipo. Quizás sea esa soberbia, evidenciada en aquel lamentable incidente del control de tránsito, quien le haya jugado en contra. El invento de Messi como falso nueve, fue el último acto de alguien que nunca pudo liderar al grupo y convertirlo en un equipo.

Russia Soccer WCup France Argentina
The Argentinian team pose for a photo prior to the round of 16 match between France and Argentina, at the 2018 soccer World Cup at the Kazan Arena in Kazan, Russia, Saturday, June 30, 2018. (AP Photo/Sergei Grits)

En mi opinión, le debemos gratitud a este plantel que puso todo y no se guardó nada. En deuda están la dirigencia, encabezada por Chiqui Tapia, yerno de Hugo Moyano, y el cuerpo técnico que nunca reconoció sus errores y, por lo tanto, no fue capaz de aprender de ellos. Vamos a extrañar a esta generación, que, aunque no ganó ninguna copa, pero llegó a tres finales: fue subcampeón Mundial en 2014, perdió la Copa América por penales en 2015 y 2016 y lo dio todo por la albiceleste.

© Pablo R. Bedrossian, 2018. Todos los derechos reservados.