MURALES CALLEJEROS DE SAN PEDRO SULA: DEJEMOS QUE LAS PAREDES HABLEN (por Pablo R.Bedrossian)

SERIE ARTE URBANO                              PROYECTO SAN PEDRO SULA, CIUDAD DE PAZ

“Te pido la paz para mi ciudad” (de una canción del panameño Jaime Murrel)

Cuando hace dos semanas publicamos la propuesta SAN PEDRO SULA, CIUDAD DE PAZ[1], dijimos: “nos basamos en tres pilares: rescatar lo bueno, señalar lo malo y crear oportunidades sin exclusiones. Este reto es una oportunidad para todos”.

002 DSC04841

Desde diversos sectores se realizan contribuciones por una ciudad mejor. Hoy queremos presentar el arte urbano expresado en pinturas callejeras, pues muchas de ellas no sólo embellecen la ciudad, sino que llevan un mensaje de paz.

005 DSC04888

Su insigne precursor es nuestro amigo, el gran muralista hondureño Antonio Vinciguerra[2]. Ahora, a la vanguardia está una nueva generación que desborda de talento. Cada vez nos resultan más familiares los nombres de sus creadores, como Rei Blinky[3], Alejandro Discua Meléndez, Darwing Roke, Solis, Andrea o Baruc, por citar algunos. En la zona de Chamelecón, liderados por Kelvin Enamorado, también crean murales los Warriors Zulú Nation, quienes además comparten el hip-hop como lenguaje de paz universal.  Además, grandes caricaturistas, como Luis Chávez, se han sumado a esta idea.

No se trata de esfuerzos individuales, sino la expresión de un trabajo colectivo. Por ejemplo, el movimiento JardínHN mereció en 2015 una nota del Diario La Prensa[4]; también el sitio web Hundart[5] ha contribuido a la difusión de esta expresión del street art. Pero dejemos que las paredes hablen..

PAREDES QUE HABLAN

Murales frente a la Escuela Episcopal “El Buen Pastor”

001 DSC04847

 

003 DSC04874

004 DSC04887

006 DSC04850

007 DSC04865

008 DSC04863

009 DSC04853

010 DSC04855

Murales sobre Avenida de Circunvalación, desvío al Hospital Mario Catarino Rivas y alrededores

011 DSC04114

012 DSC04131

014 DSC04141

015 DSC04134

016 DSC04190

Murales en los alrededores de la Fuente Luminosa (Boulevard de los Próceres y Avenida de Circunvalación)

019 DSC04218

 020 DSC04223

ALGUNAS FIRMAS DE LOS CREADORES

Firmas Muralistas Urbanos 02

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

 


REFERENCIAS

[1] https://pablobedrossian.wordpress.com/2016/01/23/san-pedro-sula-ciudad-de-paz-por-pablo-r-bedrossian

[2] Otros muralistas importantes en la historia de la ciudad han sido Álvaro Canales (Hotel Sula), Arturo López Rodezno (Alcaldía) y Miguel Ángel Ruiz Matute (Upnfm de San Pedro Sula).

[3] Seudónimo del artista urbano Jorge Pineda Maradiaga

[4] http://www.laprensa.hn/cultura/878530-410/arte-urbano-invade-de-color-las-calles-de-san-pedro-sula

[5] http://www.hundart.com


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

 

ABSUELTO POR LA HISTORIA Y CONDENADO POR ADIDAS (por Pablo R. Bedrossian)

“No me preocupa tanto la violencia de los malos, como el silencio de los buenos”

Martin Luther King

Algunos presidentes cuando actúan por encima de la Ley se justifican diciendo que fueron elegidos por el voto popular. Sin embargo, no dudan en viajar a La Habana y correr para tomarse la foto con quien ha privado del voto a su pueblo.

Esos mismos gobernantes se presentan como adalides de los derechos humanos. Sin embargo, no dudan en viajar a La Habana y correr para tomarse la foto con quien ha vivido encarcelando a sus adversarios políticos.

Parece que haber derrocado al dictador Batista y enfrentar al imperialismo yanqui es suficiente para permitirle todo. No importan las damas de blanco que luchan en favor de los encarcelados por oponerse pacíficamente a su régimen. Tampoco la censura y la prohibición de medios no oficiales; tampoco los muertos en Angola, resultado de su fallido intento de exportar la revolución.

No importa que haya ejercido un poder omnímodo, y violado por décadas los derechos humanos de hombres y mujeres de su pueblo cuyo único delito fue pensar diferente. Para estos presidentes, Fidel Castro representa su velada máxima aspiración: tener la suma del poder, para en nombre del pueblo someter al pueblo.

Pero a Fidel no le importan esos actos de obsecuencia. Se burla de ellos. Y de su pueblo.

P1030574a2

P1030574a1Tomé esta foto en 2006, de la edición del 14 de agosto del diario argentino Página 12. En ella el dictador más largo de la historia de América prefiere posar para la prensa con ropa de la multinacional capitalista alemana Adidas que con ropa confeccionada por los trabajadores comunistas de su país.  La imagen habla más que cualquier justificación de sus seguidores.

El 24 de marzo de 2009, en Cubadebate, en ocasión de una final de béisbol donde no participó Estados Unidos, Fidel Castro escribió “Las multinacionales que explotan el deporte no perdieron nada y ganaron mucho”[1]. Desde luego, parece haber excluido de la lista a Adidas, la multinacional cuya indumentaria reemplazó su típico uniforme militar. No sólo hipocresía, sino vanidad.

El dictador más largo de la historia de América prefiere posar para la prensa con ropa de la multinacional capitalista alemana Adidas que con ropa confeccionada por los trabajadores comunistas de su país.

A partir de esta publicación, para algunos un descuido y para la mayoría un acto intencional, hubo intentos desesperados de justificar al gran dictador. Por ejemplo, “el chándal de Adidas es un signo de trabajo y no hay que ver ahí nada que contradiga el carácter socialista de su portador”[2]. Si fuera así, ¿por qué no homenajeó el trabajo de su propio pueblo, basado en el comunismo, y prefirió privilegiar uno extranjero, cuya plusvalía no se basa en la calidad de la ropa sino en la marca, una de las máximas creaciones del capitalismo? Nuevamente, la imagen habla más que cualquier justificación de sus seguidores.

¿Por qué no homenajeó el trabajo de su propio pueblo, basado en el comunismo, y prefirió privilegiar uno extranjero, cuya plusvalía no se basa en la calidad de la ropa sino en la marca, una de las máximas creaciones del capitalismo?

L’ÉTAT C’EST MOI

El 13 de marzo de 1968 Fidel Castro se paró en las escalinatas de la Universidad de La Habana para dar un discurso que cambiaría la historia de Cuba. Cuando dijo “este momento es un momento de emprender a fondo una poderosa ofensiva revolucionaria”, según la página oficial de donde tomamos el discurso, brotaron los aplausos, tal como cuando previamente afirmó “¡Señores, no se hizo una revolución aquí para establecer el derecho al comercio!  Esa revolución ya la hicieron en 1789, fue la época de la revolución burguesa… ¿Cuándo acabarán de entender que esta es la Revolución de los socialistas, que esta es la Revolución de los comunistas?”. Con claridad meridiana siguió desgranando su discurso “Quien diga que el capitalismo se desalienta es mentira, el capitalismo hay que arrancarlo de raíz, el parasitismo hay que arrancarlo de raíz, la explotación del hombre hay que arrancarla de raíz (APLAUSOS)”[3].

Ese mes, según el Gramna, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Cubano, se expropiaron “55.636 pequeños negocios, muchos operados por una o dos personas. Entre ellos 11.878 comercios de víveres (bodegas), 3.130 carnicerías, 3.198 bares, 8.101 establecimientos de comida (restaurantes, friterías, cafeterías, etc.), 6.653 lavanderías, 3.643 barberías, 1.188 reparadoras de calzado, 4.544 talleres de mecánica automotriz, 1.598 artesanías y 3.345 carpinterías”[4].

“El capitalismo establece por principio la escalera de la explotación, y está claro que nosotros tenemos que erradicarla de raíz” dijo en aquel discurso.

Estos ataques al capitalismo, producto de su férrea adhesión al marxismo, parece que no son tomados en cuenta a la hora de elegir su vestuario. Más allá que tenga o no la fortuna que se ha denunciado, siempre ha vivido como privilegiado a costillas del pueblo cubano, tomando todo el poder, eliminando la democracia al prohibir partidos opositores, prohibiendo la libre prensa y la libertad de opinión y persiguiendo y asesinando a opositores y adversarios políticos. Un dictador en el más preciso sentido de la palabra.

El 11 de abril de 2006, el mismo año de la foto, Adidas anunció un acuerdo por once años, para ser proveedor de vestuario oficial de la NBA[5]. También firmó un contrato con distintos jugadores famosos de la NBA, como, por ejemplo, Kevin Garnett, Tim Duncan y Tracy McGrady.

El que tenga oídos para oír, oiga, aunque tristemente hay muchos que prefieren la sordera voluntaria.

NOTA: CAMBIO DE MARCA

En abril de 2015, Fidel Castro lució ropa deportiva de Puma, otra multinacional capitalista, mostrando un sorprendente cambio de marca.

AGREGADO DEL 24/03/2016

Comparto este video de sólo 41″. El que habla es Reinaldo Arenas (1943-1990)  novelista, dramaturgo y poeta cubano. Opositor a la dictadura de Batista, colaboró con la revolución cubana, pero luego, desencantado con las actitudes de los nuevos dirigentes, se volvió un disidente. Fue perseguido por su posición intelectual y política, y también por su homosexualidad. Padeció la cárcel y la tortura del régimen castrista. Su obra literaria aún perdura.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

 


REFERENCIAS

[1] http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2009/03/24/todo-estaba-dicho/#.VoIGOBXhDIU

[2] http://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com/2012/02/fidel-castro-el-chandal-de-adidas-el.html

[3] http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1968/esp/f130368e.html

[4] http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/la-ofensiva-revolucionaria-de-1968-44-anos-despues-275328. Para aquellos que desean investigar, pueden consultar en http://lanic.utexas.edu/project/granma/1968.html

[5] http://www.nba.com/enebea/eeuu/adidas_release_060411.html


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

El video fue tomado del canal de Youtube llamado Reinaldo Arenas y se ha posteado el link.

 

SAN PEDRO SULA, CIUDAD DE PAZ (por Pablo R. Bedrossian)

DSC07349“Por cuarto año consecutivo, con 1,317 homicidios, la ciudad hondureña de San Pedro Sula ocupó el primer lugar entre las 50 ciudades de más de 300,000 habitantes más violentas del mundo” dice una nota de la edición mexicana de la revista Forbes[1], basada en un informe elaborado por la organización Seguridad, Justicia y Paz en 2014, que puede descargarse del sitio web de esta organización[2].

Otra publicación de 2014 afirma que, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), hay “un promedio de cuatro homicidios y más de 300 denuncias delictivas diarias se registran en San Pedro Sula, norte de Honduras”[3].  Tristemente “la ciudad de los zorzales” es asociada a sicariato, maras, extorsiones, narcotráfico, masacres y venganzas.

Cuando uno lee, ve o escucha tantas malas noticias se imagina un infierno. Quizás piensa en el Far West o en alguna sangrienta dictadura africana. Si bien muchos males suceden -no se puede tapar el sol con un dedo, los sampedranos son solidarios, generosos, amables y respetuosos. La inmensa mayoría es gente de paz y de fe, que trata honradamente de ganarse el pan y compartirlo con el que no lo tiene; trabaja duro pese al sofocante calor que impera todo el año. Por eso duele ver la corrupción, el crimen, el dolor de vidas arrebatadas, pero también la amplificación mediática, que ignora lo bueno y destaca lo malo.

DSC07352.JPGHay un hecho claro: la excepción no puede ser presentada como la regla. Los números pueden indicar una triste realidad -propia de las grandes urbes donde hoy se asesina para robar-, pero ocultan una sociedad que lucha para terminar con el flagelo de la inseguridad, y procura enfocarse en los grandes retos: eliminar la pobreza y proveer salud, educación y justicia.

Nuestra propuesta es trabajar para hacer de San Pedro Sula una ciudad de paz.  Nos basamos en tres pilares: rescatar lo bueno, señalar lo malo y crear oportunidades sin exclusiones. Este reto es una oportunidad para todos.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Revistas Forbes, edición mexicana, http://www.forbes.com.mx/las-50-ciudades-mas-violentas-del-mundo/, 21/01/2015

[2] Seguridad, Justicia y Paz (Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C.), Las 50 Ciudades Más Violentas del Mundo 2014 http://www.seguridadjusticiaypaz.org.mx/biblioteca/download/6-prensa/198-las-50-ciudades-mas-violentas-del-mundo-2014, 2015

[3] Diario Proceso Digital, http://www.proceso.hn/index.php/component/k2/item/87884-un-promedio-de-cuatro-muertos-diarios-se-registran-en-san-pedro-sula, 18/9/2014


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

QUÉ ES LA INNOVACIÓN SOCIAL – UN ENCUENTRO CON CARLOS GUAIPATÍN (por Pablo R. Bedrossian)

Carlos Guaipatin
Carlos Guaipatín

La innovación social puede definirse como el diseño y la implementación de nuevas soluciones a viejos problemas sociales. Estas nuevas soluciones son posibles gracias a la tecnología, que se ha vuelto un recurso indispensable para el desarrollo de los pueblos. Por ejemplo, hoy muchas personas de bajos ingresos o personas que viven en zonas alejadas de los centros urbanos poseen un dispositivo móvil. Las nuevas formas de comunicación facilitan la creación de puentes entre quienes tienen necesidades y quienes proveen las soluciones. 

Conocimos a Carlos Guaipatín durante XV REUNIÓN GRUPO BID – SOCIEDAD CIVIL, desarrollada el 4 y 5 de noviembre de 2015 en Tegucigalpa, Honduras. Este joven Especialista Senior en Ciencia y Tecnología en la División de Competitividad e Innovación del BID nacido en Ecuador inició su charla contando el caso de Casey, un niño nacido con hidrocefalia. Cuando el neurocirujano Eugene Spitz terminó de describir la situación, el padre del niño, el mecánico John Holter, sabía cómo solucionarla, pues abordó el problema desde una nueva perspectiva: no era una cuestión anatómica sino hidráulica.

Guaipatín explica: “Es fácil imaginar el furor con el que un padre se pone a trabajar para salvar la vida de un hijo con sus días de vida contados. El primer diseño de la válvula lo hizo la misma noche al regresar del hospital, y a las tres semanas el Dr. Spitz estaba instalando el primer prototipo en la cabeza de Casey. Lamentablemente el material usado no fue el adecuado y Casey murió. Tan sólo una semana después otro paciente sería el primer caso exitoso en recibir la válvula, esta vez hecha de silicona. Desde entonces, la utilización de la válvula Spitz-Holter es un procedimiento rutinario que ha salvado la vida de cientos de miles de personas”. Sobre esa base iniciamos el diálogo:

  • Se habla cada vez más de “innovación social”; ¿qué significa hoy este concepto?

El cambio es resultado de la tecnología. Hoy podemos hacer lo que antes no podíamos. La primavera árabe sin la tecnología no hubiera sido posible. La gente es más consciente de las oportunidades y presiona. Los políticos se ven obligados a acercarse más. El ciudadano común está más empoderado y la sociedad tiene un mayor escrutinio del Estado. Cuando ven a un ministro viajando en Primera Clase le toman una foto, se viraliza en una red social y se arma un escándalo. La gente tiene mayor participación y el sistema se vuelve más representativo y legitimador. El viejo enfoque era de arriba y abajo y ahora es de abajo a arriba. Ya no viene todo de un sabio sino de que incluye a la gente. Es un modelo de socios.

  • ¿Cómo puede contribuir la innovación social a la reducción de la pobreza?

La pobreza ha disminuido pero sigue siendo un problema; cada vez hay más desigualdad. La brecha se ha ensanchado a causa de las tecnologías, pues los más educados y ricos tienen mayor acceso a ellas. Pero la tecnología es neutral, depende de para qué se la usa. Ayuda cuando se la diseña para reducir la desigualdad. Por ejemplo, tenemos un proyecto con Fe y Alegría, una ONG de los jesuitas en Santo Domingo, Ecuador, que trabaja con chicos sordos. Estos niños, al tener limitado el acceso a las nuevas tecnologías a causa de su problema de audición, padecen una mayor desigualdad. Pero a la vez, el uso cooperativo de la tecnología puede reducir esa brecha: Dotamos a los chicos sordos del state-of-the-art de la tecnología y trabajamos con su comunidad. Ningún padre hablaba lengua de señas. Había una seria estigmatización que equiparaba la sordera al retraso mental. La mayor aspiración de uno de esos niños sordos era ser portero de una escuela. Hicimos uso de las tecnologías para que estos chicos puedan mejorar sus niveles educativos. Medimos la diferencia de este centro frente a niños sin esta discapacidad, y elevamos el rendimiento del 1000% sin contar con las externalidades positivas que eso genera, y ahora sus padres saben lengua de señas.

  • ¿Cuáles son los roles de los gobiernos, de la empresa privada y de la sociedad en cuanto a la innovación social? ¿Qué contribución se espera de cada uno de ellos?

La innovación social se encuentra en la intersección de los tres sectores. Dentro de la ciudadanía hay grupos excluidos. De muchos no teníamos información, pero ahora las tecnologías nos permiten conocerlos. La palabra “social” indica que el beneficio público es mayor que el individual, por lo que hay un interés en servir a estos grupos. Se requiere del sector público para financiar la inversión pues muchas veces la innovación propuesta no incentiva al sector privado, debido al bajo margen que deja. Pero muchas de estas innovaciones tienen características de negocios. Nosotros, por ejemplo, financiamos el desarrollo de la silla de rueda que hoy es considerada la mejor silla de rueda de bajo costo del mundo. Si se lo trata como un negocio, hay una gran oportunidad en hacerlo en escala.

  • ¿Cuáles han demostrado ser las maneras más efectivas de impulsar la innovación social? Por favor, ¿podrías contarnos alguna historia exitosa?

Es un campo relativamente nuevo. No hay ciencia, ni mejores prácticas, y existe muy poca literatura, cada una con su propia idea. Nosotros nunca trabajamos como si conociéramos el problema, sino que impulsamos a las personas a exponer sus necesidades, muchas veces haciendo uso de plataformas online. Nosotros hacemos de puente para que grupos excluidos expresen allí sus problemas y los que proveen soluciones puedan conocerles. Hay que darle un enfoque más holístico en cuanto a empatía y soluciones requeridas.

  • Otro mal que daña la democracia en Latinoamérica es la corrupción. ¿Qué innovaciones sociales, han ayudado a una mayor transparencia?

Hubo un grupo que se opuso a las reglas electorales de 2014 en Hong Kong y lograron cambiarlas mediante la presión por redes sociales. El ciudadano exige mayor rendición de cuentas. Hoy cualquiera ve un problema en la calle, toma la foto y la difunde en una red social.  Es un comienzo aunque en ese campo aún falta bastante.

  • ¿Qué puedes decirnos para cerrar este encuentro?

Fanny Quispe es de Villa Rica, un pueblo en plena selva peruana. Quedó paralizada a fines de los ’80, durante un atentado del grupo terrorista Sendero Luminoso. Fanny expuso el siguiente problema: las sillas de ruedas tradicionales no sirven en las zonas rurales donde apenas hay veredas y donde las inclemencias del tiempo convierten los pocos caminos que existen en lodazales infranqueables. A través de la nuestra plataforma online, personas de todo el mundo propusieron soluciones, entre ellos Amos Smith, profesor de robótica submarina del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), quien no tenía ninguna discapacidad pero sí el conocimiento para diseñar una silla de ruedas adecuada al entorno de Fanny. Esta es una historia de una innovación de gran impacto que una acción deliberada que hizo que la persona con el conocimiento para resolver un problema, lo conozca. Pero perfectamente podía haber ocurrido mucho antes: el conocimiento para diseñarla existía, pero quienes tenían el problema eran invisibles.

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.

“ABRIL ROJO”, UN THRILLER CON SABOR A PERÚ (por Pablo R. Bedrossian)

Abril RojoSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

Ambientada en Ayacucho, en el corazón del Perú, esta novela de intriga ganadora del Premio Alfaguara 2006, puede leerse al menos en dos planos: el político y en el humano.

En el plano político, muestra las secuelas de la guerra entre el sanguinario movimiento maoísta Sendero Luminoso y las corruptas fuerzas militares y policiales que lo combatieron. Santiago Roncagliolo describe a unos y otros como emblemas del terrorismo, ejercido por cada cual a su manera. De algún modo, coincide con Borges, cuando en su famoso cuento “Deustches Requiem”, propone que el nazismo ha triunfado, no por su ideología sino por lograr que la fuerza impere sobre la razón. No es novedad que en Latinoamérica el terrorismo guerrillero fue combatido mediante el terrorismo de Estado, mostrando la incapacidad de gobernantes civiles y fuerzas armadas para terminar con esa violencia criminal mediante métodos legítimos.

Sin embargo, el plano político sólo sirve de escenografía para el drama humano. El protagonista, el fiscal Félix Chacaltana Saldívar, es un servil empleado del gobierno, cuya férrea adhesión a las leyes termina siendo el germen de su propia destrucción. Como si una cámara lo siguiera y filmara incluso sus sentimientos, Chacaltana se enfrenta a una serie de asesinatos, cuyo común denominador es la venganza. Su obstinación en cumplir los procedimientos y encontrar a los culpables se contrapone a la indolencia de las autoridades, para quienes son más importantes las estadísticas -no sea que los turistas se espanten- que esclarecer los delitos. Mientras tanto, una historia de amor, pasión y locura, hace de Abril Rojo una novela vibrante, cuya tensión se mantiene hasta el desenlace.

Santiago Roncagliolo, el joven autor peruano residente en España, utiliza un lenguaje simple y directo, carente de barroquismos inútiles; se centra en el diálogo y en la descripción de los hechos que nos permiten ver el texto, como si fuera una película. Tiene la extraordinaria habilidad de presentar una historia absurda como si fuera absolutamente verosímil. Ocurre que, como siempre, la realidad supera a la ficción.

Calificación: 

5 Estrellas

© Pablo R. Bedrossian, 2016. Todos los derechos reservados.