LA DAMA DEL ARMIÑO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie GRANDES OBRAS DE ARTE

Esta maravillosa obra pertenece a la colección que se exhibe en el Museo Czartoryski, en el casco histórico de Cracovia, la bellísima ciudad polaca que fue declarada Capital Europea de la Cultura en el año 2000. Sin embargo, por trabajos de remodelación del museo, fue trasladada transitoriamente al Castillo de Wawel, ex residencia de la monarquía de ese país, ubicada en una suave colina, en la misma ciudad. Fue allí donde pude contemplar personalmente este magnífico retrato que sigue despertando al mismo tiempo admiración y discusión.

DSC01983
La dama del Armiño

La Dama del Armiño fue adquirida por el príncipe polaco Adam Jerzy Czartoryski alrededor del año 1800. Rápidamente la cedió a su madre, la princesa Izabela Fleming Czartoryska, quien había fundado el primer museo público de arte en Polonia en 1801 y colocó la obra allí.

IDENTIFICACIÓN EQUIVOCADA

El cuadro comenzó a exhibirse en 1809 como el retrato de una mujer desconocida, pero posteriormente se la identificó como la misma modelo de otra obra de Leonardo Da Vinci conocida como La Belle Ferronière, que se exhibe en el Louvre de París [1].

Esto generó un gran malentendido sobre la protagonista de la pintura; como suele ocurrir, un error inicial se multiplica por simple repetición.

LA BELLE FERRONIÈRE

Debido al apellido de su legítimo esposo (Ferron o Le Féron), o a la profesión que el hombre tenía (ferronnière, en español ferretero), se llamó La Belle Ferronnière a una burguesa parisina, amante de Francisco I de Francia. El esposo despechado fingió tolerar la infidelidad, pero se vengó secretamente: contrajo sífilis, contagio a su mujer, y la mujer a su amante. Ella murió tempranamente y el rey nunca se curó.

Se cree que por ella recibió el nombre ferronnière un tipo de diadema en forma de cinta o cadena ceñida a la frente con una pequeña piedra preciosa suspendida en su centro, de moda en el siglo XV.

Como la modelo de la obra del Louvre luce esta joya, a finales del siglo XVIII erróneamente se creyó que era la amante de Francisco I, pero hoy la mayoría de los expertos consideran mucho más probable que represente a la modelo de La Dama del Armiño, a mayor edad. De todos modos, aquel cuadro del Louvre conserva su nombre primitivo.

OTRO MALENTENDIDO

Seguramente debido a este error de catalogación, a La Dama del Armiño un antiguo restaurador le agregó en el extremo superior izquierdo las palabras LA BELE FERONIERE / LEONARD D’AWINCI. El uso de la w, que no existe en italiano, en lugar de la v sugiere que se trata de un intento de adaptar el nombre del artista al idioma polaco. Es también probable que en ese momento el fondo original de la obra (gris y celeste) fuera sobrepintado de negro, tal como algunos detalles de la vestimenta.

Detalle de la inscripción
Vista de la inscripción

EL CAMINO BORGEANO

Los historiadores polacos Jerzy Mycielski, en 1893, y Jan Boloz-Antoniewicz, en 1900, propusieron que La Dama del Armiño podría tratarse del retrato perdido de Cecilia Gallerani, una joven de la corte de Milán que fue amante del duque Ludovico Sforza, El Moro (1452-1508). El retrato había sido documentado en un soneto del poeta Bernardo Bellincioni y también en un intercambio epistolar entre Cecilia e Isabella d’Este en 1498. Mientras Boloz-Antoniewicz no duda que es Cecilia, Mycielski postula que también podría ser Ana de Bretaña (1477-1514), esposa de Luis XII de Francia, cuyo emblema era el armiño.

En 1907 A.E. Hewwett apoyó la teoría de Boloz-Antoniewicz al señalar que la palabra griega para armiño es galée (algo que no hemos podido corroborar), que comparte dos sílabas con el apellido Gallerani. En 1919 Henryk Ochenkowski sostuvo que el armiño podría hacer referencia a Ludovico Sforza, quien en varias ocasiones fue llamado Ermellino, que es la palabra italiana para nombrar al armiño. Muchos años después, en 1990, Carlo Pedretti descubrió otra singular coincidencia: en 1488 el Rey de Nápoles, Fernando I de Aragón le otorgó a Sforza la Orden del Armiño. Por su pelaje blanco, desde la antigüedad el armiño es asociado con la pureza. Aparece en un grabado atribuido a Leonardo (circa 1490), probablemente base del diseño de una medalla para Ludovico.

Se ha establecido en años recientes que Cecilia Gallerani nació en 1473 y tendría unos 17 años cuando el cuadro fue pintado. Pertenecía a una familia originaria de Siena que se había establecido en Milán. Poseía grandes talentos, especialmente para la literatura y la música, al extremo que en la corte se la llamó “mussa” y “donna docta”.

 UNA LOVE STORY

Ludovico Sforza, el duque de Milán, estaba comprometido con Beatrice d’Este, hija del Duque de Ferrara, pero debido a su apasionado amor por Cecilia iba postergando la fecha. De hecho, en 1490 el embajador de Ferrara informó al duque que la Gallerani -de quien dice que era hermosa como una flor– no sólo tenía toda la atención de Ludovico sino que estaba embarazada. Al final Ludovico y Beatrice contrajeron nupcias en enero de 1491, y a principios de mayo de ese año, Cecilia dio a luz a su hijo César. Debido a la presión de su esposa y de su suegro, el duque de Milán hizo casar a su bella amante con Ludovico Carminati de Brambilla, conde de Bergamino. Cecilia se instaló en el bello Palacio de Carmagnola, regalo de Sforza a su hijo César, y murió a los 63 años, en 1536.

LA MODELO Y EL ANIMAL EN LA PINTURA

Artilio Schiaparelli, en 1921, y Zdzislaw Zygulski Jr., en 1969, publicaron minuciosos estudios sobre el corte de cabello y la indumentaria de la modelo. Según estos autores la vestimenta es a la española con toques moriscos.

El pelo lacio con raya al medio reunido atrás en una trenza, está fijado por una vincha de seda oscura. Ese peinado, conocido como tranzado, de moda en España durante el reinado de los Reyes Católicos, es cubierto por un delicado velo transparente cuyo borde de hilo dorado llega justo hasta las cejas.

DSC01990

Tiene un largo collar de ágatas entalladas que da una vuelta al cuello y otra que cae más allá del escote cuadrado. El canesú y las mangas de su vestido rojo están adornados con bordados que parecen guirnaldas, y su mantilla azul tiene una larga hendidura a través de la cual sobresale el brazo izquierdo con el que sostiene por debajo al pequeño animal.

DSC01988

No todos coinciden en que el animalito es un armiño, algunos dicen que es una marta, otros una comadreja; hay quienes creen que es un hurón, un zorrillo blanco o, incluso, un pequeño perro. Sea cual sea, es una alusión a su amante, quien probablemente encargó la obra.

LA CREACIÓN DEL ARTISTA

El experto polaco Janusz Walek enfatiza que Leonardo evitó la representación tradicional que le permitía enfatizar las características faciales como el ángulo de la nariz o el mentón, eligiendo una vista de tres cuartos de perfil que exponía mucho más el torso. Girando la cabeza en dirección opuesta al cuerpo, el artista lograr imprimirle a la figura un dinamismo que no encontramos en sus retratos más tempranos. Además ubicó la figura de modo que la luz partiera de un única fuente, ubicada arriba y quizás algo a la izquierda. La luminosidad se concentra en el rostro de la modelo y en el punto de contacto que se produce entre su mano y el animal; a partir de allí se va difuminando, y aparecen sombras, logrando un espléndido efecto de tridimensonalidad.

La imagen es una obra maestra de realismo no sólo por el perfecto trazo de la anatomía (a pesar de cierta desproporción entre el tamaño de la elegantísima mano y la cabeza de la mujer) sino también por ese supremo manejo del claroscuro. Leonardo es un gran ilusionista.

TAMAÑO Y FECHA

Pintura al óleo sobre tabla de madera, cuyas medidas son 55cm de alto y 40 cm de ancho.

La fecha de la obra es discutida. Por ejemplo, la Hermana Wendy Beckett, experta en Historia de la Pintura, la sitúa en 1483, pero si aceptamos a 1473 como año del nacimiento de Cecilia Gallerani, es una datación prematura. Es más probable que haya sido creada alrededor de 1490.

ANÁLISIS MULTIESPECTRAL

En 2007, por iniciativa de Jean Penicaut, de Lumiere Technology, con el obvio acuerdo de la Fundación Princesa Czartoryski, La Dama del Armiño fue sometida a un nuevo método de análisis multiespectral. Los mismos expertos franceses que en 2004 investigaron la Mona Lisa, utilizaron una cámara especial construida por Pascal Cotte, que dirigió el proyecto. Es una suerte de vivisección natural en toda la imagen. La cámara explora la pintura y barnices a diferentes profundidades, facilitando una eliminación virtual de las capas individuales de la imagen. Este método también permite ahondar en la historia de la obra, y llegar al dibujo primitivo que sirvió de base para la composición. Permite identificar correcciones y restauraciones y acercarse al color original. Este análisis ha servido para confirmar la autoría de Leonardo Da Vinci.

EPÍLOGO

Dicen que el arte es el espíritu que se desprende de un hecho; diría que es lo que se percibe de él. Es una experiencia personal e intransferible. A mí me conmovió su humanidad y su belleza a pesar de los 500 años transcurridos.

Tras la muerte de Cecilia se perdió todo rastro de la obra hasta que reapareció alrededor de 1800. El resto es historia que puede leerse en cualquier website.

© Pablo R. Bedrossian, 2015, 2019. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] En nuestra última visita al Museo del Louvre de París no vimos esta pieza expuesta. No dijeron que había sido trasladada desde 2014 al Louvre de Abu Dhabi​ , capital de los Emiratos Árabes Unidos.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la correspondiente a La Belle Ferronnière, tomada del sitio del Museo del Louvre.


BIBLIOGRAFÍA

Beckett, Hermana Wendy, “1000 Obras Maestras”, Editorial El Ateneo, Buenos Aires, Argentina, 2000

Glade Reyes, Alejandro, “El arte de la orfebrería y la joyería: El Ferronière y las cadenas de cintura”, http://orfebrealejandroglade.blogspot.com/2014/06/125-el-ferroniere-y-las-cadenas-de.html

Nowicka, Justyna, “’La Dama del Armiño’ revela secretos” (“’Dama z łasiczką’ zdradza sekrety”), http://www.rp.pl/artykul/68741–Dama-z-lasiczka–zdradza-sekrety.html

Walek, Janusz, “La Dama del Armiño”, ensayo mural en el Museo Nacional en Cracovia, Polonia

Walek, Janusz, “La Dama del Armiño – retrato alegórico de Cecilia Gallerani (c.1473-1536)”, en http://muzeum.czartoryskich.pl/es/Dama_z_gronostajem

LA VERDADERA HISTORIA DE LA NAVIDAD (por Pablo R. Bedrossian)

El término Navidad proviene del español antiguo Natividad[1], derivada a su vez el latín nativitas, que significa nacimiento[2]. El término se utilizó para celebrar el nacimiento de Jesús. Por eso, hablar de Navidad omitiendo el nacimiento de Jesús es como decir café descafeinado: un intento de vaciar una palabra de su contenido mientras ella misma lo sigue proponiendo.

Hablar de Navidad omitiendo el nacimiento de Jesús es como decir café descafeinado: es el intento de vaciar una palabra de su contenido mientras ella misma lo sigue proponiendo.

En nuestra sociedad materialista, donde los negocios son más importantes que la fe, se ha reemplazado la imagen del niño Jesús en el pesebre por un anciano gordinflón de barba blanca, vestido de rojo. Diría que hoy la Navidad sobrevive sólo en algunos villancicos y en las representaciones que se realizan en algunas iglesias, y que no es Jesús, sino el arbolito, su símbolo principal. Pero, si hablamos de Navidad, hablemos de nacimiento.

DSC09407
“La adoración de los pastores”, de Agnolo Bronzino; obra realizada hacia 1540, Szépművészeti Múzeum, Budapest, Hungría

LA FECHA

Muy difícilmente Jesús haya nacido un 25 de diciembre. Hay dos razones: la primera es que esta celebración, instituida formalmente a mediados del siglo IV, cristianizó una fiesta pagana que se realizaba ese mismo día[3] dedicada al Sol Invicto, cuyos restos perduran en la estrella que corona el tradicional pino navideño. Incluso en Oriente se celebraba la Navidad en otra fecha, el 6 de enero, una tradición que hoy sólo conserva la Iglesia Apostólica Armenia. La segunda es por la mención de los pastores -según el relato del evangelio de Lucas- cuidando a sus ovejas al aire libre; en diciembre, a causa del frío, sería improbable. Sin embargo, el estudioso Alfred Edersheim, basándose en un pasaje de la Mishná[4], postuló una teoría diferente: “Porque cerca de Belén, en el camino a Jerusalén había torre conocida como Migdal Eder, la ‘torre de vigilancia de los rebaños’. Era el lugar donde los pastores vigilaban los rebaños destinados a los sacrificios del templo… parece profundamente significativo que aquellos pastores que primeramente oyeron las nuevas del nacimiento del Salvador… estuvieran vigilando rebaños destinados a ser ofrecidos como sacrificios en el templo”[5]. Convengamos que la Biblia no menciona la fecha de la Navidad y simplemente se trata de un tiempo de recordación.

La Biblia no menciona la fecha de la Navidad y simplemente se trata de un tiempo de recordación.

LAS FUENTES

Aunque algunos historiadores creen que el Cristo de la fe es diferente del Jesús de la Historia, nosotros creemos que sin el Jesús que nació en Belén, vivió en Nazaret y fue crucificado y resucitado en Jerusalén no habría un Cristo en quien creer[6].

Los cuatro evangelios canónicos son los libros cronológicamente más cercanos a la historia de Jesús. Dos de ellos no relatan el nacimiento: Marcos comienza con el bautismo y Juan contiene un prólogo de corte teológico. Pero sí cuentan la historia Mateo y Lucas. Curiosamente ambos comparten buena parte de su material[7], pero tanto en el nacimiento como en la resurrección, cada uno presenta su propia perspectiva, construida a partir de fuentes diferentes. Mateo es el único que contiene la historia de los Reyes Magos, la matanza de los niños por parte de Herodes y el viaje de la familia de Jesús a Egipto. Lucas es el único que habla del parentesco con Juan El Bautista, del pesebre y los pastores, y menciona algo de su niñez.

Aunque algunos historiadores creen que el Cristo de la fe es diferente del Jesús de la Historia, nosotros creemos que sin el Jesús que nació en Belén, vivió en Nazaret y fue crucificado y resucitado en Jerusalén no habría un Cristo en quien creer.

DSC09409
Detalle de “La adoración de los pastores” de Bronzino

EL CONTEXTO

Cuando nace Jesús, Roma ya era un imperio. Había impuesto la paz por las armas. El emperador gobernaba a través de procuradores o de reyes vasallos. Tal es el caso de Herodes El Grande, el extranjero que mandaba en Israel, hijo de padre idumeo y madre árabe (era nabatea). El pueblo hebreo estaba sometido por los romanos y obligado a pagar altos impuestos. Esperaban un mesías, el Ungido de Dios, que los salvara. Tenían diversas expectativas: predominaba la de un libertador, descendiente del rey David, pero también la de un hombre que bajaba con poder del cielo (lo que conocemos como Hijo del Hombre).

Lucas, que se puede decir que es el único evangelista que describe su método de investigación, ubica el nacimiento de Jesús en la historia. Dejemos que el propio Lucas nos hable:

“Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido… Hubo en los días de Herodes, rey de Judea…”[8]

LOS RELATOS

Más adelante el mismo Lucas escribe:

“Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”[9].

DSC09408
Otro detalle de “La adoración de los pastores” de Bronzino

Mateo, aunque en menor medida, también da referencias históricas: simplemente ubica a Jesús en tiempo de Herodes[10]. Según este autor, el nacimiento fue milagroso:

“Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:  He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros. Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS”[11].

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”.

Sigamos leyendo a Lucas que nos cuenta de un hecho extraordinario: el anuncio a los pastores. Probablemente los pastores representaban a los más humildes y postergados, que estaban expuestos a muchos peligros y buscaban a Dios de corazón.

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ‘¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!’. Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían”[12].

No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

DSC09357
Vista parcial de “La Virgen y el Niño bajo el Arco”, obra de Petrus Christus, realizada a mediados del siglo XV . Expuesta en el Szépművészeti Múzeum, Budapest

Cristo no era un nombre; era un título que se le daba al mesías, al salvador esperado por los israelitas. Desde mediados del siglo II a.C., a partir de Antíoco IV Epífanes, el rey seléucida que durante su campaña a Jerusalén quiso suprimir el culto a Jehová[13], los judíos hicieron enormes sacrificios por defender su precaria independencia. Desde tiempo atrás se habían replanteado su creencia en la justicia retributiva de Dios, por la cual la prosperidad es la recompensa de la obediencia. Enfrentaban un nuevo escenario: el sufrimiento de los justos. Se preguntaban, ¿cómo puede ser que Dios permita tanta injusticia? Y se respondieron diciendo que a su tiempo llegaría el castigo divino sobre los malvados. Se difundieron a partir de allí doctrinas que estaban en forma embrionaria en los textos sagrados (hoy conocidos como Antiguo Testamento), tales como la resurrección de los muertos, el juicio final y la llegada del Ungido, el mesías que libertaría al pueblo. Pero Jesús no llega con un cetro y un trono; nace entre los más humildes y desposeídos.

Continúa Mateo:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: ‘Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel’. Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino. Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a mi Hijo. Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.”[14].

Si los pastores representan a los débiles y excluidos, los magos representan a los sabios. El autor no nos dice que eran tres, ni reyes, ni que viajaban en camellos; menos aún que se llamaban Gaspar, Melchor y Baltazar, como lo sostiene la tradición, pero sí nos dice que siguieron una estrella. No eran magos en el sentido moderno de la palabra sino hombres altamente educados con conocimiento de astronomía, que interpretaban como señales sus observaciones celestes. Son presentados como personas que buscaban la verdad y que se rindieron ante la evidencia: No se encerraron en sus paradigmas o prejuicios. Inquirieron e indagaron hasta encontrar las respuestas a sus preguntas.

Los sabios de Oriente no se encerraron en sus paradigmas o prejuicios. Inquirieron e indagaron hasta encontrar las respuestas a sus preguntas.

Pero hay algo más en esta historia: los pastores eran judíos, y los magos, extranjeros. En el relato de Mateo hay un mensaje de universalidad: Jesús no fue adorado sólo por personas de su pueblo sino también por hombres de otras naciones, prefigurando la expansión del evangelio, su Buena Noticia, más allá de las fronteras palestinas.

Desde luego, las pinturas de los pastores y los magos rodeando al niño en un pesebre muestran una visión romántica de la Navidad. Pero la realidad está muy lejos de la belleza del arte. Jesús no nació bajo circunstancias favorables. En un establo hay estiércol y mal olor. Como dice el apóstol Pablo, siendo rico se hizo pobre para que nuestra pobreza fuera enriquecida[15]. Sin embargo, su destino no fue determinado por su contexto sociopolítico, ni por los padecimientos económicos, sino por su visión de lo que debía ser y hacer.

Jesús no nació bajo circunstancias favorables. Sin embargo, su destino no fue determinado por su contexto sociopolítico, ni por los padecimientos económicos, sino por su visión de lo que debía ser y hacer.

La llegada de Jesús al mundo nos recuerda que, aunque muchos no creamos en Dios, Dios sigue creyendo en nosotros. Que la misma luz que brilló en Belén ilumine nuestros corazones ahora y siempre.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Es una apócope; un apócope es la pérdida o desaparición de uno o más letras o sílabas al final de algunas palabras.

[2] http://www.elcastellano.org/palabra/navidad. En inglés, la palabra Christmas (Navidad en inglés) también hace referencia a Cristo.

[3] En el 45 a. C., se fijó el 25 de diciembre como el solsticio de invierno de Europa. El solsticio de invierno es el instante en el Sol se encuentra a mayor distancia de la Tierra.

[4] La Mishná un texto de finales del siglo II que recoge antiquísimas tradiciones judías

[5] Edersheim, Alfred, “Usos y costumbres de los judíos en los tiempos de Cristo”, p.101, reedición por Editorial Clíe, 2003 (el libro es de 1876)

[6] Autores como John Dominic Crossan sostienen que Jesús era un predicador ambulante analfabeto mientras que otros, mucho más documentados y menos conjeturales, como Gerd Theissen, sostienen que si bien los evangelios están impregnados de fe se pueden encontrar allí elementos históricos. Ningún libro ha sido tan sometido a todo tipo de aparatos críticos como la Biblia. Por ejemplo, la crítica de las fuentes, la crítica histórica, la crítica textual, la crítica de las formas.

[7] Mateo y Lucas siguen a Marcos en una gran extensión de sus relatos; además comparten otros pasajes que no están en Marcos atribuidos por muchos expertos a una presunta fuente común, nunca encontrada, que denominan documento Q.

[8] Evangelio según San Lucas 1:1-5a

[9] Evangelio según San Lucas 2:1-7

[10] Evangelio según San Mateo 2:1-3

[11] Evangelio según San Mateo 1:18b-25

[12] Evangelio según San Lucas 2:8-18

[13] También llamado Yahveh o Yahve, según las traducciones.

[14] Evangelio según San Mateo 2:1-16

[15] 2ª Epístola a los Corintios 8:9


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

CAMPAÑA “SONRISAS EN NAVIDAD” (por Pablo R. Bedrossian)

Te invito a sumarte a la campaña “Sonrisas en Navidad” cuyo propósito es hacer sonreír a los niños que están solos, se ven forzados a trabajar o viven en la calle.

La propuesta es simple: preparar bolsitas conteniendo caramelos, dulces o algún otro obsequio sencillo, junto a un papel o tarjeta que diga simplemente “Feliz Navidad” y luego repartirlos el 23 y 24. Si eso es complicado, simplemente se pueden entregar caramelos o dulces sin envoltorio ni tarjeta, pero diciendo “Feliz Navidad”. Te presentamos las nuestras:

DSC04806

Hay muchos chicos en esquinas con semáforos pidiendo dinero, limpiando vidrios o vendiendo algo. Algunos de ellos para sobrevivir aspiran pegamento o solvente, y otros se drogan desde muy temprana edad con alcohol, paco o lo que encuentren. Desde luego, no podemos cambiar sus vidas, pero sí podemos darles un momento donde sientan que cada uno de ellos significa algo para los demás.

Niña

Para impulsar la campaña estoy presentando un nuevo tema musical, “Paloma Blanca”, en la voz de Enrique Gómez y arreglos de Marcelo Mollo, que es una canción de cuna para un chico sin hogar. Te invito a escucharlo y ver su video producido por Natalia Gouiric aquí:

Estos días todos fuimos inspirados por la historia de Lucas, un chico argentino de 12 años que acaba de terminar la Escuela Primaria. Él pasó la mitad de su vida viviendo en una plaza o en un auto. A pesar de no tener un techo, su madre se sacrificó para que tuviera un futuro. Pero Lucas es una excepción, no la regla. Su titánico esfuerzo nos muestra cuánto podemos perder cuando un niño vive en la calle y carece de una madre o padre que lo impulse a superarse.

Lucas

En nuestras sociedades esos niños no gozan de derechos. Pareciera que para muchos fuera mejor que no existieran; por eso proponen como solución sacarlos de las esquinas. De ninguna manera eso resuelve el problema. Necesitan ser tratados con amor, respeto y dignidad. Jesús mismo puso a los niños en primer lugar cuando dijo que a ellos les pertenece el reino de los cielos.

¿Te sumás a la campaña “Sonrisas en Navidad”?

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la foto del Lucas, la edición digital de Diario El Zonda , de San Juan, Argentina, en http://www.diarioelzondasj.com.ar/intgen/lucas-vivio-4-anos-en-un-auto-y-pudo-terminar-la-primaria.

El video fue realizado por Natalia Gouiric.

 

LA CALLE ARJONILLA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “PASAJES Y CALLES CURIOSAS DE BUENOS AIRES”

Ubicada en uno de los barrios más exclusivos de Buenos Aires, la calle Arjonilla –para algunos, un pasaje- tiene características únicas: es una de las calles más cortas de la ciudad, y su tramo principal es nada menos que una escalera. Los invito a conocerla y recorrerla.

Arjionilla 00 DSC04290
Vista de la calle Arjonilla desde su intersección con la calle Agüero

El sector que tiene como centro una plazoleta ovalada con el busto de militar argentino Gelly y Obes, se conoce como La Isla. Ocupa una suerte de loma o pequeña colina que se eleva desde la Avenida Las Heras hasta el monumento al General Bartolomé Mitre, y está bordeada por las calles Agüero y Dr. Luis Agote, a las que se desciende a través de sendas escaleras de glamour parisino.

La Isla 01
Vista de la plazoleta con el busto del Gral. Gelly y Obes, corazón de La Isla

Allí se encuentran la Embajada de Inglaterra y la sede del Ministerio de Seguridad. Como si fuera un mirador, junto al monumento a Mitre, se observan una loma verde y la bella y ancha Avenida del Libertador. Precisamente allí, al terminar la avenida Gelly y Obes, nace a la izquierda la calle Arjonilla.

Monumento a Mitre 01 DSC08644
Monumento al General Bartolomé Mitre, creación de los escultores italianos David Calandra y Edoardo Rubino inaugurada en 1927

 ARJONILLA

La calle Arjonilla tiene una única cuadra, que puede dividirse en dos partes. La primera -la más pequeña-, en declive, tiene una plazoleta ovalada en su centro, cuyo césped está rodeado de un cordón de granito. Su único detalle es un alto y refinado farol dorado de una sola lámpara.

Arjonilla 02 DSC08648
La calle Arjonilla vista desde el monumento al General Bartolomé Mitre

A los lados de la plazoleta, la calle recién nacida se abre en dos estrechas vías de asfalto con sus respectivas aceras, que vuelven a reunirse enseguida, al inicio de la ancha y vistosa escalera. Podría decirse que es un diminuto boulevard, no apto para automóviles.

Arjonilla 02 DSC08642
Vista del la sección boulevard de la calle Arjonilla con su farol

Detrás se observa el monumento a Mitre. Del lado noroeste hay unas rejas verdes de hierro seguidas del nacimiento de un muro símil bloques, que separan la calle del jardín de un edificio vecino; del lado noreste, se observa la loma cubierta de grama en la cual La Isla va descendiendo hacia la Avenida del Libertador.

La segunda sección de esta breve calle es una espléndida escalera. Si no conté mal, son tres grupos de once escalones cada uno, con anchas explanadas entre ellos.

Arjonilla 03 DSC08639
Inicio de la sección escaleras

Del lado derecho cuenta con una hermosa balaustrada que, en su final sobre la calle Agüero, presenta un farol dorado, similares a los dos que tiene a su inicio, donde termina el boulevard. Todos los faroles de la balaustrada, aunque más pequeños, son del mismo estilo del que alumbra la plazoleta.

Arjonilla 04 DSC08643
Vista desde el inicio de las escaleras; debajo a la izquierda personas sin techo y trapitos que usan la fuente para higienizarse

Del lado izquierdo, el muro símil bloque se va mostrando imponente al descender las gradas. En su elevado borde superior horizontal, que se mantiene a la altura de la planta baja del edificio vecino, hay otra balaustrada con el mismo estilo.

Arjonilla 05 DSC08636
Vista desde la acera de la calle Agüero

En su final sobre la calle Agüero se levanta una enorme columna de capitel dórico, sobre el cual sólo quedan los restos de lo que fue una escultura.

DSC08631
Vista de la columna gemela que está del otro lado de la Fuente de la Poesía, similar a la de la calle Arjonilla

Antes de llegar al capitel hay un bello aplique art nouveau, en hierro pintado de verde, del cual pende otro farol, siempre fiel al estilo de la calle, iluminando la escalera.

Arjonilla 06 0DSC08632
La elegancia en primer lugar, aunque se ven signos de abandono… y el delicado encanto de la decadencia

LA FUENTE DE LA POESÍA

Arjonilla 09 DSC08626
¡Gracias a estos talentosos artistas que han difundido su arte por el mundo!

Al final de Arjonilla, sobre la calle Agüero, se encuentra la “Fuente de la Poesía”, una bella fuente circular, hoy ocupada por personas que viven en la calle y los llamados trapitos, como popularmente se conoce a los cuidacoches informales argentinos.

Arjonilla 10 DSC08627
La fuente parece un cenotafio

En 1997, los artistas plásticos Enrique Banfi y Silvana Perl tuvieron la idea de crear allí un espacio de inspiración. Al caer la noche automáticamente se encendía un proyector que, cada 45 segundos, emitía versos de autores como Borges, Neruda, Machado, Guillén o Girondo, en forma continua. Judith Gociol en una nota escrita el mismo año de la instalación, comparte su experiencia: “La obra tiene forma especular. Como si se tratara de un espejo, arriba -sobre la piedra- el poema está quieto mientras que abajo, sobre la superficie de agua de la fuente, las palabras se mueven. De un lado se balancean las ramas, del otro las sombras. Las letras se achican o se agrandan con los cambios de tipografía, pero también con el movimiento del viento en esta noche algo fría y destemplada” [1].

Arjonilla 07 DSC08635
La Fuente de la Poesía entre las columnas gemelas

La serie poética cesaba cada amanecer. Estas intervenciones urbanas de Banfi y Perl fueron de alguna manera predecesoras del video mapping.

EL DISEÑO DE LA CALLE EN ESCALERA

Arjonilla 13 DSC08634
Otra vista de Arjonilla con los infaltables trapitos abajo a la derecha

La Isla, con sus aproximadamente 82,000 metros cuadrados, era la quinta de la familia Hale-Pearson. En 1906, la Municipalidad de Buenos Aires decidió comprar los terrenos con el propósito de construir un barrio parque con un belvedere que diera al Río de la Plata. Para ello se contrató “al ingeniero y urbanista francés Joseph Bouvard, Director de Obras Públicas de París, quién se encargó del trazado de calles, terrazas, escalinatas y del diseño de ‘Plaza Mitre’”[2] que es el otro nombre que recibe La Isla. De modo que podemos, en principio, señalar a Bouvard, quien había sido director administrativo en el área de Arquitectura, Paseos y Forestación de París[3], como el creador de la bella y breve Arjonilla.

 

Arjonilla 12 DSC08625
Arjonilla, con sus amplias escaleras, se cree que fue parte del diseño original de Joseph Bouvard para La Isla

Cabe agregar que en La Isla hay además otras tres calles con escaleras: dos sirven como descenso peatonal a la calle Guido (una hacia Agüero, la otra hacia Dr. Luis Agote); la tercera se encuentra al final de la calle Copérnico.

ACERCA DEL NOMBRE DE LA CALLE

Según el historiador Miguel Iusem, el nombre Arjonilla proviene de una villa de España, en Jaén, Andalucía. En ese lugar, el 23 de junio de 1808 se libró una batalla donde se destacó por su coraje José de San Martín, el futuro Libertador de América, que en aquel entonces estaba al servicio de la Madre Patria. Durante el combate, tal como sucedería después en San Lorenzo, San Martín fue salvado de morir, esta vez por un soldado llamado Juan de Dios[4].

DATO FINAL

La numeración de la calle se extiende del 2300 al 2400, pero no se le ha asignado código postal pues obviamente no existe ninguna propiedad cuyo frente se encuentre en la calle Arjonilla.

Arjonilla 15 DSC08637
Indicador de la calle con su altura y su uso exclusivo peatonal

ALGUNAS FOTOS MÁS

La mayoría de las fotos fueron tomadas durante una a visita a Buenos Aires a principios del 2015, en un día muy nublado y oscuro. Tomé otras en 2014 durante un día de sol. Recorrí por primera vez el pasaje Arjonilla antes de tener 20 años. Siempre me cautivó.

Arjionilla 00 DSC04290

Arjonilla 14 DSC04292

DSC04293.JPG

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS

[1] Gociol, Judith en http://edant.clarin.com/diario/1997/10/04/e-07201d.htm

[2] DG en http://diager-arte.blogspot.com/2008/10/una-isla-en-recoleta.html

[3] Parise, Eduardo en http://www.diasdehistoria.com.ar/content/la-isla-acento-franc%C3%A9s-en-recoleta

[4] Iusem, Miguel, “Diccionario de las calles de Buenos Aires”, p.29, Instituto Rioplatense de Ciencias, Letras y Artes (IRCLA S.A.), Buenos Aires, Argentina, 1971


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.

 

ESCULTURA URBANA: CUERPOS QUE ATRAVIESAN LA MATERIA (por Pablo R. Bedrossian)

Serie “ARTE URBANO”

Si Ud. visita la Galleria dell’Accademia (en castellano Galería de la Academia), en Florencia, le será muy difícil no conmoverse ante el David, la famosa escultura de Miguel Ángel, de más de 5 metros de altura. Sin embargo, hay allí otras obras del magnífico pintor de la Capilla Sixtina. Entre ellas se destacan cuatro esculturas llamadas Prigioni (en castellano, Los Esclavos), esculpidas hacia 1530. Cada una de ellas es un bloque de mármol del cual parece emerger un hombre que lucha por liberarse de la materia. Es una muestra de la maestría de Michellangelo Buonarroti en la técnica del inacabado. Nuestra intuición sugiere que las partes de la figura que no vemos permanecen atrapadas en la piedra. Precisamente, observar una imagen parcial que la mente completa, nos mueve a pensar que lo que vemos es también producto de lo que no vemos.

En el arte urbano contemporáneo encontramos muchas ideas novedosas que tienen algo en común con Prigioni: esculturas saliendo a través de las paredes, pisos o techos, o, a la inversa, entrando en ellos, donde la mente intuye lo que no se ve, a pesar que… ¡no existe! Presentamos aquí algunos ejemplos:

HOMBRE ENTRANDO A LA PARED EN SAN TELMO, BUENOS AIRES

Cochabamba 01

Aún me cuesta entender la poca difusión de “Cochabamba”, obra de Gerardo Feldstein, un brillante artista visual argentino. Está ubicada en el muro del Espacio Giesso-Reich, en la calle Cochabamba 370, cerca de la esquina con la calle Defensa, en San Telmo. La escultura representa a un hombre joven vestido con jeans y chaqueta corta en tonalidades grises y azules penetrando una pared (de hecho, la cabeza no se ve porque supuestamente está dentro de ella). Calzado con borceguíes, su pie izquierdo empuja el cuerpo hacia arriba y adelante, apoyándose en una pequeña saliente amarilla, mientras la otra pierna, con la rodilla flexionada, se encuentra en pleno esfuerzo. Las manos también acompañan el intento agarrándose virtualmente de un hueco desde donde toman fuerza para completar el impulso. Esta intervención realizada en 2003, combinó cemento, telas, calzado, acrílico, madera, resina y esmalte sintético.

Feldstein ha realizado obras sobre la misma idea, como Up (2004) donde se observan dos piernas esforzándose por penetrar un techo donde supuestamente ya ha ingresado el resto del cuerpo.

HOMBRE ATRAVESANDO LA PARED DE PARÍS

Paris (por Joan Acley) - copia

La pequeña plaza Marcel Aymé, se encuentra en Montmartre, uno de los barrios parisinos más bohemios. Recibió el nombre de su más ilustre vecino, un brillante escritor francés del siglo XX. Una escultura lo homenajea recordando uno de sus cuentos más famosos, El Pasamurallas (en francés Le Passe-muraille).

La escultura muestra a Léon Dutilleul, personaje central del texto, un gris oficinista quien ante sus fracasos alegaba que una muralla le impedía cumplir sus propósitos. Cierto día descubre que puede atravesar paredes. Empieza a utilizar esta extraordinaria capacidad con fines cada vez más egoístas. Cuando es detenido por robo se escapa de la cárcel a través del muro. El desenlace llega cuando, por cuestiones amorosas, queda atrapado para siempre en una pared frente a su propia casa.

El Pasamurallas de la plaza Marcel Aymé, se encuentra en uno de sus costados, y es obra del actor y escultor Jean Marais. En una de las piedras del muro se encuentra una inscripción, que data la fecha de inauguración: el 25 de febrero de 1989. Se observa al personaje, representado en bronce, saliendo de la pared; en realidad, se trata de un busto parcial con el brazo derecho completo, la mano y muñeca izquierda y la pierna izquierda con el zapato apuntando hacia el suelo.

EPÍLOGO:

Cada vez se observa más este tipo de escultura alrededor del mundo: restos de una mano o de un rostro para que nuestra imaginación complete el resto. Invito a los lectores a compartir información sobre esculturas de este género.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos, a excepción de la foto del Pasamurallas, tomada por nuestra amiga Joan Ackley y utilizada con su permiso.


MÁS ARTÍCULOS DE LA SERIE “ARTE URBANO”:

ARTÍCULOS DE LA SERIE “GRANDES ARTISTAS CONTEMPORÁNEOS”:

EL TRASPASO PRESIDENCIAL EN LA ARGENTINA (por Pablo R. Bedrossian)

Escribo antes del traspaso presidencial en la Argentina. Sería mucho más fácil hacerlo luego del 10 de diciembre, pero me parece mucho más honesto opinar ahora, cuando aún no se sabe lo que va a pasar.

No es Cristina Fernández de Kirchner quien le traspasará el poder a Mauricio Macri: es el pueblo argentino, cuya mayoría lo eligió por voto popular. Por eso resulta absurdo y triste el sainete criollo del cual somos testigos, reflejo de un país profundamente dividido.

A la Argentina no la dividen los logros del gobierno que termina, ni siquiera sus fracasos. Tampoco las promesas del nuevo gobierno, ni los riesgos que la oposición ha advertido. Lo divide la ambición de poder, y más aún, la potestad de mandar.

Perder el poder es tan dramático como pasar de repente a poseerlo. El que hoy lo recibe mañana lo debe entregar, por eso, si se ignora que la voluntad popular es un mandato representativo, terminan prevaleciendo los intereses personales que conducen a una infructuosa lucha de egos. A ninguno, ni al que llega ni a la que se va, le conviene una victoria pírrica. Por eso deseamos una transición que respete y proponga un pueblo unido, donde celebren los que se van y celebren los que llegan, aunque cada uno lo haga en su propio tiempo y lugar. Unos y otros, no unos u otros.

¿No sería mejor que el partido que perdió las elecciones y en particular su máxima autoridad, aceptaran las reglas del ganador mientras no signifiquen una ofensa o humillación? ¿Es necesario decir aquí mando yo y si no se hace lo que yo quiero -porque no queda más remedio-, pego un portazo y me voy? ¿Cuál es el mensaje? Hay quienes cuando ocupan una posición de poder exigen que absoluta obediencia, pero cuando la pierden dicen a mí nadie me manda. Ese patrón de pensamiento revela un problema de entendimiento: el poder no es para someter sino para servir. Desde luego, hay otra mirada: la actitud de Cristina Fernández de Kirchner puede ser el primer acto de campaña para ganar las elecciones del 2019.

El triunfo electoral no significa mandar al que se va. Si la presidente Cristina Fernández de Kirchner no quiere asistir al traspaso, es lamentable, pero está en su derecho. Repetimos, ella no traspasa el poder, sino el pueblo. Desde luego, si la ceremonia contara con los dos mandatarios, sería un mensaje de apoyo a la democracia y a la voluntad popular, pero forzarla sería también negar sus derechos. Ella elige por qué puerta quiere irse. El nuevo presidente no necesita de la presidente saliente para asumir el poder. Entonces, tampoco creo que sirva hacer un escándalo y satanizar una actitud porque no la compartimos. Simplemente Mauricio Macri debe jurar y gobernar para todos los argentinos que necesitan, más allá de sus posturas políticas, que le vaya bien.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

ESCULTURA URBANA: CUERPOS COLGANTES (por Pablo R. Bedrossian)

SERIE ARTE URBANO

Podemos definir el arte urbano como toda aquella manifestación con sentido estético realizada en lugares públicos. Se diferencia del arte a secas, por su exposición: las obras no quedan restringidas a museos o colecciones privadas; son visibles a todos.

La expresión más común de este arte callejero han sido los graffitis, inscripciones en aerosol que a veces se acompañan de imágenes, utilizadas como expresiones de protesta.

Considerados una extensión de los graffitis, están los murales urbanos, coloridas imágenes sobre paredes de casas y edificios, que trascienden el hecho estético para convertirse en mensajes para la comunidad. Su creatividad y/o belleza capturan la atención del transeúnte y sirven de vehículo para ideas y emociones.

Dentro del arte urbano existe una vertiente menos explorada, pero a la vez más peculiar. Aunque no sabemos si existe un nombre genérico para llamarla, es la creación y colocación de figuras o esculturas en vía pública, colgando o flotando en el aire. Nosotros las llamamos figuras colgantes o figuras flotantes, pues suelen ubicarse en espacios elevados. Presentamos aquí algunos ejemplos centrados en las figuras humanas y una en figuras animales:

 EL HOMBRE COLGADO DE PRAGA

Hombre colgado (Praga) DSC05408

Muchos dicen que gracias al escultor checo David Černý, Sigmund Freud sobrevive en Praga… pero en difíciles condiciones pues cuelga en el aire apenas sostenido por la mano derecha aferrada a una barra.

Se cree que esta pesada escultura de bronce oscuro llamada Viselec en idioma checo, Hombre colgado en castellano y Hanging out en inglés, reproduce al padre del psicoanálisis en tamaño real. Aducen que es una suerte de reivindicación nacional al famoso siquiatra, debido a que nació Příbor (en alemán, Freiberg in Mähren) en la región de Moravia, en el extremo oeste de República Checa. Freud tenía nacionalidad austriaca pues cuando nace, en 1856, la región se encontraba bajo el Imperio Austro Húngaro.

La estatua pende de una barra colocada en uno de los techos de la calle Husova, en el corazón medieval de la ciudad. Fue presentada en 1996 y expuesta en diversos países. Representa a un hombre mayor, calvo, de frente arrugada, con anteojos y barba en candado, que luce un traje de tres piezas sin corbata. Mira hacia abajo y a la izquierda con cierta tristeza, nostalgia o desdén. Se sostiene de la barra con la mano derecha sin revelar ningún esfuerzo, idea que se refuerza por la mano izquierda hundida en el bolsillo.

Tiene un aire al Freud que conocemos a través de la fotografías. Los que aseguran que se trata de él, afirman que la obra se enfoca en la sagrada decisión que tiene cada ser humano de seguir adelante o sucumbir.

Hombre colgado (Praga) DSC05408b

Pero, ¿representa realmente a Sigmund Freud? Jesús Mª Montero Barrado presenta en su blog otro escenario posible: “David Černý se ha hecho famoso por un arte atrevido, controvertido y provocador, con algunos actos y esculturas llenas de un fuerte contenido anticomunista. No en vano en 2009 llegó a decir que ‘un buen comunista es un comunista muerto’”. Más adelante dice “También están quienes dicen que se trata de Vladimir Illich Lenin, cuyo cuerpo pendido en el aire y agarrado con una mano a una viga simbolizaría la caída del comunismo. Precisamente allá por 1968, fue el inicio de la invasión de la antigua Checoslovaquia país por las tropas del Pacto de Varsovia. Dos décadas pasaron desde entonces hasta 1989, en que fueron cayendo como fichas de un dominó los regímenes socialistas  / comunistas de los países del centro y este europeo. Y un cuarto de siglo ha pasado desde esa caída hasta hoy”[1]. Digamos que, mientras no se defina el autor, tiene un final abierto. Quizás es simplemente un hombre que no representa a ninguno de los dos.

EL HOMBRE DE BRAZOS ABIERTOS DE MÜNICH

Hombre con los brazos abiertos (Munich) DSC04189

En la Kaufinger strasse (en alemán Kaufingerstraße), principal calle de Münich, nos sorprende en lo alto la imagen de un hombre con los brazos extendidos, cuyos zapatos se apoyan sobre una barra de acero color tinto. Es de mediana edad, viste camisa blanca con mangas largas, cinturón y pantalón oscuros. Tiene el cabello corto; su piel es oscura pero los rasgos netamente occidentales. Es un hombre común. No hace equilibrio sobre la barra, sino que luce confiado, como si estuviera abierto a todos. Los brazos extendidos se completan en dos grandes manos, quizás de mayor tamaño que la cabeza.

“Hombre con los brazos abiertos” (en alemán “Mann mit ausgebreiteten Armen”) es una obra del artista Stephan Balkenhol, artista alemán especializado en esculturas en madera, cuyo especial interés radica en la figura humana en su contexto. Ha creado varias esculturas de hombres con camisas blancas que se pueden observar en Hamburgo, Mainz y Hannover, a veces combinadas con animales, como la jirafa y el ciervo[2].  Sus obras forman parte del patrimonio de grandes museos en todo el mundo.

Esta escultura urbana admite múltiples interpretaciones. Cada uno tiene la suya. Si tuviera que arriesgar la que prefiero, diría que es un espejo en el que nos vemos reflejados: un ser humano abierto a los demás, que confía en el otro, siempre dispuesto a dar, aun cuando se trate de un desconocido. En una ocasión le escuché decir a Yolanda King, hija el pastor bautista y Premio Nobel de la Paz Martin Luther King “Al Buen Samaritano no le importó que le podía pasar a él si ayudaba al prójimo, sino que le pasaría a su prójimo si él no lo ayudaba”.

EL DESHOLLINADOR DE VIENA

El Deshollinador u Hombre con escalera (Viena) DSC07506El deshollinador u hombre con escalera se encuentra en la calle Wipplingerstraße, en una zona chic de Viena. A pesar de una búsqueda reiterada, no he encontrado datos precisos para identificar al autor ni el motivo. La descubrí de casualidad, en una de esas caminatas donde es mejor perderse que seguir un guía.

La obra, que parece hecha en metal, se asemeja más a una figura de dos planos que a un cuerpo con volumen. Se ve a un hombre de perfil, en color gris plomizo y coronado con un gorro blanco, caminando sobre sobre una barra negra. Está enfundado en su uniforme y carga la escalera de trabajo con su mano derecha, en la cual, si no contamos mal, tiene cinco dedos sin contar el pulgar. Completando su equipamiento, en el hombro lleva arrollado en círculo su cepillo.

El Deshollinador u Hombre con escalera (Viena) DSC07506x

Se lo ve feliz, sin preocupaciones, mirando hacia adelante con determinación y fe. Aunque he leído que sería un símbolo de la lotería, me parece que su esperanza no radica en el azar sino en su capacidad y esfuerzo.

MONOS EN BERLÍN

Tamasha 01 DSC03213

Los monos llegaron a Berlín de la mano del extraordinario pintor, dibujante y escultor indio N S Harsha, mundialmente conocido por sus pinturas, dibujos y sus intervenciones en lugares públicos. El grupo escultórico Tamasha representa un grupo de monos que se encuentran trepando por la fachada de un viejo edificio ubicado en Auguststraße 10, en Berlin-Mitte, el distrito más importante de Berlín.

Tamasha 03 DSC03211

“Tamasha” es un término común en hindi y coloquialmente significa espectáculo o celebración, pero también escándalo, tumulto o conmoción. El título hace alusión a los grandes saqueos que realizan estos primates llamados langures grises, paradójicamente sagrados para los indios. Tienen pelaje blanco y rostro gris oscuro, viven en grupos y mantienen, como los humanos, feroces luchas por el poder. La imagen supone que los pequeños simios se han apoderado del frente de la construcción.

Tamasha 02 DSC03212

Un detalle de la obra que puede pasar inadvertido es que los langures grises no se mueven a través de lianas sino por sus propias y larguísimas colas, que forman una imbricada red que se estira, enrolla y enreda; es una obvia referencia a nuestra sociedad, con su compleja trama de relaciones e interdependencias.

EPÍLOGO

Desde luego, este artículo sigue abierto: es incompleto, pues sólo ofrece una muestra. También está inconcluso debido a que continuamente surgen nuevas esculturas urbanas. Invitamos a nuestros lectores a comentarlas y compartirlas.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


REFERENCIAS:

[1] http://marymeseta.blogspot.com/2014/08/el-hombre-colgado-de-praga.html

[2] http://muenchen.im-bild.org/fotos/skulpturen-plastiken/mann-mit-ausgebreiteten-armen


CRÉDITOS MULTIMEDIA:

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.


MÁS ARTÍCULOS DE LA SERIE “ARTE URBANO”:

ARTÍCULOS DE LA SERIE “GRANDES ARTISTAS CONTEMPORÁNEOS”:

REGLAS DE ETIQUETA EN FACEBOOK (por Pablo R. Bedrossian)

Facebook ha generado una enorme democratización de las ideas. Las redes sociales han traído una horizontalización de las relaciones: en ellas la persona común puede opinar en el mismo plano que un gobernante.

Sin embargo, he visto demasiada agresión y demasiado insulto, en particular en los debates. Desde luego, las discusiones ardientes y valientes son sanas y necesarias. Pero, la forma en que a veces se desarrollan, muestra que hay personas que olvidan que sus derechos terminan donde comienzan los de los demás. Por ello, he implementado algunas reglas para mi muro que invito a adoptar o adaptar.

  1. No acepto amigos que no permitan escribir en su muro. Si quieren escribir en el mío, deben permitirme escribir en el suyo.
  1. Es mi muro, no un foro abierto, por lo que los visitantes deben atenerse a los principios aquí descritos. Si alguien quiere opinar en mi muro, debe aceptar estas reglas.
  1. El contacto que comenta en mi muro debe recordar que, como visitante, debe guardar las reglas de cortesía; no debe ni tiene ningún derecho de insultar o atacar al anfitrión. De mi parte, me he propuesto tratar al visitante con respeto y cordialidad.
  1. No se puede cuestionar, criticar o atacar a las personas que opinan, sólo sus ideas.
  1. Las respuestas deben ser breves (en lo posible no más de 10 renglones); de paso, sépalo: casi nadie lee comentarios largos.
  1. Una persona no debe participar más de 4 veces en un post porque, si no, monopoliza el debate.
  1. Escuche y piense antes de responder. “Hay personas que adelantan una respuesta sin dejar cerrar una idea” (dice el músico de rock Matías Vinent)
  1. El debate no procura convencer al que opina diferente. Sirve para exponer las distintas opiniones para que cada persona decida, considerando todos los argumentos y no una voz única.
  1. Para quienes no cumplen las reglas sigo un esquema futbolero: a la primera falta, TARJETA AMARILLA; a la segunda, TARJETA ROJA. Que siga opinando en Facebook pero no en mi muro. No me interesa tenerlos como contactos. Además puedo aplicar la TARJETA ROJA DIRECTA.

Recuerda: Aquel que te insulta o rechaza por cuestiones políticas nunca te quiso. Una cosa es cuestionar tus ideas, otra es cuestionar tu persona.

Abrazo para todos.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados, incluyendo los de la fotografía del encabezado.