UN COMENTARIO A “MAGOS MAYAS MONJES COPÁN” DE JULIO ESCOTO (por Pablo R. Bedrossian)

Magos mayas Monjes Copán.jpgSerie CONFIESO QUE HE LEÍDO

“Magos mayas monjes Copán” es un libro breve que demanda una lenta lectura. Apenas más grande que una libreta y más pequeño que una agenda, se despliega como un inmenso lienzo literario, histórico y espiritual.

La pluma de Julio Escoto nos introduce en la compleja atmósfera política de Copán, una extraordinaria metrópoli maya ubicada en el extremo occidental de Honduras. Lo hace mediante el relato en primera persona del rey Yax Pasah (763-820), quien enfrenta una conspiración cuyas raíces y alcances superan su entendimiento. Atrapado en una telaraña de intrigas, el gobernante se debate entre la resignación -el sometimiento al inexorable destino fijado por los dioses- y la rebelión ante el fatídico vaticinio.

La obra, escrita en un lenguaje barroco, muestra y demuestra la maestría del brillante escritor hondureño sobre la palabra. Entre sus múltiples méritos, el texto no sólo ofrece una generosa descripción de algunas costumbres sociales mayas sino también la exposición de su imaginario colectivo, un universo de símbolos y mitos en las antípodas de la cultura mal llamada occidental.

La lectura tiene diferentes planos. Obviamente, el simbólico no puede ignorar los golpes de estado que han caracterizado al país del autor. Honduras a principios del siglo XX fue el arquetipo de la Banana Republic, y aún hoy, un siglo después, conserva intactos los mismos reflejos: el brutal poder de los grupos económicos, los demagogos que intentan perpetuarse en el gobierno y el alineamiento automático con los Estados Unidos, al estilo “Sargento García, ¡presente!”.

En mi opinión, la obra tiene tres finales: El primero, al concluir el capítulo V. El segundo, que funciona más como un agregado romántico que como la continuidad de la historia, lo constituyen las escasas tres páginas del capítulo VI. El otro es pensar que el Yax Pasah, como el borgeano Juan Dahlmann, nunca salió de su confinamiento. Sea cual fuere la intención del autor, si en el relato consideramos prefigurado el destino nacional, el corolario trágico sería previsible. Sin embargo, proponemos que sea la lectura y no nosotros quien permita que el lector decida.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

UN DÍA EN SAN GIMIGNANO (por Pablo R. Bedrossian)

Serie PUEBLOS PINTORESCOS DE EUROPA

San Gimignano 01

San Gimignano es una pequeña comarca medieval, cercana a Siena y a Florencia, en la bella Toscana italiana. Ubicado en lo alto de una colina, este antiguo poblado amurallado es famoso por sus antiquísimas torres empinadas.

San Gimignano 02

El Centro Histórico de San Gimignano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990. Se recorre bien en medio día.

San Gimignano 03
San Gimignano 04

Allí encontrará pequeños restaurantes que harán delicias a su paladar. Les recomendamos las típicas bruschettas, rebanadas de pan tostado, rebozadas con ajo, aceite de oliva, sal y pimentón. A partir de allí la decisión es suya; puede añadirles lo que desee: tomate, queso, vegetales, anchoas, huevos.

San Gimignano 05

Su época de oro se desarrolló desde fines del siglo XII hasta mediados de siglo XIV. De las 72 torres erigidas en aquella época conserva 13, cuya alargada forma hexaédrica permite reconocer la silueta de la ciudad aún a la distancia.

San Gimignano 07

Algunas de las torres se pueden visitar, sirviendo de espléndidos balcones, para admirar el pueblo con sus viejas edificaciones en distintas tonalidades de ocre, sus paredes de piedra y sus techos de tejas, y también la verde campiña que lo rodea.

San Gimignano 09

Si va a Florencia o a Siena, no deje de visitar San Gimignano. Será un maravilloso recuerdo que perdurará en usted toda la vida.

San Gimignano 08
San Gimignano 10
San Gimignano 11
San Gimignano 12

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

Todas las fotografías fueron tomadas por el autor de esta nota y es el dueño de todos sus derechos.