ENCUENTRO CON JOAN MANUEL SERRAT (por Pablo R. Bedrossian)

Pablo con Joan Manoel SerratNo recuerdo exactamente el año, probablemente 1991 o 92. Del momento sólo conservo el recuerdo, una descolorida foto y la nota publicada en Visión Joven que debe estar oculta entre una pila de ejemplares cubierta por el polvo. Era una conferencia de prensa y tuve la suerte de ser el primero en recibir el micrófono. Ingenuamente le pregunté al gran cantautor catalán:

– ¿Qué mensaje trae Ud. para los jóvenes?

– Se equivoca. No tengo ningún mensaje para los jóvenes. Vengo a cantar sobre los viejos.

La respuesta, que fue emitida más tarde por algún noticiero televisivo, me hizo sentir vergüenza de mi pregunta. Era joven y pensaba por y para los jóvenes. Jamás en nuestros mayores.

Comparto un video de la canción “Llegar a viejo”, con sus propias palabras introductorias.

(tomado del canal de Youtube de verdecerca)

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados (salvo del video de “Llegar a viejo”)

EL BOCHORNOSO BOCA – RIVER Y EL ORIGEN DEL MAL (por Pablo R. Bedrossian)

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

Hubo ocasiones peores, como cuando murieron 71 hinchas de Boca en la fatídica puerta 12 del Monumental. Pero el bochorno vivido en el Boca – River del 14 de mayo de 2015, ha tenido también un enorme impacto al revelar contundentemente uno de los problemas sociales más graves de la Argentina.

No me refiero a los barras que atacaron con una sustancia irritante a los jugadores de River, sino a un sistema de conveniencias, connivencias y complicidades que está terminando con lo que queda del deshilachado tejido social.

Observamos por TV cómo una persona con el rostro parcialmente cubierto intentaba abrir el alambrado del La Bombonera que daba a la manga visitante. Vimos en los diarios fotos de personas arrojando objetos. Más triste aún, vimos como los jugadores de Boca demagógicamente saludaban a su hinchada en lugar de acompañar a los de River para evitar que fueran agredidos en la salida del campo de juego. Vimos indecisión en los responsables de la organización del evento, más preocupados en continuar el partido que en la salud de los afectados.

En la Argentina suceden estas cosas porque muchos dirigentes, que con frecuencia son a la vez líderes políticos, empresariales o sindicales tienen acuerdos con barrabravas para servir a sus fines, siempre económicos y de poder. Los barras son su fuerza de choque, que no sólo están a cargo de los bombos, los cantos y los trapos en los actos y partidos, sino que sirven para hacer amenazas y escraches, aprietes y palizas a jugadores, adversarios, funcionarios, periodistas o a quienes esos dirigentes les indiquen. Como pago, les dan entradas gratuitas, viajes a los partidos, dinero y carta libre para que en la semana muchos delincan; incluso nadie se escandaliza cuando los mismos dirigentes pagan abogados para sacarlos de alguna comisaría. Lo más grave no es que la sociedad enfrenta al crimen organizado, una forma de mafia enquistada en su médula, sino que las autoridades no la combaten porque no hay voluntad política. Sería para algunos escupir para el techo. Como decía Leonardo Da Vinci, “quien no castiga la violencia ordena que se haga”.

La frase esgrimida por algunos directivos “por 20 inadaptados no debe pagar toda la gente” debe ser erradicada por dos razones: no son “veinte” (son muchos más) y, más importante aún, porque habla de sus protegidos. El problema comienza por la cabeza, y la dirigencia del fútbol argentino tiene demasiadas cabezas podridas.

Argentina's River Plate footballers react after being pepper sprayed  by Boca Junior supporters before the start of the second half of the Copa Libertadores 2015 second leg football match at the

AFP PHOTO / JUAN MABROMATA

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados, a excepción de los derechos de la fotografía.


CRÉDITOS MULTIMEDIA

AFP PHOTO / JUAN MABROMATA, tomada del sitio http://www.emol.com

¿CRISTIANO RONALDO O MESSI? UNA MIRADA DIFERENTE (por Pablo R. Bedrossian)

Serie SIMPLEMENTE FÚTBOL

Según el mito griego, Narciso, un joven muy bello, al ver su imagen en el agua se enamoró de ella. De allí que el diccionario de la Real Academia Española define como narciso a “aquel hombre que cuida demasiado de su adorno y compostura, o se precia de galán y hermoso, como enamorado de sí mismo”. Todos tenemos algún grado de narcisismo. Pero cuando la propia imagen se vuelve una obsesión, los problemas son inevitables.

Cristiano Ronaldo recortado 02Cristiano Ronaldo es uno de los grandes del fútbol de todos los tiempos. En su contra se ha dicho que tuvo la desgracia de jugar en la misma época que Lionel Messi. Creo que la observación es injusta: Para ser el mejor jugador del mundo, esa loable aspiración que CR7 tiene, hay que serlo independientemente de contra quien se compita; ser el mejor es un estatus comparativo, que implica superar al resto.

Comencemos diciendo que el delantero portugués es uno de los más grandes atletas en el fútbol actual. Su velocidad es sorprendente. Además posee de una técnica extraordinaria que se manifiesta, por ejemplo, en sus gambetas, en la “doble bicicleta” con que amaga para luego sorprender al rival en un pique corto, en su forma de cabecear (tal como Pelé, lo hace con los ojos abiertos, eligiendo donde colocar el balón) o en su exquisita técnica para disparar tiros libres, imprimiendo al remate una comba tan impredecible como perfecta. Sin embargo, hay una piedra que le impide ser el mejor: no es jugador de equipo.

Quizás el mejor retrato de su narcisismo no es el glamour de sus encuentros con celebridades, ni el cutis envidiable que, según mi esposa, el luso posee. Creo que es el enojo manifestado cuando su compañero Arbeloa marcó un gol para el Real Madrid contra el Almería, y en lugar de sumarse a sus compañeros para felicitarlo, se disgustó con él. Ocurrió que, frente al arco vacío, el defensa madridista llegó antes a la pelota y le quitó a CR7 la posibilidad de convertir. Ya dentro del arco, El portugués pateó con furia la pelota contra la red y luego se dirigió al centro de la cancha rezongando, pese al gol marcado por su equipo.

Video de la reacción de Cristiano Ronaldo (tomado del canal LaLiga Santander en Youtube)

Con su actitud demostró que su deseo de convertirse en pichichi, como le dicen en España al máximo goleador de un torneo, está por delante de su interés en el equipo: el yo por encima del nosotros. El narcisismo inevitablemente conduce al egoísmo, y en el fútbol ocurre como en la música: no se puede tocar una sinfonía con un solo instrumento.

Lionel Messi recortadoEl caso de Messi es diferente. Considerado el mejor jugador de su tiempo (incluso, a diferencia de Cristiano Ronaldo, se lo compara con Maradona y Pelé), siempre pone en primer lugar al equipo. La prueba es que es el jugador del Barcelona con mayor número de asistencias en 2015. Desde luego, también es su máximo goleador. Convertir para él no es su prioridad sino que gane el Barça. Para él anotar es el efecto del juego colectivo. Nadie imagina a Lio sin Xavi o Iniesta. Messi siempre repite en las entrevistas “lo importante es el equipo”.

Para ser el mejor jugador del mundo no basta ser el futbolista de mayor técnica o ser el mejor atleta. Se trata de ser quien más contribuye al triunfo de su club. Puede ser la figura descollante, pero siempre necesita socios para lograrlo. Los jugadores se recuerdan por los títulos obtenidos con los colores que representan. Si Lionel Messi es superior a Cristiano Ronaldo, no lo es por ser mejor futbolísticamente -ambos son maravillosos pero diferentes- sino porque el argentino es jugador de equipo y el portugués, en cambio, juega primero para sí mismo.

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.

SAM THOMAS LONGFORD ROBSON CANTA “DÉJALO A DIOS ACTUAR” (por Pablo R. Bedrossian)

Sam Thomas Longford Robson 03Presento la extraordinaria versión vocal de “Déjalo a Dios actuar” por Sam Thomas Longford Robson. Escribí la canción en 1984, y a pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo la más conocida y la más grabada. Sin embargo, esta no es una versión más. Por primera vez uno de mis temas es interpretado por un cantante de alcance global cuyo original estilo infunde belleza, paz y sentimiento.

El maravilloso arreglo de Sam Robson, cuyo único instrumento es su propia voz regrabada en múltiples canales, crea una armonía excelsa, como si fuera un anticipo del Cielo para gozar en la Tierra. Los invito a escucharla cerrando sus ojos y dejando que la música fluya. Será una experiencia que, sin duda, inspirará y bendecirá sus vidas. escúchala haciendo click en:

QUIÉN ES SAM THOMAS LONGFORD ROBSON

Sam Thomas Longford Robson 02Sam Thomas Longford Robson vive en Londres, Inglaterra, pero su música hoy llega a todos los rincones del planeta. Con apenas 23 años, este joven de cabello ensortijado y vestimenta relajada es uno de los más fenomenales músicos del siglo XXI, a partir de sus arreglos vocales a cappella: música creada exclusivamente por la voz humana sin acompañamiento musical alguno.

Su perfecta afinación y su asombroso sentido armónico le permiten hacer increíbles arreglos vocales de himnos tradicionales evangélicos, canciones de los Beatles, covers perfectos de los Take 6 o temas de Booby McFerrin. Para tener una medida del impacto que su música tiene, basta examinar algunas cifras: al escribir esta nota, su versión de “I Need Thee, O I Need Thee” en Youtube llevaba más de 1,500,000 de reproducciones y la de “How great thou art” (conocida en español como “Cuán grande es él”), 1,000,000.

Además de su singular talento artístico, para la difusión de su música ha sido decisivo el uso que ha hecho de las redes sociales. Popularizó en Youtube el formato de cuadros simultáneos con cada una de las voces para presentar una canción. Solo o con amigos, su imagen se multiplica del mismo modo que las notas de los complejos acordes con que nutre sus armonías.

Nacido y educado en Inglaterra -estudió en la Goldsmiths University, especializada en la enseñanza y la investigación de aspectos no tradicionales, como creatividad, arte y cultura-, a todas sus virtudes agrega una muy especial, su fina sensibilidad humana. Trabajar con él a la distancia fue un placer. Siempre dispuesto a mejorar y corregir, aceptó el desafío de cantar en castellano, una lengua que le es totalmente ajena. Con una generosidad extraordinaria, sabiendo que toda la música que comparto es gratuita, por su trabajo sólo me pidió una colaboración simbólica, un gesto que lo eleva y muestra que dentro de tan magnífico artista hay un maravilloso ser humano.

“Déjalo a Dios actuar”es la primera canción que interpreta íntegramente en español. ¡Gracias, Sam Thomas Lognford Robson, por tu arte!

© Pablo R. Bedrossian, 2015. Todos los derechos reservados.